jueves, 26 de febrero de 2015

Reto (II): Baile de máscaras.

Vamos con la segunda entrega del reto de escritura. Hoy le toca el turno a Jack, que me propuso como inspiración la canción "Take a Bow", de Muse, y una máscara veneciana. En esta ocasión he decidido tomar ambas propuestas, porque así me ha salido. Espero que quede algo aceptable, por lo menos :)

Allá vamos.

La música para leer es esta:


***

 Baile de máscaras.


Una noche más, otra fiesta privada. Podría parecer que es una más, una entre tantas. Cada gesto, calculado. Cada pose, ensayada. Cada sonrisa, fingida. 

Mira a su alrededor y las observa: nunca nadie subido en unos zapatos de tacón se sintió tan pequeño como esas mujeres. Nunca. Pero ella no, ella es diferente. Ella está dispuesta a abrirse camino hasta lo más alto, cueste lo que cueste. 

Localiza su objetivo. Aparta su antifaz y guiña un ojo. Le muestra la lengua. Vuelve a cubrirse. El hombre se acerca, como esperaba, convencido de ha sido él quien la ha elegido. 

Se pega a ella y susurra a su oído. Escucha su voz entrecortada. "Director de un banco de inversión", cree oír. Quiere impresionarla pero ella, aunque es capaz de fingir asombro con gran maestría, no es fácil de sorprender. Por sus curvas han pasado otros distintos, pero iguales a él: ministros, jefes de Estado, empresarios, incluso algún rey. Sonríe recordando que la cara de esos hombres no ha dejado de salir en las noticias desde que se acostaron con ella. Es muy buena en su trabajo. Mejor de lo que cualquiera de las ninfas que pululan por allí llegará a ser nunca. 

El señor director de un banco de inversión está agarrando su trasero y se inclina sobre sus pechos. Solo tiene que echarle el lazo. Distraída, como si hablase con el aire, susurra una obscenidad. Surte efecto: el hombre, fingiendo ser un caballero, le ofrece su brazo y la acompaña a la salida. Ella, que puede ver más allá de sus modales impostados, sabe que el viaje será duro. 

Le abre la puerta del Rolls Royce y ella se sonroja voluntariamente, como si fuese la primera vez que monta en uno de esos añadidos fálicos. Una vez dentro él se abalanza sobre ella, la besa, o más bien, la lame. Amasa su cuerpo como si quisiese darle otra forma. Ella se defiende.

-Guarda algo para el hotel. Quieres saber qué puedo hacer en una cama -dice, sugerente.

Él obedece y aguarda. Quiere saberlo. Y ella está dispuesta a enseñárselo.

A la entrada del hotel ella agarra su bolso con nerviosismo, como si tuviese miedo de que la echaran fuera, aunque sabe de sobra que las idas y venidas de prostitutas en esos lujosos hoteles son la norma y que nadie habla de ello. Incluso manipulan las cámaras de seguridad: un hombre poderoso fue acusado de violar a una muchacha del servicio y esas imágenes supusieron su condena. Desde entonces reproducen un vídeo en el circuito cerrado, no graban. Esa era la única manera de volver a ganarse la confianza de sus clientes. Y ella lo sabe. La dulce anticipación le hace sonreír con sinceridad por primera vez en la noche. 

Entra en la suite y parece cohibida. El gran hombre interpreta esa señal como una invitación para hablar de sí mismo, para mostrar su poderío y su grandeza. No falla. Ella piensa que en diez segundos estará abriendo su caja fuerte y mostrándole joyas, dinero y a saber qué más. Quizá incluso trapos sucios de otros magnates. Eso era lo que más le gustaba de su trabajo: ver cómo se descubrían ante ella, cómo se mostraban en toda su ruindad. Al fin y al cabo, ¿quién iba a desconfiar de una pobre prostituta? Desde luego no esos hombres que creen poder aplastar el mundo entero con un puño.

Él abre la caja fuerte y ella gime. Varios lingotes de oro refulgen desde el interior. Lo besa casi hasta dejarlo sin aire y lo conduce a la cama. Mientras tanto, deja caer su vestido. Él se desploma sobre el lecho y ella, en ropa interior, le pregunta con su voz más sensual.

-¿Me pongo encima, o debajo?

"Encima", responde él. Sin sorpresas: ellos solo quieren estar encima cuando no supone ningún trabajo. Se sienta a horcajadas sobre él. 

"Déjame ver tu cara", ordena él. Todavía cree que es quien maneja el juego. Ella accede. Quiere que la reconozca, quiere que entienda qué había bajo la máscara. Sin embargo él no presta demasiada atención: ella ha comenzado a desabrochar su sujetador, atrayendo la mirada de aquel hombre a la promesa de sus pechos desnudos. Cuando vuelve a mirar a sus ojos es demasiado tarde. Si hubiese prestado atención, si hubiese sabido mirar bajo el antifaz, si no se hubiese dejado llevar por las apariencias,...

Desenrolla cuidadosamente el sujetador, su favorito, del cuello de aquel director de un banco de inversión, ex director de un banco de inversión, para ser más precisos. Toma todo lo que hay en la caja fuerte, pero deja la máscara. No la necesita. No hay disfraz más efectivo que el menosprecio de los otros.

***

Aaaale. Espero que os guste, especialmente al "inspirador" :P

Y gracias por leer y comentar :) ¡Besos!

miércoles, 25 de febrero de 2015

Libro: Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez.


No he encontrado por ahí la portada de mi edición. Mi ejemplar (se intuye aquí) forma parte de una colección de 50 clásicos españoles que sacó El País cuando yo tenía 17 años. Los tengo todos y he leído muy pocos. Tengo que irle poniendo remedio poco a poco. Y en eso estamos. 

¿De qué va el libro?

El libro es una colección de "escenas" costumbristas que Juan Ramón Jiménez describe como si hablase con su burro, Platero. Al menos, la mayoría de ellas. En estas breves escenas retrata Moguer, su pueblo natal.

Hablando del libro...

Hay algo que me ha llamado mucho la atención durante la lectura. Parece ser que este libro solía ser "recetado" como lectura infantil. De hecho, más de una de vosotras me ha comentado que lo leyó de pequeña, bien porque se lo regalaron, bien porque era una tarea del colegio.  Pues no sé,  yo he encontrado en Platero y yo un lenguaje muy rico y bastante complejo, desde luego me ha parecido complejo para que lo lea un niño/a. Aunque supongo que, quizá, los niños ven otras cosas, aunque pierdan matices lingüísticos. No sé. 

El libro está escrito en prosa, pero con estilo poético, y consigue dibujar los trazos de cada escena con tal maestría que casi te parece oler el ambiente del pueblo, el pan, el vino. Es, quizá, lo que más me ha gustado. Yo, que soy muy de pueblo, por mucho que reniegue a veces, he disfrutado mucho al conocer Moguer. Ha sido como si el poeta hubiese metido su pueblo en una cajita de zapatos para que yo, que leía el libro, pudiese verlo desde arriba, con sus luces y sus sutiles sombras.

Sí, eso es quizá lo que más me ha gustado. Eso, y la magia que convierte, por medio de la literatura, lo cotidiano en extraordinario. 

Os dejo un trocito...

Un día vino a mi casa, con Arias, el platero de Sevilla, un viajante de escritorio. ¡Qué embeleso de reglas, de compases, de tintas de colores, de sellos! Los había de todas las formas y tamaños. Yo rompí mi alcancía, y con un duro que me encontré, encargué un sello con mi nombre y pueblo. ¡Qué larga semana aquella! ¡Qué latirme el corazón cuando llegaba el coche del correo! 'Qué sudor triste cuando se alejaban, en la lluvia, los pasos del cartero! Al fin, una noche, me lo trajo. Era un breve aparato complicado, con lápiz, pluma, iniciales para lacre...¡qué sé yo! Y dando a un resorte, aparecía la estampilla, nuevecita, flamante.
¿Quedó algo por sellar en mi casa? ¿Qué no era mío? Si otro me pedía el sello -¡cuidado, que se va a gastar!- ¡qué angustia! Al día siguiente, con qué prisa alegre llevé al colegio todo, libros, blusa, sombrero, botas, manos, con el letrero:

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ
MOGUER.

