martes, 28 de mayo de 2013

Nubarrones

Tal y como está el tiempo últimamente, la situación se presta a hablar de nubes, ¿verdad? Aunque yo estoy de lo más contenta con el fresquito, las nubes, la lluvia, las tormentas... Tanto, que me siento un poco -o un mucho- culpable cuando oigo a mi padre quejarse porque la huerta, este año, no va a tener el resultado que él esperaba.  

Pero no es de esas nubes de las que quiero hablar, sino de otro tipo de nubarrones. Estoy segura de que todos conocemos a personas que, cuando están a nuestro alrededor, hacen imposible que nos sintamos bien. Hablaría de vampiros emocionales, pero me resisto un poco, porque este caso es un poco diferente. O no, no lo tengo claro. El caso es que son esas personas que, cuando aparecen o están alrededor, te tapan el sol. Quién fuera Diógenes el Cínico en esos momentos...

Digo que no son vampiros, aunque a veces se parecen. Pero no todos lo hacen a propósito, quiero creer.  De hecho, casi todo el mundo pasa por momentos nubarrón. Yo lo he sido, y lo soy a veces, muy a mi pesar: quejica, pesimista, negativa... Por eso intento salir de ese estadio cuanto antes posible. Porque una cosa es estar mal, triste, enfadado, e incluso, compartir esos problemas... Y otra ir amargando el día al personal. Supongo, también, que hay gente que es un nubarrón consciente y no sabe cómo cambiarlo. Y luego está el "ultimate-nubarrón" o nubarrón-vampírico, que sería cuando hay conciencia de serlo y además, voluntad de hacer daño o perjudicar a los demás. Todo muy científico, como podéis comprobar.

Yo tengo un nubarrón alrededor, una persona que todo lo ve en negativo, todo, que ha perdido la capacidad de disfrutar de las pequeñas cosas, de intentar cambiar, de lidiar con normalidad con la vida. Y puedo admitir y admito que su vida no es fácil, probablemente tampoco normal, y que tiene motivos para estar triste. Pero es agotador. Yo no sé con cuánta intencionalidad lo hace, ni cuán consciente es de ello, pero su victimismo se sale de la escala: nadie conoce sus problemas, nadie sabe lo que es sufrir lo que sufre, vivir lo que vive, pasar por lo que ha pasado. Y, no importa cuál sea el problema que tengas, el que tiene o ha tenido es más grave. Siempre es más grave. He tenido que escuchar conversaciones que me han dado tanta, tanta vergüenza ajena, que he tenido que contener lágrimas de rabia e incredulidad. Que sí, que todos los pesares parecen pequeños menos los propios, es algo que nos puede pasar a cualquiera... Pero esto no es ni medio normal, creedme. 

No es capaz de descansar, siempre piensa lo peor de todo, es pesimista hasta la médula. Y sin embargo, no entiende las preocupaciones ajenas, no entiende el llanto ni las quejas de los demás. Pero lo peor es que contagia ese pesimismo, esas ganas de llorar, esa falta de luz. Y hay veces en las que puedes alejarte de estas personas y otras en las que no. Y cuando no, pues tienes que aguantar, llevarlo lo mejor que puedas. Y ser firme, fuerte, porque estos nubarrones dan por sentada la fortaleza de los demás y se enganchan a ellos. Y se dejan caer. Todo eso sin pensar que, quién sabe, a lo mejor esa persona no tiene la fuerza necesaria, o no es tan fría, o tan insensible o quizá tiene sus propios problemas, y no puede soportar ese peso, ese ataque constante a sus defensas emocionales. Pero, como ya he dicho, no lo piensan, porque, en el fondo, consciente o inconscientemente, son profundamente egoístas y carecen de empatía alguna, al contrario que los que les padecemos. Así, tenemos un doble mal: sufrimos porque nos contagian su oscuridad y sufrimos porque les vemos sufrir.


