jueves, 27 de agosto de 2015

El suelo más brillante.

Ruego me disculpéis si hoy estoy un poco obtusa. Llevo desde el martes echando unas 8 horas al día de limpieza profunda. Y la limpieza profunda en esta casa tiene nivel de mudanza, casi: sacarlo todo de la habitación, limpiar todo, volver a colocar las cosas, volver a limpiar. Uf. Y, en medio de todo eso, está la tarea infernal de...¡pulir el puto suelo! Es una faena tediosa, aburrida, cansina,... Y es la que me toca a mí la mayor parte del tiempo. 



Esta mañana he puesto una foto en Instagram quejándome de la ocupación de marras y Ursulinska ha preguntado que por qué pulíamos el suelo. ¿Respuesta corta? Eso digo yo, para qué cojones lo hacemos. Y, como intuís, sí, hay respuesta larga.

Supongo que ya os hacéis a la idea de que no me pongo a pulir el suelo por voluntad propia ni mucho menos. Pero cuando mi madre se pone en modo "limpieza a fondo", lo mejor es decir que sí a todo y desear que pase lo antes posible. Y resulta que una de las máximas aspiraciones vitales de mi madre es que el suelo reluzca como un espejo. Así, tal cual.

Mi madre pertenece a una generación de mujeres (no he conocido hombres con este mal, aunque sí con otros) que parecían volcar su afán de autorrealización en su casa. Dado que el hogar era el lugar de la mujer, este tenía que mostrar su valía (me siento rara hablando en pasado, pero es que es un pensamiento tan rancio... Y no concuerda con mi madre, que aún es joven. No entiendo nada). La casa debe ser despampanante (se roza lo hortera) y estar siempre a la última (¡uy, es que fulanita ha puesto calefacción eléctrica! ¡uy, es que menganita ha puesto ventanas dobles! ¡uy, es que zutanita ha cambiado las cortinas!) y siempre, siempre, perfecta e impoluta. 

Para conseguirlo hay dos métodos que han de complementarse, porque con uno solo es imposible.

1º. La casa NO SE USA más allá de lo imprescindible. Por ejemplo, yo nunca en toda mi infancia ni adolescencia, estudié en mi habitación ni hice los deberes en ella. El salón-comedor tampoco se usa para nada. Hemos cenado ahí, que yo recuerde, no más de diez veces, y todas en Navidad o algo así. También están allí los sofás cómodos, la tele más grande (la que tiene el DVD puesto, dicho sea de paso) y la estufa. Pues nada: no se usan. Podría seguir, pero tampoco quiero que os hagáis una idea demasiado acertada xDDDD

2º. Siempre hay algo que limpiar, por lo tanto SIEMPRE SE ESTÁ LIMPIANDO. Lo de que en una casa siempre hay algo que hacer es cierto, pero llega un momento en el que te detienes y lo dejas estar. Ya lo harás mañana, o pasado, o el fin de semana o cuando suenen las trompetas del Apocalipsis, yo qué sé. Y entonces te pones a ver una peli con tu pareja, o a hacer alguna actividad con tus hijos, o te vas a que te dé el aire. Pues aquí no. Nada puede quedar para mañana. Y claro, ante esa situación, todo el tiempo que no se está limpiando, es tiempo mal invertido. Tal cual.

Y para rematar, claro, están las limpiezas a fondo, que tienen lugar una vez al año si se es afortunado (a veces son dos). Afú.

No sé, a lo mejor estoy siendo injusta, no digo que no, pero me da un poco de pena. ¿Eso es lo que hay para estas mujeres en la vida? Lo digo en plural porque no es mi madre sola. De hecho parece que es algo que se hereda en forma de conciencia. Cuando una decide romper con esa esclavitud se siente culpable, siente que no es suficientemente buena ama de casa. ¿Pero qué...? La limpieza es un medio para disfrutar de la vida, no un fin en sí mismo, leñe. Y hay que priorizar: si las pelusas no tienen ojos todavía, puedes dejarlo para mañana. (Esto es una broma...O no...)

La cuestión es que, no sé, imaginad un epitafio tal que: "Tenía el suelo más brillante de todo el barrio". No es demasiado impresionante, ¿no? O quizás a mí no me lo parece. Por no decir que si eso es lo más significativo que se puede decir de una persona... 