Lo del "frikismo papelero" no es nuevo, se ve :P

En resumen, este libro...

4/5
A continuación voy a empezar La soledad de los números primos, de Paolo Giordano, largamente pospuesto -y tan largamente. ¡A ver qué tal! Porque he leído reseñas muy dispares ^^.


lunes, 23 de febrero de 2015

Reto (I): Matices que cambian el mundo.

Bueno, primera entrada del reto. Os agradezco a todos vuestras aportaciones, de verdad, y espero que lo que salga os guste, aunque sea un poquito. Hoy toca el relato inspirado en la canción "People Help The People", de Birdy, que propuso Emma F.M. No sé si el relato será de su gusto, supongo que no de sus favoritos, por las cosas que suele leer y escribir. Quiero aclarar que no me he basado en la letra de la canción, ni en el vídeo, sino en las sensaciones que me transmite la música y el enfoque ha sido, más o menos, imaginar una escena con esa banda sonora, aunque en este caso sí que hay algo de coincidencia. Bueno, no me enrollo más.

***

Esta es la música para este relato:


Matices que cambian el mundo.

Elena sube al autobús 9, como cada tarde, para volver a casa desde la universidad. Mira por la ventana, ausente, y entonces aparece ella. Corre, agita los brazos, grita. El conductor la ve y las puertas se abren, otras veces no ha tenido tanta suerte. Pasa el bonobús por el detector y camina hacia ella arrastrando los pies. Se sienta a su lado. Más que sentarse, cae. A su lado.

Elena se sumerge en la música de su reproductor de mp3 y apoya la frente en el cristal. A su alrededor todo parece pasar muy rápido, demasiado. Y sin embargo allí se ha detenido el tiempo. Ella llora, como otras veces. Elena ya la ha visto intentar tragarse las lágrimas sin éxito en otras ocasiones. La desconocida mira una fotografía. Es la cara de un niño. Aunque parece enfermo, sonríe. Luce la gorra de un equipo de fútbol, pero se adivina que bajo ella no hay pelo. Elena traga saliva sonoramente. Y entiende, o cree entender.

¿Quién será ese niño? Seguramente su hermano. ¿O quizá su hijo? La desconocida no puede ser mucho mayor que ella, quizá sea más joven. Pero el niño no debe de tener más de 5 años. Sí, seguramente sea su hijo. Pero eso no importa, no realmente. Es alguien a quien quiere, y eso basta. Ahora Elena siente también un nudo en la garganta. Mira para otro lado, tiene que aguantar el llanto. Entonces piensa en esa mujer, llorando cada tarde en ese autobús, sintiéndose una isla en medio de un mar de indiferencia y, sin saber por qué, Elena se gira y la mira. 

La desconocida se sabe observada y vuelve la cabeza un poco, con timidez. Elena eleva la mano y le seca las lágrimas con el pulgar. Se miran intensamente a los ojos pero no dicen nada. Entonces Elena, sin saber muy bien por qué, abraza a aquella desconocida y llora junto a ella. La toma de la mano y mira la fotografía junto a ella. Hace ese breve viaje junto a ella.

Cuando el autobús llega a la parada de Elena aún no se han dicho nada. Se besan en las mejillas y se sonríen, todavía con los ojos húmedos. Antes de bajar, Elena la mira y le hace un gesto de despedida con la cabeza. Entona un "adiós" silencioso con los labios.

Elena camina hacia casa pisando sobre una línea imaginaria y pensando en los sutiles matices que cambian el mundo. Aquella desconocida se había sentado a su lado. Había caído a su lado. Pero había sido ella la que había decidido estar junto a la desconocida. La desconocía había provocado la cercanía de sus cuerpos. Ella, la de sus corazones. Juntas, habían atado un nudo, habían creado una conexión. Sí. Hay matices que cambian el mundo.

***

En fin, espero que no os haya disgustado demasiado el experimento. A mí, desde luego, me ha parecido un ejercicio interesante :) A ver cuándo encuentro tiempo e inspiración para el siguiente. ^^

¡Un saludo y gracias por leer! :)

domingo, 22 de febrero de 2015

Sigo escribiendo.

Aunque no lo veáis sigo escribiendo. Y aunque casi nunca comparta poemas, sigo escribiendo poesía. Todavía quedan páginas de la Moleskine que Ro me regaló, no creáis, pero voy escribiendo. El otro día mi amiga Carxa me escribió un privado, informándome de un concurso. Se trataba de escribir un micro-relato sobre la primavera. Yo le di las gracias y le dije que lo intentaría. Y supongo que seguiré intentándolo, pero hasta el momento lo único que me salió fue un cuasi-soneto. Supongo que por influencia de Cyrano. 

Y ya que ando falta de ideas y que dije que iría enseñando algo de lo que escribiese en mi cuaderno de poemas, voy a enseñároslo. Pero que nadie entre en pánico: no es más (ni menos) que un poema. Y ya sabéis que a mí me gusta retorcer un poco los conceptos y las imágenes. ¿Qué es la primavera? Vida, alegría, esperanza, promesas de verano, placidez. Pues yo he hecho otra cosa. :P

Naufragio de primavera

No pensé que mi pluma enunciara
la despedida en tan temprana hora.
Mas, el llanto que mi faz decora
hoy no me apena como yo esperara.

Se dice que perdida la esperanza
no quedan en la caja más horrores
pero en el mundo todo son temores
si a soñar el alma ya no alcanza.

Mi nave no obedece, ya se escora,
la arrastra la fortuna traicionera.
Roto el timón, las fuerzas me abandonan.

¡Que corra ya mi sangre sin demora!
Impotente ha de ver la primavera
como las amapolas se deshojan.

***

Hoy, mientras leía el blog La vieja Morla, de Laura Tejada, he tenido una revelación que puede aliviar mi falta de ideas. Laura propuso a sus lectores un reto: "Te reto a que me retes". En él, los lectores proponían canciones y ella, a partir de esas canciones, escribía un pequeño relato, una escena, más bien. Pues eso quiero proponeros yo, pero de manera un poco diferente, algo más abierta. Me vale que propongáis una canción, pero también me vale una fotografía de algo cotidiano, no sé, un poco casi cualquier cosa. He llegado a escribir relatos inspirada por un cepillo de dientes, así que... xD Podéis hacer hasta dos propuestas por comentario, pero elegiré solo una, ¿vale?

Como últimamente no voy muy bien de tiempo, me comprometo a escribir una escena sobre la propuesta de los 5 primeros comentaristas. Si luego me quedan ganas o tiempo, y si no os aburre demasiado,  puede que vaya cogiendo también las demás. Pero en principio, sobre esos 5 primeros. A ver qué sale. Si queréis ver cómo está quedando el reto de Laura, aquí tenéis la lista.

En fin, ¡disfrutad de lo que queda de domingo! :) 

¡Besos!

sábado, 21 de febrero de 2015

"Bien mandá".

El otro día, en un comentario, Rosa me decía que contase qué tal me va con MiNena. Y yo soy muy "bien mandá". La cosa venía, en parte, por un post de Ro. En él cuenta que ha intentado de todo para sacar adelante a uno de sus grupos y que no está teniendo demasiado buenos resultados.  De MiNena os hablé aquí. Os contaba que había habido un cambio brutal de un curso a otro y que lo achaqué, tras hablar con la madre, al maestro. Fui un poco injusta, y me he ido dando cuenta poco a poco, a medida que he conociendo a MiNena. 

Sí, no le gusta el maestro. Sí, este manda muchos deberes. Sí, también es un poco pasota y se le descuelgan los polluelos. Pero tenía que haber algo más. Había cosas que no me cuadraban. La niña nunca habla del cole. No habla de sus amigos y amigas. No habla de lo que hace cuando sale al parque, si es que sale. Nada. Una vez, al decirme las notas de los exámenes, me habló de un compañero que había aprobado por los pelos y, acostumbrado a sacar dieces, se echó a llorar, y me contó que todos se rieron de él. Yo le hablé de que hay que intentar superarse, de que no se trata de ser mejor que los otros, sino de ser mejor de lo que éramos ayer. Le dije que nunca se riese de nadie que llora. Y me pareció que lo entendió. 

