lunes, 13 de agosto de 2012

Sentimientos encontrados y toma de conciencia.

Lo de tener sentimientos encontrados normalmente se aplica a las situaciones en las que no sabes qué opinión te merece algo o no sabes como posicionarte, porque la balanza entre pros y contras está muy equilibrada. Algo así podríamos decir, ¿no? Pero hoy lo mío no tiene que ver con una situación así, sino con algo parecido a una respuesta cósmica. O algo. Me explico. 

Resulta que esta mañana una buena amiga me ha pasado sus currículos para que les echase un ojo y me "inspirase", así como su carta de presentación. Para coger ideas, vaya.  Pues cuando abro los adjuntos del email y me pongo a leer me he quedado sin aliento. Vamos, que leer su curriculum y hundirme en la miseria ha sido todo uno. Y diréis: "Hombre, si tan amigas sois, no tienes de qué sorprenderte, ¿no? Ya sabrías por donde iban los tiros..." Pues sí y no. Yo sabía que esta mujer era alucinantemente inteligente, pero es que tener los datos concretos supera todo lo que yo podía imaginarme. Se trata, al fin y al cabo, de una mujer que ha sabido aprovechar bien su tiempo, que ha estudiado mucho, pero no se ha contentado con eso: ha participado en proyectos, ha sido un culo inquieto, siempre curiosa, y ha hecho MUCHÍSIMAS cosas. Y aunque su experiencia profesional no es muy amplia, su currículo, en general, quita el hipo. 

Y nada, ahí me he puesto yo a pensar, positiva y optimista, como de costumbre, en que soy una mediocre.  En que he sido un pez grande dentro de acuarios pequeños, y me he dormido en la complacencia del reconocimiento y demás. Que no hablo idiomas, que el año pasado, y por obligación, obtuve el triste B1 de Inglés, que el único curso que he hecho en mi vida es el de mecanografía.  Y no sé, me he hundido bastante.  He pensado en eso de "la generación mejor preparada de la historia" y me he sentido fuera, porque al fin y al cabo yo soy otra licenciada más. Sin más méritos. 

Bien, he de decir que no toda la culpa ha sido mía. Yo siempreh e querido hacer muchas cosas. Los idiomas me han fascinado desde siempre, pero vivir en un pueblo tiene sus inconvenientes. Lo mismo con la música: desde pequeña quise tocar el violín o el piano. Cuando la cosa no pudo ser, me conformaba con la flauta travesera. Y finalmente, me abandoné a la guitarra. Y he de decir que tampoco se me da tan bien. Aunque creo que podría haber sido una buena pianista, de tener un conservatorio o similar cerca. En fin, no voy a seguir con mis aficiones y aspiraciones frustradas, porque no merece la pena.  Al final, lo que se ve es lo que hay. Ahora quizá poría dedicarme a aprender idiomas, a otras cosas, pero ahora tengo la necesidad de sobrevivir, no sé muy bien como. Así que, en fin, me he sentido bastante hundida, la verdad. Sí, soy así de cruel conmigo misma, es un defecto terrible ese de no valorar los propios logros y en lugar de mirar hacia atrás, para ver cuánto has avanzado, mirar hacia arriba, para ver a aquellos a los que no llegas a alcanzar.  Hace pupa.

Pero de vez en cuando el cosmos te da una bofetada, PORQUE TE LA MERECES y para que entres en razón. En esto me andaba yo cuando, viendo Al Rojo Vivo, en la Sexta, se debatía sobre el tema de el hambre y la pobreza que se cierne sobre mi querida España, esta España mía, esta España nuestra. Se hablaba de que los recortes tienen un sesgo de clase, porque aunque la tijera corte ampliamente, la progresividad de los recortes es nula.  Paco Marhuenda, un personaje que creo que viene de Raticulín, de Alfa, de Beta, de Ganímedes,  intentaba rebatir esa afirmación diciendo que a él también le habían recortado, y que eso suponía un gran inconveniente para su familia. Entonces, otro tertuliano ha contestado que lo que para su familia es un gran inconveniente, para el ciudadano que cobra 700 euros es un drama. Y el tipo ha contestado algo así como... (minuto 10.25, y un poco adelante)



"Cada cual tiene la formación que tiene, ha llegao donde ha llegao, que a mí no me han regalado nada".

