Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

No más acoso escolar.

Imagen
Podríamos hablar de acoso escolar otra vez. Podríamos hacerlo todos los días. Al fin y al cabo es algo que muchos, muchísimos niños y niñas sufren cada día. Podríamos hablar del último caso de suicidio en una adolescente y aventurarnos a anticipar que, tristemente, no será el último. (Ojalá nos equivoquemos, ¿verdad?) Pero hoy voy a dejar que lo digan otros.

Teléfonos.

Esta semana una lectora de este blog me ha regalado una agenda telefónica hecha a mano (y un marcapáginas maravilloso, todo sea dicho) que es una preciosez . Supongo que tenéis en mente qué es una agenda telefónica. Lo digo porque como ya no se usan... :P Desde que la recibí dedico algún ratito suelto a pasar una de las letras a la agenda: busco en el móvil los contactos con una determinada inicial, cojo la agenda y empiezo a copiar nombres y números de teléfono.  Ha sido un curioso ejercicio porque he empezado a pasar contactos y contactos en el móvil y no me apetecía apuntarlos. No veía interés a incluirlos en una agenda telefónica de papel. Especialmente en una tan bonita. No deja de ser iluminador qué teléfonos no te importaría perder.

Clic.

Antes que nada, ¡feliz-feliz cumpleaños, Aria B. ! Lo prometido es deuda y mi regalo de cumple es la continuación del relato " Aprisa ", que escribí como respuesta a tu reto musical. Espero que te guste. *** -Díiiime, Ana. -Laura, no vas a creerte lo que me ha pasado.  -Va, Anita, no me seas dramática, que esto no es una película -Sí, ríete si quieres, pero cuando te lo cuente vas a flipar.  - ... -¿No quieres saberlo? -Me lo vas a contar igual, así que estoy esperando. -No te pega hacerte la dura Laura.  -Jajaja, ¡vale, vale! Cuenta, ardo en deseos de saber... -Qué graciosita, hombre, jaja. Pues...¡resulta que un tío buenísimo me ha invitado a un café! -...¿Cómo? Si no me explicas un poco más... -Sí, tía. Estaba esperando el autobús, allí por la milla de oro, ya sabes... Y un tipo todo trajeado, guapísimo y demás se me ha acercado y me ha preguntado si tenía prisa o me invitaba a un café.  -¿Qué dices? ¿Y qué le has contestado? -Pues que sí

¿Te presentas a Selectividad?

Imagen
Bueno, Selectividad... Ahora se llama PAEG (Prueba de Acceso a los Estudios de Grado). Cuando yo la hice, se llamaba PAU (Prueba de Acceso a la Universidad). Sea como sea era "el coco". Yo no sé tú, pero yo me pasé los dos años de Bachillerato (los dos, sí) escuchando: "Que las PAU están a la vuelta de la esquina...". Algo muy parecido a que venía el hombre del saco.  Por lo tanto, es normal que una vez que se acaban los exámenes finales y hay tiempo para pensar (antes no hay, lo sé) se nos venga el miedo encima, porque "el coco" está cada vez más cerca. Y nos entran los temblores en las piernas, los nervios, el insomnio, ... A algunos hasta les da por estudiar a lo bestia y todo (:P). Yo no lo pasé muy mal, nada mal de hecho, y viví el periodo previo a los exámenes de Selectividad con bastante calma. Pero recuerdo el malestar de mis compañeros y amigos, y también el de mis primeros (y  hasta ahora últimos) alumnos, y este año me apetece decirte algo.

La gente haciendo política.

Imagen
Estoy ilusionada. Mucho. Tengo el hype electoral por las nubes. Llamadlo entusiasmo, llamadlo histeria. Lo que queráis.  Eso a pesar de que por estos lares la cosa no ha sido especialmente espectacular, pero bueno. Ni siquiera veo claro que nos vayamos a librar de Mari Loli (sigamos soñando, Carlota). Pero se ha movido algo. Y eso, en un país como este, en el que parecíamos dar las gracias por cada desprecio que nos hacían, en un país apático, es mucho. No creáis, que si me pongo a mirar los números sigo sin entender muchas cosas. Podemos decir misa, pero en muchas ciudades y autonomías el PP ha sido la lista más votada. No voy a hablar de nadie que me pille más lejos: ahí está mi comunidad. A Cospedal le ha faltado sodomizarnos y ha quedado a un escañito de la mayoría absoluta. No voy a calificarnos como ciudadanía. Parece ser que los castellano-manchegos somos los nuevos valencianos. O algo.  Pero, a pesar de esto, me alegro. Quizá no me acabe repercutiendo a mí, pero he

Como si fuera cierto.

