martes, 5 de marzo de 2013

Diagnóstico laboral: virus.

virus.
(Del lat. virus).
1. m. Biol. Organismo de estructura muy sencilla, compuesto de proteínas y ácidos nucleicos, y capaz de reproducirse solo en el seno de células vivas específicas, utilizando su metabolismo.
(RAE)


Hace unos días que ando dándole vueltas a si debía escribir este post o no. Es evidente que al final he decidido hacerlo. Algunos de vosotros me animabais a que contara lo que había visto, pero, no os ofendáis, no habéis sido vosotros la razón de que finalmente lo cuente. Ha sido el hecho de que Bruselas pide, entre otras medidas, más sacrificios humanos... digoooo... endurecer la reforma laboral. Y ya está bien hombre. Es muy cómodo pedir ese tipo de medidas desde un sillón muy confortable en un despacho muy acogedor y desde el convencimiento de que nunca en la vida vas a tener que someterte a las condiciones que estás imponiendo. ¿La reforma laboral no les parece bastante dura? Deberían ver lo que esta reforma le hace a la gente. Aunque les daría igual. Estoy firmemente convencida de que estas personas no tienen corazón: ni los que piden que se nos ahogue más, ni los que acatan las peticiones.

No es necesario decir que esta reforma laboral que tenía por objetivo frenar la sangría que supone la destrucción de puestos de trabajo ha pinchado. Se nos decía que era necesario "flexibilizar" (eufemismo para decir que se daba a los empresarios, principalmente a los grandes, plenos poderes sobre los trabajadores) para evitar que se destruyese tanto empleo. Que había que hacer, de nuevo, sacrificios. Vamos, asumir una especie de mal menor para no llegar a una hecatombe. Pero mentían, como viene siendo costumbre. Esta reforma laboral no está resultando. No para de despedirse gente. Así que, ¿qué tenemos? Una reforma que precariza el empleo a cambio de nada. 

¿Queréis saber qué supone esta reforma laboral para los trabajadores? Os voy a contar lo que presencié hace unos días, en un supermercado de una exitosa cadena, cuyo director se dedica a dar lecciones sobre moral, esfuerzo y trabajo a los españoles. Si hasta ahora no me había decidido era porque nunca se sabe quién puede leer esto, nunca se sabe si puedo empeorar la ya penosa situación de una trabajadora. Pero hoy ya no puedo más. 

Hace unos días fuimos a comprar a dicho supermercado. Cuando llegamos a la zona de carnicería, una chica nos atiende. Mi madre le pide un producto, y la chica, al inclinarse para cogerlo, vacila. Parece que va a caerse. Mi madre y yo nos miramos horrorizadas, asustadas. La chica se incorpora, finalmente, muy despacio. Nos mira y nos damos cuenta de que está muy pálida. Con un hilo de voz nos dice "perdón". A mi madre le sale su espíritu de madre, ese que todas las madres tienen, y le pregunta a la chica:

- Nena, -sí, mi madre se toma esas confianzas- ¿te encuentras bien? Estás blanca.

La chica casi no acierta a contestar, dice que está un poco mareada. No quiere decir nada, se nota.  Mi madre entonces empieza a decir que ya se había dado ella cuenta, que estaba muy pálida, que tenía mala cara -a pesar del maquillaje. 

- ¡Pero siéntate un rato, muchacha! - le espeta mi madre.

La chica, en ese momento, tiene un desliz, y responde:

- Sí, me voy a sentar... 

Su respuesta está llena de ironía y pena.  Entonces, mi madre, que no es muy consciente de lo que está pasando, responde:

-¡Hombre! ¡Pues claro! Yo no tengo prisa. Te sientas. ¿O es que quieres caerte y que tengan que recoger tus sesos del suelo con una pala? - sí, mi madre también es así de delicada. 

La chica nos mira, y yo le digo a mi madre, por lo bajo, a un volumen suficiente para que ellas dos me oigan, pero nadie más:

- Cuando esté en el suelo, con los sesos desparramados, entonces, no podrán ponerle pegas. 

Y la chica asiente con la cabeza, lenta y tristemente. Mi madre nos mira, como si acabara de caer en lo que allí estaba pasando. Entonces pregunta, en voz muy baja:

-¿No te dejan sentarte? ¡Pues que les den por culo!

La chica en este punto no puede más, y nos cuenta que lleva un par de días con un virus estomacal, con vómitos y diarrea. Mira a los lados, vigilante, pendiente de que no venga nadie que pueda oírla. Nos cuenta que ha pedido, por favor, que la dejen irse a casa con su madre. Que le descuenten el día, o que por cada día libre ella hace tres, lo que haga falta, pero que la dejen irse.

-¿Y no te dejan? - pregunta mi madre, la señora "pregunto lo obvio".

La chica agacha la cabeza, cogiendo la carne que mi madre ha pedido, y niega. 

