martes, 14 de abril de 2015

Súper.

Hace unos días leí un artículo cuyo titular era "Ojalá no fuera tan inteligente". Me llamó la atención, para qué voy a negarlo. El artículo hablaba de la odisea de un niño con altas capacidades y de su familia para conseguir que se le reconociese esa condición y, desde la administración educativa, se obrase en consecuencia.  Ahí está el artículo, por si queréis leerlo, pero para muestra una cita:

En junio de 2014, un juzgado de Badajoz da la razón a la familia tras encargar a una perito especializada, Carmen Sanz, que examine los informes de la Junta y que evalúe ella misma al niño de nuevo. Su dictamen es demoledor. Sanz comprueba que la Junta no ha hecho bien las pruebas: están “incompletas” y han sumado mal las puntuaciones en cuatro de ellas.

Los encargados de evaluar si un niño es superdotado o no suman mal las puntuaciones de las pruebas. Alucinante. Todo, parece por lo que se desprende del artículo, para no gastar dinero en el chaval: para no trabajar en su adaptación, para no ponerle un profesor de apoyo, ... Todo muy ruin. 

Evidentemente, a parte de lo fuerte que es todo este asunto, se trata de una situación compleja. Muy compleja. Ya Ro habló en un post sobre las dificultades que enfrenta un niño con altas capacidades.  En Limpieza de sangre, se dice que ser lúcido y español siempre aparejó mucha amargura. Yo me atrevería a generalizar. Ser lúcido apareja bastante amargura, en general. Y ser especialmente lúcido, la apareja especialmente.  



¿Qué se hace con un niño así? ¿Se le manda a un colegio especializado? (¿Y si se siente un bicho raro, diferente a la mayoría de niños de su edad, apartado de ellos?) ¿Se le adelanta un curso? (¿Y si no se adapta a los nuevos compañeros, el nuevo maestro, la nueva rutina?) ¿Se le deja en su curso pero se le adaptan los contenidos? (¿Y si no es suficiente, y si los padres sienten que está perdiendo el tiempo?) ¿Qué hacemos? 

Es complicado, pero hay que hacer algo. No puede permitirse que un niño diga que odia su vida y el colegio, que se aburra en clase, que se sienta frustrado constantemente. Tener altas capacidades no es una maravilla, es algo muy complejo. Ser inteligente, o especialmente inteligente, no te soluciona la vida. Puede llegar a aislarte socialmente, o incluso puede ocurrir que ciertas inteligencias estén especialmente desarrolladas mientras que otras no. Esa persona encontrará dificultades, muchas seguramente, a lo largo de su vida, relacionadas con su inteligencia. Pero el ámbito educativo, la administración, no deberían contribuir a ello.



Vuelvo a leer el titular y no deja de chocarme: "Ojalá no fuera tan inteligente". Parece eso, sorprendente. Y aún no sé por qué. No es que yo no haya tenido nunca pensamientos así, y no tengo altas capacidades...

 

19 comentarios :

  1. Los extremos siempre son difíciles porque todo está pensado y desarrollado para la media...menos mal que poco a poco van cambiando las cosas, sunque no lo parezca por el artículo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, salirse de la media es un problema. Y las cosas están cambiando, pero a pasito de hormiga parece... :/ Aunque menos es nada, eso sí.

      Besos :D

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es por dudar, pero la alta capacidad va mucho mas allá del test de cociente intelectual.h
      ttp://www.altacapacidad.net/index.php?option=com_content&task=view&id=26&Itemid=9

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Evidentemente, no me echaba flores, ni mucho menos. No sea que se entendiera mal, he preferido borrarlo. Disculpad.

      Eliminar
    4. Respeto tu decisión, pero yo creo que se entiende. Y va un poco con lo que decía Ursulinska: las cosas están diseñadas para la media. Yo no tengo altas capacidades, pero con 5 años ya leía, porque quise aprender, porque tuve quien me enseñase, porque se me desarrolló antes esa capacidad. Whatever. Y durante tres cursos me aburrí bastante en clase, porque sabía más de lo que la media de niños de mi edad se supone que deben saber.