Soñemos como si fuera cierto, como si no quedaran imposibles, como si solo con ponernos de puntillas (más; aún más; todavía un poco más) pudiésemos tocar el cielo y arrebatarle nuestra estrella. Caminemos con el corazón lleno de anhelo, de fuego, de tormentas y sacrifiquemos al olvido el temor, las dudas,  las condenas. Avancemos, alegres, hacia el futuro como si la conquista ya estuviese hecha. *** Hace poco una amiga me decía en una carta, respecto de las oposiciones, que no iba a caer en el manido "tú puedes". Me dijo, en cambio: "Tú debes". Y no hay nada que me ponga más las pilas que un imperativo (:P).  Gracias Perri .  Este poema, por cierto, ha salido de entre las páginas de mi Moleskine. Gracias Ro . Por el cuaderno y, aunque sé que te da apuro que te lo diga, por servirme de inspiración.  Perdonadme, hermosxs, que estoy ñoña. :P ¡Que tengáis un buen inicio de semana!

Libro: Ofrenda a la tormenta, de Dolores Redondo (Trilogía del Baztán #3)

Aquí había una reseña del tercer libro de la Trilogía del Baztán, de Dolores Redondo. Se denunció por temas de derechos de autor, supongo que porque añadía una pequeña cita de la novela. Así que, nada, a tomar por saco la reseña.  Por si a alguien le interesa: la trilogía del Baztán no es para tanto, aunque al menos el tercer libro parece que remonta.  ¡Fin! ***  Ahora voy a empezar Los Mundos de Täryenn , la opera prima de Laura Tejada . Sus 760 paginitas de nada y todos los secretos que encierran me esperan.

Retales musicales (II)

Imagen
Supongo que todxs habéis tenido momentos de esos en los que estás absolutamente triste, a veces sin saber muy bien por qué. En estas situaciones yo uso la música, y lo hago en dos sentidos. Me pongo música triste y me hundo en la miseria. Me pego un buen rato de llanto y desahogo hasta que me encuentro mejor. A partir de ahí puedo cambiar mi estado de ánimo. Funciona, garantizado.  Me pongo una música que me fuerce a cambiar de estado de ánimo. Y aquí tengo pocas opciones. Mi apuesta segura es el grupo del que os hablo hoy, a saber...  EL ÚLTIMO KE ZIERRE

Se nos está yendo de las manos.

Lo de las comuniones, digo.  Que oye, que allá cada uno lo que hace con su dinero y con su familia (que todo educa), pero lo cierto es que hay cosas que no dejan de fascinarme. Hace poco hablaba con mi nena de su comunión. Le pregunto porque sé que está ilusionada, porque le gusta contarme las cosas. No está ilusionada por el acto religioso en sí, sino por todo lo demás: el vestido, los zapatos (de charol), el peinado (con flores), la fiesta ... y los guantes.  Me contaba que ya tiene todo en casa y que, vaya hombre, ya tenía los guantes manchados.  -¿Manchados? ¿De qué? -pregunté. -De maquillaje.  Me quedé mirándola con los ojos muy abiertos. Y ella, que es muy lista, me responde sin que yo tenga que preguntarle siquiera. -Pero fue sin querer. Es que me pusieron maquillaje para las fotos, y me picaba un montón, y me rasqué sin darme cuenta, y manché el guante.  La pobre lo decía apesadumbrada de verdad, como si fuese un verdadero fastidio que sus guant

Buenas palabras, buenas acciones.