A lo mejor soy yo, que tengo ya superada la culpabilidad de la mala ama de casa y que tengo muy claro que la limpieza porque sí no está entre mis prioridades ni mis aficiones. Pero, como suelo decir, cada uno se droga con lo que quiere. Yo solo espero dejar de "drogarme" pasivamente con la limpieza pronto. Por favor. Porfi. :(





PD: Lo ideal es que no os comparéis con nadie y que mejoréis mirando no al vecino, sino a cómo érais ayer y pensando en cómo queréis ser mañana. Pero si vais a tener envidia de algo, si vais a compararos, por favor, no lo hagáis por el brillo del suelo.

38 comentarios :

  1. Yo es que con aquel fin de año en que después de cenar se puso a pasar la maquina esa, ya lo tengo todo visto.

    ESO ES ENFERMEDAD y LO SABES (como dice Julito).

    La limpieza es la limpieza, la OBSESIÓN por la limpieza es, como dices al final, como cualquier otra droga. Y cada cual que se pinche la mierda que quiera, pero coño, manten tu puta aguja lejos de mi XS

    Una casa donde no se puede vivir, VIVIR, porque si vives en ella la ensucias (normaaaaaaal, ni que fuera de exposición), es lo último, vamos....

    En fin, Amor... Paciencia, que ya va quedando menos ;)


    Te amo! <3

    ResponderEliminar
  2. Madredelamorhermoso. Mi progenitora no ha ido nunca en esa línea, oh fortuna, aunque sí en otras que tal bailan. Pero si he tenido y tengo familiares así e incluso conozco a mujeres jóvenes, de mi edad que son así. Todo programado, todo planeado, no poder salir a tomar un café porque "no me ha dado tiempo a recoger la cocina" o agobiarse porque los sábados toca cambio de sábanas y esta semana no he podido y tal. Yo es que no lo puedo comprender....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también conozco chicas de nuestras edades que son así. Tendrá su razón de ser, no te digo yo que no, peeeero yo si me he tenido que dejar los platos en el fregadero porque tenía que salir a algún lado, ahí han estado. ¿Y sabes qué? Al volver seguían ahí, nadie los había fregado por mí xDDDDD

      Mentira, si estaba Jack en casa, sí xD

      Eliminar
    2. Se hacía lo que se podía <3

      Eliminar
  3. Por favor quiero ese magnífico gif!!!!
    Por donde yo vivo al salón que nunca se usa se le llama "el salón de ver" jajaja. Es horrible, es una enfermedad, a mi madre también le daban esos arrebatos pero ya con la edad se ha ido suavizando. Una cosa es la limpieza y otra cosa es eso. Pero sigo sin poder dejar las llaves encima de ningún mueble, o una chaqueta en el respaldo del sillón, o los platos sin recoger un mediodía porque NO ES SU SITIO. Ay, de verdad, qué pereza me da todo...

    Una casa está para vivirla, para arañar el suelo, para desconchar rincones de paredes, dejar la cama sin hacer algún día y para poder andar descalzo cuando haga buen tiempo, no para andar pensando todo el día en ordenar y recoger.
    Bettie, no estás sola, es el mal de las hijas de los pueblos perdidos y casas con salones de ver xDDD

    PD: lo de que pasara la máquina en fin de año me ha dejao loca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La casa también está para que Arya haga trastadas, ¿a que sí? xD

      El "salón de ver". Mi padre le dice "el comedor de exposición", como en las exposiciones de muebles XDDD

      Pues sí, fue tal cual. Acabaron las uvas, y lo primero que hizo mi madre fue sacar la enceradora y pasarla. ¡Ya ves tú! Porque decía que las sillas habían dejado arañazos en el suelo...¡y llevan todas fieltro puesto en las patas! xDDDD Todo muy loco. Jack, que era el primer año que estaba así con nosotros (por eso usamos el salón de ver) se quedó muerto xDDDD

      Eliminar
    2. Mi tía -en cuya casa me hallo right now- llevaba siempre los pies enfundados en gamuza para ir sacando brillo al suelo a la vez que iba de un lado a otro. Yo de peque aprendí a pasar por su salón de ver con las manos en la espalda para que de viera claramente que no tocaba nada de NADA. Un trauma...

