sábado, 2 de noviembre de 2013

Violencia estructural.

Si alguien quiere hablar de violencia estructural contra las mujeres con conocimiento de causa que se vaya a vivir a un pueblo unas semanas y abra bien los ojos. Aunque claro, supongo que hay cosas que solo las mujeres vemos, histéricas, que somos unas histéricas.

No se me ocurre un calificativo para el sistema de presión que se monta alrededor de las mujeres en los pueblos. En la España profunda, como me dicen a veces. "Eres de la España profunda", y yo asiento tristemente, porque donde ellos ven un chiste yo veo superstición y oscurantismo. Puede parecer una exageración o un estereotipo, pero no, no lo es. Por lo menos mi experiencia así lo muestra.

El rol de una mujer está absolutamente bien definido en estas pequeñas comunidades. Una mujer tiene por objetivo ser esposa y madre. Devota esposa y madre. Casarse con un buen hombre y tener una buena casa.  Y tiene que hacer todo lo que desee de su vida antes de casarse, porque una vez que se es esposa, y sobre todo tras ser madre, las puertas del mundo se cierran. Tu mundo es tu casa, el camino a la escuela y poco más. No quieras estudiar, no quieras montar un negocio, no quieras viajar, no quieras aprender. ¿Para qué? Por supuesto, no puedes conocer gente nueva, no puedes relacionarte con miembros del sexo opuesto que no sean familia o amigos de toda la santa vida (y en este último caso, tampoco hay que pasarse). Automáticamente le estás poniendo los cuernos a tu marido, eres una furcia, una guarra, una cabeza loca, una mala madre. Una mala mujer.

Además, este sistema de rol se sustenta en la competencia. Cada mujer intenta ser "mejor mujer" que la otra: tener su casa más limpia, llevar a sus hijos más arreglados, tener más trucos para el hogar, o, por qué no, aguantar con más elegancia las infidelidades del marido. Y sobre todo, compara. "¿Qué hará fulanita a estas horas tomando un café en un bar? ¿No tendrá nada que hacer en su casa?". Y otras frasecitas similares.

Y cuando la máquina de criticar y lanzar rumores se pone a funcionar hace mucho daño. Puede destrozar parejas, romper familias. Puede incluso costar vidas, aunque no lo crean. A veces pasa.  Me pregunto si esa gente podrá dormir por la noche.

Y no crean que el sistema de presión cesa. Nunca para. Incluso si te mata tu marido, la culpa habrá sido tuya. Porque no le atendías, porque salías demasiado, porque le ponías los cuernos, porque, porque, porque.  El hombre se volvió loco, ¿cómo no iba a volverse loco? ¡Ella le volvió loco! ¡Ah, la mujer! Esa víbora retorcida, tentadora y enloquecedora... Desde Adán no hemos mejorado nada, ¿verdad? La mujer sigue siendo la causa de todos los males del mundo.  Y si la han matado, algo habrá hecho, aunque nos dé mucha pena.  ¡Como si cualquiera de esas cosas, aunque fuese cierta, sirviese para justificar una muerte! 

Y ese es el elemento disuasorio: sé una buena esposa, sé una buena madre, porque si no puedes acabar muerta, y la culpa habrá sido tuya. 

Si esto no es violencia estructural, que venga Dios y lo vea. Estamos enfermos, realmente enfermos.


23 comentarios :

  1. Lo más triste del caso es que esta violencia estructural no se da solo en los pueblos, sino que se da en cualquier parte; sí, tal vez en menor medida, pero se sigue dando igual. Me sorprende que la gente muchas veces no sea capaz de ver esta realidad, de que piensen que se trata de casos aislados, "anecdóticos" casi. Me da igual que me llamen histérica, extremista o femi-nazi (término que odio mucho, por cierto), pero pienso que la sociedad sigue siendo machista en el fondo, y no tan fondo. Empezando por esa mierda de la violencia de género, que es una completa vergüenza... En fin, lo que digo siempre: hay que seguir luchando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por las que se quedaron en el camino y por las que vengan, sí.

      Eliminar
    2. Pues ya podemos volver a enseñar a nuestrAs adolescentes a luchar desde la educación, porque poco a poco van siendo más machistas ellas que ellos...

      Eliminar
  2. Tal cual, Bettie, tal cual....Esas mujeres que se sienten orgullosas de tener su casa y su marido, que se sienten superiores, realizadas, aceptadas por la sociedad, porque tienen pareja y obligaciones caseras... que no se preocupan de aprender, mejorar, o desarrollarse como personas porque para qué... Ay! Qué lástima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Supongo que les conforta pensar que, como ellas se portan bien, nunca les pasará nada malo...

