sábado, 13 de junio de 2015

Amor con condiciones.

Hoy he estado hablando con una amiga. Me ha contado que acababa de venir de viaje, que había pasado el fin de semana fuera.

-¿Dónde? -le he preguntado. 

Me ha dicho que en Madrid.

-¿De turismo? -me he interesado.

-Algo así -ha contestado ella, con la mirada triste y una sonrisa enigmática. 

No suelo meterme en la vida de los demás, ni siquiera en la de los amigos, así que he sonreído y he esperado a que me contase su secreto. Porque cuando los labios y los ojos no coinciden suele haber algo que contar. 

Ha sido así, efectivamente. Mi amiga ha tragado aire, como si temiese ahogarse durante su relato. Después ha alzado la mirada y ha comenzado a hablar.

Resulta que hace un par de meses conoció a un chico en un foro de Internet. Yo pensaba que esas cosas ya no pasaban. No lo de que la gente se conociese por Internet, sino en los foros. Resulta raro que en el mundo de las redes sociales y las apps de ligoteo la gente todavía se conozca hablando, sin fotografías, compra de tíos ni nada por el estilo. No se lo he dicho, claro. 

Pues, al parecer, el chico era una maravilla. Mi amiga estaba fascinada con él. Inteligente, simpático, culto,... Compartían gustos y aficiones, incluso manías. Hablaban cada noche hasta que no podían sostener los párpados y después, cuando por fin se metía en la cama, soñaba con él despierta, imaginándoselo, y después, dormida. 

-¿Nunca os enviasteis fotos? -he preguntado incrédula.

Mi amiga me ha dicho que nunca lo habían hecho y que era lo más romántico que le había pasado en su vida. Se estaba enamorando -sí, eso dijo, enamorando- de una persona por cómo era verdaderamente, no por su exterior. De hecho, me ha contado que ni siquiera habían hablado de sus respectivos empleos ni de cuestiones materiales que pudiesen contaminar eso que estaba surgiendo entre ellos. Porque esa es otra: al parecer ambos sentían algo y creían que el otro también sentía algo, pero no se lo habían dicho. 

He intentado amordazar a la mujer escéptica y descreída que soy y desencadenar a la romántica que dejé de ser hace tiempo. En realidad sí era algo hermoso. En mi mente he reconstruido la historia de una manera diferente, claro, con más glamour: dos extraños se encuentran en la cafetería de un tren, empiezan a hablar sin mirarse, conectan de tal manera que les da miedo mirarse y, al final,...

-¿Y al final, qué? -he preguntado.

Al final, me ha contado, decidieron quedar y conocerse. Según mi amiga, ambos se lo dijeron a la vez. ¿Sería cierto? No importa. En mi historia ambos extraños vuelven la cabeza a un tiempo y se besan apasionadamente. Suspiro. 

-Sí, es muy romántico -dice mi amiga. 

-Bueno, ¿y qué? ¿Qué tal tu galán? -me intereso.

Entonces la mirada de mi amiga se ensombrece. "Ahá -pienso-, aquí está el problema". Vuelve a hablar, esta vez con la vista fija en el suelo.

-Quedamos en la Puerta del Sol. Dijimos que el primero que llegase enviaría una fotografía al otro una vez estuviese allí, para que lo buscase. Yo estaba ya cerca de la plaza, apenas podía contener el corazón, pensaba que se me iba a salir del pecho, ¿sabes? Entonces mi móvil vibró. Lo miré. Me temblaban las manos. Y entonces, como un escalofrío, tuve una revelación y lo vi claro.

-¡¿Qué?!

-Que conocernos iba a arruinarlo todo. Que prefería seguir enamorada de él en la distancia, seguir enamorada de esa imagen maravillosa, soñar con él por las noches y abrazarme a nuestra historia hasta que la pasión acabase por desvanecerse para dejar para siempre una marca: el recuerdo de un amor perfecto. 

La he mirado con los ojos como platos. Desde luego que yo sabía lo que es un amor platónico, pero no creía que nadie pudiese inclinarse por un amor platónico pudiendo vivir un amor real. Pero claro, los amores platónicos tienen la ventaja de permanecer siempre perfectos, inmaculados. Quizá sea esa la única manera de conseguir un amor eterno.

Ambas hemos quedado en silencio mientras el eco de la historia resonaba en nuestros oídos. Cuando, por fin, he sentido que se hacía el silencio, me he atrevido a romper la magia. 

-Era feo, ¿verdad?

-Sí. Era feo. 

