jueves, 31 de diciembre de 2015

Hic sunt dracones.



Recuerdo que me fascinaba ver esa leyenda escrita en latín en los mapas. La primera vez que la vi fue en el salón de alguien. Tenían colgado, como decoración, un mapa gigante, de aspecto antiguo, y en una de sus esquinas un montón de dragones y serpientes marinas rodeando la leyenda. Yo, que era una pequeñaja y por aquel entonces iba leyéndolo todo, empecé a leer:

-Iiiiiiiiic...esvvvvvvvvvnnntttttt... draaa...coooooo...neeeesss -porque estaba escrito "hic svnt dracones"-. ¿Qué quiere decir? -pregunté.

Primero no me hicieron caso, pero ya sabéis que los niños pequeños cuando sienten curiosidad por algo tienden a ser bastante insistentes. Al final tuvieron que responderme con algo que a los adultos no les gusta nada reconocer:

-Ay, niña, que no lo sé, ¿te callas ya?

Y yo, que era curiosa, pero muy bien "mandá", me callé.

Tiempo después, años, en una tarde de husmear en la biblioteca encontré la respuesta (los libros siempre han sido tan considerados conmigo...). La leyenda significa "aquí hay dragones", y se utilizaba para marcar el territorio inexplorado, lo recóndito. Antes de que esa leyenda se hiciese popular se utilizaban todo tipo de monstruos marinos para señalar que esa zona de un mapa era desconocida. Que allí podía haber cualquier cosa. Incluso dragones. ¿Por qué no?

Es mucho más fácil moverse en lo que conocemos, en la zona cartografiada, pero si lo pensamos bien nosotros estamos continuamente navegando por aguas desconocidas: la vida marcha hacia delante y nadie ha hecho un mapa de nuestro futuro. 

En unas horas empieza un año nuevo, entramos -como cada día, por otra parte- en territorio inexplorado. ¡Hic sunt dracones, amigos! ¿Quién sabe qué nos deparará? 

¿Mi deseo? Que naveguéis por las aguas desconocidas de 2016 con pasión, que podáis añadir algo significativo a vuestro mapa. Y, por qué no, que encontréis dragones y que los venzáis. 

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Cuando un adolescente se suicida.


Cuando un adolescente se suicida cambia el mundo aunque no nos demos cuenta. Un mundo en el que un adolescente -casi un niño- decide que no quiere seguir adelante con toda la vida que le queda es un mundo más gris, más triste, más cruel, más inhumano. Un mundo que merece menos la pena. 

Procuro que esos cambios sean sensibles, sobre todo, en mis clases. Cuando me entero de que un niño o adolescente se ha suicidado empiezo mis clases así:

-Buenos días. Ayer Fulanito se suicidó. Tenía X años. 

Es una buena manera de llamar la atención del público. Y luego sigo hablando del caso para concluir siempre de manera parecida: diciendo que me parece increíble que chicos como ellos, que están delante mío, sean capaces de, con su mezquindad o su silencio, empujar a alguien a la muerte. 

No es una actuación: de verdad me parece increíble. Porque los chicos y chicas que maltratan y que acosan son chicos como los que tengo delante, chavales de instituto, aficionados al fútbol, que se emocionan con las historias de amor, que tienen complejos, que también tienen miedo. Chicos y chicas que supongo que, ante una charla de estas, reaccionarían de manera parecida. Alucinando. 

La primera vez que hablé del tema una alumna intervino, sorprendida:

-Cómo tendría que sentirse para matarse así... 

No son de hierro, ni de hielo. No son insensibles ante estos casos. Pero aún así se ríen de sus compañeros y compañeras, los imitan, les gastan bromas,... Y no le dan importancia. Ya son varios casos de estos que he frenado en seco y, cuando hablas en privado con los bromistas, te dicen que no es para tanto, que a él o a ella no le importa, etc. etc y, lo mejor, que no era su intención herirlos. Desde luego, son acosos a menor escala, pero si dejamos pasar unas cosas acabamos no poniendo límites. "Cuando una persona conduce borracha tampoco tiene la intención de matar a alguien, así que si ocurre, lo perdonamos, ¿no?", les digo. Intento hacerles entender que sus acciones tienen consecuencias más allá de las que ellos puedan prever y que lo que es una broma sin importancia para ellos puede doler mucho a un tercero. Y, sobre todo, intento que vean que esas consecuencias de nuestras acciones, aquellas en las que no pensamos, también nos pertenecen. 

Sé que entre los adolescentes hay malas personas con malas intenciones. Pero también sé que los hay que siguen el juego o participan de él porque un "bollera de mierda" no hace sangre. Porque meterse un poco con el maricón de clase no es tan malo: a él se le pasa al llegar a casa y yo me crezco. Sé que hay quien no piensa que esa tarde su compañero o compañera, harto ya, pueda quitarse la vida. Y hay que conseguir que lo piensen. 

A veces me pregunto -me lo he preguntado en voz alta, en clase- cómo se sentirán las personas que insultaban, golpeaban, discriminaban y maltrataban a un chico o chica que acaba de suicidarse. Me pregunto si serán capaces de dormir por la noche.  Me gusta creer que no. Me gusta pensar que han aprendido algo, aunque nadie debería dar la vida para que otros aprendiesen que hay que ser amables con los que nos rodean. 

Sé que quizá yo soy especialmente sensible con el tema porque lo he sufrido, pero voy a seguir siendo así de tajante. Voy a seguir cortando esos comportamientos a la primera señal que vea. Voy a seguir dándoles la chapa con cada suicidio. Voy a seguir pidiéndoles que nunca hagan nada que pueda un día quitarles el sueño.

Espero que un día deje de ser necesario.

Por cierto, por si no lo sabíais, el día de Nochebuena, Alan se suicidó. Tenía 17 años. 



Os dejo esta canción de Rise Against que habla del acoso escolar y de los suicidios causados por el mismo. Se centra, en concreto, en el bullying homófobo, pero puede servir para cualquiera: hay vida después, esto mejora. 



"It's always darkest just before the dawn. 
So stay awake with me, let's prove them wrong."


martes, 29 de diciembre de 2015

Retales musicales (V)

Lo digo muchas veces: tengo un carácter nostálgico. Leí una definición de la nostalgia que decía que esta consistía en disfrutar de la añoranza. Supongo que me pasa algo así. Disfruto de recordar. Y eso que aún no llego a los 30, cuando sea vieja no va a haber quien me aguante. 

Lo bueno que tengo es que yo soy de recordar en silencio, para adentro, sin molestar a nadie XD

Hoy tenía ganas de actualizar y estoy sin ideas (visto lo bien que resultó lo de historias minúsculas voy a pediros ideas a vosotros para actualizar, en plan columna de consultas o algo xD) he pensado en recuperar la sección de "Retales musicales" y montarme un post de cancioncillas. Y justo en ese momento ha empezado a sonar el grupo del que quiero hablaros hoy y me he dicho, ¡a por ello! Hoy escuchamos a...

LA FUGA. 

¿Y a qué venía eso de que empezase el post hablando de nostalgia? Porque es la emoción general que me transmite este grupo. Nostalgia, especialmente, por los años de adolescencia. Por las fiestas, las noches en vela, por cerrar los bares y hacer que el amanecer sea lo último que se ve antes de acostarse. Por esas tardes grises que se convertían en noches brillantes.


Pa' volar.

"Y llegar a casa cuando sale el sol, 
me dice que dónde coño voy,
le digo que me deje en paz.
Despertar.
No hay nada en su lugar,
busco en un cajón,
todo funciona mal.
Anocheció,
el teléfono sonó,
me arrastro a descolgar.
Escucho la invitación 
de los colegas pa' volar".

