viernes, 16 de octubre de 2015

Libro: El francotirador paciente, de Arturo Pérez-Reverte.




La semana pasada tuve que pasar una noche (en principio pensábamos que serían más) en el hospital con Jack. Nada grave, está bien :). Pero es que tengo que querer a este hombre porque, nada más llegar, hecha polvo (llegué casi a las 21.00, en pie desde las 6.30 de la mañana, con un catarro bestial) supo alegrarme el día. "Toma", me dijo desde la cama del hospital, "para que pases mejor las horas". Es que mi Jack piensa en todo.  Con el catarro no leí demasiado durante los días que estuve con él, más bien nada, pero en el tren de vuelta le di un buen tute y lo he acabado hoy. Vamos allá. 

¿De qué va el libro?

Alejandra "Lex" Varela es una experta en arte urbano que acaba de recibir una propuesta laboral muy interesante: debe encontrar a Sniper, un grafitero que se mueve fuera de la legalidad desde hace años, famoso y muy valorado, pero cuyo rostro, nombre y paradero se desconocen, y, convencerle para participar en un catálogo, para "venderse". Pero Lex no es la única que sigue a Sniper. Biscarrués, un gran empresario, se la tiene jurada y ha puesto precio a su cabeza. Con ese panorama es normal que Sniper no ponga fácil eso de ser localizado...

Hablando del libro...

El libro es una novela de suspense en la que, aunque no hay policías persiguiendo a un asesino, la incertidumbre es similar o incluso mayor. Creo que, en buena medida, esto se debe a que el cazador y la presa son ambos personajes con mucho carisma.

Por un lado tenemos a Lex Varela, una joven tenaz, concienzuda, interesante, inteligente, perseverante,... Lex no es una snob, no tiene miedo de meterse en harina para conseguir su objetivo, no es una muchachita indefensa, no es débil, no es asustadiza. Es un personaje femenino muy fuerte y, como ya he dicho, muy carismático, o al menos eso me ha parecido. Se agradece porque, además, es la narradora de la historia.  También tiene ese "algo" que hace que queramos saber más de ella, que queramos descubrir sus secretos. Porque se intuye, desde las primeras páginas, que Lex tiene secretos. Lo que no se tiene tan claro es hasta qué punto se van a desvelar, si son relevantes para la historia o cuáles lo son. Pero no importa, porque a mí me ha parecido que no sobra nada. Bueno, quizá hay alguna escena en la que se pasa de badass y que yo no supe si me acababa de creer, pero bueno...

Por otro lado tenemos a Sniper. Ese no es su verdadero nombre, claro. Sniper es la firma de un famosísimo grafitero, abiertamente antisistema, totalmente irreverente, yo diría que situado más allá del bien y del mal, en una especie de nihilismo destructivo desde el cual él hace lo que hace, caiga quien caiga. No sé si lo he pillado bien, pero desde luego esa es la impresión que a mí me ha dado. Pero es un personaje, también, atractivo. Porque Sniper, acertado o equivocado, parece mantenerse fiel a sí mismo. Veinte años pintando paredes, trenes, boicoteando exposiciones, tocando los cojones (hablando mal y pronto) y, a pesar de las ofertas y de las mil y una tentaciones, no ha querido venderse, aunque habría sido una venta muy lucrativa. ¿Por qué? ¿Es un idealista? ¿Un loco? Durante toda la novela Lex va siguiendo la pista de Sniper, hablando con amigos, conocidos, contactos,... Y a medida que ellos hablaban yo tenía más y más ganas de que lo encontrase para saber qué tenía que decir él.  Tengo la sensación de que Sniper está pensado para caer algo antipático. Ya, ya sé que los personajes se crean y se desarrollan, y que no tienen que caernos bien o mal a todos, pero en este caso me da la sensación de que Sniper tenía que caer mal, ser cargante, mientras que Lex tenía que caer bien. No sé. En mi caso, no sé, no he podido evitar que Sniper me cayese simpático. Todo el rato.

Así que Lex persigue a Sniper... Pero también Biscarrués, como ya he dicho, un rico empresario. Resulta que Sniper, de tanto en tanto, lanza una especie de desafíos en plan: "Estaría bien que alguien hiciese esto". Y esos desafíos se refieren a hacer grafitis en sitios especialmente peligrosos. Y resulta que, llevando a cabo esas intervenciones, como él las llama, ha muerto gente, chavales y chavalas jóvenes. Uno de ellos el hijo de Biscarrués. Este culpa a Sniper de la suerte corrida por su hijo y se ha propuesto acabar con él, literalmente. Matarlo. Y podéis haceros a la idea de que para un hombre como él, con dinero, no hay nada imposible. Especialmente si hay una mujer tenaz buscando al mismo sujeto. El camino fácil es seguir a la mujer y esperar que nos conduzca a él, ¿no?

