martes, 26 de noviembre de 2013

Despedidas.

Si dijera que odio los funerales sería algo normal. Podríais contestarme: "¿Y quién no?". Bueno, os sorprenderíais. De lo que he visto en mi vida deduzco que hay gente para la que los funerales son un acontecimiento social más del que hay que sacar todo el rédito -del tipo que sea- posible, y al que acuden gustosos. 

No es ese mi caso, pero tampoco es que los odie. Supongo que los asumo como algo inevitable. Pero sí me hacen sentir incómoda: siempre tengo la sensación de que no sé lo que hay que hacer. Bueno, cuando realmente no sabes qué hacer no es una sensación. Por supuesto están las fórmulas de protocolo, tan manidas y gastadas que a mí me parece que han perdido el significado. Lo que yo decía, incómoda.


Y maldigo a mi inteligencia emocional porque en estos casos, casi con toda seguridad, me equivoco. No obro como se debe o se espera.  Pero al menos soy sincera. Y supongo que eso es un punto a favor. Tampoco sé qué decir. Me quedo sin palabras. Yo. Pero supongo que si no se puede decir nada con significado, lo mejor es guardar silencio. Lo malo de eso es que no siempre se interpreta el silencio correctamente. 


Supongo que es normal. Siempre me he sentido extraña e incómoda ante las despedidas. Así que ante una despedida infinita lo justo es que me sienta infinitamente extraña e incómoda. Aunque no me atrevo a decir qué es más difícil: ver a alguien marchar o permanecer en el andén al lado de los que se quedan.

23 comentarios :

  1. Yo también he estado en funerales en los que la gente actúa como si fueran un acto social y saludan a viejas amistades como si se encontraran en una fiesta, recuerdo hasta una vez que un familiar mío se levantó y pidió a gritos que guardaran silencio, porque todo el mundo hablaba tan alto que parecia una discoteca :(

    Y sí, yo también me siento incómoda, sin saber qué hacer, pero siempre me acuerdo de una cosa que me pasó con 12 años. Yo tenía un novio (de esos de los que a veces te daban la mano y escribían notitas de amor infantil xD) que perdió a su madre de una manera muy triste, y en el entierro no supe qué hacer, éramos niños, así que lo abracé y me quedé callada. Tiempo después, ese niño me dijo que ojalá todos hubieran hecho como yo, en vez de decir el típico "te doy el pésame" y de intentar animarle, porque no hay nada en ese momento que le hubiera podido animar. Y desde entonces, he hecho eso, aunque bien es verdad lo que dices de que a veces el silencio no se interpreta bien, pero como me sigo sintiendo inutil en los entierros seguiré haciendo lo mismo, no sea que abra la boca y suelte algo que solo haga sentirse peor a alguien que está sufriendo.

    En fin, perdón por el rollo pero tus entradas siempre me hacen recordar cosas de hace años, y me da por explayarme xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te explayes :) Sí, yo seguiré con lo mismo. Es lo que me sale de dentro. :)

      Gracias por compartir tu experiencia.

      Eliminar
  2. Casi nadie sabe qué decir...supongo que todos buscamos las palabras que consuelen y eso, por desgracia, es casi imposible (Bettie curiosamente yo hoy iba a escribir algo muy relacionado con este tema...¡curioso!)
    Yo tampoco se qué decir, el dolor de los que lo sufren en primera persona es tan tremendo que me deja paralizada. A veces abrazo, pero si como hoy mismo, el marido de una intima amiga ha perdido a su hermano, y los tengo a 600 km, intento expresar con palabras, escritas porque si soy incapaz de decir nada a la cara, por telefono ya me supera, que lo siento, es decir, que me pongo en su pellejo, que me pongo en su lugar y me doy cuenta de lo duro que tiene que ser....
    como digo, por desgracia, hoy unos amigos intimos están de despedida y una de mis amigas no se lo ocurre otra cosa que preguntar Si ya están más tranquilos? más tranquilos?????? como si tras el entierro de una persona, empezase la recuperación, cuando lo unico que empieza, digo yo, será el abismo...
    En fin, que hoy este tema también me toca de cerca y estoy un poco sensible, la verdad.
    Ya lo decía Manolo Garcia:
    "Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir..."
    Los abrazos reconfortan siempre.
    Espero que no te haya tocado despedir a nadie...que sea solo una reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No a mí. A un amigo.