***


Anoche estuve viendo el capítulo de This is Opera dedicado a Manon, de Massanet. Durante el programa Ramon Gener, el presentador, nos situaba en la dicotomía entre la fama y el dinero, por un lado, y el amor, por otro. Una mujer que intervino en el programa dijo que ella elegiría el amor, pero que no se enamoraría de un "vago", cuando lo que creo que quería decir es que nunca se enamoraría de un pobre. Así que, ¿qué pasa si el amor no es tan puro como pensamos? ¿Le ponemos requisitos al amor, aunque sea sin darnos cuenta? 

Hagan juego, señores. :)

20 comentarios :

  1. Si se te va el amor porque es feo o "vago".... lo que tenias no era amor, eso lo tengo claro. Sería otra cosa, llámalo X. Porque si te enamoras de verdad te da lo mismo que esa persona sea fea o guapa o que este mas forrada que un autobus de diputados o al revés, que sea mas pobre que las ratas...

    El amor puede ser muy jodido a veces, pero cuando te da, no entiende de nah , nada mas que de si mismo

    Y ya, que me pierdo y luego la gente me dice moñas *U__U*


    Te tere, Coquete <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a jugar a la abogada del diablo. Pero...¿podrías enamorarte de una persona intolerante, insolidaria, racista, despreciativa, ...? ¿No son eso también condiciones que se ponen, inconscientemente?

      Que a lo mejor me dices que sí, que podrías. Entonces ya me callo XD

      :*

      Eliminar
    2. Yo ya estoy cogio pa siempre, pero, de hecho, cada día alguien se enamora de una de esas personas racistas, insolidarias, intolerantes, despreciativas... y hasta de los pijos de mierda. Hasta de peperos hay quien se enamora!!!!

      El amor lo puede todo, hasta las cosas mas estrafalarias <3

      Eliminar
  2. La realidad suele ser terrible... Y en la realidad del amor influye, mucho, lo externo. Cada día mas. Tengo una amiga que dice que, a fin de cuentas, lo de los matrimonios concertados no estaba tan mal... porque podían salir bien y llevar al amor a través del dia a dia, a un amor mas profundo y no basado en externalidades

    ay no sé. Is veri dificul todo esto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, los matrimonios concertados son más simples xDDDD Con lo mal que está el mercado del ligoteo... xD

      Yo es que creo que sí. Que en el amor influye algo más que el "alma". No digo que haya que ser un adonis para que se enamoren de ti, pero sí que tienes que casar con ciertas preferencias de otra persona que no refieren solo a la personalidad. Yo qué sé. xD

      :P

      Eliminar
  3. El tema es complicado... yo creo que entiendo a tu amiga, o al menos la entiendo en parte. La realidad probablemente acabe estropeándolo todo. Yo creo que mejor no ilusionarte. Y además, para querer a una persona, para quererla de verdad, tienes que conocerla con sus defectos, y aún así decir "vale, acepto esos defectos". Y los defectos creo que como más salen a relucir es con la convivencia.
    Respecto a lo de This is opera, lo que falla es la forma de pensar de la chica. Que una cosa es ponerle los pies en el suelo al idealismo que conlleva el amor, pero otra dar la sensación de ser una persona interesada.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nota: no es mi amiga. Mi amiga no existe. Es un relato. :P No eres el primero a quien se la cuelo xDDDD

      Bueno, Letraherido, para conocer los defectos de una persona tienes que conocerla y darle la oportunidad. Si nunca nos arriesgásemos a "estropearlo", nunca viviríamos nada que mereciese la pena.

      :*

      Eliminar
  4. Yo creo que lo físico también influye. No sé, puede gustarte mucho la forma de ser de una persona, pero si físicamente te repele, ya no digo solo que sea feo, sino que te resulta desagradable, por lo que sea, pues es muy difícil que funcione. Pero, y esto se lo insisto a mis alumnos mucho, también puede ser al revés. Ellos miran que alguien esté muy bueno, o dicen cosas como: Yo no podría salir con un tío calvo, o que tenga barriga... Jajaja. Ya les digo que lo peor de un tío no es que sea calvo, sino que no te haga reír, eso tiene que ser lo más terrible del mundo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Un tío bueno/tía buena aburrido. Uf. Qué tedio. xD

      Claro, es que yo creo que tenemos esa concepción de que el amor es algo etéreo y que obedece a lo etéreo... Y no, todos tenemos nuestras preferencias, no solo de carácter, también de físico, de apariencia, y, por qué no, también puede ser de nivel económico. O no. No sé. xD

      Eliminar
  5. Enamorada del amor, ¿quien no lo ha estado alguna vez? Claro que mientras te aferras a esa idea puedes perder la oportunidad de conocer el amor real, que quizás está debajo de esas facciones poco agraciadas, pero...¿rebajarte a un feo, un pobre, un...?
    Curioso escenario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces esos límites que nos marcamos puede ser que nos estén privando de conocer al amor de nuestra vida, sí.

