domingo, 30 de agosto de 2015

¡Cutre-sorteo va!

Hace semanas que, viendo que me aproximo a las 1000 entradas publicadas, tenía pensado hacer un sorteillo. Pensé volver a lo de siempre, al relato, pero mira, esta vez me decidí, al final, por hacer una lámina escrita a mano. La lámina hace ya tiempo que está hecha y yo no tengo aguante, así que, en vista de mi buen estado de ánimo, me voy a adelantar y voy a publicar ya el sorteo. Así será un sorteo de 1000 post y con motivo de mi vuelta al cole. ¡Wiiii! xD

Lo que podéis ganar es esto:




Tampoco iba a enseñarla, pero bueno, para que sepáis lo que hay en juego, que tampoco es ninguna obra de arte xD Eso sí, está hecha con muuuuuucho amor, lo prometo.

¿Qué hay que hacer para ganarla?

Publicar un comentario en esta entrada diciendo cuál (o cuáles, si no podéis decidiros, podéis poner alguna más) es vuestra entrada favorita del blog (con su enlace) y por qué. No tiene que ser la más visitada, ni la más bonita, ni la más inteligente. Simplemente alguna que para vosotros haya sido relevante de alguna manera. Para facilitar la cosa, podéis utilizar el buscador que está en la parte superior izquierda del blog :)

¿Hasta cuándo hay tiempo? 

Pues hasta que se publique la entrada nº 1000 (faltan 18). El ganador se elegirá con el sorteo de la lotería nacional posterior a ese momento (jueves o sábado, según caiga). Como con el sorteo anterior, iré dando números del 0 en adelante, por orden, a medida que comentéis, si la participación es correcta (que lo será xD). Ganará aquel cuyo número coincida con la terminación del primer premio de la lotería nacional. Si coinciden las dos, pues las dos. Si no hay números suficientes para que coincidan las dos, pues con el último número. Así, los diez primeros tienen más posibilidades. Yo solo lo digo xD 


Y con esto y un bizcocho... :)


Gracias de nuevo por seguir ahí. No creáis que para aguantar casi 1000 entradas... Y tampoco voy a quitar mérito a los que han llegado después... ¡Santa paciencia la que tenéis! :*

Que tengáis una feliz semana :)

sábado, 29 de agosto de 2015

Zarpitas (#StopDeclawing)


Hoy el post no es bonito. Hoy os voy a hablar de una barbaridad que creo que aquí en España todavía no se estila demasiado (por suerte) pero que en otros países se está convirtiendo en práctica habitual: hablo de eliminar quirúrgicamente las garras de gatos y perros. Es cierto que se hace con ambas especies, pero por lo general, la padecen con más frecuencia los felinos. Por eso, y porque conozco más a los gatetes que a los perretes, voy a hablar de gatos en el post.

La cosa es tan terrible como suena: cogen al gatito y lo meten al quirófano para eliminar la última falange de sus extremidades anteriores (a veces también de las posteriores). A esto se le llama "desungular". Y no, no consiste en cortar las uñas del gato ni nada que se le parezca. Es amputar, como ya he dicho, la última falange. De esta manera, sí, las uñas retráctiles del gato desaparecen y ya no puede arañarte a ti, ni a tus muebles ni a tus cortinas, pero para el gato esto está lejos de ser una operación inofensiva. 

Los gatetes utilizan sus zarpas para relacionarse con casi todo. Para correr, para frenar, para liberar tensión (rascando cosas), para jugar, ... Todas esas acciones cotidianas se verán modificadas y dificultadas por esta operación que no tiene más finalidad que la de hacer más "cómoda" la vida de los dueños. Además los gatos pueden sufrir graves secuelas. La más común tiene que ver con que, al quitar ese hueso, los gatos tienen que caminar sobre huesos que no están pensados para soportar peso, por lo que las almohadillas de sus patas sufren mucho y pueden llegar a generar abcesos. Pongo un enlace para que lo veáis. No inserto el tuit directamente porque es desagradable, así que clicad aquí solo bajo vuestra propia responsabilidad. Otros problemas tienen que ver con los tendones, pues la postura de la pata se modifica al faltar las uñas, lo cual puede causar dolores crónicos.

Vamos, que con esta operación, tal y como yo lo veo, estás arruinándole la vida a tu gato. Es más sencillo para un humano pasota que educar a su animal de compañía, pero el animal nunca volverá a ser el mismo. 

No sé, a mí me parece un horror. Pero alucino más todavía cuando la gente SE RÍE del dolor que sienten sus animales por su propio capricho. 



En el comentario a esa foto, se ríen de que el gatito se pone de pie porque no puede soportar apoyarse en sus patas delanteras por el dolor. Es divertido, ¿eh? ¡Qué gracioso! A lo mejor deberíamos amputarles los dedos de los pies a ellos y ver qué tal caminan haciendo el pino...

En Estados Unidos parece ser una práctica muy extendida, hasta el punto de que algunos estados han optado por ilegalizarla. Algunas asociaciones e iniciativas, como The Paw Project están dando mucha guerra para visibilizar este problema y disuadir a la gente que se está planteando desungular a sus gatetes. Yo, desde aquí, solo quería aportar un granito de arena para dar este problema a conocer. Espero que si alguien de vuestro alrededor se lo está planteando, intentéis hacerle entrar en razón.

Que lo que yo digo... Si no te gustan las garras, mejor hazte con un pececito de colores o algo así, ¿no?


viernes, 28 de agosto de 2015

¡Anda! ¡Que sí!

También conocido como #OpoBettie 6. Vamos por el 6, ¿verdad?


 Hoy he ido a sellar el paro. Pero hoy he ido con una sonrisa de oreja a oreja, porque tenía la convicción de que iba a ser la última vez que lo hiciese en una temporada.



Pensaba mantener la intriga un poco más, pero no se me ocurría otra manera de empezar, así que lo digo ya, y se acabó: tengo trabajo. Y además tengo trabajo de lo mío.  Y además es un contrato largo. Porque no sé en otros lugares, pero en la España en la que yo habito, un contrato de 10 meses es un contrato largoquetecagas. Vamos, que ahora mismo me siento la fuckin' master of the universe, como diría el Gran Wyoming.


¡Bettie aplasta! ¡GRRRRRR!

Os explico un poco. Ya sabéis que lo de la plaza no pudo ser, pero que al final hice las paces conmigo misma (un poco) y que concluí que tampoco estaba tan mal lo que había conseguido. Cerré mi primera experiencia opositeril y me di un tiempo de vacaciones. Lo necesitaba.  Durante este tiempo salió la lista de interinos provisional, en la que me encontré en un puesto no demasiado malo, así que pensé: "Ey, a lo mejor tienes suerte y te pasas el curso de instituto en instituto". Pero como tenía tiempo libre, porque yo misma me lo había dado, me puse a contar las vacantes disponibles para inicio de curso, y vaya, había bastantes. Si tenía suerte, a lo mejor hasta pillaba alguna, seguramente de media jornada. Podría ser. Sería bonito eso de estar todo un curso en un centro. Aunque tampoco me hice muchas ilusiones, pero estaba nerviosa esperando las listas.

El día 21 tenían que salir las listas provisionales, pero no fue así. Lo pasaron al 25, y bueno, ni tan mal, porque ahí me encontré que tenía una vacante (vale, media). ¡Baile de la alegría! Estábamos de limpieza, sonaba "Gracias a la vida", de Mercedes Sosa y a mí me temblaban las manos, mucho. Ahí, aunque era provisional, tuve la seguridad de que me había tocado, de que iba a trabajar. De que iba a ser profe. ¡Profe! Madre mía.



(Al contrario que cuando aprobé la primera parte de las opos, no he llorado ni nada... Hasta que Jack me ha dicho que se sentía como Adrian tras el combate entre Rocky y Apollo Creed. Entonces he visto la escena, y jo... xDDD)

Pues eso, que lo he conseguido. No lo digo emocionada, ni excitada, ni nada por el estilo. Lo digo desde la calma que nace de la incredulidad. No sé, después de tanto esfuerzo y tanto tiempo no me lo creo. Y es que he tenido suerte. Me da rabia decirlo, porque suerte es cuando te toca la lotería: yo he currado mucho por esto. Pero ocurre que no siempre el trabajo se ve recompensado y conozco muchas historias de gente trabajadora que, a pesar de todo, incluso del aprobado en las opos, no ha conseguido trabajar o ha trabajado muy poco. Y sé que parte de mi suerte proviene de la mala suerte de otros, porque sin este pacto de interinos seguramente yo no habría llegado a la vacante, no sé si a trabajar algo. 

