sábado, 14 de mayo de 2016

Podcast: Al volante. Mi experiencia con la conducción.

Otro sábado, otro podcast. Espero que lo disfrutéis.




Os dejo los enlaces de los que hablo en el audio:

Para leer el post de Lia sobre su experiencia con el profesor de autoescuela machista, clic aquí.

Para leer el post de Perri sobre cómo vencer el miedo a conducir, clic aquí

¡Mua! 

23 comentarios :

  1. Eres LA MEJOR!

    Te quiero, vida mía! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡HOmbre, tú por aquí! :D jaja

      Gracias amor :)

      Eliminar
  2. Pf, mi padre quiso enseñarme, pero a mí nunca me habían atraído nada los coches… bueno, me corrijo, los coches me encantan, lo que no me gusta es conducirlos. Tengo más seguridad cuando los conducen otras personas. Y mi padre, digamos, mucha paciencia no tiene. Si te dice que hagas algo, y por nervios o lo que sea, no lo haces, es de grito fácil. Y si yo estoy nervioso y me gritan conduciendo, más nervioso me pongo. Y así es imposible.

    Mi profe de autoescuela era un sol, el que era un negado era yo. xD Y al final fíjate si era bueno que hasta aprobé. Yo jamás me adapté a embragar, cambiar de marchas y toda esa mierda. Y lo peor es que ni me interesaba aprender. No me gusta, y tampoco veía la necesidad. Aprendí lo suficiente como para poder aprobar el maldito práctico y ya.

    Después, cuando pude, me compré un coche automático, y pese a que conducirlo sigue sin ser mi cosa favorita, al menos al limitarme a tener que usar sólo el volante ya era más llevadero.

    Al final cada vez que iba a subir al coche era como estar en el Coliseo y decir: Ave, Caesar, morituri te salutant. He pasado malas épocas en mi vida, pero como ésta, en la que tenía que aprender a conducir un coche, ninguna.

    En mi última experiencia tenía que subirme arriba de una acera para pasar porque había un coche mal aparcado, al principio no daba suficiente punto de gas como para subir el bordillo y hacía rebote la rueda, mi padre:
    —¡ACELERA MAAAAAASSSSSSSSSSSS!
    Y yo de nuevo intentando, nada. Más nervioso cada vez.
    —¡ACELERAAAAAAAAAA!
    Y al final me lo tomé tan en serio y aceleré tanto que casi entramos a hacerle una visita a los de la casa de enfrente sin que nos hubieran llamado ni dado permiso. Me bajé del coche, se cambió él al sitio del conductor y ya no volví a conducir coche. No sé, quizá si hubiera tenido la oportunidad de coger práctica sin gritos…

    Y en cuanto a aparcar… Batería, sólo. Aunque tuviera que dejar el coche atpc, prefería caminar. Aparcar en cordón es un invento del diablo.

    Menos mal que con las motos me apaño mejor, si no lo llevaba claro, porque también vivo en un pueblo pequeño donde no hay de nada y me vería obligado a ser todavía más ermitaño de lo que ya soy. :(

    Ahora no tengo coche, pero sé que si vuelvo a tener al menos será automático. Y si puede ser uno autónomo, que se lleve él solo, mucho mejor.

    Como ves, mi relación con los coches no es muy buena, les doy dislike y report en YouTube. xD

    Besos, Bettie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dislike y report xDDD Y yo, que aparco mejor en cordón que en batería, ¿de qué raza extraña soy? xDDDD

      ¿Y no te has sentido súper rechazado y presionado por no conducir así con soltura hasta para ir al baño? xD

      ¡Besos!

