domingo, 14 de septiembre de 2014

Diseccionando un artículo de opinión.


Ayer hubo cierto revuelo en Twitter a cuenta de un artículo de opinión sobre reseñistas adolescentes, especialmente booktubers. El artículo en cuestión es este.

Uno de los ejercicios más sanos es la lectura reflexiva, es decir, leer pensando en lo que lees, que no es siempre el caso. Analizar qué nos están diciendo y qué argumentos se aportan para decir algo. Así, cuando queramos contestar, contestaremos con razones y no con exabruptos. Eso es, un poco, lo que quiero hacer yo con el famoso artículo, y a ver qué pasa. 

Primero, el título: "Retrato del reseñista adolescente". Nos informa sobre qué vamos a leer. Pero, ¿quién es el reseñista adolescente? ¿Es un reseñista en concreto? Parece correcto pensar que no, sino que se trata de una generalización que incluye a todos los adolescentes que hacen reseñas. La generalización es siempre problemática, pero indicar continuamente que hay excepciones, que no es una generalización real, sino una forma de expresarse, o incluir cada dos por tres "algunos" en nuestras frases parece incómodo y antiestético, incluso. Sigamos, a ver si se nos aclara. 

NOTA: En un primer momento pensé en pegar los párrafos del artículo, pero he preferido no hacerlo, pues suponía fusilarlo entero. Así que he dejado en el post solo mis comentarios. Tenéis el enlace por si queréis irlo leyendo. 

Primer párrafo:

En este párrafo se nos introduce, con una anécdota, la situación de los críticos literarios. Bueno, más bien, de un crítico literario, no caigamos en generalizaciones. Pero sí, parece parte del imaginario colectivo la concepción de que el crítico -no solo el crítico literario- es una persona a la que temer, antipática en cierto modo, quizá demasiado exigente, quizá demasiado inflexible. No se me ocurren muchos ejemplos ahora mismo, pero por ejemplo recuerdo la película Ratatouille, o el capítulo de Los Simpson en el que Homer se hace crítico gastronómico y un grupo de críticos le dice que no puede gustarle todo. Es entonces cuando Homer se convierte en un crítico temible, de la noche a la mañana, ganandose la antipatía -y el intento de asesinato- por parte de los cocineros locales. Pareciese que la función de la crítica es hablar de lo que no le gusta. ¿Verdad? O al menos eso es lo que hay en nuestro imaginario.

Segundo párrafo:

 Entramos en el fenómeno de los booktubers, que se nos presentan como jovenes críticos, y no obviemos la cursiva, porque si la autora la ha puesto, por algo será. A mí me parece que expresa que los jóvenes hacen las veces de críticos, aunque no lo son de hecho. Ejercen la crítica, sí, pero no son críticos tal y como lo entendemos, como personas que se dedican profesionalmente a la crítica literaria. Estos jóvenes cuentan sus recomendaciones en vídeo, mientras entretienen y animan. Bueno, si entretienen y animan no es extraño que reciban cálidas ovaciones, ¿no? Y aquí empieza a separarse de la idea que tenemos del crítico: el reseñista adolescente es más divertido, más natural, más espontáneo (¿y más benevolente?). Además, parece que lo de "reseñista adolescente" se delimita un poco más: hablamos del booktuber. O eso parece.

Tercer párrafo:

 Aquí, en cierto modo, se contrapone los programas de televisión sobre libros (que aún existen, por cierto) con los booktubers. En aquellos, eruditos, personas cultas, recomendaban lecturas. En estos, los jóvenes, muchos de los cuales confiesan ser lectores recientes, además de recomendar lecturas a sus seguidores, hablan de consejos de belleza, moda y salud, entre otras cosas. La comparación, a mi juicio, tiene que hacerse con cuidado. Unos adolescentes no pueden tener un gran bagaje cultural si los comparamos con eruditos de la literatura. No han tenido tiempo. Y lo de que han sido poco lectores al principio... Bueno, es normal comenzar poco a poco, ¿no? Y en esto de leer, lo bueno es empezar, ¿no os parece? Por otra parte, lo de mezclar diversos temas tiene que ver, un poco, con el concepto de blog/vlog personal: adolescentes hablando de las cosas que les gustan/les pasan/les molestan, etc. Y no sé, a mí no me parece mal que entre las cosas que le gustan a un adolescente estén los libros. Tampoco digo que a la autora se lo parezca.

