domingo, 10 de mayo de 2015

Manos.

Dicen que la cara es el espejo del alma. Otros dicen que los ojos. Yo creo que nada del cuerpo refleja suficientemente lo que hay en el alma de las personas, pero si tengo que elegir algo, me decanto por las manos. 



A veces miro las manos de la gente que conozco y elucubro sobre si lo que dicen sus manos coincide con lo que yo sé de ellos. Pienso en las manos de mi hermano, con las uñas mordidas casi hasta la raíz, fruto de su nerviosismo, enrojecidas casi siempre, de frotarse para quitar la pertinaz grasa de la maquinaria. Pienso en las de mi madre, ásperas del friegue, cuarteadas en invierno, de lavar la ropa a mano, sin importar el frío, y, a pesar de todo, en sus uñas impolutas, perfectamente cortadas con una ligera forma ovalada. Pienso en las manos de Jack, pequeñas, pero firmes, y tan suaves que querría estar cogida de ellas toda la vida.


Mis manos no son demasiado interesantes. Tengo unas manos normales, suaves, con las uñas generalmente cortas. El único rasgo que les otorga personalidad es un callo en el dedo corazón de la mano derecha, que habla de muchos años de estudio, de muchos apuntes tomados, ...y de que aprieto mucho al escribir.



Pero las manos más especiales que conozco son las de mi padre. Son las manos de un hombre que ha trabajado toda su vida con ellas, en el campo. Están curtidas, llenas de callos. Su tono es moreno, pues pocas veces han trabajado a la sombra. Son fuertes y firmes, pero también capaces de las tareas más delicadas. Y hablan, incluso, de su sentido del humor. A mi padre le falta, en uno de sus dedos, la última falange, debido a un accidente que sufrió cuando era niño. Cuando alguien lo observa él, con su habitual sonrisa burlona, responde:

-Llevo desde entonces esperando a ver si brota -dice, señalando el extremo-, pero no tira. No pasa nada: una uña menos que me tengo que cortar.



Y vuestras manos, ¿cómo son? ¿Creéis que hablan de vosotros? ¿Os fijáis en las manos de los demás?


26 comentarios :

  1. A mi ya sabes que tus manos me chiflan, son... Dios! Son tan pequeñas y finitas! Blanquitas y suaves... son preciosas! <3

    En cuanto a las mias, si... U__U Siempre quise tenerlas mas grandes, sobretodo cuando jugaba al baloncesto. Aún me gustaría tenerlas mas grandes, pero me parece que, como dice Jomer ;) , eso no va a tirar mas, así que habrá que conformarse con lo que hay.

    Las manos hablan, claro. O no, pero de esa manera, con su "silencio", también lo hacen.


    Te quiero, Vida mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jack, me sé de uno que dice exactamente lo mismo que tú y por la misma razón... O_o

      Eliminar
  2. Yo también me fijo mucho en las manos...
    Las mías no me gustan, la verdad... pero bueno, sirven para lo que tienen que servir (más o menos), así que... Casi siempre secas, casi siempre con alguna quemadura... con cicatrices, uñas cortitas y sin pintar...
    Y ya, casi, he perdido el callo de estudiante... bueno, realmente es que está cambiando de dedo, porque empecé a coger bien el boli (¿recuerdas los dibujos de "bien" y "mal" de los cuadernillos Rubio? Pues yo lo cogía mal), a los 25...
    Las manos de mi padre me encantaban, eran fuertes, pero suaves y siempre estaban calentitas... yo siempre las tengo frías.

    En fin... las manos.

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manos para curar. Que no son cualquier cosa :)

      Claro que recuerdo el dibujo. Todavía sigo intentando cogerlo "BIEN" xD He mejorado, pero aún queda.

      :)

      Eliminar
  3. Estoy de acuerdo contigo. Toda la vida la pasamos manipulando cosas, y al final éstas acaban cogiendo forma. Quizás también hablen sobre nuestros antepasados, ellos también las han modelado con el paso del tiempo.

