lunes, 17 de agosto de 2015

Agosto de 1979

-¡Abuelo, abuelo! ¿Este trofeo es tuyo?

Tres pequeños, dos niños y una niña, se acercan corriendo hasta su abuelo. El mayor de ellos lleva una copa plateada en las manos. 

-A ver... -dice el abuelo, tomando el trofeo entre las manos- "Agosto de 1979. Concurso de destreza con tractor. Segundo premio". Sí, es mío. 

-¿Es de plata, abuelo? -pregunta la niña con voz melosa.

-¡De la que cagó la gata! -responde él, y todos ríen.

-¿Y cómo lo ganaste? -pregunta el menor de los niños. 

Entonces el abuelo entrecierra los ojos y hace memoria antes de empezar a hablar.

-Eran las fiestas del pueblo y todos los años se hacía un concurso de destreza con tractor. Yo no había participado nunca, no me gustaba mucho competir con otras personas, pero aquel año me animé. Había una chica que me gustaba, ¿sabéis?

-¿La abuela?

-No, no era la abuela. La abuela llegó después. Otra chica. Quería impresionarla. Tenía pensado ganar el concurso y regalarle el trofeo, pues tampoco tenía mucho más que le pudiese regalar. Así, además, tendría una excusa para hablar con ella, invitarla a tomar una gaseosa,...No sé. 

»Cuando me llegó el turno respiré hondo, cogí mi tractor comencé a hacer el circuito. Era difícil, ¿sabéis? Había que maniobrar con el remolque puesto sin tocar ninguno de los obstáculos y haciendo cuantas menos maniobras, mejor. Estaba ya acabando cuando vi que ella me miraba. Y me despisté. Me pasé un poco y tuve que rectificar. Solo por eso quedé en segundo lugar.

Los nietos miraban atentos, deseosos de saber si su abuelo había conseguido enamorar a aquella chica con su trofeo de plata, a pesar de que todos los indicios señalaban a que no había sido así. Ellos, claro, no eran capaces de verlos.

-No me importó mucho. El segundo premio todavía era algo y tendría un trofeo. Más pequeño, pero un trofeo. Mi plan todavía podía funcionar. Así que recogí el trofeo y me encaminé hacia donde ella estaba. Entonces vi que no estaba sola. Uno de mis amigos estaba con ella. Él no llevaba ningún trofeo. Ni siquiera habría podido competir, pues no tenía tractor. Era tan poco espectacular como yo. Pero había cogido un ramillete de flores de manzanilla y se lo había ofrecido. Ella se colocó unas flores en la trenza y el resto en el escote de su vestido. Después se cogieron de la mano y se fueron de paseo. Hoy están casados.

-¡Hala, abuelo! ¡Que te quitaron la novia! -dijo el mayor de los nietos, intentando que su abuelo volviese a sonreír.

-Pues yo me habría enfadado tanto que habría tirado el trofeo -añadió su nieta.

-Yo no lo tiré. Todo lo contrario: lo puse en un sitio bien visible, para acordarme siempre de que en esta vida lo que cuenta es el arrojo, la valentía con la que luchas por lo que quieres. Así fue como conseguí casarme con vuestra abuela... ¡Siendo muy cabezón!

Todos rieron.

-¡Venga, tropa! ¿Nos vamos a dar un paseo al parque?

-¡Síiiiii! -respondieron al unísono los pequeños.

-Id a pedir permiso a vuestros padres mientras yo me calzo.

Los niños desaparecieron a todo correr, pero la pequeña quedó atrás.

-¿Pasa algo? -preguntó el abuelo.

-Abu...¿no te arrepientes de no haber sido más rápido?

La mirada del abuelo se volvió vidriosa. ¿Se arrepentía? Ah, tenía clara la respuesta. Casi clara, al menos. Por eso hacía tiempo que el trofeo estaba escondido. Pero se aferró al único consuelo que le quedaba y, mientras acariciaba la mejilla sonrosada y regordeta de su nieta respondió:

-Si lo hubiese sido a lo mejor vosotros no estaríais aquí...

La pequeña sonrió y el abuelo supo que, cualesquiera que fuesen sus heridas, esas sonrisas eran el único bálsamo que podía calmar su dolor.

***

Sé que como relato esto es una chufa, pero escribirlo era una necesidad irresistible, así que ahí queda :)

16 comentarios :

  1. Es una chufa? Quien lo dice? QUE ME LO COMO!!!

    Excepto si tiene cualquier tipo de grasa, lácteos, huevos, especias, bebidas carbonatadas, etc, erc. etc. Si tiene algo de eso solo lo cocino XDXDXD

    El relato está muuuuuy bien, peque :)


    Te quiero! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pobre! xDDDDD Que no puede comer casi nada... Mecachissss xD

      :*

      Eliminar
  2. Pues a mí me parece un relato precioso... Claro que lo raro sería lo contario...;)

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí me ha dejado triste el final... o yo me rallo mucho XD
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nope. El final pretendía ser agridulce, sí. :)

      Eliminar
  4. Qué adorabilidad, siempre sabes tocar mi fibra sensible. <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eres muy sensible tú, toda fibra :P jaja

      Eliminar
  5. De chufa nada, ¿eh? Qué bonito, Bettie *_* Aunque el final me haya dejado un poquito bastante plofff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un final un poco plof. Hay errores u omisones que nos persiguen toda la vida. Creo que pueden existir, vaya.

      Eliminar
  6. Soltando una lagrimilla a base de aguantar llantos, hipidos y casi la respiración. A lo mejor es una chufa, pero no sé...
    ;*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si a ti te ha gustado, nada más que hablar :) Me alegro mucho ^^

      Eliminar
  7. No te infravalores!! A mi me ha encantado! Aunque el final sea tan triste...
    Muuaks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Ali. Gracias :)

      Eliminar
  8. Pero si es precioso, alma de cántaro xD
    Me ha encantado ♥ tenía la imagen del abuelo con los nietos en la cabeza. Ha sido divertido :D
    El final, aunque es triste, es una buena reflexión. No siempre tiene que acabar todo bien. Se puede aprender mucho con estas cosas :) Muy bien profe, muy bien :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyyyyyyyyyy, alma de cáaaaaaaantaro xDDDDDD

      Me alegro de que te haya gustado :) No siempre puede tenerse todo, pero unos males se compensan con otros bienes. jajaja

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...