domingo, 30 de septiembre de 2012

Despedida.

Estaba de pie, ante el balcón. La mirada perdida. El viento frío erizaba su vello y hacía danzar su camisón. No podía creer lo que acababa de oír. Tras ella, él, como una sombra hundida en la penumbra de la habitación. Había lanzado las palabras sin inmutarse, casi sin sentirlo, de una manera automática. ¿Estaría llorando? No lo sabía. No le había visto la cara, y prefería no volver a verla. Eso solo lo haría más difícil, para ambos.

Entonces comenzó a andar, arrastrando sus pies descalzos sobre la moqueta. Él se tensó, pudo sentirlo a pesar de la distancia que los separaba.

-¿Qué haces?- preguntó con la voz quebrada por los nervios.

Y ella, serena, sin un atisbo de pesar, contestó, dejando que su sonrisa se oyese en su voz:

- Si va a ser el final, al menos que haya buena música.

Como si no hubiese prisa, tomó un vinilo y encendió el tocadiscos. Empezó a escuchar la canción, balanceándose con gracilidad. La luz de la luna pareció señalar una lágrima que rodaba por su mejilla, pero si le hubiesen preguntado habría dicho que no lloraba, ¿qué motivo había para hacerlo?

- ¿Bailarías conmigo? Por última vez...

Él se marchó sin despedirse. No tenía sentido hacerlo. Tras de él dejó el ruido sordo del tocadiscos girando sin música que hacer sonar y a una mujer que parecía estar sumida en un sueño profundo, tan profundo como su pena.


viernes, 28 de septiembre de 2012

Serie: Once Upon a Time

Aviso: En esta entrada se hablará de PARTE de la primera temporada de la serie Once Upon a Time (Érase una vez). Hay spoilers, así que si no has visto la primera temporada de la serie hasta el capítulo 17 al menos, quizá no deberías seguir leyendo...


Hace tiempo que tenía ganas de ver esta serie. Me llamaba la atención el planteamiento, pero al mismo tiempo tenía pocas esperanzas. Me temía que se limitasen a entremezclar los cuentos de hadas tradicionales de alguna manera, pero sin incorporar elementos originales, más allá de la puesta del personaje en nuestro mundo. Será por que a mí me cuesta mucho retorcer historias clásicas, pero me parece una tarea extremadamente difícil reinventar una historia de este tipo y darle un nuefo enfoque que conserve el elemento mágico, fantástico del original,  proponga una historia rica y además sea interesante no solo en sí misma, sino en relación a la historia original.  No sé si me explico.

En fin, lo importante es que me equivoqué, y la serie me está encantando.Lo cierto es que al principio la cosa empezó lenta. Me gustaba, pero creía que se confirmaban mis sospechas de que la serie iba a ser más bien simple.  Sin embargo, a medida que avanzaba la historia, iba ganando mi interés por su argumento. Pero ha habido ya varios capítulos que me han dejado con la boca abierta.  Hablo, en concreto, del  1x12 "Skin Deep" y  del 1x15 "Red Handed", que se refieren, respectivamente, a los cuentos La Bella y la Bestia y Caperucita Roja. También me han llamado bastante la atención el 1x11 "Fruit of the Poisonous Tree", cuyo protagonista es el Genio de la lámpara y el 1x17 "Hat Trick", en el que aparece el Sombrero Loco. Sí, el de Alicia en el País de las Maravillas. Ese mismo. 

Pero los dos primeros que he indicado me encantaron, porque a mi modo de verlo, cumplen los requisitos que decía al principio. Esa historia de amor entre Bella y Rumpelstiltskin con un final -por el momento- ligeramente menos feliz que el que conocemos- me cautivó. Bueno, también he de decir que tengo debilidad por Rumpelstiltskin, me parece que el actor es un fenómeno, y el personaje me tiene totalmente ganada. Tremendo. Y luego está el giro que le dan a la historia de Caperucita, y que puede resumirse como que a veces el peligro no está fuera, sino dentro de nosotros. Un capítulo impresionante.

Sí, antes de llegar a la Isla de Perdidos, Clarie fue Bella.
Todavía me quedan 5 o 6 capítulos para acabar la primera temporada y estoy de los nervios. Esta serie me ha ganado totalmente. Además, la segunda temporada empieza en breve, así que no tendré que esperar para saber cómo continúa :)  ¡Bieeeen!

¡Qué maravilla! Ya vuelven las series y tengo a tope el ansia-de-capítulos-nuevos. xDD

jueves, 27 de septiembre de 2012

Magia.

Hoy podría haber sido un día normal, pero no lo ha sido. Y eso está bien, porque cada día es único: imprevisible e irrepetible.  Diferente a todos los demás, aunque no nos lo parezca. De hecho, depende en gran parte de nosotros hacer cada día diferente mediante los pequeños detalles: cuanto más pequeños detalles introduzcamos en nuestro día, más distinto será del anterior y del siguiente. 

Últimamente estoy intentando introducir cambios en mi vida diaria que hagan cada día especial El primero de ellos llegó a raíz de la apertura de una nueva panadería relativamente cerca de casa.  Eso de salir por la mañana temprano a comprar el pan es una cosa, a mi parecer, muy de pueblo. De hecho, desde que vivo en Valencia, no lo había hecho nunca hasta ahora. Claro: aquí, salgas cuando salgas, hay pan. En el pueblo, a partir de ciertas horas, se acabó lo que se daba.   Pues bien, como decía, han abierto una nueva panadería que tiene una oferta bastante suculenta: 2 barras de pan por 0,89 céntimos, 0,85 si tienes ficha de cliente (O_O). Problema: el pan de oferta SE ACABA. Como en el pueblo. Pues bien, hace un par de días tenía que hacer recados mañaneros, pasé por la panadería y cogí 2 barras de pan de oferta.  Más tarde, mientras comía un trozo del pan que había comprado me dije: ¿Por qué no conviertes esto en un hábito? ¡Ya está bien de pan de molde, hombre ya! 

Y así empezó. La perspectiva de salir a la calle de buena mañana y pasear un rato -aunque sea a por el pan- ayuda a arrancar, a ponerse en marcha. Por no decir que sienta muy bien para despejarse y ponerse en movimiento caminar un poco. Sentí que empezaba el día con otro ánimo si salía a la calle y observaba un poco lo que me rodea. Las mismas calles, sí, con un tráfico infernal, unos ruidos horrorosos y gente que corre de aquí para allá. Pero en medio de todo este barullo siempre hay una especie de "foto": algo que te llama la atención y que parece transcurrir más lento que el resto de lo que ocurre. La sonrisa de alguien que habla por teléfono, una chica pintándose los labios en el espejo de un coche, dos obreros contándose chistes, unas palabras amables de la dependienta,... Salir a la calle facilita encontrarse estampas o vivir situaciones diferentes cada día. Y además, me hace sentir bien.
Plaza de España (Valencia) - Seagull on Flickriver
Así que se ha convertido en parte de mi pequeño ritual mañanero: después de desayunar, me visto -cómoda- aunque no vaya a salir, y si toca, voy a comprar el pan. Mi momento a solas conmigo misma y con el mundo.

Pero hay otras cosas. Las cosas que haces para hacer único el día a otros y que, de vuelta, hacen tu día especial también.  Hoy, en mi salida, iba decidida a comprar a Jack algo dulce para endulzarle el día. Es emocionante preparar una sorpresa, aunque sea pequeña, nimia, una tontería, para alguien. Es un maravilloso gesto. Cuantas veces hemos tenido un día de mierda espantoso y nos habría gustado que nos diesen una pequeña sorpresa, que alguien hiciese algo divertido, bonito o tierno por nosotros. O simplemente, algo que mostrase que importamos. Pues cada vez que hacemos algo por alguien espontáneamente le estamos diciendo que nos importa. Y eso, en el mundo en el que vivimos, es mucho.

También están las cosas que aprendes.  Últimamente, y de vez en cuando, por ejemplo, aprendo cosas sobre Japón con los post de Umiki sobre cultura japonesa. Hoy también he aprendido a hacer marcapáginas de origami con forma de corazón. ¿Cursi? Puede. Pero entretenido y viciante también. 

Y luego están las cosas que lo demás hacen por ti. Hoy, por ejemplo, he disfrutado de un show  de magia vía Skype. Han sido apenas 15 minutos, pero muy entretenidos. Y eso ha sido lo que ha hecho saltar la chispa. Hacer único cada día es algo mágico. O más bien, funciona de manera similar a la magia. Para sorprenderte tienes que crear las condiciones primero, de la misma manera que el ilusionista prepara el número: salir a la calle, estar dispuesta a aprender, preparar sorpresas, mirar al mundo con ojos curiosos. Y también ayuda, por supuesto, prestar más atención a la magia que a intentar descubir el truco.  Es cierto que en los días que vivimos hay que estar alerta para no dejarnos engañar, porque hay más trileros que magos, pero también hay que reservar algún momento para soñar, ¿no?


