lunes, 14 de marzo de 2016

Ansiedad.

Aunque este post tiene poco que ver con la canción de Nat King Cole, no me puedo resistir a ponerla.


Hablemos de la ansiedad. La otra noche me encontraba fatal de la ansiedad y pensé lanzar un tuit del estilo: "Hablemos de la mierda que es la ansiedad", y empezar a despotricar en un hilo. Pero la edad (jo-jo) me ha dado la capacidad de pensar casi siempre antes de hacer algo (solo casi siempre) y preferí no hacerlo. Supongo que pensé que iba a quedar muy victimista, o que iba a parecer que quería llamar la atención. Y bueno, puede que eso último fuese cierto: si no quisiese atención escribiría un diario, ¿no?

Hace ya años que sufro de ansiedad. Desde que me volví al pueblo. Antes de eso había tenido un ataque de ansiedad, o eso creía yo. Uno solo. Fue en tercero de carrera, antes de un examen (no recuerdo de cuál). Me empecé a agobiar y a sentir nerviosa, y creí que eso era un ataque de ansiedad. No. Solo estaba nerviosa. Muy nerviosa, eso sí. Más nerviosa de lo que había estado nunca. Pero ahora sé que no era ansiedad.

Como decía, la ansiedad comenzó al venirme al pueblo, al dejar mi casa de Valencia (porque era mi casa, mi hogar). Comencé a despertarme agitada, inquieta, me costaba respirar. Yo, que si de algo disfruto es de estar en la cama, no podía estar en la cama, sentía claustrofobia. Normalmente después de eso venía el ataque: sensación de ahogo, falta de respiración, incluso temblores.



Pero lo peor no son los ataques, o eso creo. Cuando te da un ataque de ansiedad lo pasas mal, pero se pasa. Es un rato (más o menos largo) pero, yo al menos, cuando pasa, me siento aliviada, como si me hubiese quitado un peso de encima. Lo verdaderamente malo es la ansiedad en el día a día. Sentir que te pones nerviosa sin razón. Porque no es que te pongas nerviosa por algo, sino que te pones nerviosa porque sí, sin saber por qué. Es angustia pura y dura.



Eso es lo que me pasaba la otra noche. Y es una mierda, perdonadme la expresión, porque lo que sientes es que ya no eres dueño de tu cuerpo. Es como que tu cuerpo y tu mente se rebelan contra ti. Intentas tranquilizarte (respirar, imaginar escenas relajantes, concentrarte en algo y un millón de técnicas de relajación más) pero a veces nada funciona. Y de lo único que tienes ganas es de abandonar tu cuerpo y mandar todo a tomar por saco. 

No entiendo por qué a mí. Yo siempre he sido muy tranquila (tanto que mi madre dice que tengo menos sangre que un nabo), siempre he manejado bien los nervios y el estrés. No sé por qué esto me está superando. Ni sé si se va a acabar, si llegará un día en el que no me ponga ansiosa sin razón, en el que no sienta esa angustia acuciante pero indefinida. Me gustaría pensar que sí, pero no lo sé.

Escribo esto ... en parte porque sí, porque necesito soltarlo. Pero también porque si hay alguien al otro lado que se siente así quiero que sepa que no está solo/a, que yo también siento esa rabia y esa frustración cuando no puedo dominarme y tranquilizarme. Y también quiero que sepa que si necesita soltar lastre o similar, mi email está a su disposición. 

Y eso es todo. 

42 comentarios :

  1. ¿Cuando has estado un tiempo fuera del pueblo no has experimentado esas sensaciones, Bettie? Yo no tengo ni idea de medicina, ni de ansiedad, ni de nada remotamente relacionado con el cuerpo humano, pero eso podría ser un patrón. Mucho ánimo, Bettie. Y tú también sabes cuál es mi correo y que puedes escribirme cuando sea para lo que sea. Espero que pronto puedas volver a tu hogar, sea en Valencia o donde sea, porque el hogar está donde está aquello que quieres y necesitas, y ahí la geografía no importa. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha mejorado desde que tengo trabajo, pero yo croe que lo que necesito es sentir que estoy otra vez viviendo mi vida, tal y como yo la quería, para estar bien del todo. O eso quiero creer, no sé.

      Gracias por el ofrecimiento, Javi. Eres un solete.