Cuarto párrafo:

En este párrafo distingo dos partes. La primera, en la que habla del "fenómeno fan" que hay alrededor de ciertos libros. Hasta este punto, nada que objetar. Este fenómeno ha existido alrededor de actores, cantantes, discotecas, marcas de ropa,... No había pasado en el ámbito de la literatura hasta ahora, pero no me parece algo negativo que haya ocurrido. Y el fenómeno fan tiene la característica de que suele ser compartido, pues es una manera de sentir que se pertenece a algo más grande que uno mismo, de conectar con otras personas. Es casi una hermandad: tributos, potterheads, iniciados/divergentes, ... Algo parecido a lo que eran (y son) las tribus urbanas. Nada nuevo bajo el sol.

Eso sí, lo de que los jóvenes no suelen pisar las librerías es una afirmación un tanto arriesgada. Sí, puede ser que muchos compren libros por Internet o en ferias, pero eso no impide que compren también en librerías. En cualquier caso, aunque así fuera, la repercusión de estos booktubers puede ser positiva en las librerías. A lo mejor sus seguidores acaban yendo a comprar el libro a una librería, que suele ser donde los venden. O visitando una biblioteca. 

Quinto párrafo:

 Hablamos ahora del paso del blog al vlog. La autora pone en duda las razones que dan los booktubers para pasarse de la palabra escrita al vídeo. Yo solía pensar que tenía que ver con la "ley del mínimo esfuerzo", pero no me cuadra. Grabar un vídeo requiere el mismo tiempo o más que escribir un post. Más, seguro. En el post, te equivocas y borras. En el vídeo es más difícil.  En cuanto a la consideración acerca de la imagen personal de los comentadores... Bueno, ¿a quién no le gusta dar su mejor cara? Sobre todo si te pueden estar viendo miles de personas... No sé muy bien a qué viene esa consideración, ¿o es que tendrían que descuidar su imagen o utilizar siempre el mismo estilismo?

Sexto párrafo:

No sé qué booktubers se justificarán así por sus reseñas, la verdad. De hecho, creo que hablar de cosas que te gustan no requiere más justificación que querer compartirlas. O hablar de cosas que no te gustan, lo mismo me da. Percibo aquí otra generalización sin referencia que no sé muy bien cómo interpretar. ¿Todos se justifican así? ¿Algunos? ¿Muchos o pocos? Ni idea. 

Después habla de la homogeneidad: todos leen lo mismo. Bien, cosa de las modas. Todos los adolescentes visten iguales o muy parecido, según la moda que prefieren. Todos escuchan la misma música o muy parecida, cada uno dentro del estilo que prefiera. Y así. ¿Es eso malo? Y luego comentamos los estilos y encontramos que "todo lo que lleve la etiqueta de juvenil es perfecto para ellos". Normal, son adolescentes. Es comprensible que capte su atención un producto pensado para ellos, ¿no? Y lo de que John Green es su buque insignia... Bueno... primero, creo que John Green no tiene nada de malo, y segundo, creo que hay tantos fandoms dentro del mundo booktuber que eso es mucho reducir. Quiero pensar, además, que eso de "cuanto más fantástica mejor" no conlleva una consideración negativa. Creo que Albert Einstein dijo algo así como que "Si quieres que tus hijos sean inteligentes, léeles cuentos de hadas. Si quieres que sean más inteligentes, léeles más cuentos de hadas”.

Séptimo párrafo: 

Por favor. Que estamos hablando de adolescentes. ¿En serio les estamos pidiendo que hablen del flujo de conciencia, el monólogo interior, la intertextualidad o el experimentalismo? Los adolescentes se enganchan a leer libros de aventuras, libros de acción, libros románticos... Libros que les entretengan, les mantengan pegados al papel y que les emocionen. Y convertir eso en algo negativo, máxime hablando de adolescentes, me parece casi perverso. ¿Pretendemos que los adolescentes lean El extranjero de Camus? 

