Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2013

Temporarily closed

Imagen
To whom it may concern... Due to English exams, this blog will remain closed for a few weeks. Well, not closed: you can still come here, and read, and write. You know, my notebook is your notebook. We are filling it together :) Don't miss me too much :) And if you do, remember that these days are going to be the closest thing to a holiday I'm going to have this year :)  *** A quien pueda interesar... Debido a los exámenes de inglés, este blog permanecera cerrado por unas semanas. Bueno, cerrado no: podéis venir, leer y comentar. Ya sabéis, mi cuaderno es vuestro cuaderno. Lo estamos llenando juntxs :) No me echéis demasiado de menos :) Y si lo hacéis, recordad que estos días son lo más parecido a unas vacaciones que voy a tener este año :) Pd: No, el inglés no era necesario, pero tengo que ir entonando, ¿o no? :) Si he metido mucho la pata, no me machaquéis, necesito mantener mi poca autoestima en idiomas medio intacta :P ¡Ah! Esto es una entrada programa

Libro: Harry Potter and the Half-Blood Prince, de J. K. Rowling

Imagen
Y allá vamos, otra "reseña" de otro libro de la saga de Harry Potter. Este, he de reconocer, lo he leído más rápidamente que el anterior. También es cierto que es algo más breve. Vamos allá... ¿De qué va el libro? Después del incidente en el Ministerio de Magia, en el que Harry y algunos compañeros se enfrentaron a Voldemort y sus Death Eaters (mortífagos), nadie se atreve a negar que Voldemort ha vuelto. Los miembros de la Orden del Fénix se preparan para luchar contra él. Mientras tanto, ataques, asesinatos y desapariciones tienen lugar. Harry, por su parte, tiene ciertas sospechas sobre las intenciones de Voldemort y sobre quién ha de ejecutarlas pero esta vez estará más solo que nunca. Por lo menos, y gracias al Half-Blood Prince, la clase de pociones dejará de ser una tortura absoluta.  Hablando del libro... Bueno, a la hora de contar el argumento he tenido ciertos problemas porque...¿qué pasa realmente en este libro? En el primero se busca la piedra filo

Confesiones entre empanadillas.

- Ya se lo he dicho a tu madre, ahora se lo preguntas. He asentido, con la cabeza. Al fin y al cabo, no soy -sorprendentemente y a pesar de mis genes de pueblo- una de esas personas que necesitan enterarse de todo cuanto antes. Las vidas de los demás no me quitan el sueño, bastante tengo con la mía. Pero, al parecer, se ha arrepentido. - Bueno, ven, acércate... - me ha dicho, y bajando la voz ha añadido- Estoy embarazada. Me lo ha confesado, sonriente, mientras el escáner emitía un "bip", indicando que mis empanadillas de bonito se habían incluido en la cuenta. Yo también he sonreído, forzando el gesto, exagerándolo, porque a pesar de que no tenía ganas de sonreír, pensaba que el momento lo merecía. Y entonces, haciendo la típica broma, he añadido: - No puede ser con vosotras, de verdad. Me dejáis la última, lo veo venir.   Y me he ido, con mis empanadillas en la bolsa y con una sensación extraña en el pecho. Otra, otra de mis amigas de la adolescencia qu

Nubarrones

Imagen
Tal y como está el tiempo últimamente, la situación se presta a hablar de nubes, ¿verdad? Aunque yo estoy de lo más contenta con el fresquito, las nubes, la lluvia, las tormentas... Tanto, que me siento un poco -o un mucho- culpable cuando oigo a mi padre quejarse porque la huerta, este año, no va a tener el resultado que él esperaba.   Pero no es de esas nubes de las que quiero hablar, sino de otro tipo de nubarrones. Estoy segura de que todos conocemos a personas que, cuando están a nuestro alrededor, hacen imposible que nos sintamos bien. Hablaría de vampiros emocionales , pero me resisto un poco, porque este caso es un poco diferente. O no, no lo tengo claro. El caso es que son esas personas que, cuando aparecen o están alrededor, te tapan el sol. Quién fuera Diógenes el Cínico en esos momentos... Digo que no son vampiros, aunque a veces se parecen. Pero no todos lo hacen a propósito, quiero creer.  De hecho, casi todo el mundo pasa por momentos nubarrón. Yo lo he sido, y