Y yo tengo un nubarrón. Ahora, justo ahora. Cuando más necesito ascender, salir del fango, cuando me cuesta incluso mantenerme en esta estable inestabilidad,  hay alguien tirando de mí casi permanentemente. Y no sé qué hacer, salvo callar y esperar que no consiga arrastrarme. Porque, creedme, hablar tampoco es solución, no en estos casos. Estos nubarrones van bien cargados y están esperando cualquier excusa para descargar su tormenta sobre ti.  Y...casi que prefiero estar a oscuras que calada hasta los huesos.


BONUS GIF (para contrarrestar este post-nubarrón y agradeceros que hayáis llegado hasta el final :P)



PD: Por suerte, también hay quien tira de mí hacia arriba. Aunque me hago muy pesada, pero no deja de intentarlo. Y menos mal.

30 comentarios :

  1. No sabes cómo y cuánto te entiendo... no lo sabes bien... :(((

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabes la pena que me da. Dicen que mal de muchos, consuelo de tontos. No debo de ser tan tonta como creo a veces, pues... :*

      Eliminar
    2. Llevo aquí, llorando un rato a cuenta de la entrada...jopé... Es que a veces es muy difícil continuar, tirar para adelante cuando te ponen tanto plomo en el alma, cuando su tristeza es la que más cuenta, cuando sus problemas son los peores y cuando te hacen sentir egoísta por querer vivir tu vida, por exigir tener derecho a vivir tu vida sin que sus circunstancias supongan un impedimento... Los psicólogos dicen que hay que pensar en uno mismo, y sólo en uno mismo, pero joder cómo cuesta cuando tienes a alguien así cerca. En fin. Pese a la llorera gracias por escribir algo así, reconforta no saberse sola o única. :(

      Eliminar
    3. Bueno, en mi caso es que además ...estoy en una situación en la uqe me siento en deuda permanente con esta persona. Porque lo estoy, claro. Pero eso me impide... distanciarme lo que yo querría. Y que bueno, en definitiva, si no eres como ellos, cuesta ignorarlos, porque te importa. Is very difficult todo esto, Lya. Siento las lágrimas.

      Eliminar
    4. No lo sientas, que me he quedado nueva. :)) Viene bien una llorera de vez en cuando.

      Eliminar
  2. Te entiendo, este tipo de personas a las que yo también denomino "vampiros emocionales", algún complejo o problema gordo deben de tener para contagiar la negatividad a los demás. Yo tengo un par de personas de estas alrededor, que se quejan todos los días, le buscan el lado negativo a todo, pero luego no comprenden las penas de otras personas.
    Estos vampiros me minan la moral totalmente, me ven mal y me arrastran aún más, no se comiden con comentarios del tipo: "no paras de zampar eh, así estás de rellenita" o "por favor, no te compres esa falda, ya no tienes edad para eso"
    Y una que de por sí está baja de moral, se hunde mucho más.
    ¿Qué esconden estas personas? Pues problemas peores que los míos y complejos más grandes que los míos... y en vez de mirarse a un espejo, se dedican a llevar al fango a demás personas para protegerse ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no hace falta que me tiren fango, esta persona, ahora no lo hace, al menos. Pero es que lo ve todo tan negro, y es que su sola presencia, su comportamiento transmite tanta negatividad, ... Puf, me agota y me supera.

      Eliminar
  3. Alguno así me anda rondando a mí, lo que hago últimamente es conectar el vane automático cuando me habla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Bettie automático no funciona, debe ser. u.u'

      Eliminar
  4. Idem,te entiendo perfectamente,yo los llamo"los agonías"mis chupaenergias,la gente tóxica,empatía cero,delicadeza diciendo las cosas cero..si se puede lo mejor es salir corriendo en dirección opuesta,no cojer el teléfono,que no te contagien¡¡¡Otras veces no se puede escapar,y toca aguantar,"los agonías"jamás ven el sol,siempre el nubarrón,pero además encima¡¡¡ es que parece que les molestara que los demás veamos a veces el sol entre las nubes o que busquemos un paraguas..pónte una coraza Bettie,la capa de invisibilidad de Harry Potter y paciencia y mucha fuerza,no dejes que te cambien,que se amarguen ellos sólos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil aislarse cuando la circunstancia es la que tengo yo. Muy difícil. A ver si encuentro una capa de esas xd

