domingo, 16 de marzo de 2014

Dejar de emocionarse.

Soy una tía bastante siniestra a veces. Desde pequeña he pensado mucho en el suicidio, ¿sabéis? Claro, que eso no ha sido algo que haya compartido abiertamente. Una de las cosas que pensaba era qué circunstancias llevan a una persona a decidir acabar con su vida, dónde está la línea que separa lo soportable de lo insoportable, cuándo y por qué alguien piensa que su vida ya no merece la pena. 




Como la mayor parte de mis preguntas no es algo que tenga una respuesta cerrada, pues depende de infinitud de variables, y creo que la única persona capaz de dar una respuesta aproximada a la pregunta es uno mismo. Y digo aproximada porque a veces ni nosotros mismos nos conocemos tan bien como para responder con seguridad.

Así que mi pregunta ha cambiado y se ha centrado en mí. ¿Qué cosa haría que pensase, seriamente, en acabar con mi vida? No os asustéis, no es nada raro, es que estoy loca de nacimiento. Me he dado varias respuestas, todas ellas aproximadas, claro. Por ejemplo, yo creo que no sería capaz de sobrellevar mi vida si tuviese que vivir en la calle, no sé si tendría la fuerza necesaria. Pero, ¿quién sabe? A veces nos sorprendemos a nosotros mismos. 



Sin embargo el otro día me descubrí pensando: "Si algún día veo el mundo así, preferiría morirme". El "así" no aclara mucho, ¿verdad? Pues bien, hace referencia a ese modo de ver el mundo en el que uno ya no se emociona, solo sufre. Con emocionarse me refiero a todas esas sensaciones que nos hacen separarnos un poco de la rutina y observar o pensar o sentir. 



Yo soy una persona fácilmente emocionable. Me emociona una obra de arte, observar a dos personas que se quieren, un libro, un trabajo de artesanía, una flor, una canción, un descubrimiento,... Me gusta eso, esa capacidad de sorprenderme y de valorar los pequeños detalles. Hasta en los peores momentos he sido capaz de pararme ante esas cosas, no me he mantenido indiferente a la belleza del mundo. Y eso me daba esperanza. Me la sigue dando. Probablemente no me emociono ante las mismas cosas que otras personas, ni disfruto de los mismos placeres, pero me emociono y disfruto, y eso es lo que importa.



Pero hay gente que no lo hace, que ha perdido esa capacidad si es que un día la tuvo. Esas personas pasan por el mundo sin detenerse ante nada, sin emocionarse ante nada. Y cuando intentas mostrarles algo hermoso, lo más que aciertan a decir es un: "No es para tanto". Y aunque una se siente decepcionada, tampoco se preocupa porque, como ya he dicho, no todos gozamos de los mismos placeres. Pero, a veces, sin saber cómo, esta dolencia se verbaliza: "A mí ya no me llama la atención nada". Y una se pone triste, pensando en lo terrible que tiene que ser la existencia sin poder apreciar esas cosas: el brillo de una sonrisa, la sensación que queda al acabar de ver una película que nos ha gustado, el instante en el que algo hermoso nos deja sin aliento,... ¿Es posible dejar de emocionarse? ¿Cómo siguen adelante esas personas?



Yo creo que no podría. No podría seguir adelante si el mundo hubiese dejado de emocionarme. Por suerte, tampoco creo que eso pueda ocurrir: soy demasiado idiota.



Hoy estoy... dominguera.
Y estoy escuchando... Como el agua - Camarón de la Isla

19 comentarios :

  1. La verdad es que sí, vivir sin emocionarse por nada, no es vivir.
    Yo también soy fácilmente emocionable xD a veces me quedo sonriendo como una tonta por unas cosas jaja pero eso mola :)
    Justamente hablas de este tema, cuando la semana que viene hará 4 años que me fui y pensé en eso de lo que hablas al inicio xD Menos mal que no ganó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que mola.

      Pues sí, menos mal :) Es una salida un poco drástica. Hay que intentar todas las posibles :P

      Eliminar
  2. Nunca pierdas esa capacidad, yo también soy de las que se emociona con una obra de arte o con una canción. Y conozco a ese tipo de gente a la que esas cosas no les parece que sean para tanto... Sinceramente, me parece que están vacías y que no quiero convertirme en una de ellas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco quiero convertirme en una persona incapaz de emocionarse. Ya digo, para mí sería terrible.

      Eliminar
  3. Yo también le he dado muchas vueltas a la idea del suicidio porque, desgraciadamente, he vivido algunos de cerca, en concreto 5. Y he escuchado mil veces que algunos psicólogos afirman que el viento y el ruido intenso de los aviones propician que la gente se desquicie y que las estadísticas revelan que donde pega más el viento se producen más suicidios... ni idea, pero 4 de esos casos podría relacionarlos con esa cita que has puesto, eran personas que estaban tristes y metidas de lleno en una depresión, o simplemente no les iban bien las cosas y no pudieron ver otra salida.
    El quinto caso, el que quizás me duela más recordarlo, no le veo explicación alguna, pero como bien dices, hay gente que ha perdido la capacidad de emocionarse por algo, y quizás una vida sin emociones o alegrías le venga grande a alguien y no sepa soportarla.

    Por suerte, soy igual de idiota que tú y me emociono por cualquier cosa, hoy me emocioné viendo un perro jugar en la playa con un palo, en fin xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡UN PERRO CON UN PALO!
      ¡UN PERRO CON UN PALO!