Nostalgia de esas compañías a las que se llega sin saber muy bien, pero de las que no apetece separarse. 


Balada del despertador.

Nostalgia de esas ganas de vivir de noche que se atrevían a enfrentarse al sol para negarle el paso: hoy, aquí, no amanece.


Trampas al sol

"Hazle trampas al sol
y que no salga hoy
a joder nuestro mundo"

"Que no pasen las horas,
que nos pille la lluvia
cantando a las farolas.
Que nos lleven las olas, 
que yo duerma contigo,
que tú no duermas sola". 

¡Si es que veo nostálgicas hasta sus canciones sobre esas noches en las que acabas pasado de rosca!


Pedazo de morón.

"Y cantaré otra vez
hasta que venga el sol
a chaparnos el bar,
a quitarme el morón."


Y nostalgia de una de mis cosas favoritas: los viajes por carretera para ir a un concierto. Las risas, los chistes, cantar a gritos,... 


Cinco minutos.

"Será mejor seguir en pie
van a subir las olas.
No será fácil mantener
las ganas en vela..."


Lo bueno de esto es que estas canciones y otras del grupo son un pasaje seguro para revivir esos momentos, todos esos buenos recuerdos. Y yo, en medio de mi atracón nostálgico, acabo sonriendo, qué le voy a hacer :)

Y hasta aquí el post chorra de hoy. Me gustaría que me dijeseis si a vosotros, si conocéis La Fuga, también os producen nostalgia sus canciones. 

¡Besotes!


lunes, 28 de diciembre de 2015

2015

Ya es casi fin de año, toca hacer balance. Sí, así de mainstream soy. 

Podría definir 2015 como el año en el que maté un refrán. En concreto ese que dice que lo que mal empieza, mal acaba. Porque 2015 empezó mal, y la primera mitad fue tela de dura, pero ha acabado bien. Bastante bien, vaya, que todo es mejorable. Y en ello estamos, en mejorarlo.

Como siempre, voy a hacer hincapié en las cosas buenas, que las malas ya se graban a fuego.

La verdad es que me ha sorprendido la cantidad de cosas que había dentro de mi tarro de buenos momentos. Cuando lo he volcado sobre la mesa he pensado que iba a llevarme tres días transcribir todos los papelitos. Esto es lo que había dentro del tarro:


Vamos, poco a poco, a ir desgranando el contenido, que este año hay bastante, como puede verse en la foto. Podría ordenarlos por orden cronológico, porque cada papel tiene su fecha, pero eso ya sería mucho pedir xD
  • Recibo regalos de cumple de Lansy (puzzle y minion) <3 --- Jo, gracias otra vez, Lansy <3
  • Bolsa de LUSH que contenía el Brazilliant (así el tarro huele requetebién). ¡Ah! Y el Brazilliant me lo regaló Jack <3
  • Recibo regalitos de papelería y maquillaje de parte de Papish ^_____^ --- <3 <3 <3 Gracias amiga.
  • Rosa me regala una agenda telefónica hecha a mano --- <3 <3 <3 
  • El cariño de mi nena.
  • Regalicos de MGnolia pero, sobre todo, ¡descubrir su letra!
  • Papish me envía ¡chapitas!
  • Fangirlear como loca sobre una buena serie (El Ministerio del Tiempo).
  • Varios trocitos de papel de regalo, de los regalos que Jack me ha hecho.
  • Los ánimos de Jack cuando me hundo y desespero.
  • Mi nena me dice que a veces quiere darme abracillos y besillos  *______*  --- Jo. <3
  • Carta de Ro con monedero de búho incluido, chocolate de Astorga y ¡ronchitos! ¡Viva León! --- Arf, qué buenos los ronchitos xD Y qué bueno todo. Y sí, en la nota pone "¡Viva León!" xDD
  • La NOTICIACA de que he aprobado la primera fase de las opos. Momentazo.
  • Cuadernos preciosos, preciosos, preciosos. ¡Incluso de gatos! (Regalo de Lia) --- Gracias, Lia de mi vida <3
  • Lansy me envía un puzzle minion en 3D por haber aprobado la primera parte de las opos --- <3 <3 <3
  • Mi nena dice que conmigo aprende y se lo pasa bien.
  • Recibo carta de Papish con las palabras precisas. --- Eso es tu especialidad, amiga. 
  • Otro envoltorio de Lush, que contenía el "Como nuevo", regalo de cumple de MGnolia.
  • Jack me regala bombones.
  • Compro entradas para ver a Ismael Serrano en concierto por primera vez :D
  • ¡Por fin salen las opos! ¡Convocatoria publicada!
  • Recibo carta de Lansy <3
  • ¡El título de Avanzado de inglés! ¡Por fin!
  • "Publico" mi antología historias minúsculas.
  • Tengo un buen puesto en la lista de interinos, :D
  • Cyrano de Bergerac <3
  • Rosa me envía un marcapáginas precioso y motivador hecho a mano <3
  • ¡Veo nevar!
  • Sigue habiendo gatitos en mi vida. Y sigue siendo bien. Muy bien, incluso.
  • Apruebo opos de secundaria con un notable de media.
  • Las cartas de Jack con sus correspondientes dibujos --- Me dan la vida <3
  • Poder contar con gente que te ayuda con tus dudas cuando lo necesitas.
  • Las conversaciones con Letraherido.
  • Mis alumnos pequeños me regalan mi nombre en árabe y un dibujo molón.
  • Conexión "meiga" con Rosa: mails y cartas cruzadas que recibimos al mismo tiempo xD
  • Dono sangre sin problemas :D
  • Mis chicos de 2º me consideran amable <3
  • Cantar a voz en grito en el coche. 
  • Comienzo a trabajar de profe. ¡Viva yo!
  • El blog. Los momentos de apoyo y consuelo que me brinda la gente que me comenta.
  • Llevo y traigo a mi padre al hospital en coche. Step by step.
  • Veo a Ismael Serrano de cerca y en concierto <3 Me firma su libro. ¡Sueño cumplido!
  • Gema lee la versión 1.0. de mi novela y...¡LE GUSTA! :D
  • Carta de mi nena en la que dice "eres la mejor profesora que he tenido en la vida" *____*
  • Doy la señal de MI  coche.
  • Una editorial me pide mi novela COMPLETA para valorarla. 
  • Los ratos de risas en la sala de profesores ^___^
  • Escribo un poema y lo acompaño con un dibujo que me gusta.
  • Mi nena me regala una rosa.
  • Los mails de Rosa. 
  • Puedo hacer un regalo que de verdad quiero a Jack. ¡Por fin!
  • Mola ser el tipo de persona a quien la gente le regala cuadernos.
  • Clase maravillosa con mis alumnos --- Esta se repite varias veces con diferentes cursos.
  • Mi nena me dice que me quiere.
  • Primera reseña de historias minúsculas...¡y es positiva!
  • Consigo hacer yo sola una funda para la agenda, ¡con máquina de coser y todo!
  • Registro mi primera novela.
  • Contar con la compañía de Jack en fechas importantes y en no tan importantes <3
  • Compro bolis negros para ir probando el que quiero usar en el examen de oposición. --- La tontica de las papelerías, esa soy yo xD Con qué poco se me hace feliz. 

No está nada mal, ¿no? Y eso que no siempre me acuerdo de apuntar los buenos momentos y dejarlos en el tarro. Hay muchas cosas buenas, grandes y pequeñas, materiales y espirituales. A destacar, por supuesto, mi triunfazo en las oposiciones (así lo siento ahora), que me ha permitido cumplir mi sueño: enseñar (y vivir de ello). A lo mejor me estoy precipitando, pero creo que 2015 es el inicio de una nueva etapa, que ya toqué fondo y que voy hacia arriba. 

