jueves, 11 de septiembre de 2014

¿Fomentamos la lectura?

"El verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta el modo imperativo".
Jorge Luis Borges.

Es cierto que hay verbos que es imposible conjugar en imperativo -o casi-, y otros con los que es muy difícil hacerlo. Yo creo que el verbo "leer" es de los segundos. 

No es la primera vez que alguien me ha dicho que no debería haber lecturas obligatorias en la escuela o el instituto. Y yo entiendo que obligar a leer, por norma, no es lo ideal, pero al mismo tiempo soy plenamente consciente de que si no fuese por esas lecturas obligatorias muchos niños y niñas, muchos adolescentes, no se habrían acercado nunca a un libro. Porque hay casas en las que nunca se les ha leído un cuento, en las que no se compra libros, en las que la lectura no se contempla como una actividad de ocio. No sé, es un argumento un poco cutre, pero ¿cuántas veces hemos probado algo que no nos apetecía y al final nos ha gustado? Creo que esa es, más o menos, la idea del programa de fomento de la lectura: vamos a obligarles a tomar un poquito de esto, a ver si les gusta, y acaban picándose. 

O esa debería ser al menos. Pero claro, supongamos que a alguien no le gusta... No sé, la comida mexicana, por ejemplo, porque tiene el prejuicio de que es muy picante y no le apetece pasarse la comida sufriendo y bebiendo litros y litros de agua. Queremos que esta persona se interese por la comida mexicana, que la pruebe, porque estamos convencidos de que es una gastronomía interesante y le va a acabar gustando cuando supere sus prejuicios. Bien. Pero lo primero que le ponemos es un plato a base de chiles picantes. ¿Buena o mala estrategia? Mala, ¿verdad? Seguramente, si puede hacerlo, se levante de la mesa y se vaya a comer al Bar Pepe. Y seguramente le queden pocas ganas de volver a probar la comida mexicana.

Pues eso mismo es lo que se hace muchas veces con el tema del fomento de la lectura. Porque supongo que la intención debería ser que los niños y niñas de hoy leyesen más, que disfrutasen de la lectura cuando fuesen adultos, que llegasen a leer sin que los obligasen. Pero si en ese plan de fomento de la lectura les metes a chavales y chavalas adolescentes El QuijoteTirant Lo Blanch, o el Cantar de Mío Cid, así, sin anestesia ni nada, pues a lo mejor no vuelven a leer un libro por gusto en su vida.  Porque en primaria creo que la cosa no es tan así. Pero en la ESO el interés por convertir a los chavales en eruditos de la Literatura Castellana es una cosa descompasada...

Hay excepciones, lo sé. De hecho este post está suscitado por una de esas excepciones. Un profesor de lengua que además es escritor, tuiteó ayer:

https://twitter.com/Nando_J/status/509744046970265600

¿Os he recomendado ya su libro La edad de la ira? ¿Sí? Bueno, pues otra vez. ¡Os lo recomiendo!

El post no tiene desperdicio. Si la distinción entre leer y literatura es tan marcada, algo se está haciendo mal.

Yo recuerdo con especial cariño 4º de ESO. Teníamos un profesor de lengua que estaba bueníiiisimo. Quieras que no, esas cosas ayudan. Pero además era bastante majo. Su política de lecturas obligatorias fue...reducir la obligatoriedad al máximo. Ese año nos tocó leernos a todos El cazador del desierto, de Lorenzo Silva, pero las otras dos lecturas, una por trimestre, las elegimos nosotros. Una, entre grandes obras de la literatura universal. Otra, entre grandes obras de la literatura hispanoamericana. Yo escogí, respectivamente, El diario de Ana Frank y Arráncame la vida, de Ángeles Mastretta. El profesor hizo listas en la pizarra. En el primer caso había tantos títulos como estudiantes, o alguno más, de modo que cada uno escogiese el suyo, uno diferente. En el segundo caso, había la mitad, porque teníamos que hacer parejas y leer ambos el mismo libro. Me gustó. Pero lo que más me gustó es que el profesor supo vendernos las historias. Claro, cuando nos tocaba elegir, preguntábamos: ¿Este, de qué va? Y nos explicaba. Y te daban ganas de leerlo, puedo garantizarlo.

Cuando lo cuento hay gente que todavía se escandaliza de que no leyese La Celestina en 4º de ESO. Y yo creo que ese no es el momento para obligar a leer la celestina. Y obligar es la palabra clave. Si un chaval, por gusto propio, se coge La Celestina con 15 años y se la lee, ¡olé! Pero yo creo que ya que vamos a obligarles a leer, por lo menos que sea algo que puedan disfrutar, o, al menos, comprender.