Olé, y olé. Plas-plas-plas. Plas. Pues nada, a partir de ahora, el que no tenga una carrera, no tiene derecho a comer y puede morirse de hambre. ¡Me ha dado tanta rabia! ¡TANTA! ¿Cómo puede una persona ser tan jodidamente elitista de mierda? Y me he dado cuenta de que yo, hacía unas horas, estaba siendo igual de intransigente. Igual de elitista. Igual de ciega e igual de imbécil.

Adoro a mi amiga, pero su punto de partida y mi punto de partida no son el mismo. Su contexto y el mío no son el mismo. Esto no dice nada malo de ella, ni nada bueno de mí, y tampoco a la inversa. Los hechos son los hechos. Y no nos engañemos: no existe la igualdad de oportunidades. No sé por qué me martirizo diciendo que si vivía en un pueblo, que si no había esto, o no había lo otro. ¡Por favor! Me auto doy un par de bofetones, porque me los merezo. Proabablemente mis padres no habrían podido pagar muchas de esas cosas: ni academias de idiomas, ni instrumentos musicales, ... Todavía recuerdo el sacrificio que les supuso comprarme la guitarra. Una guitarra que, por otra parte, es una obra maestra de la artesanía, porque mi padre quería que tuviese una buena guitarra, con una única condición: "Ahora no lo dejes a los dos días, ¿eh?".

No tengo que ser cínica. Soy hija de mis padres: un ama de casa que ha trabajado de lo que ha podido y un hombre de campo, que vale más que las pesetas y que podría haber sido cualquier cosa, pero cuyas oportunidades fueron nulas. Las mías han sido un poco mejores y por esa parte he tenido suerte. Pero no tengo que engañarme: he tenido que recorrer más camino que otros para llegar hasta aquí y hacer más esfuerzo.  Soy hija de gente humilde, de "cortos de bienes", como dice mi padre riendo, hija del pueblo, y más me vale empezar a ser consciente de ello y verlo como parte de mí.  A lo mejor nunca seré una filósofa famosa que escriba una columna en un diario, o una reputada profesora universitaria, ¡pero es que yo nunca quise eso! Mis aspiraciones son bastante sencillas, como mis orígenes: ser profesora, enseñar. ¡Ya está bien del juego de la ambición ilimitada! Tantas veces he oído esas canciones que creo que me las he acabado creyendo. Pero ya ha sido suficiente. Basta ya del más por más, pues al final es más rico el que nada tiene que el que nunca tiene suficiente.


10 comentarios :

  1. Ui don Paquito como siempre mejor estaría callado.
    Claro, cada uno somos diferentes. Pero es normal que al ver ese currículum dijeras joder ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es normal, pero tengo que aprender a tomarme las cosas de otra manera yp oner sobre mis hombros menos presión. :)

      Y sí, vaya con Paquito...

      Eliminar
  2. Bettie... Aquí no sé cómo aplaudirte, pero que sepas que me quito el sombrero. Yo desde que te leo, sé que eres una mujer de gran coraje, aunque tengas poca confianza (al menos eso dices tú).

    No debemos compararnos, cada uno viene de donde viene y ha vivido las circunstancias que ha vivido. Otra cosa sería que habiendo tenido oportunidades las hubieras desaprovechado, pero ¡tú has exprimido lo que has tenido! Eso te hace merecedora de tanta consideración como el pudiente que lo ha aprovechado para conseguir un curriculum lleno de méritos.

