martes, 23 de diciembre de 2014

A long night's day.

Entra en el portal encogido. Si no estuviera tan sumamente cansado, tiritaría. Cuando se abre el ascensor observa el nuevo panel electrónico: -2ºC. 07:42. 25 de diciembre.

- Fum, fum, fum -tararea para sí.

Siete pisos. Cling. La puerta se abre y él recoge la mochila del suelo. Ni siquiera tiene ánimos para levantarla: la arrastra hasta la puerta. Cuando abre, sujetando el llavero en el puño para no hacer ruido, un agradable golpe de calor le acaricia la cara.

La casa parece desierta: todos duermen. "Menos mal", se dice. Había prometido a su mujer colocar él los regalos de Navidad bajo el árbol cuando volviese de trabajar. Así ella no tendría que esperar a que los niños se durmiesen. "Debieron de volver muy tarde", pensó él. "Y cansados, además", añadió cuando vio que los abrigos estaban sobre el sofá, el bolso sobre la mesa y, en el fregadero, sin limpiar, tres tazas que hace no demasiadas horas habían contenido leche con cacao. 

Antes de cumplir con su tarea se apresura a sentarse en el cuarto de baño, no tanto por la urgencia fisiológica de evacuar como por la de descansar. El inodoro que le habría parecido gélido si acabase de levantarse se le antoja confortable y casi cálido. Fija la mirada en la ventana y su mente comienza a divagar. "¿Qué tal les iría la cena anoche? No tengo perdón, mira que dejar a Laura sola con mi familia... Bueno, tampoco es que yo haya estado de fiesta, pero... Pobre. Estoy seguro de que si no hubiera sido por los niños habría puesto alguna excusa para quedarse en casa... Y no me extraña. Espero que el marido de mi prima no hiciese ninguna de las suyas. ¡Y que no discutiesen! Aunque difícil me parece..." 

Se sobresalta con una cabezada: "¡Me he dormido!". Mira el reloj: las 08:12. "Menos mal, no ha sido tanto...". Sale del cuarto de baño dispuesto a colocar todos los juguetes bajo el árbol y un regalo que Laura no se espera antes de que el sueño le sorprenda de nuevo. Encuentra una caja bastante grande con su nombre y una nota: "No seas gamberro: no lo abras". Le contesta mentalmente que ya es 25 de diciembre, pero Laura tiene razón: los niños querrán ver cómo abre su regalo con ellos. Se imaginaba sus caras y sus voces ansiosas: "Papi, papi, papi, ¿a ti qué te ha traído?". 

Suspira y sonríe. Piensa que la felicidad debe ser eso: un fuego interior que hace que el frío no importe, una fuerza que te anima a seguir a pesar del cansancio, un sentimiento que te da la voluntad suficiente como para esperar a abrir el regalo con las personas que quieres. 

- O para dormir, con suerte, dos horas y poder aguantar el trajín del día de Navidad-se dice, tras mirar el reloj. 

Seguramente menos. Los niños se despertarán ansiosos por abrir sus regalos y, aunque se acostarían tarde la inocencia parece hacerles incombustibles. Más que ir, se deja llevar al dormitorio y se desploma sobre la cama. Se duerme antes de quitarse el uniforme. 

¡Ah! Al final no serán dos horas, sino una y veinte minutos. Y, a pesar de todo, sonreirá. 





Hay muchas navidades. Muchas y muy distintas. A mí hoy me da por recordar a esa gente que va a estar alejada de los suyos en fechas señaladas: enfermeras, médicos, bomberos, policías, vigilantes de seguridad y muchos otros que me dejo.  Felices fiestas y un abrazo enorme :)

28 comentarios :

  1. Mmmm... me suena de algo y no se de que XP Te ha quedado precioso, cariño! :D


    Te quiero! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. xDDD ¿Sí? ¿Te suena? Jopechis, pues no sé de qué... XD

      Eliminar
  2. es tan bonito y me ha gustado tanto que diga lo que diga no voy a estar a la altura de lo que mereces que te dijera. Feliz Navidad!

    Un besazo!

    Lucía

    ResponderEliminar
  3. Bueno, Bettie, tú... ¿qué se supone que haces por las noches? Vigilas mi casa o algo así??? Esas son mis nocheviejas, o más bien las de mi chico, año tras año. Trabaja siempre, porque pide libre en nochebuena para estar con nosotros y con MI familia, y en nochevieja lo celebramos en mi casa con SUS padres, pero él normalmente no está. Sí, me toca suegros y encima no está su hijo. No preguntes. Vuelve a las seis de la mañana, dispuesto a darlo todo al día siguiente cuando llegue su familia a comer.

    Besos. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solamente para que conste en acta: NO TE ESPÍO. Jajaja, lo digo porque esto empieza a ser inquietante y mucho xDD Hasta yo me estoy asustando xDDDDDD

      ¡Mil besos! :)

      Eliminar
    2. Te pilla un poco lejos ¿no?. Si un día te decides a espiarme, entra y nos tomamos un café, o dos, y así te conozco en persona.

