domingo, 28 de septiembre de 2014

¿Tú qué tienes dentro?

El otro día hablaba con una compañera de la facultad, toda alegría y buen rollo. Sí, la que os decía hace unos cuantos posts. Me chocó una de las cosas que me dijo. "Es que tengo mucha rabia dentro", me confesó. Y luego matizó que la rabia no siempre es destructiva. Que bien canalizada sirve para hacer y cambiar cosas. Parecido a lo que dice Ismael Serrano en "La llamada": "Que la tristeza si es compartida/se vuelve rabia que cambia vidas".

Nunca habría dicho, precisamente de ella, que tenía rabia en su interior. Pero como todos supongo. Que levante la mano quien no tenga rabia dentro hoy por hoy.

La gente que conozco y que se da cuenta de lo que está pasando a su alrededor -que, tristemente, es menos de la que cabría esperar- tiene tanta rabia adentro que me da miedo. Algunos la enfocan de manera destructiva y viven amargados, despotricando de todo, pensando en maneras de matar a los que creen culpables de la situación. 


Otros, como mi compañera, consiguen encauzar esa rabia en "nervio" y se crecen frente a todo y frente a todos para cambiar las cosas, para transformar su realidad. 

Y otros se organizan. Buscan a gente que comparta la misma rabia y sintonizan sus frecuencias para actuar juntos. O para despotricar juntos. Y a lo mejor, quién sabe, no estamos muy lejos de que las sintonicen para hacer otras cosas menos civilizadas. 

Y luego... Luego estoy yo. Que no sé si tengo rabia dentro ni sangre en las venas. Sí, sí la he tenido en otros momentos pero ahora... Ahora solo tengo tristeza. Una tristeza enorme, enorme. Y mucha desesperanza. Hace ya tiempo que mi confianza en mis congéneres viene siendo la justita, pero de un tiempo a esta parte, ni eso. Veo lo que hay y no puedo evitar sentirme como Platón, desencantado de tiranos, pero también de democracias que acaban siendo tiranías elegidas por el pueblo. Solo que yo, además, no creo que haya Filósofo-Rey digno del puesto. 

Y la rabia puede mover a acción, pero la tristeza...No sé si Ismael Serrano tiene razón. Máxime si va unida a la desesperanza. 

Y vosotrxs, ¿qué? ¿Qué tenéis dentro? ¿Tristeza? ¿Rabia? ¿Indignación? ¿Esperanza?


Hoy estoy... expectante
Y estoy escuchando... Pongamos que hablo de Madrid - Joaquín Sabina
(culpa de Letraherido, por esta entrada)

12 comentarios :

  1. Respuestas
    1. A ver si va a ser eso lo que tengo yo, porque ya casi ni me sorprendo. u.u

      Eliminar
  2. No puedes dejar que la tristeza te llene, porque te vencerá. Tienes que encontrar, como siempre has hecho, pequeños motivos de alegría y de seguir adelante con todo.

    No te diré yo cuales, pero tienes que buscarlos. Es muy triste vivir en la tristeza.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy triste vivir en la tristeza, profe. Lo sé. Y en mi pequeño mundo encuentro motivos para la alegría. Pero de puertas para afuera, afú, cuesta.

      Eliminar
  3. Uf, Bettie. Preguntas cosas muy difíciles. Yo creo que vivimos un tiempo de "perdidos". No sabemos muy bien por dónde ir y menos aún a dónde. Todo va muy rápido y al mismo tiempo sentimos que nuestra vida no va a ninún lado. Contradicciones un día sí y otro también y, para mí lo peor: un empezar de nuevo casi constante. Pero es lo que hay y no pienso dejar que el desánimo o la tristeza jueguen conmigo. Bastante el mundo juega conmigo ya.
    Un saludo y no desesperes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que... qué mala soy :P

      Pero me gusta tu comentario. Mucho.

      Eliminar
  4. Pues yo tengo de todo, como es normal y lógico. Eso sí, en dosis recomendadas. A veces tengo rabia, pero otras entusiasmo. Si tuviera que canalizar alguna de mis emociones, así en plan más bestia sería la Ira. Tengo demasiada, es cierto. Pero lo se, lo asumo y sobre todo intento que no me domine. O que no salpique, porque la ira suele enturbiar mucho el ambiente. Y a mi correr, no me quita nada.
    La tristeza esa tienes que empezar a decirla que se vaya buscando otro cuerpín, ¿eh? que ya se te va a enquistar. Y te digo una cosa...si toda la tristeza mana del mismo manantial: la imposibilidad de estar dónde y con quién deseas...vas a tener que plantearte muy seriamente, pero muy seriamente muchas cosas: otra ciudad, otro pueblo, otra profesión, otras cosas, otra mentalidad...pero la tristeza no puede seguir ahí. No es fácil, o sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tristeza personal -que de eso hay a veces, claro- sino tristeza social y política. Ojalá, en estos casos, pudiera yo hacer acopio de ira.

      :/

      Eliminar
  5. Pues yo tengo básicamente aceptación y agradecimiento, envueltos con bastantes dosis de asombro cuando pongo el telediario. Es decir, hay muchas cosas que van mal, sí, pero somos, siempre, afortunados si nos comparamos con otros muchos y si nos comparamos con generaciones pasadas. Me esfuerzo en mirarlo así y en entender que nosotros hemos caído del lado del mundo afortunado, nos pase lo que nos pase.

    Por lo demás, creo que Perri tiene razón... Contra la tristeza, lo mejor es la acción. Coger el toro por los cuernos y siempre adelante.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me animéis, porque si cojo una metralleta y me pongo a exterminar gente, cuando salga en la tele os váis a sentir mal... Yo aviso.

      xDDDD

      Eliminar
  6. JAJAJAJAJAJA (me río de tu comentario de arriba del mío XDD)

    Yo como dice Lya intento quedarme con las cosas buenas y estirar de ahí, aunque también tengo ira cuando veo cómo se comportan ciertas personas sí.
    A veces también siento vergüenza por algunas actuaciones políticas T___T aunque ahí igual entraría también la tristeza por ver el país en el que estamos.
    En fin, que vaya panorama >.<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa, esa es mi tristeza, la que se me sobreviene cuando miro alrededor :/

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...