lunes, 31 de diciembre de 2012

En 2013 quiero soltarme la melena

Por eso esta mañana me he levantado temprano y me he ido a la peluquería. Supongo que no lo sabéis -alguna de vosotras sí- pero yo llevaba un pelo bastante largo, que pasaba la media espalda.

Yo el pelo, como Finn, largo sí, pero sin lucirlo, hijas.
Pero tengo menos arte pa' arreglarme el pelo que toas las cosas, así que al final mi eterno peinado era la cola de caballo. Y estaba un poco hasta las narices. Por no hablar de lo que cuesta secarse el pelo, y demás. 



El sábado me vino la inspiración: Me voy a cortar el pelo. Pero me lo voy a cortar a lo bestia. Vamos, que la peluquera que coja mi cabeza se va a quedar a gusto.  Y quería hacerlo pronto, ya, antes de que se me fuese la idea de la cabeza. Pero, ¿iba a ser posible cortarme el pelo el día 31 de diciembre?

Pues sí. Me fui a una peluquería de la franquicia Oh my cut!, a la que ya había ido en Marzo. En aquel momento iba con la misma idea, pero sin un pensamiento muy definido, y la peluquera me aconsejó capearlo mucho para darle movimiento, pero no quitarle longitud, así que me lo dejó por media espalda. Como me vi tan bien, se me olvidó la idea de cortarme el pelo. Pero ahora ha vuelto, y no quería que me volviesen a quitar la idea. Así que he llevado una foto de como quería que me quedase el pelo al natural, cuando me lo arreglase mínimamente. Tengo el pelo rizado, con ondas grandes, así que, después de probarme varios peinados en el Hollywood makeover de la web de InStyle, este corte fue el elegido:


Me puse la foto en el móvil y me la he llevado esta mañana a la pelu. Se la he enseñado a la chica y enseguida me ha entendido: claro, una imagen vale más que mil palabras. Ha empezado a cortar, y cuando ha acabado le he dicho que apurase más. Se ha reído, diciendo que no me iban a conocer, y yo le he dicho que a lo mejor  era mejor :P

Cuando ha acabado, me ha secado el pelo con las puntas a lo loco, con mucho movimiento, y me ha puesto cera en las puntas. ¡Et voilà! ¡Nuevo look marchando! Ofrezco mis pelos sobrantes a la diosa Fortuna, a ver si en este año que entra me trata mejor que en el que se marcha.

Así que ahí va, otro propósito de Año Nuevo: decir adiós a las coletas y peinarme con un poco de gracia. De hecho, para cuando quiera llevar el pelo recogido para ir cómoda y rápido, ya tengo pensado un peinado con glamour que me encanta *_* (Es que es muy 40's-50's)


Que verse bien es muy importante, chicas. Y yo ahora necesito impulso, y si viene de mi misma, o del espejo, mejor que mejor.

Ahora mismo no puedo parar de mirarme. 

Estoy tan guapa que me entra la risilla floja, jijiji.
Para rematar, y el día no ha hecho más que empezar, he recibido una graaaan sorpresa por correo, que ya os comentaré en un próximo post. Solo diré que ya tengo la primera lectura de 2013 en la estantería. JurJurJur

¡MUAHAHAHA! ¡Temblad ante mi risa maligna y adorable!

En fin, que estoy contenta. Que se mantenga, a ver si cruzo el límite entre 2012 y 2013 así de contenta. Espero que vosotr@s también. Y espero que el post con racion extra de GIFs ayude :P

¡Muak! ¡Feliz año!


Pd: Bueeeeno... a verrrr.... que me dé una última miradita...

Oh, sí, nena...¡qué guapa eres! xD
Baja modesto, que va Bettie... xD

sábado, 29 de diciembre de 2012

Por si no nos leemos... Feliz 2013

Estamos a 29 de Diciembre todavía, y vivimos en un tiempo en el que dos días pueden hacerse eternos. Sin embargo, por si no nos leemos antes de que se acabe este año 2012, quiero dejaros ya mis buenos deseos, para que os acompañen cuando el reloj dé las campanadas.

No sé cómo habrá sido vuestro año. El mio, un poco agridulce. Sin embargo, no confío en que un año nuevo vaya a cambiar mi suerte. Al fin y al cabo, el año es una manera de dividir el tiempo como cualquier otra. Pero por pedir, que no quede. Por soñar, que no quede. Por esperar, que no quede.  Yo de momento este año me he propuesto empezar el año en dulce, con uvas de gominola. No le debo nada a la suerte. El año pasado tomé uvas y no es que me saliera muy bien la jugada. Así que acabaré el 2012 y empezaré el 2013 con buen sabor de boca, por lo menos, literalmente. 

Como ya he dicho, por desear que no quede. Así que quiero compartir con vosotr@s una antigua bendición irlandesa. 

La tarjeta a la izquierda es un escaneo de una que compré en Dublín, y que acabó en manos de una amiga. La bendición es algo más extensa. Os la dejo aquí abajo en inglés y en castellano.  La bendición tradicional corresponde al primer párrafo. El poema completo que pongo a continuación es la letra de una canción basada en el mismo.


May the road rise to meet you, 
Que el camino surja ante ti
 May the wind be always at your back.
Que el viento sople siempre a tu espalda
May the sun shine warm upon your face,
Que el son brille cálido sobre tu cara
The rains fall soft upon your fields.
y la lluvia caiga suavemente sobre tus campos.
And until we meet again,
Y hasta que nos volvamos a encontrar,
May God hold you in the palm of His hand.
que Dios te guarde en la palma de su mano.

May God be with you and bless you:
Que Dios esté contigo y te bendiga:
May you see your children's children.
Que veas a los hijos de tus hijos.
May you be poor in misfortune,
Que seas pobre en desgracias
Rich in blessings.
y rico en bendiciones.
May you know nothing but happiness
Que no conozcas más que felicidad
From this day forward.
de este día en adelante.

May the road rise up to meet you
Que el camino surja ante ti,
May the wind be always at your back
Que el viento sople siempre a tu espalda,
May the warm rays of sun fall upon your home
Que los cálidos rayos de sol caigan sobre tu hogar
And may the hand of a friend always be near.
y tengas la mano de un amigo siempre cerca.
May green be the grass you walk on,
Que sea verde la hierba que pisas,
May blue be the skies above you,
y azules los cielos sobre ti.
May pure be the joys that surround you,
Que sean puras las alegrías que te rodeen
May true be the hearts that love you. 
y sinceros los corazones que te amen.


Y, con tanto "May, May, May", viendo además los tiempos que nos toca vivir, no me puedo despedir sin un "May the odds be ever in your favor", al estilo de Los Juegos del Hambre. Pues eso, que la suerte esté siempre de vuestra parte.

viernes, 28 de diciembre de 2012

Nos vamos de excursión... a L'Oceanogràfic

Me encanta el turismo cultural. Cuando voy a una ciudad lo que me interesan son los museos, y si hay alguna biblioteca famosa. Me pirran. Pero, mire usted por donde, llevo 6 años viviendo en Valencia y la tengo a medio ver todavía. Hace ya unos años que fui a visitar el Museo de Bellas Artes Pio V. Menuda experiencia. Entramos a media mañana y salimos pasadas las 4 de la tarde. Se nos fueron 5 horas sin sentir. Qué cosas. Pero, por ejemplo, tengo sin ver el Museo de Arqueología, el MUVIM, el IVAM, ... Otra de las cosas que tenía sin ver era la archiconocidísima y megafamosa (por diversas razones, no todas ellas positivas) Ciudad de las Artes y las Ciencias. Es que desde que vivo aquí ni siquiera he ido a pasear por los alrededores. ¡Miento! Fui una vez, al concierto MTV Winter en el que actuó The Cure.  Pero era de noche. No cuenta. De todos modos, normal que lo tenga sin ver. Los precios de acceso a las diversas instalaciones son bastante prohibitivos...

Pero una, a veces, tiene suerte. Hace unos meses saqué rendimiento a mis conocimientos de religión y pude ganar un par de entradas para L'Oceanogràfic respondiendo a la pregunta: "¿Qué contiene el Arca de la Alianza?" (Tic-tac-tic-tac) Una pregunta rara, si no tenemos en cuenta que en principio las entradas eran para una exposición de Indiana Jones... Pero como se canceló antes de tiempo, nos las cambiaron por entradas para ver los pececitos. 

