martes, 31 de julio de 2012

Crónica de la defensa de un Trabajo de Fin de Máster.

Bueno, hoy me siento un poco resacosa (sí, Perri, y eso que no bebí apenas nada). No se trata de una resaca de alcohol. Tengo sensación de que es domingo. Será porque ayer fue una fiesta y esta mañana he dormido hasta más allá de las dos del mediodía. (¿Véis lo que os decía de la pereza?)

Hoy toca una crónica del día de ayer, al completo. Así que puede que el post salga larguito. El que avisa, no es traidor: es avisador. Allá vamos.

El día empezó a las 00.00, como todos los días. A mí me pilló en la cama, insomne. Ya lo sabía yo. No me encontraba nerviosa, sino más bien inquieta. "Espitosa", que digo yo. No podía quitarme de la cabeza la canción "Busca lo más vital", de El libro de la selva. El pobre se partía de la risa... total...¿qué otra cosa podía hacer?


Esa fue una de las muchas canciones que canté hasta que conseguí conciliar el suelo, siguiendo el consejo del gran señor Miyagi en Karate Kid 2: Para concentrarse hay que volver a lo más básico de la vida, la respiración. Es un buen truco, pero hasta que me acuerdo de ponerlo en práctica pasan varias horas de canciones y paridas varias.

A pesar de dormirme bastante tarde tuve que madrugar, para llevar a la secretaría de la universidad el recibo pagado de las tasas de matrícula, ese recibo que tanto tardó en llegar. Calor de muerte por el camino, colas en la secretaría,  y no voy a hacer mención a nada más. Pero bueno, sentí una gran sensación de alivio al entregarlo: una cosa más solucionada (o eso espero).

Puse rumbo a casa, más calor. Paso por una perfumería a reponer el rizador de pestañas, que había muerto justo el día antes. Me voy a casa, me ducho. Me peino. Tal que así:

Yo solica, con estas manitas. A veces soy de un torpe que asusto, pero otras me sorprendo a mi misma...

Llegó mi novio, comimos. Yo poco: una ensalada y arreando, tenía el estómago cerrado. Así que me puse manos a la obra con el ritual quita-nervios, que, por suerte, es maquillarme. Así, me arreglo y me relajo al mismo tiempo, y mato dos pájaros de un tiro. Poco maquillaje, que pareciese que no llevaba nada, pero unas pestañas marcadotas y en los labios un talisman: el Candy Apple de Revlon, regalo de una amiga que, aunque en cuerpo no pudoe estar aquí, yo la sentí MUY cerca.  Enfundarse en la ropa -rojo y  negro, mis colores, imposible no tener suerte- y salir para la facultad, abanico en mano.  Eso sí, con dons pendrives, por si uno fallaba. Sí, soy una histérica.

Nada, llegué allí, con tiempo suficiente para ver la exposición de dos de mis compañeras. Me fascinaron las dos. Además, tuve tiempo de tantear al tribunal: estaban bastante suaves (y desganados, todo sea dicho), excepto uno de los miembros, el que yo ya suponía que iba a dar más problemas. A medida que se aproximaba mi turno me iba poniendo más nerviosa. Cuando abrieron la puerta y el tutor salió con el acta de la compañera que expuso antes de mí y me dijo que entrase, ni me entretuve en preguntar a mi compañera por su nota: lo vi todo negro. Entré, nerviosa. Pero en cuanto puse el pendrive en el ordenador y oí como el presidente del tribunal me presentaba y presentaba mi trabajo, me tranquilicé. Ayudó saber que mis amigas y mi pareja habían acudido a la exposición, y también me gustó ver a mi compañera Isa, que había expuesto justo antes, sentada en uno de los asientos. Me dieron confianza. 

Empecé la exposición con mi flamante Prezi, porque el PowerPoint is too mainstream, jaja

domingo, 29 de julio de 2012

Pensamientos ante el fin de mi vida de universitaria.

Ya estamos aquí. Este momento que parecía que nunca iba a llegar. De hecho, el año pasado, cuando me licencié, pensé lo mismo: "Mira, cuando empezaste 5 años parecían tanto, y ya han pasado". Si cinco años se pasaron volando, ¿a qué velocidad pasaría un año más? 

Mañana hago la defensa pública de mi Trabajo de Fin de Máster; se trata del que puede ser el último acto de mi vida como estudiante universitaria. Eso no quiere decir que  deje de estudiar. Ahora viene lo gordo, ¡las oposiciones! jaja

Lo cierto es que, por mucho que diga que no, echaré de menos la vida de estudiante. Es algo que se me da tremendamente bien. Diría que es lo que mejor se me da. Pero no se puede ser estudiante toda la vida. Además, ahora me apetece aprender otras cosas, picotear de aquí y allá, satisfacer mi curiosidad.

¿Debería estar nerviosa? No sé, supongo que debería. Quizá esta noche, cuando me acueste, no pueda dormir. Pero de momento, no me siento nerviosa. Lo cierto es que apenas he practicado mi presentación, ni he pensado en qué preguntas pueden hacerme. Supongo que porque me he currado mucho mi trabajo y me siento bastante segura y orgullosa de él. Ya os contaré... Dicen que los valientes caen de culo...

A lo mejor no tiene tanta importancia, pero tengo la sensación de que mañana acaba una etapa de mi vida y empieza otra. Se me va a hacer raro no andar con líos de becas, matrículas y trámites administrativos cuando se aproxime septiembre. 

En fin, un brindis simbólico por el cierre de épocas, y porque las que comienzan sigan trayéndonos cosas buenas. 


sábado, 28 de julio de 2012

El arte del autobombo.

Vivimos en el mundo en el que la vanidad está muy mal vista. De hecho la palabra vanidad ya tiene cierto tinte despectivo, como soberbia o autobombo. Autoestima bien. Autobombo, mal. Es decir, quiérete, pero no te promociones demasiado. Cosas que luego tampoco funcionan en la práctica, porque en realidad lo que ocurre en el mundo es que no sólo uno hace autobombo, sino que si para parecer más alto tiene que clavarle los tacones a alguien en la espalda, pues se hace y punto. 

Creo que si todos fuesemos más con la verdad por delante, el mundo sería menos tóxico. Es decir, si alguien cree que es estupendo y fenomenal, ¿por qué va a tener que ir por ahí medio arrastrándose? Hay algo que detesto infinitamente más que la soberbia, y eso es la falsa modestia. Yo, por el contrario, admiro a los que no ocultan sus cualidades, a pesar de todo. Me parecen personas valientes que generalmente se ganan el rechazo de la mayoría. Y ojo, que una cosa es el autobombo, y otra humillar a los demás.

¿A qué viene todo esto? Pues a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012


No voy a comentar la ceremonia, no. De lo que quiero hablar es de algunos comentarios recurrentes que pude leer ayer en Twitter. Hacían referencia a que había demasiado nacionalismo británico, que si se estaban dando demasiado autobombo, etc. etc.

Y yo no podía dejar de preguntarme....¿qué hay de malo? Quiero decir... Si un país que organiza unos Juegos Olímpicos decide que la ceremonia inaugural gire alrededor de su historia, cultura, costumbres y sus logros como nación, pueblo o lo que sea...¿qué hay de malo? Me pareció un enfoque brillante. Una ceremonia como esta es una ventana abierta en todo el mundo. ¿Qué mejor ocasión para promocionar tu cultura, tu historia, tus encantos? En ningún momento creo que se despreció a ningún otro pueblo, simplemente se limitaron a mostrar sus logros, sus bondades. ¿Por qué no deberían hacerlo? Además, que se lo tomaron con bastante humor... La idea de tirar a la reina de Inglaterra de un helicóptero... ¡por favor! jaja 

Vaya, que estoy de acuerdo en que los ingleses se hicieron autobombo, pero es que además se lo hicieron MUY REQUETEBIEN. Quizá pinchar "Heroes" de David Bowie cuando aparecía la delegación británica fue demasiado, pero bueno... jaja

Lo que me da un poco de coraje es que intenté imaginarme la ceremonia en versión española, y se me acababa la historia hace bastante tiempo. Pero no creo que fuese posible, se vería demasiado mal. Además, me temo que en la parte musical pincharíamos...  ¿Vosotros os lo imagináis?

