martes, 8 de octubre de 2013

Al menos tenemos salud...

Hay días de mierda pena. Y en esos días puede ser que nos consolemos con la tan manida frase que da título a este post: al menos tenemos salud.  Y es que la salud es una de esas cosas que valoramos cuando la perdemos -o cuando todo lo demás va mal. 

Hoy mi padre filosofaba sobre esto mientras esperábamos al médico. "Tienes razón -le he dicho-, la salud es como una silla: no reparamos en ella hasta que no falla algo, hasta que no nos caemos al suelo". Y nos hemos quedado en silencio, porque es así, y poco más hay que añadir. 

También pensamos en la salud cuando a alguien que queremos le flaquea. Hace poco a mi madre le han diagnosticado diabetes. No es nada inesperado, por otra parte, la diabetes es nuestra maldición familiar: mi abuelo lo era, mis tíos maternos lo son, mi madre lo es ahora, y su hermana anda al borde de la enfermedad. Como empieza ahora a medicarse, mis tíos le prestan, de tanto en tanto, su máquina para tomarse el azúcar. El otro día, antes de desayunar, salió el tema y le propuse a mi madre que me la tomase a mí. Tras un momento de silencio me preguntó:

- ¿En serio?

Y tan en serio, mujer. No me preguntes mucho, que ya sabes la fobia que le tengo yo a los pinchazos, aunque sean pequeñitos.

- Sí, venga. 

Mi madre se fue a por la maquinita y yo noté que volvía como cargando todo el peso del mundo sobre sus hombros. Por quitarle hierro al asunto, dije:

- ¡Venga! ¡A ver si ahora nos vamos a llevar un susto!

Sí, hijas. Así es como le quito yo hierro al asunto. Delicadeza manchega, le llamo. 

A mi madre se le llenaron los ojos de lágrimas y se le escapó un : "No, por favor". Casi me hace llorar a mí también. Al final fue todo para nada, porque, por si os interesa, estoy divinamente, por lo menos en lo que a azúcar se refiere. 

Pero, a lo que iba, solemos reparar en la salud rara vez, y muchas veces, si no estamos enfermos, es para consolarnos. Sin embargo, hay días en los que ni eso acompaña. Y hoy es uno de esos. En mi casa estamos, quien más quien menos, acordándonos de la salud:

- Mi madre, la pobre, tiene por qué. Aparte de la diabetes. 
- Mi padre lleva días casi sin poder moverse. Hoy, vendimiando, se ha quedado enganchado de la espalda. Lo he tenido que llevar al médico porque prácticamente no podía ni andar.
- Hermano pequeño empezó ayer con un virus estomacal de los de agárrate y no te menees. 
- Yo ando temiendo por el virus estomacal (porfa, porfa, no), y, además, mi cuello se está poniendo peligrosamente rígido y doloroso. Me recuerda a algo que me pasó durante los exámenes de final de carrera, que desembocó en migrañas, mareos y demás. No veáis lo bien que lo pasé yo estudiando esos días. 

Para colmo empieza el descuelgue de las Comunidades Autónomas respecto de las oposiciones. Ains,... ¿con qué me consuelo yo hoy?

20 comentarios :

  1. Lo mejor es pensar que ha sido un mal día y que mañana será mejor, al menos eso es lo que yo pienso cuando estoy flojilla, mala...
    Bsos guapa!

    ResponderEliminar
  2. Animo peque! Esperemos que papi se mejore de la espalda y a hermanito le dure poco el virus estomacal XS Y que a ti ni se te acerque el virues ese, porque lo cojo y no se lo que le hago!!! X(

    Yo estoy contigo, mi vida, aunque no esté ahí.