Nos quedamos en silencio. Cuando acaba de ponernos lo que hemos pedido, lo cogemos y nos vamos. Mi madre, antes de marcharse, le dice, cariñosamente: "Cuídate, chica". La chica, muy, muy, muy triste, asiente, y da un trago a una botella de agua que tiene allí.

Nos alejamos, y comentamos la jugada. Mi madre alucinada, yo encendida, indignada, mi padre bastante cabreado también. Entonces se me ocurre decir que esto es un despropósito. No solo por la chica, que claramente no estaba en condiciones de trabajar, sino por la gente. Esa chica estaba tratando con la gente, despachando carne fresca, con un virus. No sé yo hasta qué punto es eso sano.  Te ponen una vitrina guarda-estornudos para proteger el género y la persona que está detrás tiene un virus que no se aguanta. Muy lógico todo. 

Tengo claro que esto no es todo producto de la reforma laboral. Seguramente sea política de empresa, pero esta política de empresa se ve legitimada, respaldada, por las leyes que este gobierno nos impone y que nos dejan impotentes. En estas condiciones estamos, y aún no tienen suficiente. Aún quieren más. Nuestra calidad de vida, nuestra salud, nuestra dignidad, nuestra sangre si hace falta. Son como virus, crecen alimentándose de nosotros.

Esto pasa ya de castaño oscuro, pero desde hace rato. O por lo menos, a mí me lo parece.







22 comentarios :

  1. Esto clama al cielo...

    No nos ven como a seres humanos. Ya nos veran cuando nos tengan encima...

    Gran entrada, cariño.


    PD: TQ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices gran entrada porque tú también echas bilis por la boca XD ;P jeje

      Eliminar
    2. Pfffff... lo mio ya es mas ke bilis,me parece...

      Ese encargado hijodeputa sin sentimientos...

      Porque seamos serios, la politica de empresa y el capitoste supremo (CABRÓN!) pueden decir misa: si yo soy el, no me hace falta que me pida permiso la chica, la mando yo a su casa. Y luego ya veriamos que haciamos con la politica de empresa y con la puta que los pario a todos.

      Otra cosa NO ES DE HOMBRES.


      Y eso es lo que pasa, que NO HAY HUMANIDAD.

      Ni eso.



      Eliminar
  2. Conforme te iba leyendo iba pensando en la transmisión de "viruses" empleado-productos...

    Luego no queremos que pasen cosas como las de ikea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú como profesional sanitaria, ¿cómo lo ves? u.u'

      Eliminar
  3. Peores que los virus, al fin y al cabo esos o te matan o te haces inmune; estos otros me recuerdan más a las sanguijuelas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero lo de las sanguijuelas no pegaba con el post XD No, fuera coñas. Son unos vampiros, uans sanguijuelas, sí señora.

      Eliminar
  4. Me imagino a que establecimiento se refiere.
    Demasiado fuerte es eso ya, pobre chica :(

    ResponderEliminar
  5. Ni reforma ni pollas. Hace trece años, trabajando en El Corte Inglés me pasó lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,eso me han dicho. que los de El Corte Inglés no son los mayores dfensores de los derechos de los trabajadores. Que hay empresas que lo tienen como política de empresa. Pero es que encima se lo ponen fácil.

      Eliminar
  6. A mi también me ha pasado lo mismo hace años, con un fiebrón que no me aguantaba tuve que quedarme a trabajar y no veía ni lo que ponía en la pantalla porque mi jefe era un hijo de puta sin escrúpulos que sudaba de todo lo que no fuera él y su bolsillo.

    Llama a la Seguridad Social y que les manden una inspección, se les puede caer el pelo porque se están pasando por el forro las normas básicas de manipulación de alimentos. Y te lo digo con conocimiento porque tengo el carnet de manipuladora.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo pensé, pero no quise enmerdar a la chica. :(

      Eliminar
  7. Pues yo voy a decir algo... No sé si es que en cada zona funciona diferente, porque yo conozco gente aquí trabajando en esos establecimientos y están contentos. De hecho, hablando de asuntos varios, me han dicho que es donde mejor han estado... ¿Será cuestión más de los responsables de ése en concreto? ¿Le estarán haciendo 'mobbing' a esta chica?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo ni idea. Supongo que influirá muchísimo quién es el responsable, claro. No sé.

      Eliminar
  8. Vaya tela!! Son parásitos que viven a nuestra costa :-/

    ResponderEliminar
  9. Más negra no puede estar la cosa, yo cuando lo pienso, me cago!

    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aún se puede poenr mas negra,... pero esperemos que eso no llegue...

      Eliminar
  10. Quizás meterías a la chica en un problema, pero tú como cliente no puedes poner una queja? No se puede hacer nada?
    Muy fuerte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que yo no quería... porque podría haber llamado al encargado, o poner una reclamación, o a saber. Pero no quería poner a la chica en un aprieto después de todo :(

      Eliminar
    2. Muy fuerte todo. Es que era pa plantarles una queja en toda regla, pero no por mal trato a clientes si no por vejación de sus trabajadores...

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...