      Eliminar
    2. Claro, y encima pensarían que era un gorrón, porque teniendo coche si podía irme con otra persona para mí mejor. Si quedaba quizá para ir al cine ni disfrutaba la película ni nada… A la ida pensando en conducir sin más y después buscar allí aparcamiento, porque en mi mente me veía gilipollas yéndome a la otra punta a buscar un sitio que me gustara para aparcar… Y después, ya en el cine, pensando que después habría atasco de todos los que salen… Pisa embrague, cambio, volante, embrague, volante, acelerador… Lo hubiera cambiado por escuchar a Justin Bieber durante 15 horas seguidas cantando Baby. xD

      Eliminar
  3. A mí es que conducir no me mata, la verdad. En general el mundo del motor no me atrae demasiado. Y por eso, por coger poco el coche, tengo la sensación de que no avanzo. Y como yo, al contrario que tú, sí tengo una buena combinación de transporte público pues... que no lo cojo mucho XD Pero en fin, quizás algún día por necesidad tenga que cojerlo, y tendré que pasar por el mismo proceso que has pasado tú.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. A mí me enseñó mi padre a manejar el coche (tendría yo unos 10 años) y después a los 19 me saqué el carnet (teórico y práctico a la primera) y mi profesor era fantástico: paciente, explicaba bien, atento en todo momento. Tuve mucha suerte.
    No es por presumir, pero se me da genial conducir y aparcar (soy capaz de aparcar en cordón con 3 dedos de margen por cada lado), pero ya cuando me sacaba el carnet lo sabía, igual que ahora sé, que ODIO conducir. Lo odio, me pone de los nervios ver lo mal que lo hace la gente. Y por supuesto que no me refiero mal porque no sepan o les dé miedo (jamás pito a alguien que se ve que está perdido o buscando una dirección o que lleva la L puesta... en general jamás pito a no ser que haya una situación de peligro). Yo al principio iba bastante despacio, pero me gusta hacer las cosas bien, así que me gusta que los demás también las hagan. No soporto que paren el coche donde les sale del pito aun sabiendo que estorba, que no pongan los intermitentes, que vayan demasiado rápido, no se paren en los pasos de peatones, se salten "cedas" y stops... todo eso cada vez que voy conduciendo. Y eso cuando voy a sitios conocidos, cuando voy a sitios que no conozco me pongo peor, porque la que está perdida soy yo y la gente no tiene paciencia alguna.
    Y es muy normal que si te sacas el carnet pero te llevas tiempo sin conducir, te de miedo, a varias personas de mi entorno les ha pasado. No hay que sentirse mal por ello. En tu caso era algo más que miedo a conducir y me alegro de que eso se haya solucionado :)
    Ea, ya he soltado un tocho, no tengo remedio :P
    Un besitoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo llevo AÑOS conduciendo. Como tú bien dices, en los pueblos la gente suele llevarse, sobre todo a los niños(cosa que siempre me ha parecido mal), a conducir por el campo, y nunca ha pasado nada.
      Como mi primo tenía un miedo terrible a conducir y ninguna gana de aprender(pues vivía en Madrid y oye, a buen metro, sin problemas), me decían: Oye, niña, que te vienes a conducir un rato.
      Y yo, más contenta que unas pascuas por esto de "oh, puedo hacer lo mismo que todos los niños"(porque a mí de pequeña no sé qué me hicieron pero yo pensaba aférrimamente que las mujeres éramos inútiles redomadas, menos mal que se me pasó) y me iba a conducir. Pero no solo un coche, sino un todoterreno e incluso el tractor. Yo, ahí, con 13 años y arando xD
      Pues eso, que no me da miedo conducir. Y que no es cosa de hombres, por mucho que mini-fante se lo creyese.

      Eliminar
    2. Yo ahora también lo odio, más por los demás que por mí. Si la gente, si todo el mundo, cumpliese las normas... Además, yo también soy muy paciente conduciendo, no llevo prisa, no le voy oliendo el culo al coche de delante... Pero puf. Justo ayer un autobús se saltó un stop, cruzó de punta a punta una carretera por la que yo venía y me obligó a frenar ahí, en medio de la carretera. Pues que se podía haber liado un pifostio. Y no, la gente no tiene paciencia. Será que ellos son perfectos, no me jodas.

      Y no te preocupes, Angie. Me encantan tus tochos. ¡Besotes!