Ahora tengo sensación de aceleración. He estado tanto tiempo "parada" (no solo en el sentido más literal, el laboral), con sensación de no avanzar ni de ir hacia ningún sitio que ahora pienso en todo lo que tengo que hacer y en la vida que se abre ante mí y me da hasta vértigo. Y así estoy: "espitosa", acelerada, hiperactiva, ...FELIZ. Satisfecha. Orgullosa. Expectante. Y voy a parar de poner adjetivos.

Y hasta aquí por hoy, que no quiero daros un sermón ni nada por el estilo. Gracias por los ánimos, por el apoyo, por estar ahí, por preocuparos. Y, por supuesto, se admiten consejitos, animitos y besitos en la frente. Y si alguien tuviese alguna orientación sobre la hora a la que se presenta uno el primer día... (supongo que a la administración le cuesta mucho indicarlo xD)

Chocad esas zarpas, coleguis :D

Ah, por cierto, creo que ya tengo canción para el primer día...


Total, que el capítulo 6 de #OpoBettie es, al mismo tiempo, el capítulo 1 de #BettieProfe :) Flipante. 


Voy a seguir disfrutando de esta sensación hasta que llegue el temblor de piernas. Que llegará xD

jueves, 27 de agosto de 2015

El suelo más brillante.

Ruego me disculpéis si hoy estoy un poco obtusa. Llevo desde el martes echando unas 8 horas al día de limpieza profunda. Y la limpieza profunda en esta casa tiene nivel de mudanza, casi: sacarlo todo de la habitación, limpiar todo, volver a colocar las cosas, volver a limpiar. Uf. Y, en medio de todo eso, está la tarea infernal de...¡pulir el puto suelo! Es una faena tediosa, aburrida, cansina,... Y es la que me toca a mí la mayor parte del tiempo. 



Esta mañana he puesto una foto en Instagram quejándome de la ocupación de marras y Ursulinska ha preguntado que por qué pulíamos el suelo. ¿Respuesta corta? Eso digo yo, para qué cojones lo hacemos. Y, como intuís, sí, hay respuesta larga.

Supongo que ya os hacéis a la idea de que no me pongo a pulir el suelo por voluntad propia ni mucho menos. Pero cuando mi madre se pone en modo "limpieza a fondo", lo mejor es decir que sí a todo y desear que pase lo antes posible. Y resulta que una de las máximas aspiraciones vitales de mi madre es que el suelo reluzca como un espejo. Así, tal cual.

Mi madre pertenece a una generación de mujeres (no he conocido hombres con este mal, aunque sí con otros) que parecían volcar su afán de autorrealización en su casa. Dado que el hogar era el lugar de la mujer, este tenía que mostrar su valía (me siento rara hablando en pasado, pero es que es un pensamiento tan rancio... Y no concuerda con mi madre, que aún es joven. No entiendo nada). La casa debe ser despampanante (se roza lo hortera) y estar siempre a la última (¡uy, es que fulanita ha puesto calefacción eléctrica! ¡uy, es que menganita ha puesto ventanas dobles! ¡uy, es que zutanita ha cambiado las cortinas!) y siempre, siempre, perfecta e impoluta. 

Para conseguirlo hay dos métodos que han de complementarse, porque con uno solo es imposible.

1º. La casa NO SE USA más allá de lo imprescindible. Por ejemplo, yo nunca en toda mi infancia ni adolescencia, estudié en mi habitación ni hice los deberes en ella. El salón-comedor tampoco se usa para nada. Hemos cenado ahí, que yo recuerde, no más de diez veces, y todas en Navidad o algo así. También están allí los sofás cómodos, la tele más grande (la que tiene el DVD puesto, dicho sea de paso) y la estufa. Pues nada: no se usan. Podría seguir, pero tampoco quiero que os hagáis una idea demasiado acertada xDDDD

2º. Siempre hay algo que limpiar, por lo tanto SIEMPRE SE ESTÁ LIMPIANDO. Lo de que en una casa siempre hay algo que hacer es cierto, pero llega un momento en el que te detienes y lo dejas estar. Ya lo harás mañana, o pasado, o el fin de semana o cuando suenen las trompetas del Apocalipsis, yo qué sé. Y entonces te pones a ver una peli con tu pareja, o a hacer alguna actividad con tus hijos, o te vas a que te dé el aire. Pues aquí no. Nada puede quedar para mañana. Y claro, ante esa situación, todo el tiempo que no se está limpiando, es tiempo mal invertido. Tal cual.

Y para rematar, claro, están las limpiezas a fondo, que tienen lugar una vez al año si se es afortunado (a veces son dos). Afú.

No sé, a lo mejor estoy siendo injusta, no digo que no, pero me da un poco de pena. ¿Eso es lo que hay para estas mujeres en la vida? Lo digo en plural porque no es mi madre sola. De hecho parece que es algo que se hereda en forma de conciencia. Cuando una decide romper con esa esclavitud se siente culpable, siente que no es suficientemente buena ama de casa. ¿Pero qué...? La limpieza es un medio para disfrutar de la vida, no un fin en sí mismo, leñe. Y hay que priorizar: si las pelusas no tienen ojos todavía, puedes dejarlo para mañana. (Esto es una broma...O no...)

La cuestión es que, no sé, imaginad un epitafio tal que: "Tenía el suelo más brillante de todo el barrio". No es demasiado impresionante, ¿no? O quizás a mí no me lo parece. Por no decir que si eso es lo más significativo que se puede decir de una persona... 

A lo mejor soy yo, que tengo ya superada la culpabilidad de la mala ama de casa y que tengo muy claro que la limpieza porque sí no está entre mis prioridades ni mis aficiones. Pero, como suelo decir, cada uno se droga con lo que quiere. Yo solo espero dejar de "drogarme" pasivamente con la limpieza pronto. Por favor. Porfi. :(





PD: Lo ideal es que no os comparéis con nadie y que mejoréis mirando no al vecino, sino a cómo érais ayer y pensando en cómo queréis ser mañana. Pero si vais a tener envidia de algo, si vais a compararos, por favor, no lo hagáis por el brillo del suelo.

lunes, 24 de agosto de 2015

Maravillosamente extraño.

A veces me pregunto si creo en las casualidades, en las cosas que pasan por azar. Supongo que, en el fondo, sí creo, pero elijo pensar que no, elijo dar a las casualidades una explicación mágica. Para aderezar la vida, más que nada. 

Así que hoy elijo pensar que Rosa y yo estamos conectadas y que somos medio brujas (medio, por lo menos). 

Resulta que hace poco le enseñé a Rosa una de las láminas que hago a mano. Le gustó mucho y así me lo hizo saber, así que a mí se me ocurrió dedicar ratitos de estos días pasados a hacerle una para ella especialmente. Y como es la chica de las llaves, lo que se me ocurrió fue esto:


No es una maravilla ni nada por el estilo, pero está hecha con mucho cariño (y, además, creo que gana en persona xD). Después de superar indecibles obstáculos para comprar un sobre de tamaño folio, el viernes, después de dar esquinazo a los Testigos de Jehová, fui a Correos y la envié. 

Ese mismo día Rosa me enviaba al mail una frase motivacional relacionada con puertas. 


Me dio la risilla floja y le respondí que era un poco brujilla. Ella me preguntó por qué y yo le pedí que esperase a esta semana, que lo entendería todo. 

Hoy he recibido un paquete. ¿Adivináis de quién? De Rosa. Lo primero que he pensado ha sido: "Nuestras cartas se han debido de cruzar por el camino" xDDDD Cuando lo he abierto y he leído su carta le he escrito un mail desde el móvil (no me gusta mucho escribir cosas largas desde el móvil, la verdad) solo para decirle que había recibido su paquete y que era aún más bruja de lo que yo pensaba. 

Apenas le he dado a enviar, sí, he recibido un mail de Rosa diciendo que había recibido mi paquete y que ¡sorpresa! ella también me había mandado algo xDD Poco después he recibido otro email que decía "Acabo de enviarte un mail" y otro que añadía: "Nos escribimos al mismo tiempo, ¿es o no es conexión?".