En lo que se trata del aprendizaje, una servidora intenta sacar el máximo partido de cada situación. Mi educación religiosa no es una excepción. Los años de catequesis han dejado poso en mí, si no doctrinal, sí al menos cultural. Estos días ando recordando la famosa parábola de los dos hijos, recogida en el Evangelio de Mateo (21, 28-32). «Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Llegándose al primero, le dijo: “Hijo, vete hoy a trabajar en la viña.” Y él respondió: “No quiero”, pero después se arrepintió y fue. Llegándose al segundo, le dijo lo mismo. Y él respondió: “Voy, Señor”, y no fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?» - «El primero» - le dicen. Díceles Jesús: «En verdad os digo que los publicanos y las rameras llegan antes que vosotros al Reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros por camino de justicia, y no creísteis en él, mientras que los publicanos y las rameras creyeron en él. Y vosotros, ni viéndolo, os arrepentisteis después, para creer

A un mes.

Imagen
Lo estaba llevando bien, os lo prometo. Lo de las otras entradas no era postureo ni mucho menos. Me encontraba tranquila, serena, llena de confianza y de esperanza. Pero nada dura para siempre, que dicen. Desde hace un par de días me he dado cuenta de que falta UN MES para las oposiciones. UN MES, que se dice pronto y se pasa antes. Un mes de nada. Y ahora, así de golpe y porrazo, pues como que se me ha puesto un nudo en el estómago y una inquietud en el pecho que yo qué sé...  Podría aburriros con pesimismos varios, porque me están entrando todas las neuras. Vamos, que me he planteado casi todas las catástrofes posibles. Desde que no me salga ningún tema que me sé hasta que no sea capaz de llegar a la ciudad de examen.  A ver, que tampoco me voy a martirizar más de la cuenta. Supongo que esto es lo normal. Mi estado hace una semana no lo era. Estaba demasiado tranquila para ser humana. Y ya, para ser yo, ni os cuento. Tan tranquila estaba que no comenté ni lo de las r

Libro: El sol de Breda, de Arturo Pérez-Reverte.

Imagen
Anoche di fin a la tercera entrega de las aventuras del Capitán Alatriste. Vamos con la reseñita de rigor.  ¿De qué va el libro? El Capitán Alatriste e Íñigo ya no están en Madrid, cosa prudente si se tienen en cuenta los últimos acontecimientos que vivieron. Ahora combaten en Flandes. En este libro se narran sus aventuras y desventuras antes de la conocida rendición de Breda.  Hablando del libro... Otro caso total de no sos vos, soy yo . Me he aburrido, hermosxs. Y esto no es de recibo, que a mí los otros dos libros me encantaron (como podéis ver aquí y aquí ). No es culpa del libro, que en realidad es fiel al estilo de los anteriores. La diferencia está en el contenido: el libro trascurre enteramente durante sitios, escaramuzas y batallas. ¿Es eso malo? Para nada, pero a mí no me gusta. Me resultaba muy, muy atractivo ese componente misterioso, casi detectivesco, de las aventuras de Alatriste. Y eso no está presente en este libro. Jack, que anda un poc

Retales musicales (I)

Imagen
Hablaba hace poco con Letraherido y me preguntaba si me había planteado hablar de música en el blog, de grupos y canciones que me gustan y por qué es así. Y yo, ya sabéis cómo soy, que voy un poco a salto de mata y voy escribiendo las cosas según se me ocurren, sin mucho orden ni concierto. Pero me pareció una buena idea para esos momentos en los que me apetece escribir sobre algo y no sé sobre qué, como cuando me retasteis a escribir . Yo escucho mucha música. Quiero decir que escucho música casi todo el tiempo. Y aún así no tengo ni puñetera idea de música, ni busco nuevos grupos o cantantes, ... No sé, por eso quizás no me había puesto a hablar de esto. Pero tampoco soy filóloga y hablo de libros, así que...¿Por qué no? ¿Empezamos? Retales musicales (I): Estopa. Estopa es el primer grupo de mi adolescencia. O de mi preadolescencia. Es la primera expresión de rebeldía. El primer grupo que me gustó de verdad, aunque no puede decirse que me hiciese fan del todo (n

Book-tag: Sailor Moon.

