lunes, 9 de diciembre de 2013

Se me acaba la paciencia y la salud mental.

No estoy bien. Me doy cuenta de que no estoy bien. Esto sería un problema menor si fuese una cosa mía, claro. El problema es que el país no está bien. Que mucha gente en este país está fatal. Y que digan lo que digan, la cosa parece que va a ponerse aún peor.

¿A qué viene esto hoy? A que me he descubierto disgustada, hecha polvo, porque no iba a poder trabajar gratis. Así son las cosas. No es normal que salgan prácticas en educación, pero en Castilla - La Mancha se han sacado de la manga un programa que se llama "Formación en el Aula" y que consiste, básicamente, en hacer otra vez LO MISMITO que se hizo en las prácticas del Máster de profesorado: ir a clase, acompañando a un profesor, ayudarle, dar alguna clase, etc.  La recompensa a este trabajo son unos créditos de formación permanente para el profe, y créditos de formación para el profesor en prácticas que aportar en procesos de oposiciones, por ejemplo. 

En un primer momento, cuando se convocaron, Filosofía no estaba entre las especialidades convocadas. Pero luego lo cambiaron y apareció. Y yo tenía ganas, ¿sabéis? Volver a un aula a lo mejor me recordaba por qué todo esto merece la pena. Porque, por si alguien tiene dudas, yo no estoy empecinada en hacer unas oposiciones para Secundaria por tener un trabajo fijo, sino para enseñar y aprender. O a lo mejor, quién sabe, me convencía de que lo mejor era mandarlo todo a tomar por saco y prostituirme. Sea como fuere, tenía ganas de salir de aquí y sentir que hago algo diferente. 

La remuneración por estas prácticas es cero. Y en mi caso tendría que pagar por hacerlas. Pagar por trabajar, sí, porque para empezar tendría que pagar el combustible del coche hasta alguno de los institutos de Educación Secundaria de la comarca. 

Pero no ha podido ser. Los institutos más cercanos donde hay una plaza de filosofía están a  una hora de aquí, más o menos. En tres direcciones distintas. Haciendo cálculos, ir al más cercano me supondría unos 1000 euros en combustible durante todo el periodo de prácticas. Y no está la cosa como para ir tirando. Aún así, he de reconocer que he dudado. Pero es mucho dinero que no me va a revertir en prácticamente nada. 

Y me he encontrado llorando. De tristeza, puede. Pero sobre todo de rabia. De ver que mi estabilidad emocional y mental depende de cosas como cuánto estoy dispuesta a pagar por trabajar. O de que los consejeros de educación de las distintas comunidades, o vaya usted a saber quién, decida que este año, pues que no va a haber oposiciones. O si las hay, las habrá de esto y de lo otro, pero no de lo tuyo, Bettie. 

No quiero decir que mi situación sea peor que la de otros, porque hay mucha gente peor que yo. Yo, por suerte, tengo un techo que cubra mi cabeza, un plato de comida en la mesa, y hasta turrón de praliné de trufa en un plato sobre el microondas, por si me apetece. Tengo ropa sobre el cuerpo y calzado en mis pies. Y una cama confortable donde dormir, cuando las neuras me dejan. Así que a lo mejor me vuelvo loca, pero no estaré desnutrida ni desnuda, cosa que otros no pueden decir. Pero esta situación está pudiendo conmigo.  No es solo la situación de la enseñanza. No es solo que aún no haya tenido mi oportunidad de ser profesora, y que probablemente no la tenga en mucho tiempo, y eso con suerte. Es todo. Mire para donde mire no veo más que ruinas del mundo que teníamos o creíamos tener, ya no lo sé.  Y no hablemos de las esperanzas. Mi plan más factible para salir de ésta es que me toque la lotería. Y juego. Por ejemplo: acabo de rellenar el formulario para trabajar en el Ikea de Valencia. Y en un proceso selectivo para 400 vacantes, que dura un mes, y en el cual, en 48 horas se inscribieron 20.000 personas, se necesita suerte, no me digáis lo contrario. 

Mirad que en el fondo no tengo mal corazón, y me cuesta desearle cosas malas a otras personas. Pero ahora mismo les deseo a todos los miembros del gobierno, a todos los políticos que gobiernan en las diversas autonomías, a todos los que hablan de recuperación, que sientan lo que yo siento. O lo que siente Jack. O lo que siente otra amiga, a la que despidieron hace poco. O lo que siente un enfermero, que he visto esta mañana en televisión, que tiene 300 euros en el banco y vive en una habitación cuyo alquiler le cuesta 380. O lo que siente alguien que se ve sin un duro y en la calle. O lo que siente alguien que ha dejado todo atrás para irse al extranjero y que no cree que vaya a poder volver. Y que vivan como vivimos nosotros. Porque la mayoría de ellos no han hecho más méritos que muchos de los que viven al borde de la indigencia por su culpa.

