miércoles, 8 de abril de 2015

Reto (X): Hoy.

Voy a hacer algo que no se debería hacer, es decir, retomar una historia que estaba bien donde la dejé. Os hablo del relato del reto "Mañana". Lo voy a estropear, lo sé, pero es que les cogí tanto cariño a los personajes en un ratillo que... Además la canción de hoy, ofrecida por un/a retador/a anónimo/a, me devuelve una y otra vez a ellos y a su historia. En cualquier caso, siempre podéis quedaros con vuestros finales alternativos, que estoy segura que alguno hay :P O leer esta historia como si fuese completamente independiente. O lo que queráis, vaya :P

***
Música para leer.



Acaba de ponerse el aftershave. Se mira al espejo y sonríe. Piensa que la sonrisa le queda rara, pero no importa, hoy está dispuesto a hacer el ridículo. 

Todavía es pronto, así que escucha música en su cuarto, tumbado en la cama. Piensa en ella y recuerda su encuentro. Reconoce que nunca se habría atrevido a hablarle en el instituto pero la papelería era otro mundo. Además, se había visto obligado. Si no la hubiese saludado habría quedado como un gilipollas. Así que le dijo hola.  Y ella le contestó. Y se hizo el silencio. Él miró la carpeta de Batman que ella llevaba entre las manos y respiró hondo. "¿Vas a ir a la fiesta de estudiantes esta noche?", preguntó. Ya tenía preparado un "Yo tampoco, son un aburrimiento", pero ella respondió que sí, que quizá se pasara. Apretaba las manos con fuerza en la carpeta y sonreía. Y él se permitió soñar con que tal vez era por él. Así que respondió: "Vale, bien. Allí nos vemos", y salió corriendo.

Coge el  teléfono y mira la hora. "¡Joder!", piensa. Se levanta a toda prisa, se arregla el pelo y se dispone a marcharse. Para en seco. Se agacha bajo la cama y coge la chaqueta de béisbol. Hoy está dispuesto a todo. A lo que haga falta. 


Se ha atrevido a pedirle ropa a Adela, la chica de 2º a la que ayuda con el inglés. Tienen la misma talla pero ni de lejos la misma ropa. Mientras mira el modelito extendido sobre la cama piensa en Grease y comienza a cantar "You're the man that I want". 

-Uh! Uh! Uh! Honey! 

Baila por toda la habitación. Casi no puede creer lo que le está pasando. Ha hablado con él. Él se ha dirigido a ella. Y ella le ha demostrado que no es una empollona pardilla, no. Ella también sale. Al menos desde hoy. 

Se enfunda el pantalón pitillo y la camiseta ajustada, ambos negros, y se pone los zapatos de tacón de Adela. Intenta dar unos pasos sin demasiado éxito, así que, convencida de que va a ser su gran noche, se niega a pasarla en Urgencias.  Saca de una caja unas Converse granates, aún por estrenar, y se las calza. Sale de casa sin despedirse, no quiere que nadie la vea. Al oír el portazo, su madre se lleva la mano a la mejilla, buscando el beso que le falta. 

Aún es temprano, pero ha quedado con Adela. Ha prometido que la ayudaría a maquillarse, aunque ella le ha dicho que prefiere ponerse en sus manos, al menos esta noche. Y ha hecho bien. Adela tiene en su habitación una cantidad obscena de brochas, pinceles y productos de maquillaje. Abre y cierra cajones, mira y prueba este y aquel tono sobre el dorso de su mano. Mientras tanto charlan. Adela intenta sonsacarle quién es el afortunado, pero ella no dice nada. No quiere que le digan algo así como que está fuera de su liga.  Adela, resignada, le dice que ya se enterará, porque con esa pinta es imposible que haya chico que se le escape. Gira la silla y la pone frente al espejo del tocador. Empieza a entender eso de "menos es más" que ha oído alguna vez. Apenas parece que lleva maquillaje, salvo una tenue sombra de color en las mejillas y un delineado negro que, junto sus pestañas maquilladas con rímel, enmarca sus ojos. Sonríe. Mira el reloj. Lanza un beso a Adela y sale corriendo de su casa, mientras ella le pide a gritos un selfie juntas.