El año pasado solo me propuse seguir encontrando excusas para meter papelitos en el tarro. Parece que cumplí mi único propósito. Para 2016 ya no creo que haga falta buscar excusas, tengo ese presentimiento, así que lo que me propongo es no ignorar las razones que tengo para meter papelitos en el tarro, que a veces no somos conscientes de todos los motivos que tenemos para sonreír.

Y vosotros, ¿qué me contáis de vuestro año?




PD: Lo de tener un tarro de los buenos momentos es una de las mejores decisiones de mi vida, así tal cual. Qué maravilla es abrirlo a final de año, qué buena sensación deja... :)

domingo, 27 de diciembre de 2015

Mis lecturas de 2015

Aunque parezca mentira, estamos a 27 de diciembre y 2015 toca su fin. Hora de hacer balance y yo he decidido empezar por el balance de lecturas, utilizando el mismo cuestionario que todos los años. 

¡Allá vamos!

1.- ¿Cómo definirías tu año en libros en menos de una línea?

Me repito respecto del año pasado, y digo que PRODUCTIVO. Inesperadamente productivo, la verdad, pues entre la recta final de las oposiciones y las curvas iniciales de empezar a trabajar... Pero sí, al final he leído 52 libros hasta el día de hoy (55 según Goodreads, pues incluí varios tomos de Astro City de los que no hice reseña en el blog). No está nada mal...

2.- ¿Qué lectura recomendarías de las que has hecho este año...
...para reír?: El proyecto esposa, de Graeme Simsion. No es desternillante, aunque tiene puntos muy buenos. Pero, sobre todo, desternillante hasta decir basta: Vayamos por partes, de Lorzagirl.
...para llorar?: De nuevo, leo más libros que me hacen llorar de los que me hacen reír. Uno para llorar de tristeza, Yo antes de ti, de Jojo Moyes. Y uno para emocionarse hasta las lágrimas, La lección de August, de R. J. Palacio.
...para enamorarse?: Sin duda alguna, Cyrano de Bergerac, de Edmond Rostand. Muchos suspiros. Muchos.
...para pensar?: Voy a barrer para casa, sea lo que sea eso, y a proponer La rebelión de las masas, de Ortega y Gasset. También, más en modo divulgación, Los superhéroes y la filosofía.

3.- Un libro del que no esperases mucho pero que te haya sorprendido.

Pues en principio, Los Mundos de Täryenn, de Laura Tejada. No es que no esperase mucho, yo sé que Laura escribe muy bien. Pero me ha sorprendido, como ya dije en la reseña, la manera de construir esos mundos imposibles que tiene. Y, por otro, Del amor y otros demonios, de García Márquez, que ya había leído y que en su momento no me gustó. 

4.- Un libro del que esperabas bastante y que te decepcionó. 

Sin lugar a dudas, Forastera, de Diana Gabaldón. Yo, gran amante de los Highlanders, sus faldas, sus músculos y sus... cosas, esperaba grandes cosas de este libro. De hecho me lo habían vendido como la octava maravilla del género romántico. Y la verdad es que me decepcionó bastante y hasta consiguió aburrirme.

Tampoco quiero dejarme Vestido de novia, de Pierre Lemaitre. Tenía grandes expectativas que se frustraron casi desde el principio. 

5.- Lo peor que has leído este año.

Forastera, ya antes citado. Podría extenderme en por qué me parece un horror sobrevalorado, pero es que tiene muchos fans... xD

6.- Destaca algo positivo de ese libro (algo que hayas aprendido, que te haya sugerido, que te haya hecho pensar...) 

De Her Giant Octopus Moment... pues quizá que a veces las decisiones que parecen tomadas por desinterés o por pereza, o que parecen una renuncia, son las más difíciles. 


7.- ¿Qué ha faltado este año en tu lista de lecturas? 

Creo que ha estado bastante variadito el año, ¿no? Este año no voy a poner faltas. Quizá lo que me ha faltado es tiempo para leer más xD


8.- De tu lista de libros cuál regalarías... 
...a tu madre/padre? El guardián invisible, de Dolores Redondo. Lo cierto es que la trilogía del Baztán no me mató, pero sí son libros de esos que te enganchan y te obligan a seguir leyendo. 
...a tu mejor amigo/a? El francotirador paciente, de Arturo Pérez Reverte.  Una novela entretenida, con sus guiños al amor a la lectura y que me mantuvo enganchada de principio a fin. 
...a un niño/a? Sin dudarlo un momento, Pippi Calzaslargas
...a un joven? Por no repetirme con La lección de August, que es genial, pues Rebeldes


9.- ¿Cuál te costó menos leer y por qué? 

Supongo que Pippi Calzaslargas, porque era una relectura, porque es uno de mis libros favoritos y porque me hizo volver a sentirme niña. 

10.- ¿Cuál te costó más leer y por qué? 

It, de Stephen King. Se me ha hecho largo por su extensión, y más aún porque te pasas la lectura esperando que empiece "lo bueno". Y lo bueno no llega xD


11.- Un libro que te hayas dejado pendiente en este 2015.

Muchísimos. Perdida, de Gillian Flynn (no sé si se escribe así), Jonathan Strange y el señor Norrell, Los tres mosqueteros y El tulipán negro, que me regaló Jack, ... Un montón, prefiero no pensarlo, que me agobio xD


12.- ¿Algún propósito lector para 2016? 

No. Nada en especial. Con seguir encontrando tiempo para leer, me conformo :)

Respecto de mis propósitos lectores para 2015, he cumplido algunos. Sí he leído Matar a un ruiseñor, y comencé a releer Sandman, pero lo dejé. He leído también algo de filosofía y un poemario. Bueno, no está mal... xD

La lista completa con los libros que he leído y sus reseñas, si las hubiese, podéis encontrarla aquí.

Y a vosotros, ¿qué tal os ha ido el año lector?

sábado, 26 de diciembre de 2015

Libro: It, de Stephen King.


¡Pooooor fin! Y en doble sentido. Por fin me he atrevido a leer It, y por fin he conseguido terminarlo xDDD Que me ha costado bastante. Y no por nada: es que 1500 páginas no se leen así como así, de un día para otro. Y como ya he acabado, toca reseñita. Allá vamos.

¿De qué va el libro?

En Derry, Maine, cada veintitantos años hay un ciclo de muertes y desapariciones que acaba en una especie de gran explosión maligna, aunque nadie parece darse cuenta hasta que Bill y sus amigos, los Perdedores, deciden creerlo y actuar en consecuencia. Pero no llegan hasta el final y ahora, casi 30 años después, Eso ha vuelto a despertarse, lo que les obligará a volver a Derry para acabar con ello de una vez por todas. 

Hablando del libro...

A ver, me va a costar, porque estoy en estado de confusión casi total. Si os soy sincera, me siento un pelín estafada xD Pero solo un pelín. A lo mejor, cuando se me pase la confusión, también se me va esa sensación.

¿Qué decir de It? Pues que es una novela muy mítica, aunque tengo la sensación de que la imagen que todos tenemos grabada en la retina es la del Pennywise de la película, causante de mi fobia a los payasos. 


He visto la película dos veces en mi vida, y no la recuerdo demasiado, pero sí recuerdo la sensación de que me dio bastante miedo y repelusillo. Sin embargo, no puedo deciros ahora mismo hasta qué punto es fiel o no a la novela de King.  Dicho esto, y reconociendo que estamos ante un ícono del terror contemporáneo (o eso creo yo), voy a pasar a la crítica de la novela. Que va a ser bastante crítica, me temo.