      BEsos.

      Eliminar
    3. Pelín lejos, sí. No te preocupes, que yo no puedo decir que no a un café -o dos- en buena compañía. Además, como pa espiar por allí, al raso, con el frío que tiene que hacer xDDD

      ¡Muá!

      Eliminar
  4. Pues sí... tantas navidades y tan distintas... No sé cómo serán tus navidades, pero sí espero que sean geniales, que puedas estar con toda la gente que quieres y que disfrutes mucho, mucho, mucho.
    Un abrazo, Bettie. Y ¡¡¡Feliz Navidad!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No con toda la gente, ni de cerca. Pero bueno, es lo que hay.

      ¡Feliz Navidad, Rosa! :)

      Eliminar
  5. Un gran relato, mezcla de melancolía e ilusión, como la Navidad, vaya.

    Felicies fiestas :)

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. Jajaja, ¡gracias! Aunque lo de siempre: no es para tanto :P jajaja

      Eliminar
  7. "La felicidad debe ser eso"... también me ha recordado a otro relato tuyo :)
    De nuevo ejerciendo tu "poder mierder" como tú lo llamas :P pero no sufro, me ha gustado mucho.
    Pasa una feliz Navidad con los tuyos (aunque no estén todos...) y sigue escribiendo siempre :) Un bsito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis relatos se parecen mucho a veces. Será porque los escribo yo xDDDDDDD

      Mi superpoder de mierda en acción!!! Ya pensaba yo que me estaba fallando xDDD

      Lo haré Angie, o lo intentaré. Igualmente, disfruta de estos días <3

      Eliminar
  8. "La felicidad es cosa de dos"... Felices fiestas, Betty ;)

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué dulce! Para Navidades no tengo regalos, pero qué más da, más tengo para Reyes, jeje. ¡Feliz Navidad y próspero Año Nuevo! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, yo siempre he sido más de Reyes... :P

      Igualmente, Euterpe. Que el nuevo año te traiga muchas cosas lindas :)

      Eliminar
  10. ¡Qué bonito, Bettie! Me ha gustado mucho el relato, me engancha mucho cómo escribes. Tanto que soy una ansias y necesito saber el final a corre prisas. Casi siempre. Pero hoy me lo he tomado con calma y he disfrutado de lo que transmites. Me enseñas mucho, Bettie, aunque no lo sepas ;) Espero que hayas pasado buenas fiestas! (Yo hoy estoy encantada, hemos sobrevivido yujuuuu)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Yo? Si soy una alumna permanente :P

      No lo he pasado mal, y eso ya es mucho decir. Y parece que tecleo, ergo sigo viva XD

      ¡Mua, Caroline! :D

      Eliminar
  11. Gracias Bettie por acordarte de las muchas y muy distintas Navidades. Hoy tus palabras me emocionan a mí. Coincido con Ro, algún espía tienes por ahí ;)
    Espero que hayas disfrutado de estos días.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja. En realidad soy agente de un grupo superespía. Muahahaha
      xDD

      Muá :D

      Eliminar
  12. Precioso. Eso lo compensa todo, la ilusión de los que quieres.
    Yo soy más de los tres señores interculturales que le llevan regalos al niño que nació en un pesebre, a pesar de mi poca religiosidad, pero igualmente compartir unos momentos así con la familia es lo que vale.
    Me encanta que Jack sea siempre (o casi) el primero en comentarte <3

    Ojalá algún año tengamos que perdernos esos momentos o dormir poquito porque tengamos trabajo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ea...

      Yo también soy más de Reyes Majos, las cosas como son xD

      Eliminar
  13. Qué bonita historia,me gusta...el año pasado una amiga enfermera me mandó un mensaje de felicitación desde el hospital en Navidad,en plena Nochevieja y ella alli,con sus bata(y sonriendo)por lo que pudiera pasar,es verdad,cuánta gente que trabaja para que todo marche éstas fechas,a veces no nos damos cuenta.Y también me suena un poco,nunca pude ir a la cabalgata de Reyes con mi hijo mayor,siempre me tocaba trabajar,cenaba deprisa con las compañeras...y al volver a casa de noche me encontraba con todo puesto,ni miraba casi,por no estropear la sorpresa al dia siguiente(y porque llegaba rendida desando dormir)pero me iba a la cama con una sonrisa.Y unas horas más tarde...las risas y los gritos.Hoy puedo ir con todos ellos a las calles a buscar caramelos y disfrutar del ambiente un poco,es una tarde-noche que no pierdo por nada.Me perdí muchas con el mayor,pero ahora con el peque las saboreo a tope,adoro las ilusión de los reyes,me encanta.Besos preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la vida se interpone en nuestros planes, ¿no? jajaja

      Un besote guapa :D

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...