      Eliminar
  2. Cómo te entiendo... a mi antes ni un examen de los gordos me quitaba el sueño, pero ahora convivo con la ansiedad. Has explicado muy bien la sensación... No sé si es el estrés, el cansancio... no sé, pero ahí está. En fin!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Yo he sido siempre de lo más tranquila, y afrontaba los exámenes y eso con bastante serenidad. Incluso las oposiciones, el verano pasado, las llevé bastante bien, con nervios, pero bastantes menos de lo esperable creo. Pero así, sin venir a cuento, empiezas a notar esa presión en el pecho, esa sensación, ese "acelero mental". Es horrible :(

      Jo. Lo siento, Lia.

      Eliminar
    2. Es como si no se pudiera parar al cerebro sí. Él sigue a su bola y no le valen cuentas. A mi, a veces, me sirve leer y leer hasta que ya se me cierran los ojos. Al menos así consigo apagar el cerebro...

      Eliminar
    3. Sí, es una de las pocas que me suelen funcionar, pero tampoco siempre >_< Ains.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Nos pasa exactamente lo mismo y por las mismas circunstancias. 5 años va a hacer en junio que me instalé en mi casa, que dejé Almería para volver y al principio bien, pero ahora estoy regumal. Se junta que no tengo trabajo, que quiero independencia y problemas familiares. Pienso que esto pasará. Un beso guapa y cuenta conmigo en este "frente".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, 5 añazos... Es que es eso, se juntan muchas cosas, y es como si la vida se quedase en stand by...

      Esperemos que pase rápido. Mucho ánimo.

      Eliminar
  5. Te entiendo. Sufro ansiedad con agorafobia desde hace años. Tengo medicación y suelo estar más o menos bien casi todos los días, pero luego tengo etapas que me paso nerviosa y con miedo todo el día... Es horrible. Ahora mismo estoy con esa sensación, ya llevo unos días y me imagino que estará conmigo un par de semanas... Por desgracia, es lo que hay :/
    Hay que ser fuertes. ¡Algún día venceremos esta lucha!

    Mucho ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puf... Yo tuve un breve episodio de agorafobia hace años, y fue terrible, terrible. :( Duró unos meses, pero madre mía >_<

      Ánimo, Lara.

      Eliminar
  6. Mucho ánimo, yo también he tenido una etapa de ansiedad muy fuerte, durante el final de una etapa de mi vida (creo que fue la ansiedad misma la que me hizo darme cuenta que ya no podía seguir así) y de vez en cuando me da el amago, pero lo tengo bastante controlado. Mi truco es no pensar en cómo me gustaría estar y queépensaba que iba a estar haciendo para la edad que tengo, porque si no me pongo fatal... Y volver a estudiar también me dio mucha calma, a falta de encontrar trabajo.

    Es una sensación malísima, sobre todo cuando te da a la mínima, ante cosas que antes no te hacían sentir así, ante cosas y situaciones que ni entiendes porque te angustian, pero lo hacen.


    Ánimo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si yo intento no pensar en nada. Y normalmente, como estoy bastante ocupada, pues no suelo estar tan mal...Pero a lo mejor cuando llega la noche y el momento de desconectar y relajarme, es cuando me pongo mal, y me da una rabia...

      Y es eso. Cosas que no te suponían ningún problema, se te hacen un mundo... Pf...

      Eliminar
  7. Bueno, pues sí, me has hecho sentirme menos sola.

    Tengo crisis de ansiedad desde hace años, desde la separación de mis padres, que me afectó bastante. Desde entonces, a veces, mi mente y mi cuerpo se rebelan contra lo que pasa, el estado de tensión, los nervios, y me da un ataque en el que me cuesta respirar, en el que tengo que terminar tomando las riendas, porque parece que uno se muere, como que te estuviera dando un ataque al corazón o algo así.

    Pasará, lo sé porque ya voy para vieja. Todo pasa, y luego se ve con otros ojos. También esto. Te lo aseguro. Dentro de un tiempo lo mirarás por encima del hombro.

    Pero ahora, ahora me has hecho sentirme menos sola en mis penas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que veo somos un club selecto, pero de un tamaño considerable, jajaja.

      Mucho ánimo, Ro. Podemos con ello, cada una con lo suyo. Abrazo fuerte.