Ayer, entre tanto tweet crítico con la puesta en escena británica y su autobombo, leí uno que decía: Desearía que a los españoles les gustase su país tanto como a los británicos el suyo. Y no pude más que asentir.




viernes, 27 de julio de 2012

El mejor sitio del mundo: mi cama.

Cuando en los cuestionarios chorra (como el de ayer, por ejemplo xD) preguntan con qué pecado capital se identifica la persona a la que preguntan, queda muy bien responder que con la lujuria,  pero en mi caso eso sería mentir, y he llegado a un punto en el que, por suerte o por desgracia, no siento la necesidad de aparentar nada. Así que lo diré claramente: mi pecado capital es LA PEREZA.

pereza pecado

Hay quien me dice que en vez de sangre en las venas tengo horchata, o que tengo menos sangre que un nabo (mamá, ¡te quiero!), pero yo considero que, simplemente, me gusta tomarme la vida con calma. Y quien me conoce sabe que a veces hasta me estreso demasiado. Pero bueno, la tranquilidad y la pereza no tienen por qué estar conectadas. 

Bueno, que me pierdo. Soy una persona perezosa. Es difícil que algo me quite el sueño. Y creo que el mejor sitio del mundo es mi cama.  Hace tiempo ví un chiste gráfico en el que a alguien que se escondía bajo una mesa le preguntaban "¿Por qué te sientes más a salvo ahí que fuera?" y el escondido contestaba "Nunca me ha pasado nada malo estando aquí debajo".  Supongo que algo así me pasa a mí con la cama.  Además de ser un sitio suave, cómodo, blandito, ...por momentos se hace más atractivo. Sobre todo en esos días que medio abres el ojo y piensas: "va a ser difícil que pase algo hoy mejor que estar aquí tirado". Y eso, por desgracia, me pasa mucho últimamente. ¡Con lo placentero que es retorcerte en la cama, ahí, entre sueño y vigilia, sentir la suavidad de las sábanas... ¡MMMMmmmMMmmm!


Pero bueno, por suerte, de momento hoy no está siendo un día de esos a los que levantarse no le aporta nada:

1. Ya tengo el puñetero recibo de la Universidad que tengo que pagar para que no anulen mi matrícula. Tengo que pagarlo y presentarlo allí antes del martes. Es viernes. Lo he recibido a las dos del medio día. Pero bueno, se hará lo que se pueda. A ver si consigo pagarlo en un cajero esta tarde. No es un modo de hacerlo que me guste mucho, pero es que el banco solo coge pago de recibos los martes y jueves, por la mañana temprano. Y no me gustaría apurar hasta el martes para presentarlo. Después de todo, ya llevo esperando más de un mes.

2. Mi pareja ha sido citado para una entrevista de trabajo. Es una chorrada alegrarse por esto, ¿verdad? Una entrevista no garantiza nada. ¡Cómo de malita tiene que estar la cosa para que nos alegremos de una entrevista como si fuese un puesto de trabajo! En fin, cruzaremos los dedines.

3. Hoy es el cumpleaños de mi papi :) Aunque esto es felicidad a medias, porque estoy lejos, pero tengo que dar gracias a lo que sea que haya que darlas porque, otro año más, esté ahí.

4. Además, aunque sea una chorrada, he vuelto a bajar peso. ¡Wiii! xD

Puestos a alegrarse, nos alegraremos por todo, ¿no?



jueves, 26 de julio de 2012

ORÁCULOMUSIC, o cuestionario chorra con canciones.

Esto es una chorrada del tamaño de una catedral, perfecta para perder un rato el tiempo y echarse unas risas. Lo he visto en el blog de Perri Meison y como no hay tontunada a la que pueda resistirme, pues allá que voy.

Las instrucciones son las siguientes:

1. Coloca tu Reproductor de música en modo aleatorio.
2. Por cada pregunta, presiona el botón "Siguiente".
3. Debes escribir el nombre de la canción sin importar lo tonto que suene.
4. Puedes añadir algún comentario en paréntesis después de la canción.
¡Amo allá! ORÁCULO MUSIC, HÁBLAME. (He enlazado las canciones siempre que ha sido posible, en goear, youtube o similar)

¿Cómo te describirías?  BSO Yo estudié en la públiaca - Yadam.

(Leleleleeeiiaaa. Sí señor. Últimamente me defino mucho por lo que tiene que ver con la educación. Deformación profesional. Y eso.)


¿Qué te gusta en una persona? Corazón negro, de Avalanch.

(Bueno, supongo que sí. Que me gustan las personas con el corazón un poco oscuro, POR LA PROFUNDIDAD de sus sentimientos, no por sus malas intenciones. Y supongo que tiene que ver también con que me gustan las personas especiales, diferentes, que son ellas mismas, aunque por ello sean excluídas o incomprendidas. Y tal.)
 

- ¿Cómo te sientes hoy?  The fool on the Hill - The Beatles.

(El loco de la colina. Muy apropiado. Para qué voy a añadir nada más...)

- ¿Cuál es tu propósito en la vida? Calle esperanza, s/n - Extremoduro.
(Supongo que sí, que mi propósito en la vida, por lo menos de momento, es no perder nunca la esperanza, que no es poco.)

- ¿Cuál es tu apodo? Sultans of Swing - Dire Straits


(Estooo..... mis ganas. Es un apodo tope molón)
- ¿Qué piensan tus amigos de ti?  Opening de Game of Thrones. 

(¡Eh! Que no soy tan pesada con Canción de Hielo y Fuego... Bueno, vale, sí.)

- ¿Qué piensan tus padres?  Cómo pudiste hacerme esto a mí - Alaska y Dinarama (no Perri, no es coña XD)

( No sé qué les he hecho yo a mis padres... :( Esto me pone triste. El Oráculo Music sabe algo que yo no sé.)

- ¿En qué piensas muy a menudo? Despacito - La fuga.

(Sí, soy un poco lenta y pienso despacito. La prueba es que me han preguntado en qué pienso y no cómo. Vale, lo voy captando.)

- ¿Qué es 2+2? : Devil came to me - Dover
(Evidentemente, el oráculo music sabe lo mal que me he llevado yo siempre con las matemáticas... xD)

- ¿Qué piensas de tu mejor amigo? La sesera no va - Ska -P
(No añado nada. Mis amigos suelen estar todos un poco locos. Será porque yo no estoy muy normal tampoco.)

- ¿Qué piensas de la persona que te gusta? El príncipe de la dulce pena - Mago de Oz

(Pues sí.

"Un beso es donde tú terminas
y un abrazo tuyo, mi abrigo.
Tu boca, donde allí germina
mi delirio y mi muerte, si es contigo".)

- ¿Cuál es la historia de tu vida? Me estoy quedando solo - Marea

(O_o bueno. La historia de mi vida es una historia de idas y venidas en la que poca gente se queda. Podemos interpretarlo así.
 
"Pero todavía tengo el poderío
de ponerle lindes a este mar bravío")

- ¿Qué quieres ser de mayor? Ay de mí - EUKZ. 
 
(Po sí, Oráculo music, la cosa está muy malita.)

- ¿En qué piensas cuando ves a la persona que te gusta? La rosa negra -Transfer
 
 ("Menos mal que aún quedas tú,
entre toa esa multitud.
No hace falta ni que hablemos:
yo te entiendo y a mi tú.
Eres un claro de luz
en medio de la tormenta,
un sitio donde vivir
cuando mi vida esté muerta.
En el desierto eres mar
donde nadan mis ideas
pa no tenerme que ahogar
solo en alguna taberna.
Un soplo de libertad
mientras que cumplo condena:
tú mis ganas de reir
¡y que se jodan las penas!
Sigues siendo ese jardín
que al llegar la primavera
aunque hay flores más bonitas
prefiere su rosa negra. ") ^_^

- ¿Qué bailarás en tu boda? La estampida - Ska-P

(En mi boda tiene que sonar una canción de Ska-P, of course. Va a ser el despelote. xD)
- ¿Qué tocarán en tu funeral? Calle melancolía - Joaquín Sabina.