      Eliminar
    3. Mi tía -en cuya casa me hallo right now- llevaba siempre los pies enfundados en gamuza para ir sacando brillo al suelo a la vez que iba de un lado a otro. Yo de peque aprendí a pasar por su salón de ver con las manos en la espalda para que de viera claramente que no tocaba nada de NADA. Un trauma...

      Eliminar
    4. O_O Jajajajaja. Me siento mucho menos sola ahora mismo xD

      Eliminar
    5. JAJAJAJAJAJA
      Fotos de salones de ver como pestaña en los blogs.
      En el piso donde vivo la mujer unió una habitación al salón (que es muy chiquito) mediante una puerta corredera. Ellos se encerraban en la habitación a modo "salita" y abrían la puerta para "ver los muebles buenos" que estaban en el salón. Y esa es la vida, señoras...

      Eliminar
    6. xDDDDDD Joooooooooooooooooooooooooooeeeeeeeeeer xD

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. El otro día le recordaba yo a mi madre las limpiezas de primavera que me obligaba a hacer con ella, desde muy tierna edad. El nivel era el mismo. Habitación por habitación, sacar todos los muebles, desarmarlo todo, limpiarlo y volver a colocarlo. Lavar cortinas, limpiar paredes. Me hacía limpiar hasta las hojas de las plantas. Y en los dormitorios teníamos moqueta. Pues de rodillas con un cepillo y un cubo de agua y detergente se lavaba toda la moqueta. Mi madre, por supuesto, tiene unos recuerdos completamente diferentes. En sus recuerdos yo la ayudaba un poco, no me pegaba las palizas de impresión que yo recuerdo, durante toda la semana santa, sin ir a ninguna parte, y cuando eran las ocho de la tarde y podía salir de casa, mis brazos y mis piernas no podían conmigo.

    Te entiendo perfectamente. En mi casa había un salón y un cuarto de estar. El último era pequeño e incómodo, y allí nos apiñábamos los cinco.En el salón, las visitas y comíamos, a veces, en navidad.

    Luego, uno tiende a no querer hacer estas cosas y ahora mismo tengo una lucha con mi hijo mayor para que recoja lo suyo, porque siempre dije que no iba a pedirle que limpiara como hacía conmigo mi madre, pero de eso a no recoger sus calcetines va un trecho...

    Vale, hoy ya me desahogué.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que prefiero los ladrillos a la moqueta, ¿sabes? Así visto...

      Bueno, mi madre todavía dice que no hago nada... cuando esta última vez más bien lo he hecho yo casi todo >_< ¡Ay! xD

      Hombre, por supuesto. A ver si voy que ir a tirarle de las orejas a hijo mayor. O eso, o le hacemos una terapia de choque: organizamos una limpieza profunda y a ver qué le parece. xDDDDD

      ¡Besotes!

      Eliminar
  6. Pues yo para la desgracia de mi pareja heredé la mania de la casa impoluta y de las limpiezas generales en septiembre, cuando ya se cierran las ventanas... Y no puedo soportar que la casa esté desordenada, mucho menos sucia. Y lo que es peor, es que no puedo evitar ver el polvo o la suciedad en casas ajenas. Y no para compararlas con la mía, simplemente en valor absoluto.
    Sin embargo, puedo decir con cierto nivel de orgullo que he superado lo de las cosas de ver, o para las visitas. Yo uso lo que tengo que para eso lo he comprado, aunque procuro por todos los medios no estropearlo o ensuciarlo.
    Lo bueno es que no tengo niños, y eso facilita mucho las cosas. Si algún día me decido, una de dos, o me vuelvo loca o me lío la manta a la cabeza.

    Así que no puedo decir que comparta tu angustia, a mi me relaja limpiar y el orden y la limpieza me hacen sentir bien.

    Por cierto, soy nueva por aquí, encantada de conocerte,

    Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, que yo no digo que no haya que limpiar, la higiene es una necesidad vital. Pero supongo que hay niveles. Y sí es verdad, a mí unas motas de polvo no me quitan el sueño, las cosas como son xD Y desde luego, lo de limpiar sobre limpio no me va xDDD

      Eso no quita que me guste mantener las cosas limpias y ordenadas, desde luego.