Ese ha sido el único curso en el que me ha ocurrido algo así. Al año siguiente, lo quisiéramos o no, El Quijote y algo más que no recuerdo. Y en 2º de bachillerato tuve algo más de suerte, porque me gustaron casi todas las lecturas. Pero eran obligatorias igualmente. Al menos eran del s. XX...

¿Sabéis qué me encanta? Las lecturas de Ro con sus alumnos. Durante el curso paso por su blog y la mirada se me desvía al lateral derecho. Y me digo: "Qué suerte tienen". Porque tienen una profesora que lee y que les obliga a leer libros que a ella le habría gustado leer a su edad. Bueno, mejor dicho, libros que le gusta leer ahora y todo. Y lee con ellos. No sé si de sus clases saldrán muchos lectores, pero al menos supongo que ninguno saldrá traumatizado con las lecturas obligatorias. Y eso es bastante.

La cuestión es que tenemos que aclararnos. ¿Qué queremos? ¿Meter a los niños los clásicos con calzador a los 15 años o que desarrollen un gusto por la lectura que les permita leerlos y disfrutarlos a los 25? Yo lo que creo es que lo ideal es que el verbo "leer" no tenga que ir en modo imperativo. Pero si tiene que ir en algún momento, cuántas menos páginas sean leídas así, mejor. Así que, ¿por qué no escogemos libros que borren el imperativo con el primer capítulo?




Hoy estoy... impaciente
Y estoy escuchando... Stand by me - B. E. King

33 comentarios :

  1. Has dado en el clavo (como siempre por otra parte ;) )

    A esas edades (cuanto antes mejor) hay que conseguir que a los chavales el acto de leer no les parezca directamente y en sus propias palabras "un rollaco".

    Y como se hace esto? Pues tu nos das la solución: Acercar la lectura a sus gustos. Algo tan fácil y al parecer tan difícil para las administraciones y educadores varios.

    Señores, que obligar a leer un libro ES CONTRAPRODUCENTE, sobretodo según que libro y según a qué edades.

    A ver si algún día aprenden.



    Te amo, Peque <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé. Debe de ser que a esas personas, con 15 años, les apetecía leer esas cosas...

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo, en todo.
    (A mí La Celestina me tocó en 1º de Bachillerato, no terminé ni la primera página).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre 4º y primero de bachillerato lo suelen mandar, sí. Igual que el Lazarillo de Tormes, que es más legible, pero creo que no se entiende del todo a esas edades... Aunque yo el lazarillo creo que lo leí en 3º...

      Aún tengo La Celestina pendiente. Me he topado con tanta gente traumatizada por el libro que aún no me han dado ganas de leerlo xD

      Eliminar
  3. Reconozco que he empezado El Quijote y La Celestina... pero no me entran y no quiero forzar, ya caerán, ya... Afortunadamente, en el instituto me hicieron leer una antología del Quijote y no me martirizaron con el ladrillo porque, probablemente, lo habría odiado.

    Es curioso que en 2do Bachillerato tuve que leer La verdad sobre el caso Savolta, de Mendoza. Se me atragantó y mucho. Pero ahora es uno de mis escritores preferidos.

    Leer por obligación, por imposición... No sé, no lo veo tan "bueno". Lo bonito es leer por devoción.

    Besotes y a leer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad sobre el caso Savolta, El árbol de la ciencia, La fundación y Luces de bohemia. Mis lecturas de 2º de Bachillerato. Y salvo El árbol de la ciencia, que no me apasionó del todo, los otros tres sí que me encantaron xD :)

      Exacto. Lo de leer por obligación nunca será igual que leer por gusto. Lo verdaderamente bonito es cuando alguien empieza a leer por obligación y acaba el libro porque lo desea de verdad. Eso es magia :D

      Eliminar
  4. Yo la Celestina y el Lazarillo pues por ser de donde soy, sagradas y muy leídas. Y no las recuerdo con trauma, pq es curioso, supongo, reconocer espacios y lugares de tu día a día en libros tan antiguos.

    A mi el que me traumatizó mucho fue Obabakoak. Con trece años yo no tenía madurez para enfrentarme a ese libro, tan descorcentante. Me pasó algo similar poco después con dos libros de intensidades psicológicas de Mary Wesmacott, el pseudonimo q utilizaba Agatha Christie para esos libros q no iban de asesinatos sino de rollos personales. Pero los vendían comi de Agatha y por eso me los regalaron. Trauma gordo.

    Yo también recuerdo con adoración mis lecturas del último año de insti. Con la excepción de la poesía de Juan Ramón que me pareció lo peor pq no la entendía. Yo es que soy más de Quevedo, la verdad...