(No me parece mala canción para un funeral.)

- ¿Cuál es tu hobby? Please Mister Postman - The Beatles
(Pues sí, cartearme es uno de mis hobbies. xD)
- ¿Cuál es tu mayor miedo? No eternity - Blutengel.
(Hombre, no nos pongamos tan metafísicos. Aunque sí, puede darme miedo si hay o no hay eternidad, aceptamos pulpo. Aunque también puede darme miedo algo que dice la canción... Que no quede nada más que decir. )
- ¿Cuál es tu mayor secreto? The great pretender - Queen

(Ohh yes, I'm the great pretender: sí, soy la gran farsante. Toda una confesión, ¿eh? xD Pero no diré nada más sin la presencia de mi abogado.)
- ¿Qué opinas de este test?  Paraules d'amor - Joan Manuel Serrat.

(Sí, ha sido todo muy tierno y muy bonico. Sí señor.)


Como dice mi madre cuando algo le sorprende mucho: ¡Cágate lorito! ¡Menudo está hecho el Oráculo Music este! jaja

:P



Planificando el verano.

Va a sonar raro esto de ponerme a planificar el verano ahora, que estamos ya a finales de Julio, pero como sabéis, hasta hace muy poco he estado liada con el dichoso TFM (trabajo de fin de máster), así que no he querido pensar en nada que no fuese quitarme lo que me quedaba del máster de encima.Pero eso ya está casi hecho: el lunes que viene tengo que defender mi TFM, y después de eso, podré decir si soy una Máster of the Universe libre, o me toca apencar hasta septiembre.  Siendo sinceros, he de decir que tengo cierta confianza en sacar de 5 para arriba, así que he empezado a plantearme...Y luego, ¿qué?

Para mí esto es el fin de una era. Acabo mi educación reglada. No voy a intentar doctorarme, así que esto es to-, esto es to-, esto es todo, amigos.  Ahora tengo que pensar en otras cosas. Se acabó el esquema estudiar-vacaciones-estudiar. Y es una pena, porque yo en ese esquema funcionaba fenomenal. Pero yo soy una persona que tiene que tener cosas que hacer. Así que, nada, veamos qué propósitos tengo para cumplir desde Agosto en adelante.

1. Buscar trabajo. Ya estaba en ello, pero ahora, más seriamente. Sin dejar de lado el mundo de Internet, a partir de Agosto saldré con la mochila del curriculum, a hacer reparto a pata. Por no frustrarme si no hay resultados, lo miraré también como una manera de hacer ejercicio. Porque nos vamos a pasear de lo lindo. 

2. Empezar a estudiar las oposiciones. Para comenzar, me cogeré un libro de Historia de la Filosofía de 2º de Bachillerato, y me pondré a refrescarme la memoria, a organizarlo todo en mi mente, a poner cimientos para lo que venga después. Mi idea, además, es hacerme un pequeño resumen.  Supongo que ello me llevará Agosto y parte del mes de Septiembre por lo menos. Después, me cogeré el temario de las oposiciones y empezaré a ver qué puedo hacer. La verdad es que no tengo ni idea de cómo y por dónde empezar. Supongo, que, de nuevo, por la Historia de la Filosofía. Apuf. Lo cierto es que esto me da bastante vértigo. 

3. Mejorar mi inglés. Soy una valiente, y también lo haré por mi cuenta. Aunque sé que los valientes caen de culo. En fin. He estado buscando páginas en Internet, tipo red social, donde poder interactuar con otros usuarios. Además, he encontrado algún blog con cursos de inglés de diversos niveles, para trabajar la parte más teórica: gramática, tiempos verbales, vocabulario, etc.  Estoy preinscrita para 1º de Avanzado en la EOI, pero creo que no llegaré a matricularme: si consigo trabajo, será difícil que me cuadren los horarios. Y si no lo consigo, no sé si podré seguir asistiendo a la EOI, así que... 

4. Leer, leer, leer. El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho. Pues eso. A acumular capital cultural por medio de la lectura.Tengo el turbo puesto, a ver si consigo llegar a los 50 libros anuales.  ¿Seré capaz?

Creo que con esto tengo suficiente para llenar mi tiempo. Pero hay otras cosas que, más en plan hobbie, me gustaría hacer, como...

a) Escribir. No sé si escribir algo nuevo, recopilar mis relatos o mis poemas, no sé. Pero dedicarme a mi faceta de "escritora", no con un par de comillas, sino con todas las del mundo. Lo que pasa es que nunca me hago el ánimo.  :(

b) Aprender a coser. No a coser botones y bajos, sino a hacer patrones y demás. Pero no tengo ni idea y por mi cuenta lo veo bastante imposible. Además supongo que necesitaría invertir dinero en telas. Por no decir que no tengo máquina de coser. Supongo que esto habrá que dejarlo para más adelante.

Por último, a finales de Agosto/principios de Septiembre me voy unos días al pueblo, con visita al dentista incluida (glups!). No recuerdo ni cuando fue la última vez que fui al pueblo. No me extraña que cada vez que voy tenga la sensación de ser una extraña allí. Aunque, lo que de verdad me pide el cuerpo cuando voy al pueblo es quedarme en casa, salir lo menos posible, y pasar todo el tiempo que pueda con mis padres y hermano. Me hago mayor, o algo :P

Y nada, ese es el post de hoy.  Más vale tarde que nunca :P Por cierto, se aceptan consejos para cualquiera de mis propósitos XD

martes, 24 de julio de 2012

Susana y Julia.

A Julia y Susana no las trajeron al mundo: ellas llegaron. Es más, puede decirse, sin que una se equivoque ni un poquito, que decidieron cuándo y cómo querían llegar. Lo ideal hubiese sido que llegasen juntas, pero parece ser que, como buenas hermanas, no fueron capaces de llegar a un acuerdo y tres años de diferencia separaron sus nacimientos. Eso sí, nadie duda de que sus corazones estaban unidos, de que, si bien no biológicamente, en lo que tenía que ver con su alma, eran gemelas.



 Susana tenía prisa y decidió no esperar a su hermana. Una noche de Agosto,cuando observaba desde su estrella los fuegos artificiales que conmemoraban la festividad de Santa Susana, mientras oía la música alegre de la verbena y veía como la mujer que iba a ser su madre bailaba alegre y despreocupada, decidió que no quería esperarse más. Su tozudez le valió una discusión de varias horas con Julia, que ya era su hermana aunque aún nadie lo sabía. Finalmente Julia, que siempre había sido y siempre fue menos firme que Susana, no pudo sino dejarle vía libre. A las cuatro de la tarde, mientras la que sería su madre tomaba un café con una amiga, se metió en su vientre y comenzó el parto sin previo aviso. 

La repentina madre sintió algo así como un estremecimiento extraño. "Son gases", pensó, y se dirigió a la tienda a despachar manzanas, melones y aguacates. Eso fue todo lo que pudo vender antes de que Susana, con el ímpetu de sus embestidas, la hiciese caer de rodillas al suelo por el dolor y tuviesen que llevársela al médico de urgencia, a punto de dar a luz, para sorpresa de todos.

¡Pobre madre, que sin esperarlo se veía sorprendida con una pequeña! Varios días pasaron hasta que Susana convenció a su madre de que lo era. Nadie sabe lo que le dijo sin palabras, pero finalmente consiguió que la tomase en sus brazos y la amamantase. Mientras tanto, todos hablaban de la inesperada llegada y miraban a la madre con recelos, con los ojos preñados de juicios y críticas que muy pocos reprimieron. La ignorancia es muy osada. 



