viernes, 11 de octubre de 2013

Historias prohibidas.

A lo mejor a muchos de vosotros el título de este post os suena, más o menos, así:


Pero no, no va de eso el post. El post va, más bien, de esto:


Parece que en un instituto estadounidense han dejado de leer un libro, en concreto Neverwhere, de Neil Gaiman. Aunque hacía años que el libro formaba parte de las lecturas que trabajaban y nunca nadie se había quejado, la madre de un alumno ha considerado que era inadecuado para que lo leyesen estudiantes de segundo curso de instituto. Y ha conseguido que lo eliminen de las lecturas a trabajar.

A este respecto también leí un post de Ro que me parece bastante ilustrativo.

Me da mucha rabia que se prohiban libros. Evidentemente -o quizá no tanto- cuando recomendamos un libro a un alumno o a un hijo escogemos y dejamos otros fuera atendiendo a ciertos criterios que pueden ser más o menos acertados. No sé. He oído muchas quejas de alumnos a los que les han obligado a leer Tirant Lo Blanch a ciertas edades en las que no se han enterado de demasiado y se han aburrido como una ostra. Lo mismo pasa a veces con La Celestina y con El Quijote.  Lo mismo hacen los padres cuando regalan un libro a sus hijos, o les orientan para que elijan: cuentos de hadas, fantasía, ... Pensamos en cosas que creemos acordes a su edad. ¿Por qué? Supongo que porque creemos que esos libros son los que van a disfrutar, los que van a comprender.  Pero, para mí, esas guías no son más que orientativas.

He leído libros que no tocaban durante toda mi vida. El primero cayó en mis manos con 8 o 10 años: Eva Luna, de Isabel Allende. Lo gané en un concurso de poesía infantil, y desde luego, los responsables de comprar los premios no sabían muy bien qué compraban. ¿Es Eva Luna un libro que regalaría yo a una niña de 10 años? No, en principio. Y sin embargo lo leí, como hacía con todo lo que caía en mis manos, y no me generó ningún trauma. Cierto, hubo cosas que no entendía -más yo, que he sido una inocentona. Volví a leerlo hace un par de años y me encantó.  Pero vamos, que no me pasó nada por leerlo de pequeña.

Lo mismo ocurrió con El Señor de los Anillos. Lo leí también por esa edad y, de nuevo, no es un libro que regalaría a una niña de 10 años. Mi madre lo cogió de una de esas ofertas de Círculo de Lectores. Mentiría si digo que me acuerdo de demasiado. De hecho, confundo escenas del libro con las de las películas. Pero lo leí, y no me disgustó, aunque el estilo de Tolkien no me acabó de cautivar del todo: para una niña de esa edad, demasiada descripción, creo yo. Pero bueno, de nuevo, no cogí un trauma.

Y bueno, ahora, ya lo veis, leo libros infantiles de tanto en tanto, y creo que no estoy perdiendo neuronas ni nada por el estilo. Al menos, no por esa causa. 

A veces doy gracias de que mis padres no supiesen muy bien qué leía y qué no. Quizá si hubiesen cotilleado o leído los libros que yo leía se habrían escandalizado. Mi madre, más bien. Por ejemplo, con Arráncame la vida, que leí en 4º de ESO. El profesor puso una lista ENORME de literatura hispanoamericana en la pizarra. Por parejas, cada pareja escogía un libro, se leía por separado, y se preparaba una ponencia en común, mostrando las diferentes impresiones. Pues el libro contiene, así, a grandes rasgos: sexo más o menos explícito (incluyendo masturbación femenina), infidelidades, asesinatos, corrupción, violencia,... Y es uno de mis libros favoritos. Maravilloso todo él. De hecho, de vez en cuando, lo releo, y lo disfruto muchísimo.

Eso de prohibir libros a mí me suena a Inquisición. No los quemas, pero los apartas, los marcas como negativos. Tanto me da que sea a nivel micro como a nivel macro. Todavía no he encontrado un libro tan malo del que no pueda sacar algún provecho, aunque sea una opinión en contra.

¿Sabéis qué me consuela? Que quizá el hecho de prohibir un libro pueda llegar a hacerlo más atractivo. Espero que muchos de esos chavales se lean Neverwhere solo por ver qué es tan escandaloso. Aunque se van a llevar una decepción en ese sentido...

Os dejo con una imagen que creo que lo dice todo:


No prohibas libros.

Enseña a tus hijos cómo auto-censurarse.