 



Qué post más ñoño me ha quedado xD





miércoles, 26 de septiembre de 2012

Diario de una opositora: Sin prisa, pero sin pausa.

Llevo semana y media como "opositora". En estos días he preparado-redactado casi cuatro temas. No es que sea mucho, pero como me han dicho varias lectoras con experiencia, esto no es un sprint, sino una carrera de fondo. Y no sé si seré yo, que soy muy mala para todo lo que tenga que ver con el ejercicio, pero considero que si empiezo a forzarme, agobiarme y meterme prisa desde ya, cuando lleguen los dos últimos meses antes de las oposiciones -cuando quiera que eso sea- voy a estar a dos metros bajo tierra. Tal y como yo lo veo, es mejor ir poco a poco, manteniendo un ritmo constante, aunque lento, para no abandonar a mitad de la maratón.

Esta reflexión viene por el casi cuarto tema. Hoy estoy con el tema 49, sobre la idea de justicia política en Platón.  He empezado esta mañana, y a las 19.00 de la tarde, con sus descansos correspondientes y demás -que, conste en acta, una servidora se distrae con el volar de una mosca- había casi acabado.  Me quedaban el último apartado y la conclusión por redactar, pero ya no estaba a lo que estaba. Intentaba leer el tomo de Historia de la Filosofía para conseguir los datos que quería incluir en mi tema, y no conseguía centrarme. ¿Solución? Dejarlo y sentarme con Jack a ver una peli. 

Soy un poco histérica y obsesiva para estas cosas, pero me niego a empezar a fustigarme ya. No toca.  No quiero convertirme en uno de esos opositores que se encierran en casa todo un año, o dos, o tres, con horarios estrictos, sin perdonar un día, una hora, o un momento de estudio. No quiero hacer algo que solo tenga sentido de cara a una virtual oposición y sobre todo si obtengo plaza.  Quiero vivir esto de tal manera que, si finalmente no hay oposiciones, o no me puedo presentar, o las suspendo, haya un equilibrio entre mi sensación de haberlo intentado seriamente y la sensación de haber vivido durante todo este tiempo, de no haber tirado un año, o dos, o tres a la basura.  

Esto no significa que no lo vaya a intentar, que no vaya a seguir unas determinadas rutinas, pero flexibles. Al menos de momento. Supongo que cuando se vaya acercando la fecha la sensación irá virando de este estadio zen en el que me encuentro ahora mismo (cosa rara en mí) a un estadio "ohdiosmio-ohdiosmio". Pero hasta que eso llegue, voy a tomármelo con calma y a disfrutar del camino. Mientras pueda. Lo dicho: sin prisa, pero sin pausa.

Viento, o tempestad, de cambio.

A lo mejor identificáis el título del post con una canción de Scorpions. Pero la entrada de hoy no va de música. También podría haberlo titulado "Se acerca el invierno", no solo porque están bajando las temperaturas, sino porque van a llegar tiempos duros. Más duros, quiero decir. 

Esta reflexión poco optimista viene motivada por las imágenes que he podido ver de la manifestación de ayer, 25 de Septiembre, que pretendía rodear el Congreso de los Diputados. Y más que por las imágenes, por la situación en general, no sé muy bien como explicarlo.  Creo que ayer la manifestación supuso un punto de inflexión en las manifestaciones que se han venido sucediendo  en el último año y medio, aproximadamente. 

Las manifestaciones anteriores a la de ayer han tenido todas un caracter revindicativo, efectivamente, pero de ellas se desprendían sensaciones positivas. Ilusión, quizá esperanza. Cierto idealismo. Y sobre todo, tenían un caracter más o menos festivo (cantos, batukadas, eslóganes más o menos graciosos) y estaban cargadas de símbolos (manos arriba, gritos silenciosos, ...). Pero la manifestación de ayer fue diferente. Viendo las imagenes se me pusieron los pelos de punta. El ambiente festivo había desaparecido. Incluso a través de la pantalla llegaba la rabia contenida, el miedo, la desesperación de los manifestantes. Yo pude sentirlo y me hizo darme cuenta de que las cosas estaban cambiando. De que aquello, como he leído hoy en la página de Facebook de ElDiario.es, se parecía mucho más a los incidentes que han tenido lugar en Grecia en los últimos meses que al Mayo del 68 con el que se comparaban las movilizaciones españolas en sus inicios. 

Y lo peor de todo, es que tengo la sensación de que esto es irreversible. Que la crispación y la rabia van a ir en aumento. Y que los incidentes violentos van a ser más frecuentes. Y las cosas se van a poner muy feas.Soplan, como decía al principio, más que vientos, tempestades de cambio.


martes, 25 de septiembre de 2012

¿Por qué mantener la ética en secundaria?

Estos últimos días he dedicado pequeños momentos que he estado cara al PC a leer el borrador del anteproyecto de la LOMCE (Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa, o algo por el estilo). Vaya, de la nueva Ley de Educación, a la que podemos llamar Ley Wert. Desde luego, la ley hace justicia al ministro que la apadrina: es una salida de tiesto total y absoluta. No diré que no hay algún punto que, personalmente, pueda parecerme interesante, pero es que aislado entre tanto despropósito pierde totalmente su sentido.  Podría - y de hecho lo pensé ayer- hacer un post hablando de las líneas generales de la Ley Wert, pero ni haría algo diferente ni mejor de lo que ya se ha hecho desde otras plataformas, así que: 


Si os interesa la campaña de "Ciudadanos por la Ed. Pública" contra la Ley Wert, podéis ir aquí.Y desde luego, si os interesa la educación, os aconsejo que le echéis un ojo con atención al borrador.

Pero me voy a centrar en un punto concreto, aunque se me acuse de interés gremial: la desaparición total y absoluta de la asignatura de ética de la ESO, cosa que no parece suponerle ningún problema a nadie, salvo a las personas ligadas al ámbito de la Filosofía y cuatro más.  Como hace unos años, cuando en Valencia se nos arrebató una hora de docencia semanal en la Filosofía de 1º de Bachillerato, cualquier protesta se tacha de interés de gremio y se deslegitima automáticamente. Porque claro, la Filosofía no sirve para nada (salvo para mantener a los profesores de Filosofía, dirán algunos). A lo mejor es eso justo lo que necesitamos: un saber que no sirva para nada y que no sirva a nadie.  
Aunque suene triste, yo doy la ética por perdida, igual que perdimos (todos, no solo los profesores) la hora de 1º de Bachillerato.  Y es que, reforma tras reforma, salvo algún caso concreto, la Filosofía acaba siempre pagando los platos rotos. Con la excusa de dar peso a las materias instrumentales, nos cargamos todo lo demás. No quiero arremeter contra nadie: claro que la lengua, las matemáticas y los idiomas son importantes. Pero 2 horas más de matemáticas, en 4º de la ESO,  no van a hacer que un chaval cuente mejor. Ni 2 horas más de lengua, que lea mejor. Son cosas que CREO que si no se han adquirido a esas alturas... ¿Nadie se ha planteado que quizá el problema no sea la carga lectiva? 



En fin, como decía, la gente parece no lamentar la desaparición de la ética de las aulas. De hecho, hay quien la defiende con argumentos como que "la escuela no está para enseñar modales" o que la ética "no sirve para nada, porque a la vista está que los chavales no son muy éticos". Y ante eso yo me pregunto qué profesores de ética tuvieron o qué entienden por ética.  Un profesor del Máster nos comentaba que los profesores de ética no tenemos que ser curas sin sotana: no se trata de decir a nadie qué debe o no debe hacer, cómo debe o no pensar. Nuestra misión no es dar dosis de moralina a los chavales para que se porten bien.  Más que nada, porque creer que con 2 horas a la semana vamos a convertir a los chavales en ciudadanos modelo y mejores personas es soñar mucho o pedir demasiado.

Si la ética consistiese en eso, no haría falta un profesor. Se redactaría un manual de comportamiento cívico o similar y se obligaría a los chavales a leerlo: "Estas son las normas que hay que cumplir". Y luego, a confiar en que lo cumplan. Pero ese no es el tema. Entonces, ¿cuál es la importancia de la ética? 

ética mafalda
Nos hace falta una dosis de ética.