Como decía, tres años más tarde, Julia esperaba para nacer. Le habría gustado nacer el mismo día que su hermana, como corresponde a las mellizas, pero lo cierto es que la espera sin ella se estaba haciendo tediosa, y tres años son muchos años. Así que una noche de finales de Julio no pudo esperar más. Su madre sintió como el vientre se le hinchaba y como, de nuevo, sentía aquel extraño estremecimiento. Pero Julia no era tan ansiosa como Susana, y sus pujos fueron más calmados, casi tímidos, porque de alguna manera sabía que en la vida había mucho dolor, y ella no quería causar más. Su madre, sabiendo ya lo que ocurría, se resignó con una sonrisa a padecer los antojos y la imprevisibilidad de su segunda hija. Se acuclilló en la cama y con suspiros quedos comenzó a empujar. Cuando la abuela de Julia llegó la habitación, ella ya había asomado la cabeza. La pobre mujer montó tremendo revuelo, pues como todo el mundo, no entendía que un bebé pudiera nacer de la noche a la mañana, ni que su hija hubiera pasado 9 meses encinta sin que ella se hubiese enterado, y mucho menos, que le pasase por segunda vez.  Julia comenzó a llorar cuando la sacaron del vientre de su madre, no por dolor, ni por frío, ni por hambre, sino por el malestar que había causado a sus abuelos. Su madre la abrazó y la acercó a su pecho para calmarla, como queriendo decirle: "No te preocupes, se les pasará. Yo me ocupo de todo". 

Mientras llegaba la ambulancia y se las llevaban, Julia se preguntó por qué su hermana Susana tenía tanta prisa de llegara este mundo, en el que la gente no era capaz de comprender la magia ni aunque ocurriera ante sus ojos.


No os lo vais a creer, pero está basado en una historia real.
Anoche nació Julia, aunque no sé si ese será su nombre.
Cosas así solo pueden contarse en clave de realismo mágico.

lunes, 23 de julio de 2012

Poema: Muerte y victoria

Nos desangramos, amor, de tanto amarnos.
De buscarnos sin razón y sin medida.
No creímos nunca las amenazas del tiempo
y devoramos cada instante y cada día.

Y nos llamaron ilusos, tercos, locos,
rebeldes, inconscientes,... No sabían
que el mundo pertenece a los que roban
las flores del jardín de la herejía.

Como tú te convertiste en todo manos
yo quise transformarme en catarata,
no para huir, sino para arrastrarte
y hacer frente a tu fuerza desbordada.

Mientras luchaban las pasiones desbocadas
nos escondíamos a cara descubierta:
yo, buscando el cielo a tientas con mis labios,
tú, construyendo un hogar entre mis piernas.

Más tras el estallido nunca hay calma:
nos declaramos, otra vez, la guerra. 
Te desafío, muero de deseo,
me desangro, y aún así, gano la guerra.


  
¿Cuánto hacía que no escribía un poema? Perdí la cuenta, creo.

domingo, 22 de julio de 2012

Libro: El nombre de la rosa, de Umberto Eco.


Este libro me ha sido recomendado varias veces. La última de ellas fue un amigo, por Twitter, el que me animó a leerlo por enésima vez. Además este año, durante el máster, algún profesor lo ha mencionado como una buena lectura para los alumnos de filosofía en relación con la filosofía medieval. En fin, que ya estaba bien de posponer la lectura, ¿no?

¿De qué va el libro?

Bien, intentaré decirlo en líneas generales. Guillermo de Baskerville y su aprendiz novicio, Adso de Melk, llegan a una abadía como "avanzadilla" de un encuentro que va a tener lugar unos días más tarde entre los enviados del Papa y unos representantes de los franciscanos. Cuando llega allí, el abad, teniendo en cuenta que Guillermo había sido inquisidor, le encarga resolver un crimen que había tenido lugar en la abadía. Pero, como casi siempre, no todo es tan simple como parece y hay más secretos que desvelar de los que cabría esperar.

Ahora bien, a esta trama "detectivesca", a lo Sherlock Holmes, se unen reflexiones políticas, filosóficas y teológicas, grandes reflexiones y muy interesantes.

Hablando del libro...

Este libro tenía que vencer un obstáculo para llegar a mí. Soy una persona bastante sensible a los spoilers, si sé lo que va a pasar, la verdad es que mi interés disminuye bastante. Normalmente, si he visto la película, no leo el libro. No porque no quiera, sino porque ya no despierta interés en mí. Lo mismo me ocurre con las series de televisión, aunque en mi vida ha habido dos excepciones, que yo recuerde: la primera, con Los Pilares de la Tierra, que, había empezado y dejado a medias. Después, ví la serie, y más tarde, empecé de nuevo la novela, y la terminé. He de decir que fue fácil, porque la serie no era tan rica como la novela y siempre encontrabas algún detalle en las páginas que no había aparecido en la pantalla. La segunda excepción es este libro. Ví la película hace ya tiempo, y aunque no me acuerdo de muchas cosas, recuerdo perfectamente el final. Además, la película, por lo que recuerdo y lo que he acabado de leer, es una buenísima adaptación. 

Pues bien, empecé el libro, y al segundo capítulo, lo dejé para leer 50 sombras más oscuras, y en mala hora. Aunque lo dejé, he de decirlo, con la idea de retomarlo, realmente a esas alturas aún no me había enganchado. Pero a partir del tercer o cuarto capítulo caí a los pies del libro. Me conquistó por todo. Evidentemente, recordaba la trama detectivesca principal, pero las deducciones de Guillermo son maravillosas y fascinantes. Y en la peli se ahorran bastante de las discusiones filósoficas, teológicas y políticas. Y como podéis comprender, las discusiones basadas en argumentos son mi debilidad. De hecho, ahora mismo me invaden unas ganas de ponerme a estudiar filosofía medieval que no os las podéis imaginar.

Dicho esto, y una vez mostrada mi fascinación por la obra, he de señalar que no creo que sea un libro que todo el mundo pueda disfrutar en su totalidad. En su momento, cuando me enteré de que Umberto Eco pretendía "aligerar" la novela para acercarla a un mayor número de lectores,  pensé que era una tontería. Hoy, después de leer la novela, lo entiendo. Una trama policíaca es tragable para cualquiera. Las discusiones sobre el conocimiento por analogía o el razonamiento silogístico no.  De hecho, creo que muchas personas que han leído esta novela han pasado algunos pasajes por encima por su densidad. Podéis confesar, no voy a culparos por ello. 

Por tanto, me encantaría que todo el mundo leyera este libro, a mí me ha encantado, me ha atrapado totalmente, me ha hecho sentir, lo cual hace que para mí este libro sea una obra de arte. Sin embargo, entiendo que no es una obra que todo el mundo pueda disfrutar, debido a su densidad. Pero si consideráis que este libro es mucho para vosotros, yo no os diría que leyeseis la versión simplificada (no sé si existe ya, o si existirá, o qué), sino que os miraseis la peli. Rara recomendación, acabar una reseña de un libro recomendando una peli. Pero eso es lo que hay... :P

Os dejo un trocito...

"Porque no todas las verdades son para todos los oídos, ni todas las mentiras pueden ser reconocidas como tales por cualquier alma piadosa, y, por último, los monjes están en el scriptorium para realizar una tarea determinada, que requiere la lectura de ciertos libros y no de otros, y no para satisfacer la necia curiosidad que puedan sentir, ya sea por flaqueza de sus mentes, por soberbia o por sugestión diabólica."

Ya sabéis, la curiosidad mató al gato... :P

En fin, esta noche me re-veo la película, que me apetece mucho. :)

viernes, 20 de julio de 2012

La educación no es un lujo, es un derecho.

