lunes, 14 de octubre de 2013

Libro: El oráculo de los peces, de Ángeles García.


Gracias a Lansy, de Más allá del arcoiris gris, me enteré de que en la Agencia Literaria Sandra Bruna te daban un regalo de bienvenida por suscribirte a su newsletter. Ella misma lo cuenta en el post que he enlazado anteriormente e incluye una reseña del libro que recibió. Hoy os traigo la reseña del libro que yo elegí. Antes que nada, quiero dar gracias a Sandra Bruna Agencia Literaria, y más que las gracias, la enhorabuena por su iniciativa. 

¿De qué va el libro?

Alexis es una mujer dedicada al 200% a su carrera en el mundo de la moda, y esto no es casual: ha tenido mala suerte en el amor. Un día, lo que se supone que es un viaje hacia un hotel para presentar una colección de moda, se convierte en un secuestro. Alexis se ve abandonada en medio de no se sabe dónde, en una cabaña, y acompañada por un ermitaño que cuida de unos peces algo especiales: son especialistas en dar consejos para el mal de amores. 

Hablando del libro...

Como no quiero quitarle las ganas de leerlo a nadie, ni mucho menos, voy a empezar diciendo lo positivo. Esta es una novela constituida, más bien, por relatos de distintas historias amorosas de la protagonista. Los capítulos son breves, la narrativa es ligera,... Vamos, que se lee en un plis. A mí me ha recordado un poco a Si tú me dices ven lo dejo todo, pero dime ven, de Albert Espinosa. Como esa obra, tiene algún que otro fragmento bastante bonito e interesante. No es lo mismo, pero se da un aire. Sin embargo, puede que recordéis que esa novela no me agradó demasiado...

Pues esta tampoco. Ojalá pudiera decir otra cosa. No es que sea un tostón ni nada por el estilo, se lee muy bien y demás. Yo la he leído en tres ratitos. Pero no todo es la forma, también el fondo es importante, y ... bueno, no quiero parecer pedante, pero a mi modo de verlo este libro tiene menos fondo que un charco. Eso desde mi perspectiva de lectora, claro está, que los toros se ven muy bien desde la barrera. 

Os explico más en profundidad. Como os he comentado, la protagonista se ve en medio de ninguna parte, en una cabaña, con un ermitaño que cuida de ella y de los famosos peces. El ermitaño le cuenta cómo va la cosa: tú le cuentas una historia de amor a los peces, un problema, básicamente, y te marchas. Duermes, y al día siguiente, cuando  te despiertas, vas al estanque y los peces han construido una imagen con las piedras del fondo del estanque: es el oráculo que tienes que interpretar (y que, por cierto, vienen incluidos en el libro). Y eso hace la protagonista, cuenta una a una sus historias, y recibe un oráculo que interpreta y del que saca una enseñanza sobre el amor. 

Así dicho, pues oye, no está mal. Incluso las historias de desamor diferentes, pues pueden tener su punto para la cotilla que llevamos dentro. Pero yo he llegado a ponerme nerviosa con el libro básicamente por un aspecto: es tópico, no, lo siguiente. No voy a destripar los consejos, por si la gente quiere leerlo, ni cada una de las historias, pero es que desprende un tufillo de autoayuda que no veas. Y a mí la autoayuda, pues va a ser que no. Además, ofrece una caracterización del amor muy determinada y que, aunque puede que sea la más común, a mí se me queda estrecha, qué queréis que os diga. 

Y luego, bueno, esto es ya una apreciación tonta, pero he echado en falta alguna historia que no fuese un desastre absoluto. Salvo una, la primera, todas son lo mismo: un desastre. Por distintas razones: desaprensivo mentiroso, posesivo enfermizo, tipo que pasa del compromiso, ... Y bueno, la protagonista también tiene lo suyo en alguna que otra historia. No sé, he echado de menos alguna historia más en plan: éramos incompatibles, nos gustaban cosas distintas, no pudo ser, bla-bla-bla. No todas las relaciones se rompen porque el tío es (o nos parece) un cabrón en algún sentido. Pero bueno, esto es una tontería en realidad, porque oye, puede que la protagonista haya tenido muy mala suerte, hay casos así. 

Por último, no puedo dejar pasar afirmaciones del tipo...

"A los hombres les asustan las proyecciones de futuro cuando todo está empezando."

¿A los hombres? ¿Y a las mujeres no? ¿No habrá de todo en todas partes? Porque, seamos serios, si a mí un tío que acabo de conocer, con el que acabo de empezar una relación (hablamos de unas cuantas semanas, máximo un par de meses) me viene hablando de planes de boda y de mudarnos directamente a vivir juntos, no sé, tendría que verme en la situación, pero yo creo que me faltaría país para correr...O a él. ¿Tengo que buscarme el pene? No sé, esos tópicos me molestan. Si vas a teorizar sobre el amor creo que hay que dar algo más que frases hechas y tópicos. Pero bueno, también sé que no es fácil decir algo relevante en un tema en el que, ya lo decía Ortega y Gasset, todos nos creemos expertos.