Octavo párrafo:

Es común que el comentario no traspase la capa superficial del argumento, pero sospecho que eso sucede porque el libro no tiene una segunda capa siquiera.
Cuando la autora dice, en la cita que he incluido, que "sospecha", admite que no ha leído esos libros. Por lo tanto, está juzgando la profundidad argumental de libros que no ha leído. En eso los adolescentes le superan, por tanto. No seré yo la que defienda que toda la literatura juvenil sea compleja, profunda y digna de reflexión. Pero la hay, vaya que si la hay. Bajo la misma estrella, del buque insignia de los booktubers, John Green, La trilogía de Los Juegos del Hambre, Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea, de Annabel Pitcher, Eleanor & Park, de Rainbow Rowell o Las ventajas de ser un marginado de Stephen Chobsky son algunos de esos libros que merecen reflexión y que tienen mucho iceberg bajo la superficie.

Después habla de los comentarios de los booktubers como simples, diciendo que no comentan narrador, tiempo, espacio, figuras literarias,... Eso es cierto solo a medias, por lo menos en algunos casos. En las reseñas en vídeo que yo he visto se habla de los personajes principales, de la localización, de la época, de los temas principales... Sí, de manera a veces superficial, pero es difícil ponerse a hablar y que no se los cuele algún spoiler, palabra más común que "novela autoconclusiva" en este mundo. Y lo de que no se habla de figuras retóricas... Si nos vamos a poner a esos niveles, mejor lo dejamos. Supongo yo que no seré la única que dejaba de disfrutar la poesía cuando tenía que contar versos, nombrar estrofas y encontrar figuras estilísticas. No olvidemos, por cierto, que se trata de adolescentes recomendando libros que les han gustado, como se los recomendarían a un amigo. Yo no les hablo a mis amigos cuando les recomiendo un libro de las continuas deprecaciones, las epífrasis que rozaban el exceso o de la conmovedora idolopeya que encontramos en las páginas finales. No sé los demás.

Por cierto, lo de hablar de sus autores favoritos como si fueran sus amigos: son sus ídolos. Yo he hablado así de cantantes, de actores,... Creo que todos los adolescentes lo han hecho. Y oye, eso de que el ídolo de un adolescente sea un escritor es una feliz novedad. Además, el uso que estos escritores hacen de Internet y las redes sociales les pone más cerca de los lectores, y eso también se refleja en su manera de hablar de ellos. 

Último párrafo -sí, por fin.

En este párrafo parece insinuarse que los booktubers han desplazado a los críticos literarios, que ahora, para hablar de literatura, tienes que ajustarte a este patrón, lo cual no es cierto. Este es un fenómeno, en gran parte, para adolescentes. Supongo que habrá booktubers más adultos que hablarán de otros libros y de otra manera. Pero aún así, no es comparable. Hay maneras y maneras de hablar de todo. Una es la del aficionado y otra la del profesional o la del crítico. Y creo que en el caso de los booktubers queda bien claro que son aficionados a la lectura hablando de lo que les han parecido los libros que han leído. ¿Qué tiene eso de reprobable? 


Mi conclusión: Yo creo que este artículo ha errado el enfoque. Los booktubers no restan nada a los críticos literarios. Al contrario, suman al mundo de la literatura: por fin, de una manera bastante más masiva, los adolescentes están hablando de libros y están leyendo por placer. Eso no es necesariamente bueno, pues no todos los libros son buenos, pero es mejor que no leer. De asesorarles y vigilar sus lecturas ya se encargarán sus padres o tutores, igual que hacen con sus videojuegos, sus redes sociales, sus películas, sus estudios o su ocio.  Lo que no se ha conseguido con programas de fomento de la lectura lo están consiguiendo ellos solos, con una webcam y una conexión a Internet. No deberíamos menospreciar nunca la capacidad de influencia que hay entre iguales. Una crítica literaria que lea en un periódico puede causarme curiosidad, en el mejor de los casos, pero si alguien como yo me recomienda ese libro, entonces sí me plantearé seriamente leerlo. Y ahí tenemos una de las raíces de este fenómeno y de otros (bloggers/youtubers de cocina, belleza, tecnología,...)

No sé qué pasará en unos meses o unos años. No sé cuántos de esos chicos y chicas seguirán leyendo, pero seguro que algunos de ellos lo harán. Estoy segura de que muchos se han iniciado a la lectura gracias a este fenómeno y me parece maravilloso. No sé cuántos eruditos habrán conseguido esto mismo ni en qué medida...