Lo que pasa es que ayer, justo ayer, después de que Rosa me pidiese que hablase de ella y antes de ponerme a escribir la entrada, me enteré de algo. No sé cómo de fiable es la información, aunque me cuadra. Parece ser que MiNena es el saco de boxeo del grupo. Metafóricamente, claro. Pero es con la que se meten todos. La gorda (que no lo es), la tonta (que tampoco lo es), a la que le quitan el material escolar, a la que le tiran los libros por la clase, a la que le esconden las cosas. Con la que nadie quiere juntarse. La que se sienta sola en el recreo, y casi mejor. Me suena de algo. Puede que me hablase del compañero que lloró porque ese día no fue ella el objetivo de las burlas...

Cuando pregunté por qué la madre no me habría dicho algo al respecto. No todo, algo, recibí por respuesta que, posiblemente, le daría vergüenza. Y así estamos.

Claro, si eso da en ser verdad, explica muchas cosas. Yo me preguntaba cómo era que no se enterase de nada en clase si, cuando yo le cuento algo, se queda rápidamente con la copla. Puede ser que tenga que ver con que es difícil prestar atención al maestro si estás pensando en qué te espera al salir al patio, o en qué te va a faltar hoy cuando eches mano a la mochila. 

Explica los llantos, las peticiones de cambio de colegio, el dolor de tripa por las mañanas. Explica que yo me sorprenda con ella, con sus progresos y con su actitud. Y que luego, en otras partes, la niña que ven sea diferente. Supongo que porque la sitaución es muy diferente.

MiNena es dulce como un caramelo. No para de traerme regalos. Piedras de colores, una muñeca dibujada, una pulsera de cuentas, una carta (tan emocionante que obvié todas las faltas de ortografía),... Es un cielo. Y me gusta mucho trabajar con ella. Es educada, pizpireta y espabilada. Habla con una soltura que ya quisieran muchos. Tiene muy buena memoria y mucha imaginación. Si está sufriendo como me contaron, no se lo merece.

En cuanto a su desempeño académico, vamos lentos pero seguros, supongo. Hace una semana no se sabía las tablas de multiplicar y ayer mismo ya me las decía salteadas casi perfectamente. Es capaz de relacionar lo que aprende con cosas cotidianas y, por lo que me cuenta -y yo lo creo-, ha cogido el hábito de repasar cada día lo que ha aprendido en clase. Aunque los problemas de matemáticas son algo superior a sus fuerzas y casi a las mías -.- xD. Me dice su familia que se concentra más al hacer sus deberes y que los acaba antes. Que se le nota que la he ayudado.

Yo, no sé hasta qué punto. Es cierto que en los últimos examenes aprobó una de las asignaturas que había suspendido en la primera evaluación y se quedó cerca de aprobar dos más. Ya digo, no sé qué parte de esos logros me corresponde. Pero si os soy sincera, a mí hoy este tema me preocupa bastante menos de lo que me preocupaba hace una semana... :(


¡Un beso y pasad buen finde!

viernes, 20 de febrero de 2015

Libro: Wonder. La lección de August, de R. J. Palacio.


¡Reseña nocturna! xD Es que mis días tampoco tienen tantas horas como a mí me gustaría xD :P

Tenía este libro pendiente desde que vi el post de Ro. Ella dice sin decir, recomienda sin destripar. Así que os recomiendo que vayáis a su blog. Aquí voy a quedarme a gusto con el libro, porque me apetece hablar de él. Porque os daría la vara durante días si pudiera. Así que si pensáis leerlo sin saber nada de él, pues a lo mejor deberíais parar aquí xD

¿De qué va el libro?

August es un niño de 10 años casi normal. Si no fuera por su casi insana obsesión con La Guerra de las Galaxias y por su cara... Bueno, especialmente por su cara. Es difícil sentirse normal cuando nadie cree que lo seas, cuando todos te miran como a un bicho raro, o aún peor. Si además de tener que lidiar con eso cada día a tu madre se le ocurre la grandiosa idea de que vayas, por primera vez, al colegio, la aventura está servida. 

Hablando del libro...

Yo quería cambiar de tercio después de leer Cyrano de Bergerac, pero en realidad en cierto sentido no lo he hecho, concretamente en el tema de las apariencias y la fealdad. August, en el momento en el que se narra la historia, no tiene ningún problema, aparte de una cara peculiar. No voy a describirla, leed el libro :P Por lo demás es un niño divertido, agradable, curioso, inteligente, simpático, amable,... Pero todo eso no importa si la gente se asusta cuando te ve. Nunca llegan a conocerte, claro...

Así que buena parte de la historia pivota alrededor de las idas y venidas de August en el colegio. Si hace amigos, si no, cómo lo tratan los niños (qué crueles son a veces, ¿verdad?), cómo reaccionan los padres al hecho de que esté ahí (tener una cara rara no es una necesidad especial ni nada por el estilo, pero eso no todo el mundo parece entenderlo)... Esas cosas. Y es interesante, entrañable y emocionante. 

Pero no todo es August. El libro está narrado desde varias perspectivas. 


August, claro. Via, su hermana mayor. Jack, el primer amigo que August parece hacer en el colegio. Summer, su primera amiga. Justin, el novio de Via. Y Miranda, una amiga de Via que quiere mucho a August. 

Cada uno de ellos tiene sus problemas, sus preocupaciones. Me ha llamado mucho la atención, para bien, el tratamiento que hace la autora del personaje de Via. Via, desde el momento en el que August nace, se convierte en un personaje casi invisible. August requiere atención constante, pasa mucho tiempo en el hospital por las operaciones, y siempre llama la atención. Via... Se ha acostumbrado a ello, y lo lleva bastante bien, pero no deja de ser una preadolescente -o no tan pre- con ciertas necesidades. Me ha gustado mucho su punto de vista, me ha parecido muy verosímil. 

Tengo que decir, y no me da vergüenza, que se me ha escapado alguna lagrimilla de la emoción. O a veces de la rabia. Porque el pobre August no se merece lo que le toca tragar, las cosas como son. Pero bueno, al final las cosas acaban por ir tomando una forma más agradable. :)

En fin, una novela sobre la amistad, los prejuicios, la convivencia, la solidaridad,... Y muy, muy, muy recomendable. Con capítulos cortitos, no se lee, se bebe. Y por lo menos a mí me costaba horrores parar de leer. :)

Y creo que la banda sonora de este libro podría ser esta. De hecho, incluye una cita de esta canción :)
 

You are beautiful,
don't matter what they say:
words can't bring you down.


Os dejo un trocito...

Está escrito así, ¿eh? Sin mayúsculas ni nada. xD Pero solo la parte de Justin. :)

no puedo dejar de pensar en las palabras de miranda: "el universo no se portó bien con auggie pullman".
pienso mucho en ellas ye n todo lo que significan. tiene razón, el universo no se portó bien con auggie pullman. ¿qué hizo el pobre chaval para merecer esa condena?¿qué hicieron sus padres?¿qué hizo olivia? una vez me dijo que un médico les había dicho a sus padres que la probabilidad de que alguien tuviese la misma combinación de síndromes era de una entre cuatro millones. ¿acaso eso no convierte al universo en una lotería gigante? compras un billete cuando naces y solo depende del azar que el billete sea bueno o que sea malo. todo es cuestión de suerte.
la cabeza me da vueltas, pero luego unos pensamientos más ligeros me tranquilizan, como una tercera menor en un acorde mayor. no, no, no todo depende del azar. si todo dependiese del azar, el universo nos abandonaría por completo. y el universo no nos abandona. cuida de sus creaciones más frágiles de un modo invisible. por ejemplo, con unos padres que te adoran ciegamente, y una hermana mayor que se siente culpable por sentirse humana, y un chaval de voz áspera que se ha quedado sin amigos por ti, e incluso una chica de pelo rosa que lleva una foto tuya en la cartera. quizá sea una lotería, pero el universo acaba compensándolo. el universo cuida de todos sus pájaros.

También es genial el precepto de August, pero es lo último del libro, así que... :P

En resumen, este libro...

5/5

Ahora voy a saldar cuentas con otro clásico: Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez. He llegado tarde al centenario, pero bueno, mejor tarde que nunca. Le tengo muchas ganas. A ver si sigue la racha de reseñas positivas, que últimamente me gusta todo :P jaja.

