domingo, 22 de noviembre de 2015

Finales felices.

Como sabéis, estoy escribiendo una antología de relatos para el  #NaNoWriMo de este año. Aprovecho para hablaros de cómo me está yendo y después paso al tema del post, que así relleno. 

No, si al final se me quedará el vicio de poner más y más palabras xD

Lo cierto es que estoy bastante contenta. Acabo de pasar el umbral de las 45000 palabras y hoy he escrito unas 5000. Creo que tiene que pasar algo muy catastrófico para que no consiga superar el reto este año. ¡Viva yo!

Significa mucho para mí, porque pensaba que no iba a conseguirlo. Es más, en un principio no pensé participar siquiera. No tenía tiempo (y no es que me sobre) ni cabeza para meterme en algo así. Pero al final va a resultar que sí, que podía hacerlo. Y no digo que todos los relatos sean una maravilla, pero con algunos he quedado bastante contenta. 

Por ejemplo, con el último que he terminado. Y ya vamos al quid de la cuestión. 

El relato es de amor, pero de una relación en la que nadie sabe que está enamorado (que las personas, para creernos inteligentes, somos bastante tontos a veces). Y bueno, al llegar al final uno tiene que decidir qué hace con esas personicas que se ha sacado de la cabeza. ¿Los hace felices? ¿Los hunde en la miseria? O lo más cruel: ¿deja a los lectores que se las compongan como puedan o quieran? :P

Hablando con Jack del relato me ha pedido que, por favor, escriba finales felices. Y bueno... Es que los finales felices salen cuando salen. A veces un relato simplemente me pide que lo acabe de otra manera. Será porque en la vida las cosas no siempre salen bien. Pero entonces me ha soltado una idea que expuso Laura Tejada ayer en su presentación en Valencia: es que ya hay bastante mal en el mundo. 

Nadie puede llevar la contraria a esa idea, pero no sé, a mí es que también me gustan los finales tristes y los finales "trislices", como dice mi querida Mandarinalia. Y los finales que añaden dos puntos suspensivos al punto final. Me gusta creerme la historia, aunque vaya de dragones o de extraterrestres, y en el mundo no siempre hay finales felices. Supongo que esa es una de las razones del éxito de Canción de Hielo y Fuego: se parece tanto a la Historia que podría serlo (no en vano se inspira en hechos históricos). 

Eso no quiere decir que de vez en cuando no me apetezca ver una película o leer un libro en los que todo sale bien y todo es maravilloso, pero es solo para un rato. Esas películas no me quitan los males ni me dan esperanza, por desgracia. Creo que me curé de esa afección cuando llegué a la adolescencia. Me di cuenta de que las cosas en el mundo real casi nunca son como en las películas, así que me ayuda más ver cómo alguien pelea en el mundo, aunque luego no haya un final feliz. Creo, que tampoco lo tengo del todo claro, porque a veces acabo inventándome el final feliz en mi cabeza.

En fin, ¿y vosotrxs? ¿Sois de finales felices, de finales tristes, de finales abiertos? 


Os dejo una canción que inspira finales felices :)



19 comentarios :

  1. FINALES FELICES, SIEMPRE!!!

    No digo que no haya finales tristes, triste-lices o de muchos puntos "suspendidos" XP (JUAS! ...el solico, mialo como se rie... ains!) que sean muy buenos por como están narrados o por la carga emotiva que tienen.

    Hay miles en realidad.

    El final de Braveheart por ejemplo (que me encanta y siempre me emociona... me emociona de llorar como una señora embarazada). Lo que pasa es que por buenos que sean, en mi cabeza salta automáticamente el chip... "Pues ahora Wallace vuelve de los muertos convertido en un guerrero-zombi que se van a cagar los ingleses y la madre que los fundo".

    "Pues ahora, León (el "pofesioná") resulta que no murió, que vive con Matilda que ahora ya es mayorzota y son amantes y son los mejores asesinos del mundo y van por ahi con su plantica haciendo "limpiezas" a diestro y siniestro".

    Y asi con todas y cada una de las historias con final triste...

    No lo puedo evitar. Se como es el mundo, Y ELIJO REBELARME CONTRA EL. A LA MIERDA LOS FINALES TRISTES! EN MI MUNDO LOS BUENOS GANAN SIEMPRE!!! XP

    Aunque entiendo que no todo el mundo opine igual :)


    Te quiero, Peque <3

    https://www.youtube.com/watch?v=nVYFOlVB-Uo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan tus finales alternativos. Yo también lo hago de vez en cuando, ya lo sabes XD :P

      Eliminar
  2. Yo lo que quiero son finales reales. Me da igual si es feliz o triste, mientras tenga sentido y me sorprenda... Un buen libro no se recuerda por su final, sino por su contenido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí también me pasa eso, que tiene que tener sentido. Pero a veces ocurre que por acabarlo todo bien queda todo como un poco inverosímil, ¿no te ha pasado nunca?