La verdad es que llevo toda la mañana pensando en esta cadena de casualidades. ¡Y es que son unas cuantas! Así que en lugar de pensar en que es cosa del azar (como seguramente lo sea) elijo pensar que a veces el mundo es un lugar maravillosamente extraño. 


domingo, 23 de agosto de 2015

Peli: Interstellar (2014)


Anoche vi esta película que recibió tan buenísimas críticas, o al menos eso había leído yo. Jack me comentó que había también bastante gente que hablaba de ella entre regular y mal por razones que no compartió al detalle conmigo: sabe que no me gusta ir con ideas preconcebidas a ver una película si puedo evitarlo. Así que, entre la opinión de tanta gente que sabe, voy a meter la mía, aunque no tenga ni idea xD

Lo primero que pensé al ver cuánto dura la peli (más de dos horas y media, en concreto 169 minutos) fue en qué problema tiene Nolan con la duración de las películas. Recuerdo cuando vi la segunda película de la trilogía de El Caballero Oscuro, que quería morirme allí mismo, en el cine. ¡Se me hizo eteeeeeeerna! Y al ver la duración de esta me entró miedo porqueno las tenía todas conmigo: una película de exploradores espaciales tan larga...Pensé que me iba a aburrir. Pero os adelanto que no fue así: la película sabe mantener el ritmo y, aunque no es trepidante, no te aburres. Al menos a mí no se me hizo larga en ningún momento.

¿De qué va Interstellar? Pues resulta que estamos en un escenario entre post-apocalíptico y pre-apocalíptico. La Tierra parece estar sacudiéndose los parásitos: hay una tormenta de polvo perenne que afecta a la respiración y una plaga está atacando unos cultivos tras otros. La mayor parte de la población se dedica a la producción de alimentos, pues son un bien escaso, y la sociedad tecnológica es cosa del pasado. Esta ambientación, aunque no se explica demasiado explícitamente, sino que está puesta a pinceladas, me pareció muy interesante y bastante novedosa. Normalmente nos imaginamos un futuro lleno de artefactos, con teletransporte, coches voladores y cosas  así cuando vivimos en un planeta con recursos muy limitados. En ese sentido Interstellar, que lleva por bandera el realismo, creo que cumple. 

Pues bien, encontramos en una granja a Cooper, un ingeniero y ex-piloto de la NASA que ahora, cómo no, es granjero. Vive con sus hijos y con su suegro, pues su mujer falleció. Una serie de anomalías en el dormitorio de su hija les conducen a una base secreta de la NASA (que se cree desmantelada) y allí Cooper acaba destinado a viajar al espacio para encontrar un nuevo planeta en el que asentarse para salvar a la humanidad pues parece ser que la Tierra no tiene salvación. 

De eso va la película: del viaje de exploración que realizan estos astronautas a través de un agujero de gusano, de las dificultades a las que se enfrentan y de lo que encuentran. Todo ello está cubierto de una capa científica que para mí, que soy lega total en la materia, es bastante convincente. A lo mejor a quien sepa algo de mecánica cuántica más allá de lo básico le parece una tontá. Este viaje está aderezado también con las inquietudes personales y emocionales de los tripulantes.

Como ya digo, la cosa marcha bien hasta casi el final, pero cuando llegamos ahí esa pátina de realismo y ciencia empieza a resquebrajarse -en mi opinión- y la ciencia da paso, de golpe y porrazo, a la ficción. Lo peor de todo es que no es algo muy elaborado. Jack se quejaba de que es un deus ex machina descarado. Yo considero que es como que se han sacado un montón de ases de la manga a la vez. ¡Woooooo, magiaaaaa! 

Para ese desempeño yo creo que habría sido mejor que aterrizasen en un planeta baldío (porque los habitáculos están bajo tierra) y que un extraterrestre con complexión de hormiga verde gigante sentado en un escritorio y con un flexo les dijese: "Tenemos todos los datos que necesitan, pero mi jornada laboral acaba de terminar. Les dejo aquí estos formularios y mañana por la mañana hablamos". Puestos a fantasear, pues lo hacemos a lo grande. Se habría quedado todo el mundo con el culo torcío

Pero bueno, fuera de ese pinchacillo que creo que sufre la peli al final, es bastante interesante, está visualmente muy bien hecha, la ambientación me ha gustado mucho, es muy detallista, y Matthew McConaughey está que se sale. No puedo decir lo mismo de Anne Hathaway, que no me pega nada de nada, pero bueno. En fin, que merece la pena verla, aunque dure casi tres horas :P 

Os dejo el tráiler... 



Lo cual me recuerda que la vi en versión original, lo que os recomiendo. A Matthew hay que oírlo hablar, y punto xD

¿La habéis visto? ¿Os apetece verla?

sábado, 22 de agosto de 2015

Folletos en el buzón.

Hace un par de días llamaron a la puerta de casa. Estoy habituándome a mirar por la mirilla, y aunque no siempre recuerdo hacerlo, esta vez sí lo hice. A través del cristal rayado pude ver, o más bien intuir, a dos personas bien vestidas que llevaban papeles en las manos. "Testigos de Jehová", me dije. Y no abrí la puerta. 

No abrí porque iba con prisa, pero suelo hacerlo. Hasta el día de hoy ningún Testigo de Jehová me ha hecho ningún mal. En ocasiones abro porque tengo ganas de "hablar": no todos los días se encuentra a alguien con quien tener una discusión sobre la existencia y naturaleza de Dios. Y no, no estoy de cachondeo. Los Testigos de Jehová intentan argumentar acerca de por qué deberías creer en Dios y convertirte a su religión, así que creo que no es ninguna falta de respeto darles razones sobre por qué no lo voy a hacer. Y oye, suelen reaccionar bien, sin perder la sonrisa y de manera muy diplomática. 

Oye, ahora que lo pienso, a lo mejor debería dedicarme a eso...

Después de la discusión ellos dicen, de manera muy educada algo así como: "Vemos que tiene las ideas muy claras pero, aún así, ¿podemos dejarle estos folletos para que los lea?". Y yo los cojo, nos despedimos cordialmente, y en paz. 

Otras veces simplemente les digo que tengo prisa y me dan los folletos directamente. Lo que no suelo hacer, ya lo he dicho, es no abrir la puerta. Pero esta vez fue por razones de fuerza mayor: llevaba mucha prisa.

Cuando volví de hacer lo que tenía que hacer (ir a Correos a hacer un envío -guiño, guiño- y al médico) miré el buzón y encontré dentro dos folletitos. "¡Yuhu!", me dije. Al no abrir la puerta los habían puesto en el buzón. 

Los cogí y leí con avidez, como hago siempre desde que soy pequeña. Después sacudí la cabeza y me deshice de ellos. ¿Por qué los leo entonces? ¿Por qué abro siempre la puerta para recoger los folletos? Por mi abuela. 

Mi abuela paterna era una mujer fuerte, con mucho carácter, de esas que se han curtido desde bien niñas en los duros trabajos del campo y que han dedicado su vida a laborar, parir hijos y asistir a su familia lo mejor que han sabido o podido. No es de extrañar que mi abuela, incluso cuando era joven, pareciese ya vieja y tuviese las manos igual de nudosas a los 30 que a los 70.  No era una mujer particularmente creyente, o debería decir que no era una beata. Mi abuela tuvo bastante que hacer durante toda su vida como para sacar tiempo para ir a misa. Además, ya se sabe, cuando se es pobre lo de santificar las fiestas tiene su complicación. Así que supongo que mi abuela creía en Dios como creían muchas personas de su época, porque así tenían que ser las cosas y punto. 

A pesar de todo mi abuela también abría la puerta a los Testigos de Jehová y los invitaba a pasar. Se sentaba con ellos en sillas de anea y escuchaba su discurso con el único objeto de, al final, recoger los folletos. Mi abuela no los leía, no sabía leer, pero los dejaba sobre la lavadora para tenerlos a la vista cuando yo llegase. Entonces los cogía con sus manos nudosas y de dedos largos y fuertes y me los tendía.

-Mira lo que me han dao unos hombres -decía-. Les he dicho que yo no sé leer, pero que a mi nieta le gusta mucho. Toma. 

Y así cada cierto tiempo. Cada vez que recibía la visita de los Testigos de Jehová. 

Hay varias cosas que me recuerdan a mi abuela de manera tan vívida que me parece que la voy a volver a ver ante mí. La lata de Nivea que guardaba en el armario de su cuarto, bajo toda la ropa. La manera como me daba 20 duros de vez en cuando, como si fuese algo prohibido. El chocolate que guardaba entre sus toquillas, puro y arenoso, que todavía es mi favorito. Su postura. Su luto eterno. Que siempre llevaba pañuelo. Su olor. Los golpes que daba en el suelo con el bastón cuando se enfadaba. Sus manos. Su manera de llamar a la puerta.Y los folletos de los Testigos de Jehová. 