Pues podemos dar dos razones básicas y generales, así, para empezar. Para los que dicen que la escuela no es para educar, sino para culturizar, postura con la que no estoy de acuerdo, pues creo que se educa en todas partes (lo cual no quita que las familias tengan que educar, y que esta sea una de sus labores primordiales), podemos decir que la ética es cultura. Cultura filosófica, por una parte, en tanto que se aborda el tema de las teorías éticas, la fundamentación de los valores, los conceptos filosóficos que hay detrás de palabras como libertad, democracia, responsabilidad, persona, ciudadano,... Sirve, por tanto, para saber de qué se habla cuando se habla de estas cosas. Además, también es cultura general, pues se abordan cuestiones que es importante conocer, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos,  entre otras.  ¿Tiene algo de malo esto? ¿Que los ciudadanos sepan qué hay tras la palabra "democracia"? ¿Que sepan cuáles son sus derechos? A lo mejor empiezan a sentir que la democracia imperante no es suficiente, o que al restringir la cobertura sanitaria a los inmigrantes pobres se está vulnerando algún derecho fundamental. No sé, podría ocurrir. 

mafalda democracia


Y luego hay otra razón más pedagógica. Hasta ahora, el objetivo de la educación básica era que todos los españoles adquiriesen unas determinadas competencias básicas, a saber: 
  • Competencia en comunicación lingüística.
  • Competencia matemática.
  • Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico.
  • Tratamiento de la información y competencia digital.
  • Competencia social y ciudadana.
  • Competencia cultural y artística.
  • Competencia para aprender a aprender.
  • Autonomía e iniciativa personal.
Lo ideal es que desde cada asignatura se trabaje en pos de la consecución de todas las competencias básicas, aunque unas tendrán más peso que otras en cada caso concreto. Pero prestemos atención a la competencia social y ciudadana, pues depende de cómo entendamos esa competencia la ética será más o menos necesaria. Si la entendemos como ser un ciudadano obediente, conforme, que sepa cuál es su sitio, que se reconozca como dependiente absolutamente de la economía, la ética no es necesaria, es incluso contraproducente. Si creemos que para ser un buen ciudadano, para enfrentarse de una manera responsable a la sociedad y sus problemas, es necesario tener una cierta actitud, haber desarrollado un pensamiento crítico, saber preguntarse qué hay más allá de lo que nos dicen, ... entonces, la ética es tremendamente necesaria. Y esa es una diferencia importante entre la LOMCE y la LOE. En la primera, las palabras que se repiten mucho son economía, formar trabajadores, productividad, etc., mientras que en la segunda palabras como pensamiento crítico, autonomía, etc. dominan el discurso.  Una diferencia nada desdeñable, desde mi punto de vista, porque marca si la ley nos quiere convertir bien en piezas de la máquina, bien en seres humanos.

Es en la asignatura de ética en la que se pueden crear espacios para debatir, para cuestionarnos problemas de gran importancia: la pobreza, los derechos básicos, el Estado del bienestar, los derechos de las mujeres, de los inmigrantes, de los niños, de los ciudadanos, el uso de la violencia, ... Temas importantes en los que no se trata de decir "esto está bien, esto está mal", sino de lanzar preguntas y hacer que los chicos y chicas piensen por qué mantienen esa posición, y que escuchen otras posiciones distintas. 

Mi Trabajo de Fin de Máster iba dirigido a la asignatura de ética. Podría haber hecho otra cosa. Podría haberme dedicado a la Historia de la Filosofía. O podría haber enfocado los problemas éticos que trataba a un nivel superior, como el Bachillerato.  Pero consideré y considero que la ética es importante en la educación básica. Irrenunciable. Y defendí este enfoque, con éxito, al parecer. Y ahora veo como saltan por encima del enfoque, de la idea, y de la necesidad de la ética.  Malos tiempos aquellos en los que la ética es revolucionaria. 

Y para finalizar, no me resisto a compartir un texto de Ortega y Gasset, en su obra Sobre la razón histórica, en el que hace una apología de la Filosofía. No me malinterpretéis: no es que crea que las ciencias no sean necesarias, sino que el hecho de que la Filosofía no sea ciencia, no sea un saber instrumental, no significa, automáticamente, que no sea importante. 

"La Filosofía es un saber radical y lo es porque se plantea los problemas últimos y primeros, por tanto, los radicales, y porque se esfuerza en pensarlos de modo radical. Este radicalismo del pensamiento filosófico le distingue de los otros modos de conocimiento, sobre todo, se distingue de las ciencias porque estas, lejos de plantearse problemas radicales, no admiten más problemas que los que son, en principio, susceptibles de solución, por tanto, problemas mansos, como animales domésticos, problemas que lo son en la medida en que ya están por anticipado medio resueltos y entran en la investigación como en la pista del circo los leones amaestrados, es decir previamente morfinizados. Pero los problemas de la Filosofía son los problemas absolutos y son absolutamente problemas, sin limitación ninguna de su brío pavoroso, son los problemas feroces que acongojan y angustian la existencia humana, de que el hombre es portador y sufridor permanente y que no ofrecen garantía alguna de ser solubles, que acaso no lo son ni lo serán nunca. Por eso es la Filosofía el único conocimiento que para ser lo que tiene que ser no necesita lograr la solución de sus problemas, por tanto no necesita tener buen éxito en la empresa. Aun siendo un perpetuo fracaso está perpetuamente justificada como humana ocupación porque la fuerza de la Filosofía, a diferencia de lso otros modos de conocimiento -ciencia,técnicas, sapiencia vital o saber mundano, etc.-, no se funda en el acierto de sus soluciones, sino en la inestabilidad de sus problemas". (La negrita es mía)

Y con esto me retiro. Que esté prácticamente convencida de que se ha perdido la ética en la educación básica no me hace dudar ni por un momento de su necesidad, ni me va a hacer ahorrarme una palabra o un argumento en su defensa.

Si has llegado hasta aquí, gracias por leer. :)

domingo, 23 de septiembre de 2012

Imposibles.

Allí estaba, con su cabello enredado por las mariposas que escapaban de sus sueños. ¡Tenía tantos! Sentada sobre la cama, pisando con un pulgar otro pulgar, los tobillos hacia afuera, como una niña indefensa. Las manos sobre la falda, las palmas abiertas, y los ojos fijos en ellas: ¿Qué miraba? ¿Qué quería ver? 

¡Tanto, tanto había en sus manos! Millones de vidas y universos, de caminos que quería recorrer y de errores que quería cometer. ¡Todo!  Todo allí, en sus manos.

Y entonces, un suspiro. Un solo suspiro y se derrumba sobre el viejo colchón, compañero de inquietudes, llantos y secretos. Un solo suspiro que contiene el anhelo más terrible del mundo.

-¡Ah! Solo una vida...¡Quién pudiera vivirlo todo!

sábado, 22 de septiembre de 2012

Libro: Historia de una maestra, de Josefina Aldecoa


Hace tiempo que tenía pendiente este libro. No sabía mucho de él, solo que narraba la historia de una maestra  (vaya cosa, como si no lo dijese el título) en los años previos a la II República y durante la misma, pues la narración finaliza coincidiendo con el alzamiento militar encabezado por Francisco Franco. Y dado mi interés por la enseñanza, y  también por la época en la que se ambienta la novela, sabía que iba a caer tarde o temprano. 

¿De qué va el libro? 

El libro consiste en la narración de la vida de Gabriela, de sus recuerdos. Comienza en el momento en el que recoge su título de maestra y hace un recorrido por su vida como maestra en escuelas rurales y en Guinea, en una España marcada por el analfabetismo, la ignorancia y la miseria. 

Hablando del libro...

Con este libro tengo sentimientos encontrados. Como novela no me parece nada grandioso, la trama no es gran cosa: al fin y al cabo cuenta la vida de una maestra entre las décadas de los 20 y los 30 que es dura, pero no emocionante. Está bien escrito, eso sí, pero su lenguaje es claro, directo, como si fuese la transcripción casi literal de una historia que se está contando de viva voz. Pero le falta sal para ser una buena novela, una novela que atrape con su trama. Sin embargo ha habido momentos, sobre todo al principio del libro, en los que conectaba profundamente con la narración, e incluso me sentía identificada. El libro ha conectado con mis sueños, con mis sentimientos, con mis esperanzas y con mis miedos. Y por esa parte, me ha gustado. Sé, por otra parte, que este hecho es personal, debido a mis circunstancias. Por eso, esta no es una novela que recomendaría. Si en vez de contar la historia de una maestra, fuese la historia de una médica,  probablemente me habría aburrido. 

Os dejo un trocito...

"- Digo yo, señora maestra, que si todos supiéramos más de libros y menos de tabernas, nos engañarían menos y seríamos más felices..."

Y no me resisto a añadir un fragmento de la presentación de las Misiones Pedagógicas, que aparece en el libro...