Las entradas caducaban en 2012, es decir, dentro de tres días. Lo hemos ido dejando, dejando, dejando... y hasta hoy. Ayer me dio el puntazo, y a Jack le pareció bien. Y allá que nos hemos ido. ¡De excursión!

La verdad es que el sitio está muy bien. Eso sí, los 28.90€ que cuesta la entrada SIN NADA (ni guía, ni una triste audioguía, ni nada por el estilo, todo se paga aparte) me parecen un tanto excesivos. Vamos, que yo he ido porque me tocaron las entradas, si no, ni flowers.

Pero eso, está chulo.Yo nunca he estado en un zoo, ni nada por el estilo, menos en un mega-acuario como éste. Así que a mí me ha parecido todo estupendo y maravilloso. Y eso que yo la fauna marina como que mejor de lejos... me da repelusillos. ¡Qué le voy a hacer! Los peces me dan cosica, y la mayoría de ellos me parecen feos.  Pero aún así me lo he pasado bien. 

He visto una morena verde.  Es un bicho tal que así (de hecho ésta es del Oceanográfico):


Es un bicho curioso, llamativo, vaya. ¡Una morena verde! ¿Quién narices le ha puesto el nombre? xD En realidad hemos visto dos, pero una tenía una pinta un poco rara... Creo que estaba de resaca.

También hemos visto caballitos de mar, estrellas de mar, dragones de mar...¡cosas de mar, vaya! Y medusas. Y unas cosas pequeñitas, que no eran medusas, pero que lo parecían, y que eran muy navideñas: tenían como luces :S  Pero no me acuerdo del nombre ni les he hecho foto... Estaban muy solicitadas. Edito: como una se toma esto en serio (juas) gracias a Jack hemos descubierto que se llaman ctenóforos:



Además, he encontrado un vídeo. Para que veáis, si queréis, los bichillos luminosos estos en acción:




Medusas psicodélicas
Hemos visto delfines, focas y leones marinos, ¡hasta un par de ballenas beluga! Tienen cara de buenas personas (Jack dixit). Y, por supuesto, tiburones. Jack se ha quedado un poco decepcionado, porque no había ningún tiburón gigante ni nada de eso. ¡Mecachis!


Nos hemos quedado sin ver las morsas... Les estaban remodelando la casita :( ¡Yo quería! Pero bueno.  También hemos visto el famoso y temible pez globo (pero no se ha globeado para mí, y mirad que he hecho fuerza con mi pensamiento, pero nada) y un cangrejo araña gigante. Estos dos bichines estaban en un acuario con especies de Japón :D

También hemos visto pingüinos juanitos. Qué cosas. Pingüinos en Valencia... En fin... Y pingüinos Humboldt. Hemos llegado a temer por la vida de uno de ellos, que estaba inmóvil, en esta postura:

Pensábamos que estaba muerto. Pero no, se ha movido al final. Solo estaba dormitando xD

Peeeero el hallazgo del día ha sido éste:

Aunque no lo veáis muy bien ¡es Nemo! Ha sido flipante escuchar como todo el mundo -incluída servidora- que se acercaba al puñetero acuario de los corales decía lo mismo: "¡Es Nemo! ¡Es Nemo!" xDD

En fin, que hemos visto muchos bichillos y muchas cosas. Y además, nos hemos hecho unas cuantas fotos en los alrededores, muy guapas. Que jolines, con esto de la crisis y de no tener un duro, como no vamos a ningún sitio, ¡no tenemos fotos!

En fin, que ha sido una mañana muy entretenida, divertida, y diferente. Nos ha dado el aire. Y falta que nos hace. Sobre todo a mí, que llevo unos días de un pocho...

(Si has llegado hasta aquí, y has aguantado este post tan pavo que me ha salido hoy, ¡enhorabuena! Te mereces un premio al aguante extremo de chorradas :P)

¡Muak!

jueves, 27 de diciembre de 2012

Mis libros de 2012

Uno de mis propósitos para 2012 fue "menos ordenador y más leer", así, tal cual. No sé si lo de menos ordenador lo he cumplido. Quizá sí a épocas. Pero lo de más leer creo que sí.  Mentalmente me dije que 50 libros sería una buena cifra. Me he quedado en 41, pero me doy por satisfecha. En los libros no importa la cantidad, sino la calidad. Lo mejor no es decir: "He leído un libro gordíiiiisimo", sino "He leído un libro bueníiiiisimo".

En 41 libros hay mucha variedad. No me atrevo a decir que hay de todo, pero hay bastantes cosas. Así que para hacer un pequeño balance sin eternizarme (o a lo mejor me eternizo, quién sabe :P), me he propuesto unas preguntas, tipo meme, para hacer un esbozo de mi año en libros. 

1.- ¿Cómo definirías tu año en libros en menos de una línea?
 Variado, sobre todo, variado.

2.- ¿Qué lectura recomendarías de las que has hecho este año...

3.- Un libro del que no esperases mucho pero que te haya sorprendido.
El abuelo que saltó por la ventana y se largó, de Jonas Jonasson. No sé, sería por el título, pero no me esperaba que fuese gran cosa. Y sin embargo, pasé muy buenos ratos leyéndolo.

4.- Un libro del que esperabas bastante y que te decepcionó.
Historia de una maestra, de Josefina Aldecoa. Supongo que esperaba algo más intrépido, más no sé. Quizá tenía las expectativas muy altas, y por eso me llevé un poco de chasco.

5.- Lo peor que has leído este año.
Los dos primeros libros de la trilogía de Grey. Cincuenta sombras de GreyFifty Shades Darker, ambos de E. L. James. Mamma mía. Qué petardo. Salió en la comida de Navidad el tema, y una prima de Jack se sintió comprendida cuando le dije que me parecía un petardo. Ella, que se sentía rara, porque todas las vecinas van como locas con el libro de marras, y a ella no le dice nada... :P


6.- Destaca algo positivo de ese libro (algo que hayas aprendido, que te haya sugerido, que te haya hecho pensar...)

He aprendido que cualquiera puede publicar un libro y triunfar con él... xD

7.- ¿Qué ha faltado este año en tu lista de lecturas?

Creo que faltan historias de terror o policíacas... El género policíaco no es que sea de mis favoritos, pero las novelas de terror o misterio sí que me gustan bastante. Supongo que este año no tocaba. Edito: Me ha faltado específicamente algo de Neil Gaiman, uno de mis escritores favoritos. Snif.

8.- De tu lista de libros cuál regalarías...
...a un niño/a? Momo, de Michael Ende.

9.- ¿Cuál te costó menos leer y por qué?
Los Juegos del Hambre, de Suzanne Collins.  Tiene mucha acción, el estilo narrativo es directo, da detalles, pero no se recrea demasiado, ... No sé. Engancha. Lo devoré.

10.- ¿Cuál te costó más leer y por qué?
 Danza de Dragones, de G.R.R Martin. Raro, porque soy muy fan de la saga. Pero supongo que el hecho de que sea larguíiisimo, y de que lo haya leído dos veces, pues hace que me cueste más. Me está pasando lo mismo con Entrevista con el Vampiro, que como sé lo que va a pasar más o menos, me cuesta mucho leer.

11.- Un libro que te hayas dejado pendiente en este 2012... 
Así, que se me ocurra de pronto, ...Fausto, de Goethe, o El Fantasma de la ópera. He estado a punto de empezarlos ambos, y no lo he hecho.

12.- ¿Algún propósito lector para 2013?
Leer tanto como este año, como mínimo. Y en cuanto a títulos: la saga de Harry Potter (preferiblemente en inglés), los títulos antes señalados, algún libro de Hannah Arendt (o algo más de filosofía, en general),  e ir intercalando clásicos de la literatura. Demasiados propósitos, creo ¬¬... jaja


En fin... Estoy muy contenta con mi año de lecturas :) 


Siempre me encantó Bella :)

Y vosotras, ¿qué? ¿Habéis leído mucho este año? ^^


martes, 25 de diciembre de 2012

Diario de una opositora: Vacaciones.

Queridos y queridas, espero que hayáis tenido una Nochebuena de lo más buena y una Navidad sin demasiado malestar de estómago. Que ya se sabe.