Así que, siempre que me sea posible, seguiré abriendo la puerta.

viernes, 21 de agosto de 2015

True Detective, 2ª temporada.


Hoy voy a hablaros un poco de la segunda temporada de True Detective, una serie que prometía mucho, pues la primera temporada fue... WOW. Advierto ya que tengo el día un poco patas arriba, así que si hago más sangre en la reseña de la que pretendía, ponderadlo un poco xD Para hacerlo podéis leer también la entrada de Ro sobre la serie, que es más calmada que la que, supongo, me va a salir a mí xD

Para empezar, os dejo la intro, que al principio me pareció una patata, pero a la que luego le he ido cogiendo el punto xD



Empecé la temporada con muchas ganas, porque la primera me pareció genial, magistral. Además la idea de que cada temporada comprenda una historia, con diferentes casos y personajes me pareció una jugada muy interesante. Vamos, que si conseguían mantener el espíritu de la primera temporada de True Detective e insuflarlo en otra historia, la cosa prometía. Aunque, claro, eso estaba por ver.

En mi opinión de "no experta ni mucho menos", no lo han conseguido. No estoy diciendo con ello que la serie sea mala, habrá a quien le parezca muy buena, pero lo que sí afirmo es que no está a la altura de la primera temporada. 

En primer lugar, es una temporada muy irregular. Tiene ocho capítulos, de los cuales pasé cuatro con cara de confusión absoluta y preguntándome "¿De qué coño va esto?". Que a lo mejor soy yo, que no lo pillaba, pero me dio la sensación de que los primeros capítulos son muy, muy confusos, y si esa característica obedece a alguna finalidad, no lo sé. Yo no consigo averiguar cuál puede ser. La primera temporada era un poco confusa al principio, en el primer capítulo, quizá hasta el segundo, hasta que ubicabas el interrogatorio en el presente y la investigación en el pasado y demás. Pero después todo seguía un camino, con su labor detectivesca y su lógica, vaya. Aquí no me ha pasado eso. Y al acabar la temporada no tengo la sensación de que los primeros capítulos dejasen pistas que luego encajan. Para nada. 

En segundo lugar están los personajes. Conste que creo que los actores protagonistas, los cuatro, hacen una actuación genial. Muy buena. Destacaría a Rachel McAdams, que para mí siempre será la prota de "El diario de Noa", así que os podéis imaginar el contraste que me ha supuesto verla ahí (por cierto, qué nombre tan genial tiene su personaje: Antígona). Y también a Colin Farrell, del cual no soy fan para nada, pero que encarna al inspector Velcoro fenomenalmente bien. El problema no son los actores. Son los personajes. Creo que querían aprovechar el tirón y la impresión que causó Rust y recrearlo. Pero, ¿en todos? Los personajes protagonistas están todos traumatizados, jodidos por alguna cosa, pero mucho. ¿Era necesario? De hecho, ¿es factible? Creo que el hecho de hacer coincidir a cuatro personajes tan absolutamente hechos mierda resta verosimilitud a la serie, se mete en el campo de la exageración. No sé, los personajes de la primera temporada eran "normales". Martin era un padre de familia con sus escarceos de faldas y demás. Rust era pesimista, sí, y obsesivo y absolutamente meticuloso con su trabajo, y estaba algo volado por cierta misión que tuvo que llevar a cabo en el pasado, pero yo qué sé, tampoco era para tanto. Creo que se han pasado de frenada en el intento y que al querer hacer unos personajes tan dramáticos han dado a luz a unos personajes con muy poco carisma. 



Después encontramos la ambientación, hablando en general. Es que es todo tan intenso... Yo he acabado agotada. Esas caras que ponía Vince Vaughn mientras guardaba silencio durante unos segundos interminables. Esos encuentros entre su personaje y el de Colin Farrell. La sordidez de todo. ¡Y el bar! Ese bar con esa música deprimente a toda hora (no me extraña que siempre estuviese casi vacío). Que la música es buena, no digo que no, pero jolín, es que era todo tan cansino... O al menos a mí me lo ha parecido, vaya. No digo que no tuviese que ser una serie opresiva, sórdida, oscura. Pero a lo mejor sin exagerarlo tanto... No sé si menos es más, amiguitos, pero sí creo que si te pasas, te lo pierdes. 


Y finalmente debo decir que la trama me ha parecido mucho menos redonda que la de la primera temporada. Empieza con esos primeros capítulos que parecen no ir a ninguna parte y que, como ya he dicho, te dejan más perdido que un cartero en Barcelona. Luego está el hecho de que, a lo mejor es cosa mía, parece que los avances que hacen los protagonistas son casi accidentales. No sé, en la primera temporada había una labor detectivesca, aquí es como que se van dando de bruces con las cosas sin esperarlo. No siempre, pero sí en ocasiones. Y luego hay cosas que parecen un poco "tontas". Pero bueno, tampoco me voy a poner tiquismiquis: al fin y al cabo en las pelis de terror los grupos siguen separándose para que los maten mejor. 

Lo que más me ha gustado, por acabar con algo positivo, ha sido el personaje de Frank Semyon y también su esposa, así como la relación que tienen entre ellos. Ro dice que no le ha acabado de cuadrar, pero a mí, miradas intensitas aparte, me ha parecido genial. Frank no es un mal tío, no disfruta haciendo daño (o no demasiado, al menos xD), pero es ambicioso y considera que ya ha pasado bastante tiempo hundido en la mierda, así que hace lo que considera necesario para conseguir una vida mejor. De hecho, cuando lo conocemos intenta meterse en un negocio más o menos legítimo, limpio, para abandonar la vida de gángster. Por su parte Jordan es una mujer inteligente, con tacto, realista. Sabe que Frank no es un caballero de brillante armadura y aún así está dispuesta a estar a su lado y a hacer lo que sea necesario. No sé, me han gustado estos dos. 


Quiero insistir en que, pegas a parte, la serie no es ningún crimen ni nada por el estilo, y en que mejora a partir de la mitad. Está entretenida, se deja ver (pues además, como ya he dicho, es muy breve), pero claro, yo creo no cubre las expectativas que generó la calidad de la primera temporada. 

¿Qué opináis vosotros?


miércoles, 19 de agosto de 2015

¿Y si los superhéroes...? (Astro City, de Kurt Busiek)

Como ya os comenté, cuando estuve en Valencia fui a ver Ant-Man. También os comenté que uno de los trailers que proyectaron fue el de Batman v Superman y que me quedé picueta. Y me quedé picueta cuando vi que Superman tenía todas las trazas de ser el malo de la historia. Me pasó un poco como con Ozymandias en la película Watchmen. Comentándolo con Jack me dijo que no iba desencaminada, que Superman era el "malo" de la historia y que lo que vi tampoco era nada del otro mundo después de lo que había hecho en El Hombre de Acero

(Pero bueno, que puedes ser el malo sin que sea tan obvio, leñe, que no somos niños de dos años...)

Yo entonces no había visto El Hombre de Acero y Jack me comentaba que los de DC están poniendo tintes muy oscuros y atormentados en sus superhéroes porque se supone que eso es lo que hace esas películas más adultas. Vamos, que así en esencia, parece que quieren convertir a todo el mundo en Batman. Y no. Batman es Batman, tiene sus particularidades, su manera de ser, sus motivos, su código. Superman es Superman, y parece que esto está lleno de tautologías, pero es que Superman no es Batman. Mi imagen de Superman, al menos, no concuerda en absoluto con lo que vi en la peli y en el tráiler.

(Otra cuestión es cómo el cambio que han obrado en Superman, paladín del "american way of life" influye en la percepción de este y lo que dice de EE.UU... ¿lo habrán pensado? O a lo mejor es que Superman ya no es nada de eso y está mutando hacia Hijo Rojo)

La verdad, concedí, es que Superman es un personaje que no da demasiado juego actualmente. Movido por valores absolutamente nobles, totalmente entregado a la causa de la salvación de la humanidad, minucioso hasta el más pequeño detalle, cuidadoso hasta el extremo en todas sus misiones y prácticamente indestructible parece algo aburrido. Suele pasar con los personajes que parecen estár por encima de toda humanidad (o casi). ¿Qué hacemos con él? Parece que una reinterpretación de Superman que lo hiciese más actual, más complejo, era pertinente. Pero, ¿tenían que convertirlo en un destructor de ciudades con mirada de villano? 