¡Besotes!

jueves, 19 de febrero de 2015

Serie: Agent Carter

Hola, humanos, especialmente Frikilondrios of the World. ¿Cómo os va la vida? La mía va, que no es poco. Aunque al final del día no es que me quede demasiado tiempo para escribir. Tengo miedo de que, si dejo de escribir aquí, si vengo solo a reseñar libros, este blog acabe muriéndose poco a poco y la idea no me acaba de gustar :P. Puede parecer un miedo absurdo, pero... Lo cierto es que estoy un poco en "crisis" bloguera, y nada me parece lo suficientemente "blogueable". Cosas.

Así que por no hablar de libros, voy a hablaros de una serie: Agent Carter. Es la nueva apuesta de Marvel y MOLA MUCHO. Hacedme caso, frikilondrios y frikilondrias. 

¿Se puede molar más? Lo dudo.
La II Guerra Mundial ha acabado y Peggy Carter, una de los mejores agentes del SSR (una agencia de los aliados durante la guerra), ha acabado relegada a secretaria de sus colegas masculinos. ¡Ella! ¡Que pateó el culo de Hydra con saña y salero! ¿Esto es justo? Pues no. Pero, no os lo perdáis, que encima el personal se cree que Peggy está ahí por ser "la novia de". ¡Habrase visto! La novia de, en este caso, Steve Rogers, más conocido como "Capitán América". El pobre tuvo un accidente y digamos que lo suyo se enfrió. Literalmente. Porque se quedó congelado.

La cuestión es que en la serie el tema "Capitán América" no lo llevan demasiado mal. Cierto, Peggy piensa en él de tanto en tanto, y por supuesto sale a relucir, pero lo lleva bastante bien a decir verdad. La tía tira para adelante con un par de ovarios bien puestos. Y eso ya tiene mérito, que el Capitán América es mucho Capitán América, señores y señoras. 


Así que, ¿qué tenemos en Agent Carter? Una serie de espías, dentro del universo Marvel, con bastante acción e intriga, como corresponde. Pero también a una mujer infravalorada y todos los infras que se os ocurran, luchando día a día por ganarse el respeto y el reconocimiento de sus colegas. Y pateando muchos culos por el camino con bastante estilo, las cosas como son. 


BONUS:  Si además de frikilondrios of the world sois fanáticos de la moda y la estética de aquella época, esta serie es imprescindible. Quiero TODOS los vestidos, TODOS los zapatos, y el tono de labial Sweet Dreams, of course.


Sé que algunas de vosotras ya la seguís. Se admiten persuasivos argumentos en los comentarios. O simplemente declaraciones de amor histéricas. Como os parezca :P jaja.

martes, 17 de febrero de 2015

Libro: Cyrano de Bergerac, de Edmond Rostand


Para San Valentín recibí como regalo un poema de Neruda, una caja de bombones y un libro comprado en las ofertas de mi librería favorita. El libro en cuestión, supongo que os lo imagináis, es Cyrano de Bergerac. Así que vamos allá. (A este paso el blog se convierte en un blog literario xD)

¿De qué va el libro?

Cyrano de Bergerac es un valiente espadachín y un hombre ingenioso, igual de diestro en las batallas cuerpo a cuerpo que verso a verso. Sin embargo Cyrano es culpable de un gran crimen: es feo. Una nariz enorme es su cruz. Esto le hace amar en secreto pues, ¿quién va a corresponderle? Pero Cyrano encuentra la oportunidad de conquistar a la mujer que ama por medio de otro hombre, este sí, hermoso, aunque poco hábil con las palabras.  ¿Tomará esa oportunidad, aun sabiendo que supone renunciar a ella para siempre?

Hablando del libro...

No lo he mencionado antes, pero se trata de una obra de teatro en verso. En cuanto a la obra en sí, poco puedo decir: no soy una experta. De lo que sí os puedo hablar es de mis sensaciones leyendo, como hago siempre. Esperaba que el libro me gustase, desde luego, pero no esperaba que me causase una gran impresión. No por nada, sino porque conocía la historia. De hecho, la primera vez que pague una entrada para ir al teatro fue a ver esta obra. Fue una representación maravillosa, en un teatro maravilloso, con actores maravillosos y... En fin, que todo fue perfecto. Voy a recordarla toda mi vida. Supongo que allí, en aquella representación, me enamoré de Cyrano. Por eso, ya digo, no esperaba que el enamoramiento me golpease con tanta fuerza. Al fin y al cabo no hay novedad. Pero parece ser que la novedad no lo es todo, queridxs...

Sigo enamorada de Cyrano y de su historia, sí. La relación con este libro ha sido eso, una relación de amor. Al acabar de leer, entre suspiros, me abrazaba al libro y pensaba en lo que había pasado y en lo que estaba por venir. En serio, ¿cómo he podido suspirar tanto con una historia que no me era desconocida? Y no eran solo los suspiros, ¡es que hasta se me aceleraba el pulso! Habría sido de estudio lo mío mientras leía, de verdad.

Dicho esto supondréis que me ha encantado. Y suponéis bien. Desde luego, aunque los personajes están bien presentados y demás, Cyrano se sale de la escala: romántico, intrépido, independiente, un tanto irreverente... De verdad que la obra me ha parecido emocionante y absolutamente romántica sin ser un pastel.

La historia permite la reflexión sobre lo obvio: hasta qué punto es importante la belleza, hasta qué punto no ser "agradables a la vista" nos cierra puertas e impide que la gente llegue a conocernos.

En fin, otro clasicazo para tachar de la lista de libros que leer antes de morir. Y supongo que no será la última vez que lo lea. :)

Os dejo un trocito...

CYRANO.- (Levantándose)
Ese sátiro, ese inmundo
Sileno, pese a su panza,
aún se cree peligroso
y seductor con las damas.
Cuando en la escena farfulla
su papel, tiernas miradas
de besugo les dirige
con sus ojazos de rana.
Le aborrezco desde el día
que llevó su torpe audacia
hasta ponerlos en ella...
¡En ella!...¡Una flor manchada
de repugnante babosa
por la pestilente baba!

LEBRET.- (Estupefacto.)
¡Cómo! ¿En "ella"? ¡No es posible!
CYRANO.- (Con amarga sonrisa.)
¿No es posible que yo amara?
(Cambiando el tono y con gravedad.)
Pues bien: amo. 

En resumen, esta obra...

5/5
 Anoche tenía, de nuevo, angustia lectora. "¿Y qué leo ahora?", pensaba. Me apetecía algo romántico, pero mejor no, porque me acabaría saturando. Así que he decidido sacar de la lista de pendientes Wonder. La lección de August, de R. J. Palacio, recomendado por la profe, que es garantía de acierto casi seguro. Así cambio de tercio radicalmente :)



No olvidéis que el cutre-sorteo del relato sigue abierto. Si pincháis en el banner de la derecha, iréis a la entrada :)

domingo, 15 de febrero de 2015

Libro: La rebelión de las masas, de José Ortega y Gasset.

¡Hola humanos! Aquí estamos de nuevo con una reseña, que parece que aparezco por aquí nada más que para hacer reseñas esta semana. Porque la entrada de ayer la programé durante tres días. A trocito por día. Madre del amor hermoso. Así que he esperado a hoy -tampoco he tenido tiempo antes- para traeros las impresiones de lectura de este librito. Allá vamos.

¿De qué va el libro?

En esta obra Ortega y Gasset analiza el fenómeno que él llama "rebelión de las masas": la masa, el hombre mediocre, ha cambiado de actitud, se ha rebelado ante los hombres excepcionales, y reclama la mediocridad no solo como derecho, sino como valor. Así, la muchedumbre ha ido ocupando el espacio público, tornándose agente de la actividad política e histórica con mucho más protagonismo, convirtiendo la sociedad en sociedad-masa. Podemos constatar esta rebelión de las masas en el auge, en toda Europa, del bolchevismo y el fascismo. A lo largo de las 200 y algo páginas de la obra, Ortega examina las causas y consecuencias que este fenómeno puede tener con una agudeza que puede confundirse casi con clarividencia.

