domingo, 16 de septiembre de 2012

Cuando la política se convierte en espectáculo.

Hoy tengo un ánimo típico dominguero. Igual, igualito, que si mañana tuviera que ir a trabajar. La cosa llega hasta tal punto que estoy viendo Mars Attacks y me parece una película cargada de esperanzas y promesas. Y hoy la gente, el mundo y lo que me rodea no me ha ayudado a cambiar un ánimo que arrastro desde primera hora de la mañana. Y, en estos momentos, leer en mi TL el speech dominical de Pérez Reverte tampoco ayuda. Total, que como ya estoy de este ánimo que no he conseguido cambiar a pesar de intentarlo, creo que lo mejor va a ser cambiar de estrategia: cabrearme para pasar del hastío a la mala leche. Y desde ahí, enfrentar el lunes con energía. ¿Qué os parece? Además, me viene al pelo, porque ayer estuve leyendo unas cosas en un foro que me sacaron bastante de quicio.

Mi tesis: en España tenemos una concepción muy errónea de la política. A mí se me muere algo en el alma cuando leo acerca de la concepción de la política que tenían filósofos como Platón o Aristóteles. La política era algo importante, una condición sine qua non de la felicidad, pues solo en un estado justo el hombre puede tener una vida buena. Todo esto así dicho de manera poco rigurosa, que ningún filósofo/a venga y me crucifique ahora, plis. Y se me muere algo, como decía, porque miro a mi país y digo: Spain is different.

Que sí, que todo el mundo is different de la Grecia clásica. Y que, dicho sea de paso, la práctica política de la Grecia clásica no era tan ideal como nos han contado. Pero tengo la sensación de que en otros países sí se percibe la práctica política como algo de gran importancia para las personas, y en el peor de los casos, como una relación comercial: me han "elegido", me pagan mi sueldo, tengo que cumplir ciertas espectativas o me largarán. Los políticos españoles directamente piensan que somos tontos. Y he de decir que sospecho que no van desencaminados del todo. 

¿Cómo creo que se ve la política en España? Commo un partido de fútbol. Igualito. 

En primer lugar porque no se milita en un partido, o se simpatiza con él. Uno es del PP o del PSOE como el que es del Barça, del R.Madrid o del Betis. Uno, cuando es de un equipo, puede criticar, enfadarse y demás, pero al final, siempre cree que eso era un penalti a favor. La cosa cambia cuando es al contrario, porque los del equipo contrario se tiran.

Sin ir muy lejos, ahí está el tema del IVA. Si son los socialistas los que suben el IVA, para el PP es un hachazo a la economía, una aberración. Se montan manifestaciones y se recogen firmas. Pero ahora la subida del IVA es necesaria y no va a ser perjuidicial. No creo que el PSOE y sus militantes sean más consecuentes.

Qué malicas son las hemerotecas, Espe.

Si podemos ver este fanatismo político a nivel nacional, en los pueblos la cosa es despampanante. Siempre se dice que en los pueblos no se vota al partido, sino a la persona. JA. Pues mi pueblo es bien pequeño y eso no pasa. Pero lo más alucinante es cómo una cosa es buena o mala para el pueblo según quién la proponga o quien mande. Ejemplos:

  • Petición de un Instituto de Secundaria para el pueblo. En el pueblo gobierna el PP, en la Comunidad Autónoma el PSOE.  Se realizan marchas, apoyadas por el ayuntamiento, a la capital de la provincia y de la comunidad pidiendo el IES. Se hace una huelga  y muchos padres acuerdan no llevar a los niños al colegio. Todas las personas que NO secundan esa huelga son del PSOE.  (Conste que yo no estaba a favor de todo el movimiento, pero me apoyaba en mi experiencia como estudiante, en las necesidades del pueblo, en la cantidad de alumnos, etc.)
  • Se forma una plataforma para mantener un servicio de urgencias en el pueblo. En el pueblo gobierna el PP, en la Comunidad Autónoma también. Dolores de Cospedal, con esto de los recortes, decide que el servicio de urgencias en el pueblo ya no es necesario, o algo. Desde el ayuntamiento ni se inmutan. ¿Tendrá la alcaldesa algún interés en ascender en el partido, y por ello no quiere molestar al gobierno autonómico? Algunos ciudadanos forman una plataforma APOLÍTICA que busca mantener este servicio. Son acusados de socialistas y no obtienen el apoyo de los militantes y afines al PP municipal.  Debe de ser que ellos no se ponen enfermos por las tardes o los fines de semana. 
En fin, que cuando uno piensa que ha visto todos los tipos de estupidez humana posible, siempre hay alguien que te sorprende. No sé, supongo que los votantes del PP estarán contentos ahora que tienen que pagar matrícula en Bachillerato y ciclos formativos -antes no se pagaba- y el transporte -antes tampoco se pagaba-. Y supongo que si el artífice de los recortes hubiese sido el gobierno del PSOE, estarían muy indignados, y los militantes del PSOE, resignados y satisfechos. No lo entiendo.

¡Ey! Pues me siento mejor. Sigo sin entenderlo, pero por lo menos estoy más relajada. :P

En fin, ¡pasad una buena semana!



6 comentarios :

  1. Los militantes de cualquier ideología me parecen sectarios por definición. España es un país de dicotomías, de radicalismos, pero con una sorprendente moderación y resignación a pesar de esta gestión antidemocrática y corrupta, sea del partido que sea. Llevo días planteándome quemarme a lo bonzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sip, los militantes, en fin. Pero luego están los "votantes habituales", que no militan, pero defienden a su partido como a su equipo de futbol. De todos modos, por lo que yo sé de este país, es un país con grandes tragaderas que aguanta mucho, pero que explota cuando menos se espera y probablemente por una tontería. Ya veremos. Aunque no eres la única con ganas de inmolarse públicamente.

      Eliminar
  2. No os inmoléis. No servirá de nada. Os tacharán de locas.
    Es cierto lo que planteas Bettie. Yo al menos también lo veo así y precisamente esta mañana reflexionaba acerca de por qué, la mayoria de las personas, defendemos a los partidos a los que votamos a muerte. Por qué no somos capaces de cambiar de opinión? Es que es muy fuerte que seamos capaces de disculparlo todo si lo hace el partido que nosotros consideramos que nos representa. Y no se por qué pasa esto. Somos capaces de dejar de hablar a familiares o a amigos por defender al politico de turno que se le ha ocurrido tal cosa. O por meternos con el politico de turno que se le ha ocurrido tal cosa. Yo no lo comprendo, y reconozco que a veces me pillo siendo así. Siendo subjetiva y parcial. Procuro corregirme y suelo pensar, tener mi punto de vista personal, antes de leer los artículos de opinión. Pero si, tragaderas tenemos. Y creo que creemos en los milagros, demasiado. Que todavia pensamos que "ellos pelean por nosotros".
    PD. Mi pueblo tambien es bien pequeño y se vota al partido. Y aquí donde vivo, también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos pasa a todos de vez en cuando, lo importante es arse cuenta, parar y decir... bueno, pensemos esto con más calma.

      Lo de las tragaderas, ya he dicho, ahsta que se saturan. Cuidao, que veo que se nos viene encima otro motín de Esquilache o similar.

      Eliminar
  3. Yo tengo mi ideología más o menos clara, pero bueno, si el partido que mayoritariamente se "supone" que me representa no hace las cosas como me gustan... pues no le voto, pero tampoco voto al contrario por fastidiar.

    Aysss, que asco de gobierno, actual y anterior

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y todo. Yo lo de tener una ideología clara no lo veo mal. Lo que no entiendo es que si mi ideología mantiene que no se deben subir impuestos, por ejemplo, y voto a un partido que dice uqe no los va a subir, y luego los sube...¿por qué sigo defendiéndolo? La gente lo hace, y es un fenómeno digno de Cuarto MilenioXD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...