jueves, 4 de septiembre de 2014

Cosas que enamoran.


Me parece que empiezo a creerme eso de que para que el amor dure hay que comprender y compartir las locuras del otro. 

Ayer ardía una biblioteca en Granada y yo me acordé de algo que pasó a la salida del cine hace ya tiempo. Fui a ver Ágora con Jack y unas amigas de la facultad. ¿Habéis visto Ágora? Os la recomiendo.

Pues bien, al salir, todos teníamos los ojos llorosos, pero no todos llorábamos por lo mismo. Por si no lo habéis pensado os lo digo: cuando la gente llora en el cine, no todos lloran por lo mismo. Este es un buen ejemplo. Yo, aquella noche, lloraba por Hipatia. Jack no.

Entonces Jack rompió el silencio que habíamos arrastrado fuera de la sala:

- Qué pena, de verdad -dijo, con los ojos brillantes-. Qué pena.

Yo le miré, con ternura. Todos nos miramos, supongo. Entonces añadió...

- Todos esos libros quemados... Quién sabe lo que se perdería ahí y cuánto hemos tardado en recuperarlo. Y lo que no hemos recuperado... Uff...

Jack lloraba por los libros. Ya ves tú. No por las personas que morían en el asalto. Lloraba por los libros que no pudieron ser salvados. Y a mí no me extraña. A veces resulta más fácil encontrar consuelo, consejo, conocimiento o compañía en un libro que en una persona. 

Si es que le tengo que querer...



Hoy estoy... agobiada
Y estoy escuchando... Ellos dicen mierda - La Polla Records

16 comentarios :

  1. Es que los libros también son personicas... y no pueden defenderse, JO! XD

    Te amo, B.

    ResponderEliminar
  2. Yo la he visto dos veces, y llorar no lloré ninguna... Pero sí que me dieron rabia los libros... Creo que más que Hipatia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estabamos sensibles, supongo. A mis amigas también les dieron más pena los libros. Yo fui la única que pensó en la pobre Hipatia de Alejandría... y en su muerte de verdad, bastante más violenta que la de la película. Ay, pobre.

      Imagínate la de tratados de medicina que habría ahí ... Bueno, ¡y de tantas cosas! Madre mía, solo de pensarlo...

      Eliminar
  3. Pues yo lloré por las dos cosas... Y por más... De tristeza por la naturaleza del ser humano, de rabia por el fundamentalismo de casi cualquier religión...

    Pero coincido con Jack, qué lástima haber perdido la sabiduría que habría en esa biblioteca... Algo irrecuperable...

    Las religiones en este aspecto son lo peor, no hay nada que la relilgión no destruya, y siempre pierden la cultura y muchas veces el arte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Y seguimos viendo como la gente se mata por tener dioses distintos. Y es una pena... ;/

      Eliminar
  4. Cada vez estoy más convencida que cuanto más parecidos mejor para el amor jejeje

    Por cierto, me encanta tu tracklist ����

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tracklist molona, ou yeah! XDD

      Hombre, yo creo que iguales iguales, no, pero eso de los polos opuestos tampoco me convence... XD

      Eliminar
  5. Eso es lo bueno de los libros, te proporcionan buena compañía y a la vez también te acercan a las personas. No lloré viendo Ágora pero sentí una enorme impotencia. Pasa en muchas películas que ya sabes cuál es el final, sucedió así y no va a cambiar, pero tú no lo quieres creer. Vamos, que si pudieses, atravesarías la pantalla del cine y cambiarías la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. ¡GRRR! Supongo que por eso me gustó tanto Malditos bastardos, de Tarantino XD

      Eliminar
  6. Me siento la rara que no ha visto Ágora xDDDD ya la he marcado en pendientes :)

    Y pienso igual que la pareja debe tener puntos en común, pero tiene que diferenciarse en otros xD
    a mí me hace mucha gracia que mi marido tiene memoria para unas cosas y en cambio las que no se acuerda, son las que yo recuerdo! así no nos aburrimos, porque nos contamos historias siempre :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJAJAJA, Jack tiene muy mala memoria, así que todo le suena a nuevo. A mí me viene bien, porque puedo hablarle de series, libros o pelis spoileando a tope, porque SE LE OLVIDA TODO!!! jajajajajajaja

      Ya me dirás si Ágora te gusta. Yo le tengo cariño, la verdad :)

      Eliminar
  7. Tal vez me pase algo parecido a Jack... porque a veces me pongo a pensar en que la humanidad no será eterna. El sol tiene fecha de caducidad y algún día ya no estaremos... y eso siendo muuy optimistas, si no nos mata antes una catástrofe natural en forma de meteorico, o nosotros mismos, ya sean por guerras o por cargarnos el planeta. A saber cómo será el apocalipsis. Pero el caso es que cuando pienso que la humanidad dejará de existir lo veo como algo inevitable, que bueno, que tiene que suceder. Y no siento lástima. Pero entonces me pongo a pensar que con la humanidad se perderá la filosofía de Platón, la literatura que hemos creado a lo largo de los siglos, el arte en general, el saber que hemos acumulado... y entonces sí, siento lástima de que llegue el fin del mundo.
    Cosas mías XD
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero qué bonico eres tú también. Con la humanidad se perderá lo malo que ha hecho, pero también lo bueno y bello. Y eso da mucha pena.

      A no seeeeeer... que lleguen naves extraterrestres y se lleven a su planeta nuestras bibliotecas, museos y demás. :O

      Eliminar
  8. Que buena película "Ágora". Sé las buenas sensaciones que me dejó, pero no me acuerdo bien de muchas partes porque la vi hace bastante. Que sensible tu Jack, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy sensible :) Yo también la vi hace tiempo, habrá que echarle un ojo de nuevo, merece la pena :D

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...