O eso dicen al menos la Declaración Universal de los Derechos Humanos (Art. 26) y la Constitución Española (Art. 27). Pero parece ser que la Constitución en este caso no es un instrumento tan socorrido como cuando se apela a ella para cuestiones que afectan mucho menos a los españoles, como la cuestión de la monarquía. Lo que quiero decir es que poner en cuestión o intentar debatir sobre algunos de los artículos de la Constitución en este país parece un crimen, mientras que atentar abiertamente contra otros es justificable e incluso defendible. Y aquí no pasa nada.

mafalda derechos humanos


¿A qué viene esta reflexión? Pues a que el actual Gobierno sigue dándonos sorpresas con la subida del IVA. Nos quejábamos de que aplicar el 21% de IVA a los espectáculos como el cine o el teatro era un hachazo a la cultura.  Pues se ve que han dicho: váis a llorar y con razón, como amenazaba mi madre cuando me ponía a lloriquear. Han subido el IVA del material escolar del 4% (tipo superreducido) al 21% (tipo general). Vamos, 13 puntos de IVA de un día para otro (entra en vigor el 1 de Septiembre, justo antes de que comience el curso escolar). A esta subida se escapan los libros de texto y algún producto más, y menos mal, porque los libros de texto ya tienen precios prohibitivos. Pero cuadernos, carpetas, pegamento, tijeras, bolígrafos, lápices, ceras de colores, plastilina, ... suben. ¿Es o no es esto un atentado a la educación? ¿Castiga o no castiga a los más desfavorecidos? ¿Favorece o no que la brecha entre pobres y ricos -ya no me corto en usar estas palabras- se abra aún más? 

Y digo yo...¿no es suficiente con los golpes que se ha dado a la educación en los últimos meses? Aumento de ratios en las aulas, aumento de las horas lectivas a los profesores, despido masivo de profesores interinos, eliminación de itinerarios de bachillerato en algunos institutos, eliminación o reducción drástica de muchas ayudas para los libros de texto, ... ¿No se le está poniendo especialmente difícil a las familias que sus hijos tengan una educación satisfactoria? 

educación derecho

Podrían haberse ahorrado esa medida, y subir el IVA a los yates, por ejemplo. Sin embargo, creo que hay una razón: el gobierno de Rajoy sigue un utilitarismo inverso: en lugar del mayor bien para el mayor número, joder al máximo a cuantos más, mejor. De ese modo, lo que se ha llamado el 99% soporta sobre sus hombros el peso de la incompetencia y la ineptitud de los políticos así como su avaricia y la de los ricos y especuladores.  Esto queda perfectamente claro en las declaraciones de Montoro de hace unos días: como en España no todo el mundo paga el IVA, subimos el impuesto para perjudicar a los que sí lo pagan, en lugar de castigar a los evasores (podéis ver las declaraciones aquí, por ejemplo). Lo cual, por lo que se ve, es parte de la política fiscal del gobierno del PP: castigar a los que pagan y hacer agravios comparativos, facilitando amnistías fiscales a los que defraudan. 



Un día, espero que no muy lejano, seré profesora (no desisto, no pienso desistir). Y si tengo suerte, cumpliré mi sueño de ser profesora en un instituto público. Y si esto sigue así, tendré que lidiar con chavales que tengan dificultades para conseguir su material escolar. Que apretarán las letras en los renglones para aprovechar más el papel. Que sabrán bien lo que cuesta una caja de lápices de colores y que mirarán los subrayadores de colores con ojos de deseo. Que creerán que la educación no es un derecho, sino un lujo, y en razón a eso, los artículos que la misma requiere, no son necesidades, sino caprichos. 

biblioteca pública


En fin, cada vez que dan un golpe así a la educación pienso en mi padre, y en Malcolm X. Malcolm X era un estudiante modelo y quería ser abogado -aptitudes no le faltaban- pero un profesor racista le dijo que no dijese disparates...¡un negro abogado! Que mejor se dedicase a la carpintería, como San José, un oficio mucho más propio de un negro. Mi padre no es negro y siempre que puedo presumo de que es la persona más inteligente que conozco y apenas sabe leer y escribir. Si hubiese tenido estudios ahora sería ingeniero, estoy segura, porque sin ellos es capaz de construir e idear utensilios de lo más variopintos. Pero no los tuvo. Mi padre no tiene ni siquiera los estudios básicos. Como él, muchos pobres de su generación podrían haber sido grandes médicos o investigadores, profesores, abogados, científicos, políticos incluso. Pero no tuvieron la oportunidad. Pues, como decía, cada golpe a la educación me recuerda a esas circunstancias y me hace pensar cuantos niños y jóvenes de hoy y de las próximas generaciones quedarán por el camino, cuántas enfermedades quedarán sin cura o cuántos avances serán pospuestos por estos recortes y subidas. Y cuántos ineptos más tendremos que aguantar, simplemente porque tenían el dinero suficiente para llegar a la cima, aunque sus capacidades (intelectuales, creativas, emocionales,...) no fuesen mejores que las de otros. Solo por tener más dinero. 

Y me pongo tremendamente triste.

recorte educación

jueves, 19 de julio de 2012

Cosas de gremlins.

Supongo que sabéis lo que son los gremlins: unos bichejos malignos que estropean las cosas. A lo mejor los conocéis por la película pero lo cierto es que la leyenda es más antigua, y la versión más popular parece venir de la II Guerra Mundial: se supone que los gremlins saboteaban los aviones y les hacían caer. Pero no solo sabotean aviones: pueden sabotear cualquier tipo de aparato, como nos enseñaron Los Simpsons.

gremlin simpson
Gremlin saboteando el autobus escolar de la Escuela Primaria de Springfield.
La pena es que los Simpsons no dicen como ahuyentarlos, porque, hermosos y hermosas, tengo gremlins en casa. Si no no me explico que, sin acabar de salir de un inconveniente, me salga otro. Pero los gremlins de mi casa no se contentan con los aparatos electrónicos: le pegan a todo. En los últimos meses, que yo recuerde, se nos ha roto el calentador de agua, nos ha salido una gotera, el sofá se nos ha estropeado varias veces, el armario del cuarto de baño ha estado cerca de abrirme la cabeza un par de veces, y, en los últimos tiempos, el plato del microondas decide, por voluntad propia, si gira o no gira. Hay unos cuantos refranes que aluden a esto, como "a perro flaco, todo son pulgas", aunque en este momento no recuerdo ninguno más. En fin, el refranero recoge lo que racionalmente no se ha sabido explicar: ¡¡¡GREMLINS!!!

Los Gremlins viajan a la URSS: Kremlins

Además, tienen cierto interés en hacerme la vida imposible, porque siempre obran cuando estoy yo cerca: si enciendo yo el microondas, el plato no gira; si abro yo la puerta del armario del baño para coger la hidratante, el armario se descuelga (repito, DOS VECES en los últimos meses, y a mí las dos). El sofá siempre se rompe de mi lado. En fin, que es bastante mosqueante, para qué voy a decir otra cosa.

Me pregunto qué tipo de gremlins serán. Vista la fijación que tienen conmigo creo que son gremlins-hembra. Supongo que estarán enfadadas porque en varias ocasiones he comparado a las dependientas de algunas tiendas de maquillaje con ellas. Supongo que las féminas sabrán a lo que me refiero. Y supongo que a las pobres gremlins no les ha hecho gracia semejante comparación.

Gremlin hembra, bastante mejor maquillada que muchas dependientas de maquillaje y  cosmética.
Que en fin, no sé si las gremlins leerán este blog, pero si lo hacen...¡¡¡PERDÓN!!! ¡¡Lo siento de veras!!

Sin ánimo de ofender a las gremlins, ¡es que tengo mala suerte! No se me aparecerá un Gizmo, cantarín, suave, simpático y bueno, no...



¡Mirad qué cara de bueno tiene!

En fin, habrá que tomarse los problemas con algo de humor, ¿no?


miércoles, 18 de julio de 2012

No quiere decir NO. El machismo sigue ahí.

Ayer llegó a mi muro de Facebook, compartido por una amiga, un cartel en contra de las agresiones sexuales. El cartel provenía de la Librería Delirio (sí, como el personaje de Sandman), y la que sale en el mismo es la misma Delirio. El cartel es el siguiente:

no quiere decir no
El comentario que acompañaba al cartel originalmente era: "...esta mañana leyendo el blog de una amiga, me he visto obligado a hacer el cartelito... ante la agresión machotera, Delirio se enfada....(y mucho)"
Pues bien, el cartel, que me parece bastante bueno, ha ido rodando por la red social y ha llegado a una página de humor. Hoy he leído un comentario de una amiga, la chica que lleva el blog La libélula negra, que considero una tía inteligente, sensata y serena. El comentario decía, básicamente, que estaba flipando con los comentarios machistas que había en el cartel publicado en esa página de humor.  Ni corta ni perezosa me voy allí, con un poco de incredulidad: creo que no es una cosa como para frivolizar y que está bastante clarito lo que quiere decir, ¿no?