Perdón por el tostón. 
Hoy estoy... un poquito pesadita
Y estoy escuchando... Buitre no come alpiste - Extremoduro

14 comentarios :

  1. Me he leído el tostón de arriba abajo ;)
    Hace ya tiempo que estoy leyendo cosas en contra de los booktubers, y en general me parecen ridículas y más bien alentadas por una pizca de envidia. ¿Qué hay de malo en que un grupo de chavales hablen de los libros que les gustan, sean éstos los que sean? Pues lo único que se me ocurre es que muchas editoriales han empezado a regalarles libros para que los promocionen en sus canales, cosa que a muchos no está gustando. ¿Y qué hay de malo en que una vez se hable de un libro y otra de un brillo de labios? Habrá quien piense que maquillarse invalida la capacidad de leer... No voy a entrar en lo de libros sin fondo y las críticas superficiales porque sería demasiado para un comentario, pero es otra tontá.
    En fin, que estoy de acuerdo contigo Bettie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, eso no lo había pensado. Quizá las editoriales hayan desplazado un poco el peso de su publicidad hacia este sector, descargando a los profesionales. No lo sé, podría ser. Pero la manera de defenderse no es atacando, sino haciéndose valer.

      Esto ha pasado en otros sectores también, así que puede que hayas dado en el clavo.

      Eliminar
  2. Esta mujer lo que pasa es que se ha olvidado de su propia adolescencia. Y es una lástima, ojalá fuera capaz de vivir con "agitación" algunas de las cosas que suceden en la adultez, así como lo hacen los adolescentes con su música, sus libros, sus historias. Es una pena que querer ser más y mejor pase por despreciar la labor (desconocida, por lo que veo) de otros. El artículo en sí desprende soberbia y bastante desconocimiento que, por lo visto, es lo que tienen los booktubers y algunos de los autores de libros para adolescentes... A lo mejor si leyera más se le pasaba.
    Pues ojalá en mis tiempos de adolescentes hubieran existido los booktuber porque a mi alrededor no tenía a NADIE con quien compartir ideas, argumentos, opiniones... Ni nadie que me recomendase nada, más allá de los profesores de instituto. Quizá hubiese leído más y mejor, hubiese descubierto otro tipo de literatura e incluso hecho amigos con intereses comunes.
    Me ha gustado mucho tu disección, para no variar ;)
    Para leer libros que leen adolescentes no está nada mal.. :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves. Ojalá, así habríamos seguido siendo "la rarita que lee", pero habríamos sabido que en otras partes había gente como nosotras.

      Creo que también das en el clavo: quieren demostrar lo geniales que son los críticos profesionales señalando lo "malos" que son los booktubers. Y es que una cosa y la otra no son lo mismo. Y denostar a alguien no te puede hacer mejor, jamás.

      ¿Has visto? Es que como leo libros sin profundidad, no se me cansa el "selebro" y puedo usarlo para estas cosas XD

      Eliminar
  3. Pues es que poco queda por comentar. Nada más decir que desde luego estoy totalmente de acuerdo contigo.

    Esta persona lo que demuestra es un esnobismo, un elitismo que lo único que consigue en realidad es perjudicar a la cultura.

    Puede que el tema este de los booktubers o como se diga no sea la panacea, pero desde luego, siempre va a ser mejor que se lea y se hable de libros (sean los que sean) a que no.


    Te amo, Peque <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si hay tanta saga juvenil y tanto libro de este género ahora, será porque hay mercado, ¿no? Y eso es que los jóvenes leen, y hablan, y comparten. Y no sé, no le veo el lado necesariamente negativo a eso. :) A leer también se aprende leyendo.

      Eliminar
  4. El "de boca a oreja" ha existido toda la vida. Y, de toda la vida, los antiguos "de boca a oreja" se han acongojado en el momento que no han entendido/controlado/manipulado los nuevos "de boca a oreja".

    Ley de vida y sí, por una vez TODOS los "críticos literarios" deberían dar palmas porque la lectura se convierta en fenómeno de masas.

    En fin.

    Muy de acuerdo contigo Bettie.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bettie ocupando un PC17 de septiembre de 2014, 17:50

      Pues sí, creo que sí, que habéis dado en el clavo.

      Besote gigante.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Bettie ocupando un PC17 de septiembre de 2014, 17:51

      No es para tanto, pero gracias :D

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Volveré. Siempre vuelvo. Soy una pesada puñetera con incontinencia verbal -escrita-.Así que...:)

      Eliminar
  7. Jolín, disección total del artículo jajaja
    no lo leí completo en su día, porque no podía seguir leyendo del tirón, sino a golpes xDD
    Pero vamos, estupenda entrada comentándolo :)

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...