"...Cuando todo español, no solo sepa leer, que ya es bastante, sino tenga ansias de leer, de gozar y de divertirse, sí, de divertirse leyendo, habrá una nueva España."

Y una cita de un artículo que incluye el libro, muy actual en estos días:

"Es deber imperativo de las democracias el que todas las escuelas, desde la maternal a la Universidad, estén abiertas a todos los estudiantes en orden no a sus posibilidades económicas sino a su capacidad intelectua.".
Y con eso, de momento, me despido. No sé qué voy a empezar a leer a continuación, aunque sí sé lo que necesito. Algo gracioso, algo divertido, algo entretenido al máximo. Porque en estos momentos necesito la risa casi tanto como respirar.  Se admiten sugerencias. 

viernes, 21 de septiembre de 2012

Diario de una opositora. Pisotear mis esperanzas no, que me enamoro.

Hoy tengo el día... mierdoso. Creo que ese es el adjetivo correcto. No es muy culto ni  nada parecido, pero vaya, creo que es la palabra que mejor describe mi estado anímico y mi actitud hoy. Como nota, para que lo entendáis, os diré lo primero que he escuchado esta mañana. Como todos los días, me levanto, y mientras me hago el desayuno y tal dejo el ordenador encendiendo. Después, me siento y pongo la SER. Pues bien, lo primero que he oído esta mañana ha sido a una mujer llorosa, contando que el día más triste de su vida fue cuando su madre, enferma de Alzheimer, dejó de reconocerla. Vaya manera de entrar en contacto con el mundo. He empezado el día llorando.  Y luego, pues digamos que la cosa no ha mejorado. Que si las autoridades de Valencia, esta ciudad paradigma de la especulación, el despilfarro y la burbuja del ladrillo, quieren ampliar el Palacio de Congresos (mientras muchos de los alumnos de las escuelas valencianas siguen en barracones), que si la nueva Ley de Educación era el tema de hoy, Viernes de Dolores, como todas las semanas,...  Supongo que ya os hacéis una idea. 

Sin embargo, respecto de las oposiciones, estaba en modo neutro. Esta mañana también he leído un artículo titulado No hay convocatoria de Oposiciones en mi comunidad, ¿qué hago?. Lo que dice básicamente es que no hay que desesperar, que tarde o temprano tienen que llegar oposiciones y que, puesto que laso posiciones no son cosa que se pueda preparar rápidamente, que no se deje de lado. Que se mantenga un perfil bajo, sin agobios, pero sin dejar de hacer. Eso sí, bajo el título de Pautas para el opositor desesperado a Policía nacional XD.  Total, que esu na filosofía que se parece bastante a la que estoy intentando seguir yo: preparar temas, sin prisa, e ir dedicándole tiempo mientras no tenga otra cosa que hacer, preparándolas "por si acaso". Y tengo suerte, porque me gusta bastante lo que estoy haciendo, por el momento.

Pero eso también tenía que irse al garete. Me voy a poner chabacana y decir que a veces, la gente, podría meterse la lengua en el culo, porque, aunque la intención sea buena, puede hacer pupa. Ayer hablaba de las bondades y maldades de Internet. Pues otra de ella es que puede permitirte entrar en contacto con gente con tu misma formación, intereses laborales, etc. De hecho hace unas semanas coincidí con un colega (de compañero de profesión/estudios, no de amigo xD) y hemos estado hablando bastante. Hoy hemos hablado del tema oposiciones, de que estaba preparando temas y demás. Y me ha dicho algo así como que no iba a haber oposiciones, que por qué me dedicaba a eso. E incluso me ha dicho que no entiende como con mi talento, creatividad y capacidades, quiero ser una funcionaria más. A lo que yo he contestado: "No quiero ser una funcionaria más, quiero ser profesora de Filosofía".  Y he sentido que estaba diciendo una de las grandes verdades de mi vida.

Me ha sentado un poco como un puñetazo en el estómago la sugerencia de que estaba tirando mi tiempo a la basura. Pero eso no es lo peor. Creo que en el tema de los profesores todavía hay un malentendido importante. No sé qué pasará con los demás, pero yo no quiero ser profesora para ser funcionaria. Quiero ser funcionaria para ser profesora. Es más, lo de ser funcionaria no es importante, pero creo que es la manera más factible de conseguir un puesto de trabajo en esta profesión. 

Total, que hoy ando un poco chof. En la maratón hacia unas oposiciones una tiene que sentirse de todas las maneras al respecto, ¿no? :)

jueves, 20 de septiembre de 2012

El ¿maravilloso? mundo de Internet.

A lo mejor el título sorprende un poco. ¿Qué va a tener de malo Internet? Pues nada o mucho, como casi todo, depende. Yo soy una persona que está bastante contenta con este invento. Me ha permitido conocer a muchas personas y aprender muchas cosas. Durante mi adolescencia me permitió abrir los límites que un pequeño pueblo de la manchuela conquense me imponía. A través de Internet entré en contacto con gente con mis mismos gustos musicales, con personas de mi edad interesadas en temas políticos y sociales, como yo, y con las que podía sentir afinidad. Gracias a Internet, yo, en mi pueblo de Cuenca pude aprender catalán, gracias a una sala de independentistas que frecuentaba en el IRC y en la que conocí a mucha gente simpática, amable, normal. Y gracias a ello, al menos en parte, estos últimos días no me he convertido en una anti-catalanista (porque ser español y sentirse así no implica ser anti-catalán) enfervorizada y fanática.  Y, por qué no decirlo, muchas de mis relaciones amorosas y encuentros se han iniciado frente a una pantalla, incluida mi relación actual.  De hecho, aún sigo conociendo gente por Internet bastante interesante. Una de mis mejores amigas, como ya os conté, entró a mi vida como lectora de mi blog. Gracias a Twitter y a Tumblr tengo charlas de lo más divertidas e interesantes con personas de las que no sé ni el nombre, y este blog y sus propios blogs me han puesto en contacto con gente muy interesante: Perri, MGnolia, Lansy, Ysugamo, por nombrar unas cuantas :)

Vamos, que hasta aquí, nada que objetar. Pero a partir de ahora, sí.

Y es que Internet, o al menos yo así lo hacía, suele entenderse, bien como un instrumento de estudio/trabajo, bien como un entretenimiento de diversa índole, que va desde las redes sociales, la información, la búsqueda de fotografías, el hecho de escuchar música, ver películas, y hasta el porno (que nos conocemos todos xD). Pero lo que no solemos pensar, o nos cuesta pensar, o no queremos pensar, (o a saber) es que Internet es un reflejo (más o menos fiel, eso ya es otra cuestión) del mundo real. Es decir, que detrás de  las personas virtuales que hay en la red de redes hay una persona real (que sus identidades coincidan también es otro cantar). Por lo tanto, como en el mundo hay gente buena, en Internet hay gente buena. Como en el mundo hay gente pedante e insoportable, en Internet hay gente insoportable. Como en el mundo hay gente mala, en Internet hay gente mala. Sí amiguitos. Esto es así, hay gente que no puede dejar de hacer el mal en 24 horas. Y dentro de la red se dedican a eso. A tocar la moral. Y no me refiero a los archiconocidos trolls, que los hay por doquier, o al menos no solo. En Internet también hay gente que, como en la vida real, tiene una manera destructiva de relacionarse con otras personas. Encontraréis, fácilmente,  personas que son simpáticas, que empiezan a formar parte de una comunidad virtual, como puede ser un foro, y que poco a poco empiezan a convertir esa relación en un calvario.Si os movéis por Internet un poco, seguro que sabéis de qué os hablo.

Y luego está el hecho de que la vida virtual te puede consumir. Hay gente - hoy por hoy no es mi caso- que lleva un blog, o un canal de Youtube, cosas así, y acaba saturada, porque la gente se pone en contacto con ella, la sigue, e incluso la idolatra, -ya digo, nunca ha sido mi caso- y se agobia intentando responder a todo el mundo. Y la vida virtual, que debería ser un entretenimiento, o un modo más de relación -placentero, agradable- acaba afectándote tan negativamente que cobra más importancia casi que tu vida real. ¿No es una mierda?

En fin. Que todo esto iba a que hace un tiempo que me dí cuenta de que Internet no es el sitio happy-guay que yo creía. Por eso intento ir con un poco de cuidado por este mundillo. No me sale muy bien de todos modos, los viejos hábitos siempre vuelven, por el exceso de confianza, y acabo metiendo la pata, lo que me genera bastantes dolores de cabeza. De momento vamos bien. Esperemos que dure.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Macedonia de circunstancias laborales.