Agridulce

Agridulce es un adjetivo que solo me agrada si va precedido de la palabra "salsa". Atribuida al resto de cosas es una palabra horrorosa y la odio. Peor para mí, porque últimamente es una palabra que no se me va de la cabeza. Lo agridulce es un sí pero no . Un "bueno está". Una, cualquiera, de esas expresiones que indican que falta algo, y algo importante, para que una cosa esté bien.  Como ya decía, a mi pesar, agridulce es una palabra que podría aplicar a mi vida con cierta frecuencia últimamente. Casi siempre, vaya. Pero hay veces en los que lo agridulce se intensifica y se siente como una punzada. Por ejemplo, cuando paso por delante de la casa de "la maestra". Tiene el patio lleno de flores, como siempre por estas fechas, y como es costumbre, son preciosas. Pero ¡ay! esos rosales. No puedo describirlos. Están tan, pero tan bonitos, que cada vez que los veo contengo el aliento sin darme cuenta. Y siento la punzada. Agridulce, ese momento sa

Álbumes de cromos: Ilustrum.

Imagen
Seguramente eso de los álbumes de cromos os despierte cierta nostalgia, ¿verdad? Algo que los críos de antes solíamos hacer, y que creo que los de ahora hacen en menor medida, era coleccionar cosas. Yo era fanática de las cartas de olor, ¿os acordáis? Tenía un montón. Lo cierto es que no sé dónde acabarían.  Pero también me gustaba coleccionar cromos, porque con las cartas de olor, en fin, nunca las tenías todas. Pero la satisfacción de acabar un álbum de cromos era...genial, simplemente.  Lo cierto es que solo tuve un álbum que completé. Era de Blancanieves. En realidad, los álbumes eran bastante caros. Jack me comentó que cuando él era pequeño, repartían los álbumes gratis en las puertas de los colegios. Pues bien, yo no tuve esa suerte. Así que cuando completé ese álbum se acabó, nunca tuve más álbumes bonitos. Sí recuerdo haber completado alguno más, pero de pegatinas, de las que venían con los Boomer, ¿os acordáis? Recuerdo haber hecho alguna que no era de futbolistas -porque

Grace y Joseph.

Imagen
Ayer leía un post de Lía sobre The Village, una serie que narra, en su inicio al menos, cómo era la vida de los campesinos de Gran Bretaña durante los años de la Gran Guerra (I Guerra Mundial). Dice Lía, con buen criterio, algo así como que si no nos apetece llorar, que mejor no nos pongamos a ello, porque es una serie dura, muy dura. Sus palabras me retrotrajeron a otros sucesos acaecidos durante la I Guerra Mundial y a otras miserias de la época, por lo que le dije que no estaba yo para ver esa serie, aunque realmente me apetecía. Me acordé de la isla que hay al lado de Gran Bretaña, la Isla Esmeralda: Irlanda. Hace un par de años fue el destino de mi viaje de fin de carrera. Y ese viaje coincidió justo con el aniversario del Easter Rising , el Alzamiento de Pascua, un intento (fallido) de los republicanos irlandeses por deshacerse del dominio británico. Ocurrió en 1916: aprovechando que Gran Bretaña estaba metida en la Gran Guerra, los republicanos irlandeses tramaron un ataqu

Mis experiencias con la religión fuera y dentro del aula.

De pequeña y hasta bien entrada mi adolescencia fui católica practicante . Lo subrayo porque lo digo con todas sus consecuencias. Yo iba a misa cada domingo. En mayo acudía a rezar el rosario, y me sabía las letanías de memoria. Leía la Biblia con cierta asiduidad. Acudía a Catequesis. Fui catequista. Formaba parte del coro parroquial. Y, por supuesto, cursé religión en el colegio. Digo "por supuesto" porque en mi época (no hace tanto) no se contemplaba la posibilidad de no hacer religión. Simplemente, todos los niños íbamos, y sanseacabó. Vamos, os hacéis una idea, ¿verdad?  Desde luego, mis experiencias con la religión fueron diversas. Y en este sentido, quiero distinguir dos ámbitos: el colegio y la catequesis.  En la catequesis tuve experiencias muy positivas, pero que mucho. Hasta el punto de que fue allí donde empecé a darme cuenta de que algo no me cuadraba en todo aquello. En mi pueblo, la catequesis no la impartía el párroco, sino mujeres - acabo de caer en

En versión original.