      Yo de cerca solo he vivido un suicidio, aunque me afectó bastante. Fue un suicidio por amor, ¿qué cosas, eh? Había perdido a su pareja hacía algún tiempo y sintió que tenía que irse para volver a estar juntos...

      No tenía ni idea de lo del viento. A mí, desde luego, me desquicia, pero no sé si llegaría hasta ese punto :S

      Eliminar
    2. Es muy triste lo de ese suicidio, todos lo son, claro, pero cuando son por amor...

      El tema del viento lo escuché por primera vez en Bachiller, en el taller de psicología, y luego me habló de él una amiga que estuviaba Psicología. Decía que las zonas en las que azotaba más el viento las tasas de suicidios subían. Y la verdad, por aquí he escuchado más veces de las que me gustaría que alguien se ha suicidado. Y aquí sopla el viento... en fin, no se si realmente tendrá que ver o no, igualmente es algo muy triste y que no llego a comprender.

      Y sí, un perro con un palo!! xDD Estaba tan feliz corriendo de un lado para otro que me emocioné y todo, hasta pensé "ojalá fuera un perro" xDD

      Eliminar
    3. Jajajaj. Yo quiero ser mi gato XD

      También hay estadísticas que dicen que los países menos soleados también tienen tasas de suicidios más altas.

      Eliminar
    4. Recuerdo que una clienta noruega me comentó eso una vez en el curro, me dijo que mucha gente se desquiciaba en las zonas donde la mitad del año es de noche (y al revés, estar 6 meses sin noche es horrible también)

      Eliminar
  4. Emocionarse es lo que da sentido a la vida. No veo las noticias, y hoy mientras me preparaba unas tostadas para cenar ( a veces hago desayunos por la noche) mi chico tenía puesto el telediario. He visto cuatro imágenes de Siria y llevo un rato llorando. No puedo evitarlo. Pero no es raro. Lloré hace un par de días cuando oí por la radio a unos profes hablar de lo que iba a pasar con la música en la reforma educativa. Es mi forma de emocionarme. Y lloro con los libros y las películas, y en clase a la mínima...

    En fin, soy un poco moñas, pero me mola porque estoy viva. Si pierdo esa capacidad, no sé qué sería de mí.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me he vuelto muy llorona con el tiempo. No lo era tanto, antes. A mí me toca aguantarme un poco, porque aquí se ríen de mis ataques de emotividad XD Pero bueno...

      Fíjate, siempre digo que eres una profe de libro, pero resulta que no de manual. Siempre nos decían que en clase "no se llora", no se pierde la calma, y casi que no se tienen sentimientos XDDD Molas :)

      Eliminar
  5. Pararse a observar la belleza que nos rodea alimenta el alma y nos llena de fe. Cuando eres observador de algo que te gusta, una sonrisa se dibuja en tu cara y el pecho se te hincha, entonces sientes nuevo la fe en que a pesar de que todo esté negro en tu interior, sigue habiendo cosas bonitas que nos hacen sentir bien. Yo también soy una persona muy sensible y encuentro en la belleza de la naturaleza esa fe y esa esperanza que a veces nos falta. Creo que las personas sensibles como nosotras sufrimos más, pero también sentimos con mayor intensidad los buenos sentimientos así que yo no quiero dejar de emocionarme nunca!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni yo tampoco. Porque se pierde la capacidad de emocionarse, pero no la de sufrir, y así sí que no compensa XD

      Eliminar
  6. Yo hace tiempo pasé por una racha de que nada me emocionaba, nada, absolutamente nada y lo recuerdo como algo tan triste que no sé cómo sería capaz de sobrellevarlo otra vez.

    Suerte que apareció esposo y poco a poco volvieron las ganas de todo.

    La emoción está en aquello que nosotros queramos, que es algo pequeño, insignificante... mentira, cualquier cosa que nos haga mantener la ilusión tendrá su significado.

    millones de besos, así porque quiero

    ResponderEliminar
  7. Como bien dices, esto es muy personal. A mí por ejemplo, me pasa que creo que tendría exceso de emoción, y eso a veces puede ser malo.
    Creo que el suicidio sucede cuando, sencillamente, no aguantas el dolor. Hace poco, vi la película Martín (Hache), y Martín, creyendo que su hijo intenta suicidarse, elabora un catálogo con 10 puntos por los que merece la pena vivir. Se dejaba leer en la pantalla, y pensé "todo está muy bien y tiene mucho sentido ese catálogo. Pero ¿y cuándo el dolor no lo soportas más y simplemente quieres dejar de sentir?", al poco rato de haberlo pensado, en la misma película, un personaje se pregunta exactamente lo mismo: ¿qué pasa con el dolor?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que es muy personal. A veces sentir demasiado es una razón para "cerrar el chiringuito", sí. Aunque no todos los suicidios suceden por esa razón, muchos sí.

      Eliminar
  8. qué tema! pasar por la vida de manera inadvertida sin apreciar, percibir, sentir lo que hay alrededor es como "morir viviendo" verdad? cuando siento que la rutina me desborda respiro hondo y me alejo, cambio de camino al trabajo, cuento los árboles, me distraigo con las nubes, tal vez pienses que estoy loca pero estas pequeñas cosas me "desautomatizan" y me permiten descubrir mi entorno con otros ojos, abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para nada creo que estás loca. Creo que voy a incorporar esa herramienta a mis recursos para desautomatizarme :)

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...