Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El síndrome de San Valentín.

Hace unas semanas me instalé una app llamada SLOWLY. Mediante ella se puede escribir a personas de todo el mundo. Vamos, los amigos por correspondencia de toda la vida.

Cuando era pequeñuja tuve algún pen-pal en inglés, lo organizó mi maestra del cole. Luego perdimos el contacto, pero es algo que me encanta, así que me dije: "Dos pájaros de un tiro: practicas inglés y conoces gente".

Entre las primeras personas que me contestaron había un chico estadounidense, de mi misma edad. Con su primera contestación ya me pareció que teníamos bastante en común: nos gustaban el cine, los cómics, leer, éramos introvertidos, algo reservados al principio de conocer gente... Creía que la cosa podía ir bien. Le contesté.

Me respondió, y en esa carta me preguntó si estaba casada. Le dije que no, pero que tenía pareja. Envié la carta. Su respuesta tardó en llegar algo más que las otras. Ya pensaba que me estaba haciendo un "ghosting" de manual. Pero no, justo cuando empezaba a contem…

Entradas más recientes

El amor es un jersey

Dulces sueños.

Me dicen que lo cuente.

A solas.

¿Y mi premio?

Casus belli.

Hay que ser realmente idiota...O altamente sensible.

Déjame entrar.

10 juegos de mesa Bettie-testados.

¿Cómo dejar de emocionarse?