Pues una vez allí me he encontrado comentarios del tipo: "Va, si todos sabemos que no quiere decir Sí, o insiste más", o "No es no, pero se visten como putas", o "Su boca dice no, pero sus ojos dicen sí", o "¡Vaya con las feminazis! Esto forma parte del juego del cortejo..." 

Ante estas afirmaciones, y otras cuantas, pero de estilo parecido, una monta en cólera. ¿Cómo es posible que en el año 2012 la gente todavía diga esas cosas? Aunque no sé por qué me extraño... En mi vida me he topado con más de uno de estos que no entiende la lengua castellana. Por suerte, no siempre la cosa ha llegado "a las manos". Pero, igualmente, la cosa es muy molesta. Por eso me hace gracia que en el post se defiende al "pesado de discoteca", que no es un agresor. Bueno, no hace falta violar a alguien para estarlo acosando, y si una tía te dice que no, hacer el baboso es degradante para tí y molesto para ella. Evidentemente, hay un juego de cortejo, pero en el mismo una parte fundamental es que, entre ambas personas, se mantenga el respeto y se sepa jugar con las distancias: babosear a una persona no es cortejarla. 

No soy ninguna feminazi, de hecho me han llamado machista muchas veces. No considero que la relación entre hombres y mujeres tenga que ser siempre fría y racional, ni creo que los piropos o apreciaciones hacia el físico de una mujer sean machistas, ni a la inversa: el tema es que, como en todo, hay grados y formas. Y cuando una persona está importunando a otra, cuando el juego del cortejo deja de ser agradable o tolerable para uno de los dos miembros, hemos pasado del cortejo al acoso, y eso no es defendible, en mi opinión. Evidentemente, tampoco se trata de una agresión sexual, en eso estamos de acuerdo.

Y luego las alusiones a la vestimenta. ¿Que una mujer lleve escote y deje ver parte de su pecho te legitima a tocarlos? Ha habido un comentario bastante simpático: "la gente va por ahí enseñando sus smartphones y eso no te legitima a quitárselos". Es como si la única mujer digna de respeto es la que se cubre totalmente. (Va a resultar que al final compartimos prejuicios con los machistas musulmanes que lapidan mujeres, ¡oiga!) En fin, tópicos y frases trasnochadas que me hacen sentir vergüenza ajena.



Pero hay algo más. Me ha hecho gracia que la gente dijese que vaya manera de rechazar una agresión, con un cartel en el que la chica agrede al chico, es decir, incitando a la violencia.  Ante eso no he podido resisitirme, quizá por mis circunstancias personales.  En mi vida he sido víctima de dos intentos de agresión sexual. Por suerte, ninguno de los dos llegó a consumarse. En uno de los casos, por intervención de un tercero; en otro, porque golpeé al agresor y eché a correr. ¿Me arrepiento de esa patada? En absoluto.  Según esos comentarios, ¿cuál sería la actuación correcta cuando te ves envuelta en una agresión sexual? ¿Insistir en que, por favor, respeten tu decisión y tu cuerpo? Pues lo digo así de claro: la mujer debería ser capaz de defenderse, y si en una situación así, es capaz de morder, golpear o dejar ciego a su agresor, con tal de huir, está legitimada a hacerlo, en mi opinión. Por desgracia, no siempre se reacciona con la fuerza, contundencia o frialdad necesarias. El miedo, en muchas ocasiones, te da el coraje que nunca has tenido -como es mi caso-, pero en otros te paraliza y es fatal. Lo que, desde luego, no me parece correcto, es atacar a la víctima que supo o pudo defenderse. Eso sí que no.

En fin, llegados a este punto, doy gracias porque el hombre con el que comparto mi vida supo cortejarme como ya casi nadie lo hace: con respeto, con calma, compartiendo momentos, avanzando poco a poco, e incluso en ocasiones, frenando mis pies. Y sobre todo, respetándome.


Pd: A la chica de la que hablaba al principio, que ha comentado de manera bastante racional todos los improperios y sandeces que se han dicho en esa foto, le han llegado a decir que se tome un Lexatín: otro tópico, la mujer que no es sumisa y serena, es una histérica. En fin.



Retales musicales: Princesa, de Joan Manuel Serrat

Dedicada a todos los padres obreros de princesas y príncipes, a todos aquellos que lucharon por dar a sus hijos lo que ellos no pudieron tener, esperando que su futuro fuese más prometedor que el presente de ellos. Y dedicada, claro, a todos los príncipes y princesas hijos de obreros que supieron, desde pequeños, lo que cuesta un cuaderno, un libro, un lápiz. Que hicieron que el esfuerzo de sus padres mereciera la pena. Y que ahora, quizás, se sientan engañados. Como sus padres.


Tú no, princesa, tú no.
Tú eres distinta.
No eres como las demás
chicas del barrio.
Así los hombres te miran
como te miran.
Así murmura envidioso
el vecindario.

Tú no, princesa. Tú no.
Tú eres la rosa
que fue a nacer entre cardos
como revancha
a un arrabal despiadado
en donde el día
se ocupa de echar por tierra
toda esperanza.

Tú no has de ver consumida,
cómo la vida
pasó de largo,
maltratada y mal querida,
sin ver cumplida
ni una promesa,
le dice mientras
cepilla el pelo
de su princesa.

Tú no, princesa, tú no.
Tú no has nacido
para pasar las fatigas
que yo pasé
sacándole el dobladillo
a un miserable
salario que no alcanza
a fin de mes.

Tú no, princesa, tú no.
Por Dios lo juro:
tú no andarás de rodillas
fregando pisos,
no acabarás hecha un zarrio
como tu madre,
cansada de quitar mierda
y de parir hijos.

Tú saldrás de esta cochambre
de muertos de hambre.
Ya me imagino
la cara de las vecinas
cuando aparezcas
en limusina
a por esta vieja
le dice mientras
cepilla el pelo
de su princesa.

Tú no, princesa, tú no:
Vuelve temprano...
Y la sigue un paso atrás
hasta la calle,
planchándole con la palma
de la mano
una arruga que el vestido
le hace en el talle.

Y, como quien ve a la Virgen
subir al cielo,
la ve alejarse
camino a su primer casting
para un anuncio
en televisión.
La nena vale,
la nena estudia
danza moderna
y declamación.

martes, 17 de julio de 2012

Aventura: Salir de Yoigo. Capítulo 2: La liberación fallida.

Como ya os conté en este post, pedí el código de liberación para mi móvil a Yoigo, la empresa con la que ahora mismo tengo contratado el servicio de telefonía móvil. He hecho lo mismo otras veces con otras compañías, también en Yoigo: al acabar mi permanencia, pedir el código de liberación, porque entiendo que el móvil lo he acabado pagando. Nunca he tenido problemas con eso. Hasta ahora, claro. Y me toca la moral que haya sido con Yoigo, precisamente porque ha sido la compañía en la que más a gusto he estado: una cosa que empezó por un problema económico (las tarifas de Yoigo ya no se adecúan a mis necesidades) ha acabado en una amarga ruptura, con decepción incluída.

Ayer, después de más de un mes de espera por el código de liberación del móvil, varios mensajes a atención al cliente y la respuesta de que ya me lo mandarían, decidí llamar y enterarme. La chica que me atendió me dijo, rápidamente, que ya había pasado con creces el mes, y que no tenían el código, lo cual significaba que ya no me lo iban a poder proporcionar. ¡Yuhu! Me ofrece hacerme un descuento de 15 euros para que yo, por mi cuenta, libere el móvil. Dato: liberar mi móvil cuesta, como mínimo, 18 euros. 