"Pensad por vosotros mismos y dejad que los demás disfruten también de ese privilegio." - Voltaire




22 comentarios :

  1. En realidad todas esto de la prohibicion de libros es de un tonto que tira patras. Porque luego te los lees y te quedas despagaocon las perspectivas que te habian dado... XS

    Porque.... donde esta el porno, Beatriz?

    "Where is the poo poo?"

    ;P I Love U

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso digo yo. Ahí, con falsas expectativas. Mal. Mal. xDDD

      Eliminar
  2. Estando en el cole, unos diez años más o menos, el profe de turno nos prohibió a una amiga y a mí cantar en una especie de festival musical una canción de Mecano (la del año nuevo) "porque ese es un grupo para mayores". Jamás olvidaré que tuvimos que cantar finalmente una canción infantil sobre un chino mandarín que ahora seguro sería muy políticamente incorrecta... Y a esa edad y similar yo leía también cosas "no apropiadas". Algunas sí que me impactaron (Obabakoak, por ejemplo) pero tampoco me traumaticé. Prohibir está feo, vamos. Pero de los institutos USA no te extrañe nada, que a este paso se van a guiar solo por la Biblia. Ya sabes, Darwin... who?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mecano, para mayores. Claro. Y tal. No si a ver, yo leyendo Eva Luna también me quedé impactada con algunas escenas, pero ¿es eso malo? Yo creo que no. Además, con todo lo que pasa a nuestro alrededor, no sé qué tendrían que darles a los chavales para que empeorase las cosas... xD

      Eliminar
  3. A mí me parece también una tontería grandísima. Vale, es cierto que hay libros más indicados para ciertas edades (entiendo que para un niño de 11 años sea complicado leer El Quijote, obviously), pero que se prohíban por cosas relacionadas con el sexo o las drogas es, aparte de una tontería, una gran hipocresía. Y no por nada, no suelo caer en la crítica "antiyankee", pero es cierto que no es la primera vez que se escandalizan por los libros que mandan en el cole, pero ignoran otras cosas que demuestran una doble moral.
    En fin, yo creo que lo mejor es hacer caso a la imagen, y dejar que los niños elijan qué quieren leer.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la doble moral es muy común en EEUU, sí...

      Eliminar
  4. Lo que se suele conseguir prohibiendo esas cosas es que se vuelvan más interesantes. Por ejemplo, mi tía me prohibió leer 50 sombres de Grey y lo que consiguió es que cuando no lo iba a leer lo acabase leyendo por curiosidad. Al final no acabé el libro, pero no por el motivo por el que se me prohibió, sino porque me pareció un libro vacio y con un argumento muy pobre y sexista.
    Pienso que cada uno debería leer lo que quiera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, al final al prohibir algo casi que lo hacen más atractivo. Y ese libro tampoco es tan escandaloso... Sexista y pobre sí, eso sí.

      Eliminar
  5. Lo de tu libro de cuarto de ESO es muy divertido, jejeje. Pienso en algún profesor trol que dice "a ver si a alguno le da por este librito de aquí...jijiji".

    Yo me "leí" el señor de los anillos varias veces. La primera vez con 10 años. Terminé el primer tomo, empecé el segundo....y no sabía qué diantres estaba pasando. Lo seguí intentando cada verano hasta los 16, cuando ya me lo terminé. Y si me lo leyera ahora se que le sacaría muchísimo más jugo.

    Cada libro que leo hace el horizonte más grande. Influye en los siguientes libros, en el poso que se me va quedando... Hacen que piense mejor y que escriba mejor. La imprenta es uno de los grandísimos inventos de la humanidad. Yo es que *ejem* he sido una cría hasta el año pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja.

      ¡Sí! Gracias a la imprenta. Qué maravilla son los libros, qué grandes nos hacen.

      Yo tengo pendiente releer El Señor de los Anillos. Seguro que ahora también le sacaría mucho más jugo :P

      Eliminar
  6. En eso he tenido suerte, siempre he leído lo que he querido porque en casa nadie leía y me perdía en la biblioteca por las tardes, así que allí nadie me controlaba. Y bueno, en el cole y el instituto leía lo que mandaban, para qué engañar, aunque algunos libros me parecían demasiado aburridos a esa edad.
    Recuerdo que con 11 ó 12 años leí Malena es un nombre de tango en unas vacaciones porque estaba en casa de mi tío en la habitación donde yo me quedaba. Si mis padres se llegan a enterar me lo quitan seguro! Y por aquella misma época también leí "No sin mi hija", "El amor en los tiempos del cólera", "It" y cosas así, y al mismo tiempo los de Julio Verne o "El mago de OZ". Valiente chorrada, de verdad, estas son las personas que luego critican que se piense diferente, que vistas diferente, que te dejes barba o el pelo largo si eres un chico, que no te cases y tengas hijos... Con los prejuicios, de verdad, qué hartura...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hartura máxima. Sobre todo estos casos en EEUU es que me fascinan...