Yo he vuelto hace un rato de comer con la familia política. Lo típico de estas fiestas, vaya. Y ahora, mientras mi estómago intenta hacer la digestión como puede, me he sentado a escribir un poco, simplemente para anotar que he decidido tomarme vacaciones. Es más, a lo mejor las alargo hasta después de mi cumpleaños, que está cerquita de Reyes. Así, cuando toque volver, empezaré con ganas.

Al fin y al cabo, tal y como pintan las cosas este año, parece que no va a haber una convocatoria de oposiciones seria, pero además, esa convocatoria, en las comunidades que la realizan, va a ser para el cuerpo de Maestros, con lo cual, a mí, plín. Vamos, que no me corre prisa ninguna, y puedo permitirme unos días - un par de semanas- de relax y descanso.  De hacer si me apetece, pero sin obligarme. De dedicarme a leer otras cosas y a disfrutar de mi pareja, esperando que el año que viene podamos compartir menos tiempo juntos en Navidades por estar trabajando, como nos ha pasado otros años.

De todos modos, aunque el balance no es el que yo esperaría, tal y como calculé en septiembre. Me faltan 8 temas para finalizar la parte de Historia de la Filosofía. Bien es cierto que los últimos temas son algo más complicados que los primeros. Por eso mismo se me ha "roto" la previsión. En los primeros temas, cumplí los plazos esperados, pero a medida que la cosa se complicaba, fui tardando más en finalizar los temas.  En fin, como ya decía, sin prisa. 

En cuanto a mis Navidades, hasta el momento: sobrias, sencillas, pero muy intensas en emociones. Veamos cómo se van desarrollando mis vacaciones. 

¡Un abrazo!

lunes, 24 de diciembre de 2012

Esta noche es Nochebuena...

y mañana Navidad. ¡Sacad la bota bloguer@s que me voy a emborrachar!

Que no, que es broma. Que con las dos botellas de sidra que tenemos en la nevera es difícil emborracharse demasiado. Aunque a lo mejor si me lo propongo... :P Sí señores, llevo regular el alcohol. Soy de esas que con dos cervezas...


Pero no os preocupéis por mí, que sé controlarme.

Este post es breve. Lo único que quiero es desearos que paséis unas Felices Fiestas, lo hagáis como lo hagáis: solos, acompañados, con familia, con amigos, con vuestra pareja, o en una acampada en la calle. De tiros largos, en vaqueros o en pijama. En un restaurante o en casa. Con pavo, cordero o pollo. O con marisco. Con o sin regalos.Con o sin nieve. En fin, ya entendéis lo que quiero decir. En resumen, esto:

felicitación navidad


Un fuerte abrazo, y gracias por estar al otro lado de la pantalla.



domingo, 23 de diciembre de 2012

Las comparaciones son odiosas. También en educación.

Hay un dicho que reza como el título de este post: las comparaciones son odiosas. Y en efecto lo son la mayor parte del tiempo. Pero a veces son útiles como criterio, aunque no nos gusten, sobre todo cuando salimos mal parados. 

Tal es el caso de las comparativas en educación. A todos nos suena el famoso informe PISA que mide el nivel educativo de un determinado grupo de jóvenes de distintos países y en ciertas disciplinas: lengua y lectura, matemáticas y ciencias, si no recuerdo mal. Y nos suena porque se enarbola para señalar lo mal que vamos, pero además, últimamente, se enarbola para convencernos de que la inversión en educación no es rentable, que el dinero que el Estado destina a educar a los españoles no se utiliza eficientemente, y, por lo tanto (atención a la conclusión, que es curiosa), es necesario destinar menos dinero a la educación. ¿Qué pasa, que si con más recursos los resultados son malos, con menos recursos serán mejores? No veo yo la relación. La conclusión lógica es bien distinta, y desde luego, no la dicen en voz alta, aunque yo creo que si lo dijesen no pasaría nada. En este país pasan cosas muy raras. 

Conclusión final: el sistema educativo español es la peste, y sus resultados, pésimos. ¿Pésimos? Según con quién lo comparemos, claro. Si nos comparamos con Finlandia, probablemente sí. Vamos, con toda seguridad. Pero los resultados no llegan solos. A lo mejor deberíamos compararnos de manera más global. 

Empecemos por la trayectoria del sistema educativo. ¿Cuántos años lleva implantado el sistema educativo universal y gratuito en España? Mientras en otros países su sistema educativo tiene un recorrido de bastantes décadas, hasta en algunos casos ronda el siglo, en España hasta la década de 1970 no se generalizó la educación.  ¿Qué importancia tiene esto? Pues, en primer lugar, que un sistema con más trayectoria, probablemente haya ido puliendo sus deficiencias y mejorando a lo largo de los años, aparte de calar en la cultura del país. En España eso no ha pasado hasta muy recientemente, y cuidadito, que nuestro sistema educativo, más que pulirse, muda con los cambios de gobierno. Así no hay quien se aclare. Así no hay manera de que nuestro sistema educativo cale en la sociedad. No hay presupuestos estables más allá de su gratuidad en las etapas obligatorias, y eso está por ver que siga siendo así...

La segunda manera en la que influye es en la cantidad de gente con estudios básicos, medios o superiores. En países donde el sistema educativo lleva muchas décadas establecido, los niveles de analfabetismo son mucho menores que en nuestro país. ¿Fueron vuestros abuelos a la escuela? ¿Tenían el graduado escolar? ¿Sabían escribir?  Ninguno de mis cuatro abuelos sabía escribir. Alguno de ellos aprendió a firmar siendo ya bastante mayor. Ninguno de mis padres tiene titulación académica alguna, ni la básica. Mi madre fue algunos años al colegio y aprendió a leer, mi padre ni eso. Intentó sacarse el graduado escolar cuando creció un poco, pero se quejaba de que el maestro cobraba por las clases y no hacía más que hablar de fútbol, y él tenía cosas mejores en las que gastar el dinero. Aprendió a leer un poco, para defenderse, cuando quiso sacarse el carnet de conducir. Le enseñó una hermana.  Supongo que no seré la única hija de padres sin titulación académica en España. ¿Cómo no va a influir eso en los alumnos? Influye en que los padres no pueden ayudar a los hijos en muchos casos, lo que en ocasiones hace que no se impliquen demasiado en los estudios de sus hijos. ¿No tenemos eso en cuenta?

Y luego está, por supuesto, el nivel cultural. Nunca he visto a mis padres leyendo un libro. Nunca hemos ido a un museo (mentira, una vez, pero en una excursión del colegio). En mi casa empezó a haber libros cuando nosotros empezamos la escuela. Compraron un diccionario enciclopédico a uno de esos famosos vendedores, porque les convenció de que nos iba a venir muy bien. No la hemos tocado. Los libros que hay en casa de mis padres entraron después de que yo aprendiese a leer.  Eso no quiere decir que mis padres no nos enseñasen cosas. Todo lo contrario. Pero lo que podían enseñarnos poco tenía que ver con el mundo cultural o académico. A mí eso no me pasó factura, pero sí a mi hermano, que podía desmontar cualquier aparato y volverlo a montar - y hacerlo funcionar- desde bien pequeño, pero que no pudo aguantar en el instituto hasta sacarse el graduado escolar. Mi hermano es uno más en las cifras de fracaso escolar, pero no es tonto, no es incapaz. Simplemente no supo ver la importancia de aquello porque mis padres no habían estudiado y ahí estaban.  Para los niños como nosotros lo que se aprende en la escuela no tiene nada que ver con nuestro día a día. "No sirve para nada". Entonces, depende de que te guste o no. A mí me gustaba. Mi hermano prefería los tractores, las cosechadoras y las herramientas. Y pasó lo que tenía que pasar. 

Por eso, cuando alguien me habla de la igualdad de oportunidades, diciendo que los alumnos no se esfuerzan, o dice que invertir en corregir esas desigualdades es tirar el dinero, miro con odio.  ¿En serio creéis que parte del mismo punto el hijo de un abogado que el hijo de un labrador? ¿En serio creéis que un niño cuya madre puede ayudarle a hacer los deberes, revisar sus ejercicios, o simplemente, no dejarse engañar por el niño parte del mismo punto que un niño cuya madre no solo no sabe lo necesario para ayudarle sino que además, no está en casa para hacerlo porque tiene que trabajar?  ¿En serio creéis que el niño que vive rodeado de personas con estudios y cultura percibe la educación de la misma manera que el niño que vive rodeado de gente que se ha tenido que buscar la vida como ha podido? Uno percibe la escuela como un camino para algo, el otro como algo inútil. A no ser, claro, que se crea aquello de "Estudia, para que llegues donde yo no pude", que me decía mi padre. Ains, dulce inocencia.

