domingo, 19 de mayo de 2013

Me da vergüenza llorar.

Y es triste. Pero lo más triste de todo, ¿sabéis qué es? Que no es una cuestión personal, no. Hay mucha gente a la que le da vergüenza llorar. Y ya digo, es una verdadera pena. Una pena de esas que toca acompañar con llanto. Pero me da vergüenza. Si todos llorásemos más a lo mejor las cosas serían diferentes.

Por supuesto, no hablo de que todos tengamos que estar tristes, ni de que tengamos que entristecernos más. Qué va. Ojalá no estuviésemos tristes. Ojalá no dudásemos.  Ojalá no nos sintiésemos perdidos nunca. Pero el hecho es que no es así: estamos tristes, dudamos, y a veces sentimos que nos hemos equivocado en todas y cada una de las cosas que hemos hecho. Y nos duele. Y tenemos ganas de llorar. Pero no lo hacemos, a no ser que estemos encerrados a cal y canto. Que nadie nos pueda ver. 

Solo hay una persona que me ha visto llorar porque he llorado libremente, sin oponer resistencia y sin sentir necesidad de hacerlo. Una sola persona en toda mi vida. Me parece bastante significativo. A lo mejor por eso hay gente que me ha considerado fría, o insensible. Otros muy fuerte, quizá hasta valiente. O imperturbable. Me estoy riendo mientras escribo esto porque, creedme: nada más lejos de la realidad. 

Pero, ¿por qué no lloramos cuando la gente nos ve? No tenemos reparos en reírnos ante la gente, en insultar, en dormir,... Estoy segura, segurísima, que durante alguna noche loca hemos hecho cosas delante de la gente bastante más vergonzosas que llorar (aquí cada uno que se dé por aludido en el sentido y la medida que quiera).  Quizá preferimos parecer maleducados, susceptibles o rabiosos antes que débiles. Porque supongo que eso es lo que asociamos al llanto. Debilidad. Y el mundo no está hecho para los débiles, no señor. 

Lo curioso es que nos da vergüenza llorar aunque no lloremos por pena. Cuando vamos al cine a ver una película romántica, o un drama, y se nos escapan unas lagrimillas, deslizamos la mano como quien no quiere la cosa hasta nuestra cara y, con todo el disimulo del mundo, nos secamos la lágrima indisciplinada que ha decidido escaparse. Y lo mismo cuando escuchamos una canción, o cuando vemos una obra de arte que nos emociona. Es curioso esto del llanto...porque puede surgir cuando uno menos lo espera y en situaciones en las que no es lógico esperarlo. Pero aparece. Y luchamos contra él. Y es una lástima, porque si estamos centrados en reprimir las lágrimas, nos perdemos el momento...

Todo esto viene por algo que me ha pasado. Anoche mi hermano llegó a cenar y me enseñó en su smartphone un vídeo que le habían pasado. Era una actuación de un programa de talentos, Britain's got talent. Me puse a verla y me emocioné casi desde el principio. Ya sabéis, soy un poco idiota. Pero allí estaba yo, aguantándome las lágrimas. Porque llorar delante de mis padres y mi hermano me parecía vergonzosísimo, intolerable.  No es la primera vez que lo hago, claro. Desde que volví aquí, a casa de mis padres, tengo que hacer esfuerzos titánicos por no llorar "en público" con cierta frecuencia. No siempre lo he conseguido, y cuando no me he podido contener la experiencia no ha sido nada agradable. Ya lo he dicho alguna que otra vez: falta de inteligencia emocional. Creo, aunque no estoy segura, que este esfuerzo por contener mi llanto, mis emociones negativas a toda costa, tuvo mucho que ver con mis problemas de ansiedad. En fin, que estaba yo concentrada, diciéndome a mí misma: "No llores, no llores, aguanta. No es para tanto". Pero soy transparente, y cuando me estoy aguantando el llanto hago unos gestos inconfundibles.  Mi hermano empezó a decir que en el bar, mientras lo veían, una de sus amigas se había puesto a llorar, y que la gente se emocionaba mucho al verlo. Y entonces mi madre, cargada de delicadeza, dijo:

- ¡Sí! ¡La gente! ¡Pues tu hermana está a punto de llorar también!

