martes, 30 de diciembre de 2014

De mutuo acuerdo.

 Vale, Aria. Aunque el infierno hoy parece una promesa agradable, allá va. No llego a tener tu estilo. ¿Te he dicho que tus textos me recuerdan a un abrecartas de plata? Hermosos, pero punzantes. Yo no escribo así. Pero mira, a veces apetece intentarlo.

***

- Pretendes alejarte de mí envuelto en dignidad, como si nunca hubieses roto un plato, como si no fueses el mayor cabrón sobre la tierra. Qué gracia. "No ha funcionado", dices, y sonríes. "Es mejor que lo dejemos", como si yo tuviese algo que decir, como si no estuviese todo decidido. "Lo siento, nena", y me pides que separemos nuestros caminos. ¿Se puede ser más jodidamente injusto? Puede que tú tengas dónde ir, pero yo decidí que mi hogar estaba a tu lado. Aunque, bueno, de eso no puedo culparte.

Ahora lo veo claro: no me quisiste nunca. Fui un agradable entretenimiento, una cura para tu hombría, ¡poco más que un trofeo! Y, ¿lo peor de todo? Que lo supe siempre y me creí mis mentiras. Eso es lo más doloroso. Que tú no mentías con intención de engañar, o al menos lo hacías muy mal. Fui yo la que me engañé.

No entiendo por qué la gente detesta a las rameras por darse a cambio de dinero. ¿No es peor regalarse a cambio de nada, como he hecho yo? Joder, que el altruismo está sobrevalorado. Yo puedo haber sido muy generosa, pero ahora me siento como una mierda.

¿Te ríes? Entonces es cierto. Fui un juego. Y supongo que has encontrado quien me sustituya. ¿Es guapa? Seguro que sí. Seguro que más que yo. Pero dudo que sea tan gilipollas. Por complacerte a ti me perdí entera... Ahora dices que siga con mi vida...¡Si ya no me queda nada!

No, no te acerques. No pretendo darte lástima. De ti me valía cualquier cosa menos la pena. Habría matado gigantes por ti, ¿lo sabes? Habría vivido a tus pies. ¿En qué me he convertido? La grandeza del alma ha muerto si se deja de soñar a lo grande. 

Qué patética. Tú no eras más que un veneno y yo me apresuré a beberte sin medida. ¿Cuándo me convertí en esto? Supongo que en el momento en que fijé mis ojos en ti. Y acabé de rematar la jugada cuando creí que podrías amarme. Parece que nunca acabaré con mis reservas de inocencia...

Ya estoy harta, no me mires más. ¡Que no me mires, te digo! Márchate con ella y que tengas suerte, pero no vuelvas a mí nunca, ¿lo entiendes? Ni cuando haga frío, ni cuando estés solo, ni mucho menos en sueños. No voy a permitir que tu fantasma me persiga, ¿me oyes?



Él se marcha sin mirar atrás y cada paso duele más, como si alguien tocase sin piedad la herida que él le había abierto.

Alza los ojos y entre las lágrimas puede verlo: más apuesto, ingenioso, cálido y amable de lo que había sido nunca. Corre a cobijarse en sus brazos. En medio de la placidez consigue murmurar:

-Ahora tendré que deshacerme de ti, del recuerdo. Y eso va a costar más porque eres tal y como lo soñé: sin defectos ni faltas. 

Intenta zafarse del espectro pero se arrepiente. Arrebujándose entre sus brazos dice para sí:

- Pero no hay prisa.

Y rindiéndose a la melancolía y la nostalgia le entrega sus labios. 


10 comentarios :

  1. Curiosa entrada la de hoy... Ojiplático me he quedado XD

    Te quiero, Peque <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando estás así de mala leche escribir cosas de estas ayuda XD

      Eliminar
  2. Se me hace raro "oírte" decir tacos... jijiji
    Muy guay, como siempre...
    Un besote y ¡Feliz Año!

    P.D.: ¿ya te he dicho que para los reyes del 2016 voy a pedirme el libro que has escrito?... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he sido, ha sido el personaje :P xDD

      Feliz Año, Rosa, que 2015 te traiga muchas cosas buenas. A mí, que me traiga la publicación de ese libro para que te lo lleven los Reyes. Vamos, que te lo dedico personalmente y todo xD

      Eliminar
  3. A mí también se me hace raro leerte malhablada, o leerla a ella, pero me gusta muuucho. Los tacos, quieran o no, le dan cierta "profundidad" a las frases. Además, a mí me relaja bastante soltar improperios cuando estoy cabreada xD
    Espero que haya más entradas así, de relatitos, pero que no tengas que estar cabreada para que te salgan :)
    PD: Eso de "punzante" no suena a algo bueno... jo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy muy buena yo, nunca digo tacos xDDDD

      Lo de punzante no pretendía ser malo, siento que no te suene bien. Punzante...pues eso, que te llega y te traspasa. Te hace sentir. Y a veces duele. No sé cómo, pero tus textos siempre consiguen despertar sentimientos y recuerdos en mí. No sé si me explico xD

      Eliminar
  4. Tu relato me ha recordado muchísimo el libro que estoy leyendo ahora mismo. Va mucho en la misma línea. Por si sientes curiosidad, es Algo tan parecido al amor, de Carmen Amoraga.

    Y enhorabuena por otro relato ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo apunto en pendientes, jur-jur-jur.

      Gracias :D

      Eliminar
  5. Me quedo tonta cuando termino de leer :D
    Y es cierto, se hace raro leerte decir tacos xDD esa soy yo jaja
    Genial el relato ♥

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...