Imagen
Allá vamos con otro book-tag. Esta vez, sacado de Sucede a medianoche , el blog de Viento Polar. Lo cierto es que yo, de pequeña, no veía mucho anime, no le acababa de pillar el punto. Pero las categorías me han parecido interesantes, así que, allá vamos. 1. Sailor Moon. Un libro que te haya hecho llorar.  Si tengo que coger solo uno, ahora mismo escogo Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea , de Annabel Pitcher . Unos hipidos y todo... Demasié. Pero muy recomendable.

Fábula DIY: El gato y la golondrina.

Imagen
La primavera trajo golondrinas al pueblo o, quién sabe, quizá las golondrinas trajeron la primavera. El caso es que los primeros rayos de sol trajeron multitud de avecillas jóvenes y temerarias que amenazaban con arrancar el sombrero a los transeúntes con sus vuelos rasantes. Supongo que, como todos los jóvenes, se creían dueñas del mundo y no temían a la muerte.  Pero no solo eran desafiantes mientras volaban, también cuando cantaban. Se posaban en los balcones al amanecer, robándoles horas de sueño a las gentes de aquel lugar y, desde sus atalayas, atormentaban a toda hora a los animales domésticos de los hogares. Especialmente a uno. En una de las viviendas habitaba un gato elegante y siempre calmo. Las golondrinas jóvenes disfrutaban volando sobre el patio que él guardaba, viendo como sus ojos, fieros a pesar de todo, las perseguían sin que pudiese hacer nada por alcanzarlas. No obstante, la diversión duraba poco: no es muy divertido provocar si nadie responde a tus provoc

Libro: Pippi Calzaslargas, de Astrid Lindrgren.

Imagen
Nunca se lee suficiente las aventuras de Pippi Calzaslargas. Nunca. Y a mí ya me había llegado el turno de la relectura. He estado mirando, mientras buscaba las portadas, y no he encontrado la de mi edición (de Círculo de Lectores), pero me he sentido aliviada al ver que Blackie Books sigue editando este libro. Uf. Menos mal.  Allá vamos. ¿De qué va el libro? Pippi tiene 9 años y vive sola en Villa Mangaporhombro. No le ha quedado más remedio: su madre es un ángel y su padre el rey de una isla de caníbales (aunque nadie se lo ha confirmado, ella está segura, su padre es duro de roer). Eso, lo de ser duro de roer, debe de ser hereditario, porque no hay quien pueda con Pippi, ya sea ladrón, matón, maestra o policía. Claro que, ¿quién iba a poder con la niña más fuerte del mundo?  Hablando del libro... Me repito, pero me da igual: se lee poco a Pippi. Yo he vuelto a ella esta vez por mi nena, con la que leo trozos a veces. Se ha hecho fan. Total y absolutamente fan

Que vienen, que vienen...(2)

Imagen
...las elecciones (otra vez). Que yo no quería, en serio, no tenía intención, pero es que me buscáis la boca y los dedos, y no puede ser, acabo haciendo una segunda entrega del... Cursó básico de lógica (informal) para sobrevivir a las elecciones.  (chan-chan) En la entrega de hoy, queridos amiguitos y amiguitas, la falacia más usada en elecciones, junto al tu quoque . Allá que voy. Con todos ustedes, hoy... 2. La falacia ad populum . (Si has llegado aquí por error y estás más perdido que un cartero en Barcelona, pero quieres quedarte, te recomiendo que leas los primeros párrafos de esta entrada ). Ya sabemos lo que es una falacia, ¿verdad? Que sí, que sé que lo sabemos :P Pues ahora voy a explicar, brevemente, en qué consiste la falacia ad populum (al pueblo) que, como ya os he avanzado, es una de las que más se usan. Más que nada porque los políticos creen que capacidad de razonar tenemos la justita. Y debe de ser verdad, porque oye, este tipo de argum

Manos.