Todo esto en un tono burlón muy poco apropiado, a mi modo de verlo.

Y rompí a llorar. No pude evitarlo. No solo por la emoción, sino también de rabia, por la falta de empatía y de tacto, por la falta de respeto a mis esfuerzos para no llorar allí, delante de todos. 

En cuanto finalizó la actuación le devolví el móvil a mi hermano, y le pregunté:

- ¿Son muchos? -refiriéndome a los que actuaban, pues el espectáculo era un teatro de sombras. 

- No sé -respondió mi hermano-, unos seis u ocho.

Y de nuevo, mi madre intervino.

-¡Míralo, míralo hasta el final! Si ya que has llorado, ¡qué más dá!

No voy a entrar en muchos detalles sobre cómo me sentí, lo que pensé o lo que quise decir o hacer. Solo diré que ahí estaba de nuevo la acusación, entre líneas: era débil por llorar, por emocionarme con tan poca cosa, por no poder aguantar el tipo, por haberme descubierto allí, delante de ellos, y, por tanto, tenía que aguantar la burla. Pero luego sentí pena. Pena por todos aquellos que se ríen o se creen con derecho a humillar a una persona que se emociona con algo que le parece hermoso. Pena por todos los que no entienden que una persona llore si no presenta un cuadro clínico.Y pena también por una cultura que ya no entiende ni valora el llanto. Sentí tanta, tanta pena, que de nuevo tuve que contener las lágrimas. Y esta vez sí lo conseguí. Y entonces sentí pena de mí misma, por seguir en su juego.

Os dejo la actuación. Espero que la disfrutéis. 





30 comentarios :

  1. Yo era un llorona, desplegaba mis sentimientos a todo el mundo y cuando tenía que llorar pues lo hacía. Que suspendía un examen pues a llorar, que me rechazaba el chico que me gustaba pues a llorar también, que discutía con una amiga pues ala venga a llorar donde fuese... Esto era así desde mi adolescencia y ¿qué pasó? Que la gente me tachó de "drama queen", dejaron de creerse mis lágrimas y cada que yo lloraba o me emocionaba por algo, saltaba alguien que decía: "no, ahora no eh"
    Como si yo lo hiciera por gusto, o mis lágrimas no tuvieran valor. Era una chica muy sensible y muy abierta así me fue.

    ¿Qué pasa ahora? Pues que no lloro nada, ni con nadie. Siento que la gente se va a burlar o se va a reir de mí... o lo que es peor: no me va a creer.
    Así que el año pasado, cuando mi mejor amiga me dejó de hablar de la noche a la mañana, no lloré nada. Y si mis lágrimas hubieran acompañado mi sentimiento por ella, yo hubiera llorado a mares... pero no lo hice. Y es algo que llevé muy mal, porque me hubiera gustado desahogarme; pero nada, no podía llorar. Esa actitud de burla de la gente que comentabas, me ha afectado muchísimo, así que cerré el grifo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué triste me parece. Acabaremos teniendo una sociedad no sin pena, pero que no sabe que hay pena. Si viésemos a los demás llorar, de vez en cuando, sabríamos que no somoslos únicos que nos emocionamos, o que lo pasamos mal. Porque no es del todo cierto, pero algo de verdad tiene eso de que ojos que no ven, corazón que no siente...