Claro, he de entonar el mea culpa, porque el libro lo escogí yo de entre los que Sandra Bruna Agencia Literaria tiene en su catálogo.  Y tiene bastantes. Pero claro, yo quería algo romántico para leer, y en la descripción decía esto:

"El oráculo de los peces es una hermosa fábula sobre el amor. Una bella novela que te cambiará para siempre y te hará soñar. Un relato enternecedor y sensible que te llegará a lo más hondo."

Pero debí haber estado al tanto, porque eso combinado con la frasecita de la portada: "La novela que te ayudará a encontrar el amor", son indicadores de que la cosa no es para tanto. Demasiadas expectativas.  Además, yo me esperaba una novela lineal, no una novela construida alrededor de relatos. Que no está mal, que puede estar muy bien, de hecho, pero no es lo que yo esperaba.

¿Lo recomendaría? Bueno, como ya he dicho, es una novela ligerita, en la que se ven diferentes historias de amor/desamor,  tiene fragmentos y detalles que no están mal. Podéis darle un intento. Al fin y al cabo, se lee muy rápido :) Aunque, eso sí, no es un libro que yo regalaría. 

Os dejo un trocito...

... y os dejo alguno de los que me han parecido más majos, por dejar buen sabor de boca. :) Como curiosidad, este trocito me suena a que lo podría haber escrito nuestra Perri, no sé por qué, pero me da esa sensación.

Cuando en clase empezamos a leer El Quijote, yo bromeaba y le pedía que me llamara Dulcinea. ¡Qué cursi!, ¿verdad? Cursi y evidente... aunque él no captara la indirecta.

¿Por qué los chicos de diecisiete años no saben leer entre líneas? En su caso, ni leer entre líneas ni ver señales de humo delante de sus morros. Lo de captar indirectas no era lo suyo. Tal vez no estuviera en su ADN. Cuando leo esas novelas en las que las mujeres de la antigüedad hablaban con sus prometidos a través de los gestos de su abanico, pienso en Ángel y sonrío al imaginar esas delicadas mujeres moviendo frenéticamente su abanico en vano. Como mucho, lograrían un esguince de muñeca.

Para acabar, este libro...

2.5/5
Ahora empezaré la primera novela de Richard Castle, Ola de calor. Soy una frikilondria of the world, pero...¡qué bonito pensar que Castle y Beckett existen de verdad! Y leyendo esos libros que son doble ficción, pues casi que es más fácil imaginarlo. No espero gran cosa del libro, la verdad. Es más la curiosidad de una fan de la serie que otra cosa. Ya veremos... :P

10 comentarios :

  1. Gracias por la reseña! La verdad es que hay tantos libros por leer, que si no vas descartando algunos, la lista de pendientes sería interminable!!! Bueno... en realidad ya lo es, jejejeje, pero gracias a opiniones como la tuya evitamos que lo sea todavía más!! He visto algún episodio de Castle y la verdad es que es una serie que me gusta... ¡¡ya nos contarás que tal el libro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay a quien le gustan este tipo de libros, a mí es que... No. La culpa es mía, por escogerlo sin saber muy bien a lo que iba.

      Ya os contaré de Castle. El libro no es muy largo, según vi, pero claro, leí muy poco y estoy todavía en el inicio. A ver cómo sigue :)

      Eliminar
  2. Jajjjaaaajjjaaaa
    ¡Me ha encantado tu post !
    No sabes como te entiendo y no tengas ningún problema en reconocer que ser sensible JAMÁS equivale a ser cursi .
    Muy bueno lo del charco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que no. Yo soy bastante sensible, incluso mucho, pero una cosa es eso y otra la sobredosis de azúcar ultra-refinado con aditivos para añadir sabor. :P

      Me sabe mal, porque creo que me ha quedado una entrada DEMASIADO destroyer. Pero en fin.

      Muá :)

      Eliminar
  3. Un alivio para mi lista de libros pendientes. No me gustan mucho los relatos y desde luego para autoayuda y tópicos no me apetece nada de nada.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, la autoayuda o la amas o la odias. A mí lo que me huele a autoayuda, nada de nada. Muá

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. AJAJAJAJAJA Creo necesidades lectoras. Bien Bettie, bien. xd

      Eliminar
  5. Yo cuando vi la portada del libro, no sé porque me dio la sensación de que no te iba a gustar xDDD
    El que digo en la entrada que me estoy leyendo (bueno, que ya terminé xD) seguro que te gustaría ^^
    Pero bueno, a veces hay que arriesgarse :)
    Me quedé pillada cuando vi que leías Ola de calor xDDDDDD no sabía ni que existían JAJAJA ya dirás que tal ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo apuntado el de La mujer de papel. Tengo que encontrarlo primero, que creo que va a estar complicadillo, pero bueno...

      Los libros de Castle, fenomenal. Si eres fan de la serie, seguro que te lo pasas genial. Es como ver un capítulo xD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...