Imagen
Estoy de un generoso que no me reconozco. Y mirad que yo soy un pelín tacaña (claro, a la fuerza ahorcan). Pero es tal la situación de la educación en este país que ya, hasta gratis doy las ideas. Que lo que voy a decir no es nada original, desde luego. Que mucha gente que sabe del tema lo habrá dicho, estoy segura. Pero vamos, por repetirlo que no quede.  ¿Por qué no sacamos verdadero partido a la TDT? Pregunto. Porque, ¿me dice alguien para qué ha servido la TDT? Mis madre lo repite constantemente: "Veintitrés mil canales y nada que ver". Bueno, mi madre diría eso hubiese lo que hubiese en televisión, pero tiene bastante razón. Salvo algún canal que otro que se salvan, lo que hay es teletienda, pitonisas y poco más.  ¿A dónde voy a parar? Dejadme seguir. Porque no paran de decirnos que el inglés es súper importante para nosotros, como estudiantes, como trabajadores, y etcétera. Y sin embargo, los españoles tenemos grandes deficiencias en la lengua de Shakespeare c

Me da vergüenza llorar.

Imagen
Y es triste. Pero lo más triste de todo, ¿sabéis qué es? Que no es una cuestión personal, no. Hay mucha gente a la que le da vergüenza llorar. Y ya digo, es una verdadera pena. Una pena de esas que toca acompañar con llanto. Pero me da vergüenza. Si todos llorásemos más a lo mejor las cosas serían diferentes. Por supuesto, no hablo de que todos tengamos que estar tristes, ni de que tengamos que entristecernos más. Qué va. Ojalá no estuviésemos tristes. Ojalá no dudásemos.  Ojalá no nos sintiésemos perdidos nunca. Pero el hecho es que no es así: estamos tristes, dudamos, y a veces sentimos que nos hemos equivocado en todas y cada una de las cosas que hemos hecho. Y nos duele. Y tenemos ganas de llorar. Pero no lo hacemos, a no ser que estemos encerrados a cal y canto. Que nadie nos pueda ver.  Solo hay una persona que me ha visto llorar porque he llorado libremente, sin oponer resistencia y sin sentir necesidad de hacerlo. Una sola persona en toda mi vida. Me parece bastante si

Libro: Harry Potter and the Order of the Phoenix

Imagen
¡Bueno! Otro libro más de la saga...¡y van cinco! Parece que no me va a costar tanto acabarla como yo pensaba, y que leer en inglés no me resulta tan complicado. Runa tenía razón: si el libro anterior me había gustado, más me valía prepararme para este. ¿De qué va el libro? Harry está pasando el verano, como cada año, en el nº 4 de Privet Drive, con sus tíos y su primo. Pero este año es diferente, y no precisamente para mejor. Antes de irse de vacaciones, Harry presenció la vuelta de Lord Voldemort y la muerte de su compañero Cedric Diggory. Harry intenta enterarse, por todos los medios, de qué está pasando tras la vuelta de "He-who-must-not-be-named", pero todo parece normal. Demasiado normal. Eso, claro, hasta que es atacado en Little Whinging por dos dementores, lo cual es solo el inicio de sus problemas. Resulta que nadie le cree cuando dice que ha sido atacado, o cuando mantiene que vio a Voldemort volver a la vida. O casi nadie: por suerte la Orden del Fénix

El mitin.

- Queridos compatriotas, estoy decidida... Más que decidida, determinada a cambiar el mundo, empezando por nuestro país. Si ustedes me dan su confianza, si me dan su voto, prometo cambiar sus vidas. Sé, por supuesto, que ustedes no van a contentarse con palabras vagas, con promesas vacías. Por eso, amigos, estoy dispuesta a concretarles algunos de mis propósitos, y quiero explicarlos de manera bien clara, pues créanme si les digo que lamentaría enormemente que alguien me votase por error. Soy consciente de que la pobreza es un gran problema en nuestra hermosa nación. Ayer estuve paseando por las zonas más pobres de esta ciudad y lloré. Un niño pequeño se me acercó y yo saqué mi monedero. Resultó que no llevaba más que una moneda. Cuando el infante vio que le daba la vuelta a mi monedero y solo salía una moneda, me tomó de la mano, me llevó a la tienda y me dijo: "Señorita, no es necesario que se quede usted sin nada...Si quiere lo compartimos". Por eso quiero combatir la m

¿Código deontolo...qué? ¿Pero tienes dinero o no?