      Eliminar

  5. Qué complejo, ¿no? Pero hay que pensar en uno mismo, sobre todo porque si os dejáis arrastrar (y dejarse arrastrar es prestar demasiada atención a estas personas) no podréis ayudarles a ellas ni a vosotras. Y sobre todo no deberíais permitiros sentiros culpables de nada. Ni siquiera de estar, de vez en cuando, hartas de sus comportamientos nubarroneros.
    Yo alguna vez paso de llamar a mi madre por teléfono. Porque me pone nerviosa, a veces no es capaz de ver el lado positivo de nada y me fastidia mucho cuando para solucionar problemas mínimos se escuda en la enfermedad de mi padre, que sí que es muy jodido y duro pasar por lo que hemos pasado, pero que lo hemos pasado, que estamos bien, que lo estamos contando...pero mi madre a veces no es capaz de verlo y yo lo que hago es no llamar. Me siento culpable, sí, pero es que si hablo con ella en esos momento, desarrollo un sentimiento de hartazgo que es peor. No se si será algo así lo que sientes tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo cuando podía elegir entre llamar y no, pues tenía una opción. Ahora no tengo elección. Ni manera de huir. No sé cómo me lo voy a montar para no dejarme arrastrar.

      Lo que a mí me sale es hartazgo, sí, pero pena absoluta, tristeza insuperable... Vmaos, que me cuesta estar de medio buen humor, me cuesta mucho. Así que en seguida que me vienen con esas malas vibraciones, me vengo abajo.

      Eliminar
  6. ¡¡¡PERO ES QUE NADIE VA A DECIR NADA DEL POBRE PATITO!!!!????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta más la foto de Buffy, me define en muchos momentos xD

      Eliminar
    2. Jajaja, pero es triste. El patito es muy mono, y tiene sueñoooo! jaja

      Eliminar
  7. PATITOOOOOOOOOOOOO!!!! JIJIJIJI-JIJIJIJI

    XD UTA!


    <3

    ResponderEliminar
  8. Por todo lo que dices me imagino de quien hablas. Yo estaba igual en su día. En mi caso eran más las abuelas los vampiros emocionales.
    En el caso de mi madre lo hacía con los de la calle. Yo estaba siempre así ¬¬' sobretodo un día, que una mujer le decía que se le había muerto un familiar y ella contándole que su padre estaba en la residencia con Alzheimer bla bla...
    Es un ¿HOLA? vale que tengas problemas, pero escucha primero a los demás!
    Está claro que quien es así, le pasa algo y no creo que lo pueda evitar. Es un bucle infinito... cuando entras ya no puedes salir.
    Yo después de todo lo que he vivido espero no acabar así, pero eso nunca se sabe T___T
    Aiiins :* espero que la tormenta amaine.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ves, se me olvidó también... porque te centras con ese tema y se te va lo del pato xD Pero cuando lo vi fue un ooooooooish *_____*

      Eliminar
    2. Es una de las cosas que más miedo me dan. Convertirme en un nubarrón así, permanente. Es casi, más bien, un huracán, girando sobre uno mismo y llevándoselo todo a su paso.

      La conversación que casi me echo a llorar fue algo parecido a lo que tú describes. Pero muy bestia. En fin. Tendré que intentar ignorarlo.

      Eliminar
    3. Es que el patito es muy oish. Me sabe mal robarle protagonismo, pobre. XD

