domingo, 15 de julio de 2012

Cerebros destruidos: gente a la que le dan por culo y se alegra, porque solo ha sido la puntita.



Cerebros destruidos es el título de una canción del grupo punk Eskorbuto. Y es además, la única explicación que encuentro a la estupidez de algunas personas. Cuando tengo un cabreo de proporciones bíblicas, como me ocurre ahora mismo, mi manera de sacarlo todo es ponerme música punk y cantar, escupiendo las palabras y la mala leche con ellas. Y en ello estoy. 

¿Queréis saber por qué estoy tan cabreada? Pues yo os lo cuento...¡faltaría más!

Resulta que hay gente que no se contenta con vivir en su nube, sino que además, desde su castillo de irrealidad, se permite juzgar al resto del mundo. Hablo de una persona concreta, con un trabajo más o menos estable - todo lo estable que puede ser ahora un trabajo -, que trabaja para el Estado, acudiendo a su puesto de trabajo unos dos días por semana de media. El resto del tiempo lo pasa mariposeando o tocándose las pelotas, acciones contra las cuales no tengo nada, pero, ¿en serio te crees legitimado para llamar vago a nadie? 

Pues bien, este caballero, como trabajador público, se verá privado, si las cosas no cambian, de su mal llamada paga extra de Navidad. Cuando hoy se le ha comentado este hecho ha contestado, con soberbia suficiente para mandar al infierno a cien mil beatos:

-Eso está por ver todavía. 

Yo me he reído con una risa amarga que últimamente se me está haciendo demasiado familiar. De eso que te ríes por no llorar, porque no merece siquiera la pena derramar lágrimas.  Claro, él debe de ser el más guapo del lugar y por eso están pensando mantenerle la paga extra que van a retirar al resto de empleados públicos. En fin. Pero ahí no ha acabado la cosa. Hoy le habían dado cuerda.

Poco más tarde, hablando de los incendios, se ha comentado que, con la falta que hace el trabajo, deberían contratarse parados para ir a desbrozar los montes. Y él, haciendo alarde de su omnisciencia, ha dicho algo así como que sí, que ya, que iban a ir los parados.  Ha dado la casualidad de que había allí un parado, justamente, mi novio, que además, está unido por lazos de sangre -quién lo diría- con el susodicho.  Mi novio ha contestado que a él, si lo llevan al sitio, que desbroza montes y lo que haga falta, a lo que su pariente ha dicho: "Sí, ya". 

Pues la cosa se ha calentado. A ningún desempleado le hace gracia que le llamen vago, aunque sea implícitamente. Entonces mi novio le ha dicho que ya veríamos qué haría él cuando le tirasen a la calle, y el otro ha contestado:

-Trabajar, no como tú. 

Así, tal cual. Hay gente que todavía no se ha dado cuenta de que las cifras de paro no son de mentira, que es difícil encontrar faena. Pero no solo eso, hay gente que se permite el lujo de llamar vagos a los demás. 

Pues allí me he callado, porque no era mi hermano el que hablaba, porque yo allí no soy más que una invitada. Pero aquí no me callo, y no sé si a la próxima seré capaz de morderme la lengua e irme como he hecho hoy. 

Comparto mi vida con un hombre que lleva un año y medio desempleado, que no parado. Desde que se quedó sin trabajo ha estado saliendo practicamente todos los días, bien temprano por la mañana, a repartir curriculums por toda la ciudad, sin demasiada fortuna. En todo este tiempo, si no me equivoco, han sido tres las entrevistas de trabajo. Pero no tengo duda alguna de su capacidad de trabajo. El imbécil este que habla desde su nube, no creo que se haya pasado 12 horas de pie, a la intemperie, con temperaturas bajo cero, cosa que mi novio sí ha hecho, ni tampoco ha estado esas horas, a pleno sol. Ese no ha pasado noches en vela, de pie, sin una triste caseta en la que resguardarse, cosa que mi novio sí que ha hecho. Ese no ha dormido en un sofá porque hayan sido incapaces de despertarlo, presa del agotamiento, para ir a dormir a la cama. Ese que tanto se llena la boca, trabajando dos veces por semana, no aguantaría mucho en esas condiciones. Pero se permite el lujo de llamarle vago, por el simple hecho de que no trabaja. ¡Como si hubiese tenido la oportunidad de trabajar!

¿Y aún nos preguntamos como es que en este país las cosas están como están? Mucho cerebro destruído que se cree la explicación de que Andrea Fabra insultaba a un diputado socialista, y se queda conforme (sí, el mismo de antes, también es así de cortito).

 


12 comentarios :

  1. Dos neuronas y una se pelea con la otra.

    Pa eso le da al pobrecico...