Hablando del libro...

Decir que Ortega era un pensador brillante casi sobra, sobre todo si lo digo yo. Sí diré que se le hace poca justicia a este genio de la filosofía española, en mi opinión, pero bueno. Y diré también que es un pensador que no solo no me da pereza leer, sino que me apetece leer de tanto en tanto. Y eso tiene su mérito, porque lo que me cuesta a mí ponerme con libros de no ficción no está escrito. Será, claro, porque todo lo que he leído de él me ha dejado un relativo buen sabor de boca. Relativo porque, aunque disfruto mucho leyéndolo, a veces me quedo... Pues eso, inquieta. 

Me pasó cuando leí España invertebrada, y me ha vuelto a pasar con La rebelión de las masas. Es como si Ortega hubiese podido ver el futuro. Es alucinante cómo las ve venir. Me ha sorprendido mucho un pasaje en el que dice que la unión política de Europa ocurrirá bien porque un chino asome la coleta por los Urales, bien por un magma musulmán. Y veremos si acierta, porque la medio unión económica, ahí está, pero si hay unión política, miedo me da pensar en lo que salga. Desde luego tiene sus fallos. En el momento en el que escribe el libro (empieza a publicarse en 1929) Ortega dice que lo bueno del momento es que la violencia ha alcanzado su punto álgido y que desde ahí solo podía ir disminuyendo. Bueno, parece ser que ahí no estuvo muy fino. Pero claro, lo que pasó después en Europa, especialmente después de la I Guerra Mundial, era difícil de imaginar, supongo.

Ortega hace también una defensa de la democracia liberal que me ha llamado la atención por chocar con el tipo de democracia que hoy se pide, o al menos eso me ha parecido. Se queja de que antes la masa era dócil a las minorías selectas, reconocía sus limitaciones y se dejaba dirigir por esas personas excepcionales. Ahora, en el momento que escribe, la minoría quiere imponer sus intereses y tópicos y desprecia al intelectual y al capaz. Ahora todos queremos decir la nuestra, queremos hacer valer nuestros intereses y concepciones acerca de la sociedad, la cultura, la política, la gestión de la sanidad, de la educación,... Incluso aunque no tengamos ni idea.  Y no sé, la verdad. Mi opinión en este punto es bastante confusa, todavía ando trabajando en ella. Lo que sí tengo claro es que hoy en día no sé yo, no se me ocurre ningún miembro de esa minoría selecta que esté en disposición de dirigir a la masa y el cotarro. Los nombres de políticos y líderes de opinión que se me ocurren tienen de minoría selecta... mas bien poco. Tirando a nada. De esto también habla Ortega, de los representantes políticos de la masa, que no tienen programa porque no miran al futuro, sino al presente. ¿Os suena? 

La cuestión es que, para Ortega, la sociedad debe ser una aristocracia. Debe tener minorías selectas, hombres extraordinarios. Si no, se des-socializa, se convierte en masa. Y no sé, me da la sensación de que en nuestra sociedad las únicas minorías selectas que hay son las económicas, y eso no las exime de ser masa, indolentes a todo lo que no sea su propio bienestar. Y en cuanto a las personas extraordinarias, están demasiado diseminadas como para conformar siquiera una minoría. Yo qué sé.

Trata más temas. También habla de la filosofía, claro. Dice algo así como que Europa se salvará cuando vuelva a imperar en ella una verdadera filosofía. Y también habla de la hiperespecialización de los hombres de ciencia. Y del Estado nacional.  Me parecen unas reflexiones muy interesantes, pero tampoco voy a ponerme a transcribir el libro xD

Desde luego, he tenido mis desavenencias con el autor. Como ya he dicho, Ortega es un pensador brillante, pero escapar de la propia época es una hazaña hercúlea y no sé si es posible. De nuevo, cuando habla de las mujeres, creo que Ortega pincha. Y en una mención que hace a los "afeminados". Cosas de la época, supongo.

En definitiva, que merece la pena leerlo si os interesan estos temas. :) Además no sé a los demás, pero a mí el estilo de Ortega me parece una gozada.

Os dejo un trocito...

Creo que este es el libro más marcado de la historia de mis lecturas. Tiene marcas por todas partes XD Elegiré al azar.

Todo el mundo sabe que, no cediendo la inspiración científica, si se triplicasen o decuplicasen los laboratorios, se multiplicarían automáticamente riqueza, comodidades, salud, bienestar. ¿Puede imaginarse propaganda más formidable y contundente en favor de un principio vital? ¿Cómo, no obstante, no hay sombra de que las masas se pidan a sí mismas un sacrificio de dinero y de atención para dotar mejor a la ciencia? Lejos de eso, la posguerra ha convertido al hombre de ciencia en el nuevo paria social. Y conste que me refiero a físicos, químicos, biólogos -no a los filósofos-. La filosofía no necesita ni protección, ni atención, ni simpatía de la masa. Cuida su aspecto de perfecta inutilidad, y con ello se liberta de toda supeditación al hombre medio. Se sabe a sí misma, por esencia, problemática, y abraza alegre su libre destino de Pájaro del Buen Dios, sin pedir a nadie que cuente con ella, ni recomendarse, ni defenderse. Si a alguien, buenamente le aprovecha para algo, se regocija por simple simpatía humana; pero no vive de ese provecho ajeno, ni lo premedita, ni lo espera. ¿Cómo va a pretender que nadie la tome en serio, si ella comienza por dudar de su propia existencia, si no vive más que en la medida en que se combata a sí misma, en que se desviva a sí misma. Dejemos, pues, a un lado la filosofía, que es aventura de otro rango.

En resumen, este libro...

5/5
Ahora mismo estoy leyendo Cyrano de Bergerac, de EdmondRostand, regalo de Jack, que me está trayendo una cantidad de buenos recuerdos... Y me tiene más ñoña... Ains.

sábado, 14 de febrero de 2015

Maneras de amar.

Hoy es San Valentín, una de las festividades de los enamorados. A mí me gusta más Sant Jordi, porque implica regalar libros, o Sant Donís, porque implica regalar pañuelos (los mazapanes no son santo de mi devoción). Y lo que me gusta, sobre todo, es que la gente se quiera, todos los días. No solo las parejas. También las familias, los amigos y hasta los desconocidos. 

Yo hoy -y todos los días, o casi- doy gracias porque me siento muy querida. Tanto, que a pesar de la distancia que me separa de la mayoría de personas que me quieren, el cariño llega. Lo dicho: soy afortunada. Y espero que vosotros, que estáis al otro lado, seáis igual de afortunados. De verdad que lo deseo.

Pero hoy no voy a hablar del amor tradicional, del amor romántico, de rosas y bombones. Ese amor es al amor real como lxs modelos de las revistas a lxs personas reales. Un canon, una aspiración, un modelo ideal, o eso parece. Luego el amor en realidad es tan único como las personas. Por eso, en mi opinión, comparar nuestra relación con ese ideal es un error. Y juzgar en base a ese ideal, también lo es. 

Quiero recordar desde este espacio pequeñito que hay muchas maneras de sentir, muchas maneras de amar. Multitud de sensibilidades e inclinaciones. En un mundo en el que la homofobia todavía es un mal común, en el que se amenaza a dos chicas con la expulsión por demostrar su amor en el instituto, en el que amar diferente puede suponerte una paliza o en el que adolescentes se quitan la vida porque no se creen capaces de seguir viviendo con el peso que por su condición sexual se les pone sobre los hombros. Vivimos, aún hoy, en en mundo en el que todo lo que no entra dentro del canon es depravación, vicio, desviación o pecado. En un mundo en el que hay quien alza la voz con timidez para decir, con toda naturalidad, que no son peores personas por amar de otra manera.

Hay multitud de maneras de amar. Y mientras sea amor, mientras haga felices a las personas implicadas y no les haga daño, yo no tengo nada que objetar a ninguna de ellas. Por eso os invito a contar cómo es vuestra manera de amar. Y, además, tendrá cutrepremio.

