miércoles, 13 de febrero de 2013

Libro: Orgullo y prejuicio, de Jane Austen

Orgullo y prejuicio es uno de esos libros clásicos que están en todas, o casi todas las listas de libros que leer antes de morir. Lo que ocurre es que los clásicos a veces quedan relegados por novedades, por títulos más actuales,... Y al final una siempre tiene algún clásico pendiente. Sin embargo, con motivo del 200 aniversario de Orgullo y prejuicio se han escrito varias entradas en distintos blogs, lo que me ha animado a empezar con él. 

¿De qué va el libro?

El libro cuenta la historia de la familia Bennet, formada por un matrimonio y sus cinco hijas, y las aventuras y desventuras de estas, que orbitan alrededor del tema del matrimonio, o más bien, de la caza del marido. Puede parecer algo frívolo, insustancial, pero si miramos más allá vemos retratada la situación de la mujer en la época de Austen de una manera bastante fiel. 

Hablando del libro...
 
En cierto sentido me ha quedado un regusto amargo al acabar la lectura. Me esperaba que las cosas fuesen de otra manera, pero claro, te pones a pensar, a contextualizar en la época, y bueno, es lo que hay. Me habría gustado que la relación de Elizabeth y Darcy fuese un poco más estrecha, más presencial. Más pasional. En realidad, para nuestra sensibilidad, puede parecer bastante aséptico el tono que se utiliza, y los dilemas que se plantean, absurdos. Pero como decía, lo suyo es hacer un ejercicio de situación histórica y leerlo con ojos de siglo XIX.  Yo no debo de haber hecho muy bien el ejercicio, porque, como ya digo, esperaba algo más, me ha sabido a poco la novela.

Lo que sí me ha gustado bastante y me ha llamado mucho la atención es la descripción de las costumbres y la sociedad de la época, así como el lenguaje que utiliza, tan rebuscado, tan ceremonioso, incluso cuando la esposa se dirige a su marido, las exageradas formas de mostrar respeto, o agradecimiento. Vamos, que me he quedado más con la parte "sociológica" de la novela que con la historia en sí.

A pesar de esta sensación que me ha quedado a mí, considero que es un buen libro, que es una lectura recomendable, y que merece la pena conservarlo en esas listas de libros que leer antes de morir.

Os dejo un trocito...

Y el elegido es el conocidísimo comienzo del libro:

"Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa.
Sin embargo, poco se sabe de los sentimientos u opiniones de un hombre de tales condiciones cuando entra a formar parte de un vecindario. Esta verdad está tan arraigada en las mentes de algunas de las familia que lo rodean, que algunas le consideran de su legítima propiedad y otras de la de sus hijas."
Ahora toca empezar algo nuevo, no sé qué. Quizá vuelva a la lectura en inglés de Harry Potter, aunque lo cierto es que no es lo que más me apetece ahora... Ya veremos por dónde salgo esta noche cuando me ponga a leer :)

13 comentarios :

  1. Te recomiendo la serie de la BBC de 1995. Es fantástica. Y después tienes que leer, si no lo has hecho, a Bridget Jones, porque el primero de sus libros es un gran homenaje a Orgullo y Prejuicio. :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que leí a Bridget Jones, me he ido dando cuenta a medida que leía Orgullo y Prejuicio. Y la serie de la BBC está guardadica en mi pc esperando para que la vea XD :) jaja

      Eliminar
    2. Calla, calla, que solo me lo estoy imaginando y se me ponen los dientes largos....:P

      Eliminar
  2. Umm, me lo apunto en la lista de pendientes

    ResponderEliminar
  3. Es que pasión, pasión no hay ninguna... hay que leerlo con los ojos de la época, y comprender que Lizzie dio un paso enorme al reconocer sus sentimientos... yo creo que en ese sentido Jane Austen se retrató en la protagonista de este libro, porque ella nunca llegó a casarse con el amor de su vida por culpa de los prejuicios de la época.

    Te recomiendo Emma, también de Jane Austen ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo ya. Es que te lo venden como una cosa que rezuma romanticismo por todas partes, y oye, tampoco es para tanto, no es tan ñoño... O al menos yo no lo he visto tan ñoño.

      Eliminar
  4. De jane Austen solo he leído La abadía de Northanger, (tuve que leerla en el máster de literatura) y la verdad es que me gustó. Pensé entonces que Austen podría gustarme y ese verano empecé con Emma y no pude con él. Ahora bien, sigo empeñada en que jane Austen me gusta, lo que pasa es que creo que es para leerla en invierno, al calor y si llueve en la calle mejor. Por eso creo que mi lectura en pleno mes de agosto y en la playa no tuvo éxito. Eso sí, para leer estas novelas victorianas hay que olvidarse de en qué época vivimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí, que también el ánimo influye, y el ánimo del verano, el sol, la playita, la gente, es distinto al ánimo del invierno, mantita, estufita... jaja Tienes razón.

      Eliminar
  5. La obra me ha gustado y entiendo por qué es un clásico, y veo el buen arte de Austen. Pero también me quedé con un gusto agridulce, me pasó parecido a ti. Por partes:
    El sabor dulce: Los personajes me han parecido muy bien perfilados. Y tiene una ironía muy exquisita y un humor velado que me ha encantado. Como el primo Collins y lo insoportable que es. Y Lizzy me ha encantado por su determinación. Y los señores Bennet, la madre y su afán por casar a sus hijas y ese aire ridículo que tiene (aunque si se piensa es comprensible: no había varón en la familia, lo podían perder todo, y la presión y la necesidad social te empujaba a preocuparte de verdad por un matrimonio), y el señor Bennet y su burla distanciada de todo. Y Darcy también me parece un gran personaje. En general, todos los personajes y las relaciones que mantienen entre ellos están magistralmente escritas.

    El sabor agrio: no es culpa de la novela, sino mía en realidad. Si tú esperabas una novela más sentimental, a mí me ha pasado otra cosa parecida: acostumbrado a la novela realista decimonónica (he disfrutado de varias), mi mente se empeñaba en buscar algo así en Orgullo y prejuicio, indagando en un nivel más profundo en la sociedad (si te fijas, ¿qué se nos explica de los criados? ¿o de la relación de los señores con los criados? Apenas nada... ).Y claro... eso es un error. Comparar Orgullo y prejucio con la futura novela realista que aún no había nacido resulta injusto y demagógico, porque juegan en modalides distintas. Me atrevería a decir que Orgullo y prejucio es una novela a caballo entre la novela sentimental del siglo XVIII y la futura novela realista que vendía en el S.XIX. Como algo intermedio.Pero a veces la mente nos juega malas pasadas, nos hace ser así de subjetivos.

    Pero bueno, soy consciente que el fallo es mío y no de la obra. Porque realmente me ha gustado y ha merecido la pena. Hasta el punto de que más adelante tendré que probar con alguna otra de Austen.

    Por cierto, ¿viste ya la mini serie de la BBC? Yo me la cogí de la biblioteca, y la disfruté mucho. Muy recomendable. Ahora voy a por la película.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OH SÍ. En cuanto acabé el libro me puse la miniserie :D Me EN-CAN-TÓ.

      Nos hace ser subjetivos, sí, y aunque reconozcamos todos esos detalles positivos, la sensación que nos deja ya es distinta, y creo que eso no tiene arreglo, ¿verdad?

      ¡Un beso! :D

      Eliminar
  6. No tiene arreglo, verdad.

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...