Ése es el centro argumental de la novela, al menos del grueso de la misma. Las pesquisas. La persecución. La búsqueda incansable de pistas. Pero todo ello se encuentra envuelto de una manera muy atractiva. Hay reflexiones, ideas, detalles,... que no tienen desperdicio. La mayor parte de ellos se encuentran en la narración de Lex, pero también en los diálogos. El arte, en general, y el grafiti, en particular, son uno de los temas predominantes, pero también el consumismo, la banalización de la cultura, la mercantilización de todo, las modas, la domesticación de todo aquello que molesta,... Y luego están las frases, los lemas. Muchos de ellos forman parte de las obras de Sniper. Afirmaciones como "Si es legal, no es grafiti" o "Las ratas no bailan claqué" hacen vibrar a la pequeña antisistema que una servidora lleva dentro, y como esas, otras muchas.

Por último, pero no por ello menos importante, está el hecho de que Lex sea lesbiana. Y es importante precisamente porque no lo es. Quiero decir que no se hace una gran ceremonia alrededor de ese hecho: es lesbiana, le gustan las mujeres, y ya. No hay escándalo ni drama. ¡Yuju!

Y ya me callo. Solo quiero añadir que este libro me ha sorprendido muy gratamente. Sabéis que he leído algunos libros de Alatriste (todavía no todos), y también algunos artículos de opinión de Pérez-Reverte, pero no había leído novelas ambientadas en la actualidad (esta es muy actual), ni conocía su estilo de narración (porque en Alatriste es muy particular). No sé, no creía que Reverte iba a llevar este tema tan bien, de una manera tan atractiva. No pensaba que un libro suyo como este, cuya alma es el arte callejero, iba a resultar tan convincente.

Me ha gustado mucho. De verdad

Os dejo un trocito...

Y hoy, para variar, va en foto.



En resumen, este libro...

4.5/5

El siguiente libro, que ya he empezado, es El cartero de Neruda. Es mi primera lectura para el club de lectura al que acabé apuntada así sin buscarlo ni nada. Llevaba tiempo en mi lista de pendientes y, aunque me asusté al ver al portada tan petarda que tenía la edición que nos han prestado, he de decir que de momento me está gustando.  (Acabo de caer en que es un fotograma de la película basada en el libro -que no he visto, al menos no entera-, pero eso no quita que sea muy petarda, igualmente xD)

18 comentarios :

  1. Jo! :) Me alegro de haber acertado! Wiiiiiiiiiiiiii!!! n____n

    No fue la típica "mocaorá", pero bueno... los libros no se comen, pero tb son chachis! XP

    Te quiero, Osita! <3 <3 <3

    PD: No se puede tener una enfermera mejor que usted, señorita Jander... ni tampoco mas "sepsi" ;) ;) Mil gracias y mil besos, Amor mío!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, a ver, que yo prefiero un libro, sobre todo si es así de chu-chu-chuli, a un puñado de mazapanes. Las cosas como son. Si aún fueran bombones... xDDDD

      Eliminar
  2. Oooh, qué detallazo ¿eh? <3
    Me apunto este libro en mi lista de pendientes porque creo que sí me gustaría y hace tiempo que quiero leerme algo de Reverte
    Besitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que, finalmente, si lo coges, te guste tanto como a mí :) Eso, ¡por lo menos!

      Eliminar
  3. Hombres buenos te gustará. Y muchos de los anteriores suyos no alatristes también. Yo adoro los decimonónicos... El húsar, El maestro de esgrima, La sombra del águila, el del dos de mayo....

    Me alegra que Jack esté bien! No nos deis esos sustos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que de Hombres buenos he leído opiniones que dicen que "meh". Tengo que leer más de Pérez-Reverte.

      Jajaja, no era mi intención asustar, oye... :P

      Eliminar
    2. Yo también he leído muchos meh del francotirador, de hecho me ha sorprendido por buena tu crítica... xD

      Eliminar
    3. A ver, que a lo mejor es porque no tengo mucho con lo que comparar, que podría ser XD

      Eliminar
  4. Pues que a mí Pérez Reverte me cae mal y no puedo leer nada de él, y la verdad es que no sé ni porque no le soporto, pero es algo así como visceral y no, que no leo nada suyo, ni los artículos de las revistas siquiera... En fin, incomprensible pero real...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, no te voy a decir que me sorprende, porque genera grandes antipatías. Y a veces sin razón. Pero es que hay gente que nos cae mal, y ya.

      Eliminar
  5. Apuntado queda...
    La verdad es que, aunque leo muchos artículos de él, y me suelen gustar, no me he puesto nunca a leer un libro de Pérez-Reverte, así que, cuando lo haga, me estrenaré con éste.

    Un besote

    ResponderEliminar
  6. ...mmmm. Interesante.

    ¡Queda apuntado!

    ResponderEliminar
  7. A mí me gusta Reverte, pero de esta novela escuché precisamente críticas negativas, y no me llamó mucho... pero ahora me has despertado el gusanillo XD
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que también puede ser que yo no tenga ni puta idea... XD

      Eliminar
  8. Reverte no me atrae, pero tu crítica, como a Letraherido, me ha despertado cierto interés. Lo dejo en "a lo mejor" ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que los no-fans de Reverte no se lo imaginaban escribiendo un libro como este. Creo, vamos.

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...