      Eliminar
  8. Como no soy médico, ni psicólogo y no entiendo de ansiedad, porque por suerte no la sufro ( aunque me parece un poco preocupante que haya tanta ansiedad por aquí) no me voy a meter en diagnósticos caseros. Por si sirve de algo te diré que a veces tengo la sensación de que no disfrutas de lo que te pasa cuando te pasa, o bien te parece insuficiente, o quieres ya lo siguiente, o no lo valoras como merece. El tiempo que has pasado en casa ha podido ser clave para tus estudios de oposición, (la obligación de comer y pagar un alquiler viviendo fuera de casa te hubieran impedido dedicarte en cuerpo y alma a ello), encima te ha salido bordado. Además has sido capaz de rellenar tu tiempo con otras cosas que te gustan y que están trayendo muchas gratificaciones personales. Tienes salud, tienes a tu chico, trabajo en lo que has deseado toda la vida, eres joven...En serio, y yo no soy de las que ponen paños calientes, pero creo que debes valorar lo que tienes hoy y dejar de suspirar por mañana. Además, nada te garantiza que el futuro vaya a ser mejor.
    O quizá tengas miedo a que se estropee...
    A veces cargarnos de obligaciones crea ansiedad. Yo como soy una inconstante, padezco de frustración crónica, pero tengo claro que soy yo la principal provocadora de ello. Los problemas no suelen venir de fuera, casi siempre está dentro de nosotros, y ni el tiempo ni la distancia nos alejan ni alivian de ellos. Reconocerlos y aceptarlos. Y si se puede: superarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final he hecho un diagnóstico casero, casero...¡soy incorregible! :(

      Eliminar
    2. A mí también me sorprende.

      El tema, Perri, es que yo no tengo ansiedad -ahora no- por la situación. No creo, vaya. Eso es una de las cosas que peor llevo. Porque no tengo ansiedad por las oposiciones (paso y ya está), ni por el trabajo, que me encanta, ni yo qué sé. Es que en el momento en el que me pongo a descansar es cuando me entran neuras que ni identifico. Y yo qué sé. No sé qué hacer, la verdad.

      Eliminar
    3. ...hummm...¿No dormir? jejejeje!!! Espero que se te pase, yo te mando un beso antiansia tamaño cachalote.

      Eliminar
  9. Si a la ansiedad le añades un miedo horroroso a cualquier cosa... la existencia se hace casi insoportable y sólo queda poner el piloto automático para sobrevivir.
    Lo mio tiene que ver mucho con la separación de mis padres, y eso que ya no soy una niña, pero sobretodo con esa sensación de vida en stand-by que parece bastante común por aquí.
    Se pasará, o eso espero...

    Un saludo y mucho ánimo, Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte yo he ido venciendo miedos, aunque al principio también estaba bastante atemorizada... Como fuera de lugar.

      Ánimo, S.

      Eliminar
  10. No puedo decir nada salvo que lo siento mucho :(
    Y bueno, que desde la distancia y virtualmente, tienes todo mi ánimo y apoyo, por si te sirviera.
    Y que vales mucho, Bettie.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Yo he tenido un par de ataques de ansiedad en mi vida; y creo que sí son ataques porque me faltaba la respiración, me mareaba y sentía opresión en el pecho.
    Pero nunca he tenido ansiedad crónica o que durase con el tiempo, sino que fueron casos puntuales en situaciones de mucho estrés o de mala situación personal.

    Siento mucho que pasen tanto cosas como estas(por loq ue leo aquí arriba) porque a parte del sufrimiento, no hay motivo ni a quién echar la culpa, y no es tan fácil como decir: Cálmate.

    En mi caso esos ataques de ansiedad fueron efecto o consecuencia de fobia social, así que quizá no es tanto ansiedad y estoy metiendo la gamba.

    Espero que vaya mejorando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tanta gente tiene problemas de ansiedad... algo va mal. Creo. Yo he tenido problemas antes, pero he lidiado con ellos, he pasado malas épocas, y en paz. Pero ahora, no sé...

      En fin, gracias, hijafante.

      Eliminar
  12. Keep calm & ... (haz lo que quieras)

    La ansiedad es muy puñetera... Y no sé qué será peor, sentirla o no sentirla... porque también puede ser silenciosa y traicionera.
    Hace siete años la padecí, casi sin saberlo. Empecé a adelgazar y adelgazar y adelgazar (comiendo lo mismo). Hasta que mi madre, sin yo saberlo, me pidió cita en el médico y tuve que ir. Me dijo, literalmente: -"Tienes ansiedad... podrías seguir adelgazando hasta morir..". Me puso a tratamiento y, por suerte, me recuperé.
    A veces uno piensa que puede con todo y se empeña en decirse "estoy bien", pero no es así. Así que, si me lo permites, te voy a dar un consejo, aunque no lo hayas pedido: si realmente sientes que tienes ansiedad, ve al médico y trátala... no es una tontería...

