domingo, 8 de noviembre de 2015

Mensajes.


El otro día MiNena volvió a la carga. No sé si os comenté que le habían regalado un teléfono móvil para su comunión (justo lo que necesita una niña de 9 años, ejem). Pues uno de los primeros teléfonos que apuntó fue el mío. Al principio me llevó un poco mártir con los dichosos whatsapp, pero es comprensible, estaba pasando por una situación nueva y ella, aunque parezca muy fuerte y alegre, es muy sensible. Después se ha ido moderando. Y desde que empezó el cole hacía ya tiempo que no me escribía. Por eso me sorprendió ver que tenía dos mensajes suyos. La conversación se desarrolló tal que así.

Hola Bettie, ¿cómo estás?
¿Estás trabajando?
No, ahora no estoy trabajando.
 Qué bien, entonces puedes darme clases otra vez.
¿O ya no das?
¡Ay, cariño! No estoy trabajando AHORA, pero por las mañanas sí. Voy a trabajar hasta que acabe el curso :( 
Jo, con lo que me gustas.  

Le pregunté si iba mal en el cole o qué pasaba. Y me contestó que sí, que había suspendido todos los exámenes. Yo le recordé que era muy lista y que podía hacerlo sola, que había acabado el curso anterior con notables. Y me dijo que ya, pero que se bloqueaba y no le salía, que no sabía. 

Al final se despidió derrotada, con un: "Bueno, pues nada, gracias Bettie". Como si hubiese crecido mucho de repente, no sé. 

Se me partió el alma. ¿Me gustaría ganarme la vida dando clases particulares? Sí. Pero tendría que poder ganarme la vida, porque una tiene la mala costumbre de comer y eso. Me encantan las clases particulares. Es muy fácil establecer un lazo emocional y de confianza con el niño o adolescente con el que trabajas, puedes hacer bromas, no sé, es otra dinámica. En esa situación tú eres la buena, la que ayuda, no la que suspende. Y estáis solos. Es muy diferente. No sé, las clases particulares siempre me han resultado muy gratificantes. 


Se lo contaba a Jack muy apenada, porque claro, las clases en un instituto son un poco diferentes. Primera, no estas sola con un adolescente, sino con unos cuantos (bastantes) más. Y estar en grupo supone que tienen que mantener cierta reputación ante sus iguales. Además, tú eres la que pone la nota, la que pone las normas, la que les llama la atención, la que les impone los contenidos, la que les suelta el rollo. No es que yo no me preocupe por ellos como me preocuparía si fuesen mis alumnos de clases particulares (quizá más), pero la situación es distinta y todos la vivimos de manera diferente. 

Le decía a Jack que MiNena agradecería mis clases muchísimo, mientras que muchos de mis alumnos se alegrarían si me cogiese una baja (no porque me odien, simplemente porque soy la profesora). Le decía que MiNena me va a recordar siempre mientras que estoy pasando por la vida de mis alumnos sin pena ni gloria. No sé, MiNena me había dejado tocada y estaba un poco hecha polvo. 

Entonces abrí el gestor de correo y vi que tenía un mensaje nuevo en el email de clase, en el que entregan los trabajos. Era de una alumna. Lo abrí un poco sorprendida, porque no esperaba nada. Me decía que le gustaba mucho escribir y que había escrito un texto inspirado en mis clases, que esperaba que me gustase. 

Atenea con su búho <3

El texto era... interesante. Un poco confuso, pero muy, muy apasionado. Y estaba muy bien para haberlo escrito una chica de 15 años. Y ahí estaban mis clases. Muchas de las cosas que llevo diciendo desde principio de curso, hasta algunas de las más abstractas y teóricas, ahí estaban. Y, además, elaboradas por ella, relacionadas con sus ideas, con su manera de ver la vida. No era largo, unas diez líneas. Pero... ains. 

No podía haber llegado en un momento más oportuno. 

Resulta que esta alumna no es de las que más participa. No parece afectarle mucho lo que digo. Y sin embargo...

No es que yo quiera ser una profesora tipo El club de los poetas muertos, pero me gustaría que lo que se hace en mis clases no se quedase en contenidos para aprobar un examen. Creo que la educación es mucho más que memorizar y aprobar exámenes. Supongo que por eso me emocionan estas cosas. 