      Besos, Euterpe :)

      Eliminar
    2. Sí... Todo lo bueno tiene algo de malo también. Nada es perfecto.

      Eliminar
  3. Antes de nada, enhorabuena por lo bien que llevas el reto... ¡vas como una moto!... jajaja

    A mí me pasa un poco como a ti. Claro, hace mucho tiempo que he descubierto que no todo es color de rosa (bueno, para siempre es color de "Rosa"...jeje). A veces no me salen los finales felices y soy más de finales abiertos con puntos suspensivos.

    Pero, si pudiese elegir, siempre querría un final feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces los relatos piden algo y es imposible resistirse, ¿verdad?

      Bueno, a mí me gustaría implantar los finales felices en el mundo real por decreto ley, pero claro... xD

      Besotes, Rosa :)

      Eliminar
  4. Es que te picas, te picas... Y vas a acabar el reto antes que el mes.

    Yo soy de finales cerrados, buenos o malos, pero con su punto y final. Eso sí, lógicos, coherentes... Me sacan de quicio las historias que parece que se terminan porque al escritor se le han acabado los folios. Si no me gustan, ya me inventaré yo otro.
    Los finales abiertos o alternativos, como que no. A ver (autor), que si te la has jugado durante toda la historia, ahora no te achantes, sé valiente y dinos cómo quieres que acabe (salvo que haya un "bis" o secuela).

    Prefiero los que me dejan buen sabor de boca, como el de Persuasión. El conde de Montecristo se supone que acaba bien, pero yo no soy capaz de quitarme la sensació de desazón... (Por no decir que terminé la trilogía de los mosqueteros sollozando).

    Lo que está claro es que cada cual escribe lo que le sale del boli, o las teclas. Y a quien no le guste, que no lo lea.

    Besotes gordos y frioleros.

    PD. Y sigo leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veremos. Ayer por ejemplo no escribí nada xDDD

      Pues a mí me gustan los finales abiertos. No siempre, pero hay veces en que un no-final es el mejor final. :P

      Besos gigantes y calentitos :)

      Eliminar
  5. Yo también soy de finales reales, y a veces, la realidad es más triste que feliz. No me gusta que se fuerce el final feliz, y odio los libros, o películas, edulcorados de principio a fin, en los que nada te sorprende, pero tampoco me gusta un final tipo explosión nuclear que acaba con todo. Si el chico y la chica no pueden estar juntos, pues no pueden, sin forzar.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. No hay que poner azúcar de más, que puede arruinarse todo el plato :P

      Eliminar
  6. ¡Hola! que bien vas en el NaNoWriMo ^^ a mí la verdad me suelen gustar los finales cerrados, y si es feliz mejor xD pero alguno que otro he leído que el final es algo triste pero me he enamorado de la historia así que, eso tampoco es muy importante.
    Un beso, tienes una nueva seguidora :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queda una semana, así que... :P Pero yo creo que sí, que lo acabaré, a no ser que pille un bloqueo raro. A las malas acabo escribiendo "Joróbate Flanders" una y otra vez XD

      ¡Bienvenida!

      Eliminar
  7. Yo también lo prefiero coherente. Feliz, agridulce, triste o trágico. Pero coherente. Y también creo que en la variedad está el gusto. O sea, después de leer muchas historias con final feliz, me apetece alguna que no lo sea.
    Ahora bien, debo matizar algo sobre los finales felices. Como tú dices en un comentario, Bettie, un final 100% feliz... lo más probable es que me sepa raro también, inverosímil. Será que tengo un tic pesimista. Entonces, por explicarlo de alguna manera, para mí un final feliz coherente debe serlo a un 95% por ciento. No deja de ser feliz por perder un 5%, pero no me parece inverosímil tampoco. ¿Me estoy explicando bien? XD
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te explicas perfectamente. El final feliz perfecto pierde autenticidad, vaya.

      ¡Besos!

      Eliminar
  8. Yo elijo dos: Felices o abiertos (...camino de la felicidad)

    La vida es como es, y no siempre podemos controlarla, pero si cuando escribimos.
    Un final feliz no es cuando le sale todo bien al prota (que también) sino cuando queda esperanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tu definición de final feliz. Yo es que escribiendo soy casi impotente ante lo que sale. No creas que puedo hacer lo que quiero xD

      ¡Besos!

      Eliminar
  9. Apuesto por los finales reales, que igual mucho son trislices. Gracias por acordarte de mí, estoy tan perdida...

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...