Entonces le comenté a Jack que yo no descartaba a un Superman atormentado, pero no así.  Por ejemplo, le dije, "podría estar hecho polvo porque por mucho que corra siempre, mientras esté salvando a alguien, habrá decenas de crímenes ocurriendo en Estados Unidos y millares en el resto del mundo de los que él tiene conocimiento pero respecto a los que no puede hacer nada". Eso es: Superman tendría que elegir a quién salva y, en esa decisión, estaría dejando fuera a muchas otras personas inocentes. Un problema serio para alguien que es casi, pero solo casi, un dios. 

Entonces Jack me dijo: "Tienes que leer Astro City".Y yo, que soy una alumna muy obediente, le hice caso.
Una foto publicada por bettie (@cuadernoderetales) el


No los leí todos, no me dio tiempo, pero es una serie muy, muy, muy recomendable. En ella se toma el concepto de ciertos personajes clásicos del cómic (Superman, Batman, Spiderman, los 4 Fantásticos, Wonder Woman,...) y se incluyen otros nuevos. No tienen esos nombres, claro, aunque si uno es un poco avispao, los reconoce con facilidad. Y, en las historias de Astro City, esos personajes se enfrentan a problemas que suelen permanecer en la sombra en los cómics tradicionales. Por ejemplo, en el caso de el Samaritano (que sería una especie de Superman) estamos ante un pobre diablo que no tiene vida propia y que pasa cada día agobiado, corriendo de aquí para allá, sin dormir prácticamente, para poder salvar a todo el mundo. 



 Pero no solo están las cuestiones que afectan a los superhéroes, sino también las que tienen que ver con los ciudadanos de a pie. Hay una fundamental, a saber: ¿por qué narices querría alguien vivir en una ciudad que está constantemente asediada por supervillanos, en la que la catástrofe puede asaltarte en cualquier lugar, poniendo en peligro tu vida, y que hay que reconstruir a diario? Ahí es nada. 

También es interesante la inclusión en Astro City de un "barrio", Colina Sombría, lleno de monstruos, magia, brujería,... que cuenta con su propio guardián, el Ahorcado. Yo me quedé con más ganas de Colina Sombría...


En fin, que me parece una saga muy recomendable. No sé cuántos números tiene exactamente, pero los arcos argumentales son cortos, se resuelven en tres o cuatro tomos pequeños. Si podéis echarle el guante a algunos de estos cómics y os interesa ver a los superhéroes desde otra perspectiva no dejéis de leerlos :) Os gustarán.

martes, 18 de agosto de 2015

Gloriosas equivocaciones.

Un haz de luz la golpea en los ojos despiadadamente. Llevada por el instinto se cubre con las manos e intenta intuir lo que la rodea a través de las rendijas que forman sus dedos. Cuando lo consigue el corazón se le para durante un instante. 

Reconoce el lugar, sí. Ha estado cientos de veces en este dormitorio, pero ahora todo parece distinto. Contiene el aliento, temerosa de que un leve suspiro pueda explotar la burbuja del sueño porque, ¿qué puede ser aquello sino un sueño?

Se incorpora en la cama con lentitud y se lleva una mano al pecho. A su izquierda, durmiendo sin sueños, él. Sus piernas todavía están atrapadas en el enredo en el que se han convertido las sábanas. Se inclina, apoyándose sobre las rodillas y descubre las ropas de ambos revueltas, como si perteneciesen a un mismo ser. De repente toma conciencia de su desnudez y se cubre torpemente con las manos. "¡Qué estupidez!", piensa. "Si no me está viendo nadie..."

No. No ahora. Pero anoche la vio. Y ella lo vio a él. Los recuerdos vuelven a su mente vívidos, tan cargados de sensaciones que ha de silenciar un gemido. ¿Cómo ha podido pasar?

No es que no lo hubiese deseado. Durante los años que había durado su amistad solo había tenido ojos para él. Desde luego, no se había dedicado a guardar fidelidad a ese amor que no era más que un deseo. Se había acostado con otros, con muchos, pero lo hacía como los que conversan en una sala de espera: para pasar el tiempo y paliar la soledad. Y ahora estaba allí, con él...¿qué debía hacer?

Una angustia la aborda de pronto. ¿Y si lo ha estropeado todo? ¿Y si el disfrute de una noche la priva de él para siempre? ¿Y si han perdido lo que tenían? Piensa en huir, como acostumbra, antes de que su amante despierte y así evitar despedidas, explicaciones y excusas. Solo que esta vez sería ella la que pediría con desesperación mal disimulada que la llamasen.

¿Qué había podido ser aquello sino un error? La noche es caprichosa y hace y deshace a su antojo con los que se entregan a ella, pero el día es el reino de la verdad y, a su luz, los sueños se disipan como la niebla. Recoge su ropa interior, su camiseta, sus vaqueros y sus deportivas y se dispone a salir de la habitación llevándose consigo el recuerdo de aquella noche maravillosa e irrepetible.

Pero no puede. Cuando su mano está ya posada en el picaporte algo la obliga a volverse y mirarlo. Entonces redescubre su sonrisa y empieza a pensar que, si aquello es una equivocación, es la más hermosa que ha cometido en su vida, así que...¿por qué no meter la pata hasta el fondo? 

Deja su ropa en el suelo con sumo cuidado y vuelve a la cama. Lo abraza, pegando su pecho a la espalda de él y comienza a besar su nuca. Mientras él se estremece ella gesta la certeza de que acaba de firmar su sentencia, de que ahora sí, no habrá redención para su alma. Pero lo que lamenta, curiosamente, es no haber tenido el valor de entregarse antes. 

Fuente


***

A veces para acertar hay que equivocarse.

Este es un relato con banda sonora. Esta, en concreto.



¿Cuál le pondríais vosotros? 


(Rosa, no me digas que Still loving you, jajajaja :*)

lunes, 17 de agosto de 2015

Agosto de 1979

-¡Abuelo, abuelo! ¿Este trofeo es tuyo?

Tres pequeños, dos niños y una niña, se acercan corriendo hasta su abuelo. El mayor de ellos lleva una copa plateada en las manos. 

-A ver... -dice el abuelo, tomando el trofeo entre las manos- "Agosto de 1979. Concurso de destreza con tractor. Segundo premio". Sí, es mío. 

-¿Es de plata, abuelo? -pregunta la niña con voz melosa.

-¡De la que cagó la gata! -responde él, y todos ríen.

-¿Y cómo lo ganaste? -pregunta el menor de los niños. 

Entonces el abuelo entrecierra los ojos y hace memoria antes de empezar a hablar.

-Eran las fiestas del pueblo y todos los años se hacía un concurso de destreza con tractor. Yo no había participado nunca, no me gustaba mucho competir con otras personas, pero aquel año me animé. Había una chica que me gustaba, ¿sabéis?

-¿La abuela?

-No, no era la abuela. La abuela llegó después. Otra chica. Quería impresionarla. Tenía pensado ganar el concurso y regalarle el trofeo, pues tampoco tenía mucho más que le pudiese regalar. Así, además, tendría una excusa para hablar con ella, invitarla a tomar una gaseosa,...No sé. 

»Cuando me llegó el turno respiré hondo, cogí mi tractor comencé a hacer el circuito. Era difícil, ¿sabéis? Había que maniobrar con el remolque puesto sin tocar ninguno de los obstáculos y haciendo cuantas menos maniobras, mejor. Estaba ya acabando cuando vi que ella me miraba. Y me despisté. Me pasé un poco y tuve que rectificar. Solo por eso quedé en segundo lugar.

Los nietos miraban atentos, deseosos de saber si su abuelo había conseguido enamorar a aquella chica con su trofeo de plata, a pesar de que todos los indicios señalaban a que no había sido así. Ellos, claro, no eran capaces de verlos.

-No me importó mucho. El segundo premio todavía era algo y tendría un trofeo. Más pequeño, pero un trofeo. Mi plan todavía podía funcionar. Así que recogí el trofeo y me encaminé hacia donde ella estaba. Entonces vi que no estaba sola. Uno de mis amigos estaba con ella. Él no llevaba ningún trofeo. Ni siquiera habría podido competir, pues no tenía tractor. Era tan poco espectacular como yo. Pero había cogido un ramillete de flores de manzanilla y se lo había ofrecido. Ella se colocó unas flores en la trenza y el resto en el escote de su vestido. Después se cogieron de la mano y se fueron de paseo. Hoy están casados.

-¡Hala, abuelo! ¡Que te quitaron la novia! -dijo el mayor de los nietos, intentando que su abuelo volviese a sonreír.

-Pues yo me habría enfadado tanto que habría tirado el trofeo -añadió su nieta.