Algunos hemos conseguido llegar a la meta, salvando las dificultades, pero otros muchos se han quedado por el camino. Es comprensible. Tenían mucho más camino que recorrer. 

Y sin embargo, nuestro sistema educativo ha conseguido que aumenten enormemente el número de titulados universitarios, de personas con estudios de FP, ha conseguido incluir a un gran número de inmigrantes en la sociedad, ha sido el rompeolas donde han chocado las desigualdades para que mojasen lo menos posible a los estudiantes. Quizá los resultados no son los mejores del mundo, pero es que nuestro sistema educativo y sus profesionales tampoco lo han tenido del todo fácil. 


Podéis echarle un vistazo a la siguiente presentación que habla sobre el informe PISA teniendo en cuenta algo más que los puros resultados.



viernes, 21 de diciembre de 2012

Podría ser tu abuela. Podría ser tu hijo.

El contenido de este post es triste, muy triste.
Piensa bien en si te conviene leerlo ahora o te va a dejar hech@ polvo.


Anoche el programa El Intermedio, de La Sexta, emitió un reportaje de Gonzo a Doña Paquita, una anciana de 70 y tantos años. Aquí podéis ver la entrevista. Se la ha calificado de demagógica, populista, de manipulación, de querer nublar la razón de la gente yendo al centro de sus sentimientos. No lo sé, no sé cuáles eran las intenciones, pero el caso es que aquí, en casa, nos golpeó de lleno. Nos dejó al borde de las lágrimas, y más allá. 

Por si no queréis ver el vídeo, os resumo. Doña Paquita es una señora mayor, con dificultades para caminar y varias patologías. Tiene que ir con cierta asiduidad al médico, pero al no poder andar, tiene que desplazarse en taxi, a 5 euros el trayecto. Además, tiene que pagar sus medicamentos, cosa que hace unos meses no tenía que hacer. Sobrevive con una pensión de trescientos y pico euros y confesó que, cuando tenía dinero para comer comía, y cuando no, pues no.

La cuestión es que Paquita trabajó durante años en empresas de servicios de limpieza, pero, como a muchas mujeres, la tenían sin asegurar la mayor parte del tiempo, y por tanto, apenas cotizó a la Seguridad Social. Por eso su paga es tan pequeña. Por ahí ha sido por donde se ha atacado a Paquita: si hubiese cotizado, otro gallo le cantaría. Pero de nuevo, criminalizamos a la víctima. Las mujeres han sido -y son- sistemáticamente extorsionadas en este tipo de trabajos para trabajar sin seguro, y si no gustaba, a la calle, ya habría alguien que cediese. Y, cuando lo necesitas para pagar la casa y dar de comer a tus hijos, lo haces. Que sí, que está muy mal, que si todos nos opusiésemos a esas prácticas no ocurrirían. También valdría que los responsables estatales de este tipo de asuntos se tomasen en serio su trabajo. Pero tenemos que bajar las críticas a la sociedad, y darnos cuenta de que a veces esas mujeres, que no estaban en regla en sus trabajos, eran las que separaban a su familia del hambre, o las que se dejaban la vida para dar a sus hijos un futuro. No está bien no cotizar, pero estas empleadas -al menos muchas de ellas- no renuncian a estar dadas de alta por voluntad propia, sino coaccionadas. Hay que verse en una situación así para comprenderlo.

La cuestión es que hay una anciana que pasa hambre y que siente que es un estorbo. Una sociedad que abandona a sus ancianos está condenada a perder mucho de sí y a cometer muchos errores.

Pero no acabó ahí la cosa anoche. Vi en Facebook una publicación de un particular. En ella aparecía esta postal navideña de un niño (o niña) de 4º de primaria. No es que diga nada malo, pero no puedo evitar tener la sensación de que algo va muy mal cuando un niño tan pequeño piensa ya como un adulto. ¿Qué desesperación no tendrán esos padres, que ha calado al niño? Yo he sabido de épocas muy malas en mi casa, pero mi hermano y yo nunca nos vimos envueltos en ellas. Pero claro, supongo que las situaciones no fueron tan malas. De hecho, como me decía mi padre la última vez que estuve en el pueblo, a él nunca le faltó trabajo -aunque fuese poco-, hasta ahora. 


Qué feas están las cosas.Y qué poca esperanza nos queda.




jueves, 20 de diciembre de 2012

He debido de ser muy buena...

... cuando los Reyes Majos, o en este caso, Reina Maja, no puede esperar al día que toca para traerme mi regalo. ¿Qué pensáis vosotras?

Hoy he quedado con una amiga de Jack, que ahora es amiga común. Una amiga, a secas, que me enrollo. Es una compañera suya de carrera, por lo tanto, una bella artista también. Hacía algunos meses que no la veíamos, y la verdad, ya tocaba ponerse al día. Llamaremos a esta amiga PequeCol, que es en realidad, su nombre artístico.

PequeCol es una artista, pero además es artesana. Estoy segura de que puede hacer cualquier cosa que se proponga, pero en estos momentos, pinta en tela. Tiene una página en Facebook en la que cuelga sus creaciones. Hay zapatillas, camisetas, bolsas,... Todo hecho a mano, por ella, con mucho mimo y esmero, que es una chica muy perfeccionista. Os animo a que echéis un ojillo :)

Pues al poco de llegar me ha dicho que tenía un paquetito para mí. Que venía de lejos, pero sin pasar por Correos. Que venía de parte de su tocaya. Y me ha cambiado la cara. Yo no sé qué he hecho en esta vida para toparme con gente no solo tan buena, sino tan desinteresada, tan generosa y tan detallista.

He abierto el paquete y ¿a que no sabéis lo que había dentro?


¿No os suena? Sip, se parece mucho a aquella bolsa que puse en mi wishlist de FNAC. Si me toca, cambio la bolsa por un regalo más para mi querida Papish, ¡qué menos! :P

Se lo merece. Porque además de "ayudar" a PequeCol con su proyecto con este encargo del que yo no tenía ni idea, también le encargó unas zapatillas pintadas. Pues le pidió -según me ha dicho PequeCol- que hiciese primero mi encargo, que dejase aparcadas sus zapatillas y diera prioridad a mi bolsa.  Y luego ese detallismo. A esta chica no se le escapa un detalle. Me dejas sin palabras, la verdad...


¡Anda que no mola mi bolsa! Voy a tener que llevarla a todas partes.  Me encanta. Para una fan de Mafalda como es la que escribe, no se me ocurre ahora mismo ningún regalo mejor.  Jó, qué contenta estoy...Qué chula es mi bolsa... Cómo mola todo... AAAARRGGG!!
Entusiasmo desenfrenado.

Para concluir con otro retal colorido, quiero informar a Perri (meison) que PequeCol va a adoptar su idea de Re-Regalarse cosas. ¡Wiiiiiiiiii! :D

Y eso es todo por hoy :P

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Poseída por el espíritu navideño.

Bueno, tampoco tanto, no hay que pasarse. No soy yo una persona muy navideña. Pero hoy apenas he abierto los ojos, como que se me ha venido todo el espíritu navideño encima. Supongo que lo habré agotado todo hoy. O quizá no. Lo sabremos mañana.

Para empezar, esta mañana me ha sobrevenido una idea para el regalo de navidad de Jack. Un regalo sencillo, con más valor simbólico que económico -mucho más-, pero con el objetivo de sacar una sonrisa.  Así que, en muy poco rato, lo he tenido solucionado. La verdad es que la idea ha sido algo evidente, en fin, que no sé cómo no se me había ocurrido antes.  Fijaos si he sido veloz, que en el rato que Jack ha estado fuera curriculeando me ha dado tiempo de comprar los regalos, envolverlos, esconderlos y además, escribir una postal navideña con una pista, que dice "Merry sweet Christmas". 

