lunes, 6 de abril de 2015

Peli: La chispa de la vida.

Aquí hay spoilers, improperios y de todo. Lee bajo tu propia responsabilidad.


Hacía tiempo que quería ver esta película. Tanto que se me había olvidado su existencia, así, tal cual. Fue Jack quien me la recordó, así que le hicimos un hueco para verla. Y en buena hora... >_<

No es que la película sea mala, al contrario, creo que está muy lograda y que consigue lo que persigue. Pero el mal rato que yo pasé no tiene precio. 

Así de entrada no iba yo muy convencida, ¿sabéis? José Mota en un papel "serio", no me pegaba. Será porque lo he visto tantas veces haciendo el payaso (en el mejor sentido de la palabra) que no lo encajaba en un papel así. Esperaba, no sé, que hubiese puntos cómicos a lo largo de la trama. Pero no. O al menos yo no los vi. Yo solo tenía ganas de llorar y exiliarme del mundo, a partes iguales. 

¿De qué va "La chispa de la vida"? Pues de un ejecutivo de publicidad que lleva dos años en paro y al que se le acaba el paro, por lo que su búsqueda de trabajo es ya algo más que desesperada. Su mujer, maestra sin trabajo fijo, se vuelca en animarlo y en hacerle mantener la esperanza. Pero cuesta, sobre todo porque no están ellos solos: también tienen dos hijos. 

Pues aquí el publicista tira, de últimas, de su capital social, es decir: contacta con amigos, ex-compañeros de trabajo, conocidos, etc., para intentar conseguir un puesto de trabajo. Ni siquiera algo fijo, ni a jornada completa. Algo, cualquier cosa. Pero nada, ni por esas. No puedo hacer nada por ti, paso de tu cara, ahora trabajo en una oficina supermolongui con tablets que salen de la mesa y si te he visto no me acuerdo. 

La cuestión es que el tipo, decidido a que nadie le arruine el día, decide darle una sorpresa a su mujer, reservando una habitación en el hotelito en el que pasaron su luna de miel, en Cartagena. La operadora de información telefónica le dice que no existe y el tipo, ni corto ni perezoso, se va de Madrid a Cartagena a comprobarlo y a enterarse de qué ha pasado con el hotel. 

Lo que ha pasado es que han encontrado un teatro romano debajo. Cuando llega están en plena inauguración y él, metiéndose donde no le llaman, se cuela por una parte de las ruinas, llega a una zona peligrosa, un vigilante de seguridad le echa el alto, él intenta huir, se tropieza, acaba enganchado a una estatua sujeta a una grúa, eso se mueve, y termina suspendido sobre el vacío. El vigilante va a buscar ayuda, pero no llega a tiempo. Cuando vuelve, el tipo ya se ha caído sobre una especie de malla metálica y, aunque parece que no tiene ningún daño grave, no puede levantarse. Cuando el vigilante se fija, se da cuenta de que el tipo tiene una barra de hierro clavada en la cabeza. Guay, ¿eh?

Evidentemente, el alcalde de turno y la responsable del museo intentan que no se sepa, pero fracasan. Y podéis imaginaros el circo mediático que se monta. No, no creo que os lo podáis imaginar. Hay que verlo para creerlo. Porque sí, te lo crees. Mi malestar no se derivaba de la película en sí, sino de la creencia en que podría haber pasado en realidad, con todos los esperpénticos elementos que retrata Álex de la Iglesia: representante intentando vender exclusivas y publicidad, el accidentado intentando sacar lo máximo posible de la tragedia para salir de su crisis económica personal, los periodistas buitres, los no tan buitres, alguna gente íntegra (que de todo hay en la viña del Señor), el del móvil que vende una grabación, el político acelerando o retrasando el rescate según su propia conveniencia, ... De todo. Y bastante repugnante. 

¿Os la recomiendo? Sí, si queréis ver en qué hemos quedado, que ya ni siquiera pedimos pan y circo. Con el circo nos conformamos. 

10 comentarios :

  1. Lo que te dije, Alex de la Iglesia se quedó "tan agustico" con esta peli, repartiendo a diestro y siniestro.

    Me pareció una película, muy buena, con actuaciones muy buenas, destacando a Mota y a la Hayek, y también al chaval de Aida en su papel de hijo gótico-matrixiano.

    Eso si, es tan cercana a la realidad en su esperpento, que hiere U_U



    Gran post! Te quiero, Bichilla! <3

    ResponderEliminar
  2. A mí me parece que no la voy a ver, porque para sufrir siempre hay tiempo y porque sí, porque sé que estas cosas suceden y en la sociedad hay lo peor de lo peor (sólo con poner el telediario ya lo tienes cada día :S)...
    Lo del circo mediático me ha recordado a una película que vi, en la que un extrabajador de una empresa llega a quejarse y la cosa se lía y se lía y lo que empezó siendo una cosa sin más intención que un arrebato de queja, termina en desastre total y definitivo a causa de la prensa. Y sí, la acabo d destripar entera pero es lo interesante de esta película es ver cómo se va liando la cosa. Tampoco tiene nada de comedia pero como es estadounidense a mí no me importa tanto verla porque es lejana (siempre da más miedo lo que tienes cerca porque te puede ocurrir a ti...). La película se llama Mad City y, a su vez, es un remake (esto me acabo de enterar) de otra llamada Ace in a hole.
    Hala, rollazo que suelto, sorry
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, pues yo me voy a quitar de películas de este tipo por una buena temporada... xD

      Eliminar
  3. La vi hace tiempo y no tengo buen recuerdo de ella. Como desagradable... no sé.

    Besos. He estado perdida, voy a ver si me voy poniendo al día...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has estado descansando, que te lo mereces.

      Sí, es buena peli, per la sensación es desagradable.

      Eliminar
  4. La vi en verano cuando las tomas maratonianas de la peque y me parecía ir leyendo lo que pensé en aquel momento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de no haber sido la única XD Creo...

      Eliminar
  5. A mí me gustaría verla :) Me gustan los esperpentos que tanto dicen de nosotros.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...