    Aguantaremos. Somos unos machotes! ;)


    Te quiero mucho, BB <3

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa!! Los malos días a veces se superan con un sueño reparador y empezar un nuevo día!!! Espero que ese dolor de cuello no llegue a molestarte tanto como la otra vez!!! Los dolores de espalda y cervicales son muy pesados!!! Espero que mañana pases un día mejor!! muacks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias bella, eso espero yo. Esta noche leeré un rato, un buen sueño, y espero mañana encontrarme mejor, del cuello y de todo :)

      Eliminar
  4. Bettie, tú ya sabes lo que opino... El cielo plomizo de hoy, será el que mañana sostenga un brillante sol :)

    Mucho ánimo y sacos de energías positivas para recuperar la salud en esa familia <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada hay bajo el sol que no tenga solución, ¿verdad darling? :D

      Eliminar
  5. Pues chica ánimo, porque estos días por desgracia existen... pero por suerte también se pasan. Espero que todos os mejoréis. Y lo del cuello, a mí también me pasa cuando me llevo muchas horas haciendo lo mismo, así que cada hora levántate y estírate (que no sé si lo haces) y un par de veces al día o tres, haces estiramientos de cuello. A mí eso me funcionaba.
    Un Bsitoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tendré en cuenta Angie. La verdad es que se me olvida estirar el cuello y cambiar de postura de vez en cuando u.u ¡¡Gracias!!

      Eliminar
  6. Ya que lo del azúcar va bien... ¿Qué tal si te tomas un helado a nuestra salud? Seguro que a tu cuello de sienta divinamente.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. O sea que además, ¿habemus Bettie cosecha de vino? además de unos chorizos caseros de los que me hablaste y rosquillas....Con ese percal gastronómico no se puede estar mal. A mejorarse, todos, ¡ya!
    La salud es lo más importante, sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bettie-Padre está de jornalero, así que no en ese sentido. Aunque a un amigo de Bettie-Padre sí le dan uvita (o mosto) y Bettie-Padre se encarga de hacer un vinico güeno güeno que cura en barril de roble. El año pasado inlcuso pisó el mismo la uva. Se acabó pronto el vino, eso sí. Todo el mundo se lo solicitaba cuando iban a algún sitio :P jaja.

      La verdad es que si la salud falla, nos consolaremos con que no pasamos hambre -aunque a mi pobre madre que ahora no puede comer muchas cosas eso más que consuelo le da rabia XD-

      Muaaaak!

      Eliminar
  8. Espero que tu padre se ponga bien pronto y que disfruteis del Bettie's Papa licor.

    Dale un achuchón a tu madre y dile que con cuidarse un poco lo llevará bien; lo lleva bien mi suegro y es un poco desastre xD

    A tu hermano no le des achuchón que no quiero que te contagies, puedes cuidarlo de lejos :-P

    Y como siempre te digo: arriba esos ánimos!!

    ResponderEliminar
  9. Tienes que dialogar con tu cuello. Tienes que hacer este diálogo tal que así:

    + Cuello, ¿qué pasa que estás tan tenso?
    - Uff, uff, menudos días que llevo, ufff.
    + Vamos a ver, se han juntado muchas cosas muy seguidas, vale. Pero t...
    - ¡Así cómo me voy a relajar!
    + Vamos a ver cuello, que te digo que tu no tienes la culpa y que poniéndote así de tenso no me ayudas. No sirve de nada que te pongas tenso.
    - Uhmm, cre..creo que tienes razón.
    + Pues claro cuello, ¿no la tengo siempre? Si te relajas, podremos superar este bache más rápido, porque podremos funcionar mejor.
    - Es verdad. *cuello se va relajando*
    + Muy bien, un poquito más, tienes que estar tranquilo. Saldremos adelante...
    - Como siempre lo hacemos.
    + Como siempre lo hacemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. <3

      Creo que ya me has dicho alguna otra vez lo de dialogar con mi cuello...¡siempre se me olvida! TEngo que ponerlo en práctica.

      Eliminar
  10. Después de los días que han pasado xDD imagino que ya estarás mejor jajaja
    Suele ser lo normal sí, acordarse de la salud lo último. También pensar que estás bien y realmente no xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos se me ha pasado lo del cuello, y parece que el virus estomacal pasó de largo xDDD no es poco!

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...