jueves, 9 de agosto de 2012

Compra en el mercado de tu barrio.


Si vivís en una ciudad, es fácil  que hagáis toda la compra en el mismo sitio, tanto los productos envasados como los frescos: al fin y al cabo es muy cómodo comprar todo en el mismo hipermercado. En los pueblos es distinto. Por ejemplo, en el mío hay dos supermercados y en ambos, excepto las frutas y verduras, los productos frescos son vendidos por comerciantes locales: el supermercado alquila las zonas de carnicería y pescadería a algún comerciante para que establezca allí su negocio.  En ese sentido es casi como comprar en un mercado de barrio, pero en las ciudades la cosa es diferente. 

Entiendo que hay productos que es difícil encontrar fuera de un supermercado, en parte porque en las ciudades las tiendas de ultramarinos o pequeños comercios alimentarios son una anomalía. Además, si que puede ocurrir que en este tipo de productos los precios sean más altos en pequeñas tiendas, por no ofrecer marcas blancas, o porque simplemente, son menos competitivos y necesitan tener más margen de beneficio. Pero los productos frescos son otro cantar. Creo firmemente que merece la pena acercarse a un comercio de la zona o al mercado del barrio a comprarlos. ¿Por qué?

1. Mejor precio. Aunque parezca mentira, en los mercados podemos encontrar fruta y verdura a precios más bajos que en los supermercados o hipermercados. El truco está en comparar, ir con tiempo y darse una vuelta por los diferentes puestos. En el mercado de mi barrio hay dos fruterías, pero ya tengo calada la mía: tiene algo menos de variedad, se limita sobre todo a productos del terreno y de la temporada, pero lo que tiene lo tiene más barato. Hoy, por 3 euritos me he traído casi 3 kg de fruta y verdura, entre berenjenas, melocotones y manzanas.

Además, podemos encontrar ofertas. Estos comerciantes no suelen tirar tanta comida como en las grandes superficies, porque un kilo de verdura perdido es un kilo de pérdidas de su bolsillo, ya que suele tratarse de empresas familiares. Por eso, cuando la fruta o verdura está más estropeada, o muy madura, o incluso tiene "peor cara", la ponen a precios más bajos. Hoy, por ejemplo, tenían melocotones "menos bonitos" a 80 céntimos el kilo, entre otras ofertas.  Las frutas y verduras de este tipo pueden servirnos para batidos, purés, salteados, guisos, ... Comemos bien y al mismo tiempo ahorramos dinero.

2. Mejor calidad. No digo que en todos los supermercados la fruta sea igual. De hecho compro algunos productos en un supermercado y no están mal, salen bien de calidad y precio, e incluso el champiñón que tienen es de mi pueblo XD. Pero por lo general, no suele ser así. La fruta suele saber a corcho, y las verduras desaparecen prácticamente cuando las pones en la sartén (más que de costumbre), y lo mismo pasa con la carne.  En el puesto del mercado puedes contar con el consejo del tendero, e incluso en ocasiones te dan a probar el producto. Desde luego, en algún comercio o incluso en alguna ocasión, en tu puesto de siempre, puede salirte algo mal, pero por lo general, la calidad es mejor.

3. Compras lo que necesitas. Aunque hoy en día en la mayor parte de los supermercados cuentan con compra "al peso", no ocurre en todos, ni ocurre con todos los productos (es más común en frutas y verduras que en carne y pescado, por ejemplo). En una carnicería puedes comprar una hamburguesa,  dos filetes de lomo o dos longanizas, si es lo que necesitas.

4. Favoreces una economía más localizada. Normalmente, estos comerciantes compran sus productos a agricultores y ganaderos de la zona.  Además, como he dicho antes, suelen ser negocios familiares. Comprando en este tipo de comercios inviertes en tu barrio, en tu ciudad, en tu comarca.