Vaya por delante que Stephen King sabe escribir. Parece una tontería decir esto de un autor superventas que ha publicado tropecientos libros, pero creo que no lo es. Aún hay gente que dice que no es así. El libro está escrito de una manera impecable. King sabe manejar nuestras emociones y generar, con pocas palabras, la reacción que quiere en el lector. A destacar también el trabajazo que King se pega con los personajes. De hecho, me atrevería a decir que en las primeras 1200 páginas lo principal, lo verdaderamente importante, son los personajes: cómo son, qué les motiva, qué les asusta, etc. Y, sí, los personajes están bastante bien trabajados, aunque con tantas páginas dedicadas habría sido para que me entrasen ganas de pedirle matrimonio a alguno o algo... Lo que quiero decir es que It no es un libro fallido por falta de talento o de trabajo. Quizá es un no sos vos, soy yo, no lo sé. La cuestión es que no lo he acabado de ver. Y ya sabéis que yo suelo hablar muy bien del trabajo de Stephen King.

La primera objeción que le pongo a la novela es el ritmo. Está bien que dediques tiempo a dar relieve a los personajes, pero tío,... Me da la sensación de que la mitad de las páginas King se las pasa yéndose por las ramas. Sí, narra historias secundarias que ayudan a conocer a los personajes, ya digo, pero me ha parecido un pelín excesivo. Se recrea mucho en las historias secundarias para acabar resolviendo el clímax de la novela en poquísimas páginas y de una manera...Yo qué sé. 

Después está el hecho de que me he quedado con la sensación de que It es un batiburrillo de terrores varios sin mucho orden ni concierto. Sí, el payaso es una constante, pero tan pronto aparece como un vagabundo sifilítico, como un hombre lobo, como un pájaro gigante, con dientes como cuchillas, ... Que sí, que It se aprovecha de los miedos de cada persona, de sus debilidades, pero yo qué sé... Y luego es súper-poderoso. Es una especie de generador de males diversos, de instigador de la maldad, pero... No sé. 

Y, por último, sin que esto sea un inconveniente directo, me parece que a Stephen King se le fue la mano con la carga erótica en esta novela. Es cierto que en muchos de sus trabajos la hay, pero o bien yo estoy muy susceptible, o en It es muy evidente, incluso un poco molesta. A veces, me parece totalmente gratuita, como cierta escena del final. Es que no he entendido muy bien la lógica, pero bueno.

Pero bueno, no pasa nada. Como la historia estaba bien escrita y eso, yo esperaba el momento en el que todos los engranajes encajasen. Y a falta de doscientas y pico páginas he dicho: ¡ya toca, ya! Porque por fin los niños y los adultos (It juega con las dos líneas temporales y las expone de manera paralela) iban a enfrentarse a Eso. Bueno, pues yo debo de ser tremendamente estúpida, porque no he entendido qué hacen, ni cómo, ni nada. Y bueno, luego la explicación de qué es Eso y del origen del universo y demás me ha parecido absolutamente surrealista. No solo por el contenido, sino por la forma también.

Es decir...

-¿Qué eres tú?
-Soy la Tortuga, hijo. Yo hice el universo, pero no me culpes por eso, por favor; me dolía la barriga. 



Pero esperad, esperad, que puede mejorar:

-Por favor, tú eres buena, siento y creo que eres buena. Te suplico ayuda.
-Tú ya lo sabes. No tienes sino Chüd y a tus amigos.
-Por favor, oh, por favor.
-Hijo, tienes que golpear exhausto el poste tosco y recto e insistir infausto que has visto los espectros... es todo lo que puedo decirte. Una vez te metes en una mierda cosmológica como esta, tienes que tirar el manual de instrucciones

La negrita es mía. A ver, cómo expreso esto...


No sé. Ya digo, el final me ha parecido así, todo él, un despropósito completo. Me quedo con la sensación de no haberlo entendido del todo, pero casi que creo que mejor xD Es todo muy loco. Me imagino a Stephen King hasta arriba de lo que fuera que hubiese tomado, descojonándose mientras escribía la novela, pensando en la cara que se nos iba a quedar a los lectores. 

Este libro no ha acabado de gustarme. Es cierto que su lectura no es desagradable, pero pasas el libro esperando algo y cuando llega... En fin. Más que una explosión es como cuando se deshincha un globo. Esa es mi opinión, claro. Se trata de uno de los libros más famosos de King, por algo será. Pero yo no sé por qué xD


Sin que sirva de precedente, no voy a valorar esta novela con una de mis imágenes, porque ninguna se ajusta, así que utilzaré un gif. Allá va.

Puntuación: WTF??!!

Ahora... Pues no sé qué leeré. Tengo La familia de Pascual Duarte, para el club de lectura. Y el libro de Marwan a medias, que lo voy leyendo a poquitos, para no saturarme. No sé si ponerme con el libro de Cela, o empezar otra cosa. Nah, supongo que empezaré el de Cela y seguiré con el de Marwan, que los chicxs de El buscalibros me van a desheredar xD . Y después, ya veremos, porque todavía tengo libros que me han regalado sin leer (Los 3 mosqueteros y El tulipán negro) e intuyo que los Reyes traerán más XD  ¡Y tengo que meter el de Ismael Serrano por medio! Ains xDDD Llevo sin tocar el ereader... ¡eones! Jaja.

Y bueno, con esto finalizo. 

¿Habéis leído It? ¿Qué os ha parecido? ¿Os da miedito Pennywise?

viernes, 25 de diciembre de 2015

Muy random todo.

¡Hoooooooooola! 

Me apetecía escribir, y como tampoco tenía una idea muy definida, me he dicho: haz un post random, con cosillas mezcladas, así sin mucho orden ni concierto. Y a ello que me he puesto.

Primero que todo, por si alguien no se ha dado cuenta, es Navidad. Eso quiere decir que anoche fue Nochebuena. Y, como ya sabréis, yo y las Navidades, meh. Y yo, y las grandes concentraciones de gente, requetemeh. Así que debéis de suponer lo maravillosa que es para mí la cena de Nochebuena. Pero si escribo esto es para hablaros de la excepción que confirma la regla: anoche lo pasé muy bien, me reí mucho y no deseé matar a nadie en ningún momento. Tiene bastante que ver que mi familia no suele hablar de política y que este año no estoy en paro, así que nadie se ha sentido en la obligación de solucionarme la vida. Algo habrá tenido que ver también el vinito güeno que llevó mi hermano, no digo yo que no. 

Pues bien, la Nochebuena pasó, y ya es Navidad, como he dicho. Lo malo de dar los regalos con anticipación, es que luego llega el día y es todo un poco raro, porque no tienes regalo, y decir "ya te lo di" no queda así muy bien. Pero es que ya os lo dí. Mi regalo de Navidad para mis queridxs lectorxs es la antología historias minúsculas. (Podéis descargarla desde aquí, ya lo sabéis) Y este año me he lucido, porque vamos para las 1200 descargas ¡ya hemos superado las 1200 descargas! :O jaja. De verdad que me resulta inverosímil. Menos mal que esas casi 1200 personas no lo han añadido a sus estanterías en Goodreads, porque me iba a resultar difícil stalkearles debidamente como lo estoy haciendo hasta ahora XD 

Quiero agradecer, también, a Javi su reseña de historias minúsculas. Es genial, genialísima, y no entiendo por qué: os prometo que no lo he sobornado ni nada. Iré añadiendo el resto de reseñas que se le hagan a la antología en la pestaña superior, junto con otra información sobre la antología. (Me estoy viniendo demasiado arriba, lo sé). Aprovecho la ocasión para deciros que si lo estáis leyendo, podéis irme contando qué os está pareciendo, sea bueno o malo.