El fondo es del Confetimail de febrero ^^
Requisitos: debéis seguirme a mí, a todos mis compañeros, y a mí el primero, en todas las redes sociales existentes, donarme medio litro de sangre, mandarme por correo certificado con acuse de recibo un pelo del rabo de un unicornio arcoiris y... xDDD

No, es mucho más sencillo. Tenéis que responder a esta pregunta: "¿Qué es para ti hacer el amor?". No tenéis por qué tomaroslo a lo literal, cochinotes, que hay que ver cómo sois... :P O sí, si es lo que os apetece. Podéis responder en prosa, en verso, contando vuestra experiencia, con un relato breve, con metáforas,... Como queráis, libertad total. Mientras que yo lo pueda entender más o menos, me vale XD ¿Dónde respondéis? Pues en un comentario en esta entrada. Que tenga mínimo tres líneas, no me seáis rácanos. Y nada, el único requisito es que el comentario tenga un nombre: bien de usuario registrado de blogger o similar, bien, si es anónimo, que tenga un apodo, para poderlo identificar. Un comentario por persona, plis. Si se os olvida algo, podéis responderos y ampliar :)

A medida que vayáis comentando, yo os iré asignando un número. Podéis participar hasta el 11 de marzo inclusive (hasta las 23.59 de ese día, vaya). El ganador será aquel cuyo número coincida con la terminación del primer premio del sorteo de la lotería nacional del 12 de marzo, día en el que este blog cumple 3 años. Si hay algún número cuyas dos últimas cifras coincidan, será ese el ganador. Si no, pues aquel cuya última cifra coincida. De esto se deduce que los 10 primeros en participar tienen más posibilidades. (Y yo dando por eso que habrá 10 participantes o más, ilusa xD) El ganador/a se anunciará en los días siguientes en el blog y tendrá que contactar conmigo por email. Y ya está. EDITO: me había olvidado del 0, así que lo repartiré detrás del 9, si llegamos, y después de él empezaré con números de 2 cifras. -.- Esta cabeza mía...

El premio, como ya habéis visto en la imagen, es un relato escrito por mí. Es una chorrada manifiesta, lo sé, pero bueno. Podéis elegir entre un relato personalizado, en el que podréis elegir al personaje protagonista, incluso poneros vosotros mismos, o que os escriba la tercera parte -y final- de la historia de Nela. (Parte1, Parte2). Como hubo tanta aclamación popular... :P.

Lo que no puedo garantizaros es que el relato vaya a estar escrito a mano. Aunque si es muy importante para vosotrxs, lo intentaré. :)

Eso es todo. Tengo muchas ganas de leer vuestras contribuciones a este post :)

¡Amad, amad, y ensanchad el alma! Y sed felices :)

sábado, 7 de febrero de 2015

Si Jack fuera...

En el post del tag "Si fuera...", Jack comentó que tendría que hacérselo yo a él. La verdad es que tiene que ser curioso ver con qué te identifica la gente, porque cuando uno lo hace para sí mismo, tiende a identificarse con cosas que le gustan, y no necesariamente con las que sería. No sé si me explico. Angie secundó la moción, así que ahora te chinchas, Jack. Por hablar. Y para rematar, nos hemos copieteado de la copiota de mi siamesa serebral y costillo, que lo hicieron en este post. La verdad es que es un ejercicio divertido y entretenido :P
  • Si fuera un color sería...
Bettie: el negro.
Jack:el negro me gusta, aunque no sé cuál me representa.
  • Si fuera una ciudad sería ...
Bettie: No sería una ciudad. Sería un pueblo con encanto. De difícil acceso, pero al que merece la pena llegar.
Jack: Una ciudad fea pero acogedora.
  • Si fuera una bebida sería ...
Bettie: Orujo de crema. Intenso, cálido y dulce.
Jack:  Chocolate caliente.
  • Si fuera un libro sería ...
Bettie: el Hagakure. Por si alguien no lo sabe, es el libro que recoge las normas de los samuráis.
Jack:   Un cómic de Spider-man, porque Peter las pasa canutas pero siempre tiene buen humor y además tiene una novia que está cañón y que lo quiere mucho. Si fueras pelirroja y yo cachas, ya seria calcao, excepto por lo de los poderes claro xD.
  • Si  fuera una película sería ..
Bettie: Cyrano de Bergerac.
Jack:  La princesa prometida.
  • Si fuera una estación del año sería...
Bettie: Invierno. En un sitio donde nieve.
Jack: Otoño.
  • Si fuera un capricho de maquillaje sería...
Bettie: Esta es chunga. Uhm... Creo que sería un perfume. No es maquillaje, pero sí es cosmética, espero que valga. Y me explico: no busca llamar la atención, pero se nota su presencia.
Jack:  Una pastilla de jabón.
  • Si fuera una prenda de ropa sería...
Bettie: Un jersey de lana muy suave y muy calentito.
Jack:  Un abrigo de tres cuartos militar.
  • Si fuera una fruta sería...
Bettie: Una cereza. Dulce, pero con hueso.
Jack:  Una manzana.
  • Si fuera un/a cantante sería...
Bettie: ¿Puedo poner Antonio Banderas otra vez? ¿No? Pues Luis Miguel.
Jack: Chiquilicuatre, porque es igual de cantante que yo.
  • Si fuera un animal sería...
Bettie: Un perro. Cariñoso y leal. Y yo sería un gato. Lío, lío... xD
Jack:  Un oso.
  • Si fuera un deporte sería...
Bettie: El que más le gusta es el baloncesto, pero yo creo que si él fuese un deporte sería boxeo. No solo hay que saber golpear, también encajar los golpes.
Jack: Uno lento. El baloncesto me gusta, pero no creo que se me parezca.
  • Si fuera un actor o actriz sería...
Bettie: Antonio Banderas.
Jack: Robin Williams
  • Si fuera una comida sería...
Bettie: Macarrones con queso. Aparentemente sencillos y simples, pero nunca te cansas de ellos.
Jack: Una ensalada César.
  • Si fuera una flor sería...
Bettie: una rosa.
Jack: un cardo.
  • Si fuera un personaje animado sería...
Bettie: ¡Bymax! Pra-lará-larala :D
Jack: Bestia, pero con más pelo xD
  • Si fuera una profesión sería...
Bettie: ¿Superhéroe es una profesión? ¿Vigilante enmascarado? ¿No? Pues una profesión en la que se cuide y se proteja a la gente.
Jack: Proyeccionista de cine, pero de los de antes, de rollos y todo eso.
  • Si fuera unas vacaciones sería...
Bettie: Un viaje basado en lugares de cine o cómics. :P
Jack: Un viaje a un sitio apartado, probablemente rural, con mucha nueve, una gran chimenea, mucha comida, bebida, buenas pelis y mejor compañía.
  • Si fuera una canción sería...
  • Si fuera un personaje mítico, entendiendo mítico como personaje de la mitología y tal, sería...
Bettie: Odiseo/Ulises. Porque no cejaría en su empeño para volver al lado de los que quiere.
Jack: Ulises.. Por lo del viaje para volver con su señora. Espero no tardar tanto como él.

Madre mía, qué parto más largo. Esto tiene más tela de la que parece, ¿eh? xD Así que espero que lo disfrutéis.  Jum ¬¬ xDDDD

¡Muaaaaa!

viernes, 6 de febrero de 2015

Libro: V de Vendetta, de Alan Moore y David Lloyd


Puede haber spoilers de la peli y del cómic. Y contiene viñetas.  Si no quieres saber nada porque te apetece leerlo, sal de este post como el rayo y hazte con él.  Luego vuelve y me comentas qué te ha parecido :D

 

Esta es una relectura pospuesta durante mucho tiempo. Cada vez que veo la película o sé que la ponen en televisión digo: "Tengo que releerlo", y nunca llega. Hasta que ha llegado. Y he de decir que he disfrutado más la relectura que la primera lectura. Cosas raras, ¿verdad? :)

¿De qué va el libro?

Londres, 1997. Reino Unido, o al menos parte de él, ha conseguido sobrevivir a la III Guerra Mundial. Eso sí, de aquella manera. Presa del pánico, la gente se entregó a los brazos de un partido totalitario que prometía paz y seguridad. Y lo demás (falta de libertad, arbitrariedad, genocidio, experimentación con humanos, etc.), parece ser, eran daños colaterales. 

Hablando del libro...