Bueno, probablemente estéis preguntandoos qué tal me fue la entrevista. Tengo buenas sensaciones, la verdad. Es la primera entrevista de verdad que hago, y me he sentido cómoda -algo nerviosa, lo normal. Además he sentido que no estaba haciendo el payaso. Que aquellas personas realmente se habían leído mi CV, que querían, de verdad, comprobar si era idónea para el trabajo o no. 

Bueno, lo de hoy, como me han dicho, era una primera toma de contacto. La empresa parece tomarse bastante en serio su negocio, y ello implica tomarse en serio la selección y formación de los empleados. Habrá una segunda entrevista en la que se entrará en temas más escabrosos como horario, salario, condiciones y demás.  Hoy solo querían que les demostrase que podía hacer el trabajo, que una vez recibida la formación, podría desempeñar el trabajo satisfactoriamente. Y eso he intentado. Me he sentido, además, escuchada. Esas personas tras la mesa REALMENTE querían encontrar a la persona idónea. 



Se confirma que me llamaron por mi blog de belleza. ¿Quién me lo iba a decir? Algo que empezó como un hobbie y que se acabó porque había dejado de serlo, me ha proporcionado una entrevista de trabajo. Además, se ve que han estado ojeándolo, y que parece que les ha gustado lo que han visto. ¡Hay que ver! Nunca se me habría ocurrido poner el blog en mi CV, pero una amiga me lo sugirió, ¡y menos mal que le hice caso!

He salido de la entrevista satisfecha: he sido sincera, auténtica en mis respuestas, no me he traicionado. Quedo expectante, colgada del teléfono, de cara a la segunda entrevista. Me han dicho que, sea cual sea la respuesta, me avisarán, eso sí, alrededor de mediados de Octubre. El trabajo está relacionado con la cosmética y el maquillaje, y me han dicho si sería capaz de desenvolverme en inglés con ese vocabulario. Lo tenía adquirido, pero ahora voy a tener que refrescarlo. Iré dedicándome a ello estos días, por si acaso.

Pero a esa satisfacción se le suma una sensación amarga, tenue todavía, pero que ya está ahí. Si me cogen, si consigo ese trabajo, tendré que dejar de lado la preparación de las oposiciones, porque ya me han advertido de que el horario es una jornada completa, y que se trabaja también en fin de semana, incluído algún domingo.  Así no hay manera. Es cierto que ahora mismo tengo ciertas necesidades urgentes que necesito cubrir, pero no deja de "picar" un poco la posibilidad de tener que dejar lo que ha sido mi proyecto desde hace años "de lado". Aunque sea temporalmente. Que eso nunca se sabe. A lo mejor por unas, o por otras, el trabajo se alarga ahí. ¡Quién sabe! De todas maneras, no merece la pena pensarlo demasiado. Si me sale el trabajo, lo cogeré, y después, ¡ya veremos!


De momento, no renuncio, y como este trabajo es una posibilidad factible, pero no segura, esta tarde me he dedicado a mirar, laboralmente, hacia mi sueño. No preparando temas para las opos, porque no tenía muchas ganas, sino buscando todos los centros privados - concertados de Valencia que tienen Bachillerato.  He acabado un poco quemada, la verdad.  De 34 centros que he recopilado, 27 son religiosos. Aproximadamente, el 80%. ¿Es, o no es flipante? Y todos ellos concertados, es decir, financiados con fondos públicos.  En fin, no sigo, que me enciendo.

En fin, que tengo la lista de colegios, con su dirección y correo electrónico. Dado que estamos en Septiembre y que las plantillas ya estarán cerradas -supongo-,  les enviaré mi CV por email, de momento.  Lo acompañaré con una carta de presentación que tengo ya escrita, y, echándole un poco de morro a la cosa, he pedido a un ex-profesor del máster que -sin compromiso, claro- me escribiese una carta de recomendación, para que el CV destaque más. Yo que sé, por intentarlo, que no quede, ¿no?

Eso es todo por hoy. Gran parte de mi día ha girado alrededor de mis "proyectos laborales", por llamarlos de alguna manera. ¡Espero que alguno de estos intentos dé frutos!

martes, 18 de septiembre de 2012

De nuevo, entrevista de trabajo.

Pues sí, así es. Tenemos otra entrevista de trabajo en ciernes. Con una diferencia: esta parece ser una entrevista de trabajo que DE VERDAD me interesa. No una entrevista para un trabajo basura, de comercial a puerta fría, o una entrevista para vender tarjetas de crédito por teléfono, avasallando al personal. No sé mucho del empleo, más que lo que detalla el anuncio en Infojobs (porque sí, Perri, no es una leyenda urbana, a veces llaman de ofertas de Infojobs :P). Y luego hay cosas que sospecho o intuyo, porque como en la oferta SÍ se detalla el nombre de la empresa, aunque no es una empresa que yo conociese o que me sonase, hice una búsqueda en Google. Fue desconcertante, porque salieron empresas NADA relacionadas con la oferta de trabajo, pero finalmente, con paciencia, encontré algo que cuadraba y pude hacerme una idea del negocio, algo útil para no ir "en bragas" a la entrevista. 

entrevista de trabajo

Cuanto más sabía más nerviosa me ponía, porque me daba cuenta de que ese trabajo podía interesarme. Vamos, no es el trabajo de mis sueños, pues el trabajo de mis sueños es la enseñanza, pero puede ser un trabajo que pueda desempeñar con solvencia, que pueda hacer bien. Además, se trata de algo que me interesa. Y con los nervios, llegó la inseguridad. 

Recuerdo que cuando me llamaron me sorprendí. Me apunté a esa oferta porque no me suponía esfuerzo, pero estaba segura de que no tenía oportunidades. Pedían 2 años de experiencia en el sector o en un trabajo similar, cosa que yo no tengo. Si, el sector me interesa, y he estado relacionada con él de manera no laboral. Pero eso no es lo que piden. En fin, que todo se resume al...¿por qué me han llamado a mí? ¿Qué habrán visto? 

Pero en estos últimos días, mi Jack y alguna que otra amiga me han animado. Me han repetido por activa y por pasiva que, si el trabajo es lo que parece, estoy capacitada para él. Que tengo la actitud y los conocimientos necesarios. Que lo haría bien. Y bueno, la verdad es que es un refuerzo que necesito. Porque tengo un complejo. (Jack, no te me enfades, que te conozco)

La gente me dice que es irracional, que no tengo razones para tener este complejo. Pero así son muchos complejos. Irracionales y tontos. Y yo tengo complejo de inútil. Inútil en el ámbito laboral. Creo que tengo claras las razones, y bien, he metido la pata alguna vez en mi vida. Pero si lo pienso fríamente, no sé por qué me martirizo. No toda persona puede hacer cualquier trabajo. ¿Por qué me martirizo con eso? Hace poco caí en la cuenta -y supongo que es el principio para vencer a este complejo- de que no soy una inútil, o no del todo. Que con 16 años eché una campaña de vendimia y que la aguanté. Y que de hecho, lo llevé bastante bien. Y es un trabajo duro. ¿Y por qué no he caído en la cuenta de esto hasta hace poco? Pues porque con frecuencia suelo ser mi peor enemiga. Eso es algo que cambiar, la verdad. 

Pero lo cierto es que tengo ilusión por esta entrevista, así que mis inseguridades y angustias están quedando un poco de lado, porque de lo que realmente tengo gana es de dar lo mejor de mí. De intentarlo de verdad. ¡Y veremos a ver qué sale!

lunes, 17 de septiembre de 2012

Diario de una Opositora. O algo. Empezando.

Hoy, 17 de Septiembre de 2012, puedo decir que he empezado a estudiar las oposiciones para profesora de secundaria de Filosofía. Tela.  Lo cierto es que tengo bastante vértigo, pero hay cosas que no mejoran al pensarlas, sino al hacerlas. Creo que ésta es una de ellas. Todavía no tengo muy clara la estrategia que seguiré, pero improvisaremos. E iré dando cuenta de mis improvisaciones de vez en cuando. Al fin y al cabo abrí este blog para ir recogiendo trozos de mi vida, y en fin, no sé si aquellas que habéis opositado me daréis la razón, pero me da la sensación de que para una persona en estas circunstancias, las oposiciones se convierten en algo bastante importante.



El temario es bastante extenso: 71 temitas de nada. Eso requiere un poco de estrategia, aunque sea muy poco. Siendo realistas, considero complicadillo elaborar y estudiarme 71 temas, así que hay que priorizar. Por eso, por primera vez en mi vida, que yo recuerde, he empezado a estudiar algo no por el principio, sino por otra parte. En concreto, por el tema 46: La Historia de la Filosofía como problema filosófico. Ea. Me han hecho una recomendación bastante acertada: empezar por los temas de Historia de la Filosofía. Creo que es acertada por varias razones. La primera, que llena lagunas que ha dejado la licenciatura. La segunda, que proporciona recursos para salir de atrolladeros que puedan plantear otro tipo de temas. Y la tercera, que tal y como están las cosas, y sabiendo que en cualquier momento nos cambian el temario otra vez, mejor ir a lo seguro, a lo que sufrirá unos cambios mínimos, y eso es la Historia de la Filosofía. 