      No hace falta tener altas capacidades para aburrirse en clase porque ya sabes ciertas cosas.

      Eso sí, lo de los test, especialmente si no se hacen por profesionales y tal, pues es una curiosidad. Yo alguna vez he hecho alguno y el resultado ha sido poco menos que frustrante XD

      Eliminar
    5. A mí de pequeña me pasaba eso...era una niña, digamos que especialmente espabilada...me aprendía los cuentos que me leía mi madre de pequeña y luego hacía que se los leía a mis compañeros...aunque realmente todavía no sabía leer jejeje :P
      Por eso me hicieron un test de eso y estuve a un pelo de ser diagnostica con altas capacidades...menos mal que no fue así, porque realmente no creo que las tenga y lo hubiera pasado muy mal :S

      Eliminar
    6. Y queda claro, lo de las altas capacidades, por como he escrito el comentario anterior jajajaja que desastre madre mía!!! :D

      Eliminar
  3. La verdad es que el título llama la atención.
    A priori, pensaríamos que ser muy inteligente es la panacea, pero está claro que no. Por desgracia, en este país, ser inteligente no sirve de mucho... (no hay más que ver a los que manejan el país...). Y, ya sabes el dicho: "todos los tontos tienen suerte"...
    Lo siento mucho por esos niños con altas capacidades, porque en lugar de facilitarles las cosas, se las ponen mucho más difíciles y lo pasan mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, no es la panacea. Para nada.

      Además también se interpreta que ser excepcionalmente inteligente académicamente es lo más, cuando a veces va ligado a dificultades en la socialización o lo que sea.

      Pero eso, si se pudiesen facilitar las cosas...

      Eliminar
  4. La hija de una amiga roza las altas capacidades y debido a la falta de recursos lo que le recomendaron a la madre fue que "desfogara" en aquello que le apeteciera o le supusiera un reto: leer más, jugar al ajedrez, hacer sudokus...

    No sé hasta qué punto las pautas eran correctas pero al menos la niña sabía que cuando terminara lo que hacía todo el mundo tenía un reto más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso recetó la maestra del chaval. Cuando acababa o se aburría, que leyese libros que le gustasen. Como solución provisional, ni tan mala. Lo que pasa es que tiene que hacerse algo más, claro.

      Eliminar
  5. Es un tema complicado, y a los profesores no nos forman casi nada sobre altas capacidades, parece que son los grandes olvidados cuando se estudia sobre diversidad. Yo en la carrera le dediqué un capitulillo y poco más.
    Espero que siga avanzando y poco a poco vayamos cambiando la actitud, aunque si la Administración no ayuda, los maestros poco podemos hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, yo pensaba en la maestra de ese chaval, diciéndole que leyese. De nuevo, creo que Ursulinska ha dado en el clavo: todo está diseñado para la media.

      Pero hay que avanzar, y para eso se necesitan apoyos. Y amplitud de miras. Porque parece que se sigue considerando inteligencia a la inteligencia lógico matemática y a la lingüística, y ya.

      Eliminar
  6. Yo tampoco sé la respuesta ni la mejor forma de actuar en estos casos... y apuntar cosas que aquí ya se han dicho: es un problema salirse de la media (tanto por arriba como por abajo), y ya no entremos en que no sé si ni siquiera tenemos el mejor sistema educativo para la propia media... y no hace falta ser superdotado en general, basta con destacar en alguna materia.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como suele decir Lia, imitando a uno bastante menos sabio, It's very difficult todo esto... Sí que lo es.

      Eliminar
  7. Una lástima que alguien pueda llegar a pensar que "ojalá no fuera tan inteligente". Que una sociedad moderna no sepa cómo tratar a una persona que supera las capacidades de la media y la respuesta sea hacerlo sentir un bicho raro... es sorprendente y, por desgracia, triste. No potenciar una mente así es una pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que casi todo el mundo que es consciente de lo que le rodea -sin ser necesariamente un genio- ha deseado alguna vez ser menos lúcido xD

      Pero sí, se ven cosas que dan verdadera pena.

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...