Y hablando de mi locura, ando ahora mismo enfrascada escribiendo. Geralt me pasó esta propuesta, porque la vio y se acordó de mí. Como veis, lo que piden es bastante específico: erótica, ciencia-ficción o fantástica erótica. El género erótico lo he tocado, pero siempre en relatos cortos, y los otros... Pues más bien no. Pero no importa, porque estoy muloca y le doy a todo. Así que nada, he empezado a escribir una novelette que pretende ajustarse a lo que pide la editorial. A ver si puedo acabarla en ratos libres durante las vacaciones. Intuyo que va a salir algo muy, muy raro. Y ni siquiera sé si presentable. Ya veremos.

Y eso es todo. Hasta aquí el post random. Voy a acabarme mi chocolate caliente y a seguir escribiendo esa historia rara. 

¡Pasadlo bien! :)

miércoles, 23 de diciembre de 2015

*Sevillana del whatsapp*

Desde principio de curso estoy con el run-run de las oposiciones y bastante indecisa, además. Este año no hay oposiciones de Secundaria en mi comunidad, donde trabajo, así que dudaba sobre si presentarme en otra comunidad o ponerme a estudiar para sacar el C1 de inglés. 

Me seducía más la segunda opción, la verdad, pero me costaba tomar la decisión. Me decía que, si salían oposiciones, iban a salir 4 o 5 plazas de Filosofía, y que para eso no merecía la pena: mejor ahorrar ganas para las de Castilla-La Mancha, cuando vuelvan a salir y, mientras tanto, ir sacando títulos de inglés, que eso siempre viene bien.  Y eso era en el mejor de los casos, porque también cabe la posibilidad de que, como ha pasado en varias ocasiones, no sacasen mi especialidad.

Eso era lo que parecía que iba a pasar, pero ayer vi la previsión de plazas de Andalucía y casi me da un infarto: ¡90 plazas! ¡90 plazas! Es que en la vida pensaba yo que iba a ver algo así. Así que nada, me vino la motivación de golpe. Este año tengo que ir A MUERTE. No hago más que pensar en que si en Castilla-La Mancha hubiesen salido la mitad de plazas, quizás ahora sería funcionaria en prácticas... Madre mía. 

Desde luego, no tiene por qué salir igual. Me puede fallar la suerte y que no me salga ninguna bola, o que no acierte con el práctico, o que tenga un mal día. Pero tengo que intentarlo con todas mis fuerzas. 

Nada, que la decisión está tomada. Si no cambian las previsiones ni pasa nada raro, este verano me voy de turismo opositeril a Andalucía. A ver si acabo celebrándolo con la sevillana del whatsapp. 


martes, 22 de diciembre de 2015

Lo sabemos.


Lo sabemos: la vida es demasiado corta. No importa que vaya a durarnos 100 años, sigue siendo demasiado corta. 

Por eso sabemos que no tiene sentido callarse las verdades por miedo al qué dirán. Sabemos que no tiene sentido irse a acostar temprano cuando lo estamos pasando bien, igual que tampoco lo tiene quitarse horas de sueño cuando se está a gusto en la cama.

Tenemos muy claro que nuestros instantes están contados. Por eso consideramos importante llenarlos con las cosas que nos gustan y la gente a la que queremos. Que son limitados, por eso no tiene sentido privarnos de hacer lo que queremos, aunque parezca una locura.

En el fondo, sabemos que estamos condenados al olvido, así que el miedo a equivocarnos es desproporcionado. ¿Qué más da? Si acabará olvidándose. Por eso sabemos que hay que saltar al vacío, aún a riesgo de meter la pata.

Estamos convencidos de que la única manera de dotar de sentido a la vida es disfrutar el camino, no llegar al destino. Por eso sabemos que deberíamos empeñarnos en llenar de significado cada instante. 

Vamos a morirnos, eso está claro, como lo está que ningún dolor va a durar para siempre. Por eso lo más inteligente es decir que amamos a quien amamos, no privarnos de intentar besar a quien queremos besar, vivir como queremos y arriesgar el todo por el todo. 

Lo sabemos. Lo tenemos claro. Estamos convencidos.

Y aún así...



lunes, 21 de diciembre de 2015

Todos son buenos.

Si es difícil conocer a una persona con la que tienes trato cercano y constante (un amigo, una pareja), imaginad lo difícil que es conocer a un alumno. 

Desde luego que, en el trato diario (aunque mi trato con ellos no es muy diario), aprendes cosas de todos y cada uno de ellos. De unos más que de otros, porque los hay que prefieren pasar desapercibidos (y con eso no quiero decir que estén callados y apartados, porque esos sí llaman la atención). Pero por mucho que creas saber de los alumnos, siempre queda espacio para la sorpresa. O eso creo, al menos.

Y es que solemos quedarnos con cómo son nuestros alumnos en el aula y con lo buenos o malos que son académicamente hablando. Pero a veces no caemos en lo buenísimos que pueden ser fuera de nuestras clases.

Por ejemplo, yo ya sabía que entre mis alumnos hay un deportista de élite (de un deporte más bien minoritario). Tan de élite que ha sido subcampeón de España. Pero el otro día me enteré de que otro de ellos también va a jugar en una selección deportiva a nivel autonómico. Justo el día anterior a enterarme me enseñó la carcasa de su teléfono móvil, en la que llevaba una fotografía suya practicando ese deporte, ¡pero yo no pensaba que fuese tan bueno!

Otra de mis alumnas es una máquina académicamente hablando, por no hablar de lo maravillosa que es en general. Eso sí lo sabía. Lo que no sabía es que es una de esas tías asquerosas (es broma) a las que todo se les da bien: toca un par de instrumentos musicales, hace deporte y, encima, es buena actriz. Va a hacer de Don Juan en una representación del Tenorio. Me muero de ganas de verla. 

Me enteré hace poco de que otra de ellas dedica su tiempo libre a alimentar, recoger y "colocar" a animalillos abandonados. 

Y estas son solo cosillas de las que me he ido enterando, escuchando de aquí y de allí. Imagino que, a fin de cuentas, en unas cosas u otras, todos son buenos chicos. 

O casi. Mejor ponemos el casi. Por si acaso :P 




Te recuerdo que puedes descargar historias minúsculas de manera gratuita.
Para hacerlo, clic aquí
Sí, estoy "mu cansina" xDD

domingo, 20 de diciembre de 2015

Election day.

Todo listo. 

Acabo de prepararme un chocolate caliente, tengo en marcadores las páginas de los principales diarios y la del Ministerio del Interior para ir conociendo datos -avances, resultados provisionales,...- y estoy hiperactiva. ¿Qué día es hoy? 20 de diciembre, día de elecciones. Generales, para más señas. 

Habréis notado -o a lo mejor no- que esta campaña ha sido para mí más tranquila. Yo, que soy una friki de las elecciones y una activista radical pro-voto, he estado de lo más callada en el blog. En Twitter algo menos, la verdad. Bueno, puede que haya sido un poco por cansancio. Ya os conté hace poco que llevamos dos años de campaña y bueno, yo ya estoy un poco hastiada de partidos, elecciones y propaganda. Pero también, para qué vamos a engañarnos, ha sido un poco la desilusión.