¿Qué será?¿Qué será?

Y luego están las decoraciones. Yo no soy fan de la decoración en ninguna de sus facetas. Ni la decoración a secas, ni la decoración navideña, ni de cualquier otro tipo de temática. No se me da bien. Pero como en Navidad se tolera bastante lo hortera, me arriesgo, no me da miedo meter la pata.  La campaña decorativa navideña en casa empezó hace unos días, cuando "pusimos" el Belén. En nuestra casa, mini-casa, el Belén es dibujado. Así ocupamos menos sitio, y además, a Jack no se le oxida la mano de dibujar. 

Este año hemos decidido hacer un belén subversivo. Si nos quitan la mula y el buey, pues nos inventamos el belén. Y la idea ha sido meter en un nacimiento a los personajes de Hora de Aventuras, echando fuera a los tradicionales, claro, que todos no caben. Y el resultado ha sido éste:

¿Identificáis a los personajes? :D
Pero he decididido acabar de "navidadizar" mis espacios internetiles. 

El avatar en foros y redes sociales:

Bettie Jander se pone navideña.
Y los fondos de Twitter y del blog. ¿Qué os parece?

En fin, que no sé si es el espíritu navideño, o lo de toquetear cosicas varias -y no descarto toquetear el banner del blog también-, pero estoy de un buen humor que espanta. ¡Albricias! Y que dure.

Muchos besicos a todas :)

PD: Lo que yo decía, cuando a mí me da por algo... ¡Banner navidadizado! :P




martes, 18 de diciembre de 2012

El dilema del profesor particular.

Las clases particulares son una experiencia muy gratificante. Si no lo habéis probado y os interesa la enseñanza, os lo recomiendo. Se trata de una manera de afrontar la educación totalmente diferente a cómo se enfoca en la educación reglada, en el aula. Se trata de ir superando problemas constantemente, los problemas del alumno. Por esa razón, es el alumno el que condiciona el método, el ritmo, el procedimiento,... Sí, cada profesor particular tiene su estilo, pero cada experiencia es diferente, porque en las clases particulares el alumno es lo importante. En las clases particulares los protagonistas son el alumno y la materia, y el profesor es una especie de auxiliar que los acerca.  Es un planteamiento bastante romántico, pero es como yo lo vivo.  No tengo mucha experiencia docente en un aula, y el instituto en el que yo estuve haciendo las prácticas es bastante atípico, pero creo que las clases particulares son mucho más gratificantes, o al menos, menos frustrantes. Me da la sensación de que en un aula el profesor tiene que darse cuenta de que no todas las necesidades educativas de todos los alumnos quedan satisfechas por completo.  Que no sé, solo lo imagino. Esa sensación en las clases particulares no se tiene. 

Pero las clases particulares también tienen su dificultad, y es una dificultad bastante peliaguda. El profesor particular tiene que resolver los problemas y suplir las carencias que se originan en el aula, pero sin "pisar" el aula. El profesor particular nunca debe entrar en el terreno del profesor "titular", por así decirlo, porque la salud académica del alumno puede ponerse en peligro. Así que el profesor particular tiene que ser efectivo, pero invisible,  su trabajo debe de notarse, pero sin verse. No sé si me explico. 

No soy un profesor particular...¡soy un sueeeeeño!

Y es que a los profesores titulares no les suele gustar que sus alumnos tengan profesores particulares. Supongo que se lo toman un poco como un insulto, que deducen de ello que lo están haciendo mal. Bueno, cada uno es mayorcito y capaz de evaluar su propio trabajo. A veces ocurre que, simplemente, el alumno en cuestión tiene problemas con esa asignatura en concreto porque le cuesta más, y no hay que darle más vueltas.  Pero el hecho es que a los profesores no les suele gustar. Y lo notan.Y lo peor: a veces actúan.

Hay cosas que son muy fáciles para unos... ¡pero a otros les cuestan mucho, jolín!

No es esto cuestión de la filosofía únicamente. Yo he recibido clases particulares una vez en mi vida. Fue en 4º de ESO, después de suspender el único examen de mi vida, uno de Matemáticas.  En ese momento empecé a ir los sábados una hora y media a la casa de un señor ingeniero muy inteligente, pero que, además, se explicaba fenomenal. ¿Problema? Que del mismo modo que todos los caminos llevan a Roma, varios procedimientos pueden llevar a la solución de un problema, ecuación, o lo que sea. Y claro, el profesor detectó que la menda no resolvía los problemas como él había dicho, aunque el resultado fuese el que tocaba. El broncón que me comí fue simpático. Pero no pasó nada. Más allá de la bronca, no hubo mayores consecuencias, salvo la manía que creo que el señor me cogió. Se lo comenté a mi profe particular y me explicó el otro procedimiento, y a partir de ahí, todo rodado. Con dos meses de clases particulares superé el problema y pasé de un 3.5 a un 7.5. Claro, los exámenes de matemáticas tienen una cosa buena: que si está bien hecho, no te pueden suspender, no hay pegas ni interpretaciones que valgan.  

En la filosofía pasa lo mismo, pero multiplicado. Porque claro, cada profesor tiene su visión del autor, que, aún estando dentro de la interpretación estándar, se matiza. Y esa visión no tiene por qué ser la misma que la del profesor particular. Por eso, cuando el profesor particular explica al alumno algo que no ha entendido, y el alumno lo comprende con la explicación que le ha dado éste, se queda con sus matices, y eso puesto en un examen o en un ejercicio canta bastante, se detecta enseguida.

Y luego están los ejemplos. Yo pongo muchísimos ejemplos cotidianos, tontos, cómicos. Eso sí, después de cada uno repito cinco millones de veces que no se ponga eso por escrito, ni se utilice para preguntar al profesor. Porque se nota. Los ejemplos, los trucos de los profesores particulares, mejor que queden, como decía una profesora de la carrera, off the record.  Por lo demás, y aunque trabajo los textos que los alumnos tienen que estudiar por mi cuenta, intento seguir en todo los materiales que ellos tienen - su libro de texto- y no ampliar materia a no ser que sea estrictamente necesario. Y si tengo que comerme alguno de mis matices, lo hago. Porque lo importante es el alumno y su nota, y el bolígrafo de calificar no está en mi mano.

Y éste es el dilema del profesor particular: que se note que enseñas, pero que no se sepa que existes. Y aún así, sigue siendo una experiencia fantástica.


lunes, 17 de diciembre de 2012

Vivir con menos.

Este año me he propuesto no hacerme propósitos de Año Nuevo a no ser que esté dispuesta a cumplirlos 100%. Hace un año me propuse adelgazar 6 kilos (por lo menos, que me sobran bastantes más) y aquí estoy, con los mismos 6 kilos encima. También me hice algún otro propósito que sí cumplí. Pero siempre da rabia -a mí al menos me la da- llegar a fin de año con cosas a medias. ¿Y cómo lo soluciono yo? ¿Esforzándome por cumplir lo que me propongo? Pues va a ser que no. Más bien, no proponiéndome cosas que sé de antemano que no voy a cumplir. ¿Vaga? Quizá. Pero realista también. 

Total, que mi lista de propósitos se va a reducir a su mínima expresión. Uno de los propósitos que tengo es querer a los míos tanto como hoy, y si sale, más. Eso va a ser fácil. Mi gente se hace querer. Os hacéis querer, que lo sepáis.



El otro tiene que ver con el título. Me he propuesto vivir con menos. Sí, en parte es por obligación, la realidad aprieta. Pero también quiero aprovechar las circunstancias para aprender cosas.  Quiero valorar mucho más lo que tengo, lo mucho o poco que tengo, y dejar de desear lo que no necesito. Quiero distanciarme un poco de los deseos materiales no básicos. Puede parecer un poco tonto, pero para mí tiene mucha importancia. Quizá sea un rollo un poco "místico", pero quiero sentirme lo más autónoma, independiente y autosuficiente posible de lo prescindible, de lo innecesario. 