    Las mías son pequeñas y con las uñas cuadradras, nunca me las he mordido. Sí que tengo una cicatriz en la yema del dedo de cuando era pequeña. Me la corté cuando cortaba cebolla con una mandolina. xD

    ¡Y me encanta el humor de tu padre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo una pequita en la mano, es muy característica mía, mira, de eso n había hablado XD Y cerca de ella una mini-cicatriz :D

      A mí también me encanta. Se ríe de todo. Yo, de mayor, quiero ser como él.

      Eliminar
  4. Pues yo quiero pensar que mis manos no son el espejo de mi alma. Es una de las partes de mi cuerpo que menos me gusta... Y lo peor es que, en cierto modo, yo soy responsable de ello. Nunca me he mordido las uñas (de hecho, me crecen con mucha rapidez) pero tengo la horrible costumbre de morderme la piel; pero no un simple pellejillo que pueda salir al lado de la uña, no... lo mío va más allá... pieles enteras... Creo que no me pueden fichar, porque mis huellas dactilares varían día a día... ;)
    El dedo corazón de la mano derecha lo tengo algo torcido y deformado de tantos sabañones que tuve en él cuando era niña. Y en el corazón de la izquierda una cicatriz de un corte que me hice con un cuchillo hace 20 años. Lo único bueno es que tengo los dedos largos (de pequeña me decían que podía ser pianista).

    Pero si tuviese que escoger unas manos, definitivamente, también serían las de mi padre. Solemos meternos con él precisamente porque tiene unas manazas. En sus bodas de plata les compramos unas alianzas y cuando fui a recogerlas a la joyería el hombre me explicó que habían tardado más de lo habitual porque tenía una medida muy poco común... jajaja.

    Y, por último, lo que sí me encanta de mis manos es que me sirven para escribir. Ahora mismo, mientras tecleo en el ordenador, me siento hábil. Y me sirven para escribir a mano, para hacer manualidades...

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya... otra vez me ha salido un macro-comentario... (eso es que tengo unas manos ágiles y me pongo a escribir y no puedo parar...jeje)

      Eliminar
    2. Me encanta tu comentario. Yo también tengo los dedos largos, y me decían lo mismo. :)

      ¿Sabes? A mí me da muchísimo repelús la gente que se muerde las pieles de los dedos. Lo veo casi como un acto de auto-mutilación XDDDD

      Pues si a ti no te representan tus manos, puede que te represente mi segunda opción: la mirada. :)

      Besotes, Rosa.

      Eliminar
  5. Pues a mi me pasa como a Rosa, que soy de los que se automutilan :P

    Un mal vicio que no puedo quitarme del todo. Estuve un tiempo que casi no lo hacía, básicamente porque me daba vergüenza que mi hija me viera el destrozo que me hacía, pero en épocas en las que estoy más nervioso... no puedo evitarlo, es un acto inconsciente.

    Ahora me las estoy mirando y no las tengo muy mal, estos días me estoy portando mejor XD

    Por lo demás, mis manos son tirando a pequeñas, con dedos finos -llegué a cansarme de la tontería de "tienes dedos de pianista" o "está claro que lo tuyo no es el trabajo duro"-. No obstante, una de ellas, la izquierda, tiene un rasgo del que sí me siento especialmente orgulloso. En vez de tener las tres clásicas líneas tengo dos, una que cruza de lado a lado de la mano como si fuera la marca del pliegue. Algo parecido a esto (la izquierda):
    http://cebudavao.com/wp-content/uploads/2013/09/Ryan-Simian-Crease-hands.jpg

    De hecho, aún no he visto a nadie de mi entorno que tenga alguna parecida.

    Algo es algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso me decían a mí, que poco trabajo duro iba a hacer...

      Oye, vaya mano especial, ¿no? Yo tampoco lo había visto nunca :P

      Quien quisiera leerte la mano lo iba a tener difícil, ¿no? jajaja

      Eliminar
  6. La gente siempre observa mis manos. Tengo las manos finas con los dedos largos y las uñas pintadas de negro o rojo. Yo creo que cuando más me miran las manos es con las uñas negras, no es común!
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es muy común. Yo tuve una época de llevarlas en tonos muy oscuros también, incluso negras, y la gente suele mirarlas :) Pero a mí me gustna mucho, la verdad :D

      Eliminar
  7. Pues no sé... Las manos dicen mucho de una persona, estoy de acuerdo, aunque creo que hay otras partes que dicen aún más.