      Eliminar
  2. Hay que llorar chicas! y chicos! porque una se queda como nueva después de hacerlo. Así, sin más. Yo no soy de las que se suelen cortar. Cuando he sentido impotencia, dolor, rabia y he tenido que llorar ¡lo he hecho! En el cine con las pelis me cuesta, me da corte en realidad, y suelo evitarlo saliendome de la "situación", pero por lo general si he tenido que llorar he llorado. En mi casa lloraba siempre el día de Nochevieja, con las uvas...mi hermano se reía, en el mejor sentido de palabra, de mí, porque creo que apreciaba que me emocionase delante de ellos. He sido muy llorona cuando me emborrachaba..ufff y lo peor o lo mejor es que terminaba contagiando a todo el mundo. Algunos se cansaban de mis llantos, pero yo también me cansaba de su tontería. Y las lágrimas que recuerdo que me salieron así de golpe, sin que yo pudiese hacer nada por reprimirlas, fueron una tarde de agosto que me fui con mi padre a ver una fosa común de la guerra civil que había al lado de mi pueblo. Fue llegar, ver los restos allí tendidos y empezar a llorar desconsolada por todo lo que eso significaba. No lo pude evitar, yo misma me asombré de ese sentimiento que me dio.
    Por amor he llorado y llorado y llorado pues unos 8 océanos pacíficos: de alegría, de dolor, de rabia, de frustración, de emoción, de deseo...he llorado mucho. Sola y acompañada. Y también he consolado bastantes lágrimas. Si hay que llorar se llora, ¡leñe!. A ver, que yo a veces me reprimo...y no es que sea yo una persona que exprese mucho mis emociones, pero lo de llorar creo que lo llevo bien equilibrado.

    El video me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lloro mucho mucho. Soy tremendamente llorona. ¡Si me da ganas de llorar hasta el nuevo anuncio de nescafé capuccino! u.u' Y también lloro en momentos raros, como lo tuyo con la nochevieja. Pero normalmente a escondidas. Y pienso seguir haciéndolo, aunque sea escondidas, porque el tiempo que me he estado conteniendo lo he pasado muy mal, he dejado de dormir bien, en fin, eso. El problema es llorar en público, ese "corte" que nos da. Como si mostrar nuestra
      humanidad fuese algo vergonzoso. En fin.

      Eliminar
  3. Yo también lloré con ese vídeo, Bettie. Porque yo también soy muy llorona, desde pequeña. Y es curioso, lloro más por motivos como rabia, incomprensión, miedos varios o alegrías/emociones que por pena en sí misma. Cuando algo me da pena, no me salen tan fácilmente las lágrimas, a no ser que esa pena se convierta en rabia y, entonces sí, por rabia ya te digo que lloro que da gusto.

    Tuve yo algo parecido a una amiga que no soportaba las lágrimas ni los lloros. Los consideraba muestra de debilidad y, a sus ojos, si caías en eso no merecías mucho la pena. Pero llorar no significa que seas débil.

    En fin, tú llora, que se quedan los ojos como nuevos, ya me lo decía mi abuela. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo los ojos. Yo me quedo como nueva, descansada. No entiendo por qué tanta tirria a la gente que llora...

      Eliminar
    2. Supongo que tiene que ver mucho con la superficialidad del mundo en el que vivimos. Las lágrimas suelen demostrar que hay algo más ahí detrás y eso molesta, porque no se comprende ni se sabe cómo actuar frente a ello. En fin. U_U

      Eliminar
    3. Necesitamos más inteligencia emocional. Lo tengo cada día más claro.

      Eliminar
  4. Hola, vengo a llorar contigo.
    Supongo que es un tema cultural y si en general no sabemos como manejar estas situaciones lo que ya nos descoloca del todo es cuando llora un hombre o un chico, en esta sociedad es casi imperdonable que un hombre llore en público.
    Lo que no entiendo en ningún caso es la burla, ya sea por un vídeo o por una película, cada uno tiene una sensibilidad determinada y nada malo hay en ello.
    De todas formas para mí llorar es algo íntimo, es inevitable que te pregunten el por qué y yo no soporto tener que explicarlo. Incluso cuando se trata de esas situaciones en las que se considera normal y lógico llorar (la pérdida de un ser querido) prefiero hacerlo a solas, sólo así lloro a gusto.
    De todas formas si una película me hace llorar, por ejemplo, no trato de ocultarlo, en esos casos me importa un cuerno lo que piensen los demás.

    Besos

    P.S. Por fin he tenido tranquilidad para pasarme despacio por tu blog y voy a quedarme por aquí para pasar de vez en cuando a charlar contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será un placer, Jara, que vuelvas cuando quieras.