Y de verdad os digo que cuando intento pensar en algo que decirles lo único que me sale es un "¡Que os follen!", pero grande. 


16 comentarios :

  1. Mucha suerte están teniendo, porque los españoles a brutos no nos gana nadie... y estos CERDOS ya están tensando demasiado la cuerda...

    Si te cargas las esperanzas de la gente, lo mas probable es que tus cojones acaben en un frasco (con perdón).

    Al tiempo...





    Te quiero, cosita. ¡ANIMO! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vaya coro de castrati íbamos a tener....

      Eliminar
  2. Revolución!!!!! tenemos que protestar pq esto es insostenible, no se puede soportar.
    No es una solución pero a mi me alivia hacer chorradas, refugiarme en cositas más superficiales para entretenerme y no pensar siempre en la que está cayendo pq mi mente no lo puede soportar, es q veo las noticias y muchos días lloro, en serio.
    Bsos y ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que he llegado a un putno que no puedo desconectar, me cuesta muchísimo. El único rato que desconecto es mientrs leo, por la noche. Pero ya empiezo a tener problemas para dormir u.u Puf.

      Eliminar
  3. Pues yo ni pongo las noticias. No quiero pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te voy a decir que haces mal. Pero es que ni siquiera hace falta poner las noticias. :(

      Eliminar
  4. Ese "trabajo" del que hablas no es ni más ni menos que esclavitud encubierta. Lo peor es que por aquí también hay mucho de eso.

    Un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De encubierta nada XDDD Trabajar gratis. O pagando, que ya es la perversión máxima. Ni la esclavitud. Pero no se cómo será por allá, pero por aquí los jóvenes es casi lo único a lo que podemos optar si no queremos salir locos. Y algunos menos. Pero gente de administración, ade, derecho, ingenieros... Prácticas formativas no remuneradas. Y cuando se caba el periodo, patada en el culo y otro becario. u.u'

      Creo que este año han salido bastante flojas en secundaria, la verdad. Y me alegra que los profesores no hayan querido hacer el juego. Por eso digo que se me acaba la salud mental, porque en otra situación no me habría lamentado en primer lugar.

      Eliminar
  5. Que no te sepa mal tener esos deseos, se los merecen. Y es una lástima que las prácticas no tan solo no estén remuneradas, sino que además debas poner tú dinero de tu bolsillo para hacerlas; por lo menos, os deberían dar un complemento para dietas.
    En fin, la situación es tan caótica que, donde no hay (porque lo han expoliado todo), no puede salir.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Normal que se te acabe, normal...
    Me jode que no puedas optar ni a eso :( Se lo están cargando todo.
    Justo hoy en FOL nos puso la profesora un documental de las condiciones de trabajo den China (textil) y se me caía el alma a los pies. Ya conocía el tema, pero verlo tan directo es horrible. En clase se cagaron en todo y yo solté un: si es que nosotros somos culpables también. Evidentemente la profesora movió la cabeza diciendo que sí.
    No sé si viene mucho a cuento, pero creo que sí. Las cosas empeoran porque se va cediendo y nos dejamos. Pero ai, cuesta T___T
    Jo, lo de IKEA está muy complicado, pero te mando una tonelada de suerte ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lansy, por la tonelada de suerte y por la comprensión. :)

      Eliminar
  7. A mi también me resulta muy dificil no recurrir al odio, a la rabia y al más zafio insulto y deseo de muerte lenta y agónica cuando los veo. Y es que, el espíritu de Mandela, en este caso, conmigo no está. La verdad. Yo les deseo lo peor y, te lo juro, que me quedo bien tranquila.

    (Te estoy leyendo todos los post, desde el móvil, pero no me da tiempo a comentarte...pero te sigo, en silencio y agazapada, pero estoy por aquí, que lo sepas)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Perri-Ninja :) jajaja.

      Yo ya se me escapan algunas cosas que... sacan lo peor de mí ciertas gentes...

      Eliminar
  8. Yo es que en días así ya sabes que soy de querer leerme a hostias con el primero que pille.

    En Vane-city hay un sitio donde en los tiempos buenos te dejaban trabajar gratis (oye, que chollo) pero es que ahora ya ni eso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. joder, y eso que era en los tiempos buenos... :S

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...