No he leído mucho, muchísimo de Alan Moore, pero puedo decir sin miedo a equivocarme que V de Vendetta es mi cómic favorito. Es difícil decidirse entre Watchmen y V de Vendetta, pero yo, al menos hoy, lo tengo claro. Creo que tiene que ver con lo que a mí me atormenta y me inquieta. O no sé, la verdad. A lo mejor digo muchas tonterías. Será, en parte, por las horas. 

Veamos. V de Vendetta. Empezaré por decir lo que no es V de Vendetta. No es, desde luego, lo que el cine nos ha hecho creer que es. En el cine le han pegado un enjuague bueno al cómic y lo han convertido en una defensa de la democracia parlamentaria y a V en un derrocador de tiranos que busca que se reestablezca el orden democrático. Evey Hammond es una mujer hecha y derecha que trabaja en la televisión estatal y que acaba cruzándose con los "dedos" y con V porque se despista y se le hace tarde para acudir a una supuesta cita. Inglaterra ha pasado una mala época pero el Líder ha conseguido traer prosperidad -no libertad, pero sí prosperidad- a su país. Nadie pasa hambre y demás, o eso parece. Es un contexto interesante para una historia evocadora, sí. Pero el cómic no va por ahí. No en vano Alan Moore renegó de la película. Aunque yo creo que renegaría de cualquier cosa que no hubiese hecho él, todo sea dicho xD

La Inglaterra que nos pinta el cómic es mucho más decadente y miserable. Evey no sale a la calle para ir a una cita. Ni es una mujer hecha y derecha, sino una adolescente huérfana. Y V no es un demócrata cabreado, sino un terrorista anarquista que, para que os hagáis una idea, lo primero que hace es volar el Parlamento. No lo último, como en la peli, lo primero.



Dicho esto, tengo que añadir que V de Vendetta es una obra de arte. Por lo bien ejecutado que está y por lo que nos dice de nosotros mismos. Y creo que eso es un mérito enorme de sus autores. En mi edición hay un par de prólogos. El de Alan Moore me llamó la atención. Cuando empezó a trabajar en V de Vendetta lo que cuenta parecía lejano, futurista, distópico. Cuando escribe el prólogo (1988) está pensando en sacar a su mujer y sus hijas de Inglaterra, de un país en el que se plantea erradicar la homosexualidad y montar campos de reclusión para enfermos de SIDA bajo el gobierno de Margaret Tatcher. Vaya ojo, ¿verdad? Creo que el grueso de lo que narra V de Vendetta no es inverosímil. De hecho buena parte de ello ya ha pasado. Y yo no tengo ninguna razón que me permita asegurar que no volverá a pasar.



En cuanto a la presentación gráfica, que también es importante (para eso es un cómic) es... sublime. Sí, sueno pedante e insoportable, pero así es. Hay un capítulo, "El cabaret del vicio" en el que las viñetas son acompañadas por la letra de una canción que V está cantando al piano y entre las que se intercala la partitura de la misma. De hecho, acabo de encontrar en Youtube cómo sonaría. 



 Me encanta. 

Y luego están los personajes secundarios, mucho más dramáticos que en la película, que viven en un mundo mucho más sórdido que el que pusieron bajo los focos. No sé. V de Vendetta es mucho más que la peli. Mucho más arriesgado, mucho más radical, mucho más intenso. Mucho más, en definitiva. 

Aunque sí se quedaron algo...


En resumen: que lo recomiendo muy mucho. Muchísimo.

No os dejo un trocito, porque creo que ya he dejado bastantes por el post. Así que me limitaré a decir que este post no le hace justicia a la obra y que V de Vendetta...

5/5
 Muy recomendable.

Ahora, como estoy en plan monográfico, voy a leer La rebelión de las masas, de Ortega y Gasset.Ya os contaré, como siempre :)

¡Muá!

jueves, 5 de febrero de 2015

Si fuera...

He visto en el blog de Star en rojo un tag curioso. Me llamó la atención y me lo apunté para hacerlo. Está inspirado en el juego "Si fuera", pero en lugar de adivinar de quién se trata por las pistas, lo que hay que hacer es dar las pistas para que la gente te identifique a ti. Vamos allá.
  • Si fuera un color sería el morado. Al menos de momento. Cambio de color bastante, la verdad.
  • Si fuera una ciudad sería Toledo. Y cuesta explicarlo, porque no he estado nunca xD Pero por lo que sé, diría que sí.
  • Si fuera una bebida sería café. Puedo ser un poco intensa, también dulce o amarga, depende del momento. Y se me tolera mejor a pequeños sorbos xD
  • Si fuera un libro sería Matilda. Y también podría ser la peli, pero esa es otra pregunta.
  • Si fuera una película sería Rocky. 

martes, 3 de febrero de 2015

Conversaciones frívolas.

Aparte de ser mi #BasurillaBookClub, también sois la #PandillaBasurilla (gracias Runa de mis entretelas). Así que nada, conversación de hora del té, o del café. Allá voy.


Estoy contenta con mi corte de pelo. Bastante contenta. Mucho, incluso. Primero, por haberme atrevido. Parece una tontería, pero para mí, que siempre he sido muy de pelo largo (aunque fuese para llevarlo en una coleta o un moño contrahecho) es todo un paso. Ahora no hay coleta que valga. Y no la habrá, por una buena temporada.

Pero mi corte de pelo es chulo. Natural. Desenfadado. Y muy cómodo. Estoy gastando menos peines que en mi vida (lavar pelo + quitar humedad, y lista para dos - tres días, cosas de los rizos xD), me gusto un montón, me divierto con las formas que toman mis bucles. Y me gusta tocarme la nuca. Vamos, que me molo.

Nota: no olvidar nunca lo genial que es levantarse con un pelo para cada lado y no tener que hacer nada, solo pasar los dedos húmedos por los rizos. <3

Así que no necesito que nadie me diga que estoy guapa, o que me sienta bien -de hecho creo que no he triunfado mucho entre mis familiares cercanos- ni nada por el estilo. Pero cuando alguien va a poner un calificativo a mi corte de pelo tengo ciertas expectativas. Atrevido, por ejemplo. Arriesgado. Diferente. Son adjetivos que valen tanto para hacer un cumplido como para enmascarar una mala opinión. 

Lo que no me esperaba es que me dijeran que se me ha quedado una cabeza graciosa. Graciosa. Aham. 

El corte de pelo merece una actualización del avatar :P

Fue desconcertante por un momento, pero luego pensé en lo mucho que me molo, y se me pasó. Así que eso me hace pensar que este corte de pelo fue una muy buena decisión. Y si encima fue graciosa, pues mejor. El humor nunca está de más :)

¡Muá!


lunes, 2 de febrero de 2015

A la altura.

Los astros se han alineado para que todo en el mundo me hable de lo mismo: las preparaciones opositeriles, mi lectura presente, la actualidad política,...



Me pregunto si, a pesar de que tenemos la capacidad de elegir, de deliberar, de ser libres, estamos a la altura de nuestra capacidad. Poner un instrumento con mucho potencial en manos de un inepto no suele ser buena idea. ¿Y si con la libertad nos pasa lo mismo?

Pienso en el terrorismo. Desde el 11S parece que buena parte de nuestros derechos están subordinados a la seguridad. Privacidad: sí, pero. Libertad de movimiento: sí, pero. Libertad de expresión: sí, pero. Y así con todo. Y desde los últimos acontecimientos en Francia parece que la cosa va a más. Me da la sensación de que, desde hace un tiempo, Europa se está norteamericanizando a una velocidad de vértigo. Y no lo digo como algo positivo. 

La cuestión es que no podemos decir que los políticos son mala gente y que nos quitan nuestros derechos, no siempre. No en este caso. Parece que la mayoría está dispuesta a que se instalen cámaras en las calles, a que se practique la vigilancia aleatoria de comunicaciones privadas sin que lo haya autorizado un juez previamente, y lo mismo con los registros de domicilios. Vale, no todos. Pero sí la mayoría. Y ahí estamos.

A lo mejor sí hay gente dispuesta a ser libre con todo lo que eso conlleva, principalmente asumir la responsabilidad de esa libertad y defenderla. Pero, ¿y si no son la mayoría? ¿Y si la mayoría somos borregos dispuestos a entregar nuestras libertades al primer "arriba las manos"? Conste en acta que me incluyo en el colectivo de borregos potenciales.