      Bienvenida:)

      Eliminar
  7. Buenas! En mi casa igual. Se limpia todos los días sí o sí. A fondo bastantes veces al año. Por un lado me gusta estar con todo limpito, pero por otro, da pereza, jajaja. Al menos si te toca una o dos veces al año, eso que te estás quitando ya. ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi casa todos los días, efectivamente. Varias veces al año se limpian las lámparas, las cortinas, etc. Pero lo de sacar todos los muebles y tal solo una vez o dos al año, y gracias XDDDDDDD

      Visto así, podría ser peor xD

      Eliminar
  8. Ay, Bettie... te noto un "pelín" estresada... jajaja... Y hasta me has hecho pensar que mi suelo necesita pulirse... llevo viviendo aquí quince años y en mi puñetera vida (con perdón) lo he pulido.... Si te queda un hueco libre te contrato (aunque me temo que aunque cobrases la mano de obra barata, no podría pagar el desplazamiento) jajaja...
    Mi madre es un poco maniática de la limpieza y de tenerlo todo recogido, pero sin llegar a esos extremos. Cuando éramos pequeñas nos "obligaba" a mi hermana y a mí a hacer la limpieza semanal. Pero eso era sólo limpiar los muebles y poco más y nosotras hacíamos como en el anuncio: -Tú pasas el Pronto y yo el paño (igual eres muy joven para recordar ese anuncio)

    De verdad, te copadezco... pero piensa que "el frotar se va a acabar"... ¡Wipp expreeeeesss! (hoy estoy de anuncio...)

    Un besote. Y ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Yo? ¡Qué va! Si yo estoy de lo más tranquila.... ejem... xDDD

      Oye, mira, que si hay que hacerlo se hace, pero yo si voy para allá prefiero que nos tomemos una cervecita tranquilamente. ¿O te apetece mucho pulir suelos? xD

      Aquí la limpieza semanal se hace todos los días. TODOS. Y sí, me acuerdo de lo del Pronto y el paño, pero no sé si de haberlo visto, o de zappings posteriores XD

      Ay, mi chica de anuncio... xDDD :*

      Eliminar
  9. "Pasmao" me quedo leyéndote y leyendo los comentarios... Sería incapaz de vivir así...

    No sé en qué libro o película decían algo parecido a lo de vuestro salón de exposición, que una casa totalmente ordenada y limpia no parecía una casa en la que se viviese, sino una casa para enseñar. Cuando me entra la neura de que las cosas no están suficientemente ordenadas (siempre tenemos juguetes por todos sitios, en verano andamos todo el día descalzos, pelos del gato por doquier...), pienso en la frase y me siento algo mejor XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, con niños es más complicado el orden, y la disyuntiva es salvaje: o martirizas a tus hijos, o, como decía Susana, te lías la manta a la cabeza XD

      Eliminar
  10. Ains... Mis hermanas vivieron eso de el salón de ver y lo de quitarse los zapatos en la entrada y ponerse los patucos de casa y lo de los sofás buenos con forro impermealbe para que no se manchen y lo de las limpiezas todos los días... Pero en aquel momento mi madre era otra. Era otro lugar donde las cosas se medían así entre vecinas y familiares.

    Afortunadamente yo no lo heredé y mi madre ha crecido tanto como persona desde que se mudaron aquí y con el paso de los años, que ahora pensar en que pudo hacer así las cosas y pensar de aquella forma no se reconoce a sí misma... ¡Qué orgullosa estoy de ella! :)

    Ánimo Bettie, pronto pasará todo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, lo de no entrar con calzado de calle a la casa no lo he dicho, pero tambien. Pero bueno, eso es algo relativamente poco costoso, la verdad, y a mí es algo que me gusta. No solo por limpieza, sino también por comodidad :)

      Vaya, la gente cambia... O_O jajajaja.