      A mí no me importa dar explicaciones, pero esa es otra cuestión peliaguda: cuando lloras, hay gente que te pregunta como "por obligación", sin interesarse realmente. Pero si alguien se preocupa de verdad, no me importa dar explicaciones. Como en esa canción de Ismael serrano:

      -Amor, ¿por qué lloras? ¿Qué es lo que te pasa?
      -Será que soy feliz...

      :)

      Eliminar
  5. HOLA
    SOY DE ARGENTINA Y VENGO DEL BLOG DE JARA JUSTAMENTE.
    ES BUENO LLORAR, ES SANADOR, CALMA, DA SOSIEGO AL ALMA.
    YO SOY MUY LLORONA IGUAL QUE MI ABUELA Y NO ME DA VERGÜENZA. TENDRÍAMOS QUE SER MÁS ESPONTÁNEOS Y DEMOSTRAR LOS SENTIMIENTOS, SER MÁS AUTÉNTICOS.

    UN BESO

    ME QUEDO POR ACÁ.

    lujanfraix.blogspot.com

    MI DIRECCION DE BLOG PRINCIPAL POR SI QUIERES VISITARME.

    CARIÑOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Luján, y gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo con lo que dices.

      Muá!

      Eliminar
  6. Yo lloro un montón, y al que no le guste que no me mire, he dicho!!

    Ayer hizo la comunión mi sobrina (por parte de esposo) y yo me emocioné y se me saltaba alguna lagrimilla y de repente pensé: qué cojones, ahora pido un pañuelo y listo.

    Mis lágrimas fueron luego comentadas en el posterior almuerzo, me es indiferente, yo me emocioné Y PUNTO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A saber qué comentarios se hicieron... u.u

      Eliminar
  7. El otro día lloré a mares con esto: http://www.youtube.com/watch?v=OS0Tg0IjCp4&feature=youtu.be

    Y la gente se ríe de mí también xD
    A mí no me daba vergüenza, siempre he sido muy llorona. Suelo ocultar todos los sentimientos (sobre todos los positivos) pero el llanto nunca. Lo que pasa es que yo no me quedaba como nueva, era incapaz de parar una vez abría el grifo y cuando por fin lo cerraba me sentía fatal. La gente se piensa que quiero conseguir todo llorando, pero no es así. Es sólo que como oculto el resto de sentimientos a veces el llanto es el único dique que puedo romper.
    Eso sí, lloro por todo, cualquier otra emoción puedo exteriorizarla con el llanto. Una de mis frases célebres con la que la gente se parte es "yo cuando quiero mucho, lloro" xDDD
    Por mi salud mental necesito que respeten eso y que me conozcan así, quien no lo aguante puerta. Claro que eso no lo puedo hacer con todo el mundo. Corro peligro en el trabajo porque cuando me agobio demasiado lo primero que me sale es llorar, ya sea con mis compañeros o delante de los niños. Y tampoco es eso. Por eso en los últimos años empecé a encerrarme para llorar, a hacerlo cada vez menos... Pero a la misma vez que se iba el llanto, se iba también la sonrisa. Me contengo mucho, pero no intento ser otra persona, ya no puedo. Aunque en mi familia me siguen mirando raro.
    Pero sí, lloro con todo: vídeos de YT, estados de FB, el diario de Patricia, ESDLA (en la tercera me llevé 2 horas llorando sin parar), leyendo, oyendo música, pensando... Con todo xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también puedo exteriorizar casi cualquier cosa con el llanto. Te reirías.