17 de Mayo: El Hospital General de Valencia ha emitido un comunicado para explicar estos hechos, negando que se haya desatendido a esta paciente. "En el momento de ser admitido entre los miembros de la profesión médica, me comprometo solemnemente a consagrar mi vida al servicio de la humanidad. Conservaré a mis maestros el respeto y el reconocimiento del que son acreedores. Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones. Respetaré el secreto de quien haya confiado en mí. Mantendré, en todas las medidas de mi medio, el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica. Mis colegas serán mis hermanos. No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, partido o clase. Tendré absoluto respeto por la vida humana. Aún bajo amenazas, no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad. Hago estas

El corcho.

Imagen
Hace un par de días recibí una carta de una amiga que está trabajando en Londres. Incluía una postal en la que había puesto mi antigua dirección porque se le olvidó que me mudaba. Así que la incluyó en esta carta. Es una postal muy de allá, un "Keep calm and carry on" con la Union Flag de fondo. Muy british todo. Decidí que esa postal tan motivante merecía un sitio visible, pero cuando fui a ponerla en el corcho de la pared me di cuenta de que estaba llenísimo de cosas. Me pasaba cada vez que incluía algo nuevo, y pensaba que tenía que "hacer limpieza", guardar ciertas fotos y cosas puestas, y hacer sitio para las nuevas. Al fin y al cabo, tengo ese corcho desde que tengo 16 años, casi 10, y han cambiado muchas cosas. Por fin me decidí. Quité todas las fotos, todos los recuerdos de mi corcho, y empecé a hacer montones: entradas de conciertos, fotos que dejaré puestas, fotos que guardaré, billetes de tren, pulseras de festivales, ... Me puse un poco nostálgica

Cita: Sobre el hastío.

El hastío es nuestra enfermedad social número uno. Está adquiriendo proporciones de epidemia. Cuanto más nos acercamos al mundo envasado de la galería comercial, más se cierne sobre nosotros el smog psíquico. Lamentablemente, el hastío no es espectacular como el cáncer. Parece un demonio gris y anónimo, de segundo orden. Nadie organiza una Semana contra el Hastío, no hay ninguna Cruzada contra el Tedio, ninguna asociación de Aburridos Anónimos, ni ninguna Fundación para la Eliminación de la Monotonía. Devora nuestros entusiasmos inocentes y destruye nuestros sueños. Se insinúa en nuestra vida con cualquier bostezo preparado por la fatiga. Y la plaga es muy poco visible porque, mientras invade nuestra psique, paraliza nuestra capacidad de percepción. Muchos de los que la padecemos la consideramos normal, una parte de la atmósfera inevitable de la vida moderna. El pez no sabe que nada en el agua. Hemos aprendido a aceptar empleos tediosos, ciudades depresivas, burocracias deletérea

"Without wisdom, brilliance is not enough".

Hoy he visto esta charla y me ha gustado mucho, así que no quería dejar pasar la ocasión de compartirla con vosotrxs por si le queréis echar un ojo. Está en inglés, pero tiene subtítulos en español :) Es muy interesante, habla de cómo hemos ido perdiendo sabiduría práctica, de cómo el exceso de incentivos y reglas ahogan nuestra capacidad y nuestro deseo de actuar bien, los problemas que eso conlleva y algunas maneras de revitalizar esa sabiduría práctica. Esto puede sonar  rimbombante y aburrido, así dicho, pero BarrySchwartz lo explica fenomenalmente bien y de una manera muy amena.  Si alguno de vosotros se anima a verla, espero que me cuente qué le ha parecido :)

Hoy he ido al médico.

Imagen
Hoy he ido al médico para nada. Vamos, que he ido, y me he vuelto tal cual, no me han recetado nada, ni me han dicho que cambie ningún hábito. Nada, vaya.  Supongo que si alguno de esos "defensores" de la Sanidad Pública, que pretenden hacerla sostenible y eficiente, signifique esto lo que signifique para ellos, leen esto, dirán: "¡Véis! La gente va al médico aunque no esté enferma. Eso es un derroche, un malgasto, es insostenible y necesita ser controlado." Seguro que a alguno se le calienta la boca y dice que habría que cobrar por cada consulta. De hecho son cosas que se han oído alguna vez, aunque no ha llegado la sangre al río...Todavía.  Y yo les contesto que sí. Que no tenía nada que hacer y he decidido irme al médico a pasar allí algo más de una horita, porque mira, es de lo más entretenido oír a las vecinas cotillear y quejarse.  No, señores, no. La gente no va al médico por deporte, o por entretenimiento. Si he ido al médico es porque tenía dud