Imagen
Dicen que la cara es el espejo del alma. Otros dicen que los ojos. Yo creo que nada del cuerpo refleja suficientemente lo que hay en el alma de las personas, pero si tengo que elegir algo, me decanto por las manos.  A veces miro las manos de la gente que conozco y elucubro sobre si lo que dicen sus manos coincide con lo que yo sé de ellos. Pienso en las manos de mi hermano, con las uñas mordidas casi hasta la raíz, fruto de su nerviosismo, enrojecidas casi siempre, de frotarse para quitar la pertinaz grasa de la maquinaria. Pienso en las de mi madre, ásperas del friegue, cuarteadas en invierno, de lavar la ropa a mano, sin importar el frío, y, a pesar de todo, en sus uñas impolutas, perfectamente cortadas con una ligera forma ovalada. Pienso en las manos de Jack, pequeñas, pero firmes, y tan suaves que querría estar cogida de ellas toda la vida. Mis manos no son demasiado interesantes. Tengo unas manos normales, suaves, con las uñas generalmente cortas. El único rasg

Que vienen, que vienen...

Imagen
...las elecciones. Ha empezado la campaña electoral. Ya, ya sé. ¿Cuándo acabó? Porque para que algo empiece tiene que haber un espacio en el que no se está haciendo. Bueno, que da igual. Que ya ha empezado. Brace yourselves, elections are coming.  No ha hecho falta ni que empezase la pegada de carteles para encontrarnos ya con algunas perlas propias de la campaña electoral. Por ejemplo, ayer leí que un miembro de la lista de València en Comú, la candidatura de unidad popular para el ayuntamiento de Valencia, decía de un cartel de Compromís en el que aparecía una mujer (creo que era Mónica Oltra, pero no estoy segura) que no sabía si era un cartel electoral o de un club de carretera. Osea... En fin. Ese es el nivel. Pero no pasa nada, porque luego hablamos en femenino y ya está. Feminismo a tope.  Total, que entre unas cosas y otras he pensado que sería interesante me apetecía escribir un post en plan CURSO BÁSICO DE LÓGICA (informal) PARA SOBREVIVIR A LA CAMPAÑA ELECT

Libro: Legado en los huesos, de Dolores Redondo (Trilogía del Baztán #2)

Imagen
Segunda parte de la Trilogía del Baztán. Decidí dejar un poco de tiempo después de leer El guardián invisible porque no quería saturarme. Pues después de este la pausa va a ser obligada. Vamos con la reseña. ¿De qué va el libro? La vida de Amaia Salazar ha dado un giro, si no de 180 grados, sí de 150. Lo que creía casi imposible, quedarse embarazada, ha ocurrido. Elizondo, el pueblo del que huyó y al que no pensaba volver, se le antoja un lugar amable, se ha reconciliado con él. Después de cerrar el mal llamado caso del Basajaún, Amaia cree que podrá disfrutar de su vida, de su maternidad y de su trabajo. Se da cuenta de que no es así cuando se ve directamente interpelada por no uno, sino dos criminales confesos. Tirar de ese hilo la llevará a enfrentarse a secretos y misterios que no llega ni a imaginar.  Hablando del libro... Desde ya os digo que esta reseña seguramente sea muy loca, poco organizada y un desastre. Pero es que cuando hago las reseñas, las escribo

La buena vida.

Imagen
El otro día mi hermano estaba relatándonos su última escapada que, como buen loco del motor, tenía que ver con vehículos motorizados, en este caso camiones. Se lamentaba de que no podría ir a Jerez, a ver las motos, porque dos veces al año puede darse un capricho, siempre y cuando no conlleve mucho lío. Pero fastidia, claro, no poder hacer todo lo que te gustaría.  -Si es que no vamos a dejar de ser pobres en la puta vida... -se lamentaba.  Para él, para mí, dejar de ser pobres no es convertirnos en ricos, qué va. Es tener lo suficiente como para no ir con el agua al cuello. -¿Tú te crees -pregunté- a esos que dicen que se aburren teniendo dinero? Mi hermano me miró fijamente, pensándolo un instante. -Pues no. Si yo no tuviese que pensar en que la cartilla se me queda al límite en cuanto surge un imprevisto, menuda vida iba a llevar, sí. Me iba a dar a la buena vida.  Y en ese pensamiento nos quedamos, los dos. Mi hermano y yo somos muy distintos, lo te