      Qué ocurrencias tiene la gente a veces... A mí me fastidia cuando la gente, en un velatorio, se pone a decir topicazos, típico: no somos nadie, qué bueno que era, blablabla, cuando a lo mejor nunca tuvo relación con la persona. No sé. Soy muy rara pa estas cosas.

      Eliminar
  3. Suerte que no estuviste en el de la tía del cuñao... aquello parecía mas una romería que un entierro, con la gente deshaciendo la corona de la finada para llevarse las flores ¿¿¿¿???? de las cosas mas cutres que he visto en mi vida...

    En fin...


    Una mano tendida es mas que sufiente cuando las palabras no sirven de nada...

    Te quiero, osita <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esto raya la comedia de humor negro....¿No? es que me han dado ganas de reir y me siento fatal.......

      Eliminar
    2. Si supieras de qué o quiénes se habla, entenderías que de comedia NADA. Pero lo parece, sí.

      Eliminar
  4. Estar ahí es más que suficiente. Te lo aseguro.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. A mi suegra la incineraron. ¿Te quiera creer que en el CREMATORIO hubo gente que se sentó como quien va al cine, y protestaron porque no se veía nada? ¡Joder, hay que ser morboso! Pretender ver como queman el cadáver de un familiar, me dieron ganas de gritarles si querían también palomitas y refresco. Flipo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A-LU-CI-NO.

      Pensaba que ya lo había visto todo.

      Eliminar
  6. Yo las odio...al igual que tú, no sé que decir, estoy incómoda, no me atrevo ni a sonreir...son tan deprimentes !!!
    Besos !

    ResponderEliminar
  7. Tal vez ya lo hayas hecho, pero si no es así, te recomiendo la lectura de "Conducta en los velorios" de Julio Cortázar. Después me cuentas. Tranquila...nadie sabe lo que decir, la mayoría de las veces un abrazo sincero es más que suficiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He mirado a ver si lo tenían en mi biblioteca pública...¡pero no! Lo buscaré, ¡me interesa mucho!

      Gracias por comentar y por la sugerencia :)

      Eliminar
    2. El libro en el que está ese texto se titula "Historias de cronópios y de famas". Es un texto breve. Me gusta leerte. Saludos.

      Eliminar
    3. ¡Vaya! Así no lo iba a encontrar, pensaba que era una novela :P Qué desastre... jajaja

      Voy a buscarlo, que a lo mejor está publicado en internet en algún sitio, si es un texto breve. :)

      Muá. Y gracias! :D

      Eliminar
    4. ¡Lo encontré!

      http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/cortazar/conducta_en_los_velorios.htm

      :)

      Eliminar
  8. Antes de decir algo inconveniente o fuera de lugar mejor el silencio, desde luego, también ayuda una mirada cómplice o un abrazo sin más...según quien y a quien, desde luego

    Marinela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces las palabras de más son peores que las palabras de menos. Y los gestos, los gestos siempre dicen más.

      Eliminar
  9. La verdad es que lo tuyo no es tan raro, Bettie, como puedes ver. Yo soy otra que también simplemente da un abrazo. Uno cálido y honesto, porque nunca soy a duelos, ni velatorios, ni entierros salvo que sea alguien realmente especial para mí o para alguien que aprecie. No tengo compromisos en este aspecto, sinceramente.

    Y es por mucho de lo que decís entre todos: no soporto que un momento de dolor para los que se quedan se convierta en un circo.

    Aún recuerdo cuando fue el velatorio de mi padre... Lo que me emocionó de verdad fue ver la mirada de agradecimiento de mi madre cuando llegaron sus amigas y compañeras budistas para hacer con ella una pequeña ceremonia de "despedida". ¿Y sabéis por qué me gustó tanto? Porque nos respetaron. Preguntaron si quería hacerlo, vino gente del otro extremo de la isla sólo para estar con nosotros diez minutos, no armaron follón, no se notó que habían ido más que por su sólido apoyo y sus voces al entonar el daimoku... Y tal y como vinieron, se despidieron con cariño y nos dejaron tranquilos, porque les dijimos que preferíamos estar la familia nada más. ESO ES RESPETO Y APRECIO.

    Aún recuerdo a alguna persona que estaba allí... Por ser de mi sangre no la eché, afortunadamente se fue rápido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que en esa situación cualquier salida de tono te afecta muchísimo más. Yo no sé, con lo delicado que es, con lo cuidadosa que habría que ser....

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...