Algo habrás hecho.

https://twitter.com/BettieJander/status/333272390211629057 Pues eso. Que me encantan. Que cada vez que me topo con uno me da una cosilla por dentro que yo que sé que qué sé yo. La última vez fue ayer. Acompañé a mi madre a comprar a un comercio local, cosa que no creáis que me gusta demasiado, más que nada porque pasa una hora fuera, de la cual de 10 a 20 minutos son empleados en comprar y el resto, en parlotear. Que yo entiendo que a la gente le guste charlar, pero a mí no me gusta escuchar esas conversaciones. Prefiero mil veces estar en casa leyendo.  La cuestión es que ayer el tema de conversación fue lo muchísimo que el tendero ha trabajado para levantar y sacar adelante su negocio y su familia. Nos contó lo muchísimo que se había gastado en las carreras universitarias de sus hijos, dos hijos que estudiaron por la privada y lo muchísimo que había gastado en mantener a su hijo los tres años que pasó opositando. Mi madre me miraba como diciendo: "¡Hija mía! Si tú en es

No me toquen los ovarios.

Imagen
"Queridos" representontos, ya basta de estupideces. Hace tiempo que me tienen harta, pero es que ya me están tocando los ovarios, y las trompas de falopio, y el útero. En definitiva, me están tocando el aparato reproductor, en general. Y eso sí que no.  Miren, de verdad que yo intento ver pros y contras, que intento hacer de abogado del diablo muchas veces, y que creo que casi cualquier cosa es debatible, que se pueden buscar y aportar argumentos a favor y en contra. Eso sí, jugando limpio. Argumentos, no falacias, no acusaciones. Vamos, que lo oportuno es que se comporten de acuerdo a la altura intelectual y moral esperable de un representante electo, ¿no? Eso pienso yo, al menos. Como mínimo podrían hacer el esfuerzo. O hacer ver que lo hacen. No sé, disimular un poco. Y bueno, hay cosas que podemos llegar a pasar porque ya en ciertas situaciones te tienes que reir, conforme está el patio. Porque tiene hasta gracia que tengamos un Presidente del Gobierno tan saluda

Con el día tonto.

Imagen
Hacía tiempo que no tenía un día de estos. Tengo un día casi desficioso , pero no. Tampoco es que esté negativa, ni triste. Al menos no lo estaba al principio del día. Lo que me pasa es otra cosa. ¿Sabéis esos días en los que tenéis la sensación de que todo os va a ir mal y acertáis? Pues uno de esos tengo yo hoy. Porque, sea inducido o no -seguramente haya algo de profecía autocumplida-, hay días en los que todo está patas arriba. Si trabajas, pierdes los papeles que necesitas. Si estudias, eres incapaz de concentarte. Si intentas practicar inglés, no pillas una. Si estás resolviendo ecuaciones, no despejas la x ni aunque te vaya la vida en ello. Si ves vídeos, la conexión a Internet se va y vuelve a su antojo. Y suma y sigue. Consecuencia de esto es que, aunque tú hayas empezado el día relativamente bien, acabas de mala leche, o triste, o cagándote en todo el mundo desquiciada de los nervios. Y eso te mete en una espiral: mal día, cabreo, el mal día sigue y empeora, más

"What was the matter?"

Imagen
La novia atraviesa el largo pasillo, sonriente. Es el día más feliz de su vida, se repite. Pasa toda la ceremonia aguantando las lágrimas. Fracasa justo en el momento de decir el sí quiero. El amor de su vida le toma la mano. La novia siente que todo es perfecto, y todos los planes que han estado ideando pasan como una promesa ante sus ojos. - Solo falta que firméis los dos.  Él, que siempre ha sido un caballero, le cede el turno. Ella lo mira, seria, intentando descubrir un atisbo de duda, buscando arrepentimiento. No lo encuentra, así que firma. Él, que también buscaba un gesto trémulo en el que reconocer cierta pesadumbre, agachó la mirada y firmó después.  No hubo lágrimas, ni caricias. No sonó un "no te vayas", ni un necesario "lo siento". Guardaron los papeles del divorcio y desaparecieron, tomando cada uno una dirección, mientras sus abogados se estrechaban las manos.  *** Últimamente me da por pensar en qué es lo que pasa para que las per