viernes, 25 de marzo de 2016

Lo urgente y lo importante, o quemarse antes de brillar.


Ayer me puse muy triste. Resulta que, como me desperté bastante mejor (he pasado unos días criminales con la dichosa gripe, o lo que fuese), decidí ponerme a rellenar la instancia para las oposiciones de Andalucía. Pues el ordenador, recién formateado, decidió que pasaba del tema. Yo no sé, algo debió ir mal en la instalación, o algo debió de irse al cuerno en algún momento, porque me tocó reinstalar el sistema operativo. Espero que fuese eso, porque si Ubuntu le tiene manía a mi PC, la hemos jodido. 

"Bueno, pues lo hago desde el portátil". Ahá. Problemón: no tengo el Java instalado y hacía falta para la dichosa firma digital. A pelear con Java, Ubuntu (que también lo tengo en el portátil), y la madre que lo fundó. 

Mientras yo estaba en todo eso, mi padre estaba haciendo ajo arriero abajo, porque yo se lo pedí.  Esa imagen, la de mi padre haciendo ajo arriero, es una de las más bonitas de mi infancia, tradición de cada Semana Santa.  Y este año me lo perdí por culpa de los dichosos problemas informáticos. Que, joder, qué manía me tienen los ordenadores :(  O no. Me lo perdí por mi culpa. Porque no supe parar, mandar el ordenador y la instancia al carajo e irme a vivir lo importante. 



(Lloré, lloré mucho cuando me di cuenta. Y mi ansiedad ahora me dice que ha sido para nada, que en cualquier momento el ordenador se irá al garete de nuevo, que no va a durar ni unos días en orden, y que entonces todo habrá sido para nada. Y, aunque no se así, aunque el problema informático esté solucionado, me he perdido a mi padre haciendo ajo arriero, y ya está. Me lo he perdido.)



Hoy he visto una imagen en Instagram, y esto tiene poco que ver con lo anterior, o quizá no. Era una nota de inspiredtowrite, una chica que cuenta sus subidas y bajadas como escritora y a la que llegué durante mi primer NaNoWriMo. 

La nota era esta:




No sé por qué, pero me ha emocionado. Quizá es porque necesitaba leer algo así. Quizá porque me he pasado todas las vacaciones, maldiciendo entre escalofríos y ataques de tos, porque no estaba haciendo "nada", porque no estaba estudiando, porque no he preparado cosas para el próximo trimestre, porque no estoy haciendo nada especial con Jack. Quizá porque cuando decido acabar de estudiar antes, o cuando no puedo concentrarme, o cuando me concedo tiempo para descansar, me siento mal, culpable. Como si estuviese malgastando el tiempo, como si no fuese necesario. Quizá porque me siento mal por no ser una "súper-opositora" que trabaja y, en sus días libres, echa 12 horas de estudio. Es que... no puedo. Ya me cuesta ser una opositora mediocre, con que...

No sé por lo que ha sido, pero he sentido la necesidad de compartirlo también en castellano para que todo el mundo que me lee por esos mundos de Internet pudiese entenderlo.




Yo soy de ritmo lento y, aún así, siento que necesito parar. Que no consigo seguirle el ritmo a la vida, pero no puedo quedarme atrás.

Y me da miedo. Me da miedo quemarme antes de tener la oportunidad de llegar a brillar, consumirme en un suspiro y que no queden más que cenizas.

Y esta es mi primera neura post-febril. 


15 comentarios :

  1. Por desgracia el tiempo que nos ha sido concedido es limitado y más breve de lo que nos gustaría. Está bien y es correcto centrarse en las responsabilidades diarias y en las obligaciones, pero como tú misma decías en tu entrada «Posponer la vida»: creo que no a cualquier precio. Sacar unas oposiciones debe de ser algo durísimo de por sí, así que si estás pensando que deberías hacer más, que no estás haciendo lo suficiente, y posponiendo cualquier cosa que te haga un pelín feliz por estar estudiando, creo que 1) no vas a poder dar de ti misma estudiando todo lo que podrías por sentirte, de algún modo, un poco frustrada; y 2) acabarás por asimilar el rato de estudio como un infierno al que has de verte sometida. Y pienso que cualquiera de las dos situaciones es mala para ti. Pon tu cerebro unos días en modo «control de crucero» y seguro que te lo agradece. :P Ánimo, Bettie. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso he decidido. Total, hoy ya estamos a viernes, no tiene sentido martirizarse. El martes vuelvo a bordo. :) (Si el ordenador me deja >_<)

      Eliminar
  2. Jajajaja, ay, Bea. Relee tus posts antiguos y los consejos que me dabas a mí cuando te pregunté sobre las opos. Tú misma tienes la respuesta.