Total, que ayer me busqué la vida y pedí el código de liberación del móvil, paganini. Y ahora mismo, estoy tan cabreada que no sé si esperaré a gastar esos 15 euros de descuento que me hicieron para largarme. Como ya dije, estoy pensando en simyo: sin consumo mínimo, un precio asequible por minuto y 10 minutos gratis en cada llamada entre Simyos, y como mi novio también se pasará, pues eso. Aprovecho para decir que si conocéis alguna compañía con tarifas económicas y que tenga minutos gratis, me lo comentéis.

De momento, ando esperando el código de liberación, que tardará un par de días. Después, ya veremos. Espero que la portabilidad no se convierta en una pesadilla. Ains.

lunes, 16 de julio de 2012

¿Por qué los políticos no nos hacen caso?

 "Cuanto más obedecimos, peor nos trataban".
Rosa Parks


Esa pregunta la he escuchado o leído mucho en los últimos tiempos. Desde el surgimiento del movimiento 15M, hace algo más de un año, con más frecuencia, pero otro hito de ignorancia institucional de la ciudadanía fueron las manifestaciones contrarias a guerra de Irak en 2003.  "¿Cómo es posible -dicen- que saliendo tanta gente a la calle, los políticos sigan haciendo lo que les da la gana?". ¿Vosotros no os lo habéis preguntado?

manifestación


Pues la respuesta es simple en apariencia, pero bastante compleja en el fondo. La razón de que la clase política no nos tome en cuenta nunca, y de que nos tome el pelo durante unas semanas cada cuatro años, es que les dejamos (en pasado). Esto puede indignar: "¡¿Quién eres tú para echarnos la culpa?!", y nada más lejos de la realidad. No echo balones fuera ni culpo a nadie, porque, como ya he dicho, la cosa es más compleja de lo que parece. Esto no es cosa de unos años.Viene, como muchos de los males de este país, de los años de dictadura y de la transición. Y sí, ya estamos con lo mismo de siempre, pero es que es lo que hay.

Cuando nuestra joven democracia nació, los españoles no sabían qué era aquello. Es comprensible, después de una larga dictadura y de la satanización de todo lo que oliese a democracia, que hubiese quien mirase con recelo al nuevo orden político. Podemos también entender que en éste, nuestro país, que no había tenido con la democracia más que relaciones esporádicas, que normalmente no llegaban a consolidarse por la intervención de terceros en discordia, eso de la democracia era algo desconocido. ¿De qué iba eso? Pues lo que quedó más claro fue que eso iba de votar cada un determinado tiempo para elegir al que mandaba, de modo que si lo hacía muy mal, muy mal, pues podrían cambiarlo, siempre que la mayoría quisiera. Y sí, el voto es un elemento fundamental en democracia, pero el problema es que los españoles no vieron más allá y que nadie se molestó en enseñarles que tenían que mirar más allá. Y con el voto nos quedamos, y nada más.

voto



Los que sabían, más o menos, de qué iba la cosa, eran los políticos. De todo había, claro. Estaban los demócratas, y estaban los que venían de familias que habían estado comprometidas con el gobierno franquista y veían en la democracia una nueva oportunidad de seguir viviendo bien.  Pero vaya, entre los primeros políticos de la democracia había cierta profesionalidad, un cierto respeto. Vamos, como que sabían que, en teoría, el espacio público pertenece a la sociedad civil, no a los políticos. Estaban, hasta cierto punto, atentos a los movimientos en ese espacio público, por lo que pudiera pasar. En una democracia recién nacida y frágil lo suyo es andar con cuidado. Pero en el espacio público lo que pasaba era, más o menos, esto.

planta rodadora oeste

Como ya hemos dicho, la gente no sabía. La gente estaba acostumbrada a no tener voz ni voto. Ahora tenían voto, pero no sabían mucho de su voz. Durante años su papel había sido el de callar y obedecer y sabían que hacer lo contrario era peligroso. Aparte de la perplejidad y la ignorancia, había un cierto miedo. Miedo a que todo se desmoronase y a volver a lo peor, que no era la dictadura, sino la Guerra Civil, esa guerra que los españoles de hoy, aunque no la vivimos, parecemos llevar todavía en nuestras venas.  Así que, "mejor no nos movamos mucho, no se hunda el puente".  Puede parecer exagerado, pero no han sido una persona, ni dos, ni tres, sino bastantes más, las que me han relatado, aún con destellos de miedo en sus ojos, como vivieron el 23F: mientras algunos hacían la maleta, preparándose para salir del país, otros rezaban y abrazaban a sus hijos, esperando que aquello no acabase de la peor manera posible. Las dos Españas aún sangraban, y de eso no hace tanto tiempo.

Pues bien, los que estuvieron al tanto fueron los políticos. Mientras el espacio público, que pertenecía al pueblo, permanecía vacío, los llamados representantes de los ciudadanos fueron relajándose y apropiándoselo. ¡Total, si nadie lo usa! Y se hicieron a la idea de que eran los dueños del país, se creyeron también eso de que los ciudadanos tenían voto, pero no voz, y que ganar las elecciones suponía un cheque en blanco durante cuatro añitos. El hueco que el pueblo no llenó, se lo quedaron ellos. 

Y en eso estamos hoy, intentando recobrar ese espacio. Puede que tenga que ver con que la democracia ya no es tan nueva, y con que hay ciudadanos que ya no están satisfechos con un voto cada cuatro años. Puede que tenga que ver con que eso de dejarles hacer nos ha salido peor que nunca (corrupción, despilfarro, paro, rescate de bancos,...).  Ahora sentimos la necesidad de salir a la calle, ahora necesitamos retomar ese espacio público que es nuestro. Pero, como ha quedado patente, con recuperar el espacio público físico no es suficiente, porque el espacio público político, el de opinión, los políticos siguen creyendo que es suyo. Nos gobiernan de manera paternalista, porque al final, el pueblo no sabe qué es lo mejor para él. Solo tenemos que prestar atención a cómo nos hablan. Me hacen especial gracia las metáforas médicas. Es como si el pueblo fuese un niño pequeño que llora porque no le gusta el sabor del jarabe y el gobierno, por su parte, fuese el padre paciente que dice: "Tómalo, es por tu bien". ¿A vosotros no os ha dado esa impresión?

99% dreamer


No todo está perdido, el espacio público es nuestro por derecho, pero tenemos que conquistarlo, porque dejamos que se lo quedaran. Y va a costar, porque en muchos comportamientos de los españoles todavía late una mentalidad pre-democrática. No me explico bien el "tu eres del PP", "tu eres del PSOE", como si el carnet te lo diesen al nacer y no pudieses cambiar. Sigue siendo una guerra de bandos,  sin tonos intermedios: o estás con nosotros, o estás contra nosotros. Y lo de replantearse las cosas y cambiar de ideas, ¡ni lo hablamos! Eso es transfuguismo. Por no hablar de los Cuerpos de Seguridad del Estado, que más que percibirse como un cuerpo de servicio y protección del ciudadano, como debería suceder en un estado democrático, se perciben como un instrumento del gobierno para impedir que el pueblo alce su voz, esa voz que debe ser escuchada. Y si se les percibe así no es por casualidad, hay motivos. 

Queda mucho que hacer, sí, pero merece la pena hacerlo. Solo espero que cuando esto acabe, cuando la situación empiece a mejorar, cuando haya menos paro, cuando se vuelva a invertir en educación y sanidad, cuando se elimine el copago farmacéutico y se devuelva la paga extra de Navidad a los empleados púlbicos, cuando todo eso, y alguna cosa más, pase, hayamos aprendido algo. Espero, sobre todo, que no volvamos a ceder ese espacio a los políticos. Espero que no dejemos que se les olvide a quién deben rendir cuentas cada día, no cada cuatro años. Espero que de este trance amargo salga algo positivo: que aprendamos cómo funciona una democracia y qué papel nos corresponde a cada uno.  Si de verdad aprendemos eso, lo mal que lo estamos pasando y lo mal que lo vamos a pasar no habrá sido en vano.