      Eliminar
  5. Me ha encantado escuchar tu experiencia ♥ Hay cosas que ya las sabía porque ya las habías contado en alguna entrada pero está bien recordarlas :)
    Yo cuando me apunté para sacarlo igual, no paraban de decirme cosas que era en plan: "¬¬ por favor, cállate ya". Yo tuve dos profesores. El primero era horrible, pedí un cambio. La mujer que me tocó luego era paciente conmigo pero jolín, me llevaba por unos sitios que vamos... que cague xD
    Al final ya lloraba del agobio por no querer ir a las clases y dije: basta.
    Yo me lo quiero sacar de nuevo justo como medio de transporte pero no porque me guste conducir xD Aunque quizás si estuviera sola en el mundo igual sí que me gustaría jajaja la gente no respeta nada y va muy loca.
    En el viaje a Galicia me jodió no poder tomar el relevo para que Carlos descansase. Ahora tampoco nos movemos mucho porque a él no le gusta, aunque sobretodo por el agobio de buscar aparcamiento luego.
    A ver que tal mi segunda vez sacándome el carnet XDDD Yo sé que mucho mejor porque ahora tengo mucha confianza y seguridad en mí misma pero claro, también importa el resto del tráfico XD Porque no sé a ti, pero yo eso de controlar tantas cosas a la vez xDDD
    Otro rato me leeré las entradas de Perri y Lia :)
    Me alegro que hayas llegado a este punto en el que estás ahora ♥
    Y bueno, totalmente cierto lo de: "Pero es que todo el mundo conduce, que es una tontería". Me ponía de los nervios cuando me decían cosas parecidas. Lo peor es cuando te lo dice alguien que no tiene carnet ¬¬ O que te menosprecien por no tenerlo o no entiendan que no lo quieras tener. Yo ya lo digo: "Tener carnet de conducir no es lo mismo que el DNI". Es algo opcional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es opcional hasta cierto punto, porque hay sociedades en las que es muuuuy necesario. Bueno, tú ahora vives en una ciudad, y a las malas podrías buscar enlaces a sitios, pero hay situaciones en las que... >_< A mí justo quien más me presionaba era gente que no era capaz de conducir y que no había intentado ni sacarse el carnet. >_<

      Yo me imagino cómo me gustaría conducir. En una de esas carreteras que salen en Estados Unidos, que está un coche solo atravesando el desierto xD Ahí sí. xDDDD

      ¡Besotes, guapa! Y oye, puedes. Yo al principio también decía que me faltaban ojos, y manos y todo, pero mira XD

      Eliminar
  6. Sólo con oír hablar de conducir ya me pongo nerviosa...
    Y, jajaja, acabo de contar mi historia y al acabar, el ordenador me ha dicho que no puedo, que la entrada era demasiado larga... Así que resumo:
    - Me saco el carnet a los 18. Teórico a la primera. Práctico a la segunda, por una chorrada.
    - Mientras hacía las prácticas, me encantaba conducir, me relajaba y se me daba bien. Mi monitor me llamaba "la reina de los aparcamientos"...
    - Me saqué el carnet pero no tenía coche y no conducía. Me compré coche cuando ya hacía, por lo menos, nueve años que me había sacado el carnet. Apenas lo usaba, más que los fines de semana y las vacaciones de verano. No me hacía falta.
    - Tuve dos percances que me dejaron "tocada". El primero, me quedé sin frenos. Menos mal que no pasó nada, porque fue justo al salir de casa, antes de incorporarme a la carretera y estaba al lado de un concesionario de coches. El segundo, iba para casa, con mi hija (entonces tendría unos cuatro años)y, parada en un semáforo, me empezó a bajar la tensión y estuve a punto de desmayarme; me dio tiempo a bajar del coche antes de nublarse de todo mi vista. Menos mal que en esa ocasión estaba mi marido detrás en su coche y pudo socorrerme. Pero desde entonces no volví a conducir.
    - Dejé que me caducase el carnet, hace tres años. El verano pasado decidí renovarlo, por fin, pero aún no me he puesto al volante. A ver si este verano me animo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uffff.... vaya tocho... y esto era resumiendo... imagínate el otro... jajaja