      Besos, amiga :)

      Eliminar
  11. Totalmente de acuerdo contigo. Una casa limpia y ordenada me parece necesario, pero... ¿tener un salón de ver?? Lo siento, pero eso es demasiado XD Yo prefiero que las cosas se me gasten de usarlas, la verdad. Aunque luzcan menos bonitas.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Reconozco que le meto mucha caña a Sr.AA con la limpieza del piso... porque para mí no es habitable, pero es que cada un@ tiene su umbral respecto a la limpieza.
    Las cosas están para usarlas! Y la casa está para vivir en ella! Ains, me parece tan absurdo... En fin, con suerte ya podrás hacer dentro de poquísimo tu vida como quieras, y limpiar lo que quieras y dejar para mañana lo que no tengas ganas ;)
    Bsitoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí. Y hay umbrales que más que umbrales son puertas a la inmundicia, las cosas como son. Pero dentro de los extremos, creo que hay muchos grises en los que moverse :)

      Gracias, Angie :)

      Eliminar
  13. Yo esas cosas no las entiendo. Y desde que dijiste que para ellas la casa es su lugar, me enervé xD (que entiendo tu tono, pero me enervé)

    Hace poco pude 'disfrutar' de la siguiente escena: dos amas de casa se ofrecen para hacer la merienda a un grupo de amigos. A la hora de merendar, el marido de una de ellas está de vagancia extrema sentadito y no se mueve a por algo de comer. Otra de las amas de casa le dice a su esposa 'ay, ¿pero no te da vergüenza tener a tu marido sin comer?'. Yo ahí, claro, tuve que hablar. Porque esas cosas me enervan exageradamente. Y a la que miraron como si fuera un bicho raro FUE A MI.

    >_<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un poco enervante. Quiero decir...¿el señor marido no tiene piernas, manos ni capacidad para moverse e ir a coger algo a la nevera? ¿Hay que hacerle el avioncito con la cuchara o qué? :/

      Eliminar
  14. Alguien dijo una vez que las mujeres eran más de cocinar o más de limpiar (un pensamiento nada machista, jajaja!). Dejando a un lado lo discriminatorio del comentario... en mi caso, soy más de cocinar. Pídeme lo que quieras con los fogones, pero no me pidas que limpie el polvo que me muero... aaaggghh, me aburre soberanamente limpiar y tampoco le veo mucha utilidad, porque la comida se disfruta, pero yo no voy con el algodón por casa y aunque lo hiciera, creo que no me proporcionaría ningún placer...
    Ains, si es que las mujeres de hoy ya no limpian como las de antes!! jajajaja!!
    Besos y ánimo con la tarea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya... Pero yo si tuviese que elegir en esa disyuntiva, también prefiero cocinar xDDD

      Gracias, Ali :D

      Eliminar
  15. Te doy la razón. Mi madre nunca se está quieta, siempre tiene los trastos por algún lago porque está limpiando, y no sé cómo decirle que se relaje, porque sé que no me hará caso. Ella siempre ha sido muy dedicada a la casa (y ahora que lo pienso mi abuela no tanto...), pero es la que pasa más tiempo en ella, en cierto sentido encuentro lógico que la quiera siempre tan impecable. Siempre pensaré que mi madre es la representante de mi casa, es quien más la cuida. En gran parte por eso, los dos son sinónimos de amor y refugio.

    Bueno, pero que son cosas que acaban cambiando con el tiempo, o eso creo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya te digo que mi madre no va a cambiar XDDD

      Eliminar
  16. Como dice Ali, yo soy de cocinar y me cuesta horrores limpiar pero ya me voy poniendo en serio xD
    He leído tu entrada y he muerto. Que sinvivir, nunca mejor dicho T___T
    De mi familia el ejemplo más parecido era una de mis abuelas. Ir a su casa era como ir a ver un piso para alquilar. Ya solo levantarse a ponerse a limpiar la casa. Ver algo "sucio" en esa casa era impensable. Me daba repelús ir, casi parecía que había fantasmas xDDD
    Menos mal que mi tío la llenaba con sus locuras xD
    En contraposición, donde vivía yo era un desastre. De pequeñita bien... pero conforme iban pasando los años xDD Todavía me queda parte de eso pero ya te digo, me estoy reformando.
    De todas maneras como le digo a mi marido: prefiero hacer otras cosas antes que malgastar mi tiempo limpiando. De ahí que luego acabamos agotados de todo lo que hay que hacer de golpe xDDDDD
    ¡Ah! Y yo solo he visto encerar el suelo en el portal del edificio >.<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encerar, pulir... Viene a ser lo mismo xD

      Yo creo que, por contraposición, tengo una concepción laxa del orden y la limpieza en el hogar XDDD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...