      Eliminar
  7. No solo ocurre en EEUU. En el instituto mis primeros alumnos, me contaban que el profesor de religión les había prohibido leer un libro, que él mismo le dijo que se leyesen, cuando supo que aparecían escenas de sexo. Se también de unos padres, testigos de Jehová, que se negaron a que su hija leyese uno de las lecturas obligatorias del curso, alguno de secundaria, porque en el libro aparecían brujas o espíritus...vamos porque su religión no lo aceptaba. El instituto, público, no quiso decidir esta cuestión y lo dejaron en manos de la consejería de educación que finalmente cedió y la niña en cuestión leyó otro libro...
    Bueno, pues si siguiésemos con estas tonterías no leeríamos nada. A unos por violentos, a otros por homosexuales, a otros por rojos, a otros por fascistas....Y así nos estaríamos cargando la historia de la literatura. Afortunadamente, un libro prohibido es un libro leído ¡seguro!. Así que...que prohíban...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta ese eslogan: libro prohibido, libro leído. Mola.

      Pero sí, ya digo, que cuando ví el post de Ro, como que se me revolvió todo... u.u' Nos la cogemos con papel de fumar.

      Eliminar
  8. Es que lo de las edades y los libros,pues es muy relativo también,van gustos y cabezas...hay niños que son "muy niños"con 12años y otros más maduros a esa edad,depende..yo con 14 años más o menos estaba leyendo a García Márquez,y lo comprendía,y me encantaba,y no veo yo ahora mismo a mi nene con "Cien años de Soledad"la verdad te digo...oye,que ojalá,yo se lo dejaré,ahi,en la estanteria,.como quién no quiere la cosa,conste,a ver "si le llama"..
    Pero me imagino que estará más con "La historia Interminable"o El señor de los anillos,le va lo fantástico,el cómic le entusiasma,y Greg,su amigo del alma.A mi,cómo si coje el semanal del "Pais",oye,el caso es que leaaaa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, a cada niño... Depende de su madruez, de sus gustos, etc etc. Pero por eso digo, recomendar, guiar, SÍ, prohibir...NO. Y menos como en este caso, que no es que su hijx no lo lea, sino que ya no lo leerán sus compañeros. A no ser, claro, que eso de que lo hayan censurado les dé curiosidad... jaja

      Eliminar
  9. Prohibir libros, ajá, muy maduro por parte de un gobierno... sí ¬¬

    Que llegará aquí, ya lo veréis.

    Me gusta el slogan de Perri:

    libro prohibido, libro leído

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, esto no ha sido por parte de un gobierno, pero no te preocpues: vista la velocidad de retroceso, en unos años estaremos a la altura de los mejores tiempos de la Inquisición.

      Eliminar
    2. Es verdad, si lo he leído... me iba indignando y me he cegado xD

      Eliminar
    3. Jajajajajaj, entramos en cólera! XD

      Eliminar
  10. Lo leí en tu Twitter y me quedé flipando xDD yo digo que dice de porno jajajaja
    No sabía de que iba el libro, pero no me creía que saliera eso xD
    Ya sabes que no he sido muy lectora yo, pero igualmente no recuerdo ninguna prohibición en mi casa. Tampoco es que me controlaran mucho XDDDD
    Recuerdo Tirant lo Blanc con amargura en Bachillerato, no entendía nada xD
    Relacioné la entrada con las películas. Por ejemplo la hija de nuestros amigos tiene 6 años y le encantan las pelis donde se vea sangre xDDD sus padres se flipan de lo bien que se lo pasa. Las que salen cosas sexuales no les dejan verlas, pero eso sí xD
    Yo con 7 años veía Freddy Krueger en la 2, en casa de mi abuela, y luego subía acojonada a casa xDDDDD pero mientras me lo pasaba genial. Creo que por eso salí tan loca con el género de terror.
    Viva como me he ido del tema de la lectura xD pero sí, como dice Perri, censurar un libro es darle publicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, sie s que no sale porno. Si es castíiiisimo, hija... xDDD Yo no sé, la mente sucia de alguno leyendo el libro... pero muy sucia tiene que ser XD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...