      Eliminar
    2. No es un tocho. La verdad es que esas cosas pueden pasarte, y madre mía, qué miedo da. Pero yo prefiero no pensarlo. Hoy por hoy NECESITO el coche, tengo que montarme en él todas las mañanas para ir a trabajar. Así que nada, lidiaremos con las eventualidades que haya y esperaremos que no haya nada grave :)

      Muchos besos, Rosa :)

      Eliminar
    3. Pues Rosa, poco a poco. Cuando te pasan percances también se le coge respeto al coche, es normal, yo creo que todo tiene un tiempo y si bien hemos de procurar no añadir miedos o no cerrarnos puertas, también tenemos que tener en cuenta que no somos menos personas por no poder ser capaces de superar algo de golpe. Seguro que si lo necesitas, tarde o temprano te pondrás a ello en serio. Yo he renovado carnet dos veces ya en mi vida sin haber cogido el coche jamás. Besos.

      Eliminar
  7. Bueno lo de ir a Valencia tú solita desde luego es de superwoman!!
    Sí, estoy de acuerdo contigo, cuando hablo de que yo al conducir disfruto o me gusta más bien me refiero a que voy tranquila, incluso cuando el tráfico me lo permite muy relajada (algo que me resulta raro o lo resalto precisamente porque antes de saber que tengo que llevar el coche estoy nerviosa, irascible y pongo 1001 excusas para evitar hacerlo), por eso me refiero más a lo que dices que sentiste el día que fuiste a Valencia a que yo vaya a coger el coche para darme un paseo por puro placer, ¡ójala llegara a ese nivel! pero no creo que me pase tampoco.
    En casos como el nuestro creo que el hecho que marca la diferencia es efectivamente la obligación de tener que cogerlo para algo importante, como es el trabajo. Estoy de acuerdo de que eso marca la diferencia y en mi caso estoy convencida de que hasta que la obligación no me lo exija no seré capaz de soltarme del todo.
    Por supuesto que un factor muy importante para cogerle miedo al coche son esas veces que siendo novato vas con alguien, que suele ser nuestro padre, que no tiene paciencia, eso nos hace dejarlo y pensar que no valemos. Si pasa el tiempo, como te ocurrió a ti (a mí me pasó igual, yo me saqué el carnet viviendo ya en Madrid y allí no necesitaba el coche para nada) lo vas dejando y en tu cerebro queda el recuerdo o la sensación de que no valías para eso. Y las clases de reciclaje son básicas, yo sí las hice, con cuatro me bastó, pero vas muy segura y coges confianza. Desde luego un profesor como el de Lía no lo comprendo, ¡que le den! anda que no hay autoescuelas.

    Yo que sé lo que implica tener ese miedo (hay personas para las que esto es mucho peor, que no logran serenarse al volante) también sé que el logro de hacerlo sola es un subidón y lo de Valencia, en serio, de medalla. ¡¡oleeeée!! Que Valencia es una ciudad muy grande!!!!! Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tan grande, nena. Yo cuando entré y me vi allí, en medio de cinco carriles... jajajajajaja. Pero ya tengo próximo viaje planificado, y como el transporte público aquí es una caca y el bus me roba mucho tiempo de estar con Jack, por los horarios cutres que tiene, pues volveré a irme en coche, ¡Deséame suerte! jaja

      ¡Besotes!

      Eliminar
    2. Te deseo suerte!!! Pero esto ya lo tienes superado creo. Qué bien! A ver si yo llego también a ese nivel.

      Eliminar
    3. Te deseo suerte!!! Pero esto ya lo tienes superado creo. Qué bien! A ver si yo llego también a ese nivel.

      Eliminar
    4. ¿Y por qué no ibas a hacerlo? :)

      Eliminar
  8. Jajaja...¡Me encanta saber estas cosas!¡ Qué temblor de cuerpo el mío en los primeros viajes!

    El caso es que ahora me encanta, e incluso ¡me relaja!

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo si llegaré a ese punto, pero por lo menos ya no tiemblo xDDD

      ¡Besotes, Blanca!

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...