Esto también implica cuestionarme qué quiero y qué quiero hacer realmente, sin dejarme llevar por un capricho pasajero o por un impulso momentáneo. He estado pensando en esto últimamente y me he dado cuenta de que sí, he bajado el listón en lo que refiere al precio de mis "antojos", pero no es que tenga menos. Total: al final acabo comprando o queriendo cosas que realmente no necesito, que realmente no me satisfacen, que son al final una chispa de entusiasmo que desaparece enseguida. Y no me gusta eso. No digo que esos instantes de alegría no sean válidos, pero yo ya no los quiero. Y lo mismo con ciertas acciones que se espera que lleve a cabo. Pues no. Las haré si quiero hacerlas, no porque se espere que lo haga. Ya tenemos bastantes cosa que hacer por obligación.

Ya está, lo he decidido.

Algo de esto le escribía a una amiga en una carta que le he enviado hoy mismo (;P), pero me temo que no lo expliqué bien: querida, si juntas esto y lo que te escribí, quizá saques algo en claro. Tengo una vida simple, me gustan las cosas sencillas, y quiero poner mis deseos y mis comportamientos en consonancia. A ella le ponía el ejemplo de la escritura (jó, nena, te voy a destripar media carta xD). Es una amante de todo lo relacionado con la escritura, y entiende bastante del tema (que sí, que entieeendes :P). Sabe que a mí me encantan los artículos de papelería, y empezó a compartir conmigo información sobre plumas estilográficas, tintas, papel, etc. y también material: me ha mandado viales de tinta, tinteros, y hasta una pluma de batalla chulísima. Sin embargo, yo no necesito eso. Lo agradezco, me ilusionaba, pero no lo necesito. Me he dado cuenta de que tampoco es una afición que quiera tener. No me interesa tener una pluma de tal marca, o usar una tinta de tal marca y tono. Hace unos meses compré unas cuantas plumas de 1 euro en Alcampo, y unos cuantos cartuchos de tinta de colores de la misma marca, y con ellos soy feliz. No necesito más. Disfruto más dando vueltas en una papelería que comprando las cosas o investigando sobre ellas.

Así que ese es mi propósito: vivir con menos. Disfrutar de lo que tengo, hacer solo lo que realmente quiero hacer, comprar solo lo que realmente necesito o realmente quiero comprar -no por mero capricho- y disfrutar mucho más de las pequeñas alegrías inmateriales de la vida, de los momentos cotidianos. Como cuando Jack me pone crema en las piernas o yo le acaricio el pelo. Como cuando recibo por carta unas palabras de una amiga emocionada o se las devuelvo con muchísimo cariño, poniendo en ellas tiempo y sentimiento. Como cuando me divierto maquillándome sin necesidad de estrenar, de comprar, de buscar. Como cuando pienso y disfruto leyendo vuestros blogs, o participando en foros, y cuando escribo porque realmente me apetece, sin obligación, sin deber nada. Y estudiar porque quiero estudiar, y salir cuando quiero salir, y aprender lo que quiero aprender. Y si no me satisface algo, dejarlo sin dudar (siempre que sea posible). En definitiva: hacer mi vida más simple. Y a lo mejor me equivoco, pero creo que de esta manera, también conseguiré ser más feliz. 


Si algo he aprendido de los gifs de gatos, es que a veces no necesitas un juguete nuevo. Te lo pasas igual de bien con una caja xD

Intentad que no os hipnotice... xD


Sí, me ha quedado un post incoherente y raro de narices. xD

sábado, 15 de diciembre de 2012

All I want for Christmas.

Twitter es un circo de esperpentos. Tanto, que a veces me dan ganas de borrarme la cuenta para no ver muchas cosas. Es un hecho que mi personalidad se está tornando resentida y rencorosa con gente que, por unas razones u otras, no está pasando por las situaciones de necesidad que yo estoy pasando, con esa gente que no siente la crisis. Y sé que a veces no es justo. A veces me duele esa amargura, pues algunas de esas personas son perfectamente normales, agradables, honestas, no tienen malas intenciones. Pero en lugar de alegrarme porque una persona viva ajena a ciertos aspectos de la realidad, porque, por suerte, no tiene la necesidad de ser consciente de ellos, me amargo y siento resentimiento. Sé que está mal, pero cada vez me cuesta más evitarlo.

Pero hay ocasiones en las que ni siquiera merece la pena luchar contra el odio y la mala leche que me brota de las entrañas, porque la gente que los suscita no lucha, ni lo intenta, contra su estupidez. Hoy, en Twitter, sin quererlo realmente, acabé leyendo unos cuantos twits de pijitas despreocupadas sobre el tema de la educación. Pero una cosa llevó a la otra y acabé leyendo un twit de una de ellas que no tenía nada que ver con la educación. Decía algo así como que la gente que odia la Navidad lo hace porque esta época nos obliga a ser felices...y eso les da miedo. Sí, decía obliga, y ponía puntos suspensivos para enfatizar el dramatismo.  ¿Está prohibido estar triste en Navidad? ¿Sacó el PP ese Decreto y yo no me enteré? Y luego...¿cómo que nos da miedo ser felices? Claro que sí, todo el mundo está deseando estar amargado toda su vida. En fin...



Yo no diría que odio la Navidad, pero realmente no es que me encante. No le hago ascos a los regalos, claro. Y la cena de Nochebuena tampoco está nada mal. Pero las reuniones familiares multitudinarias y demás parafernalias me dan un poco de sarpullido. Y los propósitos de Año Nuevo. Y la manía que tenemos de pedir en esta época, como si por pedir nos fueran a dar algo. Que sí, que pedir es gratis y de esperanzas también se vive. Pero ver que el tiempo pasa y los propósitos no se cumplen, y los deseos no son concedidos, ¿no os da un poco de rabia? 

Pero bueno, es la época de pedir. Y hay mucho que pedir porque nos falta mucho. Muchísimo. Así que allá voy. 

- Trabajo, que no podía faltar. Un puestecillo medio estable para Jack o para mí. Para los dos... sería demasiado pedir, casi abusar, tal y como están las cosas. Pero ya que solo pido uno, por lo menos que sea medio agradable, que no haya jornadas de 13-14 horas diarias, que no se ponga en juego la salud, que no haya coacciones ni amenazas,... Me estoy pasando, ¿verdad?

- Salud. Salud para los míos. Para mi madre y su depresión, que no tiene cura, pero que podría mejorar. Para mi hermano y sus hernias y reuma. Para mi padre y sus achaques. Para mi Jack y sus dolores. Para una amiga que me tiene preocupadilla con  problemas de salud diversos. Y para mí, que me quede como estoy. Salud, por lo menos salud, que no falte.

- Me gustaría que un conocido que tengo pueda dejar de comer sandwiches de mortadela. Se me rompe el corazón.  Es más, me gustaría que a nadie le faltase un plato caliente dos veces al día en la mesa. A nadie. 

- Me gustaría que nadie se muriese o sufriese por no recibir tratamiento para sus enfermedades. Sin importar que sea español o inmigrante, rico o pobre, parado o trabajador. Que dejen de penalizar económicamente a los enfermos también estaría bien.Que bastante tienen con lo suyo.

- Por último, y puesto que está muy mal desear la muerte a la gente, deseo que todos los gestores corruptos, que faltan al respeto a nuestra inteligencia, a nosotros mismos, que nos roban, que nos engañan - o lo intentan - y que con la tela de todos quieren hacerse buenas capas, acaben en un país cerrado, con altas murallas que no permita que emigren. Y que se apañen entre ellos. Y que los huecos que dejen los llene gente capaz, preparada y honesta. Me he vuelto a pasar. Ya lo sé.

Para no abusar, ahí lo dejo.


Pd: Ya me dijeron qué tal la entrevista. Una vez más, no hubo suerte. O a lo mejor sí la hubo. El caso es que me descartaron en la primera criba. Otra vez será.

martes, 11 de diciembre de 2012

Trabajar para vivir, o vivir para trabajar.

Ayer, como ya sabéis, tuve una entrevista de trabajo. La hice, la entrevista fue bien, fui sincera, y en fin, mostré lo que había. Otra cuestión será que yo esté a la altura de las expectativas de la empresa o del puesto. Eso lo veremos pronto. Antes del viernes sabré si sigo en el proceso de selección -con lo que tendría que enfrentarme a una segunda entrevista en inglés- o si no es así.  Seguiremos informando.