      Eliminar
    2. Me vais a perdonar, pero ¿y la que escoge ese tipo de vida y no le da la gana de estudiar o trabajar? ¿Es peor mujer o peor persona? ¿Es una pena o deberíamos respetar su decisión? Porque no siempre es resultado del oscurantismo ni nada parecido, a veces es una decisión simple y llanamente.

      Otra cosa es que se sientan superiores por ello, que no lo comparto, pero tampoco comparto que otras se sientan superiores por elegir el camino contrario.

      Eliminar
    3. Nada de malo en ser ama de casa. En absoluto. Pero supongo que si lo escoges libremente, porque quieres, porque es tu decisión de vida, no sientes la necesidad de machacar al resto de personas que no quieren vivir como tú.

      Eliminar
  3. Estoy horrorizada. No imaginaba hasta qué punto ese pensamiento estaba enraizado. Y me parecen muy curiosas las implicaciones de esa competencia entre las propias mujeres: sí, la sociedad es machista y ejerce presión sobre las mujeres, pero las propias mujeres no están exentas de ejercer esa presión, atizando a la que trata de escapar y haciéndole la vida imposible. Lo triste es que el machismo no es sólo cosa de hombres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va, el mecanismo está tan bien montado que nosotras nos encargamos de mantenerlo. ¿Has visto qué bien?

      Eliminar
  4. Cómo me recuerda al pueblo, redios, cómo me recuerda al pueblo...

    Un salduo

    ResponderEliminar
  5. Nos las solemos dar de "progres", pero la verdad es que seguimos siendo un país machista y anticuado, aunque como tú dices, mucho más aún cuanto más pequeño es el pueblo o la ciudad.
    Por mi parte, mientras sigamos utilizando expresiones del tipo "Qué apañao es, LE ayuda en las tareas de la casa...", seguimos sin haber entendido nada de nada. Una verdadera lástima.
    Besos y fantástica reflexión !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es otra. ¿Cómo que LE ayuda? ¿Damos por hecho que las tareas de la casa son cuestión de la mujer, y ¡oh, estupendo y bondadoso marido que le ayuda!? ¿Quién vive en la casa? ¿Los dos? Pues la tareas son cosa de dos. Y si hay niños, de toda la familia. En fin... mucho que pulir y mucho obstáculo que vencer.

      Eliminar
  6. Bettie, he leído hoy la noticia en el periódico de aquí... Vaya tela :(

    Estoy de acuerdo en que no sólo en los pueblos se dan los casos que tú mencionas. Sí que en cualquier parte se ve esa competencia femenina por el hogar, aunque al menos aquí yo lo veo cada vez menos.

    Lo que veo cada vez más es un machismo fomentado por las propias niñas. No sé qué es lo que respiran en sus casas, pero oigo y veo cada cosa en el mundo veinteañero que me dan escalofríos. Y es lo que sale en la tele, y es lo que se "pone de moda"...

    También veo cada vez más una especie de radicalización femenina en cuanto a la igualdad y demás. A ver... Cuando hablamos de violencia entre personas el temita de la "violencia de género" es directamente violencia machista. Y punto. Al hombre "que le den". ¿O vosotros no lo veis? ¿Hay algo en la normativa que proteja al género masculino en esto? ¿Qué pasa? ¿Que después de tantas décadas soportando la sumisión, ahora que les jodan? No sé... A mí no me satisface esta "mejora"...

    En cuanto a lo del "Qué majo, que la ayuda", qué queréis que os diga. Entiendo a qué os referís y lo he vivido en primera persona. Sin embargo, pasa también otra cosa en este sentido y es que damos por hecho que ha de compartirse y punto. Se "supone".

    Evidentemente las tareas del hogar son de ambos y ambos son los responsables, pero también es cierto que no podemos pretender que un cambio se haga radicalmente y con una varita mágica. Hablamos de incentivar a los niños todo el tiempo con cualquier cosa, pero sin embargo para algo que supone una total vuelta de tuerca en muchos casos, pretendemos que sea "lo lógico". Pues no sé... Yo no veo que sea tan mala idea incentivar un comportamiento siendo agradecido. Que parece que agradecer que te "ayuden" está mal, desprestigia al sexo femenino porque "no es que me ayude, es su obligación". Pues vale... Pues la perra gorda para ti... No sé... Es un tema muy controvertido...

    Y me estoy saliendo del tema del post... Lo siento, Bettie, que vivir esto tan cerquita ha tenido que ser un golpe duro. Pensar en estar en un lugar en donde se respira la sociedad de hace cincuenta años tiene que ser muy difícil para una persona con las ideas tan claras como tú. ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que es un tema controvertido. Y oye, yo puedo reconocer que hay muchos puntos que se pueden discutir. Pero el problema de fondo ahí está. Lo de las niñas... qué quieres que te diga, es aterrador. Y las cosas que yo he tenido que oír desde ayer, estando el cuerpo de esa mujer aún caliente.... Puf.... Es duro, porque te dan ganas de gritar e insultarles. En fin.

