viernes, 14 de septiembre de 2012

Diferentes personas, diferentes caminos, diferentes tiempos.

Vine del pueblo con ideas de escribir algo como este post. Pero al final se va a convertir en una "Entrada Rusa" al estilo de las de Perri Meison. Y es que, precisamente ella, escribía ayer un post que tenía que ver -al menos un poco- con lo que yo quería escribir hoy. Yo misma escribí un post parecido a éste hace un tiempo. Solo que enesta ocasión creo que el tono va a ser un poco más optimista. O no. Porque en esto de bloggear, uno sabe como empieza, pero no como acaba. Así que bueno, vamos a ello.

Como ya os he dicho, durante esta última estancia en casa de mis padres no he empleado demasiado tiempo en encontrarme con amigos y conocidos. En parte porque estaba en plan hogareño, en parte porque, en un pueblo como el mío, te encuentras a la gente sin buscarla, aunque en esta ocasión no ha sido así.  Aunque sí que hice por encontrarme con algunas personas. Una de ellas fue mi amiga Yara, a la que, por poco, llegué a ver embarazada. Si me descuido, me la encuentro con la niña en brazos.

Nuestro encuento fue breve, pero suficiente como para darme cuenta de que mi amiga ha cambiado. La Yara alocada -a veces demasiado- que yo conocía es ahora una mujer más calmada, parece mucho más centrada y responsable. Y además, está guapísima. Es una pena que le quede tan poco de llevar encima esa tripa que le queda tan bien. Espero, sin embargo, que ese brillo en los ojos que el embarazo ha acrecentado permanezca tras el parto.  

Yara y yo nos conocemos desde siempre. Vivíamos en el mismo barrio, a una distancia equivalente a doblar la esquina. Ella nació 9 meses antes que yo, no fuimos a la misma clase en el colegio, pero vivir tan cerca hizo que compartiésemos muchos momentos. Como he dicho otras veces, de pequeña yo no era una niña muy sociable, pero lo poco que socialicé fue en mi barrio y con Yara. Recuerdo cuando pasaba los domingos por la mañana a recogerme para ir a misa, y mi madre me ponía un trajecito de falda y chaqueta horroroso, acompañado de unos calcetines blancos con volantes de puntilla. Yara también fue una de las pocas niñas invitadas a mi comunión. Todavía conservo en casa de mis padres el peluche de una mamá conejo y su conejito que me regaló. Mientras estuve allí me quedé ensimismada un momento mientras pensaba en voz alta: parece que fue ayer cuando me regaló este peluche, y ahora estará comprándoselos a su hija. ¡Cómo pasa el tiempo!

Este "como pasa el tiempo" se nota más en estos casos, cuando comparas, porque yo no tengo una barrigota, ni previsión, ni una casa en propiedad, ni en previsión. Para mí, subjetivamente, el tiempo no ha pasado tanto, ni tan rápido. Ha habido dos cambios importantes en mi vida desde el momento en el que llevaba calcetines con volantes de puntilla: cuando dejé el pueblo para ir a la Universidad y cuando comencé a vivir en pareja. Y eso es todo, así sin pararte a pensarlo demasiado.

Pero, ¡en fin! Esta vez no tengo un sentimiento de amargura, ni de tristeza, ni de desesperación. Yara y yo somos diferentes. Tomamos caminos muy distintos en la vida y eso implica que viajamos con tiempos diferentes. Comparar lo incomparable no tiene caso. Mejor sigamos caminando nuestro propio camino, respetando nuestros tiempos, alcanzando nuestros éxitos y cometiendo nuestros errores.  Y si vamos "por detrás" en algunas cosas, aprovechemos para aprender de los que van "por delante".

8 comentarios :

  1. No sabes lo mucho que te comprendo. Yo estuve prácticamente 16 años en cama muy enferma y no veas lo "por detrás" que me siento... de hecho mi jefa no me saca muchos años y tiene un camino recorrido que a mi vete a saber si me dará tiempo.

    A nuestro paso,
    Nerea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Nerea, ya sabes, cada vida es única :) Lo importante es caminar :)

      Eliminar
  2. Cada uno a su paso, cada uno hace su camino :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Y es importante que cada uno haga el suyo. :)

      Eliminar
  3. Me encanta la última frase.
    La verdad es que yo si me pusiera a pensar en ello seriamente, estoy en las mismas o peor incluso xD
    Pero la verdad es que ya estuve bastante tiempo rallada por ello y ya paso.
    Desde entonces, aunque sea poco a poco, voy haciendo cosas las cuales estoy a gusto y me siento orgullosa de ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso es lo importante :) Yo ahora es que estoy en un momento "crítico", de esto que acabas de estudiar y te ves delante de una etapa nueva, en una época difícil, y comparas... y la cagas xD

      Eliminar
  4. Se que lo voy a decir aquí suena a vieja, revieja, pero estoy segura de que si dentro de 15 años!!! nada más y nada menos, te acuerdas de esta Perri, o sigues manteniendo el blog, me entenderás. Apenas puedes compararte ahora. De verdad. Tu vida no ha hecho nada mas que empezar. Lo cierto es que en esta historia, para mí, lo raro, lo anormal es lo de tu amiga. Tener una niña tan joven no es lo habitual hoy en día.
    Estoy muy de acuerdo que cada uno va a su paso y hace su camino. Eso es así. Pero cuando llegas a una edad, como pueden ser los 40, en la que ya empieza a haber cosas que NO VAS A PODER HACER, la cosa se ve de otro modo. No se como explicarlo sin parecer una vieja, pero es verdad que a partir de un momento, físico, de una edad, cambia la manera de pensar. Y eso pasa de la noche a la mañana. Y un día de repente te descubres preocupándote de cosas que jamás te habían preocupado. O simplmente un día te descubres preocupandote, sin más. Y eso duele.
    Cada uno su camino, es cierto. Tu momento crítico es porque te toca empezar algo nuevo. Trabajar. Pero no te puedes comparar, aún no. A no ser que tú quieras tener un hijo ya. Que esa sea tu prioridad actual.
    Uff...estoy un poco tocadilla con este tema ultimamente, sí. Es peor de lo que pensaba. Para mi "terapia personal" me quedo con algo que dices que me parece la clave: para mí, subjetivamente, mis últimos 15 años no han sido 15 sino 5 años. Así que me planto en los 30, directamente!! jajaja.
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no será lo normal, pero mis amigas parece que han elegido lo de tener hijos por hobbie xDD Desde luego, no es mi prioridad actual ahora.

      Espero que te animes, que enfrentes estas preocupaciones con fuerza y que encuentres una salida que te satisfaga, te lo mereces :) Y si no, pues eso, podemos quedarnos en los tiempos subjetivos XD


      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...