(Tenía que añadir alguna tontunada a un post tan serio, ¡ea!)


domingo, 15 de julio de 2012

Cerebros destruidos: gente a la que le dan por culo y se alegra, porque solo ha sido la puntita.



Cerebros destruidos es el título de una canción del grupo punk Eskorbuto. Y es además, la única explicación que encuentro a la estupidez de algunas personas. Cuando tengo un cabreo de proporciones bíblicas, como me ocurre ahora mismo, mi manera de sacarlo todo es ponerme música punk y cantar, escupiendo las palabras y la mala leche con ellas. Y en ello estoy. 

¿Queréis saber por qué estoy tan cabreada? Pues yo os lo cuento...¡faltaría más!

Resulta que hay gente que no se contenta con vivir en su nube, sino que además, desde su castillo de irrealidad, se permite juzgar al resto del mundo. Hablo de una persona concreta, con un trabajo más o menos estable - todo lo estable que puede ser ahora un trabajo -, que trabaja para el Estado, acudiendo a su puesto de trabajo unos dos días por semana de media. El resto del tiempo lo pasa mariposeando o tocándose las pelotas, acciones contra las cuales no tengo nada, pero, ¿en serio te crees legitimado para llamar vago a nadie? 

Pues bien, este caballero, como trabajador público, se verá privado, si las cosas no cambian, de su mal llamada paga extra de Navidad. Cuando hoy se le ha comentado este hecho ha contestado, con soberbia suficiente para mandar al infierno a cien mil beatos:

-Eso está por ver todavía. 

Yo me he reído con una risa amarga que últimamente se me está haciendo demasiado familiar. De eso que te ríes por no llorar, porque no merece siquiera la pena derramar lágrimas.  Claro, él debe de ser el más guapo del lugar y por eso están pensando mantenerle la paga extra que van a retirar al resto de empleados públicos. En fin. Pero ahí no ha acabado la cosa. Hoy le habían dado cuerda.

Poco más tarde, hablando de los incendios, se ha comentado que, con la falta que hace el trabajo, deberían contratarse parados para ir a desbrozar los montes. Y él, haciendo alarde de su omnisciencia, ha dicho algo así como que sí, que ya, que iban a ir los parados.  Ha dado la casualidad de que había allí un parado, justamente, mi novio, que además, está unido por lazos de sangre -quién lo diría- con el susodicho.  Mi novio ha contestado que a él, si lo llevan al sitio, que desbroza montes y lo que haga falta, a lo que su pariente ha dicho: "Sí, ya". 

Pues la cosa se ha calentado. A ningún desempleado le hace gracia que le llamen vago, aunque sea implícitamente. Entonces mi novio le ha dicho que ya veríamos qué haría él cuando le tirasen a la calle, y el otro ha contestado:

-Trabajar, no como tú. 

Así, tal cual. Hay gente que todavía no se ha dado cuenta de que las cifras de paro no son de mentira, que es difícil encontrar faena. Pero no solo eso, hay gente que se permite el lujo de llamar vagos a los demás. 

Pues allí me he callado, porque no era mi hermano el que hablaba, porque yo allí no soy más que una invitada. Pero aquí no me callo, y no sé si a la próxima seré capaz de morderme la lengua e irme como he hecho hoy. 

Comparto mi vida con un hombre que lleva un año y medio desempleado, que no parado. Desde que se quedó sin trabajo ha estado saliendo practicamente todos los días, bien temprano por la mañana, a repartir curriculums por toda la ciudad, sin demasiada fortuna. En todo este tiempo, si no me equivoco, han sido tres las entrevistas de trabajo. Pero no tengo duda alguna de su capacidad de trabajo. El imbécil este que habla desde su nube, no creo que se haya pasado 12 horas de pie, a la intemperie, con temperaturas bajo cero, cosa que mi novio sí ha hecho, ni tampoco ha estado esas horas, a pleno sol. Ese no ha pasado noches en vela, de pie, sin una triste caseta en la que resguardarse, cosa que mi novio sí que ha hecho. Ese no ha dormido en un sofá porque hayan sido incapaces de despertarlo, presa del agotamiento, para ir a dormir a la cama. Ese que tanto se llena la boca, trabajando dos veces por semana, no aguantaría mucho en esas condiciones. Pero se permite el lujo de llamarle vago, por el simple hecho de que no trabaja. ¡Como si hubiese tenido la oportunidad de trabajar!

¿Y aún nos preguntamos como es que en este país las cosas están como están? Mucho cerebro destruído que se cree la explicación de que Andrea Fabra insultaba a un diputado socialista, y se queda conforme (sí, el mismo de antes, también es así de cortito).

 


sábado, 14 de julio de 2012

Seres mitológicos de Españistán: el pepero joven.

Desde que vivo en Valencia tengo razones para creer que los peperos, en general, son seres mitológicos. No me refiero a los políticos, que claramente existen: he tenido la oportunidad de cruzarme por la calle con el ex-presidente Camps alguna que otra vez, y Rita Barberá casi me engulle en una ocasión. Vamos, que aunque sean dignos de ilustrar un bestiario, son reales, para desgracia nuestra. Yo me refiero a los votantes.  Aquí en Valencia nadie vota al PP, al menos, no oficialmente. Son votantes con mala conciencia, y deben ser muchos, porque al PP no se le saca de la Comunidad Valenciana ni con agua caliente y espátula.

Pero en este post tampoco quería hablar de todos los votantes, en general. Sino de los votantes jóvenes del PP. Y además, de un tipo concreto. Quiero decir...¿Conocéis a muchos votantes jóvenes del PP? Yo no sé si a muchos, pero sí a unos cuantos. Y siempre me acabo preguntando...¿cómo puede ser? Encuentro respuestas, claro: porque es tradición familiar votar al PP, porque la consigna "Viva España" es la única que conoce, y en fin, parece que solo es atribuíble a la derecha, o porque tiene algún amigo que se presenta a concejal por el PP. La cuestión es que a primera vista no te cuadra muy bien que voten al PP.

Yendo ya al quid de la cuestión, yo me refiero a esos jóvenes que los ves y dices: este tiene una pinta de pepero que tira p'atrás. Vamos, que estoy segura de que lleva el carnet de Nuevas Generaciones en el bolso de Loewe. ¿Me váis pillando? 

pijo intereconomía pp
En Intereconomía representan así al pepero joven.


Ese tipo de gente es un ser mitológico. Quiero decir, no te crees que existen ni aunque los veas. Pero después de un rato de mirar y frotarte los ojos, te convences. A mí me pasó una vez. Fue la misma vez que Rita casi me engulle. Huía yo despavorida después del ataque, cuando, en la esquina en la que esperaba para cruzar la calle me encontré con dos chavalas que parecían clónicas. Falda estilo Coronel Tapioca, color kaki, polo Lacoste rosa de manga corta y sandalias. Su piel tenía un tono raro... como de bronceado intensivo y artificial, y ambas eran rubias, pero no rubias normal, sino rubias, rubias, con  mechas oxigenadas incluídas.  Me las quedé mirando un buen rato, sorprendida del hallazgo, y entonces ví como entraron en acción: pasaba por allí una abuelita, a la que se acercaron, luciendo su mejor sonrisa falsa. Se agacharon y empezaron a hablarle en voz muy alta, defendiendo la candidatura de Rita a alcaldesa, las dos a la vez. Pero la señora estaba la mar de contenta, y les estuvo dando coba un buen rato. Salió de allí con unas cuantas papeletas electorales, una chapa y algunas pegatinas. Yo me alejé en dirección a casa, consternada, y me quedé con las ganas de ir a tocarlas, a ver si eran de verdad o un espejismo. 

Pero últimamente, mientras la imagen de Andrea Fabra no deja de aparecer en mi TL, o en Facebook vuelvo a revivir aquella experiencia. Evidentemente que hay peperos jóvenes, y por supuesto, sabemos de donde salen. Probablemente dentro de poco aquellas dos chicas clónicas estén en el parlamento. ¿De quién serán hijas?



Sí, esta entrada es una chorrada como una catedral.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...