Si me leéis de vez en cuando supongo que os hacéis una idea de qué pie cojeo, así que tendréis claro que no iba a votar al PP, y ver como, a pesar de todo y habiéndose abierto el abanico de opciones, seguían siendo primera fuerza política en todas las encuestas me tenía bastante desilusionada y asqueada. Si a eso le sumamos el ascenso de Ciudadanos (a los que temo más que a un nublao), pues eso. 

La cosa es que sabía que iba a votar, pero no a quién. He decidido el voto esta misma mañana y, en cuanto he dicho "ya", he salido corriendo de casa para no tener tiempo de cambiar de opinión. Pero por el camino me he ido ilusionando. Me he acordado de las últimas elecciones, municipales y autonómicas. Me levanté un domingo temprano para votar a primera hora porque después tocaba simulacro de examen de oposición (faltaba un mes). Y me he acordado de la tarde viendo resultados y de las pequeñas alegrías: del "qué hostia" de Rita, de los intentos desesperados de Aguirre por impedir que Carmena gobernase el Ayuntamiento de Madrid. De la ilusión de la gente. Y me he acordado de que yo también estaba ilusionada como no lo había estado desde las elecciones en las que Aznar perdió el gobierno (y en esas yo ni siquiera tenía edad para votar aún). 

Y he acabado votando con ilusión. Porque ya no soy tan ingenua, aunque algo de ingenuidad me queda. Ya no creo en milagros. Pero todavía sigo creyendo que no todos son iguales y que hay pequeños gestos que marcan grandes diferencias. No creo que el país vaya arreglarse de hoy a mañana, sea cual sea el resultado. Pero sí creo que hay cosas que pueden irse mejorando.

A ver si hay suerte. 

Nos espera una noche intensa.


sábado, 19 de diciembre de 2015

Tal que así (II)

Estos días en clase son raros. Empiezan a faltar alumnos, ya se han hecho los exámenes, las notas están puestas,... Así que hay que buscar actividades para llenar las horas lectivas que, como dice uno de mis pequeños, "entretengan y eduquen". Sí, sí. Eso le dijo el chaval a su profe de inglés:

-Es que las clases de Doña Bettie -sí, doña- entretienen y educan. 

Casi me derrito cuando me lo contó mi compañera. 

Pues bien, en esas he estado. Los mayores me lo van a poner fácil, creo, porque al parecer ya no van a volver hasta después de las vacaciones. Pero los más pequeños... Bueno, aguantan un poco más. No todos, pero buena parte de ellos. Y como nunca sabes cuántos vas a tener en clase, es difícil organizarse.

La semana pensé en hacer con los de 2º de ESO el famoso ejercicio de los papelitos y los cucuruchos. El que hice por primera vez en el curso chan-chan, vaya. Me pareció una buena idea, porque ya sugirieron hacer una especie de Gran Hermano y nominar a la gente que se portase mal, o que fuese antipática. Pretendía mostrarles que es más agradable -y útil, creo- señalar las cosas positivas. 

Hubo suerte, porque cuando llegué a clase, aunque faltaba gente, podía hacerse la actividad. Les expliqué que lo que tenían que hacer era escribir algo bueno de cada compañero y dejárselo en un cucurucho que cada quien prepararía en su mesa. Me costó, la verdad. Era como que no podían creerse que la profe les estuviese pidiendo que se dijesen piropos. 

Yo, por supuesto, me senté también a escribirles cosas positivas. Uno de ellos preguntó:

-¡Maestra! ¿A ti también te escribimos?

-No es obligatorio -dije-, pero si alguien quiere puede hacerlo. ¡Pero solo cosas buenas!

Al final todos me escribieron algo bonito. Así que voy a hacer una segunda entrega del "Tal que así", para regodearme un poco en lo maravillosamente bien que me hicieron sentir. Mis alumnos (estos, en concreto, claro xD) me ven tal que así:

  • Con ideas y maja.
  • Muy buena maestra y muy maja y amable.
  • Generosa, buena. Amable. (Tiene mucha paciencia)  - Yo es que me troncho xD 
  • Muy buena persona.
  • Gracias por tu ayuda. Muy simpática y buena - Cualquiera dice que le hice yo qué sé. Me limité a darle una excusa para que saliese de clase un día que estaba llorosa y le di un consejo, nada más.
  • Amable.
  • Muy buena maestra. Graciosa, amable y me encantan tus clases.
  • Simpática.
  • Gracias.
  • Eres una persona que te haces de querer por el día a día en nuestras clases. - Toma ya. 
  • Simpática. Amable.
  • Buena maestra y comprende lo que necesitamos. - Esto me llegó a la patata. 
  • Graciosa.
  • La mejor profe - Es la primera vez que me llaman profe. Casi lloro. xD
  • The best teacher.
  • Es alta, guapa, amable, con el pelo rizado y muy cariñosa. - Toma retrato xD
  • Buena maestra. 
  • Una maestra muy buena, amable.


Ya no soy, sobre todo, inteligente. Ahora soy, sobre todo, amable. Oye, no me disgusta el cambio. :P

Pero lo que más me gustó no fue lo que me dijeron, sino lo que pasó cuando comenzaron a abrir sus papelitos. Unos y otras, emocionados, se levantaban de sus mesas para abrazar a compañeros y compañeras. Me encantó. Incluso yo me llevé algún abrazo de regalo.

Al final de la clase pregunté.

-¿Qué hemos aprendido hoy?

Y uno de ellos contestó:

-Que hay que abrazarse más.

Pues hombre, no era esa la intención, pero tampoco me parece una mala lección. ¿No?


martes, 15 de diciembre de 2015

La larga campaña.

Llevamos dos años de campaña. DOS AÑOS.  Desde las europeas de 2014, que se dice pronto. Hemos ido encadenando elecciones y ha sido como vivir un poco en el día de la marmota, de campaña electoral perpetua. 

Esta campaña eterna puede decirse que ha estado marcada por lo que ha venido a llamarse "el fin del bipartidismo". O algo. Porque al final, fin del bipartidismo, tal y como yo lo veo, poco. Al final hay bloques diferenciados y no sé hasta qué punto la emergencia de dos nuevos partidos, Podemos y Ciudadanos (que no es tan nuevo, aunque sí a nivel nacional) va a ayudar a cambiar el sistema. A mejor, se entiende. 

Pero lo que yo creo que ha marcado esta campaña larguísima es otra cosa. Es lo absurdamente importante que se ha convertido la televisión. No es nada nuevo, desde luego, que la televisión es un medio de comunicación de masas y que influye mucho en la opinión de la ciudadanía, pero vamos, creo que esto ha alcanzado cotas disparatadas.

Ahora, como decía una viñeta que vi el otro día (no recuerdo de quién era ni la he encontrado, así que si alguien lo sabe, que lo diga, porfis), no vamos a poder decir que los partidos no tienen programa: se han paseado por todos. Y no solo para hablar de su proyecto político, sino para entretener. No es que yo lo vea mal, pero a veces una se pregunta dónde queda la política, si es que el espectáculo le deja sitio. Las tertulias políticas son una revisión de Sálvame Deluxe, y los políticos se han convertido en súper estrellas (algunos, otros aún no han llegado). Al final parece que ganará el más guapo, el que mejor queda en cámara, el mejor showman. 

Es una pena que eso no esté directamente relacionado con ser el mejor gobernante...

En fin, será que estoy un poco cansada. O un mucho.
Y un poco indecisa. O un mucho.

Pero bueno, que si hay que hacer circo, yo también me apunto.

sábado, 12 de diciembre de 2015

historias minúsculas (descarga gratuita)

Hola, queridos y queridas. 

