martes, 1 de octubre de 2013

No me vendas la moto (o el Rescue Remedy)

Ayer leí en el blog "Sinergia sin control" una tira cómica sobre la homeopatía, comparada con el agua bendita, que me hizo bastante gracia. La tira me recordó a una experiencia que tuve durante mi último viaje a Valencia. Os lo cuento.

Resulta que, como os he comentado ya alguna vez, desde que me vine a casa de mis padres tengo problemas de nervios y ansiedad. Hay épocas mejores y épocas peores, claro. La cuestión es que yo, en mi cabezonería, entiendo que el hecho de que tenga esos problemas es normal, dada mi situación, y no quiero que me mediquen. Por eso, como Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como: establecí unas ciertas pautas de alimentación (menos azúcar, menos café), recientemente de ejercicio (30 minutos de bicicleta estática al día), de descanso, y de control de mi estado de ánimo y mis nervios (ejercicios de relajación, por ejemplo). Además a veces necesito algo de ayuda externa, y en ese sentido, me han venido muy bien las pastillitas de hierbas. No son nada mágico, son como infusiones concentradas, ni más ni menos, pero a veces es más cómodo tomarte una pastillita que una infusión. 

En 8 meses he comprado 3 veces, y cada una de las 3 veces han sido distintas. Voy buscando, experimentando a ver cuál me sienta mejor. Las últimas que probé, unas de Passiflora únicamente, no me fueron demasiado allá. Una amiga me recomendó que buscase combinarlas con hipérico. Así que, como necesitaba reponer, después de buscar por Internet e informarme, me propuse buscar en Valencia repuesto para mi dopping particular.

En principio parece una tarea sencilla, ¿verdad? ¡Pues de eso nada! Una servidora, cuando va a comprar algo sobre lo que no controla mucho, siempre está abierta a sugerencias, consejos y demás. Es más, suelo preguntar, más que nada porque se supone que la persona que está vendiendo algo conocerá lo que vende, ¿no?

Pues bien, es extraño como mi pregunta siempre acaba derivando a una conversación sobre lo buenísima que es la homeopatía o las Flores de Bach para los problemas de este tipo. Y yo, que soy muy respetuosa y educada, pero que no creo realmente que esas cosas funcionen, lo digo:

- La verdad es que no creo que esas cosas funcionen. Prefiero seguir con algo similar a lo que he estado tomando.

Que no quiero, que no...
Porque amiguitos, yo sé que tomarme una infusión de valeriana la noche antes de los exámenes me ayudaba a descansar, o que la tila y la melisa me ayudan a relajarme. Lo sé. Lo he comprobado. Lo que no sé es si el agua con memoria me irá bien. No lo creo, la verdad. Y no voy a gastarme el dinero en hacer una prueba con algo que creo que no va a funcionar. No veo a los herbolarios regalando muestras de tratamientos homeopáticos o de Flores de Bach para que veamos lo magníficos que son. 

Lo que sigue a esa respuesta es una secuencia de mirada de desprecio + actitud condescendiente + sonrisa forzada, acabando con la frase:

- Pues funcionan, estas cosas funcionan. 

A lo que les falta añadir un "que-lo-se-pas". Pues vale. Funcionarán, pero yo he venido a buscar hierbitas, tila, melisa, passiflora, azahar, ¡no sé! Hierbitas. ¿Es tan difícil? Es como si alguien va a comprar una motocicleta y le intentan vender una bici. O a la inversa. No es lo que yo quiero.

¡Huye mientras puedas!
Lo cierto es que a partir de ese punto la negociación se acaba, y ni el vendedor quiere atenderme ni yo puedo fiarme ya de nada que me vaya a decir, así que abandono el herbolario y me voy a buscar otro en el que, me da igual en lo que crean, no intenten venderme algo que no quiero y ¡encima! se enfaden conmigo por no quererlo comprar. ¡Que uno incluso me amenazó que si tomaba lo que me habían recomendado -hipérico- se me iba a llenar la piel de manchas con que me tocase de lejos un rayo de sol!