Lo que pasa es que me ocurrió algo por segunda vez. No es que yo haga muchas entrevistas, ya lo sabéis, pero en las dos últimas me han hecho la misma pregunta.  Después de enfatizar mucho, mucho, muchísimo,  el hecho de que se requiere disponibilidad total y absoluta, te hacen la pregunta:

- ¿Estás casada? ¿Tienes hijos?

¿Intenta ligar conmigo, señor entrevistador?

En la anterior entrevista se enfatizo la disponibilidad dentro de un horario, con sus turnos y demás, pudiendo trabajar sábados y domingos, pero las horas que toquen y chimpón. Me hicieron la pregunta de una manera más suavizada, respondí, y acabó la cosa. Pero en la entrevista de ayer la cosa fue más hardcore. Es uno de esos puestos de trabajo con móvil de empresa que tienes que atender sea la hora que sea, y si hay que ir presencialmente a donde sea, pues eso. Aunque estés en tu casa, en pijama, y con la mascarilla puesta.  Así que me hicieron la pregunta. Contesté que no tenía hijos, ni estaba casada -no legalmente, pero hago vida de casada, aunque eso no lo dije. Entonces, la persona que me hacía la entrevista hizo aún más hincapié, explicándome todo lo que he dicho antes de que en cualquier momento y a cualquier hora de cualquier día tengo que estar disponible, y acabó la explicación con un:

-..Y claro, si estás casada o tienes niños, pues es mas complicado.

En el momento seguí sonriendo, como una imbécil, pero me lo guardé, y luego lo comenté con Jack. Me surgieron unas cuantas preguntas. ¿Es que sólo las personas casadas y/o con hijos tienen derecho a la intimidad? ¿A la vida privada y personal? ¿Será que los solteros no tienen planes nunca? ¿No tienen amigos, aficiones, familia,...?  Me parece algo de lo más simple, porque yo puedo ser soltera, imaginadlo, pero vivir en casa con mi madre, a la que tengo que atender porque tiene una enfermedad...¿No dificulta eso más la disponibilidad total que un marido? 

¡Coooontratado!
He ido a lo fácil, al machismo, y me he preguntado...¿le preguntarán lo mismo a los hombres? Para no quedarme con la duda le he preguntado a Jack, que cuando trabaja tiene puestos de esos de "disponibilidad total" y de "más te vale responder al móvil si te llamo en tu día libre".  Y me ha contestado que sí, que a él también se lo preguntan. Pero entonces...¿qué pasa? ¿Es que las personas con familia no tienen derecho a trabajar? ¿Cómo narices van a alimentar y cuidar a esa familia? 

Lo estaba comentando con una amiga que trabaja actualmente en Londres, y que también se ha interesado por las condiciones laborales de USA, porque pensaba ir para allá. Me ha dicho que esas preguntas, en ambos países, son ILEGALES. He buscado un poco por Internet, y he encontrado este artículo. No sé si en España esas preguntas serán legales o no, pero en mi experiencia y en la de Jack son habituales. ¿Qué me contáis de las entrevistas que habéis hecho vosotras?

Hace tiempo se decía que hay que trabajar para vivir, y no vivir para trabajar, haciendo referencia a la gente que se obsesiona con el trabajo. Ahora parece que vivir para trabajar es la única opción. Al menos si quieres trabajar. Parece ser que la esclavitud no se abolió: se estaba modernizando.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Libro: España invertebrada, de José Ortega y Gasset.


La lectura es uno de mis pasatiempos, una actividad de tiempo libre. Por esa razón dedico ese tiempo a desconectar de mis quehaceres diarios. La filosofía es parte de esos quehaceres, así que cuando dispongo de un rato libre, prefiero leer una novela. Sin embargo de vez en cuando apetece leer algo de filosofía por placer y no por obligación, y cuando se trata de eso, Ortega y Gasset es una de mis apuestas seguras. Hace poco, en un debate en televisión, escuché que citaban a Ortega, y recordé que tenía pendiente de leer este libro. Será casualidad que la cita que escuché estuviese contenida en esta obra. Por cierto, hicieron la cita falseando la intención de Ortega. 

¿De qué va el libro?

En esta breve obra -ronda las 100 páginas- Ortega trata, en forma de ensayo, un problema que hoy en día sigue siendo bastante actual: lo que él llama particularismo, y que tiene que ver con los nacionalismos y las ambiciones independentistas, pero que también se da entre las clases sociales. No se trata de una cuestión catalana o vasca, sino de un problema de España misma, según el autor.

Hablando del libro...

Me ha parecido una lectura interesantísima. Para no variar. Todo lo que he leído de Ortega y Gasset me ha parecido apasionante, y a la vez ameno. Su prosa directa transmite las ideas con claridad, las hace comprensibles, accesibles para el público. Es ésta una obra que cualquier persona puede leer y comprender. No es de extrañar esto en un autor que consideraba que "la claridad es la cortesía del filósofo" y que el rigor en las investigaciones no tiene que convertirse, a la hora de comunicar las ideas, en lenguaje rimbombante plagado de tecnicismos. 

El libro ahora mismo está lleno de anotaciones, subrayados, señales, marcas... No sé leer filosofía de otra manera. Y es que este libro se presta. Es tremendamente actual, y eso sorprende, sobre todo teniendo en cuenta que se escribió en los años 20. Eso le hace a una pensar en que habremos cambiado más bien poco los españoles. Y además encontramos en sus líneas interesantes intuiciones que presagian acontecimientos que ocurrirían poco después en España, como es la Guerra Civil. 

No es que esté de acuerdo con todo lo que Ortega dice, pero sí con gran parte. Y lo maravilloso de su prosa es que, al expresarse de manera tan sencilla, puedes reflexionar a la vez que lees, puedes pensar, y si toca, disentir. 

He de señalar, sin embargo, que el ensayo, dividido en dos partes, es mucho más interesante en la primera, o al menos, así me lo ha parecido a mí. Supongo que eso es cuestión, también, del interés de cada uno. 

Si tenéis curiosidad por este tema, si queréis conocer la visión de uno de los grandes pensadores españoles, os recomiendo la obra. Estoy segura de que no os dejará indiferentes.

Os dejo un trocito...

Me costaría MUCHO, muchísimo, escoger un pasaje, así que abriré el libro por una página al azar y seleccionaré uno de los pasajes subrayados. A ver qué sale.¡Oh, mirad! Justamente ha salido la cita que escuché en el programa (parece coña xD)...

"Pica la unanimidad con que todas las clases españolas ostentan su repugnancia hacia los políticos. Diríase que los políticos son los únicos españoles que no cumplen con su deber ni gozan de las cualidades para su menester imprescindibles. Diríase que nuestra aristocracia, nuestra Universidad, nuestra industrai ,nuestro ejército, nuestra ingeniería, son gremios maravillosamente bien dotados y que encuentran siempre anuladas sus virtudes y talentos por la intervención fatal de los políticos. Si esto fuera verdad, ¿cómo se explica que España, pueblo de tan perfectos electores, se abstiene en sustituir a esos perversos elegidos?"
 
 En fin, un libro muy interesante. Anoche, al acabarlo, todavía no tenía sueño, así que empecé un libro que tengo pendiente desde hace tiempo, Las mil y una noches. Lo que ha hecho que me lance por fin a leerlo ha sido que hace un par de noches vimos la película Drácula de Bram Stoker, en la que aparece un ejemplar de las Arabian nights. No voy a leerme el libro del tirón, son 4000 páginas, aprox. Pero puedo tenerlo empezado para irlo leyendo entre libros, o mientras que se me ocurre alguna cosa que leer.


Valga esta reseña también como homenaje a la Filosofía, y como brindis: ojalá ninguno de nuestros jóvenes pase por el sistema educativo y salga sin saber quién fue Ortega y Gasset, pero lo mismo con Platón, Kant, Hume, Descartes, Marx, Nietzsche, ...



domingo, 9 de diciembre de 2012

Frivolidad

Soy una persona... cómo decirlo...quizá la palabra sea intensa. Sí, intensa en el sentido de que me suelo tomar las cosas muy a pecho, muy en serio. No es que no tenga sentido del humor, que a lo mejor sí es así, sino que cuando algo me toca, me toca mucho. Me indigno, me pongo nerviosa, me acaloro con facilidad. Me preocupo demasiado, dirían algunos. Sin embargo, yo digo que me preocupo lo justo, porque no puedo preocuparme menos, ni más. Soy así. 