      :*

      Eliminar
  8. Jo, el vídeo es precioso! Es increíble lo que hacen con sombras ♥
    Yo no lloré y es raro xDDDD porque lloro con toda película o serie que veo jajajaja
    Recuerdo cuando fui al cine a ver Titanic con dos amigos, que me tuve que aguantar las ganas de llorar. Sabía que se iban a reír de mí XD Igual que cuando fui con mi madre a ver una película de Lassie, detrás teníamos un grupo de chicos jóvenes y también me aguanté la llorera xD
    Ahora no me aguanto nada. Cuando volví a caso llorando cuando me dijo aquello el polícia, di gracias por llevar las gafas de sol no por vergüenza... sino porque no quería que nadie me llegara a parar preguntando que me pasaba xDD Seguramente nadie lo hubiera hecho, pero por si a caso jaja Yo no soporto lo de que te pregunten que te pasa cuando estoy llorando. Es un momento de desahogo y que por mucho que quieras (almenos en mi caso) es que no me salen las palabras xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El llanto es mucho más personal que la risa, por lo que veo :P

      Eliminar
  9. Yo soy un tío de cuarentaytantos y lloré con la peli "Mensaje en una botella"... Qué más puedo decir? Ahh sí, aunque lo estéis pensando: no; mujer y un hijo de 5 meses...

    Santi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves? ¿Ves? Esos prejuicios que damos por supuestos... jaja Para mí pocas cosas hay más interesantes que un hombre que se emociona y lo hace sin complejos. :)

      Eliminar
  10. Ya vi ese video precioso y me pasó exactamente igual,yo lloro por finales felices de las pelis,y por una noticia triste de un niño en un Telediario,y lloro cuando acabo un libro,si me toca mucho la fibra ese final,me tiene ya pasado con dos libros,muy especiales.Si consigue conmoverme tantoo un libro es que no lo olvido nunca,jamás.Y últimamente lloro mucho de rabia y de impotencia,ahí ya no controlo,se me salen sólas..Y lloré cuando sali del hospital con mis niños en brazos,y sé que seré una madrina en sus bodas como la Carmina Ordoñez,vamos,iré con la mantilla y el kleneex,fijo,fijo..un desastre de mujer,llorona a mares,ja,jaa..si acabo de llorar otra vez con la misma escena de "Mamma mia"y la vi ya cuatro veces,no puedo evitarlo¡¡¡y me encanta que mi chico se emocione también con muchas cosas,es señal de que sigue vivo,sintiendooo..no te cortes Bettie,llora,y rie,siente,vive¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es una señal de que se está vivo. :) Me gusta la gente así, carxa. :)

      Eliminar
  11. HOLA BETTIE
    GRACIAS POR VENIR A MI CASA, ERES BIENVENIDA AMIGA!!!
    QUE TENGAS BONITA SEMANA, REGRESA CUANDO QUIERAS.
    UN BESO GRANDE.

    ResponderEliminar
  12. Joder que lloreraaaaaa!!! Es precioso! En tu casa en vez de sangre deben tener horchata :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé. Supongo que simplemente se les ha cerrado el grifo. Falta de costumbre. Sensibilidad atrofiada. No sé.

      Eliminar
  13. Yo lloro muchísimo porque desde pequeña me emociono muy facilmente: por sucesos tristes o injustos, al ver gestos buenos o generosos en las personas, cuando alguien logra una meta, al escuchar una melodía muy bonita, un coro o aplausos, cuando veo un paisaje bonito, cuando siento mucha ternura por mi gata, después del éxtasis sexual... Vamos, que raro es el día que no se me inunda el lagrimal, sobre todo viendo las noticias. Sin embargo, todo el mundo me tiene por muy fría porque delante de los demás soy incapaz de llorar, de hecho, excepto mi pareja, nadie me ha visto soltar una lágrima. Y no es porque me aguante, simplemente, no puedo. Ni siquiera cuando he perdido a alguien muy querido. Puede temblarme el cuerpo, incluso marearme de la conmoción, pero la lagrimilla no asoma. Eso sí, luego cuando ya no me ve nadie, es un no parar.

    En mi caso, más que por vergüenza, creo que es por trauma, pues cuando era niña mi padre me daba más fuerte si me echaba a llorar cuando me pegaba.

    En fin, me gustaría poder eliminar ese resorte cortallantos pero no sé cómo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, ojalá pudiera ayudarte. Yo creo que rompí ese resorte hace unos años durante un invierno muy duro. Una vez que lloras en la calle es como que ya da igual repetir, supongo...

      ¡Besos!

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...