    En fin nena, ni puto caso al melón.

    ResponderEliminar
  2. Uff....qué aguante el tuyo...
    Menos mal que tienes el punk para desahogarte.
    Pues sí, resulta que al final hay gente que no le da más de sí la materia gris. Y encima ¿vamos a darles la satisfacción de vernos encendidos? Qué diga..que diga...Por funcionarios como él tienen la mayoría la fama que tienen, pero que siga él con su tontez...que a no ser que sea el comecoño de Andrea Fabra o similar, le van a dar ostias hasta en el carnet del PP. (perdón por el lenguaje, me ha salido el lado del mal).
    Ni caso, hija, ni caso. Bastante mala sangre llevamos toda la semana.
    besos XXL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, pero conste que él no es funcionario. Es empleado público, pero de otra condición, y tampcoo es afiliado del PP, qué va. Ni tiene mucho que ver con ningún miembro del PP. Vaya, es uno de esos curritos que no te explicas que los excuse tanto...

      Eliminar
  3. Vaya tela...
    yo no se si habría aguantado en esa situación e___e
    La gente con esa mentalidad es de las que más rabia me dan. Como va a mejorar el país... pffff!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo. Señor, dame paciencia, que si me das fuerza de una leche le quito la cabeza! jaja

      Eliminar
  4. Joer Bettie... Yo no alabo tu paciencia, porque tu saber estar está claro, alabo la paciencia de tu chico. Mi enhorabuena por su temple.

    Yo a veces me pregunto de dónde salieron mis hermanas aun teniendo los mismos genes, creo que Betto debe preguntarse lo mismo a veces ¿eh?

    No sé, yo últimamente estoy yendo a trabajar y me pongo los cascos mientras curro. Sí, como lo oyes... Me pongo uno al lado de donde esté mi jefa hablando para no oír sus memeces y cuando abrimos la ventanilla, me pongo el del otro lado, para que no se vea y así al menos me puedo concentrar para sacar la montaña de trabajo y para conseguir algo adicional: no escuchar sandeces... A veces Hooverphonic y otras Morcheeba, pero algunas ya tengo que pasar a Marilyn Manson, Korn o relajarme con los Maiden XD

    No sé... Creo que sí, que tenemos alrededor a muchos con el cerebro lavado... Pero eso debe ser porque están muy bien situados, que si no no lo comprendo ¿ignorancia? ¿idiotez?

    Por cierto ¿empleado público que curra dos días en semana? ¿Controlador aéreo? XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no controladora aéreo. Cobra bastante bastante menos que un controlador. jajajaja

      La verdad es que yo me pregunto también como de los mismos genes pudieron salir betto y otras dos personas tan distintas entre sí, de verdad te lo digo. jum!

      Eliminar
  5. Madre mía que razón tienes...está claro que hay gentes que han nacido con una flor clavada en el culo, pero de eso a encima pasarle mierda a los demás por las narices...que tiene guasa que le digan a uno hoy en día que si no trabaja es por que no quiere.
    Yo ahora estoy desempleada por que mi jefe después de 3 años contratada por obra y servicio (para ser la encargada de una tienda) no me quiere hacer fija entonces su idea es tenerme 1 mes en el paro y volver a contratarme, pero... estoy pensando si volver o no, tengo un año de paro acumulado y con las condiciones en las que me tenían se me quitan las ganas de volver, me estaba enfermando. A lo mejor soy pretenciosa pensando en no volver con la de gente que está sin curro, ¿y si luego no encuentro otra cosa?.
    Y de puntita nada, todo entero muahaha que yo soy también muy punk ;).
    Un beso hermosa mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Musa, que nadie te juzgue por elegir tu salud y tu bienestar. Que el listo del que hablaba arriba también dice que hay que trabajar de lo que haga falta y donde sea, aunque sea por 200 euros... ya me gustaría verlo a él. Vaya con tu jefe.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. (La úlcera sigue en proceso)
    ¿Pero cómo puede existir gente así? Y que me perdone tu novio, no quiero juzgar ni nada pero me siento tan identificada que se me inyectan los ojos en sangre. Y sí, será que también soy un poco punkarra a veces o que conozco eso de patearte la ciudad y las páginas de empleo, y compartir la vida con alguien que también lucha a diario y que se agarra a un clavo ardiendo para no perder lo poquito que consiguió después de tanta lucha.
    Ojalá él nunca en esa situación, de verdad, ojalá.
    Paciencia a ambos y que pronto podáis decir que la cosa ha mejorado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero. Y que nos den paciencia, porque como me den fuerza, alguna cabeza arranco de un puñetazo... XD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...