martes, 5 de noviembre de 2013

Libro: Nubes de kétchup, de Annabel Pitcher


No sé si recordaréis la entusiasta reseña que hice de otra novela de esta autora, titulada Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea. Aprovecho para decir, de nuevo, que es un libro altamente recomendable. Pero mucho. ¡MUCHO MUCHO! Pues, como me gustó tanto, desde que me enteré de que la autora tenía otra novela supe que tendría que leerla tarde o temprano. Más temprano que tarde. Y aún así, me ha costado. Pero ya está, lo acabé anoche, ¡vamos con la reseña!

¿De qué va el libro? 

Zoe, aunque su nombre de verdad no es Zoe, tiene un terrible secreto: ha hecho algo horrible, horroroso, pero nadie se ha enterado. Todo el mundo la considera una víctima más. Sin embargo, su conciencia no la deja en paz y decide sacarlo todo fuera contándoselo a alguien que la pueda entender, que como ella esté marcado por la tragedia. Ese alguien es Stuart Harris, un preso que está en el corredor de la muerte, en una cárcel del estado de Texas. 

Hablando del libro...

Esta novela de Annabel Pitcher es algo diferente de la primera. Su temática no es tan profunda, tan dura como la de su primera novela. En este caso nos enfrentamos a una problemática típica de adolescentes. No de todos los adolescentes, pues hay un acontecimiento fuera de lo habitual, pero bueno, el enfoque, en líneas generales es ese. Además, la narración se construye por medio de las cartas que Zoe escribe a Stuart Harris. En ambos sentidos me ha recordado a otra novela muy buena, The perks of being a wallflower (Las ventajas de ser un marginado), que también está conformada por cartas sin respuesta, escritas por un adolescente que necesita contar sus problemas, sus miedos, sus experiencias. Aunque, si he de elegir, de los dos libros escojo, sin dudarlo, Las ventajas de ser un marginado.

Sí que está el estilo de la autora: ese modo de escribir, mezclando ternura, sin ser cursi, y humor, algo negro a veces, sin romper el clima, sin hacernos desconectar de la historia, está presente, igual que en Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea. Aunque, como ya he dicho, la historia no es tan intensa, ese estilo, que fue una de las cosas que me conquistó de su primer libro sigue ahí. Además, la lectura es muy, muy ligera, y la historia te engancha casi desde el primer momento. Más que nada por la curiosidad de qué fue lo que le pasó a Zoe, de cuánta responsabilidad tuvo en esa terrible acción que se atribuye...y de cómo acaba la historia de amor, que la hay, claro.

Puede ser que, si lo leéis, cuando lo hayáis acabado penséis: hay cosas que sobran. A mí me pasa. Quiero decir, la protagonista cuenta muchas anécdotas que realmente no se entiende del todo en qué medida son importantes para la historia principal, como que se enrolla demasiado. Pero bueno, es una cosa que no notas mientras lees, o al menos yo no lo he notado, pero al terminarlo sí que he tenido esa sensación de que en ocasiones se había metido relleno a la historia.

Una cosa que me habría gustado: al final del libro aparecen una carta de Zoe, que nunca envía, y una carta de otro personaje, que tampoco envía nunca. Pues ya puestos, me habría encantado que se incluyese una carta de Stuart Harris, aunque fuese una nota. No sé, por saber qué pensaba de toda la historia de Zoe: si le estaba agradecido por escribirle, si pensaba que era una petarda, no sé... :P ¡Ah! Y en mi mente construí un final alternativo. Eso no quiere decir que el del libro sea malo...solo que no es el que a mí me habría gustado, jaja :P

Os dejo un trocito...

... que es una muestra de ese toque de humor negro que os comentaba...

Querido señor S. Harris:

No tenga en cuenta la mancha roja de la esquina. Es mermelada, no sangre, aunque igual tampoco hace falta que le explique la diferencia. No era precisamente mermelada de su esposa lo que la policía le encontró a usted en el zapato.

En conclusión, esta novela...

4/5
A continuación empezaré Ha vuelto, de Timur Vermes. A ver qué tal. Yo tenía la idea de que era un libro gracioso, aunque no fuera para troncharse, tipo El abuelo que saltó por la ventana y se largó, pero he leído en un foro que hay que estar bastante al día de la realidad televisiva, cultural y social de Alemania para enterarte de los chistes. ¡Ver veremos!

11 comentarios :

  1. Ooooooooooooootro maas para la saca!!!

    A ver que tal el siguiente! JOJOJOJO

    Te quiero mucho, peke ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú deberías irte poniendo al día, o nuestro club de lectura a dobles no va a tener mucho sentido ¬¬ jajaja

      Eliminar
    2. No te preocupes, kestoy en proceso ;)

      Eliminar
  2. Querida Bettie:

    Tú no te preocupes que para estar al día de "la realidad televisiva, cultural y social de Alemania" no tienes más que preguntar. De éso tengo yo más que de sobra.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ¡pero no me iba a cundir nada la lectura! xDDD

      De momento la edición que tengo tiene unas notas bastante explicativas, lo cual se agradece :P

      Eliminar
  3. Jo, que rapidísimo lees!! Que envidia :) Me apunto este, que tu otra recomendación de Annabel Pitcher me gusto mucho!! :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que este me enganchó, además es cortito :) No leo tan rápido como parece ni tanto como querría :P jaja

      Eliminar
  4. Tengo muuuuchas ganas acumuladas de leer el primero de la autora, pero tengo tantas lecturas obligatorias para la carrera que... Pero lo leeré tarde o temprano, eso seguro, y si me gusta, pues iré a por este que reseñas.
    También me llamaba Ha vuelto, pero me dejas descolocada con el dato que das sobre "humor alemán". Bueno, ya nos contarás! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé hasta qué punto eso que leí en el foro es así. Lo que sí me está pareciendo es un poco lento, pero bueno, acabo de empezarlo... :S

      Eliminar
  5. Yo tengo que leer el primero, a ver si tengo tiempo y ganas :-P

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...