-Yo no lo tiré. Todo lo contrario: lo puse en un sitio bien visible, para acordarme siempre de que en esta vida lo que cuenta es el arrojo, la valentía con la que luchas por lo que quieres. Así fue como conseguí casarme con vuestra abuela... ¡Siendo muy cabezón!

Todos rieron.

-¡Venga, tropa! ¿Nos vamos a dar un paseo al parque?

-¡Síiiiii! -respondieron al unísono los pequeños.

-Id a pedir permiso a vuestros padres mientras yo me calzo.

Los niños desaparecieron a todo correr, pero la pequeña quedó atrás.

-¿Pasa algo? -preguntó el abuelo.

-Abu...¿no te arrepientes de no haber sido más rápido?

La mirada del abuelo se volvió vidriosa. ¿Se arrepentía? Ah, tenía clara la respuesta. Casi clara, al menos. Por eso hacía tiempo que el trofeo estaba escondido. Pero se aferró al único consuelo que le quedaba y, mientras acariciaba la mejilla sonrosada y regordeta de su nieta respondió:

-Si lo hubiese sido a lo mejor vosotros no estaríais aquí...

La pequeña sonrió y el abuelo supo que, cualesquiera que fuesen sus heridas, esas sonrisas eran el único bálsamo que podía calmar su dolor.

***

Sé que como relato esto es una chufa, pero escribirlo era una necesidad irresistible, así que ahí queda :)

domingo, 16 de agosto de 2015

Retales musicales: 2Cellos

El viernes por la noche vi la película Si decido quedarme, basada en el libro del mismo nombre que ya reseñé. La peli está bien, y la banda sonora me pareció preciosa, genial. El sábado por la mañana estaba cocinando y demás mientras escuchaba la radio. Entonces sonó una de las canciones de la película tocada por un violonchelo. Supuse que el cosmos quería decirme algo (xD) así que pedí consejo. Y Ro, que es estupendísima y genial, me sugirió que buscase en Youtube 2Cellos. Y lo hice. ¡Gracias Ro!

¿Quiénes son 2Cellos? Pues son dos mozos que tocan el violonchelo, el nombre del grupo es bastante explicativo. Y desde mi ignorancia, creo que son absolutamente geniales, unos verdaderos virtuosos. Pero lo que tienen de especial estos muchachos es que cogen un instrumento tan encasillado como es el violonchelo, que parece tener su lugar en la música clásica, la ópera, las orquestas sinfónicas, la música de cámara,... ¡y te versionan cualquier cosa! 

Lo primero que vi, y casi no me lo creía, fue esta versión de Thunderstruck de AC/DC. 


No perdáis detalle del vídeo, que no tiene desperdicio. Porque no solo tocan genial y se lo pasan mejor, sino que además son muy "teatreros", como dijo Ro, y montan unos vídeos muy guays. ¡Ah! Y prestad atención a cómo van quedando los arcos a medida que avanza la actuación... xD

Flipada como estaba yo, acabaron de conquistarme con esta versión de The Trooper, de Iron Maiden (una de mis favoritas del grupo, junto a Fear of the Dark, que podrían hacerla también xD)


Ese momento en el que cambian al chelo eléctrico y ese punteaco. Flipante.

Tienen varias versiones de AC/DC, como Highway to Hell o Back in black. También hay alguna de Guns'n'Roses. 

Pero no queda ahí la cosa. Tienen una versión de Hysteria, de MUSE, que es alucinante. Sin más. 


O esta otra, de They don't care about us, de Michael Jackson.


O este tema mítico, de la banda sonora de Pulp Fiction...


Aunque también, si quieren, saben tocar lento y les queda precioso. Mirad qué versión de Shape of my heart, de Sting.


Y, por si alguien lo dudaba, también saben tocar música clásica. Aunque visto lo que hacen con las versiones, casi que esto parece lo "fácil". 


En fin, que a mí me han encantado. 

Y vosotros, ¿qué opináis de ellos? ¿Qué música estáis escuchando para pasar el domingo?

¡Muaaa!

sábado, 15 de agosto de 2015

Otra lista de 10 cosas.

Hace poco, gracias a Lorzagirl, llegué a este post sobre 10 cosas que a los hombres no les gusta que las mujeres hagamos en la cama. Comparto el enlace porque, oye, a lo mejor os interesa, aunque adelanto que yo no estoy de acuerdo con casi nada de lo que dice, y mucho menos con que se aplique solo a las mujeres. Lorzagirl, al contrario que el autor del post (sea quien sea, yo aún no lo tengo claro) prefirió no erigirse en portavoz del género femenino y nos deleitó con un post sobre 10 cosas que no le gusta que le pasen mientras... ehm.... juega al parchís

Yo voy a hacer lo mismo y desde mi modesta experiencia voy a dar unos consejillos que creo que no está mal tener en cuenta a la hora de acostarse con alguien para no dormir. Y se aplican a hombres y a mujeres, que la distinción ya cansa un poquito. Eso sí, como todo consejo no pedido, que se lo coja quien quiera, y quien no, pues no.

Allá vamos.

1. No estás solo/a, campeón/a. Si te acuestas con alguien (uno o varios) estás entrando en un juego de equipo. Si no estás dispuesto a encontrarte con tu compañerx (o compañerxs) a mitad de camino, hay una cosa que se llama masturbarse. De nada.

2. No estás en una peli porno (a menos que sí lo estés, claro). Con esto quiero decir que el porno es fantasía y que cualquier parecido con la realidad es una coincidencia. Que puede estar bien, sí, pero que no tiene por qué ser la norma. Así que, mozos y mozas, centraos en disfrutar y no intentéis emular a actores y actrices del porno, que luego vienen las decepciones y los disgustos. 

3. No os aburráis. Lo anterior no quiere decir que tengáis que practicar sexo "como Dios manda" únicamente, ni que no podáis probar cosas nuevas. Al contrario: el sexo no debe ser aburrido, que ya nos aburrimos bastante. Eso sí: contad con que las cosas pueden no salir como esperabais, y nadie tiene la culpa. O puede resultar que después de probar no os gusta tanto como creíais. Pues eso: ensayo/error, amiguitxs. 

4. Respeta los gustos de tu compañerx. Habrá cosas que a ti te encante que te hagan, pero que a tu compañero no le guste hacer. Igual que habrá cosas que a ti no te guste hacer, y que vuelvan locx a tu compañerx. ¡Respétalo! Eso no quita que podáis ir probando cosas nuevas, arriesgándoos un poco. Pero, en cualquier caso, no obligues a nadie a hacer algo que no desea hacer, porque el objetivo del sexo no es TU placer, sino el placer mutuo. Y si no, punto 1. 

5. Respeta el cuerpo de tu compañerx y las decisiones que él o ella haya tomado sobre el mismo. Su cuerpo no existe únicamente para complacerte ni ha de estar a tu gusto obligatoriamente. No lo/la presiones para que lo cambie si no quiere hacerlo.

6. Higiene, please. Me gustaría no tener que escribir este punto, pero...

7. Seguridad, ante todo. Puede que el condón os corte el rollo, o que estéis muy calientes, y oye, por una vez, ¿qué va a pasar? NI-DE-COÑA. Cuídate siempre según la situación en la que te encuentres. En estas cosas, como en otras, mejor prevenir que lamentar.

8. Implícate. Como ya he dicho, el sexo compartido es cosa de dos (o más). No quieras que te lo hagan todo. Experimenta, implícate, disfruta, comparte. Casi seguro que al final te resulta más satisfactorio que mirar el techo (o lo que sea que mires) y esperar.

9. Encontrad el paso adecuado. El sexo se parece bastante al baile, con la diferencia de que no hay una música común que indique el ritmo que hay que llevar. A lo mejor a uno le gusta ir más rápido y al otro más lento. Intentad ajustar el ritmo de manera que a ambos os resulte placentero, que ambos lo paséis bien. Por si alguien tiene dudas, voy a decirlo: eso no significa que tengáis que llegar al orgasmo a la vez. Y esto último no significa que, después de haber llegado tú, abandones a tu compañerx. Que hay que decirlo todo.

10. Conoce a tu compañerx. No des nada por hecho. No te apliques eso de "los hombres son..." y "a las mujeres les gusta...". No hay fórmulas que valgan para todo el mundo, así que experimenta con tu pareja y descubre qué es lo que lx excita, qué lo que lx vuelve locx. Puedes sorprenderte mucho y muy gratamente.

Pero, sobre todo, ¡disfrutad juntxs! Si no, ¿qué sentido tiene?