    Las circunstancias nos afectan en gran medida. Seguramente, cuando estés donde tú quieres estar y con quien tú quieres estar, viviendo la vida que tú quieres vivir, toda ansiedad desaparecerá.

    De momento... ¡mucho ánimo, Bettie!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Keep calm and kill everybody :D

      Espero que algún día desaparezca. Quiero pensar que ocurrirá. Ojalá.

      Eliminar
  13. Bettie... Ánimos mil. A veces uno no sabe por qué le pasan las cosas, pero tampoco hace falta saberlo todo.

    Yo también te sugeriría que hicieras una visita al médico, a veces simplemente hace falta una ayuda. Por experiencia lo sé...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor sería lo suyo, no digo yo que no.

      Eliminar
  14. Cada día me gustan más tus post. Yo también llevo varios años con ansiedad... y es horrible, llego un punto en que ni podía salir de casa porque TODO me daba ansiedad. Ahora estoy en tratamiento y aunque estoy en un pequeño bache estoy mejor. Pero vivir así no es vida, tampoco entiendo como tú porque me pasa esto a mí. Siempre he sido una chica miedica y algo insegura pero me acabo superando. Es muy jodida y difícil de llevar la ansiedad, hace un par de noches que tenía ansiedad puse este tuit: "Es muy difícil hacerle creer a tu mente que esta todo bien cuando tienes la respiración agitada, las manos frías y las pulsaciones elevadas." Y es que eso es la ansiedad, tu cuerpo se apodera de tu mente y aunque te repitas que no pasa nada, que te tranquilices, cuesta...
    También he querido escribir mil veces sobre esto, y estas Navidades puse un post en mi blog hablando indirectamente de este problema mío, pero siento que la gente no entiende que tengas ansiedad, y bueno, lo digo por experiencia. Piensan (en mí caso) que quiero llamar la atención o que no soy más que una niña consentida que se coge berrinches... y llevo fatal el tener ansiedad delante de gente que no conozco, siento que me juzgan.
    En fin, no me extiendo más. Y ánimo que de todo se sale.
    Besos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo a veces me expongo tanto (el anonimato ayuda) que me da igual. A mí sé que hay gente de mi vida real que, si dijese esto, me juzgaría y demás, pero yo qué sé. Es mi realidad.

      Un beso y un abrazo fuerte, Nela.

      Eliminar
  15. Es ser una persona tranquila no está reñido con poder sufrir ansiedad, no tiene nada que ver. Cuando te mudastes dices que abandonastes tu hogar, pero eso no significa que no puedas hacer del pueblo tu nuevo hogar. Mejor dicho, debes de hacer del pueblo tu nuevo hogar. Te lo dice alguién que se ha tenido que mudar a tierras más allá de los Pirineos para poder intentar dedicarse a lo suyo. Yo siempre digo que me mudo de hogar. Por otro lado, la ansiedad debe de ser tratada y cuanto antes mejor. No soy médico, pero como neurobióloga sé de lo que hablo. Yo iría a un psicólogo a que me guiara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor podría, pero es que no quiero xD Lo intento, pero me es imposible casi verme viviendo aquí, y llevar un estilo de vida que me guste. Pero eso es una neura mía.

      Bueno, si cuanto antes mejor, ya llego tarde ^^'. Soy consciente de que quizá debería buscar ayuda, pero me sigo resistiendo. Quizá por una manía mía...

      Vaya, sí que soy maniática... xDDDD

      Gracias por tu comentario, Aivic.

      Eliminar
  16. Otra que se une al club... Y quiere aportar su granito de arena con su experiencia...

    Con 15 años empecé a padecer una mala adolescencia, entrando en un círculo vicioso de miedos, fobias, ataques de ansiedad... llegando a la depresión. Mis padres me pusieron en manos de un psicólogo y estuve en tratamiento regular hasta los 18, sin nada de medicación pero donde me ofrecieron infinidad de recursos para aprender a conocerme, ser fuerte y luchar. Me diagnosticaron fobia social y agorafobia y pudimos trabajar muchas de las razones que provocaron mi estado, algunas provenían de experiencias de mi primera infancia que no tenían que ser traumáticas pero lo fueron en un futuro. La mochila que llevamos a cuestas debe ser revisada de vez en cuando. Poco a poco dejé de acudir de manera regular al psicólogo, pero hasta los 24 años más o menos tuve alguna crisis difícil de auto gestionar y acudí de nuevo a sesiones puntuales porque necesitaba ayuda. Ahora, con 29 años puedo decir que estoy totalmente recuperada, a base de mucho esfuerzo y trabajo por mi parte, eso sí. Pero llevo unos 3 años sin ni un solo ataque, aunque también sé que pueden volver a aparecer de manera más o menos intensa, y que estoy preparada para afrontarlo si esto ocurriera (bien de manera autónoma o con ayuda, pero sé el abanico de opciones que tengo para luchar)

