miércoles, 10 de septiembre de 2014

Contemplativamente.

Estaba yo esta mañana sentada, recitándome interiormente las definiciones de "naturaleza" en Aristóteles, concentrada no, lo siguiente: "Generación de lo que crece; principio a partir del cual crece lo que crece; principio del primer movimiento de los seres naturales en virtud de su propia índole,..."

Aparentemente no estaba haciendo nada. Como la mayor parte del tiempo, al parecer. 

Y en lo mismo estaba Gato. No, no creo que estuviese recitándose cosas sobre Aristóteles. No es eso. Lo que pasa es que Gato estaba haciendo nada. Aparentemente al menos. Estaba sentado, quieto, sin mover siquiera el rabo, con la vista perdida en el horizonte, mirando a través de un hueco de las puertas entreabiertas.

- ¡Este Gato, de verdad! Es que no hace nada, parece tonto...

Parece. Parece. Parece que tenemos que estar haciendo siempre algo. ¿No os habéis dado cuenta? Pienso, por ejemplo, en los trayectos en transporte público. Hay gente que lee, hace algo. Hay gente que habla por teléfono/wasapea. Hay gente que escucha música, cuidando de mover el pie de vez en cuando o hacer que tararea para que se note más que hace algo. Y luego están los que no hacen nada. Inquietantes, sobre todo si se sientan enfrente de ti: "¿Me está mirando? Tiene que estarme mirando... Tiene que estar haciendo algo, aunque sea mirarme". 

Hay que hacer cosas, estar metidos en alguna actividad. Y si estás haciendo algo tiene que notarse. Hace unos meses una madre me contaba que había empezado a chispear y se puso a buscar a su hijo de 6 años por el parque para irse a casa. Lo encontró tumbado en un trozo de césped, con los brazos extendidos y mirando al cielo.

- ¿Qué haces? -preguntó la madre. De nuevo, la pregunta de marras.

- Nada -contestó su hijo-, disfrutar.

A veces alucino con la sabiduría de algunos niños. 

Lo que yo quería decir es que igual que no todo el que vaga está perdido, ni todo lo que reluce es oro, no todo el que parece que no hace nada está perdiendo el tiempo.

Todo esto se me ha ocurrido por la respuesta que he dado a las acusaciones hacia Gato que he reproducido antes.

- No es que no haga nada. Es que es más de la vida contemplativa. Tú no lo entiendes.

Cosas de estar recitándome a Aristóteles.

Y oye, quién sabe. A todos nos parece que Gato no hace nada, lo cual puede ser verdad, pero a lo mejor está ideando la saga de Harry Whiskas y la bola de pienso filosofal. O investigando sobre la alegoría de la caverna de Platón. O pensando en el sentido de sus siete vidas.


Aunque, conociendo a Gato como creo que lo conozco, haríais bien en iros preparando para someteros a su poder. Me temo que, con tanta concentración, solo puede estar ideando una cosa: su plan para dominar el mundo.


Consejo: Disfrutad de la vida, haciendo o sin hacer. A lo mejor en unos meses os ha esclavizado un Gato.


Hoy estoy... insoportable
Y estoy escuchando... Yesterday - The Beatles

20 comentarios :

  1. Las preguntas "¿qué haces'" y "¿qué piensas?" son terriblemente odiosas porque como tú dices, parece que la respuesta "nada" no contenta a nadie, excepto a nosotros mismos.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu comentario.

      Lo malo -lo peor- es cuando deja de contentarnos también a nosotros. Ñe.

      Un beso! :D

      Eliminar
  2. El dulce placer de no hacer nada... que no quiere decir que no estés haciendo nada... bueno, yo me entiendo (y Gato creo que también).

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gato te entiende fijo. Con eso de dedicarse a la vida contemplativa tiene una comprensión del mundo en general que no te imaginas :P

      PD: Yo también te entiendo xD

      Besote :D

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Yo soy una gran disfrutadora del placer de no hacer nada. Un raro espécimen, porque ni siquiera pienso en tener más dinero para poder seguir así siempre. Simplemente disfruto no haciendo nada...a veces hasta me preocupa. Besazo a Gato de parte de Oli, mi Gata,que también suele pasarse el día sin hacer nada ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gatos sí que saben.

      Raro raro, sí. Yo solo pienso en que me toque la lotería para dedicarme al a vida contemplativa XDDDD

      Eliminar
  5. Gato tiene algo de Dr. Manhattan... lo vemos ahí inmóvil (INMÓVIL!) con la mirada perdida, cual estatua de piedra en mitad de un desierto sin fin... Pero quién sabe si su mente no estará viajando a través del espacio y el tiempo, o mas inquietante aún, si con esa mirada al parecer extraviada, no nos estará juzgando al conjunto de la humanidad...

    Mmmm... debería acostarme y sudar un ratejo, no? XP



    Te amo, Croketilla! XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos juzga seguro. Y según la mirada que le veo, nos desaprueba totalmente.

      Eliminar
  6. Bettie, me encanta el post... ¡Y la foto del gato!

    La verdad es que parece que hay que "aprovechar" el tiempo cada minuto ¡y no es así! Hay que reservar parte para disfrutar de lo que a uno le guste y a veces ¡es no hacer nada!

    Esta agonía por "no perder" el tiempo cada vez me recuerda más a los hombres grises... ¿Te acuerdas de Momo, Bettie? :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me acuerdo de Momo. Y es que, en esencia, es eso. Ahorrar tiempo, hacerlo todo rápido, y no malgastar ninguno, ¿para qué?

      Con lo bien que se está a veces disfrutando del silencio, del descanso, de la nada...!!!!

      Eliminar
  7. Sip...los gatos y los perros son mucho de no hacer nada...ellos sí que saben disfrutar de la vida :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi próxima reencarnación quiero ser gata.

      Eliminar
    2. Me apunto a eso. Salvo por lo de vomitar pelos, me convence todo, todo. XDDD

      Muá!

      Eliminar
  8. Me encanta disfrutar de esos ratos en los que no hago "nada". A veces los necesito. Creo que es mi primera visita a tu blog, Bettie. Me quedo por aquí. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. No sé donde leí que, paradójicamente, tener momentos de "no hacer nada" nos vuelve más productivos. Si hacemos trabajos creativos el "no hacer nada" es el momento ideal para tener una idea. Si hacemos trabajos llamados "no creativos" el no hacer nada nos permite desconectar.
    O sea, que el no hacer nada incluso desde un punto de vista pragmático es necesario. Pero la gente excesivamente pragmática no lo entiende.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ellos se lo pierden. Lo malo es que no nos dejan no hacer nada a los demás XD

      Eliminar
  10. Exactamente lo que ha icho Letraherido xD
    Eso mismo lo leí en un libro sobre creatividad y la verdad es que es totalmente cierto. Los ratos que estoy de "no hacer nada" se me ocurren mogollón de ideas xD El cerebro dice eh, descanso, soy libre! xDDDD
    A mí me encantan esos momentos. Por eso he dicho siempre que yo no me aburro, esos momento de estar sin más son necesarios y se disfrutan.
    Y sí, odio la pregunta de ¿Qué haces?¿En qué piensas? ¬¬ la segunda me la hace mucho mi marido y yo pensando, jope, déjame en mi mundo xDD

    P.D: La foto de Gato es genial ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque es un Don Gato molón. xDDDD

      Pues sí, la "improductividad" puede acabar siendo muy productiva :)

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...