El de hoy ha sido un tema preeliminar. Me he dedicado a resumir un tema de un temario elaborado. Que esa es otra: ¿temas de 35 páginas? ¡¿Estamos locos o qué?! Si hay unas 2 horas para desarrollar el tema... No sé si acierto o no, pero voy a intentar elaborarme temas de unas 8 páginas manuscritas, que es lo que yo puedo escribir en 2 horas, más o menos. Así creo que evitaré que demasiada información se agolpe en mi cabeza y salga algo extraño.  Evidentemente, a veces tendré que estudiar algo más a fondo, consultar libros, porque sepa poco del tema o porque no lo entienda. Pero intentaré elaborar temas para estudiar en "versión final" que se ciñan más o menos a esa extensión.  Por cierto, por si a alguien le interesa, encuentro temas elaborados aquí. Hay de Filosofía, pero también de otras especialidades. También hay unidades didácticas, programaciones, modelos de exámenes...

Para mañana tengo el tema 47: Los modelos de explicación racional en los presocráticos, y voy a cambiar de estrategia. He echado un ojo al tema elaborado y eso es un mezclaillo sin demasiada coherencia o cohesión. Mi otra opción era agarrarme al Copleston, pero creo que para preparar un tema es un poco demasiado extenso. Total, que al final, tiraré por la Historia de la Filosofía de Abbagnano, denostada hasta la saciedad, que tiene un enfoque más didáctico y breve. A ver qué sale. Probablemente mañana no acabe el tema al completo, pero lo intentaré.

Las oposiciones son más violentas que la peli Los Inmortales.
En cualquier caso, intentaré quitarme presión de esto. Es importante hacer un buen examen de oposición, pero al final la nota no depende solo de eso. Ni mucho menos. Y mi misión no es confeccionar una historia de la filosofía sino psar un examen.Ya veremos.  Soy un poco obsesiva con estas cosas.

En cualquier caso, sé que entre las personas que visitan este blog hay, al menos, un par de personas que tienen experiencia en eso de las oposiciones, por lo que se admiten críticas, maldiciones, desahogos, consejos, ... Lo que sea menester.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Cuando la política se convierte en espectáculo.

Hoy tengo un ánimo típico dominguero. Igual, igualito, que si mañana tuviera que ir a trabajar. La cosa llega hasta tal punto que estoy viendo Mars Attacks y me parece una película cargada de esperanzas y promesas. Y hoy la gente, el mundo y lo que me rodea no me ha ayudado a cambiar un ánimo que arrastro desde primera hora de la mañana. Y, en estos momentos, leer en mi TL el speech dominical de Pérez Reverte tampoco ayuda. Total, que como ya estoy de este ánimo que no he conseguido cambiar a pesar de intentarlo, creo que lo mejor va a ser cambiar de estrategia: cabrearme para pasar del hastío a la mala leche. Y desde ahí, enfrentar el lunes con energía. ¿Qué os parece? Además, me viene al pelo, porque ayer estuve leyendo unas cosas en un foro que me sacaron bastante de quicio.

Mi tesis: en España tenemos una concepción muy errónea de la política. A mí se me muere algo en el alma cuando leo acerca de la concepción de la política que tenían filósofos como Platón o Aristóteles. La política era algo importante, una condición sine qua non de la felicidad, pues solo en un estado justo el hombre puede tener una vida buena. Todo esto así dicho de manera poco rigurosa, que ningún filósofo/a venga y me crucifique ahora, plis. Y se me muere algo, como decía, porque miro a mi país y digo: Spain is different.

Que sí, que todo el mundo is different de la Grecia clásica. Y que, dicho sea de paso, la práctica política de la Grecia clásica no era tan ideal como nos han contado. Pero tengo la sensación de que en otros países sí se percibe la práctica política como algo de gran importancia para las personas, y en el peor de los casos, como una relación comercial: me han "elegido", me pagan mi sueldo, tengo que cumplir ciertas espectativas o me largarán. Los políticos españoles directamente piensan que somos tontos. Y he de decir que sospecho que no van desencaminados del todo. 

¿Cómo creo que se ve la política en España? Commo un partido de fútbol. Igualito. 

En primer lugar porque no se milita en un partido, o se simpatiza con él. Uno es del PP o del PSOE como el que es del Barça, del R.Madrid o del Betis. Uno, cuando es de un equipo, puede criticar, enfadarse y demás, pero al final, siempre cree que eso era un penalti a favor. La cosa cambia cuando es al contrario, porque los del equipo contrario se tiran.

Sin ir muy lejos, ahí está el tema del IVA. Si son los socialistas los que suben el IVA, para el PP es un hachazo a la economía, una aberración. Se montan manifestaciones y se recogen firmas. Pero ahora la subida del IVA es necesaria y no va a ser perjuidicial. No creo que el PSOE y sus militantes sean más consecuentes.

Qué malicas son las hemerotecas, Espe.

Si podemos ver este fanatismo político a nivel nacional, en los pueblos la cosa es despampanante. Siempre se dice que en los pueblos no se vota al partido, sino a la persona. JA. Pues mi pueblo es bien pequeño y eso no pasa. Pero lo más alucinante es cómo una cosa es buena o mala para el pueblo según quién la proponga o quien mande. Ejemplos:

  • Petición de un Instituto de Secundaria para el pueblo. En el pueblo gobierna el PP, en la Comunidad Autónoma el PSOE.  Se realizan marchas, apoyadas por el ayuntamiento, a la capital de la provincia y de la comunidad pidiendo el IES. Se hace una huelga  y muchos padres acuerdan no llevar a los niños al colegio. Todas las personas que NO secundan esa huelga son del PSOE.  (Conste que yo no estaba a favor de todo el movimiento, pero me apoyaba en mi experiencia como estudiante, en las necesidades del pueblo, en la cantidad de alumnos, etc.)
  • Se forma una plataforma para mantener un servicio de urgencias en el pueblo. En el pueblo gobierna el PP, en la Comunidad Autónoma también. Dolores de Cospedal, con esto de los recortes, decide que el servicio de urgencias en el pueblo ya no es necesario, o algo. Desde el ayuntamiento ni se inmutan. ¿Tendrá la alcaldesa algún interés en ascender en el partido, y por ello no quiere molestar al gobierno autonómico? Algunos ciudadanos forman una plataforma APOLÍTICA que busca mantener este servicio. Son acusados de socialistas y no obtienen el apoyo de los militantes y afines al PP municipal.  Debe de ser que ellos no se ponen enfermos por las tardes o los fines de semana. 
En fin, que cuando uno piensa que ha visto todos los tipos de estupidez humana posible, siempre hay alguien que te sorprende. No sé, supongo que los votantes del PP estarán contentos ahora que tienen que pagar matrícula en Bachillerato y ciclos formativos -antes no se pagaba- y el transporte -antes tampoco se pagaba-. Y supongo que si el artífice de los recortes hubiese sido el gobierno del PSOE, estarían muy indignados, y los militantes del PSOE, resignados y satisfechos. No lo entiendo.

¡Ey! Pues me siento mejor. Sigo sin entenderlo, pero por lo menos estoy más relajada. :P

En fin, ¡pasad una buena semana!



viernes, 14 de septiembre de 2012

Diferentes personas, diferentes caminos, diferentes tiempos.

Vine del pueblo con ideas de escribir algo como este post. Pero al final se va a convertir en una "Entrada Rusa" al estilo de las de Perri Meison. Y es que, precisamente ella, escribía ayer un post que tenía que ver -al menos un poco- con lo que yo quería escribir hoy. Yo misma escribí un post parecido a éste hace un tiempo. Solo que enesta ocasión creo que el tono va a ser un poco más optimista. O no. Porque en esto de bloggear, uno sabe como empieza, pero no como acaba. Así que bueno, vamos a ello.

Como ya os he dicho, durante esta última estancia en casa de mis padres no he empleado demasiado tiempo en encontrarme con amigos y conocidos. En parte porque estaba en plan hogareño, en parte porque, en un pueblo como el mío, te encuentras a la gente sin buscarla, aunque en esta ocasión no ha sido así.  Aunque sí que hice por encontrarme con algunas personas. Una de ellas fue mi amiga Yara, a la que, por poco, llegué a ver embarazada. Si me descuido, me la encuentro con la niña en brazos.