Como ya os dije, este año me iba a tomar el NaNoWriMo como un pasatiempo y tenía pensado compartir con vosotros lo que saliese de la experiencia. Como no pensaba llegar a las 50.000 palabras, pensé en principio compartirlo en forma de entradas en el blog, pero visto lo visto, y teniendo en cuenta la extensión de algunos relatos -que no son muy largos, pero quizá sí lo bastante como para que no sea cómodo leerlos en un blog- pensé hacer un PDF y facilitarlo para descarga. Después se me ocurrió que a lo mejor no sería muy difícil hacer un archivo epub para que la gente pudiese leerlo en su móvil o su lector electrónico con más comodidad (los PDF no son muy cómodos para leer en el eReader, por ejemplo). Investigué y vi que era relativamente sencillo, siempre y cuando no quisiese un acabado demasiado profesional. Y bueno, he dedicado ratillos libres a revisar el manuscrito y a convertirlo en un epub. 

Y ya está listo. Seguro que se me han pasado errores, segurísimo, pero bueno, espero que sepáis perdonármelos. Además, no quería tocarlos demasiado. He corregido alguna falta de ortografía, he cambiado alguna palabra para evitar redundancias, pero poco más. Quería que las historias quedasen lo más fieles posible a como eran cuando las escribí a toda prisa. Así que nada, pido disculpas de antemano por los errores. En cuanto a la calidad... Bueno, esto es lo que es: una antología escrita en un mes por una aficionada. Habrá relatos más aceptables, algunos que sean una patata, en fin... Esas cosas.

En cuanto al epub... Lo he hecho sin tener la más mínima idea, así que no sé qué tal estará. En mi eReader se lee aceptablemente bien. Además, tiene su índice de contenidos y todo, para que podáis ir y volver de una parte del eBook a otra. No sé si en otros lectores funcionará. Espero que sí... De todas maneras, ya digo, seguro que también tiene fallos. Espero sepáis perdonarlos.

Aún así me hace bastante ilusión que vayáis a leerla (porque supongo que alguien la leerá, ¿no? jajaja). Espero que aquellos que se atrevan disfruten. O, por lo menos, que no se sientan torturados xD

Vale, ya no me enrollo más y os dejo los archivos para que los descarguéis. Podéis considerar esto mi regalo de Navidad xD :P


Descarga historias minúsculas en
EPUB AQUÍ (Mediafire)

Descarga historias minúsculas en
PDF AQUÍ (Mediafire)

Si alguien es incapaz de descargarlo, que me escriba un mail a la dirección que puede encontrarse en la pestaña "Contacto" :)  Y agradecería que me comentaseis si veis alguna errata, que se me habrán pasado unas cuantas, seguro :)
Actualización: voy corrigiendo los archivos a medida que vais encontrando erratas (gracias), pero esperaré para re-subir los archivos un poco más de tiempo, a ver si sale alguna más :)

(Podéis leer un adelanto AQUÍ)

También, en un arrebato de efusividad, he añadido la antología a Goodreads. Podéis añadirla a vuestras listas de libros pendientes, puntuarla, reseñarla, etc. desde aquí. (A consecuencia de ello, también tengo ya un perfil de autor en Goodreads xD)

La obra está registrada en SafeCreative bajo una licencia Creative Commons. Eso quiere decir que puede compartirse libremente, siempre citando la autoría, sin hacer modificaciones y sin interés comercial. Vamos, que la podéis compartir tal y como yo os la entrego. Pero eso solo si os gusta. No utilicéis mis cuentecillos para torturar a nadie, porfis :P

Y nada, eso es todo. Espero que os animéis a leerlo y que os guste. ¡Qué nervios! :P


viernes, 11 de diciembre de 2015

Mentiras piadosas.

Ismael Serrano tiene una canción que se llama "Absoluto". No, no es que esté monotemática, es que viene a cuento de lo que quiero escribir hoy. La canción es esta, y me gustaría que la escuchaseis, o que leyeseis la letra. 



En la canción se presenta el componente masculino de una pareja consolidada que expone su postura acerca de la infidelidad. No le pide que no le sea infiel, sino que es comprensivo: puede que el invierno venga frío y que entonces el demonio (la presencia de otro hombre no deja de ser percibida como negativa) aparezca con bombones. Entonces, lo que él pide, es que ella no le cuente si le abre la puerta. 

"Será entonces un detalle que me mientas. Ahórrate las confesiones si aún me amas", dice la canción. Y el propio Ismael Serrano dijo en la presentación de la canción que, quizá, no hay que pedirle a nuestra pareja que no nos mienta, sino que nos mienta bien. 

Supongo que esto no es políticamente correcto. No sé, ¿qué pensáis vosotros?

Yo... Yo preferiría la sinceridad antes. Quiero decir, si mi pareja sintiese un impulso irrefrenable a acostarse con alguien, si lo necesitase para ser feliz, me gustaría saberlo. Creo que podría soportarlo. Me gustaría que mi pareja no sintiese la necesidad de mentirme. Pero si ocurriese a escondidas, no sé, la verdad, qué preferiría. Probablemente el silencio, porque si me enterase no podría soportarlo. Puede parecer estúpido, supongo, pero entendería que mi pareja necesitase estar con otra persona, pero no la traición, que no me lo contase. Sería incapaz, creo, de seguir adelante. Así que mejor el silencio. No sé. 

En fin, que es muy complejo, pero que me gustaría saber qué opináis :)

jueves, 10 de diciembre de 2015

Contra natura.

Me fascinan las cosas que no son como tienen que ser y que nos sorprenden para bien. Un ejemplo de esto son las relaciones entre animales que no resultan como esperamos, que son un poco "contra natura": gatos y perros que son amigos, perritas que adoptan a gatitos huérfanos,... Hay más ejemplos, pero yo es que hoy tengo el seso cocido xD

Pues voy a contaros una de estas historias. A lo mejor no os parece contra natura, o rara, o sorprendente, pero a mí cada vez me fascina más.

Tengo un gato negro. Nos lo trajeron siendo pequeñito, junto a su hermana, una gatita blanca que mi hermano se llevó para convertir su casa en un hogar. Ya entonces la hermana le doblaba el tamaño y estaba mucho más espabilada. El gato negro, al que Jack y yo llamamos Django, estaba más perdido que un pulpo en un garaje, muy poco espabilado -no sabía ni comer y estuvimos alimentándolo con trocitos de fiambre un par de semanas- y tenía los ojitos malos. Estuvimos cuidándolo con mucho mimo, pero la verdad es que no empezó a echar pasos a derechas hasta que no llegó un gatito blanco: este le enseñó a comer, a lavarse, a jugar... Y Django salió adelante.

Por aquel entonces Micha estaba preñada y, no sabemos si por eso o porque era muy celosa, bufaba constantemente a los gatitos, e incluso les pegaba si ignoraban los bufidos y se adentraban en su espacio vital. Nos daba mucha penica :( Pensamos que cuando diese a luz y sus gatitos empezasen a andar se mezclarían todos y se le pasaría, pero no fue así. 

Cuando los gatitos de Micha apenas empezaban a comer solos, Micha desapareció. Tenía el vicio de salir a cazar conejos (y era una gran cazadora), y creemos que alguien la mató. Los gatitos se quedaron huérfanos. Como ya he dicho, habían empezado a comer solos, pero no todos estaban igual de desarrollados. Por ejemplo, Coscobil, un gato rubio y blanco, era el más pequeñito y el que más echaba de menos a su madre. Apenas comía y, aunque lo alimentábamos con comida húmeda, no parecía tener interés. 

Un día mi padre llegó y me contó una historia de lo más curiosa.