Me viene a la mente una película de superhéroes. Sí, una de esas obras artífices del holocausto cultural, como dicen algunos. En concreto, Los Vengadores. Loki se planta en Stuttgart, creo. En Alemania, en cualquier caso. Y pide a una multitud de gente que se arrodillen. Y el amigo Loki empieza a soltar un discurso sobre la humanidad y la libertad: básicamente, que la humanidad desea ser subyugada porque obedecer es lo fácil. Y no debe de estar equivocado del todo, porque la gente se arrodilla sin dudar demasiado. Finalmente un anciano se levanta. Solo uno. Y luego, claro, llega el Capitán América y salva el día -o la noche-, que como ya se había enfrentado a Hitler, pues como que tiene experiencia con este tipo de personal.




En fin, que sí. Ficción. Pero no sé yo si en la realidad lo haríamos de otra manera. No lo sé.

domingo, 1 de febrero de 2015

Libro: My Mad Fat Diary, de Rae Earl.

¡Auto-regalo de cumple! ¡Wiiii! Aunque llegó algo tarde, pero bueno, menos es nada. Lo pedí en bookdepository porque Jack estuvo buscándolo en librerías y nada, no hubo suerte. Normal. La serie no ha llegado aquí todavía -no oficialmente-, por lo que el libro no está traducido ni hay demanda, supongo. No problem, porque mi intención era leerlo en inglés de todas maneras, así que...

¿De qué va el libro?

Rachel Earl, Rae, empieza el año 1989 dejando atrás un ingreso en el ala psiquiátrica de un hospital por una crisis que debió de ser bastante seria. Casi cualquier cosa que pase durante 1989 puede mejorar el año anterior. Pero Rachel tiene 17 años, pesa más de 90 kilos y tiene un problema con la comida. Aunque si ese fuese su único problema... Ya sabéis, la adolescencia es muy dura. Sobre todo si eres la "simpática" del grupo, es decir, la fea. 

Hablando del libro...

Primero, para aquellos que habéis visto la serie, decir que esta es una adaptación bastante libre de la "novela". Lo pongo entre comillas porque los diarios son reales -o eso dice la autora, y yo me lo creo. No coinciden los personajes, aunque algunos pueden identificarse, ni tampoco los acontecimientos -aunque algunos sí suceden, pero se desarrollan de manera diferente. Además, los personajes del hospital psiquiátrico no están: Trixie, Kester, etc. El diario, por supuesto, nos priva de la perspectiva del resto de personajes: es un diario. Y esto es algo que la serie sí nos presentaba.  Vamos, que la esencia del libro está en la serie, pero poco más. Así que puede leerse separadamente e, incluso, puede pasarse sin hacer comparaciones. O no demasiadas.

Dicho eso, vamos al libro. Os decía que me creo eso de que son diarios reales. Y me lo creo porque si ya os comenté que durante mi adolescencia yo fui un poco/bastante Rae, al leer su diario me ha pasado lo mismo. En las palabras, los pensamientos y los sentimientos descubres a una adolescente real. Con problemas reales, claro. Y sonríes, recordando cómo eras tú y lo que sentías, y cómo ahora lo ves todo desde otra perspectiva. Pero en aquel entonces esas cosas te parecían el problema más grande del mundo. Porque en aquel entonces lo eran. 

La lectura de este libro es maravillosa para recordarnos lo que es ser adolescentes. Porque aunque no todos los adolescentes sean obesos, todos, o casi, se sienten inseguros, fuera de lugar. Todos, o casi, sienten que tienen que desempeñar un papel para ser aceptados, y temen salirse del mismo -aunque lo deseen, aunque lo necesiten- por miedo al rechazo. Todos, o casi, están insatisfechos consigo mismos y con su situación. Todos pelean contra determinados monstruos. Quizá eso se ve mejor en la serie que en el diario. Aquí solo se ven los monstruos de Rae. Pero, todo sea dicho, tiene bastantes.

Una cosa que me ha llamado mucho la atención, y creo que a estas edades es una confusión frecuente, es la identificación entre sexo y cariño o amor. Rae quiere que la quieran, pero en ocasiones, o casi siempre, identifica ese amor con una relación física. No se sabe muy bien si lo que quiere es que le den un buen meneo, y pone la excusa del amor, o si lo que quiere es ser querida y creer que la mejor manera de expresar amor es el sexo. Yo me quedo con lo segundo.  También me ha chocado el tema de la percepción. Rae no cree que ningún chico pueda tener interés sentimental en ella, así que en una ocasión interpreta todas las señales que un chico le manda como rarezas o ganas de molestar cuando, en realidad, le está tirando los tejos. También ocurre al contrario. Cuando un chico es amable con ella -no necesariamente porque tenga interés- ella empieza a "construir" un sentimiento hacia ese chico. Quizá no le interesaba, pero al notar que puede tener alguna oportunidad, empieza a interesarse.  En fin, cosas todas que me han pasado a mí también. Me siento menos rara al ver que no he sido la única xD

Sin embargo, y a pesar de lo "perjudicada" que está, de lo insegura que es, aún cree que puede comerse el mundo. Bendita y maldita adolescencia.

¿Qué me ha faltado? Pues si miro al libro en sí, un final. Pero claro, es que tiene segunda parte. El libro acaba con uno de los personajes -que sería algo así como Finn en la serie, pero no exactamente igual- diciéndole a Rae algo que no se acaba de entender muy bien. O sí, pero que tendría que tener alguna consecuencia. Sin embargo no sabemos qué pasa después, qué hace Rae, nada. Supongo que tendré que leer la segunda parte xD Y, es inevitable comparar a la serie en este punto, me ha faltado Finn. Porque Finn es demasiado Finn. Osea, Finn <3. Y me ha faltado un poco de azúcar. En la serie, a pesar de que es dura, todo acaba azucarado, todo acaba bien. Todo es bonito. En el libro... menos. Menos you are perfect as you are y más you are a great girl, you have a beautiful face, if you only loose some weight...  Y claro, a mí también me han dicho lo de "eres bonica de cara", pero lejos de parecerme un cumplido me sentó como una patada en el... eso.  Pero bueno, es la vida, amigos. 

Seguro que me dejo algo, pero la reseña ya es bastante larga xD ¿Recomendable? Sí. Si os van los libros de adolescentes, definitivamente sí. Puede que os perdáis un poco con las referencias a la cultura popular de la época -a mí me ha pasado- pero por lo demás, seguro que lo que cuenta os suena familiar, de una u otra manera. También deciros que si no aguantáis a los adolescentes, el libro se os va a hacer pesado. Pensad que se trata del diario de una adolescente, con todo su pavazo en bruto... :P

Os dejo un trocito...

Y no sé cuál. Porque he puesto bastantes pegatinas esta vez. A suertes.

No one is what you expect behind closed doors. And some brilliant people are eaten up by some terrible things.

Y no puedo acabar esta reseña sin poner un trozo del prólogo, en el que Rae Earl jura y perjura que todo ocurrió más o menos así. Porque el mensaje es... genial.

I've taken some liberties with time, but everything happened. Every word. I'm sharing it because these days it makes me laugh- and because I still see fat girls everywhere labelled as "bubbly with a nice personality". And I suppose I want to tell them (and everyone else) that in the end it's all OK. You can be fat and nuts and a virgin when you are 17 - and things can still turn out OK.

En resumen, este libro...

5/5

Supongo que ahora tendré que esperar a otra ocasión especial para comprarme el 2º libro, My Madder Fatter Diary. Pero tengo que leerlo. ¡Tengo que saber qué pasa después! 

A continuación voy a leer V de Vendetta. A releer, mejor dicho. Fue el primer libro que me regaló Jack, para mi 20 cumpeaños, el primero que celebró conmigo. <3 Ains. Y nada, tengo ganas de releerlo desde hace tiempo, pero hoy me he levantado con la canción "Do you hear the people sing?" de Los Miserables en la cabeza, y esa canción me da ganas de derrocar tiranos y eso. Creo que V de Vendetta es un libro que va bien con ese sentimiento xD

¡Besotes domingueros!
 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...