¿Cómorl?
Después de varios herbolarios, encontré a una dependienta que me asesoró bastante bien, o al menos eso creo yo. Me dio confianza, me mostró diversos productos, siempre ajustados a lo que yo quería tomar, y me sacó lo que yo había pedido, pero además, un preparado que se supone que vende muy bien y con el que la gente está bastante contenta.  Después de hablar con ella y que me respondiese a todas mis dudas, fue eso lo que me traje. Y, ¡menudo alivio! Pensaba que, si no encontraba pronto lo que quería, en algún herbolario me obligarían a comprar a golpe de pistola el Rescue Remedy.

Lo que quiero concluir con esto es que, en fin, no todas las personas que entran a un herbolario buscan lo mismo. Y que yo considere que ciertas plantas pueden ayudarme a tranquilizarme no quiere decir que crea en el resto de teorías o pseudoteorías de medicina alternativa que hay en el mundo. Por supuesto, cada uno es muy libre de hacer lo que quiera, pero yo, concretamente, no quiero comprar esas cosas. ¡Y ojo! Con esto no quiero decir que yo no crea en alguna cosa que a otra persona puede parecerle estúpida. Seguramente sí. Quizá esta misma idea de tomar hierbas para lidiar con mi ansiedad. Pero en concreto la fe en la homeopatía no está entre mis creencias estúpidas. Así que, bueno, estaría bien que en los herbolarios no diferenciasen entre sus clientes creyentes y los no creyentes. Pensaba que eso solo pasaba en las religiones...


22 comentarios :

  1. He probado esas malditas flores de bach (el rescue remedy que te querían vender) y te lo confirmo, no vale para nada. A mí no me han hecho nada. Como si me diera por tomar un poco de agua para los nervios. Igual. Espero que lo que te han vendido funcione, pero las famosas flores de bach no valen para NADA.
    No les des ideas a los herbolarios, que con tal de vender... son capaces de sacar la pistola!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo que me vendieron va bien. Es como si fuese una infusión, pero en forma de pastilla. De hecho, si la pones en agua caliente y la cuelas, tienes una infusión :P Nada que ver con esos remedios milagrosos :P

      Eliminar
    2. Al final, no es diferente de lo que pasa en cualquier otro comercio, en la mayoría de comercios. No se trata de satisfacer las necesidades del consumidor potencial, sino de "convertir" a todo aquel que entre en la tienda, cual si fueran misioneros al servicio del dios de las ventas. "Compreme usted esto y lo otro, que usted no lo sabe, pero LO NECESITA y ES MEJOR, PORQUE ES MAS CARO".

      En fin, una vergüenza.


      PD: I <3 U

      Eliminar
    3. Bueno, quiero creer que no todos los comercios son así...(inocente soy)

      Eliminar
  2. Sólo un comentario al margen: cuidado con el hipérico (o hierba de San Juan), aunque mucha gente no lo sabe las hierbas también tienen contraindicaciones y efectos adversos, en menor medida que las medicinas "artificiales", pero igualmente. En concreto el hipérico interacciona con muchos medicamentos y otras hierbas por lo que se aconseja consultar un especialista antes de tomarlo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso mismo me gusta preguntar antes de comprar las cosas, para saber qué problemas pueden tener. Soy consciente de que las plantas medicinales también pueden tener contraindicaciones, y por eso busco consejo ¡¡¡Pero me acaban intentando vender otras cosas, jolín!!! xDDD ¡Gracias por tu anotación! :)

      Eliminar
  3. Sí... Bettie, yo iba a decirte lo que Anónimo. Cuidado con el HIpérico, porque a pesar de que sea algo natural, no significa que sea bueno. Lo de las manchas es correcto, pueden salir manchas, es fotosensibilizante ¿vale?
    Un besito y ánimo con la paciencia, que al fin y al cabo, en todas partes hay gente así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso lo sabía. De hecho la chica del último puesto me lo dijo, pero no en plan tremendista. El otro es que fue: "No vas a poder salir al a caaaalleeeeeeee". xDDD