    Ays, libros.... Besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay... yo el Lazarillo sí que me lo bebí, hace mil años... :-)
      Con la Cele... como que aún no puedo, que se me hace bola, vaya... :-(

      Esto... no lo recuerdo bien pero, ¿Obabakoak no lo editó también Barco de Vapor? Es que me suena haberlo visto en la serie roja... aunque también creo que es para alguien un poco más mayor. A mí me gustó mucho, pero lo he leído ya de adulta. De "niñadolescente" me leí otro de Atxaga... Memorias de una vaca, que me costó sangre, sudor y lágrimas, pero me lo habían regalado y me lo leí.

      Ains... ¡quiero otra vida para leer!

      Eliminar
    2. No, no, Obabakoak imposible en El barco de vapor... Es una novela de adultos, de adultos con problemas gordos, además. A mí me mandaron Memorias de una vaca tras lo de Obaba y no pude ni abrirlo, no te digo más. No sé cómo aprobé aquel examen.... xDDD

      Eliminar
    3. Obabakoak no lo he leído. Y no sé si me dan ganas.

      Yo el Lazarillo no es que me traumatizara, pero es que sentí que me perdía la mitad de las cosas, no sé.

      Y con La Cele, algún día. Pero ya digo, eres la primera personica que ha leído La celestina en el insti y no está traumada XD Pero es que Lia es mucha Lia :)

      Eliminar
    4. Tengo miedo. XDD

      Lo tenía marcado en Goodreads :/ Misterios.

      Lo leeré, no sé si pronto, pero lo leeré, a ver qué tal :D

      Eliminar
  5. Suscribo cada palabra. Ya lo sabes. Y encima me nombras... Creo que hay que hacer que disfruten leyendo, sea lo que sea.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ¿cómo no te iba a nombrar? Si soy tu fan. :) No sé si tu estrategia es la correcta, pero desde luego es la que yo defiendo. Así que la cita era obligada.

      ¡Besos!

      Eliminar
  6. Mi disfrute con los libros vino antes de las lecturas obligatorias del BUP. Tener que encargarme de la biblioteca del cole durante los últimos años de la EGB me abrió un mundo de lecturas: encargar los nuevos títulos, clasificarlos, forrarlos, control de préstamos... A partir de entonces, si me pierdo, búscame en una biblioteca ;)

    Saludicos,
    Merche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que yo no te voy a discutir que una biblioteca es un sitio genial para perderse :)

      Encargada de la biblioteca, nada menos. Eso deja el puesto de delegada en una birria :P

      Eliminar
  7. Según leía el post sólo podía pensar en Ro jajajaja ella sí que sabe crear interés por la lectura ;))

    La verdad es que tienes mucha razón, recuerdo con especial aburrimiento el libro de COU "la perversión del lenguaje", creo que un ensayo, si hasta a mí que no leía, devoraba libros, me pareció un petardazo insufrible a mis compañeros que normalmente lo de los libros lo tenían bastante olvidado, imagínate!! un horror!! y además para qué?? ni aprendimos lo que nos quería decir el libro y dudo que gracias a él alguien se enganchara a la lectura...además que si siempre mandan los mismos libros hay miles de resúmenes hechos!! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Ro mola.

      Madre mía. Pues si te digo que un profesor, cuando una compañera se le quejó de que no entendía la lectura obligatoria que nos había mandado, contestó: "Sí, ya sé que no lo entendéis, no podéis entenderlo. Pero es que yo no os he dicho que lo entendáis, sino que lo leais". Me quedé... Esto ya no fue en el instituto, pero igualmente, vaya tela XD

      Eliminar
  8. Mis pequeños tesoros son los libros del instituto, sobre todo los de 3º de BUP y COU. El otro día rescaté unos pocos de casa mi madre, me puse como loca viendo las anotaciones que hacía y las notas que dejaba entre las páginas.
    Lo que me pasaba a mí en aquella época es que necesitaba leer también otro tipo de libros y entonces iba como una ratoncita a la biblioteca a por ellos y también compraba los que podía. Pero claro, luego iba muuuy justita con las notas. Recuerdo con cariño, “Luces de Bohemia”, “La Regenta”, “San Manuel Bueno, mártir”, “La plaça del Diamant”…

    Bueno Bettie, si te animas con la Celestina, me lo dices y te lo envío :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abril, lo bueno de La Celestina es que está en cualquier biblioteca :) ¡Incluso en la mía! Soy orgullosa poseedora de la colección "50 clásicos de la literatura española" que sacó El País. :P Quiero leerlos todos, pero aún me falta XDDDD

      La Regenta también la tengo pendiente. Y San Manuel Bueno, mártir, me encantó, aunque muchos compañeros míos no entendieron todo lo que suponía, y creo que yo tampoco, en su día. Por suerte lo he podido releer varias veces y me encanta. :)

      Muáaaaa!