    Yo te aplaudo, y me alegro enormemente de que tu reflexión final esté tan llena de fuerza, de firmeza y de resolución :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, siempre se puede hacer más, pero creo que comparar situaciones incomparables no arregla nada. A ver cuánto me dura la determinación XD

      Eliminar
  3. Pues yo también te aplaudo. Me identifico con casi todo lo que cuentas y si me permites una reflexión personal, no quiero llamarlo consejo, de una persona que se dio cuenta a los 30 y muchos de que habia perdido el tiempo, te diré que aun eres muy joven, que no tengas prisa, pero que no pares. Que sé que el dinero se necesita, yo lo necesité y por centrarme solo en tener una nómina (y hacer caso a un mal consejo, cargado de buena intención) deje de lado muchas cosas y olvidé mi meta. Tu curriculum se ira haciendo poco a poco, pero nunca pierdas de vista tu objetivo, porque lo más importante es tenerlo.

    El resto de su reflexión es brillante. Me encanta. La comparto 100%. También creo que eres una tía con fuerza y no se si llegarás a filosofa del siglo XXI, para mí eres mi filosofa de cabecera..que lo sepas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo tu consejo. Lo que pasa es que es difícil, cuando la necesidad aprieta, pero tengo clara mi meta-al menos de momento- y voy a hacer loque esté en mi mano por llegar.

      De filósofa nada, charlatana de tres al cuarto, pero bueno, hablan otros con menos idea, así que... xD

      Eliminar
  4. Entiendo esa sensación de no pertenecer al lugar que te ha tocado y pensar que si hubieras nacido en otro sitio todo hubiera sido diferente. Yo la he tenido muchas veces, ya sabes que también soy de pueblo y vengo de una familia muy humilde que, como la tuya, hizo lo que pudo para que sus hijas tuvieran mejores vidas. Pero ¿sabes qué? si tengo que ser sincera conmigo misma no creo que eso hubiera cambiado nada. Si hubiera "pertenecido" a otra realidad ya no sería yo, no tendría mis aspiraciones ni me interesaría por las mismas cosas.
    Acabas de empezar, tienes mucho tiempo y es normal que con tu edad no tengas demasiada experiencia en casi nada. No eres mediocre, ahora tienes la oportunidad de hacer mogollón de cosas. ¿Eres constante? Sí, y también trabajadora, eso es esencial!
    Y ya sé que no te sirve de nada que digan "el dinero no lo es todo, es importante pero blablablá". Hay momentos en que por desgracia el dinero sí lo es todo. Si puedes (o te dejan xD) trabajar: adelante. Pero si te interesa seguir formándote o participando en cosas voluntarias que engorden tu CV, hazlo también. Mi experiencia te dice que no te arrepentrías, no sólo por lo bonito que queda el CV.

    Y bueno, el Marhuenda no tiene ni puta idea de nada que no tenga que ver con su culo, así que...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por todos los consejos :) ^^ Desde luego sí, si hubiese nacido en otra parte, vivido de otra manera, pues sería diferente, no sé si mejor, o peor, pero diferente seguro. Por eso tengo que aceptar qué soy y de dónde vengo. Porque es parte de mí.

      Eliminar
  5. Entiendo muy bien tus pensamientos pero ya veras como con los años lo ves desde otra perspectiva.
    Al final por experiencia propia te aseguro que se tiene mas en cuenta la experiencia adquirida en los trabajos que el curriculum que se tenga por muy brillante y amplio que sea y que lo que llegaremos a ser tiene como punto de partida la primera experiencia profesional.
    Ademas estoy segura de que tienes muchas cosas por demostrar que no estan escritas en ningun papel y seras capaz de enfocar tu carrera profesional de la manera que tu quieres.
    Se positiva y cree en ti porque si no los demas no lo haran y eso es independiente del curriculum que tengas o de tus origenes (y te lo dice una hija de una ama de casa y un albañil jeje)
    Un besito guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa es que estamos en una mala época para empezar a coger experiencia profesional eh? xDD :) Gracias por los consejos. ^^

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...