Por supuesto, claro, que se admiten sugerencias  a este listado ^^. ¡Comentad, comentad! :P


Faltan 30 entradas...
(Sí, el otro día me equivoqué. 
Resulta que miré el número total de entradas, contando los borradores  XDDD. 
Habrá que esperar un poco más hasta las 1000 :P)

viernes, 14 de agosto de 2015

Libro: Vayamos por partes (primera parte), de @Lorzagirl

Vayamos por partes. Supongo que todos aquí conocéis a Lorzagirl, y si no es así, ya estáis tardando. El suyo es uno de los blogs más buenrolleros e hilarantes de la blogosfera entera. Y, ¡ojo!, que es un blog con solera. Diez añitos ha cumplido ya, ni más ni menos. Y para celebrarlo, a su autora se le ocurrió hacer un libro del blog, así que montó un crowfunding que batió récords (y no me extraña). Yo en ese momento no me atreví, que la cosita está mu mala, pero a posteriori no me he podido resistir. Además, tenía excusa: una no aprueba una oposición a secundaria todos los días. Ni todos los años. Ni... Bueno, que al final tampoco me hizo falta excusa, porque me lo regaló Jack a cambio de que se lo prestase luego xD

¿De qué va el libro? 

Lorzagirl está a punto de cumplir 25 años y ya es demasiado vieja para hacer un montón de cosas guays. Vamos, que la vida casi se acaba. ¿Qué narices puede hacer una después de los 25 que merezca la pena? Pues, a ver, a lo mejor no es la gran cosa, pero puedes probar a abrirte un blog y ver qué pasa. 

Hablando del libro...

A ver, el libro es un recopilatorio de entradas del blog peeeeeeeero comentadas por la Lorz del futuro, que se ha presentado ante la Lorz de 2005 con una botella de lejía, como manda la normativa de viajes en el tiempo. Así que encontramos una entrada de blog, tan graciosa (o no, porque a veces cuenta cosas que... Lo que pasa es que te ríes, aunque te sepa mal, porque ella lo cuenta tan... tan... así... xDD) como las actuales, pero además comentada por la Lorz de 2015, que eso siempre da calidades. Hay que ver, cómo ha cambiado la vida en 10 añicos de nada. 

Yo no conocía esa parte del blog. Llegué a él hará un par de años, así que fijaos si me quedan libros que leer. Me lo he pasado pipa leyendo y he conectado mucho con la lectura, porque me he reconocido en muchas situaciones que cuenta y aún así me he reído. Que es como reírse de una misma así en diferido y en forma de simulación. Lo cual no está mal. 

Ya decía yo, lo llevo diciendo un tiempo, que el blog de Lorzagirl deberían recetarlo los médicos, porque sienta de bien que no veas. Además, dicen que la risa alarga la vida. Pues este libro deberían repartirlo también en las consultas. En serio: después de un día asqueroso (o esqueroso) este libro no te arregla la vida, pero hace que se te olvide. En serio. He estado a un tris de morderle la cabeza a mi minion para ahogar las carcajadas, pero me ha dado pena. Así que me he mordido un brazo. Y duele un poco, pero lo llevo bien xDD

Pero además de gracioso, el libro es muy didáctico. Aprendes muchas cosas. Por ejemplo:

  • Que las viej...ancianas no son de fiar. Incluso las que parecen abuelitas encantadoras. ¡Ojo con ellas!
  • Que Gato (el mío) debe de ser pariente lejano del gato de Lorzagirl. 
  • Que ser cajera de supermercado es un deporte de alto riesgo. Bueno, no es un deporte, pero sí es de riesgo. Y todo lo que sea arriesgado debería quemar calorías (en vez de quemar a la persona).
  • Que opositar no molaba hace diez años y sigue sin molar. 
  • Que los catalanes no son muy buenos en eso de destruir España.
  • A hacer una espada láser (tiritas requeridas).
  • Y, sobre todo, que lo del amor a primera vista está muy bien como reclamo publicitario, pero que a veces para encontrar amor del güeno hay que mirar varias veces. Muchas. Un montón. 
 Porque sí, amiguitos, también hay historia de amor. De hecho, el libro es un poco un "Cómo conocí a vuestro padre", pero mucho más corto, lo cual en este caso es una putada, porque el libro se hace cortísimo (y porque me he estado forzando a no leer más de cierto número de páginas para no acabármelo en un día...). Vaya, que podéis llamarme moñas, pero ayer cerré el libro entre suspiros. Ains.

Así que...¿recomendable? Al máximo. Y si tenéis dudas, echadle un vistazo al blog de Lorzagirl y a ver qué os parece. 

Os dejo un trocito...

También recuerdo muchas otras cosas que me callo para proteger mi integridad física, pero lo realmente importante es lo que no recuerdo, porque el cerebro es así y solo pulsa el botón de grabar cuando ocurre algo que considera importante.
Por ejemplo, no recuerdo que ZaraJota y yo estuvimos sentados uno al lado del otro buena parte de la noche.

 En resumen, que este libro...

5/5

Desde aquí, brindo por diez años más de Lorzagirl. Y otros diez más. Y diez más. Y... :P

Ahora voy a empezar a leer El Conde de Montecristo. A ver qué tal es el "estreno" con Dumas...

jueves, 13 de agosto de 2015

¿Por qué son buenos los ateos buenos?


El capítulo 16 del libro Los superhéroes y la filosofía se titula "Superman y Kingdom Come: la sorpresa de la teología filosófica". Lo leí en un lugar público, y la gente debió de flipar viendo cómo le contestaba al libro con muchos "¿Pero qué coño...?". Así que, como por aquí pulula mucha gente sabia quiero compartir con vosotros la idea central del ensayo para ver qué opináis y si tenéis teorías alternativas. 

En Kingdom Come Superman está hasta los cojones de los humanos, y no me extraña se ha retirado porque ha perdido la esperanza en que la humanidad pueda ser salvada. Se ha montado una granja en su Fortaleza de la Soledad y se ha convertido en un granjero alienígena. O algo. Pero Wonder Woman se presenta allí con la intención de convencerlo para que vuelva a la lucha y, si es necesario, obligarlo a base de collejas de amazona. En un determinado momento ella le dice que debe luchar para salvar a la humanidad. Y los autores se preguntan si eso es cierto (si Superman debe hacer el bien) y por qué. 

Se trata de una versión de la pregunta general sobre por qué tenemos que ser buenos, es decir, sobre cuál es el fundamento de la moral. Los autores esbozan dos respuestas, la teísta y la naturalista. La teísta es fácil: tenemos que ser buenos porque hay un Dios todopoderoso que creó el mundo y que el mundo se dirige hacia una culminación (el Apocalipsis y el Juicio Final) que supondrá el premio eterno de los justos y el castigo infinito de los injustos. En resumen: tenemos que portarnos bien porque el premio es la vida eterna en el paraíso. 

Pero luego está la versión naturalista, que niega que haya un dios ni nada que se le parezca: el mundo está gobernado únicamente por las leyes naturales.  Cito aquí un fragmento de Bertrand Russell que también se recoge en el ensayo:

Que el hombre es el producto de causas que no habían previsto el fin que estaban logrando; que su origen, su crecimiento, sus esperanzas y miedos, sus amores y sus creencias, no son sino el resultado de disposiciones accidentales de átomos; que ningún fuego, ningún heroísmo, ninguna intensidad de pensamiento y sentimiento puede preservar la vida de una persona más allá de la tumba; que todas las obras de todas las épocas, toda la devoción, toda la inspiración, toda la brillantez radiante del genio humano están destinadas a la extinción en la vasta muerte del sistema solar y que todo el templo de los logros del hombre debe, inevitablemente, ser enterrado entre los escombros de un universo en ruinas: todas estas cosas, aunque no libres por completo de disputa, son sin embargo tan próximas a la verdad que ninguna filosofía que las niegue puede confiar en perdurar. Solo dentro de la estructura de estas verdades, solo sobre la firme base de una desesperación a ultranza, puede alzarse con seguridad la morada del alma.

Bertrand Russell en Por qué no soy cristiano.

Wow. Pedazo de pasaje. Los autores lo presentan como sombrío, pesimista, lúgubre. Y señalan que, desde esa concepción, no hay base para la moral. Primero, porque si no hay Dios, ¿de dónde salen las normas morales? ¿Quién determina qué es lo bueno y qué es lo malo? Segundo, porque aunque hubiese un criterio para distinguir lo bueno de lo malo, ¿por qué tendríamos que ser buenos? Si vamos a morirnos y sanseacabó, ¿para qué ayudar al prójimo, ser justo, decir la verdad, etc.? En resumen, y lo dicen casi literalmente: si el naturalismo fuese verdad no tendríamos obligación de ser buenos. 

