lunes, 4 de febrero de 2013

Libro: Manifiesto: Por otra política educativa, del Foro de Sevilla + Salvados: Cuestión de educación

Este país tiene mucho que pensar y que hacer acerca de la educación. Para empezar, llegar a un consenso de mínimos que ponga freno a los continuos tira y afloja de las leyes educativas. Eso solo para ir empezando. Después de eso, hace falta revisar muchas cosas más. Pero es de esos acuerdos de donde hay que partir, y como hoy por hoy no los hay, andamos en materia de educación como pollo sin cabeza. 

Justo ayer el programa Salvados, con Jordi Évole, abordó el tema de la educación. Se dejó mucho por decir, pero fue interesante ver cómo funcionaban las cosas en Finlandia, la meca de la educación.  Quedó patente, claro, que la escuela finlandesa funciona así de bien no por sí misma, sino por todo lo que la rodea. 

Me llamó la atención el hecho de que allí los profesores de la escuela pública no hacen oposiciones, sino que presentan su candidatura en el sitio donde quieren trabajar y es el director del centro el que les elige o no. Me entró la risa floja imaginando cómo funcionaría eso si se hiciese así aquí. De hecho, la LOMCE quiere hacer un sucedáneo de eso, diciendo que los directores podrán rechazar interinos que procedan de ciertas listas, y demás. En mis conjeturas, los directores cambiaban tanto como las leyes educativas y los gobiernos, eran administradores, más bien alejados de la enseñanza, y elegidos por la Administración en razón a su afinidad política. Y estos directores seleccionaban, no en función de la valía de los candidatos, sino del mismo modo, en función de la afinidad ideológica o al menos, descartaban por discrepancias políticas que poco tienen que ver con la educación. Me temo que eso va a pasar, porque en este país parece que nos retamos para empeorar las cosas. También me llamó la atención el tema de la burocracia: parece que en Finlandia el papeleo  es infinitamente menor que en España. Yo no puedo comparar, pero puedo decir que el papeleo que se solicita a un profesor por parte del equipo directivo y para la inspección es a-co-jo-nan-te.  Está claro que hay que planificar un curso, las clases, los temas... Pero creo que aquí nos pasamos de burócratas. Será otro mal endémico del país. Ese tiempo que un profesor o maestro dedica a redactar papeleo es tiempo que podría dedicar a planificar actividades innovadoras, mecanismos de adaptación, etc. ¡Ah! Y allí no hay inspección educativa, se confía en los profesores y maestros y en su profesionalidad. Y olé.

En fin, no voy a comentar mucho del libro. Se trata de una reflexión preliminar sobre educación, que parte de los anteproyectos de la LOMCE, pero que no se centra únicamente en ellos. Examina cuestiones que planean sobre la educación española: cómo los informes PISA se utilizan para sembrar la duda, cómo centrarnos en dar "buena impresión" en estas pruebas nos lleva a la fiebre de la prueba externa y a convertir la escuela en una "academia" para pasar esas pruebas -lo cual no equivale a aprender-, ...

En fin, si os interesa el tema, aunque sea poco - porque tenéis hijos, por ejemplo- podéis echarle un vistazo. Es bastante ameno, estructurado en capítulos breves, y con un total de unas 70 páginas más o menos. Podéis comprarlo en papel por unos 4 euros, o descargarlo en PDF gratuitamente en la web Por otra política educativa. (Para ir a la página web Por otra política educativa, click aquí.)

En fin, esto no es una reseña al uso, ni mucho menos. Tampoco es un libro al uso. :P

Anoche mismo, en cuanto acabé con este breve manifiesto, me puse con Orgullo y Prejuicio de Jane Austen. Hace poco leí en el blog Vivir en una pecera un post sobre el 2º centenario de este libro. Eso, y que la tal Anastasia Steel de 50 sombras se lo había leído me animaron a coger este clásico en lugar de cualquier otra cosa, porque a mí los clásicos, así de entrada, me tiran para atrás. Pero si esa petarda ficticia puede, yo también XD

8 comentarios :

  1. TEngo que ver el programa, que me lo perdí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuvo bastnate bien, aunque a mí me supo a poco xD

      Eliminar
  2. lo leere, el manifiesto.
    Tras ver Salvados ayer me plantee 2 opciones:
    - estudiar finlandes
    - olvidarme de ser profesora en España....
    La de fabricar guillotinas tambien me ronda la cabeza..........

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Niña, yo hace tiempo me planteé lo de estudiar finés, ¿es finés, finlandés? ¡Ves! Ni siquiera sé lo que tengo que estudiar. Pero lo que sí me dijeron es que es jodido a más no poder XD

      Llegar a ser profe aquí es un via crucis eh? Mamma mía.

      Jander& Yander, Guillotinas, S.A.

      Eliminar
  3. Orgullo y prejuicio es maravilloso, te va a gustar :)

    ResponderEliminar
  4. Es finés xD
    Yo me descargué el programa y lo vi tranquilamente en el pc. La verdad es que cuando salieron las letras del final me quedé: ¿YAAAAAAAA?? ¿SOLO ESTO??? Me supo a poquísimo!
    Que envidia me dieron en Finlandia xD Eso sí, me quedó marcado lo de que cuando recortaron en educación, crearon la generación perdida. A mi marido le dije: aquí hay muchas generaciones perdidas xD y me dice: todas XDDD
    En serio este país necesita un reset, empezar desde cero. Como bien decían los de allí, la mentalidad de la gente también influye mucho. Yo siempre he pensado que era rara y estaba loca, pero cada día que pasa me doy cuenta que soy más normal, que realmente los raros y locos son los demás.
    Creo que va a ser imposible cambiar la mentalidad de los españoles. La mayoría de cosas las tienen tan arraigadas en su cabeza y muchas cada vez van a peor, que uffff! a mi me da miedo xDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, los españoles tenemos ciertas particularidades culturales que en fin... me da la impresión de que sería complicado borrar. No es la escuela la que educa a los niños, sino la sociedad... Y aquí la sociedad... deja bastante que desear.

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...