      Eliminar
  6. Yo creo que sí, le ponemos requisitos al amor, aunque sea sin darnos cuenta...

    Claro que nos enamoramos de la persona por su fondo, por su forma de ser, pero, indiscutiblemente, el físico influye. Claro que, el canon de belleza también es muy relativo y, por suerte, para gustos hay colores... El que a una le puede parecer guapo para otra es feo, y viceversa.

    Cuando tenía 18 años, salía con un chico un tanto peculiar. Llamaba la atención. Por su vestimenta, su pelo largo, su actitud... Mis amigas siempre me decían: -es que es feo. Y yo respondía: -a mí me gusta, y mejor... porque si no le gusta a ninguna más puedo estar tranquila... todo para mí... jajaja.
    Estando con otro guapo muy guapo, de los de modelo de revista, me sentía rara, porque cada vez que salíamos por ahí, todas le miraban embelesadas y yo me sentía fatal, siempre tenía la sensación de que podía irse con la más guapa, ¿por qué estaba conmigo?

    No sé... Es complicado. Lo de que no tenga dinero, no me parece una cuestión de peso para desenamorarse (de hecho, me parece algo rastrero...). Pero sí reconozco que no podría enamorarme de alguien agresivo, o pedante. Luego ya el resto da igual, sea alto, bajo, rubio o moreno...

    Ay, el amor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Tú tienes esa preferencia: no agresivos, no pedantes. Y habrá otros que tengan preferencias más materiales. No sé. A lo mejor es que verdaderamente no pueden enamorarse si no es de alguien rico. En tal caso las posibilidades se reducen mucho, ¿no? jajajaja

      ¡Besotes, Rosa!

      Eliminar
  7. A mi también me la has colado, jajaja !! Iba a decirte que "tu amiga" , lo que sentía, no era realmente amor, máxime, un amor platónico, porque creo qeu cuando el corazón se enamora, no distingue ni se fija en la belleza exterior.
    Bueno vale, a lo mejor influye el hecho de que mi marido sea guapo. O no lo es ?
    Un beso !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. A veces no nos damos importancia de todas las cosas que valoramos en una pareja hasta que pasan cosas así. Y a lo mejor tu marido para otra no es guapo, pero seguramente tú sientas que está hecho casi a tu medida. O a tu medida, sin el casi :)

      Eliminar
  8. Genial Bettie. No te imaginas lo que me he reído cuando he llegado al final XD
    Casi, casi me la cuelas :)
    El amor... estoy bastante de acuerdo contigo. Con frecuencia se afirma que el amor es ciego, y yo no creo que sea ciego, sino que la escala de valores o de preferencias de una persona a otra cambia. Lo que para unx es guapo para otrx no lo es tanto, o lo que para unx es importante para otrx no lo es.
    O a veces también es un tema de momentos. Nuestra escala de valores no es fija en el tiempo, sino que va cambiando en base a nuestra experiencia, el conocimiento... Y donde antes veías un bohemio ahora ves un vago o donde antes decías de "este agua no beberé", acabas bebiendo. De hecho, yo, desde hace un tiempo, he dejado de decir aquello de "yo nunca lo haría". Si quieres te hablo de lo que no haría ahora, de lo que haré o no haré mañana mejor lo hablamos mañana.
    Mientras te leía me ha venido a la cabeza la película Her. Si no la has visto, ya tardas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tú eres muy listo :P jajaja.

      Pues sí. Tenemos una escala de valores, pero cambia. Así que nunca se puede decir nunca.

      No he visto Her, y la verdad, no sé yo si será mi tipo de peli, pero quiero verla para tener una opinión propia. A ver cuándo :D

      Eliminar
  9. Pues yo me lo había creído... hasta que vi los comentarios T___T eres muy mala xDD

    En mi caso, solo habíamos visto una foto nuestra (con mi marido digo), pero ya habíamos hablado vía chat y micro.
    Pienso igual que Ro, no tiene porque ser una persona con unas cualidades físicas dignas de un certamen de belleza, pero cuando lo mires tienes que estar a gusto con esa persona.

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...