Él la mira. Ambos están solos, yendo de aquí para allá, paseando las bebidas sin alcohol por la pista de baile. Y ambos están incómodos, cansados de la música atronadora y machacona. Han pasado...¿qué? ¿dos horas? Quiere ir a hablar con ella, pero se siente como una gaseosa que ha perdido su efervescencia. Y encima, para colmo de males, lleva puesta la estúpida chaqueta de béisbol.


Ella lo mira. Ha perdido la cuenta de cuántas veces se han cruzado sus miradas. Probablemente él tenga miedo de que se acerque y se ponga a hablarle. Se dice que ha sido una ilusa y, esforzándose en no llorar, sale de la discoteca.


¡Se marcha! Mira a su alrededor, como buscando ayuda pero, ¿quién va a ayudarle? Es algo que tiene que hacer él solo y de una vez por todas. Se quita la chaqueta y la deja abandonada en la discoteca antes de salir. La encuentra sentada en la acera.

-¿Ya te vas? -pregunta él.
-Sí. Me estaba aburriendo como una ostra, la verdad -contesta ella, resentida.
-Ya. Estas fiestas son una mierda. Yo no habría venido de no ser... -dice, pero se calla a tiempo. O a destiempo.

Pero ella lo ha entendido. Él ahora tiene la cabeza gacha, pero no importa: se inclina para alcanzar sus labios y lo besa como ha imaginado tantas veces. Lo que nunca imaginó es que sus labios sabrían a refresco de limón.

Cuando se apartan ambos bajan la mirada, profundamente turbados. Él advierte que ella tiembla y maldice la idea de haber abandonado la chaqueta. Ella, que no tiembla de frío, se tranquiliza cuando él pasa un brazo sobre sus hombros. Él quiere huir con ella, llevársela a cualquier lugar donde el mundo no pueda alcanzarlos, pero se contenta con preguntarle:

-¿Damos una vuelta?

Y ella, que en ese momento iría con él al mismísimo infierno, asiente y sonríe.


19 comentarios :

  1. Estos dos me caen superbien! XD Y además Grease! <3

    Te quieo, osita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grease y Clint Eastwood. Son muy cinéfilos estos dos XD

      Eliminar
  2. Tiene una carpeta de Batman <333333

    Son tan, pero tan adorables, que jo *____* Puedes seguir escribiendo sobre ellos cuanto quieras <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. <3

      Son muy adorables el par de dos, sí. Yo quiero adoptarlos. O dibujarlos. Mierda, tengo que aprender a dibujar XD

      Eliminar
  3. Pues a mí tampoco me importa que sigas contando su historia. Me gustan estos chicos...

    Por un momento me he sentido como cuando tenía 14 o 15 años... ;)

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son más majos.... jajaja

      :)


      Gracias por leer, Rosa :)

      Eliminar
  4. Si es que no se puede ser más tierno... Y con final feliz, y no la de veces que nos quedamos mirando como se va sin saber qué hacer...

    Un encanto Bettie ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, pues sí, pero este esta pareja es tan extraña que tiene que salirles, vaya. :P jaja

      ¡Muá!

      Eliminar
  5. Si es que no se puede ser más tierno... Y con final feliz, y no la de veces que nos quedamos mirando como se va sin saber qué hacer...

    Un encanto Bettie ;)

    ResponderEliminar
  6. Yo también pensé en Grease, cómo lo sabías ¿eh?, jajaja.
    Me ha gustado mucho que continúes la historia porque al menos a mí, me faltó más ;)
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la idea y la imagen son muy de Grease. Tenemos esa referencia muy marcada jaja :P

      Eliminar
  7. Mola eso de desquitarse y decir "ale, pues continuo la historia" ¿eh? :P
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas. Que a mí a veces me gusta dejarlo estar. Pero a estos dos les he cogido cariño, ea. :P

      Eliminar
  8. Ese momento de Grease ha sido épico. Bettie, las clavas con las últimas frases de todos tus relatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si vieras las veces que escribo y borro, añado y quito, al final... xDDDD

      ¡Viva Grease! Yo creo que el momento Olivia Newton-John lo hemos tenido más de una... jajajaja

      Eliminar
  9. -¿Damos una vuelta? ¡Qué bonitos recuerdos!
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es una frase que supongo nos sonará a casi todos :P

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...