    Y nada de mediocre, eres una opositora genial, que ya ES profesora.

    Por lo demás, me siento totalmente identificada contigo... qué te voy a decir, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haz lo que digo y no lo que veas que hago, porque la llevas clara XD

      Seamos serios: como opositora soy bastante cutre. El año pasado era menos cutre y el esfuerzo rindió xD Ya veremos qué pasa en próximas ediciones xD

      Ains. ¡Besos! Y gracias por los ánimos :)

      Eliminar
  3. Pffffff... Hoy creo que yo también necesitaba leer ese texto.
    Acabo de volver de 3 ríos más al sur, triste porque le he tenido que decir a mi madre que no se venga unos días conmigo (y, por tanto, que se quede sola en casa) porque tengo unos días muy liados entre trabajo y estudiar (tengo un par de OPE amenazantes, aunque sin fechas). Después de tener la enésima bronca porque he dejado el doctorado tirado hasta que YO tenga GANAS de hacer la tesis.

    En fin... Voy a meterme debajo de la mantita del sofá.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues hazlo, hasta que tú tengas ganas. Y cuando tengas ganas, lo retomas. Y chimpón. Se acabó :)

      Ánimo, guapa.

      Eliminar
  4. Pffffff... Hoy creo que yo también necesitaba leer ese texto.
    Acabo de volver de 3 ríos más al sur, triste porque le he tenido que decir a mi madre que no se venga unos días conmigo (y, por tanto, que se quede sola en casa) porque tengo unos días muy liados entre trabajo y estudiar (tengo un par de OPE amenazantes, aunque sin fechas). Después de tener la enésima bronca porque he dejado el doctorado tirado hasta que YO tenga GANAS de hacer la tesis.

    En fin... Voy a meterme debajo de la mantita del sofá.

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Hola cielo. Primero que nada mucho ánimo, tod@s tenemos momentos así, de bajón en los que necesitamos parar y pensar. Volver a empezar de cero y tomarnos las cosas con calma. Lo que tú haces no es fácil así que no te agobies. Poco a poco seguro que mejora todo. Así que ánimo y para delante. Yo estoy de recaída gripil así que paciencia. Nos leemos. Besiños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mejórate con la gripe, Saray. Gracias por los ánimos. ¡Un beso fuerte! :D

      Eliminar
  6. Bettie... Yo sólo te voy a decir una cosa respecto a lo de "aprovechar" el tiempo: MOMO.

    Bueno, también te mando mimitos, abrazotes y besitos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Tengo que recordar a Momo :(

      Gracias por los mimos, cielo. Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  7. Bastante nos exige la vida como para encima autoexigirnos nosotros el doble :(
    Creo que esto es un problema social, existe una presión social, a veces explícita, otras implícita, de ser productivos a toda costa. Y creo que eso nos cala queramos o no.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Hola, Bettie.
    A ver, pongamos las cosas en su sitio.
    Ya sabes cual es mi posición actual y que soy una quejas y una fatiguitas, y que ahora mismo me voy a quejar cuando tú y yo sabemos que tus problemas son mil veces más graves que los míos; pero aún así esta semana me ha abierto los ojos(y me ha inflado el estómago, que no me entran más torrijas).

    Ha venido una amiga de Madrid en una visita sopresa y no he podido estudiar. Nada más venir ya estaba agobiada porque no tendría tiempo y todo lo llevaría mal; pero también sabes que hace un tiempo hice un escrito de disfrutar y que las cosas vengan como puedan y quieran, que disfrutaré de lo que toque. Pues bien; he decidido que ha sido una semana santa genial, con lo que he hecho y con lo que no.

    Y eso has de hacer tú; porque ser opositora es muy difícil, porque estar mala cuando viene Jack de a tomar por saco es muy difícil, porque perderte a tu padre haciendo ajo arriero es muy jodido... ¿Pero sabes qué? Tu padre puede hacer ajo arriero otro día, porque las tradiciones se adaptan a las posibilidades; que Jack no va a dejar de besarte porque estés mala(o al menos no va a dejar de tener ganas) y que Ubuntu no es más que unos y ceros y que no va a dejar que te amargue porque eres genial. PUNTO PELOTA.

    Y ahora me voy... Muak.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto ímpetu y cuánto énfasis :D jajaja

      Gracias por los animitos, me hacen falta, porque la cosa ha empeorado xDDD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...