-¿A que no sabes lo que ha hecho el negro? -me dijo-. ¡Ha adoptado a los pequeños! 
-¿Cómorrrl? -pregunté yo.
-Que sí. Que hoy he abierto y no los he visto por allí, y cuando he subido, me he encontrado al negro tumbado y a los cinco gatos mamándole de la tripa.
-Pero si es un macho...
-Ya. 

Pues sí, los gatitos mamaban del gato negro para dormirse, para tranquilizarse,... Y Django los cuidaba, los limpiaba, jugaba con ellos... Poco a poco todos fueron creciendo y salieron adelante. Todos. Y creo que buena parte del mérito es de Django. Jack y yo decimos que es un "señor mamá". 

Han pasado varios meses, los gatos ya son grandotes: no solo comen solitos, sino que, si tienen la oportunidad, se agencian su propia comida (por suerte estos no se escapan a cazar). Pero aún hoy, cuando voy a coger a Django (que es un mimosón) suelo encontrarle la tripa llena de babas. ¡Hasta se le ha ido el color del pelaje! Es un gato negro con el pelo de la tripa marrón.  En fin, supongo que son sacrificios que uno hace por sus hijos gatunos adoptivos... :P

Lo pillé in fraganti, pero reaccionó pronto y se "replegó". Ahí vemos a Coscobil esforzándose por encontrar hueco para seguir mamando xD



miércoles, 9 de diciembre de 2015

Frente a Ismael Serrano.


Ya sin el tinte nostálgico de ayer (y ya sé que lo de ayer era bastante más que nostalgia) os voy a hablar de mi experiencia con Ismael Serrano. 

Ya os conté que iba a cumplir mi sueño de ver a Ismael Serrano en concierto. La última vez que hice algo así fue en 2007, cuando pude ir a la gira "Dos pájaros de un tiro" de Sabina y Serrat. Entonces yo tenía una fijación con Sabina que no era ni medio normal y aunque no me gustaba Serrat tenía que ir a ese concierto. Y lo conseguí. Y comenzó a gustarme Serrat. 

En fin, que ya son unos añitos desde la última vez que fui a un concierto que me apeteciese mucho. O a un concierto, en general. Los últimos años no han sido demasiado buenos para mí, económicamente hablando (por no decir que han sido una puñetera mierda y que aún estoy clavando las uñas para salir del agujero), y eso lo condiciona casi todo. La cuestión es que estaba pletórica, fuera de mí, por ver a uno de mis artistas favoritos (si no mi favorito, así, de manera absoluta) en concierto.

Pero ahí no quedó todo: me enteré de que Ismael Serrano iba a presentar su libro Ahora que la vida en Valencia el viernes 4, un día antes del concierto. Y yo tenía que ir. Porque sí. Y punto. Hasta entonces nunca había ido a la presentación de un libro :P 

Fue... genial. A pesar del calor, y de que todo estaba abarrotado, y la gente bastante ansiosa,  fue maravilloso. Ismael Serrano recitó "No volveré a ser joven", de Jaime Gil de Biedma, un poema que me encanta. Leyó alguno de sus propios poemas. Cantó canciones maravillosas. Fue...algo extraño, ver como todos los allí presentes "rezábamos" la misma oración al ritmo de la música, moviendo los labios en silencio. El silencio se acabó, claro, cuando tocó "Papá cuéntame otra vez".

Un vídeo publicado por bettie (@cuadernoderetales) el

Después firmó libros y fue... extremadamente agradable, aunque supongo que estaba cansado y algo agobiado. Nos saludó a cada uno de los que allí estábamos, con dos besos, atendió nuestros elogios, posó para la foto de rigor... No sé, fue genial. 

Y el concierto... Bueno, mágico. Íntimo, maravilloso. Todo un espectáculo en el que se alternaban canción y discurso. La luz, el sonido de grillos de fondo, ... Todo parecía cuidado al milímetro. Me encantó. Me faltaron algunas de mis canciones favoritas, pero claro, llevaban prioridad las del disco nuevo. Y casi que mejor, porque si no habría pasado el  concierto llorando. Así tuve suerte, y solo lloré al final, con "Pequeña criatura". Me gustó muchísimo encontrarme justo lo que esperaba: su voz, tal y como la he escuchado tantas y tantas veces (lo cual no siempre ocurre). Y me sorprendió cómo canciones mil veces escuchadas sonaban distintas, especiales. Y solo había una guitarra como acompañamiento. Ains.

Una foto publicada por bettie (@cuadernoderetales) el

Salí del teatro suspirando, en una nube, y triste porque ya se había acabado. Dos horas y media aproximadamente y se me habían pasado en un suspiro. Me cago en la puñetera plasticidad del tiempo :(

Me está costando bajar a la realidad, aún hoy. No os imagináis cuantísimo. En serio, es que he pasado unos días taaaaaaaan, pero taaaaaaaaaaaaaaaaaan bonitos... Lo de Ismael Serrano ha sido solo la guinda del pastel (y menuda guinda, claro).

Jo. 

Ya me he vuelto a poner triste otra vez.

 Jo. 


martes, 8 de diciembre de 2015

Instantes.

Alguien me dijo una vez que el tiempo no existe, que no es más que una ilusión. Existe el momento presente, el eterno ahora, pero el tiempo como transcurrir, no. Decía que si creemos que el tiempo pasa de verdad es por la memoria, porque tenemos recuerdo de esos instantes y los encadenamos en una sucesión. Bueno, recuerdo, por decir algo: quizá esas imágenes no se corresponden con nada que haya ocurrido. 

A veces tres cervezas (o alguna más)  y la madrugada te hacen hablar de estas cosas. Yo, por cierto, nunca le di la razón. No soy tan rompedora, supongo. Pero hoy... Hoy estoy tentada a hacerlo.

He pasado unos días maravillosos. Maravillosos de verdad. Para que os hagáis una idea, llegue a sus brazos tan rota que antes siquiera de poder saludarle, rompí a llorar. Estaba enferma de tristeza. Pero se me pasó. 

Se me pasó visitando papelerías y comprando bolígrafos de colores.
Se me pasó, aunque descubrimos que habían cerrado nuestro restaurante chino favorito.
Se me pasó, tomando un café con él en una preciosa cafetería.
Se me pasó, a pesar del dolor de pies.
Se me pasó, muriéndome de calor, esperando en la presentación de un libro.Y él, muriéndose de calor a mi lado.
Se me pasó durmiéndome mientras él me leía un cuento. Vale, era It, pero es que era lo que había a mano.
Se me pasó en un concierto maravilloso. 
Se me pasó charlando con mis amigas después de muchos meses.
Se me pasó porque él sostenía mi mano, porque me preparaba el desayuno, porque me abrazaba.
Se me pasó porque no había pasado ni quería que hubiese futuro, solo esos momentos. 

Pero no, no puedo darle la razón. En este caso fue el futuro el que rompió la magia. Ese alguien decía que con el futuro estaba claro: el futuro no existe, no es más que una proyección de nuestras esperanzas. Pero no, el futuro puede ser un anhelo o una amenaza y en esos momentos era lo último: en el reloj se acercaban las doce y yo ya no sería una princesa, sino Cenicienta (espero me disculpéis la metáfora infantil y ñoña). El futuro dolía (y duele). Y si duele, existe. 

Y lo mismo pasa con el pasado. Pero no existe como yo quisiera. Sería genial poder conservar esos instantes maravillosos, sanadores, en cápsulas. Sería fantástico poder abandonar el presente para refugiarnos en alguno de ellos. Pero no, no se puede. Estos días maravillosos han pasado y aquí estoy yo, hecha un mar de lágrimas, mirando como esos instantes se alejan, resistiéndome a sacudirme el polvo de estrellas que se me ha quedado en las manos. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...