Nuestro encuento fue breve, pero suficiente como para darme cuenta de que mi amiga ha cambiado. La Yara alocada -a veces demasiado- que yo conocía es ahora una mujer más calmada, parece mucho más centrada y responsable. Y además, está guapísima. Es una pena que le quede tan poco de llevar encima esa tripa que le queda tan bien. Espero, sin embargo, que ese brillo en los ojos que el embarazo ha acrecentado permanezca tras el parto.  

Yara y yo nos conocemos desde siempre. Vivíamos en el mismo barrio, a una distancia equivalente a doblar la esquina. Ella nació 9 meses antes que yo, no fuimos a la misma clase en el colegio, pero vivir tan cerca hizo que compartiésemos muchos momentos. Como he dicho otras veces, de pequeña yo no era una niña muy sociable, pero lo poco que socialicé fue en mi barrio y con Yara. Recuerdo cuando pasaba los domingos por la mañana a recogerme para ir a misa, y mi madre me ponía un trajecito de falda y chaqueta horroroso, acompañado de unos calcetines blancos con volantes de puntilla. Yara también fue una de las pocas niñas invitadas a mi comunión. Todavía conservo en casa de mis padres el peluche de una mamá conejo y su conejito que me regaló. Mientras estuve allí me quedé ensimismada un momento mientras pensaba en voz alta: parece que fue ayer cuando me regaló este peluche, y ahora estará comprándoselos a su hija. ¡Cómo pasa el tiempo!

Este "como pasa el tiempo" se nota más en estos casos, cuando comparas, porque yo no tengo una barrigota, ni previsión, ni una casa en propiedad, ni en previsión. Para mí, subjetivamente, el tiempo no ha pasado tanto, ni tan rápido. Ha habido dos cambios importantes en mi vida desde el momento en el que llevaba calcetines con volantes de puntilla: cuando dejé el pueblo para ir a la Universidad y cuando comencé a vivir en pareja. Y eso es todo, así sin pararte a pensarlo demasiado.

Pero, ¡en fin! Esta vez no tengo un sentimiento de amargura, ni de tristeza, ni de desesperación. Yara y yo somos diferentes. Tomamos caminos muy distintos en la vida y eso implica que viajamos con tiempos diferentes. Comparar lo incomparable no tiene caso. Mejor sigamos caminando nuestro propio camino, respetando nuestros tiempos, alcanzando nuestros éxitos y cometiendo nuestros errores.  Y si vamos "por detrás" en algunas cosas, aprovechemos para aprender de los que van "por delante".

jueves, 13 de septiembre de 2012

Retales musicales: Canto de Segadores



No madrugaría tanto.
Si el sol fuera jornalero.
no madrugaría tanto,
que andaría más ligero.
Ya se está poniendo el sol,
ya hacen sombra los terrones
y el bolsillo de los amos
está dando tiritones.
Ya se está poniendo el sol.
Ya se debiera haber puesto.
Para el jornal que ganamos
no es menester tanto tiempo.
De segar de los secanos.
Ya vienen los segadores.
de segar de los secanos.
De beber agua de aljibe
toda llena de gusanos.
De recoger la cebada.
Venimos de La Losilla.
de recoger la cebada.
Venimos de darle el voto
al Marqués de La Calzada.
Lo que cuesta el trabajar.
Si cuatro pillos supieran
lo que cuesta trabajar,
no abusarían del pobre
ni tampoco del jornal.
De segar de La Losilla.
Ya vienen los segadores
de segar de La Losilla,
descalzos y sin un chavo
e quebraos de las costillas.
Se remaneció a un pastor
la virgen San Salvadora
y en altas voces decía:
"Carne y vino al segador".

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Guillermo y el agujero del sistema educativo.

Durante mi estancia en el pueblo conocí a Guillermo, un primo de mi cuñada. Guillermo tiene 8 o 9 años. Lo deduje porque me dijo que iba a repetir 2º de Primaria este año. Tuve la oportunidad de hablar con él, fuera de la escuela, claro, y pude hacerme una idea de su perfil. Guillermo es un niño despierto, inteligente, atento y curioso. Conoce los entresijos del campo mucho mejor que yo. Nos quedamos con la boca abierta cuando comentó que había estado plantando cebollas con su tío, y mi padre, que es muy guasón, le preguntó:

-¿Pero de azafranar, o de comer?

Y nos quedamos boquiabiertos cuando el niño, sin vergüenza ni titubeo, contestó:

-De azafranar. 

Guillermo es, además, un niño simpático y agradable, bien educado. Mientras estaba allí, en una mesa de adultos, contestó amablemente a todos, y cuando decidió que tenía que irse, se despidió cortesmente.  Estuvimos hablando de sus juegos, inocentes, indefensos y sencillos: a Guillermo le gusta jugar con el agua. Con otros dos amigos, se turnan para sentarse en un barreño y echarse cubos de agua por encima, para refrescarse.Es un niño creativo, al que le gusta jugar a desempeñar papeles, y que tiene muy claro qué quiere ser de mayor: agricultor. Ni futbolista, ni médico, ni rico. 

Y, por supuesto, no me queda ninguna duda de que Guillermo es un niño muy inteligente. Inteligentísimo. Pude detectarlo en apenas unos minutos. No se trata de una inteligencia erudita, sino de esa que es útil en la vida, la que te sirve para resolver problemas, para enfrentarte al mundo.Os aseguro que ese niño pizpireto y con cara de travieso me dejó fascinada.

Y sin embargo Guillermo, con sus 8 o 9 años, va a repetir 2º curso de Primaria. Tengo que confesar que cuando nos dijo esto se me torció el gesto. Es decir: 2º es un curso sencillo, a esos niveles todavía no hay que estudiar, se supone que todos los niños deben ser capaces de pasar sin dificultades los primeros niveles obligatorios del sistema educativo, ¿no? Pero él iba a tener que repetir. 

Esto me recordó a una de las clases del Máster en la que un profesor nos comentaba que el sistema de "repetición" no es útil en la mayoría de los casos en estos niveles. No estamos hablando de un bachillerato en el que la cantidad de estudio se nos ha puesto cuesta arriba, sino de los primeros cursos de la Primaria.  Nos comentaba el profesor que es como dar a alguien con intolerancia a la lactosa otro vaso de leche después de haber vomitado. ¿Por qué pensamos que una cosa que no le sentó bien a un niño la primera vez le va a sentar bien la segunda?

No creo que Guillermo tenga un problema de estudio, ni creo que sea un niño sin curiosidad, sin inquietudes o sin ganas de aprender. De hecho, creo que, con mucha probabilidad, sabe muchas más cosas que la mayoría de sus compañeros: las partes de un tractor, las diferentes variedades de cultivos, qué herramientas se necesitan para arar, para podar, para vendimiar, ... Sabe cosas que ha aprendido por puro interés, sin que nadie haya tenido que enseñárselas. Tiene predisposición a aprender. Entonces, ¿qué falla? 

No se me ocurre otra salida: el fallo debe estar en el sistema educativo, que quizá pone más peso en el polo de la enseñanza (yo doy datos, tú los absorbes) que en el aprendizaje (yo quiero aprender, yo pregunto, tú me ayudas). El sistema educativo tiene un agujero por el que se escapan chicos y chicas curiosos, capaces, inteligentes que no se enganchan al aprendizaje de la flora y fauna en un libro, pero que pueden identificar todos los árboles, cultivos y animales de su comarca.

¿Qué podemos esperar de la trayectoria académica de Guillermo? El niño sabe leer el fracaso: no has superado la prueba, no puedes seguir adelante. ¿Podrá enfrentarse con seguridad y confianza a los siguientes cursos? ¿Comenzará a interesarle lo que ocurre en el colegio después de repetir? Algo me hace sospechar que más bien no.  Y a lo mejor alguien piensa que no hay problema: que si Guillermo quiere ser agricultor no necesita estudiar.  Pero, ¿desde cuando está reñido ser agricultor con saber leer y escribir? ¿Con saber hacer cuentas? ¿Con tener un poco de cultura?  ¿Tenemos que renunciar a los niños que, a pesar de ser muy inteligentes y curiosos, no se enganchan a la metodología imperante? 

la lengua de las mariposas
Si la escuela no atrae a los niños, con su mundo, al aula, ¿debe el aula ir al mundo de los niños?

Pero hay otra pregunta que me ronda la cabeza: ¿Tendría la misma buena opinión de Guillermo si le hubiese conocido en una clase?

martes, 11 de septiembre de 2012

El Toro de La Vega y la concejala que se masturbó.