Pero entonces, las personas que no creen en Dios y son buenas, ¿por qué lo hacen? ¿Creen secretamente en el paraíso y se autoengañan? ¿Qué les obliga a ser buenos? 

Desde luego, no el supuesto premio que les dará Dios en otra supuesta vida. Lo malo de esta teoría es que supone que los seres humanos tenemos la misma madurez que un niño o que algunos animales, que actúan motivados por castigos y premios. No niego que sea así en muchas ocasiones, para nada. Pero no siempre. Hay personas que hacen lo correcto porque es lo correcto. ¿Por qué? Pues no lo sé, habría que pensarlo. Quizá consista en eso la humanidad, quizá sea eso lo que nos diferencia de las bestias (especialmente de las bestias humanas): en actuar bien porque es lo correcto. A lo mejor tiene más valor eso de hacer el bien por elección (no estoy obligado a ser bueno, pero decido hacerlo) que por obligación (porque si no soy bueno, iré al Infierno). Incluso si eres creyente.

Otra cuestión es de dónde sacamos las normas morales, pero hay explicaciones alternativas al hecho de que están en la mente de Dios, o que Dios las ha puesto en nosotros para que las captemos intuitivamente. La llamada Regla de Oro no requiere de un Dios para ser válida: no hagas lo que no quieras que te hagan // trata a los demás como te gustaría que te tratasen. Y es solo un ejemplo. 

Particularmente creo que el naturalismo es menos maravilloso y brillante, pero más realista. Nos invita a asumir que hacemos el bien o el mal por decisión propia y nos dice que las consecuencias de ello recaen sobre nosotros. Tenemos que vivir con el hecho de que hay gente que hace el mal y posiblemente nunca será castigada, igual que hay gente que hace el bien y nunca será premiada. No sé, será que eso de creer en la justicia cósmica no va conmigo.


Bonus track: Lo más chupiguay de este artículo es que, al final, hace una versión de la apuesta de Pascal para explicar por qué todos (creyentes o no) deberíamos ser buenos. Pascal decía que es más racional creer en Dios que no hacerlo, porque era la apuesta más beneficiosa. ¿Por qué? Porque...

  •  Si Dios no existe...
    • Y hemos creído en él, no habremos perdido tanto, solo nos habremos privado de ciertas cosas en la vida.
    • Y no hemos creído en él, habremos acertado. Y ya. 
Peeeero...
  • Si Dios existe...
    • Y hemos creído en él, el premio es la vida eterna.
    • Y no hemos creído en él , habremos perdido esa vida eterna. Y la vida eterna es, la palabra lo dice, eterna.

Por tanto, parece que la apuesta más razonable es creer. Nos arriesgamos a perdernos ciertas cosas en nuestra vida mundana si nos estamos equivocando pero, si no es así,  el premio compensa, con mucho, el sacrificio: si ganamos, lo ganamos todo y, si perdemos, no perdemos casi nada.

Pues bien, los autores de nuestro ensayo dicen algo así como que tenemos que ser buenos porque oye, quién sabe, a lo mejor el Cielo y el Infierno son reales. Así que, por muy ateo que seas, tú pórtate bien, por si acaso, que con estas cosas mejor no jugársela. 

El problema es que si uno no cree en Dios ya puede venir Pascal mismo a explicarle su argumento, que no va a empezar a creer. Soy de las que opina que la fe religiosa no sale de la razón sino de otro sitio, y que no se puede invocar mediante argumentos racionales. Y lo mismo sirve para esta manera de fundamentar la moral, pues requiere admitir al menos la posibilidad de que Dios, el Cielo, el Infierno y todo lo demás sean reales. Y si no lo crees, no lo crees. No hay manera.

Así que nada, después de este rollo... ¿por qué sois buenos vosotros? Cuando decidís hacer el bien en lugar del mal, cuando vencéis una "tentación", ¿por qué lo hacéis? ¿Opináis que es imposible dar razón de las normas morales si no hay Dios? 

(Si nadie decide opinar después del coñazo que os he metido, lo entenderé... Prometo no volver a hacer esto durante una temporada xDDDDD) **huye haciendo la croqueta**

miércoles, 12 de agosto de 2015

Peli: Hannah Arendt (2012)


Pude dedicar un rato de mis "vacaciones" a ver una película que tenía pendiente. Esa, claro, fue Hannah Arendt. Hannah Arendt fue una filósofa, originariamente alemana, posteriormente apátrida y, finalmente, estadounidense, de origen judío. Una mujer aguda, audaz, brillante. Su pensamiento ha sido muy influyente, sobre todo en el ámbito de la filosofía política, en lo referente al análisis del totalitarismo. 

Supongo que ya os hacéis una idea de que a esta mujer le pilló el nazismo de pleno y lo sufrió en sus carnes con diversas intensidades. Por supuesto, como judía, sufrió la persecución nazi, pero también tuvo que ver cómo Heidegger, que había sido profesor y amante suyo, y por el que sentía una gran admiración, mantenía una postura ambigua, si no favorable, acerca del régimen Nacional-Socialista. En este sentido, claro, no fue la única que se sintió traicionada. 

Estos aspectos, aunque no son centrales en la película, están presentes. Mediante flashbacks se introducen momentos de la relación de Arendt con Heidegger, aunque no creo que tengan un peso decisivo en la película, ni siquiera veo que sean importantes para el desarrollo de la trama central. Pero bueno, tampoco estorban. Particularmente es que me da cierta rabia que en muchas ocasiones se refieran a ella como "la amante de Heidegger", como si no hubiese hecho más méritos que ese. No oigo que a Heidegger se refiera la gente como "el filósofo y amante de Hannah Arendt". Total, todo esto para decir que la historia podría haberse contado perfectamente sin hacer referencia a esa relación, creo yo, pero bueno. Si alguien quiere hacer una peli sobre su relación quizá sería interesante, no digo que no, pero me parece que no era necesario para esta peli. Esa es, creo, la única pega que le puedo poner.

La trama central se articula alrededor del viaje de Hannah Arendt a Jerusalén, para cubrir el juicio de Adolf Eichmann, responsable del transporte de los judíos (y gitanos, y homosexuales, y disidentes, y...) a los campos de exterminio y pieza clave de la Solución Final. Eichmann fue secuestrado por el Mossad en Argentina en 1960 y llevado a Israel para ser juzgado. Supongo que os hacéis una idea de lo irregular del proceso y de los sentimientos encontrados que suscitó.  La cuestión es que era el primer juicio a un nazi desde Nuremberg y levantó muchísimo interés, como no podía ser de otra manera. Y Hannah Arendt se ofreció a The New Yorker para cubrir la noticia, saliendo de esos artículos su conocida obra Eichmann en Jerusalén. De eso va la película: del seguimiento que hizo del proceso y de las ampollas que levantó su visión del mismo, tanto por su concepto de la "banalidad del mal" como por las afirmaciones que hizo acerca de la colaboración de los líderes judíos con los nazis. Tuvo que ver como grandes amigos le volvían la espalda, incapaces de comprender su postura.

Si Jack, que también la vio, quiere dar su opinión de lego en la materia en un comentario, será bienvenida. Yo os daré la mía. A mí la película me encantó. Evidentemente, no es una película de acción, pero es interesante. Incluye, además, escenas reales del juicio de Eichmann. Y la polémica que se levanta a raíz de los artículos de Arendt es muy llamativa. A mí no deja de fascinarme que gente que ni siquiera había vivido la persecución nazi de cerca le dijese a ella cómo tenía que sentirse al respecto y por qué su visión era incorrecta. También ilustra muy bien cómo en temas de este estilo, tan polarizados y tan "canónicos" (hay dos posturas y los matices intermedios son sospechosos), los análisis profundos hechos por personas que de verdad pretenden pensar, que de verdad quieren comprender y explicar, no son recibidos de buen grado. Ejemplos de ello (a diferente escala, claro) pueden encontrarse con facilidad también hoy en día.

En fin, que a mí me gustó mucho. Eso sí,  no es una película de esas que te pones para pasar el rato, sin más. Sin embargo creo que merece la pena buscar un momento adecuado para verla.
Os dejo el trailer.

Y vosotros, ¿la habéis visto? ¿Pensáis verla? ¿La conocíais siquiera? ¿Hay alguna peli sobre la vida de alguna persona que os guste especialmente? (También vimos Tierras de Penumbra, que habla de C. S. Lewis, el autor de, entre otras cosas, Las Crónicas de Narnia, pero de esa, si acaso, ya os hablo otro día).



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...