martes, 18 de septiembre de 2012

De nuevo, entrevista de trabajo.

Pues sí, así es. Tenemos otra entrevista de trabajo en ciernes. Con una diferencia: esta parece ser una entrevista de trabajo que DE VERDAD me interesa. No una entrevista para un trabajo basura, de comercial a puerta fría, o una entrevista para vender tarjetas de crédito por teléfono, avasallando al personal. No sé mucho del empleo, más que lo que detalla el anuncio en Infojobs (porque sí, Perri, no es una leyenda urbana, a veces llaman de ofertas de Infojobs :P). Y luego hay cosas que sospecho o intuyo, porque como en la oferta SÍ se detalla el nombre de la empresa, aunque no es una empresa que yo conociese o que me sonase, hice una búsqueda en Google. Fue desconcertante, porque salieron empresas NADA relacionadas con la oferta de trabajo, pero finalmente, con paciencia, encontré algo que cuadraba y pude hacerme una idea del negocio, algo útil para no ir "en bragas" a la entrevista. 

entrevista de trabajo

Cuanto más sabía más nerviosa me ponía, porque me daba cuenta de que ese trabajo podía interesarme. Vamos, no es el trabajo de mis sueños, pues el trabajo de mis sueños es la enseñanza, pero puede ser un trabajo que pueda desempeñar con solvencia, que pueda hacer bien. Además, se trata de algo que me interesa. Y con los nervios, llegó la inseguridad. 

Recuerdo que cuando me llamaron me sorprendí. Me apunté a esa oferta porque no me suponía esfuerzo, pero estaba segura de que no tenía oportunidades. Pedían 2 años de experiencia en el sector o en un trabajo similar, cosa que yo no tengo. Si, el sector me interesa, y he estado relacionada con él de manera no laboral. Pero eso no es lo que piden. En fin, que todo se resume al...¿por qué me han llamado a mí? ¿Qué habrán visto? 

Pero en estos últimos días, mi Jack y alguna que otra amiga me han animado. Me han repetido por activa y por pasiva que, si el trabajo es lo que parece, estoy capacitada para él. Que tengo la actitud y los conocimientos necesarios. Que lo haría bien. Y bueno, la verdad es que es un refuerzo que necesito. Porque tengo un complejo. (Jack, no te me enfades, que te conozco)

La gente me dice que es irracional, que no tengo razones para tener este complejo. Pero así son muchos complejos. Irracionales y tontos. Y yo tengo complejo de inútil. Inútil en el ámbito laboral. Creo que tengo claras las razones, y bien, he metido la pata alguna vez en mi vida. Pero si lo pienso fríamente, no sé por qué me martirizo. No toda persona puede hacer cualquier trabajo. ¿Por qué me martirizo con eso? Hace poco caí en la cuenta -y supongo que es el principio para vencer a este complejo- de que no soy una inútil, o no del todo. Que con 16 años eché una campaña de vendimia y que la aguanté. Y que de hecho, lo llevé bastante bien. Y es un trabajo duro. ¿Y por qué no he caído en la cuenta de esto hasta hace poco? Pues porque con frecuencia suelo ser mi peor enemiga. Eso es algo que cambiar, la verdad. 

Pero lo cierto es que tengo ilusión por esta entrevista, así que mis inseguridades y angustias están quedando un poco de lado, porque de lo que realmente tengo gana es de dar lo mejor de mí. De intentarlo de verdad. ¡Y veremos a ver qué sale!

9 comentarios :

  1. Eres una crack, de inútil nada. Yo me he sentido así en el pasado por muchas razones, y mira, nevermore. Lo único que pasa es que tenemos miedo, pero ¡todo el mundo lo tiene! Nadie se libra de eso y nadie nace aprendido. Con un poquito de experiencia cogerás confianza, pero antes tienen que darte la oportunidad y tú tienes que ser consciente de que, independientemente de los títulos que tengas o de lo que hayas estudiado, eres capaz de hacer muchísimas más cosas. Basta con ganas y responsabilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isa. De verdad, ¿cómo lo haces para decir siempre las palabras justas en el momento preciso? ;) MUAK!

      Eliminar
  2. Por EXPERIENCIA te diré que eso de creer que eres inútil es lo más normal del mundo y se llama, coo bien dice Isa, mieditis aguda a lo desconocido. Pero, que se cura trabajando. Por regla general, a no ser que seas una soberbia y una creída de mil pares de cojo..(que no es el caso), lo normal es pensar que no vas a saber desempeñar ese trabajo, que se te va a ar mal, que no vas a dar la talla. Pero eso solo es porque te preocupa hacerlo bien. Así que nada, fuera complejo. PEro que ya verás tú, como en cuanto empieces a currar eso se pasa.
    Espero que tengas mucha suerte, buena suerte y que lo consigas. Y en serio, lo del complejo lo tenemos "casi" todos (es que hay gente mu lista que se cree que todo lo hace bien...se llaman politicos ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Es normal? Ofú, qué peso me quitáis de encima XD

      Eliminar
  3. Yo también tengo ese miedo, aunque el mío es aumentado por mi inseguridad xD
    Si tu crees que estás capacitada para el trabajo, a por él!

    ResponderEliminar
  4. Cada nuevo trabajo acojona. Sentir ese miedo ayuda a ponerse las pilas y esforzarse al máximo. Ánimo, seguro que todo va fenomenal.

    ResponderEliminar
  5. ArG, de nuevo no me va lo de responder. Pues os contesto a las dos. ¡Vamos a por todas, claro que sí! Gracias :D

    ResponderEliminar
  6. Yo antes de empezar mi contrato de verano estaba convencida de que había olvidado cómo se sacaba sangre!

    Ánimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj, ¿tanto tiempo había pasado sin que vampirizaras a nadie? (De buen rollo, es que yo y las agujas.... uuuggghhh XD) Menos mal que me he encontrado en los últimos tiempos alguna que otra enfermera que me dieron ganas de hacerles un monumento :P

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...