Hoy en los medios de comunicación se ha asistido, de nuevo, a la matanza del Toro de la Vega. En la televisión se escandalizaban de que miles de personas, entre ellos menores acompañados de sus padres, jalearan a los lanceros, pidiendo la muerte del animal. Y es para escandalizarse. Esa saña, esa crueldad, esa exaltación de la violencia... Pero desde luego, a mí no me sorprende. 

Y es que eso de los linchamientos es muy nuestro. Lo de gritar "que lo maten" y "dadle duro". Lo de pedir "que lo pague", sin saber siquiera cuál es la deuda del apaleado. 

El sábado pasado pude ver, en La 2, La casa de Bernarda Alba, una maravillosa obra de Lorca, que a mí personalmente me encanta. Una de las escenas es un linchamiento.  

(Se asoman Magdalena y Angustias. Se siente crecer el tumulto.)

La Poncia: (Entrando con Bernarda.) ¡Bernarda!

Bernarda: ¿Qué ocurre?

La Poncia: La hija de la Librada, la soltera, tuvo un hijo no se sabe con quién.

Adela: ¿Un hijo?

La Poncia: Y para ocultar su vergüenza lo mató y lo metió debajo de unas piedras; pero unos perros, con más corazón que muchas criaturas, lo sacaron y como llevados por la mano de Dios lo han puesto en el tranco de su puerta. Ahora la quieren matar. La traen arrastrando por la calle abajo, y por las trochas y los terrenos del olivar vienen los hombres corriendo, dando unas voces que estremecen los campos.

Bernarda: Sí, que vengan todos con varas de olivo y mangos de azadones, que vengan todos para matarla.

Adela: ¡No, no, para matarla no!

Martirio: Sí, y vamos a salir también nosotras.

Bernarda: Y que pague la que pisotea su decencia.

(Fuera su oye un grito de mujer y un gran rumor.)

Adela: ¡Que la dejen escapar! ¡No salgáis vosotras!

Martirio: (Mirando a Adela.) ¡Que pague lo que debe!

Bernarda: (Bajo el arco.) ¡Acabar con ella antes que lleguen los guardias! ¡Carbón ardiendo en el sitio de su pecado!

Adela: (Cogiéndose el vientre.) ¡No! ¡No!

Bernarda: ¡Matadla! ¡Matadla!
Lo único que se sabe por esta descripción es que en la puerta de esta mujer apareció un bebé muerto, quizá llevado por perros. ¡Y quién sabe si era suyo!  Pero había que matarla. 

Y pienso que esta escena no es ficción. Estoy segura de que escenas parecidas se han repetido cientos de veces, miles de veces, en las calles de nuestros pueblos. Y no hará muchas décadas desde que la última mujer murió apaleada en las calles de España.  Pero desde luego, no hace mucho que tuvo lugar el último linchamiento, verbal en este caso, en España. 

Hablo de lo que ocurrió cuando Olvido Hormigos entró y salió del ayuntamiento de Los Yébenes la semana pasada. Por si alguien no se ha enterado, Olvido Hormigos es una concejala de este ayuntamiento, la cual se ha hecho famosa porque un vídeo en el que aparecía masturbándose fue publicado en Internet sin su consentimiento. No entro a para qué grabó ese vídeo, en quién lo difundió, ni en otras consideraciones. Supongo que en fin, estas cosas pueden pasar, y los teléfonos móviles los carga el diablo.  Y que el mal trago y eso no se lo quita nadie. Pero lo que ocurrió a las puertas del ayuntamiento es harina de otro costal.

Una turba histérica gritaba e insultaba a esta mujer, cuyo único crimen ha sido masturbarse y grabarlo, y le colgaba calificativos como "puta", "guarra", o "zorra".  Estoy segura de que si no es por la presencia de medios y la seguridad, se habría llegado a las manos.  Hablamos de España, 2012, siglo XXI.  Lo más gracioso de todo es que yo creo que esa gente ni siquiera sabía por qué insultaba a Olvido Hormigos. Simplemente había hecho algo con cierta repercusión (¿bueno? ¿malo? ¿inofensivo? ¡A quién le importa?) y eso fue suficiente para convertirla en el objetivo de sus frustraciones, sus odios, sus miedos y su rabia.  Porque la otra opción es creer que esas personas todavía piensan que el hecho de que una mujer se masturbe es punible con escarnio público, y si toca, linchamiento, idea que, por otra parte, no puedo descartar sin más, lo que no deja de ser preocupante. 

Por eso yo no me sorprendo de los que jalean a los lanceros del Toro de la Vega, porque la mentalidad de linchamiento que vemos en La Casa de Bernarda Alba  y que se reproduce en los insultos a Olvido Hormigos parece ser una característica endémica de nuestro país y de las gentes que lo habitan. De muchas de ellas, al menos. 

Si no se respeta a las personas en su intimidad o su integridad, ¿podemos esperar que se respete a un animal?  Y ojo, no se deduzca de aquí que creo que los seres humanos son más dignos de respeto que los animales, sino que creo que para una persona es más fácil respetar a una persona, por pura identificación, que a un animal.  Lo dicho: si una mujer que se masturba es convertida en enemigo público, ¿qué podemos esperar?

violencia orgasmos



"Los hechos necesitan tiempo, aun después de haberse realizado, para ser vistos y oídos."

F. Nietzsche.

lunes, 10 de septiembre de 2012

¡Al rico MeMe-Premio-lo-que-sea, oiga!


¡Qué buena bienvenida! Lansy Hairath, de Más allá del arcoiris gris, me nomina/publicita mediante un premio en su blog. Yo no sé si lo he cogido bien, pero bueno, lo que sea XD Se trata de decir 11 cosas de una misma, responder unas preguntas, y luego 11 preguntas más. O algo.

En primer lugar, las 11 cosas, que va a ser difícil xD Seguro que me repito mucho y digo cosas que ya sabéis...

  1. Aprendí a leer de una manera muy muy precoz.
  2. (Mal)toco la guitarra.
  3. No me atraen los hombres metrosexuales.
  4. Me encantan las cosas inspiradas en la estética de Pesadilla Antes de Navidad.
  5. Me encanta la mitología, aunque es un tema que tengo algo abandonado. Tengo que ponerme a ello de nuevo.
  6. Me apasionan los corsés y los zapatos de tacón. Pero no uso ni de lo uno ni de lo otro, al menos no normalmente.
  7. Acumulo la ropa en el colgador, hasta que se forma una montaña. (Lansy, esta me la quedo xD)
  8. Canté en el Palau de la Música de Valencia, con la Coral Universitaria.
  9. Casi siempre tengo los labios despellejados, cortados o hechos polvo.
  10. Nunca supe dar volteretas ni salté el potro. Era la pesadilla quejica de los profesores de Ed. Física.
  11. No me gusta nada conducir.

Preguntas:
  • Película que me guste:Leon, el profesional.
  • Qué me gustaría aprender: a dibujar BIEN
  • De qué me siento más orgullosa: de haber hecho valer mis decisiones.
  • Último libro leído:  Cuando leas esta carta, de Vicente Gramaje.
  • Comida favorita: la ensalada César de mi novio.
  • Qué me gustaría ser de mayor: persona. Y después, profe de filosofía.
  • Lugar que me gustaría conocer: Escocia.
  • Lo último que me hizo reír: Supongo que el gato de mis padres. Eso me hace caer en la cuenta de que hoy no me he reído, o no me acuerdo. :(
11 preguntas:
  • Edad: 24 años.
  • Horóscopo:  Capricornio
  • Dulce o salado:  ¡¡¡DULCE!!!
  • Hobby favorito: ¿ver pelis? Supongo que sí.
  • Qué me inspiró para hacer el blog: más que inspiración fue una necesidad. Necesitaba recuperar el hábito de escribir y mi anterior blog personal estaba un poco..."viciado".
  • ¿Eres profesional del mundo de la moda?: JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJA... Perdón.  No.
  • Mi canal en YouTube: Tengo una cuenta en Youtube, y como tal un canal, pero no lo utilizo. Así que nada.
  • Mi canal favorito de YouTube de maquillaje:  Ya no miro videos de Youtube de maquillaje. De vez en cuando veo algo de Lisa Elridge o las hermanas Pixiwoo.
  • Mi canal favorito de nail art:Tampoco miro de eso. Total, soy un pato  con eso de las uñas XD
  • Mi perfume favorito:L'elixir, de Nina Ricci.
  • Un básico de maquillaje sin el que no salgo de casa:Eso a mí no me pasa. Salgo a la calle sin maquillar y no me pasa nada. Ni me derrito, ni nada de eso xD 
Ale, ya está.  Ya empiezo a amontonar post. Yo es que soy así xD. Lo que sea menos ponerme a estudiar con este trancazo xD 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...