jueves, 30 de abril de 2015

No me reconozco.

Electoralmente hablando, quiero decir. Estamos a menos de un mes de las elecciones municipales y autonómicas, y yo tan pichi. Como si no pasara nada. 

Lo cierto es que estoy un poco desilusionada, la verdad. O harta, no sé. Desde que tengo 16 años he seguido la actualidad política con atención, pero de un tiempo a esta parte casi que prefiero pasar palabra al respecto. 

Parece contradictorio, en una época en la que a muchas personas ha comenzado a interesarles la política, o eso podría parecer, si nos fijamos en la programación de los canales de televisión más vistos. Las tertulias políticas ya no son algo marginal, sino un espacio en el que se invierte y que la gente sigue. Nos gustan las entrevistas a políticos, nos gusta que la gente les pregunte, nos gusta exponerlos a periodistas y tertulianos (no es lo mismo). Y nos gusta comentarlo en las redes sociales y hablar de ello en el trabajo. Los programas de actualidad se han convertido en un fenómeno.

Yo debería estar contenta. Hace tiempo que reclamo espacios de debate e información para los asuntos que nos conciernen a todos. Pero el 80% de las veces, cuando pongo estos programas, solo escucho ruido. Generalizo. Ya sé que no cometen todos los mismos defectos, ni en la misma medida, pero es complicado que una persona, cuando acaba de ver uno de estos programas, haya cambiado de opinión o haya ampliado sus miras. Parecen servir solo para reafirmarte en creencias previas: exacerbar odios y reforzar filias. Supongo que tiene que ver, en parte, con que todavía no hemos entendido lo que es un debate: que no se trata de gritar más, ni de atacar, sino de esgrimir argumentos. "Argu...¿quéeee?".

No sé, no veo la seriedad y la profundidad que estas cuestiones requieren, no las encuentro. Claro: vamos a golpe de audiencia y titular, ensalzamos las bondades de lo nuevo (simplemente por ser nuevo) y de actitud crítica, poco. Si me he arrimado a un determinado color (morado, naranja, rojo, azul, verde,...) todo lo que hagan los de mi equipo está bien. Sea lo que sea. No hemos acabado con el sectarismo político, hemos multiplicado las trincheras. Pues vaya solución.

Pero no, no. La culpa no es de los medios. O al menos no es lo peor del asunto. Lo peor es que los políticos -los nuevos, o algunos de ellos, más que los de siempre- se han aprendido bien la canción y saben bailarla. Desgranan programas poco a poco, marcando fechas, como si se tratara del estreno de una película. Hacen declaraciones que saben que estarán en los medios durante días. Ponen el acento sobre las medidas más polémicas, para que se hable de ellos, bien o mal, pero que se hable. Y todos apelan a valores muy loables pero que, agitados en sus manos como banderas, parecen perder todo el contenido.

Yo qué sé. Voy a acabar creyendo que esto no tiene arreglo. Lo nuestro, como ciudadanía, digo.

Espero que este desánimo se compense con un llamamiento a formar parte de alguna mesa de votación. Ya, ya sé que pensáis que estoy tarumba, pero yo quiero ver cómo es eso. :P



21 comentarios :

  1. Es normal el desencanto en cierta medida. Ha habido y hay demasiado "sucante" en la salsa de todos. E incluso obviando eso, el nivel político de este pais es de "culo, caca, pedo, pis" la mayor parte de las veces.

    Pero si algo he aprendido de ti, es que de la política no se puede "desertar" mientras que uno viva en sociedad.

    Y a la esperanza la tienen que enterrar sobre uno, y no a la inversa.


    Te quiero, Osita bebe <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya. Si yo no estoy desertando. Solo... bleg. XD

      Me gusta eso de la esperanza :)

      Eliminar
  2. Yo he estado desencantada desde siempre. A mí los fundamentos políticos me gustan, pero es que aquí sólo se ve "tú dijiste esto, eres un (inserte insulto)" y el otro o la otra "pues tú dijiste lo otro, eres un (inserte aquí insulto)" en serio que eso es lo que más he visto, que lo ponen en las noticias y todo. Y yo flipando, eso no es de personas serias.
    "Tú robas" "Ah, pero tú robas más". Asi, tal cual! Perdona!!?? Porque eso de no robar no nos lo planteamos ¿no?
    En fin, que no, no tenemos remedio como sociedad, porque a pie de calle se escucha cada cosa que ni te cuento.
    Y dejo el tema porque me pone mala -.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de no robar ni se plantea, parece ser.

      Sí, lo peor es eso, darte cuenta que el sentido común es el menos común de los sentidos. Y claro, si la gente que vota piensa ciertas cosas, pues ... difícil que las cosas cambien, no sé.