      Eliminar
  9. http://cultura.elpais.com/cultura/2014/08/27/babelia/1409137321_870906.html

    Aquí van muchos iconos con carita de "cabreo humeante"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No te habías enterado? Es una de esas medidas aprobadas con estivalidad y alevosía. Una vergüenza. Y claro, como no lo pagaremos los usuarios, directamente, pues nada. Aquí nadie nota la diferencia y en paz. Lo notaremos cuando empeicen a cerrar las bibliotecas de barrio y cosas así u.u

      En fin. Luego te piden que incluyas medidas de fomento de la lectura en la práctica docente. "Haz, haz, que yo deshago". u.u

      Eliminar
  10. En los años de la ESO importa más mandar libros que gusten que no clásicos. Eso sí, en bachiller creo que los clásicos ya sí tocan, aunque por supuesto sigue pesando mucho cómo los dé y los explique el profesor. Una amiga no soportaba "La vida es sueño", pero una profesora supo introducírselo de tal manera que quedó entusiasmada por la obra de Calderón.
    Respecto a la Celestina, le leí en 2º de bachiller, y aunque no se me hizo insufrible para nada, recuerdo que me dejó frío. Después lo volví a dar en la carrera... y ahí sí que lo disfruté muchísimo, y lo exprimí bien porque en los clásicos hay mucho por exprimir conociendo el contexto y posibles segundas lecturas.
    Volviendo a las lecturas obligatorias, también es imposible que un libro guste a todos por igual, sea el que sea.
    En 1º de la ESO me mandaron "El mundo perdido", de Conan Doyle... y fui el único de la clase al que le gustó, nadie lo soportaba. De hecho la profesora no nos obligó a que lo terminaráramos porque veía el poco entusiasmo (nos mandaba resúmenes y preguntas de capítulos). El caso es que me gustó, y mucho además. Ese libro me hizo ser más lector aún. No sé qué opinaría de él si lo releyera ahora, pero me marcó un antes y un después.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, si en Bachillerato caben clásicos, y clásicos. Yo no creo que El Quijote, por muy clásico que sea, sea para leer con 17 años. Hay clásicos que entran mejor y otros que no. Y creo que ahí también hay que ir con picardía. Dado que no se pueden leer todos, coger aquellos a los que los chavales les puedan sacar más provecho. Es mi opinión, al menos. Y desde luego, la manera de presentarlos e introducirlos es fundamental, claro.

      Eliminar
  11. Totalmente de acuerdo Bettie! Leer es incompatible con su imperativo. Mi experiencia personal es la introducción a la lectura por parte de mis padres mediante juegos, tanto me engancharon que aún recuerdo la "travesura" de cuando me mandaban a la cama, encender la luz y quedarme leyendo a escondidas.... Pasar horas en la biblioteca infantil cada día por petición propia, no había lugar más entretenido...y llegó BUP y me impusieron... y odié con todas mis fuerzas "Tiempo de Silencio" por ejemplo.
    Está claro hay que motivar a los niños, adolescentes y mayores y engancharles a la lectura, que lean lo que sea, pero que lean.
    ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Lo importante es que lean. Eso en principio. Es tan diferente que te introduzcan a la lectura como un premio o un juego a que lo hagan como una obligación...

      Muá.

      Eliminar
  12. Yo no he leído los que nombráis, excepto el de Tiran lo Blanch que me traumatizó en 2º de Bachillerato. No me enteraba de nada xDD
    La casa de Bernarda Alba también, creo que en 1º. No me gustó nada xD aquí la tengo en el piso pero es de mi marido jaja
    Entre que nos mandaban a leer lecturas rollaco total y que en mi casa no se leía, pues normal que se me quitaran las ganas xD
    Y sí, Ro mola como profesora. Ya me hubiera gustado tener a alguien así en clase :)
    Tú también molarás :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues La casa de Bernarda Alba es una de mis obras de teatro favoritas. Para que veas. Pero no sé si todos los chavales de 16 años podrían sacarle el jugo que tiene.

      Espero molar, jaja.

      Eliminar
  13. Justamente este primer trimestre le toca a mi hermano -de 16 años- leer El Quijote. La verdad es que me parece mal porque ni a mí, que me encanta leer, me gustaría leer. Si ya está más que demostrado que las lecturas "típicas" que te obligan a leer en clase no provocan que la persona quiera leer, puede incluso ocurrir lo contrario, se debería buscar una solución. ¡Que suerte tuviste con tu profesor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tuve suerte ese año, no estuvo mal XD Pero sí, creo que se debería buscar una solución. Y a veces pasa, simplemente, por los mismos profesores...

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...