      Eliminar
  9. *Espachurramiento máximo*
    La conexión esta se nos está yendo de las manos. Como diría una compañera de trabajo: qué implicación! (quería decir conexión, obviusly xDDD)
    Te diría que te entiendo, que he pasado por cosas parecidas, que es difícil sufrirlo así, que supongo de quién hablas porque en mi caso es parecido... Pero no sería verdad porque, aunque hermanas separadas al nacer, yo no soy tú y mi situación no es la tuya.
    En mi caso me ha funcionado una alta dosis de paciencia y la EXPLICACIÓN MINUCIOSA de mis sentimientos, en plan ejercicios de relación y pruebas de ensayo y error xD
    Pero es complicado y una auténtica mierda, porque quieres arreglar algo y a veces lo único que consigues es sentirte peor porque las consecuencias parecen peores sólo por intentarlo. En vez de dejar que tirasen de mí empecé a tirar yo, pero está muy bien cuando puedes alejarte del problema y poner distancia. Cuando no se puede ya se complica.
    Por si no lo sabes (y aunque pueda parecer raro): estoy por aquí a un viaje de kilómetros para lo que necesites.
    :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ayyyyy, que mezaolvidao poner cosah del patitoooo!!
      qué gonico, por dioh, yo quiero un animal de compañía nada más que para hacer gifs xDDDDDD

      Eliminar
    2. Gracias Runa de mis entretelas. Por todo. Yo sigo intentando, no me voy a rendir, aunque hoy por hoy, creo que la estrategia que más me va es intentar ignorarlo, respirar hondo y hacer como que no hay nadie.

      :)

      Eliminar
  10. Muchas de las cosas que acabas de escribir en el post, me describen a mi perfectamente por desgracia. Creo que he sido el nubarrón de muchas de mis amigas el año pasado. Pasé por un momento muy complicado personal y profesionalmente y me hundí totalmente.
    Me quedé sin trabajo y lo dejé con mi pareja. Fue para mi, lo más parecido al fin del mundo, no paraba de llorar día y noche, llamaba a mis amigas y seguía llorando y nada de lo que me dijesen me hacía sentir mejor. Muy patético ahora que lo pienso. Dejé de comer y perdí como 10 kilos, pero eso es otro tema. Me sentía sola, abandonada, pensaba que me moría, que iba a ser de mi, estando además en paro... blablablá
    Hablaba con mis amigas todos los días, les contaba mis penas, es decir, todo los días lo mismo y siempre llorando a moco tendido. Y las pobres aguantando el chaparrón e intentando animarme. (Amigas no, Santas). Pero no todas ellas tenían el mismo carácter y aguante. Una me decía, no te preocupes, desahógate todo lo que quieras conmigo no me importa, estoy para eso y para lo que quieras, en plan super comprensiva mientras que otra, a cada vez que me ponía a llorar, me echaba la charla y me decía de todo menos bonita: eres tonta, espabila ya, no puedes seguir así, llorando no solucionas nada, muévete, busca curro, olvídate de él, él no estará llorando, etc... muy motivante a su manera y se lo agradezco aunque se pasara a veces con lo que decía. Pero me ayudó mucho a salir del hoyo en el que estaba metida.

    Lo único que podría recomendarte como ya dicen por aquí arriba, es que tengas mucha paciencia, que no pierdas los nervios e intentes aguantar todo lo que puedas, hacer oídos sordos y centrarte en ti y en tus cosas. Supongo que es muy difícil y que depende del carácter de las personas. Mis amigas por suerte, son personas muy positivas y comprehensivas y muy muy educadas, porque no me mandaron a freír espárragos y eso se lo agradezco en el alma jejej

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teufeu, es que ya digo, todos somos nubarrones a veces, porque hay circunstancias de la vida que nos empujan a serlo, porque lo pasamos fatal. Otra cosa es que siempre, siempre, siempre seas un nubarrón. Para todo.

      No sabes lo culpable que me siento, porque en este caso todo me supera, y normalmente suelo ser una persona muy comprensiva, y a la que la gente suele acudir para desahogarse o pedir consejo. O solían, cuando tenía amigos XD Pero es que en este caso no puedo más. Es insano totalmente.

      Es que justo ahora he tenido una escenita por la cosa más estúpida del mundo... En serio, necesito huir. u.u

      Eliminar
    2. Pues hazlo, sal de casa. Coge un libro o el IPod (lo que tengas para escuchar música) y ve a dar un paseo o sal a correr, lo que sea para cambiar de aires y pensar en otras cosas, no le des más vueltas porque todo esto te está comiendo por dentro.
      Y si necesitas hablar y desahogarte, estamos aquí, en la distancia pero contigo.
      Animo!

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...