      Eliminar
  7. Realmente en los pueblos es más díficil, porque todo el mundo te conoce, pero ese rol de mujer se extiende también en las ciudades, y dependerá de cada pareja que sigamos anclados en la edad de piedra o vayamos evolucionando. Besitos y muy reflexiva!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que en las ciudades también exista, no digo que no. Pero yo mientras viví en Valencia nunca tuve esa sensación. Aquí la tengo constantemente.

      Muá, gracias por leer y comentar.

      Eliminar
  8. " El marido que sorprendiendo en adulterio a su mujer matare en el acto a los adúlteros o a alguno de ellos, o les causare cualesquiera de las lesiones graves, será castigado con pena de destierro. Si les produjere lesiones de otra clase, quedara exento de pena. Estas reglas son aplicables, en análogas circunstancias a los padres respecto de sus hijas menores de veintitres años y sus corruptores mientras aquellas vivieren en la casa paterna. El beneficio de este articulo no aprovecha a los que hubieren promovido, facilitado o consentido la prostitución de sus mujeres o hijas"
    Este fue el artículo 428 de nuestro código penal. Estuvo vigente hasta 1978. Ya había muerto Franco para entonces.

    Quizá para quienes pasáis por aquí 1978 es la era terciaria, pero yo nací en 1973. O sea que esto es anteayer.
    Implica una mentalidad atroz, implica que la mujer ha estado considerada una "mierda" hasta ayer por la tarde.
    Seguimos estándolo, porque aunque las leyes hayan cambiado no lo han hecho los usos sociales, la ley se cambio de la noche a la mañana, pero la mentalidad ¡no! De hecho a pesar de que la constitución hable de igualdad, es un claro ejemplo de desigualdad en su artículo sobre la corona, donde dice que accederá al trono un VARÓN. A las mujeres todavía nos cuesta muchísimo acceder a puestos de responsabilidad y para ello tenemos que demostrar el doble que un hombre. Además siempre se pone en tela de juicio o nuestra feminidad, o nuestra condición de madres (somos menos femeninas si somos jefas, somos malas madres si elegimos no dar el pecho en favor de trabajar o ascender en el trabajo, no somos mujeres si no queremos ser madres...) ¿Qué pasa con el deporte? ¿Me podéis decir, por favor, un deporte que no sea voley playa en el que triunfen o se apoye a las mujeres? Natación sincronizada, tenis...¡no se me ocurre nada más!
    Las mujeres también juegan al fútbol................en primera división. No creo que haga falta que diga nada más.
    No creo que sea cuestión del pueblo, en serio. En los pueblos suele haber un ambiente un poco más cerrado que en la ciudad...claro que depende de pueblos y de ciudades. Hay ciudades muy, muy clasistas y pueblos, muy pequeños, tremendamente solidarios, adelantados y abiertos a lo que sea.
    Es cuestión de educación y sobre todo, de que las mujeres nos lo creamos. De hecho, aunque ser feminista no sea la opción mejor, resulta que quizá sea la menos mala. Es que no nos queda otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, las ciudades no se libran, pero ya te digo, aquí, que todo el mundo te mide los pasos... es agobiante. Yo en una ciudad nunca me he sentido así.

      Eliminar
  9. El machismo es una lacra de esta sociedad, tanto en los pueblos como en las ciudades. En pueblo madre hubo revuelo hace un tiempo (un año o así) porque una pareja se había separado, porque ojo... el marido la había pillado siendo infiel.

    No seré yo quien defienda la infidelidad pero me gustaría saber la versión de la otra parte, porque lo que ha trascendido es que ella se había hecho un facebook y chateaba con otras personas, no que se acostara con nadie... que alguien me lo explique!!

    Yo soy ama de casa por culpa de la crisis pero evidentemente estoy a favor de compartir las tareas de la casa. Pero también pienso yo, yo estoy en casa y puedo organizarme el tiempo de las tareas; me parecería injusto esperar a que viniera esposo para que planchara la ropa (por ejemplo).

    Eso no significa que yo tenga que hacer todo y el no tenga que hacer nada, él colabora, claro está, como mínimo no ensuciando :-P

    Nosotros nos apañamos más o menos bien porque hay cosas que a él le gusta hacer independientemente de que yo trabaje fuera o no, el lavavajillas es cosa suya, los filtros de la campana extractora son cosa suya... y así una serie de cosa que yo podría hacer (porque tengo tiempo) y hace él porque en casa vivimos los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si fuese alrevés, que tútrabajases y esposo estuviese de amo de casa, pues sería distinto, ¡y no pasaría nada! Si eso es lo bueno.

      Madre mía hay que ver como se hace una montaña de un grano de arena... u.u'

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...