Eso, o que soy una blanda de la vida, que también. 

16 comentarios :

  1. Si no te emocionases con este tipo de cosas creo que es cuando tendríamos el problema... No eres blanda, ERES HUMANA y tienes EMPATÍA. Eso, hoy en día es un TESORO.

    La vida en general tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. No podía llegar el email en mejor momento, claro: Es un ejemplo clarísimo.



    Te quiero, Pequeña <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El don de la oportunidad puesto en un mail. :)

      Eliminar
  2. Has dejado en tu nena una huella y la dejarás en muchos más, no te preocupes.

    Y ese email viene a demostrar que las cosas no siempre son lo que parecen... Seguramente estás influyendo en ellos más de lo que piensas. Y ha llegado en el momento justo ¿ves? esas cosas de meigas que te decía yo a veces...

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay meigas por todas partes, por lo que se ve :)

      Besos gigantes, Rosa :)

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Jajajaja, tampoco te pases. Ya te digo yo que a veces no tiene nada de mágico xD

      Pero gracias.

      Eliminar
  4. Acabas de empezar y ya recibes cosas así... ¿Te das cuenta lo que vales, Bettie? :)
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no lo esperaba. Fue... bonito. Precioso.

      Gracias, Letraherido ^^

      Eliminar
  5. Ese mail vale por todo un curso de trabajo.
    Llegar a alguien, que le importe lo que dices y le sirva. Es la mejor recompensa.

    En los institutos la palabra mágica no es enseñar (todos los profes saben mas de lo que los alumnos necesitan a esa edad), el verbo importante es aprender. ¿Se consigue que lo hagan? ¿Se dan las herramientas para que luego sigan solos? Parece que tu si, tendremos que evaluarte positivamente.

    Y, aunque parece que crees otra cosa, tampoco los alumnos de clases particulares suelen seguir añorando a la "seño" una vez acabada la relacción. Si es cierto que debes ser un poco maga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guille :)

      En mi experiencia con las clases particulares sí ha solido ser así. No tanto como con esta niña, pero recuerdo que una ex-alumna me vio en Valencia. Ella iba en un bus y yo por la acera. El bus arrancaba de la parada, y recuerdo como golpeaba como loca los cristales para que la viese, y con qué ganas me saludaba... Se me derrite el corazoncito xD Pero es más fácil. Con ella, como con esta niña, pasé todo un curso ahí. Con la del bus, dos. Se acaba por coger cariño, por ambas partes :)

      Y sí, evalúame positivamente, no sea que me bajen el sueldo... xDDD

      En serio, gracias por el comentario :)

      Eliminar
    2. ¡¡Ah!! ¿Encima con mas de una? Lo tuyo se acerca a lo milagroso.
      jajajajajajajajaja

      Te subo la nota... a ver si te suben el sueldo.

      Eliminar
    3. Jajajajaja, pues sí, con más de una.

      No sé yo. A bajarlo están dispuestos, pero no sé si a subirlo... xDDDD

      Pero se agradece, igualmente :)

      Eliminar
  6. No sé cómo serás dando clase, pero desde aquí se te lee bastante apasionada y no dudo que esa pasión la traslades al aula. Es normal que cales, aunque parezca que no. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo hasta qué punto es normal, pero lo que sí es es una maravilla :)

      Eliminar
  7. Es normal que las dudas te asalten Bettie. Dar clase, y hacerlo bien, ¡es muy difícil! Y peor aún, la mayoría del tiempo vas vendidx, no sabes si les llega o les resbala, si toda la intención que tú quieres darle a la clase es bien entendida y recibida. Hasta que recibes un mensaje como el de tu nena, o el de tu alumna, o te paran o te saludan por la calle y se te cae todo y una felicidad enorme te embarga.

    Yo entro poco a clase, pues mi trabajo no es ése, pero a pesar de lo poco que entro, me sigue chocando cuando me saludan o me paran por la calle y se acuerdan del nombre y de lo que les expliqué hace un año o dos en una hora. Y la cara de bobo feliz no me la quita nadie en lo que resta del día :)

    Ánimo, que estoy seguro que eres una profe genial ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, eso sí que es dejar huella en tiempo record :)

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...