      Y hombre, bueno...Ya decía Aristóteles que la misma cosa en distinta medida puede ser medicina o veneno. Siempre he tenido entendido que la hierba de San Juan es una de las plantas medicinales más complicadillas. Por eso, me ofrecieron una alternativa que creí mejor y la tomé :) ¡Gracias! :D

      Eliminar
  4. yo intento evitar tomar cosas y remedios magicos no me creo ninguno. Eso si, las infusiones me gustas! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también intento evitarlo en la medida de lo posible :P

      Eliminar
  5. Yo a esas cosas no les doy pero es verdad que en cuanto preguntas cualquier cosa en un sitio de éstos es como si quisieran que entraras en una secta (eso cuando no venden velas "esotéricas", que cuando me enteré me quedé muetta... lo peor es que me lo dijo una amiga, porque ella se las compraba). En fin, pacienciaaa :P
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, sí, esa es mayormente la sensación XD

      Eliminar
  6. Yo fui una de las que te dijo lo de las flores de Bach, meeeeec!!

    Ya te dije que a mí me ha ido bien pero también reconozco y admito que lo que me produce es total y absolutamente placebo.

    Lo tomo, empiezo a pensar que me voy a relajar y termino relajándome.

    Yo el problema lo tengo para dormir, ya por suerte con menos frecuencia pero una infusión siempre me va bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que digo siempre, un consejo es un consejo, y de vosotras, lo tomo como tal. Igual que le dije a él creo recordar que te dije a ti, que creía que esas cosas para que funcionen, aunque sea por efecto placebo, tienes que creer que te van a funcionar. ¿La diferencia? Supongo que tú no me "miraste" con cara de desprecio y condescendencia XD

      Eliminar
    2. Por supuesto que no, yo siempre te leo y te escucho con mucho cariño :)

      Eliminar
  7. Te entiendo. No soporto que intenten venderme lo que no he ido a buscar. Hecha esta aclaración te comento que tengo una hermana que toma siempre infusiones para dormir, no puedo darte el nombre porque no lo recuerdo, se que mezclaba varias hierbas como la melissa y el espino blanco y que esta misma hermana hace años siguió un tratamiento homeópatico que le fue muy bien. Eso sí, no se lo vendían en el herbolario, trató con un especialista y se lo preparaban en la farmacia.
    En todo caso, lo que mejor te vendrá será lo que tomes con confianza.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hace unos años mi marido compró una colección de libros sobre hierbas medicinales y otros remedios. Una inmensidad de información, toda una ciencia experimental en la que he reconocido remedios de mi abuela y funcionan. Ahora bien en el herbolario seguro que me endredarían y es que no se decir que no, tengo que aprender a ser más excéptica. Admiro tu determinación.

    Saludos Calados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, no creas, a mí también me cuesta lo mío plantarme. Pero en este caso concreto no tanto :P

      Eliminar
  9. Eso iba a decir, cuidado con el hipérico xD
    Yo conozco a dos chicas que tomaban las flores de Bach y era como que no podían vivir sin eso. Mi sensación era que estaban enganchadas como a la droga xDD Yo realmente no sabía lo que era.
    Prefiero los plantas :) mi marido tiene una colección de botes en el armario xDDD aquí no tomamos medicamentos, tomamos infusiones. Cuando ya es para algo chungo no claro, pero para algo así más sencillo van bien. Total los medicamentos están hechos a base de plantas la mayoría xD
    A mí siempre me han dado miedo los herbolarios. A los que he entrado ha sido ya en busca de algo concreto. Lo demás lo he comprado por internet, porque me dan sensación de secta total algunos xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Entonces tú pilotas del tema? Cuando quiera comprar algo te voy a consultar a ti. ;p ....La verdad es que sí, unos más que otros, pero hay de cada cosa...

      A la próxima me voy al mercado central de cabeza, que en ese herbolario todo parecía normal xD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...