    Con esto me gustaría expresar que nuestra salud emocional es exactamente igual de importante que la física. Igual que es inconcebible vivir años con un dolor físico sin acudir al médico, creo que debemos luchar para que la sociedad entienda y defienda que tampoco es sano vivir con dolor emocional esperando a que esto pase por sí solo. Hay veces que podemos saber los motivos de nuestro dolor, pero cuando la ansiedad se vuelve crónica, es decir, aparece cuando no tendría porqué hacerlo, es una señal de nuestro cuerpo avisando de que algo va mal. Y si esto se extiende en el tiempo puede dar lugar a otro tipo de dolencias más graves (ese fue mi caso, hay una liquido en nuestro cerebro que se inflama cuando estamos en una situación de peligro, es un recurso que tiene nuestro cerebro para avisar al cuerpo de que estamos en un momento de estrés. Cuando ese líquido se inflama cuando no debe o de manera regular se llama ansiedad, y si esto se produce de manera crónica puede dar lugar a un tipo de depresión. Con todos mis respetos a los psicólogos, yo no lo soy y probablemente no lo esté explicando correctamente, pero esta fue la explicación que a mí me ofrecieron, me sirvió y creía debía compartir)

    Así que, después de leer todos los comentarios me gustaría con esta experiencia animar a quien padece estos síntomas a que no se conforme con esperar a que todo mejore. Es justo exigir sentirnos bien, es justo pedir ayuda a profesionales. Insisto, si es inconcebible vivir toda una vida con dolor físico, debería serlo también con un dolor emocional. Os animo a todos los que estáis pasando por algo así, sea más o menos doloroso, a que busquéis ayuda, todos merecemos vivir con una buena salud emocional.

    Siento el tocho, pero, de verdad, espero haber podido ayudar a alguien. Un beso fuerte, Bettie ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura de que sí. Pedazo de comentario. ¡Gracias, Silvia! :)

      Eliminar
    2. Silvia, estoy contigo. Muchas veces prestamos atención al cuerpo, pero no a la mente. Al fin y al cabo, también hay que cuidarla y a veces no somos autosuficientes.

      Enhorabuena por el gran trabajo que has conseguido y gracias por compartirlo.

      Eliminar
  17. Tengo un transtorno de ansiedad. Me acompaña en todo momento. Me pasó los días alterada, nerviosa, muchas veces sin motivo. Agradezco cuando me deja tranquila un rato. Pero me dificulta mucho mi lucha por conseguir salir adelante. Estoy estudiando un ciclo de laboratorio químico. Y a veces tengo que dejar la práctica y salir del laboratorio por culpa de la maldita ansiedad. También me dificulta concentrarme para estudiar, lo que hace que tenga que esforzarne más para poder superar los exámenes. He conseguido llegar hasta aquí y, aunque la ansiedad me acompañe, quiero conseguir acabar el ciclo y seguir adelante con mi vida. Porque mi ansiedad es fuerte, pero yo quiero serlo más y superarla.
    Mucho ánimo!!
    Besitos, guapa!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te deseo mucha suerte en la lucha :) Esa ansiedad no va a poder contigo, ya lo verás :D :*

      Eliminar
  18. Voy un poco en consonancia con Javi y Perri.
    Justamente has dicho que todo empezó cuando volviste a tu pueblo. Fue un trago duro dejar lo que teníais en Valencia y es normal que te haya afectado. Si encima la convivencia luego ha sido dura, por cosas que has contado y con las que me sentía yo muy identificada, pues...
    Te lo digo porque yo antes de irme a vivir ya por fin sola con mi marido estaba realmente mal. No sé si fue un ataque de ansiedad lo que me dio un día pero pensaba que me moría ahí mismo del agobio. No podía casi ni respirar.
    Necesitas volver a tomar las riendas de tu vida y vivir tu vida 100%. Si todo sigue así vas a poder hacerlo pronto. Espero que así sea ♥♥♥
    Mientras no llega eso, ánimo :* Un abrazo ♥

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...