      Eliminar
  3. A mí la política me gusta, como disciplina o como teoría. En la práctica, en general, no sólo en España, es un baile de pasos muy marcados, en el que no cabe improvisación. Todo se estudia, todo se prevé, todo se analiza. Es difícil ilusionarse cuando te enfrentas a un decorado, a una opereta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahá. Y yo veía muchos hilos. Lo que pasa es que creía que era posible que alguien entrase en el decorado improvisando. Pero ahora ya no lo tengo tan claro.

      Eliminar
  4. Yo estoy plof políticamente hablando... Otras veces votaba al que mejor me engañaba, pero es que ahora no me creo a ninguno. Por si fuera poco en nuestra comunidad tenemos que elegir entre lo malo y lo peor... Pfffffff ( y yo espero que no me toque mesa, que un año fui suplente y me tocó pegarme el madrugón para volverme a la cama... Volví después de comer a votar).

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta, nuestra comunidad, la cosa pinta mala. Miss Cospe, qué te cuento. Pero Mister Peich, no te digo ná. Y yo ya no sé si tirarme al tren o al maquinista.

      Yo también estoy plof. Y creo que ese comentario que has escrito, podría haberlo escrito yo xD

      Eliminar
  5. Pega n.º 1: los tertulianos en los debates políticos. Porque Eduardo Inda, admitámoslo, no es periodista sino tertuliano. Además, es un tertuliano malo: una cotorra, que no sabe callarse cerca de las cámaras y mucho menos escuchar al resto.

    Pega n.º 2: en este tipo de debates, ni siquiera los partidos emergentes saben encauzar correctamente un debate. Recuerdo, por ejemplo, la ocasión en la que Pablo Iglesias "rebatió" a Inda en LaSexta Noche preguntándole si era verdad que en el colegio le apodaban Pantuflo...

    Pega n.º 3: incluso los nuevos partidos siguen estancados en ideas retrógradas como el voto útil o la perpetuación de la democracia representativa (en detrimento de una democracia directa). Es el mismo error de los perros viejos copiado por los cachorros políticos.

    Pega n.º 2053: los medios de comunicación no son un medio informativo, son una cerbatana de dardos envenenados para que unos se echen mierda en la cara a otros. Las anticampañas contra partidos emergentes son flagrantes. Y me parece muy descarado que los partidos antiguos, con todo su historial de corruptelas varias, quieran dar lecciones de cómo hacer bien las cosas en el contexto actual.

    Pega n.º 293384: un porcentaje demasiado, demasiado elevado de los que votarán en las próximas elecciones no se va a informar por su propia cuenta sobre las propuestas electorales de los partidos. Con lo que hayan pillado en el Intermedio, en la tertulia de turno de Alfonso Merlos o en Los Desayunos de su primo el tonto será suficiente. Y no, realmente no lo es.

    Y así nos va. Y nos va a seguir yendo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El "Y nos va a seguir yendo" es lo que más pica.

      Pero sí, sí a lo que dices. Es justo lo que yo quería decir.

      Eliminar
  6. El panorama político es desolador... y yo seguiré votando. Pero como siempre: al que considero menos malo.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también seguiré votando. Pero la verdad... ahora mismo no sé a quién.

      Eliminar
  7. Yo tengo clarísimo a quién NO votar... lo malo es que no tengo ni idea de a quién votar...
    Creo que ya hemos llegado a un punto en que estamos todos asqueados con el tema político. Y esto es tremendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pasa a mí. Que sé a quién no, peron o sé a quién sí. -.-

      Eliminar
  8. Yo tengo clarísimo a quién NO votar... lo malo es que no tengo ni idea de a quién votar...
    Creo que ya hemos llegado a un punto en que estamos todos asqueados con el tema político. Y esto es tremendo

    ResponderEliminar
  9. Desolador.

    Yo cuando las autonómicas la verdad desconecté un poco porque no estaban los ánimos familiares para pensar en política la verdad pero ahora las municipales me pican,y las generales cuando lleguen no te quiero decir más.

    Desencantada, hastiada... lo que viene siendo hasta los webs de no sólo no tener claro mi voto sino pensar que no hay quien dárselo.

    Eso sí, votar siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Tú además votas con selfie y todo xD :) :*

      Eliminar
    2. Por supuesto! Para las municipales Merche me ayuda con el sobre 😊

      Eliminar
    3. <3 eso estará bonico de ver :D

      Eliminar
  10. Suscribo todo lo que has dicho, palabra a palabra, yo también me siento así.
    Pero es como un mecanismo de defensa... prefiero pasar para no padecer, que hay mucho malo y hay que ser felices!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, lo malo es que estas cosas acaban repercutiendo, de una u otra manera en nuestra felicidad. Y una ya no sabe qué hacer...

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...