Seguro que hay alguna razón más, pero estoy pensando que tengo que irme a hacer la comida. XD ¿Se os ocurre alguna? ¿Dónde compráis los productos frescos?

10 comentarios :

  1. Está claro, los supermercados solo van a conseguir beneficio a costa de la salud de los clientes xD
    Yo antes por pereza de ir a varias tiendas lo compraba todo en el súper, pero desde el cambio de alimentación ya no. Ahora apenas compramos nada allí, solo falta la puntilla de acabar por no entrar siquiera xD
    El consumismo nos llevó a los sitios grandes, dejando de lado a los comercios pequeños y así va el país...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo que son productos envasados y demás sí lo compro en supermercados. Por economía, básicamente. Pero cada vez tengo más claro que hay que volver a comprar, al menos lo fresco, en los mercados. Por economía (la mía y la de los comerciantes y productores) y por calidad. Por ambas cosas.

      Eliminar
  2. Sí!! Completamente de acuerdo.
    Me pasa igual que a ti, la compra "envasada" la hago en hiper o supermercado, pero fruta y demás en las tiendas de barrio. Desde que lo hago ahorro bastante más y compro justo lo que necesito, no se me desperdicia comida, no tiro fruta que se ponga pocha, etc. Además se nota en calidad.
    Antes cuando vivía en el otro barrio era más difícil, no había apenas comercios pequeños y los que había... En fin, mejor no entrar. Desde la mudanza he vuelto a hacer la compra de barrio y además de que me cunde más el dinero, me gusta más lo que compro y estoy más feliz porque me atienden mejor y me pego un paseo xDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuando te conocen y te sonríen cuando te ven llegar, aunque no sepan tu nombre? Eso es lo más XD

      Eliminar
  3. Nosotros tenemos la fortuna de que hay una carnicería, un ultramarinos y dos fruterías en el barrio (¡y no es muy grande!) y todos abren los domingos :)

    Doy fe de que la carnicería tiene mejor género y mejor precio que el supermercado, además abre los domingos y como cierra el lunes es cuando a veces mejoran el precio en algunas cosas y vale mucho la pena.

    En cuanto a frutería, una de ellas está montada por varios agricultores cuya familia vende directamente sus productos allí, sin intermediarios. Además, tengo la enorme suerte de tener una amiga cuyo padre tiene terreno con huerta y comparte con nosotros muchas cosas. No tiene color cuando nos trae tomates, papas, cebollas rojas, cebolletas, ciruelas cogidas del árbol ese mismo día, nísperos, melocotones... Es increíble la diferncia que hay cuando lo comparas con algo comprado en el supermercado. De verdad que no sabemos ya ni cómo sabe una naranja de verdad :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí. Yo también tengo la suerte de que mi padre de vez en cuando, cuando vienen de visita, me traen hortalizas y cosicas de su huerta. Y ÑAM. jaja

      Eliminar
  4. De la huerta y de lo que no es la huerta... dios, como salibo cada vez que pienso en tu padre... no, espera... eso no ha sonado muy bien verdad? XD Lo que queria decir es... en fin, para que intentar arreglarlo ya....

    Diooooooooooooooossssssss!!! Que bueno esta todo lo del pueblooooooooo!!!

    Disle a papi que nos haga un chalete como el del gato, que nos vamos palla a convertirnos en huertanos.... u lo que sea menester!!!

    ;)




    PD: Soy un capullo, un chalao... pero estoy loco por ti ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, vamos a expropiarle el chalet al gato xD

      Eliminar
    2. Ay, Jack... Si supieras la de personas que querrían tener a su lado a un chalado como tú ahí, deshaciéndose en mimos y halagos por su otra naranja...

      Me alegra el día cuando os leo :) (pero sí, lo del padre de Bettie sonó "extraño" XD)

      Eliminar
    3. pues no tanto, porque este hombre tiene tanta adoración por mi padre que si fuera más celosa... xDDDD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...