El caso es que debo de ser fuerte -hace unos días mi madre me lo dijo, cuando rompí a llorar sin poderme controlar, y las madres suelen tener razón - porque no colapso. Y digo que no colapso en el sentido de que sí, me caigo, me hundo un tiempo, lloro, paso unos días malos, pero luego sigo adelante. Siempre sigo adelante. Con lo cual, supongo que soy como tengo que ser, ni más ni menos. 

Pero aparte del pataleo y el llanto tengo mis válvulas de escape, como todo el mundo. Y, como todo, lo hago a lo grande, o más bien, a lo bestia: igual que soy jodidamente intensa a veces, otras soy tan frívola que asusto. 

Pero lo necesito. Necesito mis momentos de frivolidad, de reírme de tonterías, de no pensar en nada. Una de cal y una de arena.Cuando cuento a la gente que mi manera de relajarme antes de un examen, o de una exposición, o de cualquier situación tensa, es sentarme un buen rato con mi colección de maquillaje y tunearme a gusto y con calma, escuchando música, flipan. Pero sí, así soy yo. Y tengo claro que el día de la oposición seré la más arreglada de por allí. O por lo menos, la que lleve mejor cara xD. 

Así que si pensáis que estoy atacada por la entrevista de trabajo, os equivocáis. Me he pintado las uñas con un brillo casi transparente, me las he arreglado y me he puesto una mascarilla. Me he enchufado al pc con la música y me he puseto a mirar cosillas, y a escribir este post. Y mañana, ya sabéis, ritual con pinturitas. Yo los nervios los paso antes, pero después, chute de frivolidad, y p'alante. Está bien pasar los nervios antes, y no durante, ¿a que sí? :P






viernes, 7 de diciembre de 2012

Cuando no buscas trabajo "de lo tuyo" y te llaman.

Supongo que ya lo sabéis: tal y como están las cosas no es raro que la gente busque trabajo "de lo que salga". Jack hasta se irrita un poco cuando le preguntan: "¿Y de lo tuyo?". La gente no lo hace con maldad, pero cuando es cosa sabida que el mercado laboral de "lo suyo" se mueve menos que los ojos de Espinete, la cosa suena a recochineo.

Lo de estar "a lo que salga" junto con la idea de "no me van a llamar" hace que una sea menos selectiva, o más bien, que se apunte a todo. Porque es verdad, cuando ves que hay 800 personas -y si no las hay, las habrá- apuntadas a una oferta que no es de lo tuyo, que es para personal no cualificado, tú te inscribes por probar, sin esperar que realmente te llamen. Y acaba ocurriendo que te inscribes a lugares de lo más dispares, pero no solo eso: acabas inscrita a ofertas para puestos de trabajo que ni en tus sueños más extraños te habrías visto desempeñando.  

Pero...¿y si te llaman? Y si, digamos, te has apuntado a una oferta de...dependienta de una tienda de sombreros, por decir algo, sin tener tú ni la más mínima idea acerca del producto o del negocio, y te acaban llamando para una entrevista. ¿Qué haces? ¿Cómo te comportas? ¿Qué dices?

Creo que tengo sofocos.

Digamos que algo así me ha pasado a mí. Me apunté a una oferta de trabajo relacionada con el sector del lujo. Y me acaban de llamar. No sé cómo me veréis vosotras, pero yo en el mundo del lujo me siento, o más bien me imagino, porque nunca he estado en él, bastante como pez fuera del agua. Soy una tía sencilla, de gustos sencillos y costumbres sencillas. Y ahora estoy un poco "revolucionada". Para empezar no tengo la ropa adecuada para este empleo. Creo que lo idóneo sería una ropa bastante arreglada, tipo traje de chaqueta, cosas así. Y yo, pues no tengo de esas cosas. Y bueno, pensando en posibles conjuntos, la verdad, me imagino y me veo "disfrazada", no sé, no me veo con esas pintas yendo a trabajar cada día.  Afú, qué apuro tengo.

¿Veis esto? Pues yo no tengo nada parecido.

Me voy a pasar el fin de semana pensando en qué narices me pongo y en qué moños hago el lunes. Ajú, qué apuro, hermosas.

jueves, 6 de diciembre de 2012

Si yo fuera rica...Mi Wishlist en FNAC

No sé si lo sabéis, pero FNAC organiza un sorteo para bloggers. Para participar sólo tienes que dejar volar la imaginación un poco y pensar en qué gastarías un presupuesto de 2013 euros. Si eres el agraciado/a, recibirás un vale por valor de 2013 euros para gastarlo en FNAC. Lo bueno es que ya tienes pensado en qué quieres gastarlos.¿Mola, eh?


Así que yo me he entretenido un ratico y me he puesto a hacer una wishlist para participar. ¿Queréis saber en qué gastaría ese dinero? Ju-Ju-Ju.

  1. Primero de todo, un portatilillo para Jack. El que tiene, y al que llamamos cariñosamente "chatarra" lo heredó de mí, y está ya un poquito hecho polvo. Así que este ASUS estaría bien (479€). Por ejemplo.
  2. Un miniportátil para mí, o como suelen llamarse, un netbook. Por si tengo que salir de viaje no quedarme incomunicada. No es que realmente lo necesite ahora - durante la carrera me habría venido bien - pero bueno, supongo que le sacaría partido. Sobre todo, si lo obtengo gratis.Este HP rojo (287.37€) me iría de lo más bien. Además, está en oferta.
  3. Para Jack y para mi, dos puñeteros y malditos smartphones, que parece que vivimos en la edad de piedra. Sí, la presión de grupo funciona. Dos de estos Samsung Galaxy Ace nos vendrían bien (199€ x 2).
  4. Para poder llevar muchas cosas en nuestros móviles, 2 de estas tarjetas micro SD (5.02€ x 2), para ampliar espacio.
  5. Y para proteger nuestros flamantes smartphones, 2 funditas. Éstas (11,99€ x 2)estarían bien.
  6. Vamos con el Merchandising. Para Jack: Una camiseta de los Vengadores (21.99€), una de Rescate en N.Y (20.99€), y una con el escudo del Capitán América (21.99€). Para mí, y como buena amante de las tazas, una taza de la casa Stark (16.99€).
  7. Vamos a los cómics. Primero, el cómic Valentia (18.53€), en el que una amiga guioniza una de las historias, así que, pa la saca. Y uno que tengo pendiente: Maus, de Art Spiegelman (20.81€).
  8. Una tele. Para todos esos que dicen que los pobres nos gastamos la pasta en teles de plasma. Esta tele Led de LG (269€) no es de plasma, pero nos haría buen servicio. 
  9.  Seguro que en esa tele se ven muy bien las pelis. Así que, aunque lleva conexión USB, no estaría mal ponerle un reproductor de DVD como éste Sunstech (29.67€).
  10. Y para aprovechar el aparatejo anterior, el pack en DVD de El Caballero Oscuro (28.99€) para mi Jack. 
  11. Y para darle buen uso a la tele, una consola. Hace tiempo que tengo antojo de la Wii. Así que con este dinero me iba a despachar a gusto -aunque en mi salón no sé yo si sería muy viable eso de jugar a la Wii. Cogería la consola, en este pack con el juego wii party y wii sports (149,95€); el Wii Fit plus con la Balance Board (102,95€), a ver si consigo hacer un poco de ejercicio, que soy una VAGORRA, y un mando extra con el Wii Remote (56,50€) y el Nunchuk(9.95€)
  12. Y por último, como buena friki de la papelería, y para apurar el presupuesto, me iría a la sección de papelería y me compraría cuadernos bonitos: Uno con una ilustración del Jardín de las Delicias (3.42€), uno de El Principito (5.36€), otro de Alicia en el País de las Maravillas (5.36€), dos de estos cuadernos de Ando Hiroshige (8.50€ x 2 )(uno iría para mi Papish querida, creo que le gustaría), y, aunque no es un cuaderno, una bolsa de Mafalda con una ilustración que me encanta (8.77€). Es ésta:


Todo este lote tiene un precio justo de... 2006,61 euros. No está nada mal, ¿verdad? :P

En fin, que hay que aprovechar, que soñar, de momento, es gratis. :P ¿Os animáis a particiar y hacer las vuestras?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...