    Mis manos son pequeñas y dicen que suaves, aunque sequitas por mucha crema que me ponga, sobre todo en las cutículas. Y mis uñas siempre tienen el problema de ser frágiles, por lo que pocas veces las puedo tener largas. Yo también tengo una pequita en una de las manos, en un pulgar, y hasta hace no mucho tenía otra en la palma.

    Por cierto... He flipado con lo de tu padre... Y es que ¡al mío también le faltaba la última falange de uno de los dedos por un accidente! Bueno, en realidad le faltaba media falange, tenía media uña XD

    También sus manos eran agradables. Ásperas, callosas y morenas de trabajar desde niño y prácticamente siempre al aire libre. Y lo que más recuerdo es esa media uña y la uña del dedo meñique, que la dejaba más larga que el resto :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, a mi padre le falta la falange entera. Nada de uña.

      Hay gente que se fija mucho en la mirada. Quizá sea más transparente que las manos, puede ser. Supongo que también hay que saber mirar. :)

      Besotes guapa :D

      Eliminar
  8. Mis manos son de piel blanca, con dedos largos y finos. Parezco E.T. pero en tono blanco nuclear y con el esmalte mal puesto (porque tengo un pulso pésimo).
    Siempre miro las manos, por manía, creo. Las manos y las sonrisas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo las manos blanquísimas. Y hace que no llevo esmalte... uf. Desde que acabé el máster. :(

      Las sonrisas, las sonrisas también dicen mucho, sí.

      Eliminar
    2. ¿Y por qué no llevas esmalte? Ponles color... Es como los labios, una sonrisa se te escapará :)

      Eliminar
    3. Porque soy un culo de mal asiento, me falla la calma. Esperar a que se seque el esmalte me pone nerviosa, y siempre acabo con alguna uña desastrada antes de acabar -.- xD Me frustra mucho. Ahora miro atrás, cuando me ponía con las placas konad y todo, y es que me parece tan lejano... jaja

      Eliminar
  9. Me encantan las manos, siempre me fijo en ellas, de hecho es en lo primero que me fijo en un hombre, sería incapaz con alguien que las tenga feas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, ¡cuidaito con esas manos! jajaja :)

      Oye, cada quien tiene sus manías :)

      Eliminar
  10. Mis manos no son bonitas, y me da coraje, porque yo también me fijo mucho en las manos como primer rasgo de alguien. Tengo las manos grandes, como cuadradas, con unas uñas feas fruto de años y años de mordidas (aunque ya casi me he quitado) y también con su callo del estudiante. Tengo los dedos indice y corazón como torcidos.. Aunque no cambiaría mis manos por otras, si te soy sincera.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no. Esas manos han acariciado a la gente que quieres, han hecho cosas y te han servido bien. Son las tuyas :)

      Besos :D

      Eliminar
  11. Yo me fijo primero en los ojos xD pero las manos sí que es cierto que es un rasgo muy característico de alguien, que enseguida puedes saber algo de esa persona.
    A mí me gustan mis manos ^_^ Si empezamos por la muñeca, la tengo muy estrecha y se me ven las manos enormes. Los de dos son finos y algo largos. Las tengo peludas como todo el cuerpo pero ahora ya me las veo normales, incluso me parece que me ha haya reducido xDDD
    El peor detalle son las uñas. No es que las odie con todo mi alma pero son bastante feas tanto de forma de incrustación en el dedo como su ser en sí (muchas pieles y blandurrias).
    En cambio mi marido tiene las manos delicadas y muy bonitas, con unas uñas que me dan mucha envidia xDDD

    Tu padre es total por cierto ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi padre es lo mejor :)

      Yo también tengo siempre pieles y cosas en las uñas >_< Es el mal. XD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...